Interpretaciones del Marxismo

Toda exposición de las ideas de Marx es también una evaluación de las mismas. Al argumentar que los principales logros de Marx -su teoría de la historia y su economía- no son descubrimientos científicos, ya he rechazado el elogio otorgado a Marx por Engels, confirmado por Lenin, y del que se han hecho eco los marxistas-leninistas ortodoxos desde entonces. Pero si Marx no hizo descubrimientos científicos sobre la economía y la sociedad, ¿qué logró? ¿Su sistema es ahora sólo una curiosidad histórica? En esta sección se expondrá algunas interpretaciones sobre qué elementos del pensamiento de Marx siguen siendo valiosos y cuáles deben ser revisados o desechados. La compleja, y a veces confusa, obra de Marx, permitió que se produjeran interpretaciones dispares de la misma. Ya antes de 1914, la ortodoxia dominante, representada en Alemania por Karl Kautsky y que defendía la inevitabilidad del colapso del capitalismo a través de la revolución, fue puesta en duda.

Neonazismo

Neonazismo, término referido a la ideología de grupos o personas cuyas actividades siguen o imitan las del político alemán Adolf Hitler y su movimiento político, el nacionalsocialismo o nazismo. En la mayor parte de las democracias liberales, sus acciones se manifiestan en la discriminación racista. El Neo-Nazi es una persona que todavía se adhiere a las ideas de los nacionalsocialistas (abreviado: nazis) que establecieron una dictadura en Alemania entre 1933 y 1945.

Israel

El sionismo en el siglo XX: El Estado de Israel En 1947, Gran Bretaña acudió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en busca de asesoramiento. El 29 de noviembre de ese mismo año, la ONU adoptó un Plan de Partición que proyectaba la división de Palestina en dos estados, uno árabe y […]

Orígenes de la Ley de las Doce Tablas

Ley de las Doce Tablas es el más antiguo código de Derecho romano. Fue redactado entre los años 451 y 450 a.C., y tomó como fuente el Derecho oral existente en aquel momento. Sus autores fueron 10 magistrados denominados decenviros, y se inscribió sobre 12 tablas de bronce o madera. Las leyes de las XII Tablas relativas a los derechos de los vecinos y a los daños a la propiedad regulaban las cuestiones relativas a los cultivos, las vides, el ganado, como los animales de tiro, y las tierras de cultivo. Entre las cláusulas se incluía la prohibición de retirar una viga de una estructura vecina, como una casa o una viña, y fijarla en el edificio propio, así como la regulación de los árboles que sobresalen de la propiedad de un vecino (tablas 6.6, 7.9). Si un animal causaba algún daño, el propietario debía repararlo o entregar el animal implicado como compensación (Tabla 8.2). La pena de muerte se aplicaba en los casos en que los cultivos eran pastoreados o cortados de noche, con el autor «colgado por Ceres», o si era menor de edad azotado con el pago de una doble pena (Tabla 8.5). La magia y la brujería se consideraban como una posible forma de atacar o dañar los cultivos o la cosecha de alguien, y las Tablas consideraban la magia como un delito capital. Las 12 Tablas dan claramente por sentada la existencia de la esclavitud mobiliaria, estableciendo penas por herir a un esclavo y castigos para los esclavos que cometan delitos.

Marxismo

Marxismo, doctrina y teoría social, económica y política basada en la obra de Karl Marx y sus seguidores, indisolublemente unida a dos ideologías y movimientos políticos: el socialismo y el comunismo. Historia Social y de las Ideas Campesinado Comunismo Anarquismo Animismo Anticlericalismo […]

Conferencia de Bandung

La Conferencia de Bandung (1955) puede considerarse como la primera manifestación política del Sur con respecto al Norte. En aquella reunión, 29 países (de los cuales 16 eran antiguas colonias) se negaron a quedar bajo la influencia de cualquiera de las grandes potencias. Durante esta conferencia, apodada «Yalta afroasiática», se debatieron varios temas, como las políticas colonialistas de Francia en el norte de África y de la Unión Soviética en Turquía e Irak, los problemas de Taiwán, Oriente Próximo y Nueva Guinea Occidental. Los occidentales siguieron de cerca la conferencia y desempeñaron un importante papel entre bastidores para inspirar a sus amigos y clientes. (Por ejemplo, Estados Unidos proporcionó ayuda económica y militar a 20 países representados en Bandung). El comunicado final establece los principios de una política común. Basándose en las declaraciones de la ONU, la conferencia afirmó el derecho de los pueblos a la autodeterminación, condenó las prácticas colonialistas y deploró toda política de segregación racial. También proclamó la igualdad de razas y naciones, y la necesidad de cooperación económica y cultural. Expresando su preocupación por el estado de tensión mundial, propuso la prohibición de la fabricación y las pruebas de armas nucleares, la necesidad de un control internacional y la resolución de los conflictos por medios pacíficos. Esta conferencia, colocada bajo el signo de la unidad, sigue siendo el símbolo de una toma de conciencia por parte de los pueblos asiáticos y africanos, que afirmaron su voluntad común de independencia y de lucha contra el colonialismo o el neocolonialismo.

Objetivos Pacifistas

En el intento por prevenir la guerra, los pacifistas han de conseguir varios objetivos primordiales, incluyendo el establecer un clima favorable a la paz, reducir o eliminar las causas potenciales de conflicto inherentes a la competencia económica, y a la ambición de poder. Este texto también analiza la inversión de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial (1914-18). Para las élites americanas, una victoria británica contra Alemania podría conducir a beneficios para los Estados Unidos. No todos veían la guerra de esta manera. Du Bois argumentaba que los países occidentales estaban luchando por el destino de África. Para Du Bois, Estados Unidos en su conjunto – «una nueva nación democrática compuesta por capital y trabajo unidos»- estaba explotando al mundo. Y la guerra era impopular entre la mayoría de los estadounidenses. Pocos soldados se alistaron, y el Congreso instituyó el servicio militar obligatorio. En 1917, el Congreso aprobó la Ley de Espionaje, que penalizaba a los estadounidenses que hablaran o escribieran en contra de la guerra. El juez del Tribunal Supremo Oliver Wendell Holmes (1841-1935) argumentó que la Ley de Espionaje no violaba la protección de la libertad de expresión de la 1ª Enmienda. En cambio, Holmes dijo que la ley protegía contra cualquier discurso que creara «un peligro claro y presente». Durante la guerra, unos 900 estadounidenses fueron encarcelados por violar la ley, entre ellos Eugene Debs. La Ley de Espionaje sigue vigente y se aplica periódicamente desde 1950. Los periódicos fomentaban el patriotismo y denunciaban la oposición a la guerra. Los ciudadanos formaron organizaciones para vigilar a los estadounidenses que hablaban en contra de la guerra. Estos esfuerzos estaban destinados a frenar la creciente marea de disidentes. Los evasores del reclutamiento y los objetores de conciencia -los que se negaban a luchar por motivos morales- eran habituales. Cuando la guerra terminó en noviembre de 1918, reinaba una atmósfera de desilusión. Los escritores se enfrentarían a las consecuencias de la guerra durante la siguiente década.

Nicolás Maquiavelo

Nicolás Maquiavelo (1469-1527), historiador y filósofo político italiano, cuyos escritos sobre habilidad política, amorales pero influyentes, convirtieron su nombre en un sinónimo de astucia y duplicidad. Nacido en Florencia el 3 de mayo de 1469, fue importante que Maquiavelo estuviera trabajando en la diplomacia florentina durante 18 años, y que se aburriera, para que escribiera El Príncipe y otras obras. Su pensamiento rector, su gran contribución a la literatura política, fue que las obligaciones morales de los hombres comunes no pueden obligar a los príncipes. Se tiende a atribuir a Maquiavelo la virtud del patriotismo porque sugirió que Italia, que era débil y estaba dividida -había sido invadida por los turcos y salvada de la conquista sólo por la muerte del sultán Mahoma, y estaba siendo disputada por los franceses y los españoles como si fuera algo inanimado- podría estar unida y ser fuerte; pero él sólo vio en esa posibilidad una gran oportunidad para un príncipe. Y abogaba por un ejército nacional sólo porque veía que el método italiano de llevar a cabo la guerra contratando bandas de mercenarios extranjeros era desesperante. En cualquier momento las tropas podrían pasarse a un mejor pagador o decidir saquear el estado que protegían. Había quedado profundamente impresionado por las victorias de los suizos sobre los milaneses, pero nunca llegó a comprender el secreto del espíritu libre que hizo posible esas victorias.

Historia de la Tortura

En Atenas, los esclavos siempre eran interrogados por medio de la tortura, y por esta razón las pruebas obtenidas de ellos por este medio se consideraban más fiables que las aportadas por un hombre libre, a quien no se aplicaban tales métodos, fuera de algunos casos. Federico el Grande de Prusia abolió la tortura judicial en 1754, Suecia siguió su ejemplo en 1772 y Austria y Bohemia la prohibieron en 1776. En 1783, Gran Bretaña eliminó el espectáculo previo a la ejecución y, al adoptar el método de la caída, hizo que el ahorcamiento fuera rápido y eficaz. El gobierno revolucionario francés prohibió todas las formas de tortura judicial en 1789 y continuó por la senda de la eficacia y la ausencia de dolor con la introducción de la guillotina en 1792. Paralelamente a estos acontecimientos se produjo la recepción de la obra de Cesare Beccaria «Sobre los delitos y las penas», publicada por primera vez en 1764, con sus breves pero feroces argumentos contra «las bárbaras torturas que se han elaborado con prodigiosa e inútil severidad, para castigar delitos no probados o ilusorios.» Aunque sus argumentos específicos contra la tortura son devastadores por derecho propio, la influencia de la obra de Beccaria se deriva de su colocación de esos argumentos firmemente en el contexto de una defensa filosófica de la necesidad de un sistema jurídico modernizado y racionalizado en el que el estado de derecho se basa en los derechos individuales derivados de un contrato social hipotético.

Ostracismo

Ostracismo, en la antigua Grecia, era un procedimiento político que permitía desterrar temporalmente a un ciudadano considerado peligroso para el bienestar público. La antigua democracia griega tenía una serie de prácticas que la hacían muy diferente de los sistemas democráticos modernos. Se consideraba que las elecciones podían favorecer a los más conocidos, normalmente los más ricos y mejor educados, lo que daba lugar a la oligarquía. Por ello, la selección de los ciudadanos para los cargos públicos se realizaba por medio de sorteos, con el fin de aumentar las posibilidades de éxito de los ciudadanos corrientes y pobres.
Hubo algunas votaciones para puestos que requerían una experiencia especial, por ejemplo, el liderazgo militar. Sin embargo, el corolario era un severo castigo por el desempeño inadecuado de los elegidos, a menudo la muerte. También había votaciones para la «deselección» a través de la posibilidad anual de un «ostracismo», en el que los ciudadanos podían anotar cualquier nombre y el «ganador» era enviado al exilio durante diez años, terminando así su carrera política. Parece que este procedimiento se ideó para resolver los puntos muertos en la política y el liderazgo sobre cuestiones muy importantes y altamente divisivas, especialmente en la política exterior.

Mesianismo

Esta entrada se ocupa del Mesianismo, doctrina o creencia que fundamenta sus principios en la futura llegada de un mesías caracterizado por sus condiciones salvadoras y liberadoras, que pondrá fin a un periodo connotado de forma negativa e inaugurará otro caracterizado por la bonanza y prosperidad. La palabra mesianismo se emplea actualmente para designar dos hechos sociales diferentes: la creencia en la venida de un enviado divino que traerá a los hombres la justicia, la paz, condiciones felices de existencia; y la acción de todo un grupo obediente a las órdenes del guía sagrado para instaurar en la tierra el estado de felicidad soñado. La creencia nace del descontento cada vez más profundo de ciertas colectividades ante las desgracias y las injusticias sociales que las abruman y afirma formalmente la esperanza de que va a haber un trastorno completo de las condiciones penosas de existencia, aportado por un personaje sagrado que volverá a ponerlo todo en orden. Así pues, la creencia equivale a una toma de conciencia aún vaga de los conflictos sociopolíticos, económicos que no se da más que en un tipo de religión definida.

Lucha de Clases

Lucha de clases, concepto referido al enfrentamiento que se produce entre clases sociales antagónicas. Si bien no es exclusivo del marxismo, fue esta ideología la que lo introdujo en el vocabulario de la ciencia política al considerarlo el motor de la historia. La teoría de las clases sociales […]

Humanismo

Liberalismo: Humanismo Después de la edad media, el liberalismo se expresó quizá por primera vez en Europa bajo la forma del humanismo, que reorientaba el pensamiento del siglo XV para el que el mundo (y el orden social), emanaba de la voluntad divina. En su lugar, se tomaron en consideración […]

Pena de Muerte

Pena de muerte, privación de la vida del condenado por la comisión de un delito grave que la ley sanciona con dicha pena. Es denominada asimismo pena capital. Escritores y filósofos del siglo XVIII como Montesquieu, Voltaire o Cesare Beccaria abogaron por importantes reformas en los […]

Migración

Migración, término que designa los desplazamientos de población que conllevan cambios de residencia más o menos permanentes, por lo común debidos a factores económicos, laborales, sociológicos o políticos. El desplazamiento turístico no es considerado migración. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). En los movimientos o flujos […]

Libertad de Prensa

Libertad de prensa, derecho que implica la inmunidad de los medios de comunicación (periódicos, libros, revistas, radio y televisión) respecto al control o la censura del gobierno. La concepción de la libertad de prensa como libertad de los medios de comunicación puede derivarse directamente de un texto constitucional, pero a menudo se basa en las prácticas legislativas, administrativas y judiciales de las democracias liberales. La situación actual puede ajustarse bien a la comprensión de la libertad de los medios de comunicación como algo instrumental, no intrínseco. La libertad de prensa debe protegerse siempre que los medios de comunicación desempeñen un papel fundamental en la difusión de información importante y necesaria para el público y en el control de la autoridad social y el poder político en la sociedad.

Orden del Día

Orden del día Orden del día Orden del día o Principios de orden, cualquier fórmula definitiva creada para realizar reuniones parlamentarias u organizativas. Son los principios que proporcionan las directrices para sesiones y debates (entre los que se incluyen el nombramiento, deberes y […]

Libertad Religiosa

Libertad religiosa, prolongación de la libertad de pensamiento y de opinión, supone el derecho de toda persona a profesar el culto religioso que desee, sin ser perseguido o molestado por mantener tales convicciones. Se desdobla a su vez en dos: la libertad de pensamiento y la libertad de […]

Mayoría de Edad

Mayoría de edad Mayoría de edad Mayoría de edad, alcanzarla significa, siempre que la persona no padezca una enfermedad o deficiencia psíquica que le impida gobernar sus actos por sí misma, la adquisición de la plena capacidad de obrar, o lo que es lo mismo, la posibilidad de que la persona al […]