Ejemplos de Corrupción en Rumanía

Ejemplos de Corrupción en Rumanía

Ejemplos de Corrupción en Rumanía: Marian Didu y Stefan Radulescu

BASESCU DEBE HABER PISADO UN POZO DEMASIADO GRANDE PARA SUS PANTALONES YA QUE ESTO ES LO QUE ESTÁ CIRCULANDO EN INTERNET SOBRE SU MÁQUINA DE CORRUPCIÓN. NO SON HECHOS QUE SE CONOZCAN DESDE AYER, SÓLO QUE AHORA SE HAN DADO A CONOCER…

COSTEA-MUSCALU-UDREA-RADULESCU STEF
BASINOSU : Operación Ropotamo-Awdi en Investigaciones el 14 de julio de 2006, 00:00 amidcommand

El clan dirigido por el empresario libanés-estadounidense Hassan Awdi se ha asociado con Ropotamo Expert SRL, una empresa propiedad del empresario norirlandés Mivan Limited. Ropotamo compró un terreno de 9 hectáreas por 8 millones de euros en una operación ilícita, con la intención de construir un centro comercial. El clan, dirigido por el empresario libanés-estadounidense Hassan Awdi, se ha asociado con Ropotamo Expert SRL, una empresa propiedad del empresario norirlandés Mivan Limited. Ropotamo compró un terreno de 9 hectáreas por 8 millones de euros en una operación ilícita, con la intención de construir un centro comercial. El terreno estaba embargado por la vía penal, y las autoridades judiciales acusaron al vendedor de un perjuicio total de unos 13 millones de euros. La fiscalía ha atacado la transacción, con pruebas contundentes, pero la investigación avanza lentamente. Se ha pedido la opinión de la ANAF que, al tener que recuperar un millón de euros del vendedor del terreno, ha embargado la propiedad antes de la transacción. Antes de la respuesta oficial a la Fiscalía, el presidente de la ANAF, Sebastián Bodu, confirmó a SFin que la operación era una estafa en la que participaban tanto el vendedor como el notario y el comprador. Hablando del notario: es la esposa de Flavius Baias, antiguo secretario de Estado liberal en el Ministerio de Justicia. El bufete de abogados David & Baias, donde el ex secretario de Estado trabajó hasta mayo de este año, representó los intereses de Ropotamo en Rumanía y negoció la transacción de los terrenos. El contrato de compraventa fue firmado, en nombre del comprador, por un abogado de David & Baias, y Flavius Baias figura en el documento como persona de contacto del comprador.

Un fiscal de la Sección de Procesamiento Penal y Forense de la Fiscalía del Tribunal Superior de Casación y Justicia (PICCJ), en memorandos dirigidos al Ministro de Justicia y al Consejo Superior de la Magistratura, memorandos apoyados por pruebas innegables, demuestra que es acosado por colegas de la judicatura que actúan como herramientas de una red mafiosa dirigida por el criminal Stefan Radulescu. Sigue en libertad, a pesar de la gran cantidad de pruebas que existen contra él, de las decenas de cargos que se le imputan en causas que suman decenas de miles de páginas, y después de haber sido detenido una vez (en noviembre de 2004) durante varios meses. Una de las acusaciones contra Stefan Radulescu se refiere a un acuerdo oneroso que realizó con la complicidad de los representantes de SC Ropotamo Expert SRL y de la empresa británica Mivan Limited (único socio de Ropotamo), más concretamente, con la complicidad del bufete de abogados David & Ba-ias y de la esposa del antiguo Secretario de Estado, Valeria Baias, el notario que autentificó el contrato entre Mobins SA (la empresa de Radulescu) y Ropotamo. Como resultado de la transacción, Radulescu obtuvo un acuerdo de 8 millones de euros, y los compinches de Hassan Awdi, un enorme terreno + edificios relacionados, a la mitad del precio justo, incluso teniendo en cuenta el tamaño del terreno y la cantidad pagada.

Un contrato con grandes agujeros y un notario con una gran marca

El contrato de compraventa entre la empresa de Radulescu y Ropotamo Expert SRL fue autentificado, el 23.12.2005, por Valeria Baias y la notaría de Dragos Cristea. La autentificación se hizo sin el certificado fiscal, un documento emitido por los servicios fiscales locales del municipio donde se encuentra la propiedad. El atestado también se realizó en contra de las normas de organización y funcionamiento del Registro de la Propiedad. El certificado fiscal habría dado fe de que el inmueble comercializado es objeto del embargo penal establecido más de un año antes, el 24.09.2004, y comunicado al propietario el 29.12.2004, así como del embargo fiscal establecido el 9.11.2005. Lo emite la administración financiera (subunidad territorial de la administración fiscal), para una empresa concreta -en este caso, Mobins SA-, certificando la posible existencia de deudas, pero sin afectar a la operación. El certificado fiscal no especifica la existencia de gravámenes sobre los activos de la empresa en cuestión (una empresa con deudas con el fisco no tiene automáticamente prohibido disponer de sus activos). Por otra parte, el establecimiento del embargo fiscal sobre los activos de Mobins SA había sido anunciado en la página web de la ANAF, y la ley establece que este hecho es oponible a las partes. Además de todas estas premisas que demuestran que las partes violaron la ley a sabiendas, no hubo ningún acuerdo de la Junta General de Accionistas de Mobins SA que autorizara la venta del inmueble. La Sra. Baias fue señalada en 2003 por la Fiscalía por varios tratos onerosos que había realizado, pero Rodica Stanoiu, la Ministra de Justicia de la época, no aprobó la petición de los fiscales de iniciar investigaciones penales.

La venganza de los estafadores de los cereales

En medio de una subida generalizada de los precios de los alimentos en todo el mundo, los transformadores de Rumanía se apresuran a anunciar subidas de precios, siendo el pan la primera víctima de una… Las matrículas, un mercado negro de 320 millones de euros, han vencido al fisco La mala calidad de la educación, la sobrecarga de los planes de estudio y la falta de incentivos económicos adecuados para los profesores han… La licitación, de extrema urgencia para el presupuesto de las instituciones militares En 2010, las unidades militares del ejército y los servicios de inteligencia adjudicaron contratos a clientes con una lealtad comprobada desde hace tiempo. Para eliminar el potencial… Los nuevos ministros crean otra oleada de asesores maravillosos El ejército de asesores personales de los dignatarios no ha sido derrotado por la crisis. Aunque todo el mundo esperaba que sus cifras cayeran en 2010, no fue así. Además, aunque… El cuerno de la abundancia para los financieros de los partidos La inversión en la clase política ha dado rendimientos con los que ningún fondo especializado sueña. Los partidarios de los presupuestos del partido en el arco gubernamental han hecho… Red mafiosa desenmascarada por el fiscal Gherta En una nota dirigida al Ministro de Justicia el 18.08.2005, refrendada por el oficial de la policía judicial Ionut Bratu, el fiscal Constantin Gherta desenmascara una sorprendente red con ramificaciones al más alto nivel en la policía y la fiscalía, diseñada para proteger los intereses de Stefan Radulescu y sus cómplices. Casualmente, cuatro meses después, el 15.12.2005, un fiscal de la DNA inicia el proceso penal contra Gherta, acusado de chantaje y complicidad en el tráfico de influencias. Las acusaciones se formularon exclusivamente a raíz de la comparecencia de la esposa de Radulescu y de algunos de sus acólitos, acusados o imputados en causas penales tramitadas por Gherta. Reproducimos algunos pasajes esenciales de la nota, aunque no estén directamente relacionados con el tema de este artículo, ya que muestran a qué nivel están los intereses de Stefan Radulescu, que orquestó la transacción con los terrenos vendidos a Ropotamo:

Vínculos entre Didu Marian y George Muscalu

En mayo de 2004, el Sr. Fiscal General Ilie Botos me pidió que redactara una nota de relación en la que presentara los vínculos existentes entre el Sr. Didu Marian, miembro del Consejo de Administración y accionista de SC Somaco SA, persona implicada con Stefan Radulescu en el desfalco de la empresa, y el Sr. George Muscalu, en aquel momento fiscal jefe de la Fiscalía del Tribunal Superior de Casación y Justicia. (En diciembre de 2004, cuando Muscalu fue nombrado jefe de la Dirección de Investigación de la Delincuencia Organizada y el Terrorismo, Constantin Gherta fue transferido a su subordinación, junto con el expediente del clan Radulescu, que Muscalu y otros superiores de Gherta trataron de encubrir.

Didu Marian

El 14 de mayo de 2005, George Muscalu se convirtió en el padrino de Didu Marian, que gestionaba con el clan Camataru el negocio de la discoteca y el restaurante Calypso, en el campus de la Facultad de Agronomía de Bucarest, siendo Calypso el lugar donde Muscalu y varios policías se reunían regularmente con Nutu Camataru, para recoger su pescado, según el testimonio de este último – nota del editor).

Elaboré un informe que entregué al Fiscal General Ilie Botos, en el que presenté la implicación de Didu Marian en varias actividades delictivas llevadas a cabo con Radulescu Stefan, incluida la incautación por parte de Didu Marian de la sucursal de Somaco Constanta (de gran valor); para dar una apariencia de legalidad a la operación, Didu Marian, a través de SC Agromar Beta SA, realizó servicios ficticios a SC Somaco SA, cuyo valor fue compensado con el precio a pagar por la sucursal.

Por la información que tenemos, las personas que idearon esta «ingeniería» son George Muscalu y sus colaboradores cercanos. Didu Marian también participó en la instalación de la sede de SC Somaco SA, situada en Bucarest, Bd. IC Bratianu nº 10, un edificio valorado en aproximadamente 1.900.000 USD, que fue vendido a un ciudadano árabe por 1.400.000 USD, de los cuales 400.000 USD se transfirieron a la cuenta de SC Somaco SA, y 1.000.000 USD se dividieron entre Didu Marian y Radulescu Stefan, miembros del Consejo de Administración de SC Somaco SA.

Posteriormente, los negocios de la sede de SC Somaco SA fueron objeto de una investigación penal por parte de la IGPR, que, según la información de que disponemos, fue encubierta y cerrada con el apoyo del comisario Sorescu Dumitru, estrecho colaborador de Radulescu Stefan, George Muscalu y otros personajes de la antigua dirección del PICCJ.

Nos gustaría señalar que Radulescu Stefan disfrutó, en sus actividades ilegales, del amplio apoyo de algunos empleados del Ministerio de Administración e Interior, a saber, el Sr. Toma Zaharia, el Sr. Dumitru Sorescu, el Sr. Marian Tutilescu, el Sr. Udroiu Badea, la dirección de la Policía del Sector 6, cuyas acciones son verdaderos actos de favorecimiento y facilitación de las actividades delictivas de Radulescu Stefan, como se desprende de las notas del SRI y de las declaraciones de varias personas. (…)

Tuve una discusión con el Sr. Fiscal General Ilie Botos, a quien le presenté el estado de los hechos y la necesidad de detener al acusado Radulescu Stefan, dado que, a partir del material probatorio, es seguro que el acusado, después del inicio del proceso penal, cometió nuevos delitos graves y destruyó u ordenó la destrucción por parte de sus empleados de documentos financieros-contables que lo incriminaban. Sospechosamente, en lugar de contar con el apoyo del Sr. Ilie Botos, el Fiscal General dio una orden verbal al Sr. Gheorghe Draghici para que asignara el caso a otro fiscal, lo que ocurrió en octubre de 2004. Según la información de que disponemos, la razón por la que este expediente me fue retirado y entregado a un fiscal que nunca había manejado un expediente en su propia investigación (por lo tanto, sin ninguna experiencia en la actividad investigadora) fue la contratación por parte del acusado Radulescu Stefan de los abogados Neagu Ion, Micu Bogdan y Zarafiu Mihai; éstos habían accedido a una red de tráfico de influencias con tentáculos hasta el Ministerio de Justicia, donde la Sra. Zarafiu, madre de Zarafiu Mihai, era asesora en ese momento.

Los tres abogados tenían un interés personal en mi destitución, ya que me enteré de que los honorarios a cambio de los cuales debían defender a Radulescu Stefan (100.000 dólares) habían sido malversados de las empresas gestionadas por Radulescu Stefan con la complicidad de sus defensores, y Zarafiu Mihai es el yerno de Carcota Mihail Octavian, director ejecutivo de SC Somaco SA, acusado con Radulescu Stefan de varios delitos de consecuencias especialmente graves.

También me gustaría mencionar que el padre del Sr. Zarafiu Mihai es juez del Tribunal de Apelación de Bucarest.

La luz al final del túnel

En noviembre de 2004, el expediente se asignó de nuevo al fiscal Gherta, y sus superiores aceptaron la detención de Radulescu, siendo la petición de los fiscales aprobada por los jueces. Pero la investigación volvió a desviarse de su curso natural en marzo de 2005, cuando Gherta quiso hacer comparecer a los nuevos abogados de Radulescu, Mihai Bogasiu y Angelica Enache. En julio de 2005, Gherta fue llamado de vuelta de su licencia para entregar los expedientes en los que investigaba a Radulescu. Si Gherta no hubiera sido llamado a filas después de un permiso, la medida de su destitución no habría sido posible, ya que acababa de entrar en vigor una ley (653/ 2005) con disposiciones al respecto. Sin embargo, al cabo de unas semanas, se delegó en Gherta la continuación de la persecución penal contra Radulescu, como adjunto del fiscal designado para la investigación.

Sin embargo, mientras tanto, había presentado el memorándum que he citado al Ministerio de Justicia y al CSM, y este hecho le llevó a ser procesado por la DNA. Aun así, los esfuerzos de Gherta no parecen haber sido en vano. El 23 de junio de este año, el fiscal Alexandru Vancea, jefe de la Sección de Procesamiento Penal y Forense de la PICCJ, se dirigió al presidente de la Agencia Nacional de Administración Tributaria, Sebastian Bodu, solicitando su punto de vista sobre el contrato de compraventa celebrado entre Mobins SA (la empresa de Radulescu) y Ropotamo Expert SRL. La redacción de la nota dirigida al Sr. Bodu no deja lugar a dudas sobre el punto de vista del Sr. Vancea sobre el contrato en cuestión: una gran estafa.

Entre otras cosas, la nota también menciona que, además del embargo penal instituido por las autoridades judiciales en septiembre de 2004, sobre los bienes muebles e inmuebles de las empresas controladas por Radulescu, por un daño total de 460.000 millones de RON, la ANAF, a través de la Administración de Finanzas Públicas del Sector 6, instituyó un embargo fiscal sobre los bienes inmuebles de SC Mobins SA, para recuperar una deuda de 3.114.049 RON (aproximadamente 890.000 euros), el 09.11.2005. La medida de embargo no fue comunicada al Servicio de Registro de la Propiedad. La circunstancia atenuante, según el presidente de la ANAF, era el hecho de que sus subordinados no tenían el título de propiedad de las tierras de los Mobins, y sin este documento no se podía registrar la incautación.

La falta de títulos de propiedad es, de hecho, un problema general al que se enfrentan los financieros cuando tienen que recuperar las deudas mediante el embargo. Sebastián Bodu nos dijo que «ahí las cosas están claras, la culpa es de todos. El notario no podía autentificar el contrato sin el certificado fiscal». Mivan Limited ha disfrazado su título de propietario del edificio comprado ilegalmente a Stefan Radulescu, detrás de una empresa de fachada. Ropotamo Expert SRL es una empresa con un capital social de 200 RON, cuyo único accionista es Mivan Limited. Los directores de Ropotamo son los norirlandeses Joseph Ivan McCabrey y Stephen John Elliott. Ambos son también directores de Concorde Mall SRL, junto con Hassan Awdi y Mehdi Awdi. Hassan Awdi y Mehdi Awdi son socios de Chirigiu Mall Corporation SRL. Mediante la Decisión nº 134 de 19.07.2005, el Consejo de la Competencia aprobó la concentración económica por la que Baalbeck Tourism SARL y SC Ropotamo Expert SRL adquirieron el control conjunto de Chirigiu Mall SRL. Más concretamente, el 16 de mayo de 2005, Baalbeck Tourism SARL y Ropotamo Expert SRL firmaron un acuerdo de compraventa de acciones, por el que Ropotamo adquiría el 50% del capital social de Chirigiu Mall SRL, que se convirtió en Concorde Mall SRL. Baalbeck Tourism SARL es una empresa libanesa, propiedad de la familia Awdi. Concorde Mall SRL (antiguo Chirigiu Mall SRL) está intentando construir otro centro comercial en el emplazamiento del antiguo «Circ al foamei» en la zona de Chirigiu – Hotel Marriott. Operación de 10 millones de euros Pagando 7,5 millones de euros por 9 hectáreas, Ropotamo Expert SRL compró a 83,3 euros el metro cuadrado en el sexto sector, en una zona con muy alto potencial comercial. Se pagaron otros 500.000 euros por los edificios existentes en ese terreno, que, según un informe pericial elaborado en junio de 2005 (medio año antes de la transacción), tenían un valor superior a los 7 millones de euros. El precio en la zona para una parcela edificable varía mucho, siendo el límite máximo 1.000 euros por metro cuadrado (para parcelas pequeñas, destinadas a la construcción de viviendas), el mínimo – 150 euros por metro cuadrado. La pasada primavera, el precio del metro cuadrado de suelo situado en la zona de la que hablamos (es decir, el polígono industrial del sector 6) se valoraba en un mínimo de 90 euros por metro cuadrado.

Mientras tanto, el Ayuntamiento ha procedido a una reconversión, de modo que el terreno comprado por Ropotamo se encuentra ahora en una zona comercial. Como resultado, el valor del terreno ha subido a más de 200 euros por metro cuadrado, apreciándose en unos 10 millones de euros en comparación con el precio de compra en diciembre de 2005. Flavius Baias afirma que se ha respetado la ley Nos pusimos en contacto con el Sr. Flavius Baias en su bufete de abogados. Nos enteramos de que, desde mayo de este año, «el Sr. Baias lleva dos años sin trabajar para nosotros».

Tras facilitarnos los datos de contacto de Flavius Baias, la persona con la que hablamos se negó a revelar el motivo de la separación, al menos temporal, del ex secretario de Estado. Y el imprivilegiado afirma que no hay más razón que el hecho de que prefería el puesto de director editorial de la editorial de libros jurídicos Beck. Cuando le pregunté por qué gestionó una transacción que la fiscalía y las autoridades tributarias afirman que es ilegal, y por qué la autentificó en el despacho de su mujer, el Sr. Baias respondió, muy despreocupado: «¿Y cuál es el problema? Todos los documentos necesarios exigidos por la ley estaban allí. Lo que se dice por encima de la ley son historias de otras partes. Había un extracto del registro de la propiedad y, aunque la ley no lo exige en ninguna parte, también había un certificado de impuestos, que demuestra que el vendedor tiene algunas deudas (incluso ahora, el Sr. Baias se refiere al certificado de impuestos como certificado fiscal; le expliqué que se trata de documentos completamente diferentes – nota del editor).

En el extracto del registro de la propiedad, no se mencionaba absolutamente nada que permitiera concluir que había un problema con el terreno. Como resultado, la tierra estaba limpia. Que no sé cuándo, no sé quién, según me dijeron después, había establecido un embargo, que no estaba inscrito en el registro de la propiedad, no es una cuestión que, como decimos los abogados, pueda hacerse valer frente al comprador, sus abogados o el notario. Así que quien ha establecido el embargo y no lo ha inscrito en el Registro de la Propiedad tiene la responsabilidad – si, por ejemplo, es un embargo penal, hay un texto expreso en el Código de Procedimiento Penal, que dice que se inscribe en los registros de la propiedad. Así que el acto, desde ese punto de vista, fue correcto. También quiero decirle que, hasta donde yo sé, no sé qué personas que dicen tener interés en el asunto han presentado una acción judicial, que ya ha sido rechazada en primera instancia. Así que, al menos, la primera sentencia confirmó la validez del acto. En cuanto a la supuesta incompatibilidad o conflicto de intereses, no hay ningún texto en la ley del notariado que prohíba tal cosa. Hay textos que prohíben al notario cuando él o su cónyuge o parientes son partes directas en el acto. Pero no cuando el abogado está involucrado. Sobre todo porque yo no estaba directamente implicado, por lo que no firmé como representante del comprador. Pero todas estas cuestiones pueden perjudicar al comprador. Puede invocarlos. El comprador, un inversor británico, no ha invocado nada. Por el contrario, pagó un precio que es el del mercado. Sé muy bien, por así decirlo, quién agita estos asuntos, pero los agita sin ninguna base legal. También pregunté al Sr. Baias si había una evaluación del terreno antes de la transacción. «Bueno, hubo una negociación… De todos modos, el precio era mucho más alto que la tasación del notario. Y lo que se dijo… (Lo sé, porque a mí me tocó, todavía era abogado cuando me tocó la acción)… probablemente eso es lo que te dijeron, que el precio era ficticio o irrisorio o lo que sea, esas son historias. El precio ya se ha pagado en parte y, si no recuerdo mal, las disposiciones del contrato, ahora hay que pagar otra parte y probablemente se pagará, no sé cuál es la situación, porque ya no soy abogado. Y 8 millones es dinero. Los que utilizan estas nociones jurídicas no tienen los fundamentos del lenguaje jurídico, que precio ficticio o precio no fiable significa otra cosa totalmente distinta, no un precio de 8 millones. Quien diga que es un precio poco fiable es él mismo poco fiable», concluyó el antiguo abogado de Ropotamo Expert SRL.

PRAHOVA-RADULESCU-MUSCALU-COSTEA
BASE DE COCOS :

«Estimado editor, yo, Constantin Gherta, fiscal de la Fiscalía del Tribunal Superior de Casación y Justicia, Sección de Investigación Criminal y Criminalística, Dirección de Investigación de la Delincuencia Organizada y el Terrorismo (DIICOT), pongo en su conocimiento lo siguiente: El 6 de noviembre de 2003, se me asignó para su solución, por parte del Sr. Gheorghe Draghici, Fiscal Jefe, el Expediente de Investigación Criminal nº. 430/P/2003, relativa al acusado Stefan Radulescu, investigado por el delito de abuso de funciones contra los intereses de las personas, previsto en el artículo 246 del Código Penal. El caso había estado bajo la supervisión de la fiscal Viorica Stoica, y cuando se me asignó, la dirección de la sección también ordenó que el caso fuera asumido por su propia fiscalía, como resultado de las quejas presentadas por las partes, que acusaron la falta de objetividad, parcialidad y falta de profesionalidad de los órganos de investigación criminal de la policía, respectivamente de algunos oficiales de la Inspección General de la Policía Rumana. Solicitamos oficialmente el expediente de enjuiciamiento penal que estaba tramitando el IGPR – Departamento de Investigaciones Penales, en cuya ocasión comprobamos que el enjuiciamiento penal de Stefan Radulescu y Gheorghe Tofan había comenzado el 16 de junio de 2003, y el 10 de octubre de 2003, la fiscal Viorica Stoica negó el inicio del enjuiciamiento penal de Gheorghe Tofan.

Durante el estudio del expediente de investigación penal, comprobamos que, entre el 16 de marzo de 2003 y el 6 de noviembre de 2003, sólo se habían celebrado algunas audiencias por parte del fiscal supervisor, y que los órganos de investigación penal del IGPR – DCP, que tenían el expediente investigado, no habían llevado a cabo los actos de investigación penal que, naturalmente, deberían haberse redactado, sobre todo porque las denuncias se habían presentado desde principios de 2002. También comprobamos que el archivo de investigación penal contenía aproximadamente 3.000 expedientes, que no estaban sistematizados de ninguna manera, los actos de investigación penal y los actos preliminares realizados con vistas a iniciar la persecución penal estaban mezclados y no resultaba, como era natural, de dónde procedía cada entrada en el archivo. Quiero señalar que los documentos preliminares y de acusación eran de dudosa calidad, no parece que se elaboraran sobre la base de un plan, sino de forma caótica, y el largo período de tiempo transcurrido entre la remisión (abril de 2002) y el inicio de la acusación (junio de 2003) no está en absoluto justificado; Además, comprobé que las actas preliminares a las que me refiero fueron realizadas por los agentes de la Policía Judicial Liviu Ungureanu y Mihai Dobreanu, que en ese momento realizaban actas preliminares para la incoación de procedimientos penales en casos como Rafo y Petromidia, y sobre los que mis colegas tenían una muy buena opinión; en ese momento, no me explicaba por qué agentes de policía considerados profesionales habían redactado actas preliminares de mala calidad y no habían reunido todos los documentos necesarios. Después de estudiar el expediente, teniendo en cuenta la gran cantidad de actividades de investigación penal necesarias para resolver el caso, elaboré un plan de investigación y delegué parte de las actividades de investigación penal que debían llevarse a cabo en el comisario Ion Cristea, del IGPR – DIF, y en el subinspector Tiberiu Cozma, del IGPR – DCP, y realicé personalmente la audiencia de todos los acusados y testigos del expediente. Desde el momento en que me hice cargo del expediente, como consecuencia de la aplicación de los embargos penales sobre los bienes que estaban en poder de SC Rotras SA y que fueron incautados en flagrante violación de las leyes que regían en aquel momento la actividad de las empresas de titularidad pública (Ley nº 31/1990 reeditada y Ordenanza de Urgencia del Gobierno nº 28/2002) por parte de la dirección de la empresa, que se llevó a cabo a un precio irreal (280,00 euros), en las condiciones en que, según las valoraciones existentes, los bienes embargados valían aproximadamente 14.000. 000 euros, y la empresa era de titularidad pública, lo que perjudicaba gravemente los intereses legales de los accionistas de la empresa, fui duramente atacado en el periódico Romania libera», que, en sus artículos publicados, afirmaba que, al aplicar los embargos, Habría paralizado la actividad productiva de SC Rotras SA Drobeta-Turnu Severin y habría causado un importante perjuicio a la empresa, aunque, como demuestran los documentos obrantes en el expediente y los presentados a otras instituciones estatales, SC Rotras SA no trabajó durante el año 2004, y los empleados fueron despedidos sin remuneración o despedidos. El artículo inserta otras acusaciones insultantes contra mí, sin ningún apoyo en la realidad. Más tarde me enteré de que los artículos de Romania libera, que continuaban en la misma nota, eran fruto de la amistad y de los intereses patrimoniales comunes entre el acusado Stefan Radulescu, Mihai Ciorcan, el autor de los artículos, y el redactor jefe de Romania libera, Petre Mihai Bacanu, de quien varias personas me dijeron que los habían visto juntos en varias ocasiones y que Stefan Radulescu los había patrocinado con diversas cantidades de dinero. A lo largo de la investigación, los artículos del periódico Romania libera continuaron, siendo acusados de innumerables hechos imaginarios, abusos y actos de corrupción, que no tienen absolutamente ningún apoyo en la realidad, llegando a publicar mi foto en la portada del periódico junto con titulares ofensivos, lo que produjo un estado de miedo en mi familia. Durante la investigación, Stefan Radulescu adoptó una actitud despectiva y poco cooperativa, tanto con los investigadores como con las instituciones de control fiscal, a las que el Ministerio Fiscal pidió que realizaran comprobaciones temáticas en relación con los hechos objeto del caso, que aportaran documentos y registros, negándose a declarar y a tomar conocimiento de las acusaciones que se le imputaban, por haber solicitado la recusación y no haber sido contestado, a pesar de que la recusación no suspende, según el Código de Procedimiento Penal, la realización de un proceso penal, destruyendo documentos y registros que le incriminaban, y presentando posteriormente denuncias penales en las que afirmaba que los documentos habían sido robados (aunque Stefan Radulescu los había destruido, o había dado instrucciones a los empleados para que los destruyeran) o alegando que se habían violado sus derechos en virtud de la ley de procedimiento penal, incluido el derecho a ser informado, lo antes posible, de las acusaciones que pesaban sobre él, aunque Stefan Radulescu, aconsejado por su abogado, Mihai Bogasiu, se negó obstinadamente a hacerlo, esperando que de esta forma retrasar la investigación, para poder apoderarse de cuantos bienes y activos de las empresas administraba y de las que había sacado a los legítimos accionistas, para luego acusar al órgano de persecución penal de violar los derechos previstos en el artículo 6 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Marian Didu, Stefan Radulescu y Somaco SA

De los actos de investigación penal llevados a cabo, se desprendió que había cometido, en calidad de administrador o presidente del Consejo de Administración de SC Tofan Trans SA, SC Transporturi Auto Astra SA, SC Rotras SA, SC West Mar Logistic SA, SC Somaco SA, SC Somaco Holding SA, SC Mobins SA, varios delitos de evasión fiscal, extorsión con consecuencias especialmente graves, malversación cualificada, falsificación, utilización de documentos falsificados en la Autoridad Aduanera, declaraciones falsas al Registro Mercantil, abuso de información cualificada, abuso de servicio contra los intereses de las personas, utilización de mala fe de los bienes y créditos de los que disfruta la empresa, muchos de ellos castigados con penas de prisión de entre 10 y 20 años y que han causado un perjuicio al presupuesto del Estado, así como a particulares y empresas, de más de 700.000 millones de lei. En mayo de 2004, el Sr. Fiscal General Ilie Botos me pidió que redactara una Nota de Relación en la que se presentaran los vínculos existentes entre el Sr. Marian Didu, miembro del Consejo de Administración, accionista de SC Somaco SA, persona implicada con Stefan Radulescu en el desfalco de la empresa, y el Sr. George Muscalu, en aquel momento fiscal jefe del PICCJ. He redactado un Informe, que entregué al Fiscal General Ilie Botos, en el que presenté la implicación de Marian Didu en varias actividades delictivas llevadas a cabo junto con Stefan Radulescu, incluyendo la incautación por parte de Marian Didu de la sucursal de Somaco Constanta, por valor de 3 millones de euros. 500.000 dólares; para dar una apariencia de legalidad a la operación, Marian Didu, a través de SC Agromar Beta SA, realizó servicios ficticios a SC Somaco SA, cuyo valor fue compensado con el precio a pagar por la sucursal. Por los datos que tenemos, las personas que idearon esta ingeniería son el fiscal George Muscalu y sus colaboradores cercanos. Marian Didu también participó en la instalación de la sede de SC Somaco SA, situada en Bucarest, Bd. I.C. Bratianu nº 10, un edificio valorado en aproximadamente 1.900.000 dólares, que se vendió a un ciudadano árabe por 1.400.000 dólares, de los cuales 400.000 dólares se transfirieron a SC Somaco SA, y 1.000.000 dólares se dividieron entre Marian Didu y Stefan Radulescu, miembros del Consejo de Administración de SC Somaco SA. Posteriormente, el asunto del robo de la sede de SC Somaco SA fue objeto de una investigación penal por parte del IGPR, que, según los datos que tenemos, fue encubierta y cerrada con el apoyo del comisario Dumitru Sorescu, amigo íntimo de Stefan Radulescu, del fiscal George Muscalu y de otros personajes de la antigua dirección del PICCJ.

Señalamos que Stefan Radulescu disfrutó, en sus actividades ilegales, del amplio apoyo de algunos empleados del Ministerio de Administración e Interior, a saber, el Sr. Toma Zaharia, el Sr. Dumitru Sorescu, el Sr. Marian Tutilescu, el Sr. Udroiu Badea, de la dirección del Sector 6 de la Policía, cuyas acciones son verdaderos actos de favorecimiento y facilitación de las actividades delictivas de Stefan Radulescu, como se desprende de las notas del SRI y de las declaraciones de varias personas. En agosto de 2004, delegué en el inspector Ionut Bratu la realización de actividades de persecución penal en este caso y dejé de lado al comisario Ion Cristea y al subinspector Tiberiu Cozma por su desinterés y falta de participación en las actividades de persecución penal. Porque, a partir de las investigaciones realizadas, se constató la comisión de nuevos delitos por parte de Stefan Radulescu, pero también de otras personas con las que colaboró y le apoyaron, y no estuvo en condiciones de aportar ningún tipo de prueba en su defensa para combatir las acusaciones formuladas contra él, comenzó a formular innumerables denuncias penales, memorandos a todas las instituciones del Estado, solicitudes de recusación de mi persona y del inspector Ionut Bratu, que fue víctima del sistema corrupto creado por el antiguo poder, en las condiciones que, en las relaciones con sus empleados, afirmaba que gozaba del apoyo de todas las instituciones del Estado, que compraba coches y hacía patrocinios a varios parlamentarios y ministros del PSD, a la antigua Oposición, a la Fundación «Seara» del poeta Mircea Dinescu (estas afirmaciones puedo probarlas con documentos que obran en mi poder), que se convirtió en un amigo íntimo del Primer Ministro Adrian Nastase y que no le puede pasar nada. Cuando las pruebas son claras de que Stefan Radulescu ha cometido varios delitos graves, y que las condiciones y los casos previstos por el Art. 148 letras d, e, h, del Código de Procedimiento Penal, tuve una discusión con el Sr. Fiscal General Ilie Botos, a quien presenté el estado de los hechos y la necesidad de arrestar al acusado Stefan Radulescu, bajo las condiciones de que el material probatorio muestra con certeza que el acusado, después del inicio de la persecución penal, ha cometido nuevos delitos graves y ha destruido u ordenado destruir a sus empleados los documentos financieros-contables que lo incriminaban. Sospechosamente, en lugar de ser apoyado por el Sr. Fiscal General Ilie Botos, dio una orden verbal al Sr. Fiscal Jefe Gheorghe Draghici para que asignara el caso a otro fiscal, lo que ocurrió en octubre de 2004, cuando el expediente fue asignado a la Sra. Fiscal Adina Nastase. Por los datos que tenemos, la razón por la que este expediente me fue retirado y entregado a un fiscal que nunca había manejado un expediente en su propia investigación (por lo tanto sin ninguna experiencia en la actividad de investigación) fue la contratación por parte del acusado Stefan Radulescu de los abogados Ion Neagu, Bogdan Micu y Mihai Zarafu;n tenían acceso a una red de tráfico de influencias con tentáculos hasta el Ministerio de Justicia, donde la Sra. Zarafiu, madre de Mihai Zarafiu, era asesora en ese momento y llamó al Sr. Fiscal General Ilie Botos para que ordenara que se me retirara del expediente. También había un interés personal de los tres abogados en mi destitución, ya que me había enterado de que los honorarios a cambio de los cuales iban a defender a Stefan Radulescu (100. 000 dólares) habían sido malversados de las empresas gestionadas por Stefan Radulescu, con la complicidad de sus defensores, y Mihai Zarafiu es el yerno de Mihail Octavian Carcota, director ejecutivo de SC Somaco SA, acusado, junto con Stefan Radulescu, presidente del Consejo de Administración de SC Somaco SA, de varios delitos de consecuencias muy graves, cometidos como empleados de SC Somaco SA. También me gustaría mencionar que el padre del Sr. Mihai Zarafiu es juez del Tribunal de Apelación de Bucarest. A principios de noviembre de 2004, de forma igualmente sospechosa y sin motivo alguno, se me asignó de nuevo el expediente para su enjuiciamiento penal, y me lo comunicaron personalmente el Sr. Fiscal General Ilie Botos y el Sr. Fiscal General Adjunto Marcel Sanpetru, que estoy de acuerdo con la detención del acusado Stefan Radulescu y la presentación de la propuesta de detención preventiva al tribunal competente, cuestión que había planteado verbalmente desde finales de septiembre de 2004, como medida urgente y necesaria para poner fin a las actividades delictivas del acusado Stefan Radulescu. Cuando nos devolvieron el expediente, descubrimos que durante el periodo de aproximadamente un mes en el que estuvo trabajando otro fiscal, no se llevó a cabo ningún proceso penal. El 19 de noviembre de 2004, ordené la detención del acusado Stefan Radulescu, confirmada por la dirección de la sección, interpuse una acción penal por varios delitos de evasión fiscal, malversación de fondos, falsificación y uso de falsificaciones, uso de documentos falsificados en la Autoridad de Aduanas, que produjeron al presupuesto del Estado, según las constataciones realizadas por los órganos de control fiscal, un perjuicio de unos 50 mil millones de lei; Propuse la detención preventiva del acusado Stefan Radulescu por un período de 29 días, propuesta que fue rechazada por el tribunal. En diciembre de 2004, tras la entrada en vigor de la Ley nº 508/2004, que provocó una alteración generalizada de la actividad fiscal, un retraso en la resolución de los casos y una sobrecarga de trabajo de los fiscales del DICOT, con la consecuencia de un bloqueo de la actividad, fui trasladado, por orden del Fiscal General, a la recién creada Dirección de Investigación de la Delincuencia Organizada y el Terrorismo, junto con el expediente nº 430/P/2003, que recibió el número de la Fiscalía. 368/D/P/2004, por lo tanto bajo la subordinación del Sr. George Muscalu, cuyos vínculos con algunas de las personas del expediente había presentado al Fiscal General. Durante el transcurso del proceso penal, entre diciembre de 2004 y marzo de 2005, no hubo ninguna interferencia de los superiores, pero en marzo de 2005, tras la administración de nuevas pruebas, establecimos que toda la actividad delictiva de Stefan Radulescu se llevó a cabo con el apoyo y la complicidad de los abogados Mihai Bogasiu y Angelica Enache, hecho sobre el que informé al Sr. George Muscalu, ya que para iniciar un proceso penal contra un abogado es necesario, según el Art. 37 ind. 1 de la Ley nº 51/1995, reeditada, la aprobación del Fiscal General para poder iniciar la acción penal. Me dijo que lo había hablado con la dirección y que ésta no estaba de acuerdo, ya que había riesgo de conflicto con el colegio de abogados y que, en todo caso, «no saldría nada», porque en el caso «Camatarii» también tenía un abogado imputado, y los tribunales eran reacios. Por la expresión y el tono de la chica me di cuenta de que el señor Muscalu estaba visiblemente molesto por el nuevo curso de la investigación. En el mismo período, con motivo de la Junta General de Accionistas de SC Somaco SA, la esposa de Stefan Radulescu, Mariana Radulescu, amenazó con que «arreglaría a George Muscalu» y que «se ocuparía de él personalmente», acusación sobre la que, de buena fe, informé a George Muscalu. A raíz del nuevo contexto, George Muscalu empezó a recibir en audiencia a Stefan Radulescu, bajo arresto preventivo, y a Mariana Radulescu; también ordenó que le recibiera en audiencia el fiscal jefe Raluca Botea, lo que ocurrió. Después de estas audiencias, mantuve discusiones con la Sra. Raluca Botea, quien alegó, sin argumentos, que los actos cometidos por Stefan Radulescu no son constitutivos de delito o que les di un marco jurídico equivocado. Después de exponer las consideraciones que me llevaron a dar a los hechos un marco jurídico que consideré correcto, la fiscal jefe Raluca Botea me dijo que nunca había investigado casos económicos y que pediría a la dirección que otra persona analizara este expediente. Llegué a la conclusión de que alguien de la dirección había ordenado un análisis del expediente que estábamos investigando. Fui llamado por el Sr. Muscalu, quien me pidió que llevara el expediente 206/D/P/2005 a la fiscal jefe Paula Lavric, aunque no estaba bajo su supervisión; ella hizo un análisis sumario de una pequeña parte del expediente, alegando que yo había iniciado un proceso penal varias veces por los mismos hechos, una apreciación que no tenía absolutamente ningún apoyo en la realidad y que era insultante para mí, especialmente porque conozco el principio de «non bis in indem» desde la universidad. Me gustaría mencionar que en enero de 2004, la Sra. Paula Lavric, junto con la Sra. Alina Bica y la Sra. Georgiana Hosu, han escrito 3 notas a petición del Sr. Ilie Botos, en las que presentaron sus opiniones sobre el caso 430/P/2003; las notas contienen imputaciones aberrantes e infundadas que no se basan en absoluto en la legislación vigente, en total contradicción con el estado de los hechos; aunque, como también dice el contenido de las notas, los tres fiscales sólo han leído parcialmente el expediente, hacen imputaciones muy graves, que personalmente sólo haría con pleno conocimiento de causa. Como resultado del llamado análisis, la Sra. Gratiana Isac, a petición del Sr. Muscalu, ordenó, el 21 de marzo de 2005, que el expediente 206/D/P/2005 se asignara al departamento de macrocriminalidad, dirigido por la Sra. Paula Lavric, sin motivar la decisión de retirarme el expediente, y en la misma fecha, la Sra. Lavric lo asignó a la Sra. Nadira Spanu. Le indiqué a la Sra. Lavric que la decisión tomada era ilegal y que favorecía a Stefan Radulescu; se asustó y cortó con dos líneas oblicuas la resolución que había redactado, la discutió con el Sr. Muscalu, y éste redactó una resolución sin fecha, en la que se menciona «el caso queda en trabajo con el Sr. C. Gherta». En el mes de marzo apareció el GEO nº 7/2005, que produjo un nuevo «éxodo» de expedientes, y los expedientes que tenía en marcha volvieron a ser declinados a la Sección de Investigación Criminal y Forense, cesó mi delegación, los expedientes se registraron en la sección con los nombres 303/P/2005 y 330/P/2005 y se me asignaron para su solución. Entre marzo y junio de 2005, no hubo ninguna interferencia en la actividad de persecución penal, sin embargo, durante una visita a la sede de SC Somaco SA, fuimos recibidos por el Sr. Ion Gegea, general de reserva del MAI, que nos dijo a mí y al inspector Ionut Bratu, que había sido enviado especialmente por el Ministerio de Administración e Interior para ocuparse de los asuntos de Stefan Radulescu y que, aunque ahora gozamos del apoyo de nuestra dirección, la gente es cambiante y podemos asistir a un cambio de actitud de 180 grados por parte de la dirección. En cuanto al desarrollo de la investigación, hemos ampliado la investigación penal contra Stefan Radulescu por la comisión de otros delitos y también la investigación penal contra otras personas, de modo que en el caso 330/P/2005, la investigación penal está casi terminada, hay que realizar dos audiencias y presentar el material de la investigación penal, y en el caso de la investigación penal nº 303/P/2005 la perito Iorgoaia Eugenia tiene que presentar el informe pericial financiero-contable. Este informe debía presentarse desde el 15 de marzo de 2005, pero el perito designado retrasó deliberadamente la presentación del informe, alegando varias personas que había llegado a un acuerdo con Stefan Radulescu, que está directamente interesado en retrasar el proceso penal por cualquier medio, como se ha mencionado anteriormente. Las pruebas aportadas demuestran, sin lugar a dudas, los delitos cometidos por Stefan Radulescu y sus cómplices, y la proximidad del final de la investigación ha generado una nueva oleada de denuncias penales contra mí y el inspector Ionut Bratu, presentadas por Stefan Radulescu y Constantin Chiochiu, contra quienes hemos ampliado las investigaciones, siendo la única forma de defenderlos, a la vista de las pruebas aportadas. Además, el acusado Stefan Radulescu inició una nueva campaña de prensa contra mí, en los periódicos Evenimentul zilei, Ziua y Romania libera, que publicaron artículos denigrantes, construyendo una imagen de mí como «fiscal avaro», mencionando que «los días de libertad del fiscal Gherta están contados», con el objetivo evidente de crear una presión psicológica sobre mí y las premisas para que la dirección del PICCJ se lleve mi expediente. Varias personas me informaron, antes del inicio de la campaña, de las negociaciones que Stefan Radulescu estaba llevando a cabo con varios periodistas, que habían acordado publicar artículos que me denigraban y de la inminencia del inicio de la campaña, por lo que, el 15 de julio de 2005, Redacté un informe que presenté a la dirección de la sección, en el que mencioné, entre otras cosas, que se había iniciado una campaña de prensa contra mí por parte de Stefan Radulescu, mediante la cual pretendía determinar mi eliminación de los expedientes que estaba investigando, y posteriormente determinar su «solución» por vías menos legales. Asimismo, los aspectos relacionados con los intentos de Stefan Radulescu de resolver sus problemas mediante actos de corrupción han sido objeto de varias informaciones que el SRI ha transmitido al PICCJ en el curso de la investigación. En abril de 2005, a raíz de las solicitudes presentadas por las partes civiles SC Tofan Grup International SA y SC Danubiana SA, redacté una resolución para restablecer a las partes a la situación anterior a la comisión de los delitos por parte de Stefan Radulescu, a saber, el restablecimiento de la estructura accionarial de SC Tofan Trans SA;
ordenó que la resolución fuera analizada por el Sr. Irinel Paun y el Sr. Andrei Niculae. El Sr. Andrei Niculae y el Sr. Irinel Paun han redactado dos notas, afirmando que la medida de restablecimiento no es posible, los argumentos utilizados demostraron el desconocimiento de las circunstancias del caso, de la legislación que regula la forma de llevar los registros de accionistas, la transferencia de la propiedad de las acciones registradas y la prueba de la condición de accionista, invocando también la falta de práctica judicial en materia de restablecimiento de la situación anterior en estos casos, aunque, en Rumanía, la jurisprudencia no es fuente de derecho en la situación dada, ignorando el principio de interpretación de la ley «ubi lex non distinguit, nec nos distinguere debemus», especialmente porque el art. El artículo 170 del Código Penal no distingue en modo alguno entre los distintos delitos. Las notas presentadas también contienen otras alegaciones infundadas, tratando de inculcar la idea de que, de hecho, yo, a través de esta resolución, estoy tratando de cancelar las entradas falsas, una medida posible, de acuerdo con el art. 14 del Código de Procedimiento Penal, sólo por una decisión judicial definitiva e irrevocable; sin embargo, de hecho, si los fiscales hubieran examinado el expediente, o al menos hubieran verificado mis afirmaciones, se habrían dado cuenta de que Stefan Radulescu, sin falsificar la firma de ningún accionista, haciendo uso de las prerrogativas que la legislación le confería como administrador, ha cambiado la estructura accionarial de SC Tofan Trans SA, una empresa cuyos activos ascendían a más de 7.000. 000, y la resolución sólo constata que las resoluciones y confirmaciones emitidas por Stefan Radulescu no tienen soporte en las transcripciones en el registro de accionistas, las únicas capaces de producir efectos jurídicos en cuanto a la transmisión de la propiedad de las acciones, que las estructuras accionariales de SC Tofan Trans SA comunicadas por el administrador al Independent Register Monitor SA no son verdaderas y que hay que restablecer, con carácter temporal, hasta el pronunciamiento de una decisión definitiva e irrevocable, la estructura accionarial modificada ilegalmente por Stefan Radulescu, para que los accionistas de SC Tofan Grup International SA y SC Danubiana SA, titulares del 51% y del 15% del capital social respectivamente, puedan ejercer los derechos que les confiere la calidad de accionista y puedan preservar lo que queda del patrimonio de la empresa, que fue malversado por Stefan Radulescu, hechos por los que también se ha iniciado un procedimiento penal. A continuación, presenté la resolución a la Fiscal General Adjunta Gabriela Ghita, quien estuvo de acuerdo con mi opinión, pero me pidió que estudiara el expediente. El fiscal jefe Gheorghe Draghici no se opuso a la medida, pero me pidió que reexaminara algunos aspectos de la resolución, ya que sus observaciones eran pertinentes. Una semana más tarde, en el despacho del Primer Fiscal General Adjunto, Marcel Sanpetru, se hizo un supuesto análisis de mi resolución, al que asistieron Marcel Sanpetru, Gabriela Ghita, Gheorghe Dragici, Andrei Niculae e Irinel Paun; los cinco me dijeron que no estaban de acuerdo con la medida de devolver a las partes a la situación anterior a la comisión de los delitos, y el Sr. Sanpetru me dijo que, como estaban en minoría, iba a abandonar la medida. Le dije que no estaba dispuesto a renunciar a la medida, y el Sr. Andrei Niculae me pidió la nota que había hecho, sin saber que yo tenía una fotocopia de la misma. En la actualidad, la resolución se encuentra en el expediente, no habiendo sido refutada, pero no ha podido ser comunicada al Registro de Monitores Independientes SA para su ejecución, ya que ningún representante de la entidad está dispuesto a firmar la dirección de remisión de la resolución a la empresa registradora. En julio de 2005, Stefan Radulescu inició una campaña de prensa contra mí a través de los periódicos Evenimentul zilei, Ziua, Romana libera, Cronica Romana», y el PICCJ no tomó ningún tipo de medida, aunque toda la dirección sabía que las acusaciones contra mí eran falsas. El 15 de julio de 2005 fui llamado por el fiscal jefe Gheorghe Draghici, quien me dijo que, por orden del Sr. Marcel Sanpetru, la acusación se llevará a cabo en el expediente 330/P/2005 por mí y por el Sr. Francisc Hirsman, el fiscal, por considerar que es mejor que la acusación sea firmada por otro fiscal, teniendo en cuenta también los ataques contra mí. El 22 de julio de 2005, mientras estaba de vacaciones en el complejo turístico de Mamaia, en el condado de Constanza, me llamó el Sr. Andrei Nicolae, fiscal jefe adjunto, quien me informó de que el 25 de julio de 2005 tenía que ir a la Fiscalía para resolver algunos problemas, evitando darme cualquier tipo de información sobre su naturaleza. De acuerdo con la orden recibida el 25 de julio de 2005, me dirigí a la Fiscalía, donde el Sr. Andrei Niculae me entregó la Orden nº 2522/C/2005, emitida el 22 de julio de 2005 y firmada, en nombre del Fiscal General, por el Sr. Marcel Sanpetru, Fiscal General Adjunto Primero, en la que se establecía que, de conformidad con el artículo 9, párrafo. 2 de la Decisión nº 156/2004 del MEC, se ordena volver a llamarme al trabajo para el periodo 25-26 de julio de 2005, con el fin de resolver algunos asuntos urgentes que hacen necesaria mi presencia. El Sr. Andrei también me dijo que el Sr. Sanpetru había insistido en que se me llamara el viernes 22 de julio de 2005, pero, tras su intervención, aceptó que se me llamara el 25 de julio de 2005. En esta ocasión, el Sr. Andrei Niculae me informó de que, de acuerdo con la orden del Primer Diputado Marcel Sanpetru, debía entregar los expedientes nº 303/P/2005 y 330/P/2005 relativos a Stefan Radulescu al fiscal Sr. Vladascau Cristian. He pedido verbalmente al Sr. Andrei Niculae que me explique cuáles fueron las consideraciones en las que se basó esta decisión, sobre todo porque, antes de irme de vacaciones, el 15 de julio de 2005, había mantenido una conversación con el Sr. Sanpetru, tras la cual se acordó que los expedientes se finalizarían lo antes posible tras mi regreso de las vacaciones, sobre todo porque el procedimiento penal estaba casi terminado. El Sr. Andrei afirmó que era una orden verbal del Sr. Sanpetru y que no podía no ejecutarla, a pesar de que le dije que era contraria a la ley y que no se basaba en consideraciones objetivas, y también le pedí que no se involucrara en la redacción de una resolución para hacerse cargo del expediente sin haber recibido una orden escrita del Sr. Sanpetru, la única orden obligatoria si se da de acuerdo con la ley. Sin tener en cuenta mi opinión, el Sr. Andrei redactó una resolución en una nota adhesiva amarilla, en la que se establecía que los expedientes penales nº 303/P/2005 y 330/P/2005 serían asumidos para su enjuiciamiento penal por el Sr. Vladascau Cristian, que en ese momento no era fiscal de la sección y ahora está jubilado. Como la resolución redactada en la nota adhesiva no explicaba los motivos de la medida, pedí al Sr. Andrei que redactara una resolución en la que se expusieran los motivos. El 25 de julio de 2005, el Sr. Andrei dictó una resolución al secretario Anca Iaru, que fechó, no sabemos por qué, el 22 de julio de 2005, en la que mencionaba que las razones para hacerse cargo del expediente eran: a) las disposiciones del Convenio Europeo de Derechos Humanos relativas al derecho de las personas a un juicio justo en un plazo razonable, disposiciones que están en contradicción con el período de tramitación de estos casos; b) la multitud de quejas contra la acusación penal. Con estas razones, el Sr. Andrei intentó dar una apariencia de legalidad a la medida y ocultar la verdadera razón de su decisión: la orden del Sr. Sanpetru. En cuanto a las razones aducidas, son infundadas, por las razones que conoce el Sr. Andrei, como son:

En lo que respecta a la larga duración de la tramitación de estos casos, está perfectamente justificada por la complejidad de la situación de hecho, por los múltiples aspectos y la diversidad de las actividades delictivas perpetradas por los acusados, por el gran número de personas que participaron, con o sin culpa, en la perpetración de los delitos, el gran número de testigos que fueron oídos, las formas concretas de cometer los hechos que requieren investigaciones bien planificadas, repetidas audiencias y enfrentamientos, el uso de tácticas y estrategias de investigación modernas y que requieren mucho tiempo, la actitud de Stefan Radulescu, que prohibió la comparecencia de los testigos no empleados a las citaciones del órgano de investigación penal, por sus intentos y los de su defensor, el abogado Mihai Bogasiu, profundamente implicado en las actividades delictivas llevadas a cabo por su cliente y el «cerebro» que ideó muchas de ellas, por el procedimiento utilizado por el abogado Mihai Bogasiu, que, antes de las audiencias, citó a los testigos en su despacho y les indicó las respuestas que debían dar y los aspectos que debían ocultar a la acusación, los intentos de Stefan Radulescu y de sus defensores de retrasar la acusación por cualquier medio, como resulta de los documentos. Sin embargo, invocar el incumplimiento del derecho a un juicio justo, en un plazo razonable, denota la mala fe de quien los invoca, ya que el estudio de todo el material procesal penal por parte de otro fiscal requiere mucho tiempo, debido a la complejidad de la situación de hecho y al gran volumen de actos y documentos procesales penales (más de 60.000 páginas). Además, la Sra. Elena Iordache, fiscal asignada a este caso por la dirección, cuando se dio cuenta de que el Sr. Vladascau se había jubilado, se negó a hacerse cargo del caso, considerando que, en el nuevo contexto legislativo, la medida le parece totalmente ilegal, y que necesita 6 meses para estudiar un expediente de este tipo y poder tomar una decisión informada; es obvio que la utilización de tal argumento para justificar la medida de hacerse cargo del expediente es absurda, ya que la propia medida conduce a la violación del derecho a un juicio justo, en un plazo razonable; la medida adoptada ayuda a Stefan Radulescu a conseguir sus objetivos: mi destitución y un nuevo retraso del caso, y denota la inconsciencia de quien lo ordenó, a partir de ahora, con este peligroso precedente, cualquier persona investigada puede utilizar los métodos mencionados (retraso por cualquier método de persecución penal, denuncias penales contra el órgano de persecución penal, campañas de prensa, etc. ), y luego alegar que el juicio se está alargando demasiado y que se ha violado el derecho a un juicio justo en un plazo razonable; El reconocimiento por parte del Sr. Andrei en la resolución de que el proceso penal se llevó a cabo de forma sostenida está en flagrante contradicción con la medida ordenada, teniendo en cuenta el principio de derecho según el cual nadie está obligado a hacer lo imposible (ad imposibilium nula obligatio), y que el plazo razonable para el juicio se valora a la luz de las circunstancias objetivas del caso, de forma que se garantice tanto el respeto de los derechos reconocidos por el Convenio como la consecución de la finalidad del proceso penal. En cuanto al segundo motivo, es decir, la multitud de denuncias penales presentadas contra mí, no tiene absolutamente ninguna relevancia, sobre todo porque la mayoría de ellas se resolvieron con el no enjuiciamiento del caso y en ninguna de ellas se ordenó el enjuiciamiento. Analizando la disposición nº 2522/C/2005 y lo dispuesto en el artículo 9 párr. 2 de la Decisión del CSN nº 156/2004, he comprobado que mi retirada de la licencia es ilegal, por las siguientes razones:
Decisión del MEC nº. 156/2004 estipula que «la licencia de descanso podrá ser interrumpida si el magistrado es llamado, por orden escrita de la dirección de la institución, sólo en caso de fuerza mayor o por necesidades urgentes de servicio que hagan necesaria su presencia»; Viendo las razones invocadas en la resolución, queda claro que no había necesidades urgentes de servicio que hicieran necesaria mi presencia, siendo conocidas las circunstancias invocadas incluso antes de mi salida de licencia, siendo las únicas situaciones que no existían previamente la Ley no. 247/2005, publicado en el Boletín Oficial de Rumanía nº 653/22 de julio de 2005, que, en el art. 61 párr. 4, estipula que «los trabajos asignados sólo pueden pasar a otro fiscal en caso de suspensión o cese de su calidad, de acuerdo con la ley, o en su ausencia, si existen causas objetivas que justifiquen la urgencia y que impidan su reposición» y la orden del Sr. Sanpetru. He llegado a la conclusión, justificada en mi opinión, de que la única razón para proceder de la manera descrita fue la llegada de la mencionada ley, que quitó al fiscal superior la prerrogativa de pasar casos de un fiscal a otro a su discreción y, sabiendo que la ley entra en vigor 3 días después de su publicación en el Boletín Oficial, las personas mencionadas han intentado, utilizando ilegalmente las prerrogativas de las funciones encomendadas, llamarme para que deje de estar en excedencia con el fin de utilizar el poco tiempo que queda antes de que entre en vigor la ley que anuló esta prerrogativa y para quitarme el expediente. Desconozco las razones de este comportamiento por parte de la dirección y me negué a creer las palabras de varias personas que me advirtieron de que existen antiguos vínculos entre Stefan Radulescu y personas de la dirección del PICCJ. A principios de agosto de 2005, varios compañeros fiscales me comunicaron que estaba imputado en causas pendientes ante la Fiscalía Nacional Anticorrupción y que se estaba discutiendo mi detención, situación que probablemente crearía una presión psicológica sobre mí, sospecho, para que retirara las denuncias que había presentado contra la medida ilegal de asignar el caso a otro fiscal. Durante el mismo período, el Sr. Fiscal General Ilie Botos me comunicó, a través de intermediarios, que yo era un acusado en los expedientes de ADN, y el 11 de agosto de 2005, tras la negativa de la Sra. Elena Iordache a hacerse cargo del expediente, porque consideraba que la medida era ilegal, me llamó el Sr. Sanpetru, quien, en presencia de la Sra. Iordache, me dijo que yo era un acusado en los expedientes de ADN y que me aconsejaba que renunciara a estos expedientes, porque era mejor para mí de esa manera. Pedí explicaciones sobre los delitos de los que se me acusa, pero el Sr. Sanpetru me dijo que no conocía los detalles. En vista de la situación creada, me dirigí a la DNA, donde hablé con el Sr. Mircea Zarie, el Fiscal General Adjunto (en ese momento), quien me dijo que no estoy acusado de ningún delito. Con respecto a la mayoría de los aspectos presentados, he remitido el asunto al Fiscal Jefe Gheorghe Draghici y al Fiscal General, pero no he recibido ninguna respuesta, ni siquiera hasta el día de hoy. En vista de lo anterior, y asumiendo todo lo escrito en esta carta emitida a la redacción de Exploziv-News, solicito su ayuda, usted, a través de los medios de información que tiene, y con la profesionalidad que le caracteriza, estoy convencido de que desvelará, en una amplia investigación periodística, todos los enredos de los asuntos de la camarilla: Draghici, Muscalu, Radulescu, Tofan. Gracias».

La invasión rusa de Ucrania

La invasión rusa de Ucrania ha transformado bruscamente el mundo. Millones de personas ya han huido. Un nuevo Telón de Acero se está imponiendo. Una guerra económica se profundiza, mientras el conflicto militar se intensifica, las víctimas civiles aumentan y las pruebas de horribles crímenes de guerra se acumulan. Nuestro trabajo en ayudar a descifrar un panorama que cambia rápidamente, sobre todo cuando se trata de una creciente crisis de refugiados y el riesgo de una escalada impensable.

En el contexto de la Guerra de Ucrania, puede interesar a los lectores la consulta de la Enciclopedia de Rusia y nuestro contenido sobre la historia de Ucrania, que proporciona un análisis exhaustivo del pueblo, la política, la economía, la religión, la seguridad nacional, las relaciones internacionales y los sistemas y cuestiones sociales de Rusia y Ucrania. Estos recursos están diseñados para complementar el estudio de la política comparada, la historia mundial, la geografía, la literatura, las artes y la cultura y las culturas del mundo. Los artículos abarcan desde los primeros inicios de la nación rusa hasta la Rusia actual, pasando por el ascenso y la caída de la Unión Soviética y la anexión de Crimea.

Respecto a la Revolución rusa, se examinan los antecedentes y el progreso de la Revolución. Empezando por los movimientos radicales de mediados del siglo XIX, la Enciclopedia abarca el desarrollo del movimiento revolucionario creado por la intelectualidad; la condición de los campesinos, la de la clase obrera y la del ejército; el papel de la policía secreta zarista; los "agentes provocadores"; la propia clandestinidad de los revolucionarios. Se dedica una sección importante a la aparición de movimientos de liberación entre las minorías nacionales de las zonas fronterizas. La Enciclopedia también considera la formación de las instituciones soviéticas y la aparición de la cultura revolucionaria mucho antes de 1917, así como la política y estrategia de seguridad rusa, y sus relaciones con la OTAN y occidente.

Deja un comentario