Este texto de la plataforma se ha clasificado en , ,

Préstamo Lingüístico

Préstamo Lingüístico

Nota: los extranjerismos son las palabras extranjeras, mientras que los préstamos son palabras que tienen su origen en otras lenguas.

En términos generales, un préstamo personal se refiere al dinero que se pide prestado a una institución financiera, conocida en estas situaciones como el prestamista, para uso personal (en contraposición a los negocios). Los préstamos personales tienden a ser de cantidades relativamente pequeñas, especialmente cuando se comparan con préstamos más grandes y a largo plazo, como los préstamos para vivienda (también conocidos como hipotecas). Si bien los préstamos personales suelen utilizarse para pagar gastos puntuales (como facturas médicas, reparaciones de la vivienda o una compra importante), el prestatario (la persona que recibe el préstamo) no suele estar obligado a revelar el propósito específico del préstamo. De hecho, muchos prestatarios solicitan préstamos personales simplemente para disponer de una gran suma de dinero en efectivo, que pueden gastar a su discreción.

Características de las Operaciones de Préstamo

Las transacciones de préstamos y empréstitos se caracterizan por factores de tiempo, costos y consideraciones de riesgo; los tres están estrechamente relacionados.

Factores de tiempo

Los préstamos a plazo se clasifican según el tiempo durante el cual se presta el dinero. Los préstamos vienen en formas de corto, mediano y largo plazo. El crédito rotativo y la deuda perpetua, sin embargo, no tienen fechas fijas de retiro. El crédito rotativo, más conocido como "línea de crédito", proporciona una suma de dinero que el prestatario retira y luego devuelve, pidiendo prestado de nuevo cuando los fondos se necesitan de nuevo. El interés se paga sólo cuando se utilizan los fondos. Las casas de corretaje que otorgan crédito de margen a los clientes sobre ciertos valores funcionan de la misma manera. El titular de un préstamo perpetuo, generalmente emitido a través de una oferta registrada, sólo paga intereses sobre el dinero y decide en su momento cuándo retirar el capital.

Los calendarios de reembolso coinciden con el tipo de préstamo obtenido y también afectan a los costes del préstamo. Las condiciones de pago disponibles exigen pagos combinados de capital e intereses a intervalos regulares o requieren el pago de intereses sólo con el capital reembolsado como una suma única al final del contrato. En el primer caso, los intereses se cobran sólo sobre el saldo restante del capital, de modo que la parte de los intereses disminuye con el tiempo. En algunos tipos de contratos de arrendamiento, el arrendador adquiere gradualmente los bienes inmuebles o el equipo que se arrienda. En estos casos, el pago del arrendamiento sigue siendo el mismo pero los costos del arrendador disminuyen porque puede reclamar una parte de la propiedad como depreciación contra los impuestos.

Costos

El costo de un préstamo es el interés que se cobra. El interés puede ser fijo durante el plazo del préstamo o puede ser variable. Si las tasas son variables, pueden ser ajustadas diariamente, anualmente o en intervalos de años (3, 5 y 10). Estas tasas (llamadas tasas flotantes) están vinculadas a algún índice, como la tasa federal de préstamo preferencial. Por regla general, los costos de los intereses se basan en el costo actual del dinero y el riesgo relativo del préstamo, de modo que la deuda garantizada cuesta menos que la deuda no garantizada.

Garantía

Los activos que se dan en prenda como garantía de la pérdida del préstamo se conocen como colaterales. El crédito respaldado por una garantía colateral está garantizado. En muchos casos, el activo adquirido por el préstamo suele servir como única garantía, pero en otros casos el prestatario aparta otros activos, incluido el efectivo, como garantía. Los bienes inmuebles o la tierra garantizan las hipotecas. La deuda no garantizada depende de la capacidad de ganancia del prestatario.

Modalidades de Préstamos

Los consumidores y las pequeñas empresas obtienen préstamos con plazos de vencimiento variables para financiar la compra de bienes inmuebles, equipo de transporte y producción, materias primas, piezas y otras necesidades. La fuente de esa financiación puede ser amigos y familiares, bancos, cooperativas de crédito, compañías financieras, compañías de seguros, empresas de arrendamiento financiero y créditos comerciales. Los gobiernos estatales y federales patrocinan una serie de programas de préstamos para apoyar a las pequeñas empresas.

Préstamos a corto plazo

Un préstamo de compromiso especial es un préstamo de un solo propósito con un vencimiento de menos de un año. Su finalidad es cubrir la escasez de efectivo resultante de un aumento único de los activos corrientes, como una compra especial de inventario, un aumento inesperado de las cuentas por pagar o la necesidad de financiación provisional. El crédito comercial es también un tipo de préstamo a corto plazo concedido a la empresa por un vendedor que permite al comprador hasta tres meses para pagar una factura. En el pasado era práctica común que los vendedores descontaran las facturas comerciales en uno o dos puntos porcentuales como incentivo para un pago rápido.

Una línea de crédito estacional de menos de un año puede utilizarse para financiar la compra de inventarios o la producción. El éxito de la venta de inventario devuelve la línea de crédito. Un préstamo permanente para capital de explotación proporciona a una empresa financiación de uno a cinco años durante los momentos en que el flujo de caja de las ganancias no coincide con el momento o el volumen de los gastos. Tales préstamos son comunes en los negocios estacionales donde, por ejemplo, los bienes se fabrican en verano para su venta en invierno o viceversa. En todos esos casos, los acreedores esperan que las futuras ganancias sean suficientes para retirar el préstamo.

Préstamos a plazo medio

Los préstamos a plazo fijo financian la compra de mobiliario, instalaciones, vehículos y equipo de planta y de oficina. El plazo de vencimiento generalmente es de más de un año pero menos de cinco. Los préstamos al consumidor para autos, barcos y reparaciones y remodelaciones de casas son préstamos intermedios análogos.

Préstamos a largo plazo

Los préstamos hipotecarios se utilizan para comprar bienes inmuebles y están garantizados por el propio activo. Las hipotecas generalmente tienen una duración de entre diez y cuarenta años. Un bono es un contrato que se mantiene en fideicomiso con la obligación de reembolso. Un contrato es un documento legal que especifica los términos de una emisión de bonos, incluyendo el capital, la fecha de vencimiento, los tipos de interés, las calificaciones y los deberes de los fideicomisarios, y los derechos y obligaciones de los emisores y titulares. Las sociedades y entidades gubernamentales emiten bonos de forma atractiva para los inversores públicos y privados. Un bono de obligaciones no está garantizado, mientras que un bono hipotecario mantiene una propiedad específica en prenda. Un bono puede contener medidas de seguridad para prever el reembolso.

La mayoría de los préstamos personales entran en la categoría de préstamos no garantizados. Los dos tipos básicos de préstamos son los garantizados y los no garantizados. Con los préstamos garantizados, el prestatario debe ofrecer algún tipo de garantía al prestamista a cambio del préstamo. El término garantía se refiere a una pieza de propiedad u otro activo perteneciente al prestatario, como un automóvil o una casa, que se ofrece como garantía de que el prestatario pagará el préstamo. Si el prestatario entra en mora (en otras palabras, no paga el préstamo o no cumple las condiciones del acuerdo de préstamo), el prestamista tiene derecho a tomar posesión de la garantía. Los préstamos sin garantía, por otra parte, no requieren que el prestatario aporte una garantía.

Dado que la mayoría de los préstamos personales no están garantizados, suelen ir acompañados de un tipo de interés más alto (un porcentaje del dinero prestado, calculado sobre una base anual, que se acumula a lo largo de la vida del préstamo) que con los préstamos garantizados. Todos los pagos de los préstamos constan de dos partes: los intereses y el capital (la cantidad de dinero prestada, sin incluir los intereses). Como garantía de que pagará un préstamo personal, el prestatario suele firmar un documento, conocido como pagaré, en el que se compromete a pagar el préstamo. Por esta razón, los préstamos personales se denominan a veces préstamos de firma. Otros términos comunes para los préstamos personales son los préstamos de carácter (porque se basan en la reputación personal, así como en la calificación crediticia, del prestatario) y los préstamos de buena fe.

Historia

Los préstamos personales probablemente han existido desde las primeras transacciones comerciales. En las antiguas civilizaciones de Grecia, Roma y Oriente Medio, los préstamos con intereses eran una práctica común. Los prestamistas a menudo instalaban mesas en un mercado central, donde ofrecían préstamos a clientes calificados a un tipo de interés fijo.

En los Estados Unidos, durante el siglo XIX y principios del XX, los préstamos sin garantía eran generalmente difíciles de obtener para el consumidor medio. Tradicionalmente los bancos sólo concedían préstamos personales a clientes selectos, que tenían un historial probado de pago de sus deudas. Sin embargo, para la mayoría de los individuos, estos préstamos no estaban disponibles. La mayoría de las personas que buscaban préstamos personales se vieron obligados a acudir a los prestamistas. Los usureros prestan dinero a clientes no comprobados a tasas de interés extremadamente altas (y a menudo ilegales).

A principios del siglo XX, las prácticas de préstamo en los Estados Unidos comenzaron a cambiar drásticamente. Uno de los pioneros de la moderna industria de los préstamos personales fue un abogado de Virginia llamado Arthur J. Morris (1881-1973), que fundó su primer banco en 1910 con el objetivo de extender el crédito a los consumidores de ingresos bajos y medios. Conocido como el Morris Plan Bank, el banco se financió originalmente con 20.000 dólares, la mayoría de los cuales fueron aportados por el propio Morris. Los primeros préstamos del banco fueron diseñados para ayudar a los trabajadores pobres a comprar artículos que mejoraran su calidad de vida, como casas o coches, o que les proporcionaran seguridad financiera en caso de emergencia.

A principios del decenio de 1920, otros bancos de los Estados Unidos empezaron a aplicar las prácticas de préstamo del Morris Plan Bank. En 1920 un banco de Bridgeport, Connecticut, se convirtió en la primera institución financiera en anunciar productos de préstamos personales a consumidores de bajos ingresos. Según el profesor de historia Lendol G. Calder, autor de Financing the American Dream: A Cultural History of Consumer Credit (Princeton University Press, 1999), en 1923 sólo seis bancos ofrecían préstamos sin garantía en los Estados Unidos; en 1929 el número de bancos que ofrecían préstamos personales había aumentado a 208. Para 1931 se habían establecido bancos del Plan Morris en más de 100 ciudades y prestaban aproximadamente 220 millones de dólares anuales en préstamos personales sin garantía.

Solicitud

Solicitar un préstamo personal es un proceso relativamente sencillo. Los solicitantes comienzan por completar una solicitud de préstamo. Al llenar la solicitud, los posibles prestatarios proporcionan información básica sobre sí mismos, incluido el nombre, el número de seguro social, la fecha de nacimiento y la información de contacto (por lo general, la dirección postal, el número de teléfono particular, el número de teléfono del trabajo y la dirección de correo electrónico). También se pedirá a los solicitantes que proporcionen información sobre el empleo, como el nombre y la dirección de su empleador y su título de trabajo y sus ingresos brutos (cantidad total de dinero ganado antes de impuestos). La solicitud de préstamo también incluirá una línea para la cantidad de préstamo deseada. En algunos casos puede haber una línea en la que se le pedirá al solicitante que describa el propósito del préstamo (por ejemplo, el solicitante puede escribir "reparaciones en la casa" o "consolidación de la deuda"). La consolidación de deudas se refiere a la práctica por la cual los consumidores utilizan una forma de crédito (como un préstamo personal o una tarjeta de crédito) para saldar varias otras deudas existentes, consolidando así varios pagos mensuales en un solo pago mensual. La consolidación de deudas es una razón común por la que los prestatarios solicitan préstamos personales.

El empleado del banco o de la institución crediticia responsable de examinar las solicitudes de préstamo se conoce como oficial de préstamos. Para determinar si un solicitante reúne las condiciones para obtener un préstamo, el oficial de préstamos considerará varios factores relacionados con la situación financiera general del solicitante. Además de considerar los ingresos del solicitante, el oficial de préstamos normalmente pedirá un informe crediticio (un resumen detallado del historial de crédito del solicitante) a una oficina de crédito (una organización que vende informes crediticios de consumidores a las instituciones de préstamo). Los informes crediticios suelen proporcionar información específica sobre las deudas actuales y el historial de crédito de una persona. Un posible prestatario con un historial de pago de deudas a tiempo tendrá muchas más posibilidades de recibir un préstamo que un cliente con un historial de pagos atrasados. Otro factor importante para los oficiales de préstamos que consideran una solicitud de préstamo es la relación entre la deuda y los ingresos del solicitante (la cantidad de ingresos que un consumidor utiliza para pagar la deuda cada mes). La relación entre deuda e ingresos se calcula como un porcentaje. Por ejemplo, si un individuo gana $4,000 al mes y hace pagos anuales de $800 al mes en deudas de tarjetas de crédito, su proporción de deuda a ingresos se calculará en un 20 por ciento. En general, los prestamistas sólo ofrecerán un préstamo sin garantía a un individuo con una relación deuda/ingresos del 35 por ciento o inferior.

Las tasas de interés de los préstamos no garantizados tienden a ser considerablemente más altas (a menudo el doble de la tasa porcentual) que las tasas de los préstamos garantizados. Los préstamos personales suelen ser de menor cuantía y tienen plazos de reembolso máximos de entre 48 y 60 meses. El calendario de reembolso se determina generalmente en función de la cantidad prestada. Por ejemplo, mientras que un prestatario puede tener 48 meses para pagar un préstamo de 5.000 dólares, puede que sólo tenga 12 meses para pagar un préstamo de 500 dólares.

Internet

Con el auge de Internet a finales del decenio de 1990, cada vez más prestatarios potenciales han solicitado en línea préstamos personales. Por lo general, los solicitantes pueden completar y presentar sus solicitudes de préstamo electrónicamente y a menudo recibirán una respuesta de una institución de préstamo el mismo día. Muchos bancos y otras instituciones financieras han creado incluso sitios web que permiten a los clientes actuales presentar solicitudes de préstamo en línea, ahorrándoles así la molestia de tener que visitar el banco para llenar una solicitud.

Préstamo Lingüístico en las Ciencias Sociales Latinoamericanas

Definición. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). El préstamo constituye uno de los aspectos de la interferencia lingüística e implica un proceso análogo a lo que se ha llamado difusión en el estudio de la cultura. Es un término no científico que se puede entender en un sentido amplio, o bien en otro más preciso.Entre las Líneas En realidad, puede designar el paso de cualquier elemento de una lengua a otra, por medio de una situación de contacto interlingüística (con esta acepción se emplea el término “borrowing” en inglés). Normalmente, sin embargo, se aplica exclusivamente al elemento léxico (“loan Word” en inglés), lo cual se debe a que: «El vocabulario de una lengua […] es el dominio del préstamo por excelencia», dado su carácter menos fijo y cerrado que el sistema gramatical o fonológico (véase Uriel Weinreich, Languages in contact (examine más sobre todos estos aspectos en la presente plataforma online de ciencias sociales y humanidades). Findings and problems, Mouton, La Haya, 1970, 148 pp., p. 56). De ahí que los préstamos gramaticales y fonológicos se consideran general ente como secundarios al préstamo léxico en que aparecen. Entre las diversas posibilidades para abordar el análisis. del préstamo, destacaremos las siguientes. Primero, se lo puede clasificar a partir del tipo de situación de contacto que supone.Entre las Líneas En la situación de contacto, podemos distinguir entre el medio de transmisión del préstamo (por ejemplo, un estado de bilingüismo) y su modo de transmisión (por ejemplo, el lenguaje escrito o un lenguaje oral).Entre las Líneas En segundo lugar, el investigador puede enfocar el proceso por el cual el préstamo se integra a la lengua, o bien el elemento léxico mismo como resultado del proceso. Luego, es importante hacer la diferencia entre préstamos recogidos en el acto de habla (qué se podrían estudiar por sus valores psicológicos, por ejemplo) y los más permanentes que pertenecen a la institución social que es la lengua. El estudio de los préstamos de la lengua corresponde a tres disciplinas generales: A. La lingüística B. La filología C. La sociolingüística o sociología del lenguaje.

La lingüística

En este campo se examina el préstamo en sus Relaciones con uno o varios sistemas lingüísticos; es un estudio de índole general y teórica, ya que tiene el objetivo de descubrir qué principios rigen en la transmisión y adaptación de los préstamos. Las obras de consulta básicas siguen siendo la ya citada de Weinreich (el estudio más global), y las de Einar Haugen (The analysis of linguistic borrowings, «Language», 26, 1950, pp. 210231; y Bilingualism in the Americas: a bibliography anda research guide, University of Alabama Press, Montgometj, 1956). Vale consultar también la definición que da Martinent del préstamo en La linguistique. Guide alphabétique (Ed. Denoel, París, 1959, 490 pp., pp. 309-310).

En una situación de contacto la relación entre dos o varias lenguas no es siempre la misma. Un sistema puede estar subordinado a otro, o si los dos están en relación de igualdad, pueden tener una o varias partes en común (Por ejemplo, dos lenguas pueden mantener sus respectivos sistemas formales, pero depender de un fondo común de significados). De ahí la posibilidad de clasificar lingüísticamente diferentes grados y estados de bilingüismo o contacto adstrático entre lenguas. Otro tipo de contacto lo representa el sustrato, por el cual los hábitos verbales heredados de una lengua caída en d suso ejercen cierta influencia en la nueva lengua de una comunidad lingüística determinada (véanse al respecto los estudios de Amado Alonso, Substratum y Superstratum, en la «Revista de filología hispánica». Buenos Aires, 3, 1939, pp. 209218, y de Bertil Malmberg, L’espagnol dans le Nouveau Monde: probleme de linguistique générale, en «Studia Linguistica», 1, 1947, pp. 79-116 y 2, 1948., pp. 136).

El análisis del préstamo como proceso abarca cuestiones como la mayor o menor receptividad de las lenguas a elementos extranjeros, la movilidad de diversas clases de elementos (según las estadísticas de Haugen, 1950, son en un setenta por ciento sustantivos) y los factores que determinan la integración del préstamo a la lengua receptora. Por lo general, sin embargo, se estudia la composición formal del préstamo como resultado.
Weinreich y Haitgen distinguen entre la transferencia o importación de elementos extranjeros (referido a las personas, los migrantes, personas que se desplazan fuera de su lugar de residencia habitual, ya sea dentro de un país o a través de una frontera internacional, de forma temporal o permanente, y por diversas razones) y la reproducción o sustitución de los mismos por elementos nativos.

Haciendo una distinción entre sustitución morfológica y fonológica, Haugen llega a la clasificación siguiente: loanword (palabra prestada) que muestra importación morfológica total con un grado variable de sustitución onológica. El galicismo “clisé” por ejemplo, muestra un grado parcial de sustitución, ya que la sibilante palatal del francés, desconocida en el castellano normal, quedó reemplazada (…)(préstamo mixto o híbrido) que evidencia tanto importación como sustitución morfológica. El tipo más común consiste en una raíz extranjera acompañacla de algún afijo nativo, como noquear, modelado sobre el inglés to knock out loanshift (cambio semántico por influencia de un préstamo) que muestra sustitución morfológica sin importancia. Dentro de esta categoría Coloca Haugen tanto los préstamos por traducción (inglés: loan. translation; francés: calque morphologique) como los préstanos semánticos (inglés: semantic loan o sense loan; francés: calque sémantique). Cabe recordar, con respecto a estos últimos términos, que se aplican tanto a locuciones como a palabras individuales.

Martinét, por su parte, habla únicamente de “emprunt” que identifica con “loan Word”, y de “calque” que equipara con “loanshift”. El esquema que hace Weinreich es algo más complicado que el de Haugen, ya que distingue entre palabras sencillas y compuestas.Entre las Líneas En suma, es evidente que cada lingüista puede redactar su esquema más o menos pormenorizado según las distinciones. que cree útiles.

La filología

A esta disciplina esencialmente histórica pertenecen la gran mayoría de los estudios del préstamo y casi todos los estudios latinoamericanos del fenómeno. El filólogo estudia los préstamos en el contexto de una lengua precisa (entendida «lengua» en su forma estándar o de prestigio, la cual se define por principios histórico-culturales y políticos), y más que el proceso del préstamo le interesan los resultados precisos en la lengua en cuestión. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). Casi siempre organiza su estudio clasificando los préstamos primero según su lengua de procedencia, y puede adoptar un criterio descriptivo o prescriptivo, o sea, hacer recomendaciones (por lo general a base de un concepto purista y académico de la lengua) en cuanto al empleo del préstamo, o simplemente señalar la presencia de este en la lengua.

Para formar una idea general de lo que se ha hecho en este campo en latinoamérica, se le recomienda al lector la obra de Yakov Malkiel, inguistics and phiwlogy in Spanish America. A survey (1926-1970). Mouton, La Haya, 1972, 179 pp. (Se debe ver sobre todo el cuarto capítulo.) Las bibliografías más ade. cuadas para los estudios del préstamo en cada país son la de Madaline W. Nichols, A bibliographical guide to materials on American Spanish, Harvard University Press, Cámbridge, Massachussetts, 1941, 114 PP y sobre todo la de Homero Serís, Bibliografía de la lingüística española, Instituto Caro y Cuervo, Bogotá, 1964, 981 pp.

Tradicionalmente se han estudiado separadamente los préstamos que provienen de lenguas autóctonas de América, y los que llegan de fuera, o sea, los indigenismos, por una parte, y los extranjerismos por otra. Los extranjerismos pueden subdividirse en galicismos, anglicismos, lusismos e italianismos. El problema del galicismo pertenece realmente al siglo pasado, cuando llegó a su auge la influencia francesa en las letras hispanoamericanas. R (examine más sobre todos estos aspectos en la presente plataforma online de ciencias sociales y humanidades). F. Cuervo, en sus Apuntaciones críticas sobre el lenguaje bogotano (Bogotá, 1872, primera edición), veía motivos de censurar los galicismos empleados en su país,» y ocupan el lugar más importante entre los extranjerismos que comenta el gran filólogo. Otro defensor de la pureza de la lengua, R. M. Baralt, publicó su importante Diccionario de galicismos en 1855, en Madrid.

De interés más actual son los anglicismos (sería más exacto hablar de «norteamericanismos») debidos a la influencia económica y cultural de los Estados Unidos. El panameño Ricardo J. Alfaro ha adoptado una actitud purista al respecto, la cual le inspiró a redactar su discurso artículo “El anglicismo en el español contemporáneo” («Thesaurus»,4, Bogotá, 1948, pp. 102128) y su Diccionario de anglicismos, Panamá, 1950. También en Chile se han estudiado los anglicismos (véase Lidia Contreras, Los anglicismos en el lenguaje deportivo chileno en el «Boletín de filología de la Universidad de Chile», 7, 1952-1953, pp. 177-341) y se comenta el papel del anglicismo en varias descripciones del estado actual del español en diversos países americanos, todas las cuales se publicaron en Presente y futuro de la lengua española (Actas de la Asamblea de filología del primer congreso de instituciones hispánicas), Ed. Cultura Hispánica, Madrid, 1964. Queda todavía por hacer, sin embargo, un estudio a fon do de los medios y las causas de la transmisión del anglicismo, y de las funciones que desempeña en el vocabulario del español actual. Parece obvio que se relaciona con lenguajes especializados como el de la publicidad, o con ciertos campos léxicos como el del deporte, pero poco sabemos de las circunstancias en que pasa de tal área especializada a la lengua general. Observa Malkiel, además, que no se ha examinado lo suficiente los diferentes efectos que producen los anglicismos de forma irreduciblemente anglosajonas (por ejemplo, blúmers) y los de origen grecolatino o francés.

Otro tipo de investigación requiere el contacto anglohispano en las comunidades hispanohablantes de los Estados Unidos o en las áreas fronterizas de México.

Para el gran número de estudios que se han escrito en torno a este tema, véase la bibliografía de Haugen, Los italianismos y lusismos presentan problemas completamente distintos de los anteriores.Entre las Líneas En primer lugar, su influencia es más local que la de los galicismos y anglicismos, y se debe a corrientes de inmigración, principalmente en la región rioplatense. Los principales observadores de esta región han sido Américo Castro (véase su obra controversia) La peculiaridad lingüística rioplatense y su sentido histórico, Buenos Aires, 1941) y Amado Alonso.Entre las Líneas En cuanto al habla vulgar de los inmigrantes italianos, se deben ver: el libro de R. Grossmann, Das auslandische Sprachgut im Spanischen des Rio de la Plata, Hamburg, 1926, 230 pp., y los numerosos artículos y notas de Giovanni Meo Zilio.

La mayoría de las investigaciones de la influencia indígena en el español americano enfocan primariamente el léxico y padecen, al igual que muchos estudios de extranjerismos, de una tendencia «localista» que reduce, en muchos casos, su valor científico. El valor de una obra como American Spanish semantics, de C. E. Kany, estriba precisamente en evitar esta tendencia. Otros problemas que a veces imponen serias fundaciones a los estudios de indigenismos son la ignorancia del investigador con respecto a la lengua indígena de que trata (aunque hoy en día se va mejorando mucho esta situación), y el concepto ingenuo del carácter exótico del indigenismo, tanto por su forma fonética como por sus campos de referencia (mayormente los de la flora y de la fauna americanas, la toponimia, y la comida y las costumbres locales). No sería exagerado denominar éste el concepto «folklórico» del indigenismo. Pára los peligrós que representa para el lingüista y el lexicógrafo, véase el artículo de M. A,» Moriego «Li Penetración de los indigenismos americanos en el español», en faresellie y futuro de la lengua española, Vol. 2, pp. 217226; desde el siglo pasado, abundan los diccionarios que toman ejemplos de una literatura regionalista más creativa que descriptiva en su empleo de indigenismos.

Por otro lado, quedan muchos aspectos del indigenismo sin investigar. Con pocas excepciones (y la más sobresaliente es El léxico indígena en el español de México, de J. M. Lope Blanch, El Colegio de México, México, 1969, 75 pp), no se ha estudiado la función y la frecuencia del indigenismo en el español de América. Tampoco se han explorado temas tan fundamentales como los distintos papeles del indigenismo en hablas rurales y hablas urbanas, como los diferentes apodos de transmisión del indigenismo, y la diferente capacidad transmisora del adstrato frente al sustrato.Entre las Líneas En situación de adstrato con el español se en encuentran los dialectos mayas en Yucatán, Quintana Roo y Campeche, el quechua en la región andina, el guaraní en el Paraguay y el norte de Argentina, etc., y es precisamente en el español de estas regiones que la huella indígena resulta más clara. Si falta mucho por hacer en la evaluación del indigenismo en el español menos aún se ha analizado el hispanismo en las lenguas indígenas.Entre las Líneas En el caso del guaraní se puede ver el trabajo de Morínigo Hispanismos en el guaraní, Instituto de Filología, Buenos Aires, 1931; Colección de estudios indigenistas.

Además, el libro de Joan Rubín National bilingualism in Paraguay, Mouton, La Haya, 1968, 135 pp., presenta algunos datos al respecto.Entre las Líneas En cuanto a otras lenguas, casi todo lo debemos a unos cuantos investigadores como J. A. Suárez, K. L. Pike, y hasta F. Boas (véase su artículo Spanish elements in m. odern Nahuatl publicado en «Todd memorial volumes», New York, 1, 1930, pp. 8589).

La sociolingüística

El aspecto sociolingüístico del Préstamo es el que menos se ha estudiado, lo cual se debe, por una parte, a que esta ciencia todavía está en su infancia y, por otra, a que el préstamo en sí no se ha concebido como un tema sociolingüístico, sino como uno de un conjunto de factores que caracterizan determinada situación de contacto ínterlingüístico e intercultural.

Aviso

No obstante, cabe la posibilidad de concentrarse específicamente en el préstamo y analizarlo en relación con su referente en un tipo de estudio que sería a la vez sociolingüístico y antropológico. Asimismo, se podría establecer una tipología de los préstamos, distinguiendo entre los que se propagan por un estado de bilingüismo y los que resultan de un contacto económico, técnico o cultural entre naciones y que se difunden por medio de uno de varios lenguajes especializados más o menos internacionales (los anglicismos pertenecerían en su mayoría a este grupo).Entre las Líneas En Latinoamérica los estudios sociológicos del lenguaje han sido dominados tradicionalmente por nociones subjetivas y un impresionismo vago, pero entre los actuales intentos de plantear este tipo de investigación de una manera más ordenada y explícita figura el de G. Granda en Transculturación e interferencia lingüística en el Puerto Rico contemporáneo (1898-1968), Bogotá, 1968. Una segunda posibilidad, aplicable a ciertos préstamos, consistiría en examinar su función dentro de un diálogo social.Entre las Líneas En este caso su prestigio o desprestigio y su uso más o menos consciente podrían analizarse.
Tradicionalmente, entonces, el préstamo lingüístico, en Latinoamérica se ha considerado como tema filológico y los otros enfoques posibles apenas han sido explorados. [1]

Recursos

Notas y Referencias

  1. Rodney Williamson (autor original), adaptado y corregido (por Lawi) de los términos latinoamericanos que debían formar parte del Diccionario de Ciencias Sociales en español de la UNESCO, publicado en 1975 bajo la dirección de Salustiano del Campo y al amparo del Instituto de Estudios Políticos. Es el resultado de la postura crítica y disidente del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) frente al diccionario de la UNESCO y su respuesta con la obra colectiva “Términos latinoamericanos para el Diccionario de Ciencias Sociales”, publicada en 1976.

Véase También

Bibliografía

La invasión rusa de Ucrania

La invasión rusa de Ucrania ha transformado bruscamente el mundo. Millones de personas ya han huido. Un nuevo Telón de Acero se está imponiendo. Una guerra económica se profundiza, mientras el conflicto militar se intensifica, las víctimas civiles aumentan y las pruebas de horribles crímenes de guerra se acumulan. Nuestro trabajo en ayudar a descifrar un panorama que cambia rápidamente, sobre todo cuando se trata de una creciente crisis de refugiados y el riesgo de una escalada impensable.

En el contexto de la Guerra de Ucrania, puede interesar a los lectores la consulta de la Enciclopedia de Rusia y nuestro contenido sobre la historia de Ucrania, que proporciona un análisis exhaustivo del pueblo, la política, la economía, la religión, la seguridad nacional, las relaciones internacionales y los sistemas y cuestiones sociales de Rusia y Ucrania. Estos recursos están diseñados para complementar el estudio de la política comparada, la historia mundial, la geografía, la literatura, las artes y la cultura y las culturas del mundo. Los artículos abarcan desde los primeros inicios de la nación rusa hasta la Rusia actual, pasando por el ascenso y la caída de la Unión Soviética y la anexión de Crimea.

Respecto a la Revolución rusa, se examinan los antecedentes y el progreso de la Revolución. Empezando por los movimientos radicales de mediados del siglo XIX, la Enciclopedia abarca el desarrollo del movimiento revolucionario creado por la intelectualidad; la condición de los campesinos, la de la clase obrera y la del ejército; el papel de la policía secreta zarista; los "agentes provocadores"; la propia clandestinidad de los revolucionarios. Se dedica una sección importante a la aparición de movimientos de liberación entre las minorías nacionales de las zonas fronterizas. La Enciclopedia también considera la formación de las instituciones soviéticas y la aparición de la cultura revolucionaria mucho antes de 1917, así como la política y estrategia de seguridad rusa, y sus relaciones con la OTAN y occidente.

Los lingüistas varían en sus definiciones de la lengua. Sin embargo, todos coinciden en que la lengua es un sistema de signos vocales con una estructura interna y que se utiliza con fines de comunicación humana. La lengua suele tener la función secundaria de transmitir un mensaje social. Todo esto se refleja en las referencias cruzadas de este recurso sobre la lingüística.

Entradas relacionadas por sus etiquetas

Antropología Lingüística


Lingüística


Deja un comentario