Teoría de las Prácticas

Este texto se ocupa de la pr√°ctica, los procesos y el giro de la pr√°ctica en algunas disciplinas. ¬ŅTiene sentido, o incluso es necesario, hablar de un “giro de la pr√°ctica”? Independientemente de la respuesta que demos a esta pregunta, las teor√≠as de la pr√°ctica de la atenci√≥n impulsan actualmente importantes investigaciones sobre su aplicaci√≥n. Sin embargo, el desarrollo de la teor√≠a de la pr√°ctica internacional sigue estando en sus primeras etapas. En este art√≠culo, intentamos aclarar el car√°cter y la promesa de la teor√≠a de la pr√°ctica. Rechazamos las conceptualizaciones demasiado vagas del “giro de la pr√°ctica”, as√≠ como las afirmaciones de que la teor√≠a de la pr√°ctica no ofrece nada nuevo al campo. Es especialmente importante que nos opongamos a los intentos de presentar la teor√≠a de la pr√°ctica internacional como la nueva gran teor√≠a de las rpr√°cticas y su aplicaci√≥n. No lo es. Tampoco es capaz de integrar los diversos paradigmas y metodolog√≠as de la disciplina. De hecho, la teor√≠a de la pr√°ctica internacional a√Īade vocabulario y perspectivas metodol√≥gicas adicionales. Aumenta, en lugar de disminuir, el pluralismo del campo. Esto facilita el debate productivo, siempre y cuando tengamos claro qu√© aportan las diferentes teor√≠as y enfoques. Adem√°s, ofrecimos tres niveles de aproximaci√≥n en relaci√≥n con la teor√≠a de la pr√°ctica internacional. Comenzamos con un debate sobre lo que pertenece a la teor√≠a de la pr√°ctica: la elecci√≥n racional, el constructivismo orientado a las normas o el estudio de los sistemas de creencias o del discurso. En t√©rminos de teor√≠a social, la teor√≠a de la pr√°ctica se aleja del estudio de la coordinaci√≥n intersubjetiva. Su car√°cter distintivo reside en tomar los patrones de actividad como la unidad m√°s peque√Īa de an√°lisis. Esto implica centrarse en el estudio de los movimientos corporales, el manejo de artefactos y el conocimiento pr√°ctico. Se ocupa de las estructuras y situaciones en las que los actores realizan pr√°cticas compartidas y producen el orden social. Tambi√©n expusimos los compromisos centrales de la teor√≠a de la pr√°ctica: sus apuestas ontol√≥gicas y epistemol√≥gicas m√≠nimas. Estos compromisos “finos” proporcionan la base para la comprensi√≥n mutua tanto dentro como fuera de la teor√≠a de la pr√°ctica internacional. La teor√≠a de la pr√°ctica es m√°s fuerte cuando se mantiene lo m√°s delgada posible con respecto a sus requisitos conceptuales generales. A continuaci√≥n, examinamos los enfoques m√°s amplios que encajan en esta comprensi√≥n “delgada” del giro de la pr√°ctica. En particular, subrayamos la necesidad de evitar confundir los enfoques bourdieusianos con la teor√≠a de la pr√°ctica internacional en general. M√°s bien, estos enfoques forman parte de un debate en curso dentro de la teor√≠a de la pr√°ctica.

El futuro de la teoría de la práctica internacional depende de la vitalidad de ese debate en curso. Lo que está en juego son problemas no resueltos para el giro de la práctica: cómo hacer frente a las tensiones entre el carácter regulativo y errático de la práctica, cómo manejar la política de la escala, qué metodologías permiten captar y escribir mejor sobre la práctica, y cómo situar reflexivamente a los investigadores de la práctica dentro del mundo que estudian. Pero estas cuestiones no pueden resolverse simplemente a través de debates teóricos; deben elaborarse en el contexto de la investigación empírica.

Protección de la Dignidad Humana

Este texto se ocupa de la protecci√≥n de la dignidad humana, y la vinculaci√≥n de los poderes p√ļblicos a los derechos fundamentales. Como hacen muchas constituciones, se declara inviolable la dignidad humana. Esto significa que ning√ļn ser humano puede ser tratado como una cosa, completamente privado de sus derechos, sometido a castigos y tratos inhumanos y degradantes, torturado o destruido como una vida indigna.

Pr√°cticas en las Relaciones Internacionales

Este texto se ocupa de la pr√°ctica, los procesos y el giro de la pr√°ctica en las relaciones internacionales. ¬ŅTiene sentido, o incluso es necesario, hablar de un “giro de la pr√°ctica”? Independientemente de la respuesta que demos a esta pregunta, las teor√≠as de la pr√°ctica de la atenci√≥n impulsan actualmente importantes investigaciones sobre las relaciones internacionales. Sin embargo, el desarrollo de la teor√≠a de la pr√°ctica internacional sigue estando en sus primeras etapas. En este art√≠culo, intentamos aclarar el car√°cter y la promesa de la teor√≠a de la pr√°ctica. Rechazamos las conceptualizaciones demasiado vagas del “giro de la pr√°ctica”, as√≠ como las afirmaciones de que la teor√≠a de la pr√°ctica no ofrece nada nuevo al campo. Es especialmente importante que nos opongamos a los intentos de presentar la teor√≠a de la pr√°ctica internacional como la nueva gran teor√≠a de las relaciones internacionales. No lo es. Tampoco es capaz de integrar los diversos paradigmas y metodolog√≠as de la disciplina. De hecho, la teor√≠a de la pr√°ctica internacional a√Īade vocabulario y perspectivas metodol√≥gicas adicionales. Aumenta, en lugar de disminuir, el pluralismo del campo. Esto facilita el debate productivo, siempre y cuando tengamos claro qu√© aportan las diferentes teor√≠as y enfoques. Adem√°s, ofrecimos tres niveles de aproximaci√≥n en relaci√≥n con la teor√≠a de la pr√°ctica internacional. Comenzamos con un debate sobre lo que pertenece a la teor√≠a de la pr√°ctica: la elecci√≥n racional, el constructivismo orientado a las normas o el estudio de los sistemas de creencias o del discurso. En t√©rminos de teor√≠a social, la teor√≠a de la pr√°ctica se aleja del estudio de la coordinaci√≥n intersubjetiva. Su car√°cter distintivo reside en tomar los patrones de actividad como la unidad m√°s peque√Īa de an√°lisis. Esto implica centrarse en el estudio de los movimientos corporales, el manejo de artefactos y el conocimiento pr√°ctico. Se ocupa de las estructuras y situaciones en las que los actores realizan pr√°cticas compartidas y producen el orden social. Tambi√©n expusimos los compromisos centrales de la teor√≠a de la pr√°ctica: sus apuestas ontol√≥gicas y epistemol√≥gicas m√≠nimas. Estos compromisos “finos” proporcionan la base para la comprensi√≥n mutua tanto dentro como fuera de la teor√≠a de la pr√°ctica internacional. La teor√≠a de la pr√°ctica es m√°s fuerte cuando se mantiene lo m√°s delgada posible con respecto a sus requisitos conceptuales generales. A continuaci√≥n, examinamos los enfoques m√°s amplios que encajan en esta comprensi√≥n “delgada” del giro de la pr√°ctica. En particular, subrayamos la necesidad de evitar confundir los enfoques bourdieusianos con la teor√≠a de la pr√°ctica internacional en general. M√°s bien, estos enfoques forman parte de un debate en curso dentro de la teor√≠a de la pr√°ctica.

El futuro de la teoría de la práctica internacional depende de la vitalidad de ese debate en curso. Lo que está en juego son problemas no resueltos para el giro de la práctica: cómo hacer frente a las tensiones entre el carácter regulativo y errático de la práctica, cómo manejar la política de la escala, qué metodologías permiten captar y escribir mejor sobre la práctica, y cómo situar reflexivamente a los investigadores de la práctica dentro del mundo que estudian. Pero estas cuestiones no pueden resolverse simplemente a través de debates teóricos; deben elaborarse en el contexto de la investigación empírica.

Precariedad Laboral

Llamar al trabajo “precario” es un juicio inherente sobre la calidad del empleo: que es inseguro o contingente. Este art√≠culo presenta tres formas de enmarcar el trabajo precario en la geograf√≠a: entender c√≥mo funciona en la nueva econom√≠a, la experiencia vivida por las personas que realizan trabajos precarios y el sentido m√°s amplio de sentirse inseguro. Para muchos, el propio t√©rmino act√ļa como un correctivo al lenguaje neoliberal de la flexibilidad, especialmente para los trabajadores cuya principal experiencia del mercado laboral es de incertidumbre e inseguridad. En general, el “trabajo precario”, y el paraguas de la investigaci√≥n de la geograf√≠a laboral y econ√≥mica, sit√ļa a los trabajadores en el centro del an√°lisis (en lugar de considerar a los trabajadores como una mercanc√≠a para la econom√≠a global) y ofrece una cr√≠tica inmanente de las condiciones de empleo. Sin embargo, el potencial pol√≠tico del “trabajo precario” es discutido, ya que la diversidad del trabajo denominado “precario” puede debilitar los esfuerzos para organizarse contra las formas de trabajo precarias. La “migraci√≥n golondrina”, que se produce en el polo sur del continente americano tras iniciarse la segunda guerra mundial, tiene lugar en determinadas √©pocas del a√Īo coincidentes con los per√≠odos de cosecha. Muchos de sus integrantes, agotadas todas las posibilidades en sus tierras de origen, se largan a las ciudades argentinas y engrosan luego la poblaci√≥n villera. Los j√≥venes son los primeros en partir. La f√°brica para los hombres y el servicio dom√©stico para las mujeres son dos grandes polos de atracci√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). Sin embargo, las posibilidades objetivas de progreso no son muchas. El que ha abandonado un trabajo de corte rural solo puede integrarse a la vida productiva urbana como personal no calificado, y eso en el favorable caso de encontrar un empleo remunerado permanente. De otra forma la √ļnica alternativa son las “changas” (empleos temporarios de muy corta duraci√≥n). El empleo precario frente al estable es un eje clave de diferencia entre los trabajadores. Muchas personas en todo el mundo han sido expulsadas del contrato salarial, mientras que otras nunca han trabajado por un salario y persiguen m√ļltiples estrategias de subsistencia.

Presentación de Un Asunto ante la Corte Internacional de Arbitraje de la CCI

La Presentaci√≥n de un Asunto Ante la Corte Internacional de Arbitraje de la CCI (en Arbitraje) Concepto de la presentaci√≥n de un asunto ante la corte internacional de arbitraje de la CCI en relaci√≥n a la Corte Internacional de Arbitraje de la CCI: Los litigios que se presentan ante la Corte […]

Preparación del Caso para el Juicio

Preparaci√≥n del Caso para el Juicio Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: V√©ase informaci√≥n referida a Actuaciones Previas al Juicio en los Tribunales Penales Internacionales y diversas consideraciones procesales sobre el juicio. Tambi√©n hay otra informaci√≥n relativa a … Leer m√°s

Predicadores Pobres

Una parte de la historia de los predicadores pobres es la de John Wycliffe. En este elemento sobre los predicadores pobres (Historia), por ejemplo, se observa que es el título de una declaración hecha por Wycliffe en 1379, en la que repudiaba la doctrina de la transubstanciación, produjo tal escándalo que hasta Juan de Gante le retiró su apoyo. Manteniéndose firme en su postura, Wycliffe empezó en 1380 a enviar escritos en este sentido.

Procedimientos Judiciales

Este texto se ocupa de los “Procedimientos Judiciales”. Se dan ejemplos y se examinan cuestiones como: ¬ŅLos procedimientos judiciales son confidenciales o p√ļblicos? Si es p√ļblico, ¬Ņse mantienen confidenciales los procedimientos o cualquier informaci√≥n en determinadas circunstancias? ¬ŅImpone el tribunal alguna norma a las partes en relaci√≥n con la conducta previa a la acci√≥n? En caso afirmativo, ¬Ņexisten sanciones por su incumplimiento? ¬ŅQu√© pasos puede dar una parte para que se desestime un caso antes de un juicio completo? ¬ŅEn qu√© se basan las solicitudes de este tipo? ¬ŅCu√°l es el procedimiento aplicable? ¬ŅPuede un demandado solicitar que se condene al demandante a prestar una garant√≠a para sus gastos? En caso afirmativo, ¬Ņen qu√© se basa? ¬ŅQu√© recursos existen en la fase de juicio final? ¬ŅLos da√Īos y perjuicios son s√≥lo compensatorios o pueden ser tambi√©n punitivos?

Protección de Nacionales

Protecci√≥n de Nacionales en el Derecho Internacional El Diccionario Jur√≠dico Espasa (2001) hace el siguiente tratamiento de este t√©rmino jur√≠dico: Uno de los primeros deberes del Estado es la protecci√≥n de sus nacionales tanto dentro de su territorio como m√°s all√° de sus fronteras, incluyendo […]

Propiedades del Matrimonio

Este texto se ocupa de las propiedades del matrimonio, especialmente de las Propiedades del matrimonio religioso. Y dentro del religioso, el matrimonio canónico.

Progreso en el Sur Global

Este texto reflexiona sobre las dimensiones clave del progreso y el crecimiento del Sur Global y los retos asociados. En primer lugar, se examina el contexto mundial antes de cuestionar si existe “crecimiento sin desarrollo” y el papel que desempe√Īa la explotaci√≥n de los recursos en este contexto. Tras examinar lo que los Objetivos de Desarrollo del Milenio nos dicen sobre el continente, el texto concluye con un llamamiento a prestar m√°s atenci√≥n a las necesidades muy reales de la gente sobre el terreno en el Sur Global.

Protección Internacional de los Bienes Culturales

Este texto se ocupa de la protección internacional de los bienes culturales. Aquí se examina el derecho internacional sobre bienes culturales en relación con varios aspectos, incluyendo las convenciones y el derecho indicativo aplicable a la protección de los bienes culturales en tiempo de guerra y de ocupación beligerante. La protección del conjunto de los bienes culturales ha llegado a ocupar un lugar destacado y ha alcanzado un alto nivel de complejidad y sofisticación en el derecho internacional contemporáneo. Sin embargo, hasta ahora dicha protección se ha proporcionado principalmente por medio de tratados y, en cierta medida, de instrumentos de derecho indicativo.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) es un programa instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1965 para ayudar a los países a alcanzar un nivel de desarrollo humano sostenible. Cinco miembros de América Latina y el Caribe forman parte de la Junta Ejecutiva de 36 miembros, y hay representantes del PNUD en 24 países de América del Sur, América Central y el Caribe.

Promoción de la Democracia

Este texto se ocupa de la promoci√≥n de la democracia. Se examina el auge de la promoci√≥n de la democracia y las diversas formas que puede adoptar. Tambi√©n se analiza la falta de √©xito y los factores que han contribuido a ello, incluidas las limitaciones inherentes, el fracaso general de los donantes a la hora de darle prioridad y los medios de los gobiernos africanos para resistir la presi√≥n. Es demasiado pronto para descartar los esfuerzos de promoci√≥n de la democracia por considerarlos ineficaces. Los frutos de la ayuda a la democracia m√°s tecnocr√°tica o “pol√≠tica” hasta la fecha han sido efectivamente escasos. Sin embargo, en algunos casos, a largo plazo, esos esfuerzos pueden alentar y facilitar los esfuerzos de los actores locales para democratizar sus pa√≠ses. En ello pueden contribuir los cambios estructurales m√°s lentos, incluidos los promovidos a trav√©s de la ayuda al desarrollo, que no s√≥lo pueden facilitar la transici√≥n a la democracia en √Āfrica, sino tambi√©n mejorar sus probabilidades de supervivencia.

Protección Financiera del Consumidor

Este texto se ocupa de la proteccion financiera del consumidor.

Préstamo Sindicado

Algunos pr√©stamos considerados demasiado importantes para un solo financista son organizados bajo la forma de una sindicaci√≥n o agrupaci√≥n de prestamista. Aunque es dif√≠cil opinar sobre los vol√ļmenes de un producto de financiaci√≥n concreto de un trimestre a otro, lo que s√≠ vemos es la aparici√≥n de una oferta m√°s equilibrada a disposici√≥n de los emisores para apoyar sus necesidades de financiaci√≥n de adquisiciones. La profundidad de la liquidez disponible en los mercados de bonos se considera un desarrollo positivo en t√©rminos de ofrecer a los emisores liquidez a m√°s largo plazo y a los bancos m√°s flexibilidad para reciclar su capital en nuevas oportunidades. Las caracter√≠sticas de tama√Īo, rapidez y confidencialidad siguen siendo clave en el √°mbito de la financiaci√≥n de adquisiciones, y el producto de pr√©stamo, a pesar de los muchos retos que se avecinan, sigue estando bien situado para estar en el centro de esta actividad.

Presidencialismo Haití

Jean-Bertrand Aristide Presidente de Haiti (Historia) Las primeras elecciones libres celebradas en Hait√≠ desde 1804 tuvieron lugar en diciembre de 1990, y Aristide fue elegido presidente con el 67% de los votos. Un golpe de Estado dirigido por el teniente general Raoul C√©dras empuj√≥ a Aristide […]

Pr√°ctica Socialmente Comprometida

Este texto se ocupa de la pr√°ctica socialmente comprometida, que recibe varios nombres. Con el cambio clim√°tico, la agitaci√≥n pol√≠tica y las migraciones masivas como retos actuales, ¬Ņcu√°l es el papel del arte en el √°mbito p√ļblico en el siglo XXI? ¬ŅCu√°l es la funci√≥n del artista, el dise√Īador, el historiador del arte o el activista creativo hoy en d√≠a, cuando luchamos por encontrar soluciones a nuestros males medioambientales, sociales y econ√≥micos? ¬ŅSe trata de encontrar nuevas soluciones? ¬ŅOfrecer caminos y/o formas de ver diferentes? ¬ŅReunir a grupos de personas que normalmente no se encuentran en el mismo lugar? ¬ŅPara dar esperanza? ¬ŅY con qu√© fin? ¬ŅEs este el momento de renunciar a esperar la voluntad pol√≠tica para afrontar estos retos y confiar, en cambio, en nuestra voluntad social para que se produzca un cambio positivo? La proliferaci√≥n y la globalizaci√≥n de las pr√°cticas art√≠sticas que operan m√°s all√° del contexto del museo o la galer√≠a en las √ļltimas dos d√©cadas sugieren que la voluntad social de lograr un cambio positivo existe en todos los rincones del mundo. Sin invitar a la gente a cruzar el umbral del cubo blanco y a convertirse en c√≥mplice de la experiencia muse√≠stica, el arte en el √°mbito p√ļblico se encuentra simplemente al desplazarse en el d√≠a a d√≠a y toparse con una intervenci√≥n temporal, una escultura reci√©n colocada, asientos o alumbrado p√ļblico dise√Īados por un artista, una marquesina de autob√ļs con un componente de realidad virtual, una fuente que destaca las im√°genes de la comunidad en la que se encuentra, una actuaci√≥n en un parque que llama la atenci√≥n sobre las estatuas de la √©poca colonial. ¬ŅQu√© ofrecen hoy las pr√°cticas art√≠sticas en el √°mbito p√ļblico a las personas y comunidades a las que sirven? ¬ŅNos vemos a nosotros mismos en obras como √©stas? ¬ŅNos hacen sentir m√°s seguros al caminar por las calles de nuestra ciudad? ¬ŅCrean la sensaci√≥n de que alguien se preocupa por esta zona? ¬ŅCu√°l es el valor del encuentro para la comunidad en general, tanto para el visitante como para el residente? Gran parte de los estudios que existen sobre el arte p√ļblico y la pr√°ctica social se sit√ļan en el contexto del Norte Global. Sin embargo, el trabajo se lleva a cabo en todo el mundo y es esa perspectiva global la que hemos intentado captar en las p√°ginas del Routledge Companion to Art in the Public Realm. Nuestro objetivo ha sido ofrecer una variedad de voces, no s√≥lo de diferentes pa√≠ses, sino tambi√©n de diferentes perspectivas, enfoques y pr√°cticas disciplinarias dentro del campo. Desde todos los continentes, desde las grandes ciudades hasta las comunidades rurales, las contribuciones a esta antolog√≠a de investigadores, activistas, artistas e historiadores ponen de manifiesto la multitud de formas en que el arte en el √°mbito p√ļblico informa, altera y abre nuestras vidas cotidianas y mundos sociales.

Prensa en América Latina

El Universal en Relaci√≥n a Medios de Informaci√≥n En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] El 1 oct. 1916 apareci√≥ por primera vez en la capital de M√©xico un rotativo as√≠ titulado, actualmente decano e de la prensa diaria informativa de esa naci√≥n. Fue su […]

Principio de Subsidiariedad en la Unión Europea

Este texto se ocupa de la formulaci√≥n europea del principio de subsidiariedad. En este texto se desarrolla el principio de subsidiariedad como principio de organizaci√≥n para ser utilizado en la econom√≠a ambiental constitucional. La econom√≠a constitucional es la parte de la econom√≠a en la que se intenta establecer las estructuras en las que pueden tener lugar los procesos de toma de decisiones con respecto a las unidades ecol√≥gicas. Se trata de demostrar que el principio de subsidiariedad ayuda a definir las unidades organizativas pertinentes en las que puede tener lugar la toma de decisiones pol√≠ticas para garantizar una gesti√≥n eficaz y sostenible de unidades espec√≠ficas. No es en absoluto inusual que un gobierno central tenga que cooperar con un gobierno estatal (como entre los Pa√≠ses Bajos y el estado de Renania del Norte-Westfalia, donde este tipo de cooperaciones son habituales entre La Haya y D√ľsseldorf), un distrito o incluso un condado o ciudad. En Suiza y B√©lgica, muchas tareas que normalmente est√°n reservadas al gobierno central recaen en el cant√≥n (Suiza) o en el gewest (B√©lgica). En Alemania existe un sistema tradicional, desde las reformas de Freiherr von Stein y Carl August Hardenberg en la primera d√©cada del siglo XIX, que hace hincapi√© en la independencia y la responsabilidad locales, incluso en el derecho residual de tributaci√≥n. Es cierto que los gobiernos centrales suelen ser reacios a entrar en consultas con los gobiernos extranjeros de niveles inferiores. Pero esto es lo que exige el principio de subsidiariedad. L√≥gicamente, el principio de subsidiariedad exige la cooperaci√≥n de las unidades viables m√°s peque√Īas y, si un pa√≠s no prev√© una autoridad local, esa autoridad tiene que encontrarse en el nivel m√°s bajo. Por lo tanto, en los pa√≠ses muy centralizados, como Francia y los Pa√≠ses Bajos, el principio de subsidiariedad apuntar√° hacia el centro, mientras que en los pa√≠ses muy descentralizados, como B√©lgica, Alemania y Suiza, apunta a las entidades locales.

Promesas Unilaterales

Las promesas unilaterales suelen calificarse como negocios jur√≠dicos con estructura unilateral. Las promesas unilaterales se analizan en primer lugar desde un punto de vista estructural, para pasar despu√©s al examen de los casos particulares regulados por el legislador, como son, en particular, las promesas al p√ļblico, las promesas de pago, el reconocimiento de deuda y las fianzas, tambi√©n a la luz del tradicional principio de tipicidad que se deduce de la legislaci√≥n civil (por ejemplo, de la letra del art. 1987 del C√≥digo Civil italiano), que ha sido criticado y revisado por la doctrina y la jurisprudencia.

Principios del Arrendamiento

El arrendamiento es un contrato en virtud del cual una parte (arrendador) se compromete a dejar a la otra parte (arrendatario) disfrutar de una cosa productiva, mueble o inmueble, durante un tiempo determinado y a cambio de una contraprestaci√≥n. El arrendatario est√° obligado a pagar la renta y a gestionar la propiedad de acuerdo con su finalidad econ√≥mica y el inter√©s de la producci√≥n, y al mismo tiempo adquiere el derecho a disfrutar de la propiedad, convirti√©ndose en propietario de los frutos. En otras jurisdicciones se aplica el principio germ√°nico ¬ękauf bricht nicht miete¬Ľ -venta no quita renta-, dispone que el adquirente de una finca r√ļstica arrendada quedar√° subrogado en todos los derechos y obligaciones del arrendador De esta forma, sea o no el adquirente de la finca un tercero protegido por el principio de fe p√ļblica registral, y con independencia de que el arrendamiento r√ļstico se encuentre o no inscrito, aqu√©l soportar√° el arrendamiento por todo el tiempo que corresponda L√≥gicamente si el arrendamiento no est√° inscrito en el Registro de la Propiedad es el arrendatario el que deber√° probar que la relaci√≥n arrendaticia fue constituida con anterioridad a la transmisi√≥n de la finca; prueba que no plantear√° mayores dificultades si el arrendamiento se formaliz√≥ en escritura p√ļblica.

Proceso Laboral

Este texto se ocupa del proceso laboral, como proceso jurisdiccional para la soluci√≥n de los litigios y conflictos laborales, nacido como especialidad del derecho procesal. En materia laboral, la necesidad de diferenciaci√≥n de la tutela procesal, atribuible a la peculiar naturaleza de los derechos que se hacen valer y a la debilidad econ√≥mica de una de las partes de la relaci√≥n sustantiva (el trabajador), llev√≥ al legislador a preparar un procedimiento especial de pleno derecho, caracterizado por una acentuada concentraci√≥n de la actividad procesal y por unas incisivas facultades de investigaci√≥n de oficio del juez, con vistas a la b√ļsqueda de la plena constataci√≥n de los hechos y de la llamada verdad material. Con el paso del tiempo, el rito ha demostrado poseer una considerable fuerza expansiva, hasta el punto de elevarse, en los √ļltimos tiempos, a la categor√≠a de aut√©ntico “modelo procesal”, aplicable en diferentes √°mbitos y contextos, aunque neto de las disposiciones que denotan favorabilidad para el trabajador.

Principio de Proporcionalidad en Derecho Administrativo

La estructura y la función del principio de proporcionalidad se examinan tanto en lo que respecta a su origen en el derecho alemán como a su importante evolución en la jurisprudencia de los tribunales de la Unión Europea. A continuación se expone la importancia que este principio ha adquirido recientemente en nuestro ordenamiento jurídico nacional: tanto como criterio orientador de la actuación administrativa como parámetro esencial para el control judicial de la actuación administrativa por parte de los jueces administrativos.

Procedimiento Administrativo Sancionador

Este texto se ocupa del procedimiento administrativo de sanci√≥n. El procedimiento tributario representa el marco natural para la aparici√≥n de intereses, p√ļblicos y privados, afectados por la decisi√≥n de la autoridad. El hecho de que la acci√≥n fiscal tienda a ser vinculante no disminuye la relevancia del procedimiento. Es necesario tener en cuenta el cambio del marco normativo y te√≥rico tras la modificaci√≥n de la norma tributaria que ha tenido lugar en muchos pa√≠ses desde los a√Īos 80 y 90, el debilitamiento de los vicios de procedimiento y de forma, y la afirmaci√≥n de la administraci√≥n de resultados. Sin embargo, esto no supone en absoluto una devaluaci√≥n del procedimiento: si es cierto que las garant√≠as procesales son recesivas, es innegable que surgen los valores calificativos de econom√≠a, eficacia, transparencia, etc. Del procedimiento, se aten√ļa la protecci√≥n de la garant√≠a, pero se exalta la funci√≥n de gesti√≥n.

Profetas en Teología

Profec√≠a y Profetas en Teolog√≠a en Relaci√≥n a Teolog√≠a En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] (Nota: esto es una continuaci√≥n del texto sobre profec√≠a y profetas en teolog√≠a que se haya en otra parte de esta plataforma online). 5. Dificultades levantadas […]

Prenda Sin Desplazamiento

Se analiza el tema de la prenda sin desplazamiento, tal y como se perfila en algunos ordenamientos jur√≠dicos (como el art√≠culo 1 del Decreto Ley n¬ļ 59 de 3.5.2016, convertido con modificaciones por la Ley n¬ļ 159 de 30.6.2016, en el derecho civil italiano), identificando los requisitos necesarios, acompa√Īados de la disciplina jur√≠dica concretamente predicable, para despu√©s escudri√Īar las cuestiones que m√°s pueden alimentar el debate doctrinal y jurisprudencial. Tambi√©n se ha intentado dar cuenta de las primeras orientaciones de la doctrina, as√≠ como ofrecer una perspectiva comparativa con otros ordenamientos jur√≠dicos, en los que esta instituci√≥n ya est√° vigente desde hace tiempo. Como en Italia, en los Pa√≠ses Bajos, la prenda sin desplazamiento est√° expresamente prevista, pero su constituci√≥n est√° limitada por estrictas formalidades. En Francia, existe el nantissment sans d√®position, se sanciona la oponibilidad a terceros compradores de una prenda que ha sido “r√©guli√®rement publi√©”. En Inglaterra, existen en la actualidad una serie de prendas de valores no posesorios, como la hipoteca mobiliaria y la carga mobiliaria, utilizadas en su mayor√≠a por personas f√≠sicas; el legislador ingl√©s, de nuevo con el fin de proporcionar una mayor seguridad al acreedor, ha previsto en este sentido, a trav√©s del establecimiento de los registros mercantiles, una forma de publicidad de la que pueden beneficiarse los acreedores de las empresas, a las que se les permite as√≠ constituir tanto una garant√≠a sobre algunos de sus activos (fixed charge ), como sobre sus cr√©ditos, o incluso sobre la totalidad de su patrimonio (floating charge).¬†En Estados Unidos, la garant√≠a real, que no implica la transferencia de la res a favor del acreedor, est√° muy extendida.

Procedimiento de Apremio

Examinamos la estructura y función del procedimiento de apremio, regulado en varios países a través de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y configurado por el legislador como un procedimiento especial, alternativo al procedimiento cognitivo ordinario (que sigue existiendo para los mismos litigios), sólo para los litigios relativos a sumas de dinero, otros bienes fungibles o la entrega de bienes muebles concretos. El procedimiento se caracteriza por una doble fase: la primera, iniciada a iniciativa del acreedor y destinada a obtener, sin la intervención del deudor, un decreto judicial de requerimiento de cumplimiento; la segunda, eventualmente a iniciativa del demandado, de oposición al decreto, estructurada como un juicio ordinario de cognición, que conduce a una sentencia destinada a sustituir el requerimiento. Actuaciones propias del proceso de ejecución dirigidas a la realización de los bienes embargados, para hacer efectivos los derechos del acreedor.

Proceso Administrativo

Este texto se ocupa del proceso administrativo en el √°mbito del derecho administrativo, como conjunto de acciones interrelacionadas e interdependientes que conforman la funci√≥n de administraci√≥n e involucra diferentes actividades. En Italia, el C√≥digo de Procedimiento Administrativo representa un acontecimiento hist√≥rico en la evoluci√≥n de la justicia administrativa, porque por primera vez el proceso administrativo se regula en un texto unitario que acompa√Īa a los c√≥digos de procedimiento civil y penal aprobados hace tiempo. El C√≥digo en su conjunto y, en particular, la disciplina de actuaci√≥n han dado una nueva vitalidad y dinamismo al proceso administrativo italiano, poni√©ndolo a la altura de otros pa√≠ses, como Alemania en particular, que ofrecen a los ciudadanos altos niveles de protecci√≥n en sus relaciones con la administraci√≥n. Ahora le corresponde al juez administrativo aplicar plenamente las nuevas normas de manera que la calidad de la justicia administrativa mejore cada vez m√°s.

Procedimiento de Urgencia

Procedimiento de Urgencia es un conjunto de medidas cautelares destinadas a asegurar provisionalmente los efectos de la decisi√≥n sobre el fondo, evitando que el tiempo necesario para hacer valer su derecho en el procedimiento ordinario de cognici√≥n pueda producir un da√Īo inminente e irreparable. Las medidas de urgencia son medidas cautelares residuales, en el sentido de que s√≥lo pueden concederse si el ordenamiento jur√≠dico no prev√© una medida cautelar t√≠pica destinada a proteger el derecho que se hace valer en relaci√≥n con el posible perjuicio que se denuncia, o si el derecho que se pretende amonestar no puede hacerse valer en formas decisorias sumarias. Adem√°s, las medidas de emergencia son medidas cautelares at√≠picas, ya que no est√°n destinadas por ley a proteger una clase espec√≠fica de derechos subjetivos, ni a paralizar un perjuicio concreto. Tambi√©n el contenido de la medida se determina s√≥lo en un sentido teleol√≥gico, es decir, en relaci√≥n con su idoneidad para garantizar los efectos de la decisi√≥n sobre el fondo. Un papel central en la aplicaci√≥n del recurso lo desempe√Īa, adem√°s, la determinaci√≥n de la naturaleza exacta del perjuicio que permite la concesi√≥n de la medida.