Opiniones Consultivas de Tribunales Internacionales

Este texto se ocupa de las opiniones consultivas de tribunales internacionales (distintos de la Corte Internacional de Justicia) y tribunales regionales. Este texto pretende arrojar más luz sobre las Opiniones Consultivas emitidas por los tribunales, tanto nacionales como internacionales, y en particular, por la otros distintos a la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Estos dictámenes suelen ser una orientación para las personas físicas o jurídicas sobre una cuestión de derecho. Sólo son jurídicamente vinculantes para el solicitante si la disposición legal pertinente lo prevé.

Barcelona Traction

Este texto se ocupa del famoso caso Barcelona Traction, Light and Power Company, Limited, Bélgica contra España. El Gobierno de Bélgica presentó en 1958 una demanda ante la Corte Internacional de Justicia solicitando la reparación de los daños causados a la Compañía de Tracción, Luz y Fuerza de Barcelona por actos de órganos del Estado español, pero en 1961 notificó el desistimiento. A una nueva demanda presentada en 1962 tras el fracaso de las nuevas negociaciones entre las partes, el demandado interpuso cuatro excepciones preliminares (ver más detalles sobre estas cuestiones de derecho internacional). En su sentencia del 24 de julio de 1964, el Tribunal rechazó (12 a 4) la primera objeción en el sentido de que la desestimación inhabilitaba a Bélgica para seguir con el procedimiento, e igualmente la segunda objeción de que el Tribunal carecía de jurisdicción, uniendo las restantes objeciones al fondo. La base de la objeción jurisdiccional planteada era que, aunque el Tratado de Conciliación belga-español de 19 de julio de 1927 (80 Serie de Tratados de la Sociedad de Naciones (1920-1946) 17) seguía en vigor, la obligación de someterse a la jurisdicción por una solicitud unilateral en virtud del artículo 17(4) del mismo había caducado porque el tribunal contemplado, la Corte Permanente de Justicia Internacional, había dejado de existir, y no fue revocada por el artículo 37 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia porque España no había sido parte de ésta en su primera entrada en vigor. El Tribunal (10 a 6) desestimó este argumento, así como la alegación subsidiaria de que, si el artículo 37 se aplicaba para revivir la obligación jurisdiccional, lo hacía sólo con respecto a las controversias surgidas después de la admisión de España en las Naciones Unidas. En el juicio sobre el fondo, el Tribunal procedió primero a examinar la tercera objeción preliminar española: que el Gobierno de Bélgica no estaba legitimado para proteger a la empresa, que estaba constituida y tenía su sede en Canadá, aunque la mayoría (88%) de los accionistas eran de nacionalidad belga. Esta objeción fue estimada (15 a 1), siendo la opinión expresada en la sentencia conjunta de la mayoría que no existían motivos para admitir ninguna excepción a la regla normal de que el derecho de protección pertenece exclusivamente al Estado en el que se ha constituido una sociedad, ya que la circunstancia de que la sociedad estuviera aquí en suspensión de pagos no ponía fin a su existencia y el derecho de Canadá a protegerla estaba reconocido y se había hecho valer de hecho de vez en cuando hasta cierto punto.

Caso Ambatielos

Este texto se ocupa del «Caso Ambatielos», Grecia v Reino Unido. Grecia invocó en 1951 la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia basándose en el Tratado de Comercio y Navegación de 16 de julio de 1926 (61 Serie de Tratados de la Sociedad de Naciones (1920-1946) 15), cuyo artículo 29 estipulaba la remisión de disputas, etc. al «arbitraje» de la Corte Permanente de Justicia Internacional (a la que la Corte Internacional de Justicia debía entenderse como sustituida en virtud del artículo 37 del Estatuto de esta última), solicitando a la Corte que dictaminara que el Reino Unido tenía la obligación de sumarse al sometimiento de la reclamación a una solución arbitral en virtud del Tratado de 10 de noviembre de 1886 (168 Consolidated Treaty Series (1648-1919) 283) entre las partes, al que se anexó un Protocolo que preveía dicha solución, o en virtud del Tratado de 1926, al que se anexó igualmente una Declaración que tocaba el arbitraje; o, alternativamente, que Grecia tenía derecho a recurrir al Tribunal sobre el fondo de la reclamación. Tras una objeción preliminar por parte del Reino Unido a la jurisdicción, el 1 de julio de 1952, el Tribunal sostuvo (13 a 2) que, teniendo en cuenta la fecha en la que surgió la reclamación (1921) y el hecho de que no se podía interpretar que el Tratado de 1926 tuviera efecto retroactivo, era efectivamente incompetente en cuanto al fondo. Pero también sostuvo (10 a 5) que era competente para decidir sobre la existencia de cualquier obligación del Reino Unido de someterse al arbitraje de la diferencia, en cuanto a la validez de la reclamación en la medida en que se basaba en el Tratado de 1886, en razón de los términos de la Declaración, que debía considerarse parte del Tratado de 1926 y, por lo tanto, sujeta a las disposiciones del artículo 29 de este último. En un procedimiento posterior, el 19 de mayo de 1953, el Tribunal sostuvo (10 a 4) que se trataba de un caso en el que debía interpretarse que Grecia presentaba la reclamación de una persona privada basada en el Tratado de 1886 en razón del alcance y efecto de la cláusula de nación más favorecida del artículo X del mismo tomada junto con otros tratados (y especialmente el artículo 10 del Tratado anglo-boliviano del 1 de agosto de 1911 (214 Consolidated Treaty Series (1648-1919) 181), reservando el derecho de protección diplomática en casos de denegación de justicia, y en razón igualmente de una divergencia de opiniones en cuanto a la estipulación de libre acceso a los tribunales del artículo 15(3) del Tratado de 1886, que podría argumentarse razonablemente que se infringe por una denegación de divulgación como la que se había hecho en relación con la presente reclamación.

Neohumanismo

Esta entrada se ocupa del Neohumanismo. Tiene varios aspecto. Así, se dice que el derecho laboral debe ir buscando fórmulas que devuelvan al trabajador su carácter originario de actividad esencialmente humana, a la que el hombre se entrega instintivamente. Pero es distinto su aspecto histórico global, más cercano a la ayuda humanitaria tras el año 1945. El neo-humanitarismo se asemejaba al humanitarismo previo a las guerras mundiales del siglo XX en una última forma: el paternalismo. Sin duda, el paternalismo de los sectores humanitarios de posguerra se diferenciaba de los colectivos humanitarios precedentes de tres maneras significativas. Con los misioneros perdiendo terreno frente a los expertos en desarrollo, los agentes humanitarios eran más propensos a citar a la humanidad que a Dios para explicar por qué les importaba. Eran más sensibles al lenguaje infantil y descartaron cualquier insinuación de que estas personas eran «atrasadas» o «infantiles», aunque las distinciones entre «no desarrollados» y «desarrollados» conservaban imágenes evolutivas en las que Occidente mostraría al resto del mundo su futuro. Y, utilizaron el conocimiento de los expertos y utilizaron un lenguaje cuasi-tecnocrático para justificar sus intervenciones. Aunque estos cambios podían sugerir un enfoque más respetuoso, el humanitarismo seguía siendo algo que se hacía por y para los demás, no con los demás. Recordando cómo los abolicionistas razonaron que el colonialismo ayudaría a expiar los pecados de la esclavitud, los que argumentaban a favor de varios tipos de asistencia señalaban las responsabilidades que los ricos tenían con los pobres, no sólo por razones morales sino también por las responsabilidades causales, heredadas por Occidente a causa del colonialismo. También, como había ocurrido con los abolicionistas, muchos argumentaban que la libertad, la independencia y la soberanía significarían poco sin las herramientas intelectuales y materiales necesarias para el autogobierno, el desarrollo y el progreso. Una característica dominante de la primera Ilustración -la preocupación por el valor humano individual- recibió un nuevo impulso de la religión en la reacción contra la razón. La demanda de reformas y la creencia en el progreso humano se equipararon ahora con los principios cristianos tradicionales, como la comunalidad humana y la preocupación de Dios por todas las personas. El humanitarismo religioso evitó la política radical e ignoró la cuestión de los derechos de la mujer, a pesar del fuerte apoyo que recibió el movimiento entre las mujeres. Esta combinación de objetivos humanitarios y fe cristiana era similar, en algunos aspectos, a la de la Ilustración, pero muy diferente en su tono emocional y sus justificaciones religiosas.

Tráfico Ilícito

Concepto de Tráfico Ilícito en relación a la Migración Internacional Facilitación de la entrada ilegal de una persona en un Estado Parte (de la Convención) del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente con el fin de obtener, directa o indirectamente, un beneficio financiero u […]

Servidumbre por Deudas

Concepto de Servidumbre por Deudas en relación a la Migración Internacional Estado o la condición que resulta del hecho que un deudor se haya comprometido a prestar servicios personales, o los de alguien sobre quien ejerce autoridad, como garantía de una deuda, si los servicios prestados, […]

Terminación del Contrato Laboral

Este texto se ocupa de la terminación de contratos (extinción de contratos), que se regula en algunos países en que el trabajador podrá solicitar la presencia de un representante legal de los trabajadores tal tarminación. Tanto si las partes han acordado poner fin a su relación contractual, como si esta terminación es una sanción pronunciada por el juez por el incumplimiento de una de ellas de sus obligaciones, tanto la «resolución» como la «terminación» ponen fin a la relación contractual. La diferencia entre «resolución» y «terminación» radica en sus respectivos efectos. En cambio, la «rescisión» se refiere principalmente a los contratos de ejecución sucesiva (contrato de trabajo, contrato de seguro, contrato de arrendamiento). A menos que se produzca antes de que se inicie cualquier ejecución, los efectos de la terminación de las obligaciones ya ejecutadas no pueden remontarse a la fecha en que las partes intercambiaron sus consentimientos.

Reincorporación

Reincorporación en el Derecho Social Reingreso del trabajador al empleo luego de haber desempeñado una función sindical que, legalmente, lo facultaba para no prestar el trabajo por tal causa. La negativa a reservar el empleo o no permitir que el trabajador reanude sus tareas, por parte del […]

Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio

Incluso algunos de los líderes más prominentes de la Alemania nazi – perpetrando posiblemente el genocidio (véase su historia, la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, adoptada y abierta a la firma y ratificación, o adhesión, por la Asamblea General en su resolución 260 A (III), de 9 de diciembre de 1948 y que entró en vigor el 12 de enero de 1951, de conformidad con el artículo XIII, y la aplicación de este tratado multinacional) más conocido de la historia del mundo – no fueron declarados culpables de genocidio. La mayoría de la gente «normal» no sabe cómo se define el genocidio en la Convención sobre el Genocidio. Cuando se les pide que examinen las definiciones y juzguen en qué medida las condiciones y/o los resultados descritos en, especialmente. Los artículos 2b y 2e están/estaban presentes, muy pocos parecen capaces de discutir esto objetivamente y con calma. Del mismo modo, cuando se discute qué grupos e individuos deben ser castigados de acuerdo con el artículo 4, por ejemplo, las autoridades educativas («funcionarios públicos») o incluso los profesores individuales (tanto en su calidad de funcionarios de la educación sancionada por el Estado, como de «particulares»), las fuertes emociones a menudo impiden una discusión racional.

Polarización

Polarización en el Derecho Social 1. Claudio Esteva Fabregat, en Antropología Industrial, marca tres clases de polarización alrededor del Estado, la empresa privada y el formidable desarrollo institucional de la vida sindical, que van integrándose en el mundo occidental y que, tarde o […]

Funerales

Consideraciones Generales Hace referencia la expresión «funerales», en esta plataforma global, fundamentalmente a todos los servicios necesarios para las ceremonias realizadas en relación con el entierro o la cremación de una persona fallecida. ¿Cómo se imaginaba, entendía y trataba el cuerpo humano en vida y en muerte en el mundo mediterráneo de la antigüedad tardía? A partir de las fuentes escritas, las representaciones artísticas y las excavaciones arqueológicas, este texto explorará esta cuestión entrelazando textos temáticos y análisis de usuarios sobre temas como la enfermedad y la medicina, el hambre, el ascetismo, el adorno personal y los ideales de belleza, el sufrimiento, la esclavitud y los límites entre el mundo visible y el más allá, con el fin de comprender e interpretar las experiencias de las mujeres, los hombres y los niños que vivían como individuos -y no sólo como abstracciones- al final de la Antigüedad. El alcance del interés crítico en el discurso conmemorativo abarca toda la tradición occidental, desde la Oración Fúnebre de Pericles, pronunciada hace casi 2.500 años, hasta la época contemporánea.

TLCAN

Consideraciones Generales Hace referencia la expresión «TLCAN», en esta plataforma global, fundamentalmente al Tratado de Comercio Libre de América del Norte que se entró en vigor el 1 de enero de 1994, por el que se eliminaron las barreras del comercio y de las inversiones entre Canadá, […]

Aeropuertos

Aeropuertos en el Derecho Español Aeropuertos a finales del Siglo XX En el Diccionario Jurídico Espasa, Aeropuertos se define como: Se considera aeropuesto una superficie de límites definidos, con inclusión de edificios e instalaciones, en el que existen de modo permanente instalaciones y […]

Salud Mental

Derecho de la Salud Mental Sobre Derecho de la Salud Mental, véase aquí. Salud Mental y Religión La relación entre la salud mental y la religión ha generado argumentos teóricos contradictorios y hallazgos empíricos incoherentes (Bergin 1983, Gartner et al. 1991, Larson et al. 1992, Baton […]