Órganos Políticos

Órganos Políticos

Este elemento es una ampliación de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema.

Plataforma Digital Inicio Formato Extenso Órganos Políticos

Órganos Políticos

Exposición que realiza la enciclopedia Rialp sobre órganos políticos:Teoría del órgano político. Jellinek, uno de los mejores expositores de la teoría del órgano político, los describe diciendo que son la concreción de las funciones estatales, ya que la unidad del poder estatal no exige que su voluntad se exprese por un solo órgano. Debe considerarse al Estado como persona jurídica (véase esta voz en la plataforma digital), y al órgano político como definidor de su voluntad. Esta teoría, que sufrió algún eclipse, se ha actualizado con la consideración de un derecho de organización peculiar de las llamadas personas jurídicas.Entre las Líneas En su acepción más corriente, considera al órgano político como la persona o grupo encargado de una función del poder, o sea, de las diversas formas a través de las que se manifiesta la voluntad estatal. Las funciones no vienen determinadas a priori jurídicamente, sino que son una consecuencia de la división del trabajo (v. TRABAJO HUMANO) por eso su número aumenta o disminuye según que la actividad del Estado sea más o menos amplia, y su división del trabajo es más empírica que racional, según el criterio de Montesquieu, quien sostenía que a funciones distintas debían corresponder órgano distintos. La función es un conjunto de actividades «unificadas por su participación común en la vida del organismo» (Bergeron).

Clasificación

Jellinek clasifica los órgano en inmediatos, «cuya existencia determina la forma de la asociación» y su desaparición la desorganiza o transforma. Proceden de la misma Constitución y pueden ser un individuo, como el rey, o un cuerpo, como el Parlamento. Llama órgano de creación a los que son activos conforme a un proceso que figura en la Ley fundamental, y creados a los que derivan su función de aquéllos, por lo que si los primeros tienen limitada su acción al acto creador los segundos pueden tener más amplia acción. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). Importante es la distinción entre primarios y secundarios, que expresan la voluntad del órgano primario representado. Así, el Parlamento es inmediato pero secundario, porque expresa la opinión del cuerpo electoral.

Detalles

Por último, se distingue entre sustantivos o independientes y dependientes, siendo los primeros aquellos cuya voluntad obliga inmediatamente al conjunto del Estado y a sus súbditos. De todo se deduce que el órgano tiene competencia funcional, pero no posee ningún derecho frente al Estado, porque ambos son una unidad, aunque un individuo pueda tener derecho a ser órgano, en cuyo caso posee derechos frente al Estado.Entre las Líneas En fin y para mayor claridad de lo que después se ha de decir debe tenerse en cuenta que las funciones políticas se realizan en dos grados: imperativo y ejecutivo, siguiendo esta acción siempre, a la primera (Bergeron).

Órganos supremos del Estado

Los órgano supremos del Estado, inmediatos según la terminología de Jellinek o políticos según Bergeron, definen su forma. La artistotélica tríada de monarquía (véase esta voz en la plataforma digital), aristocracia (véase esta voz en la plataforma digital) y democracia (véase esta voz en la plataforma digital), ha sido reemplazada en nuestros días por una dicotomía que tiene su origen en Maquiavelo. Jellinek habla de monarquía y república estimando que la última se configura como «punto de una oposición corriente» a la otra.Si, Pero: Pero la república tomó durante el S. XIX un aire de enfrentamiento que a la forma, al contenido, de modo que con frecuencia se relaciona con la aspiración democrática. Una más clara referencia a la estructura social (véase esta voz en la plataforma digital) en cuanto al órgano inmediato de poder y a la creación de las normas reside en la diferenciación corriente desde Kelsen y Schmitt contraponiendo autocracia y democracia, según que la voluntad «representada en el orden legal del Estado sea idéntica a las voluntades de los súbditos», democracia, o los súbditos «se encuentran excluidos de la creación del ordenamiento jurídico» (Kelsen). Entendida de este modo la palabra autocracia puede corresponder a formas políticas de caudillaje o neopresidencialismo (Loewenstein). Desde otra perspectiva, la estructura orgánica puede estar determinada por la distribución territorial de órgano inmediatos (Estado federal), o por la distribución de competencias sobre órgano dependientes (Estado unitario), en cuyo caso nos plantearíamos el problema de la centralización y descentralización, según estuvieran concentrados todos los órgano en un lugar determinado o no. Todo hace alusión a tipos puros, y la doctrina destaca el control orgánico, instrumento de juridización del Estado }, de respeto a la libertad del hombre.

Más Detalles

Se consideran órgano supremos constitucionales o políticos al jefe del Estado, al Parlamento, a los ministros y en algunas ocasiones a la máxima autoridad judicial. Al jefedel Estado se le adscribe la suprema representación del Estado, y cierta parte en la legislación, bajo la forma de iniciativa y sanción, o simplemente de voto; le compete también el derecho de gracia con mayores o menos limitaciones. Alrededor de su figura se centra la condición dé Estado fuerte o débil, se fija el centro real del poder. Las Cámaras tienen al menos nominalmente -luego se hará mérito de ella- la función legislativa como primordial, si bien la fiscalizadora es, a mi juicio, más importante y fundamental y para la que se encuentran especialmente preparados. La forma bicameral (cuando se aplica al derecho parlamentario, significa que hay dos cámaras independientes en el órgano legislativo; la segunda, aparte de algún caso histórico de representación de la nobleza, y el clero, actúa generalmente como representación de entes territoriales) tiene su origen en la imitación de Inglaterra o en el régimen federal.Entre las Líneas En el primer caso la carencia de una aristocracia que justificase la existencia de la segunda Cámara ha conducido al fracaso del sistema, de lo cual es buen ejemplo la historia de la Segunda Cámara en España.Entre las Líneas En los regímenes federales, si se suprime la paridad (véase más en esta plataforma) representativa de los miembros de la federación -que se conserva en Suiza y Norteamérica -el Senado federal pierde su razón de ser. Se intenta sustituirlo por una Cámara corporativa, lo que plantea muchos problemas en cuanto a la eficacia y paridad, ya que el ejemplo portugués descansa en algo más que en la simple división bicameral. A los ministros se les adjudica la suprema autoridad administrativa. Ahora bien, la reunión de los ministros en un auténtico órgano colegiado, que se llama Gobierno (véase esta voz en la plataforma digital) y es el centro de la unidad de los Estados contemporáneos. La consideración de los tribunales como órgano político supremo está relacionada con ciertas funciones que se le asignan para el enjuiciamiento de determinadas jerarquías estatales o como tribunal constitucional. Ninguno de estos órgano ejerce exclusivamente una función, sino que, por el contrario, participan en más de una, especialmente el Gobierno y los Parlamentos.

Funciones

Las funciones de más repercusión son la legislativa y la ejecutiva, cuyos órgano adquieren relevancia en la consideración científica y práctica. La actual intervención del poder político (véase esta voz en la plataforma digital) en la vida social ha convertido la legislación en una obra del Gobierno, por lo que el control ejercido por el ejecutivo se ha aumentado extraordinariamente, hasta constituirse en auténtico lÍDer de todo el proceso político. lovellanos había puesto de relieve que la función gubernativa, la que corresponde al ejecutivo, tiene por misión prever y adelantarse a los acontecimientos y por su carácter permanente ha de cumplir una amplia función. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). Se ha de notar que la ejecución de la ley no es nunca mera aplicación de la misma y que la necesidad de arbitrar soluciones rápidas y urgentes, junto con la ineficacia de los Parlamentos, ha concedido al ejecutivo prácticamente la legislación. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto).Entre las Líneas En los sistemas presidencialistas el ejecutivo no depende del Parlamento, ni necesita de su confianza; en los llamados de gabinete, si el gobierno depende de derecho de la Cámara, la situación actual le ha convertido de hecho en conductor de la mayoría. Si se añade la facultad que tiene el Gobierno de disolver las Cámaras se comprende la omnipotencia que asiste al ejecutivo en los gobiernos de tipo inglés.Entre las Líneas En los regímenes presidencial istas la indisolubilidad de las Cámaras hace más difícil las relaciones entre ambos poderes, pero se arbitran medios indirectos de naturaleza política como en Norteamérica o cierto control sobre la acción de las Cortes como en España, para que el Gobierno tenga de hecho, y a veces de derecho, una fuerza extraordinaria en la legislación. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). Tal Estado exige, para evitar que degenere en tiranía, aparatos de control independientes de estos órgano, soliéndose conceder a tribunales especiales u ordinarios, etc., la vigilancia de la acción de los otros órganos. Ver: Asamblea Política; Participación Política; Partidos Políticos; Representación Social y Política.

Órganos Políticos en Relación a Política

En este contexto, a efectos históricos puede ser de interés lo siguiente: [1] Teoría del órgano político. lellinek, uno de los mejores expositores de la teoría del ó. p., los describe diciendo que son la concreción de las funciones estatales, ya que la unidad del poder estatal no exige que su voluntad se exprese por un solo órgano. Debe considerarse al Estado como persona jurídica (véase, si se desea, más sobre este último termino en la plataforma general), y al ó. p. como definidor de su voluntad. Esta teoría, que sufrió algún eclipse, se ha actualizado con la consideración de un derecho de organización peculiar de las llamadas personas jurídicas.Entre las Líneas En su acepción más corriente, considera al ó. p. como la persona o grupo encargado de una función del poder, o sea, de las diversas formas a través de las que se manifiesta la voluntad estatal. Las funciones no vienen determinadas a priori jurídicamente, sino que son una consecuencia de la división del trabajo (véase en esta plataforma: TRABAJO HUMANO III) por eso su número aumenta o disminuye según que la actividad del Estado sea más o menos amplia, y su división del trabajo es más empírica que racional, según el criterio de Montesquieu, quien sostenía que a funciones distintas debían corresponder ó. distintos. La función es un conjunto de actividades «unificadas por su participación común en la vida del organismo» (Bergeron).
Clasificación. Jellinek clasifica los o. en inmediatos, «cuya existencia determina la forma de la asociación» y su desaparición la desorganiza o transforma. Proceden de la misma Constitución y pueden ser un individuo, como el rey, o un cuerpo, como el Parlamento. Llama ó. de creación a los que son activos conforme a un proceso que figura en la Ley fundamental, y creados a los que derivan su función de aquéllos, por lo que si los primeros tienen limitada su acción al acto creador los segundos pueden tener más amplia acción. Importante es la distinción entre primarios y secundarios, que expresan la voluntad del ó. primario representado. Así, el Parlamento es inmediato pero secundario, porque expresa la opinión del cuerpo electoral.

Detalles

Por último, se distingue entre sustantivos o independientes y dependientes, siendo los primeros aquellos cuya voluntad obliga inmediatamente al conjunto del Estado y a sus súbditos. De todo se deduce que el ó. tiene competencia funcional, pero no posee ningún derecho frente al Estado, porque ambos son una unidad, aunque un individuo pueda tener derecho a ser ó., en cuyo caso posee derechos frente al Estado.Entre las Líneas En fin y para mayor claridad de lo que después se ha de decir debe tenerse en cuenta que las funciones políticas se realizan en dos grados: imperativo y ejecutivo, siguiendo esta acción siempre, a la primera (Bergeron).
órganos supremos del Estado. Los ó. supremos del Estado, inmediatos según la terminología de Jellinek o políticos según Bergeron, definen su forma. La artistotélica tríada de monarquía (véase, si se desea, más sobre este último termino en la plataforma general), aristocracia (véase, si se desea, más sobre este último termino en la plataforma general) y democracia (véase, si se desea, más sobre este último termino en la plataforma general), ha sido reemplazada en nuestros días por una dicotomía que tiene su origen en Maquiavelo. Jellinek habla de monarquía y república estimando que la última se configura como «punto de una oposición corriente» a la otra.Si, Pero: Pero la república tomó durante el siglo XIX un aire de enfrentamiento que a la forma, al contenido, de modo que con frecuencia se relaciona con la aspiración democrática. Una más clara referencia a la estructura social (véase, si se desea, más sobre este último termino en la plataforma general) en cuanto al ó. inmediato de poder y a la creación de las normas reside en la diferenciación corriente desde Kelsen y Schmitt contraponiendo autocracia y democracia, según que la voluntad «representada en el orden legal del Estado sea idéntica a las voluntades de los súbditos», democracia, o los súbditos «se encuentran excluidos de la creación del ordenamiento jurídico» (Kelsen). Entendida de este modo la palabra autocracia puede corresponder a formas políticas de caudillaje o neopresidencialismo (Loewenstein). Desde otra perspectiva, la estructura orgánica puede estar determinada por la distribución territorial de ó. inmediatos (Estado federal), o por la distribución de competencias sobre o. dependientes (Estado unitario), en cuyo caso nos plantearíamos el problema de la centralización y descentralización, según estuvieran concentrados todos los ó. en un lugar determinado o no. Todo hace alusión a tipos puros, y la doctrina destaca el control orgánico, instrumento de juridización del Estado }, de respeto a la libertad del hombre.
Se consideran ó. supremos constitucionales o políticos al jefe del Estado, al Parlamento, a los ministros y en algunas ocasiones a la máxima autoridad judicial. Al jefedel Estado se le adscribe la suprema representación del Estado, y cierta parte en la legislación, bajo la forma de iniciativa y sanción, o simplemente de voto; le compete también el derecho de gracia con mayores o menos limitaciones. Alrededor de su figura se centra la condición dé Estado fuerte o débil, se fija el centro real del poder. Las Cámaras tienen al menos nominalmente -luego se hará mérito de ella- la función legislativa como primordial, si bien la fiscalizadora es, a mi juicio, más importante y fundamental y para la que se encuentran especialmente preparados. La forma bicameral tiene su origen en la imitación de Inglaterra o en el régimen federal.Entre las Líneas En el primer caso la carencia de una aristocracia que justificase la existencia de la segunda Cámara ha conducido al fracaso del sistema, de lo cual es buen ejemplo la historia de la Segunda Cámara en España.Entre las Líneas En los regímenes federales, si se suprime la paridad representativa de los miembros de la federación -que se conserva en Suiza y Norteamérica -el Senado federal pierde su razón de ser. Se intenta sustituirlo por una Cámara corporativa, lo que plantea muchos problemas en cuanto a la eficacia y paridad, ya que el ejemplo portugués descansa en algo más que en la simple división bicameral. A los ministros se les adjudica la suprema autoridad administrativa. Ahora bien, la reunión de los ministros en un auténtico o. colegiado, que se llama Gobierno (véase, si se desea, más sobre este último termino en la plataforma general) y es el centro de la unidad de los Estados contemporáneos. La consideración de los tribunales como o. p. supremo está relacionada con ciertas funciones que se le asignan para el enjuiciamiento de determinadas jerarquías estatales o como tribunal constitucional. Ninguno de estos ó. ejerce exclusivamente una función, sino que, por el contrario, participan en más de una, especialmente el Gobierno y los Parlamentos.
Funciones. Las funciones de más repercusión son la legislativa y la ejecutiva, cuyos ó. adquieren relevancia en la consideración científica y práctica. La actual intervención del poder político (véase, si se desea, más sobre este último termino en la plataforma general) en la vida social ha convertido la legislación en una obra del Gobierno, por lo que el control ejercido por el ejecutivo se ha aumentado extraordinariamente, hasta constituirse en auténtico lÍDer de todo el proceso político. lovellanos había puesto de relieve que la función gubernativa, la que corresponde al ejecutivo, tiene por misión prever y adelantarse a los acontecimientos y por su carácter permanente ha de cumplir una amplia función. Se ha de notar que la ejecución de la ley no es nunca mera aplicación de la misma y que la necesidad de arbitrar soluciones rápidas y urgentes, junto con la ineficacia de los Parlamentos, ha concedido al ejecutivo prácticamente la legislación.Entre las Líneas En los sistemas presidencialistas el ejecutivo no depende del Parlamento, ni necesita de su confianza; en los llamados de gabinete, si el gobierno depende de derecho de la Cámara, la situación actual le ha convertido de hecho en conductor de la mayoría. Si se añade la facultad que tiene el Gobierno de disolver las Cámaras se comprende la omnipotencia que asiste al ejecutivo en los gobiernos de tipo inglés.Entre las Líneas En los regímenes presidencial istas la indisolubilidad de las Cámaras hace más difícil las relaciones entre ambos poderes, pero se arbitran medios indirectos de naturaleza política como en Norteamérica o cierto control sobre la acción de las Cortes como en España, para que el Gobierno tenga de hecho, y a veces de derecho, una fuerza extraordinaria en la legislación. Tal Estado exige, para evitar que degenere en tiranía, aparatos de control independientes de estos ó., soliéndose conceder a tribunales especiales u ordinarios, etc., la vigilancia de la acción de los otros órganos.
V. t.: ASAMBLEA POLÍTICA; PARTICIPACIÓN POLÍTICA; PARTIDOS POLÍTICOS; REPRESENTACIÓN SOCIAL Y POLÍTICA. [rbts name=»politica»]

Recursos

Notas y Referencias

  1. Basado parcialmente en el concepto y descripción sobre órganos políticos en la Enciclopedia Rialp (f. autorizada), Editorial Rialp, 1991, Madrid

Véase También

Bibliografía

J. JELLINEK, Teoría general del Estado, II, Madrid 1915, 213-247; R. CARRE DE MALBERG, Teoría del Estado, México 1948, no 373-393; J. KELSEN, Teoría general del Derecho y del Estado, México 1950, 203-208; 297-319; G (consulte más sobre estos temas en la presente plataforma digital de ciencias sociales y humanidades). BERGERON, Fonctionement de I’Etat, París 1965; C. LOEWENSTEIN, Teoría de la Constitución, Barcelona 1965, 2, parte; D. SEVILLA ANDRÉS, La función gubernativa, Valencia 1948.

Recursos

Bibliografía

j. Jellinek, Teoría General del Estado, Ii, Madrid 1915, 213-247; r. Carre de Malberg, Teoría del Estado, México 1948, no 373-393; j. Kelsen, Teoría General del Derecho y del Estado, México 1950, 203-208; 297-319; g (consulte más sobre estos temas en la presente plataforma digital de ciencias sociales y humanidades). Bergeron, Fonctionement de I’etat, París 1965; c. Loewenstein, Teoría de la Constitución, Barcelona 1965, 2, Parte; d. Sevilla Andrés, la Función Gubernativa, Valencia 1948.

Deja un comentario