Este texto de la plataforma se ha clasificado en , , ,

Sociopopulismo

Sociopopulismo

Sociopopulismo en las Ciencias Sociales Latinoamericanas

Estilo de trabajo sociológico inaugurado en Buenos Aires tras el acceso al poder del general Onganía (golpe de estado del 28 de junio de 1968) a través de las cátedras de Sociología (autodenominadas nacionales) de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional. Los nuevos docentes reemplazaron a otros que renunciaron como repudio a la intervención de las Universidades (octubre, 1966) o fueron dejados cesantes por la dictadura (octubre 1966/marzo 1967). Los profesores desplazados participaban en su mayor parte del estilo llamado sociología científica, los menos tenían orientación marxista. Los nuevos docentes se definieron inicialmente como críticos de ambas orientaciones y eventualmente (finalmente) propusieron el rechazo del conjunto de la sociología porque negaban la validez universal de sus postulados o bien porque era un arma del imperialismo norteamericano. Propusieron tanto a partir de la crítica y/o del rechazo formular una sociología nacional. Su expresión intelectual más orgánica se encuentra en la Revista «Antropología Tercer Mundo» de la que se habían editado diez números entre 1967 y 1972.

La sociología científica (cuyo mayor exponente era en Argentina Gino Geunani), cuestionaron tanto sus fundamentos epistemológicos como teóricos, la orientación metodológica de sus investigaciones como las implicaciones ideológicas y políticas implícitas.

a) Epitemológicamente: niegan la neutralidad valorativa en el conocimiento de lo social; también la posibilidad de construir conocimiento objetivo; propusieron un criterio distinto de verdad, al sustentado por el positivismo lógico en estos términos «proponemos la impugnabilidad que resulta de la corrección o no de las afirmaciones y por tanto de las tareas que promueve este conocimiento» (Carri:1970, p. 147).
b) Teóricas: critican la corriente denominada estructural funcionalista por ser «un arma ideológica del imperialismo»; un modelo de análisis importado y cargado de ideología antinacional; un equivalente social de las teorías del desarrollo económico; no es científico sino cientifista.
c) Metodológicas: critican la ausencia de referencias históricas que pongan de manifiesto las relaciones de dominación imperialista y la lucha popular por destruirlas.
d) Estratégicas: acusaron a esta corriente de utilizar fondos de origen norteamericano para la investigación, lo que comprometería sus resultados en sentido favorable a la dependencia.
e) Ideológicas: se definieron como peronistas y acusaron a esta corriente de liberal.

Críticas al marxismo

Los exponentes más radicales de este estilo se definieron como antimarxistas, señalando sea un presunto pro-imperialismo de Marx y Engels, como también las limitaciones del análisis marxista por su presunto conservadurismo: «El marxismo quiso ver en el capitalismo liberal un germen de un estadio superior en materia de racionalidad cuando lo que nosotros vemos es su esencial dimensión imperialista y destructiva; y en la visión ‘crítica’ y ‘dialéctica’ vemos la convocatoria a una revolución desde dentro del imperialismo liberal lo cual tiene como premisa un previo allanarse a la expansión liberal ‘europea’. Desde esta perspectiva, el concepto marxista de ‘revolución’ ya no refleja, sino que distorsiona la revolución propia del Tercer Mundo y por lo tanto ya deja de ser marxismo sinónimo de ‘revolución anticapitalista’. » (Las bastardillás pertenecen al autor: Norberto Wilner, 1970; p,27.) Otros, como Franco (1970: p. 137) estimaron que podía rescatarse el marxismo en una perspectiva tercermundista mediante una relectura de los clásicos.

Sociología Nacional

De la crítica teórica y epistemológica, metodológica y política, se llegó a formular una propuesta de definición de la Sociología Nacional. El texto de Pecoraro (que aquí se toma como referencia) es representativo porque se postula como elaboración colectiva.

Al apartarse explícitamente de la crítica de Verón a Geunani, afirma: «Esto quiere decir que la sociología nacional es tal en la medida en que sus problemas, temas, metodología, etc., sean impuestos por las necesidades de la liberación y no desde su propio campo específico» (Pecoraro, 1970). Si se reemplaza liberación por partido el razonamiento es igual que el de cualquier intelectual marxista.

Fundamentos políticos: «Como toda ciencia (para un examen del concepto, véase que es la ciencia y que es una ciencia física), y más si es social, que pretenda estar al servicio de su pueblo y contribuir a su liberación, la sociología nacional se encuentra inscrita en el proyecto político de liberación de nuestra patria: el peronismo… » Científicos: a) enfoque totalizador porque no divorcia la teoría de la práctica… considera que la ciencia social implica considerarla como producto de la actividad social de los hombres, su momento reflexivo..; b) una perspectiva nacional: explicar la dependencia y superarla.; d) crítica histórica..; e) especificidad conceptual (examine más sobre todos estos aspectos en la presente plataforma online de ciencias sociales y humanidades). Fuentes: La sociología no solo utiliza para sus explicaciones lo publicado, conocido en el ámbito sociológico sino que apela a todo instrumento que le sea útil para moverse y contribuir a la lucha de la cual forma parte. Así por ejemplo, no duda, en tomar el pensamiento de los líderes tercermundistas para llegar a la profundidad del proceso nacional y latinoamericano y así confluyen en su estructuración explicativa el pensamiento de MaoTsetung, Perón, Fanon, Fidel Castro, Che Guevara, Ho Chimin, L. Piao, etc. » (pág. 81) (Todos los citados menos Perón, son obviamente marxistas)… Teleguía: «La sociología no tiene un fin penamente en sí misma, como sería ser la ciencia social pura [bastardillas por P. ]… sino que participa de los fines del Movimiento Nacional de Liberación o sea la destrucción del sistema capitalista y la construcción del socialismo nacional.»

Se advierte fácilmente la distancia que media entre el populismo inicial y el ambiguo socialismo nacional de la reflexión final. La antisociología del comienzo se transforma en propuesta de trabajo para una sociología diferente. El antimarxismo deja lugar a un razonamiento paralelo, que no puede identificarse jamás totalmente porque se trata de peronistas, pero que rescata muchas de sus premisas situándolas en otro contexto.

4. Este estilo de trabajo, muy definido ideológica y partidariamente en favor del peronismo, se identificó inicialmente como se advierte con posiciones irracionalistas y conservadoras, para luego expresar las propias contradicciones del movimiento político al que se adhirieron, escindidos entre posiciones conservadoras y revolucionarias. Su hegemonía institucional, no Obstante, es bien posterior a la caída del primer peronismo en el poder (1955) y anterior al segundo peronismo (1973 en adelante). No puede en consecuencia identificarse como una sociología peronista en términos institucionales, ni estrictamente con los pensamientos conservadores anticientíficos, aunque ésta fue su característica inicial.

El mayor énfasis de los representantes de este estilo estuvo puesto en el distanciamiento verbal de las corrientes sociológicas predominantes; su elaboración de conocimiento con referencias empíricas es nula a pesar de la reiterada postulación de una sociología vinculada a la realidad nacional. De hecho, fue una crítica de ideas, en la cual la «realidad» fue reemplazada por ideas acerca de la realidad. Esta crítica reivindicó algunos ensayistas sociales argentinos contemporáneos caracterizados por su nacional populismo, como paradigmas (sistema de creencias, reglas o principios) de la sociología nacional. [1]

Algunos Temas de Sociología

Recursos

Notas y Referencias

  1. Francisco José Delich (autor original), adaptado y corregido (por Lawi) de los términos latinoamericanos que debían formar parte del Diccionario de Ciencias Sociales en español de la UNESCO, publicado en 1975 bajo la dirección de Salustiano del Campo y al amparo del Instituto de Estudios Políticos. Es el resultado de la postura crítica y disidente del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) frente al diccionario de la UNESCO y su respuesta con la obra colectiva “Términos latinoamericanos para el Diccionario de Ciencias Sociales”, publicada en 1976.

Véase También

Bibliografía

CARRI, Roberto, Pensamiento nacional y sociología antinacional, Touraine et al. Ideología y fealidad nacional, Tiempo Contemporáneo, Buenos Aires, 1970.
DELICH, Francisco; Sociopopulismo, sociología y dependencia, incluido en Touraine et al. en la obra citada Franco «Antropología Tercer Mundo», No. 6, Bs. As:, 1970.
PECORARO, La sociologla nacional, las sociologias y la sociología, «Antropología Tercer Mundo», No. 5, Bs. As., 1970.
Wilner: La tercera posición justicialista y el marxismo, «Antropología Tercer Mundo», No. 4, Bs. As., 1970.

La invasión rusa de Ucrania

La invasión rusa de Ucrania ha transformado bruscamente el mundo. Millones de personas ya han huido. Un nuevo Telón de Acero se está imponiendo. Una guerra económica se profundiza, mientras el conflicto militar se intensifica, las víctimas civiles aumentan y las pruebas de horribles crímenes de guerra se acumulan. Nuestro trabajo en ayudar a descifrar un panorama que cambia rápidamente, sobre todo cuando se trata de una creciente crisis de refugiados y el riesgo de una escalada impensable.

En el contexto de la Guerra de Ucrania, puede interesar a los lectores la consulta de la Enciclopedia de Rusia y nuestro contenido sobre la historia de Ucrania, que proporciona un análisis exhaustivo del pueblo, la política, la economía, la religión, la seguridad nacional, las relaciones internacionales y los sistemas y cuestiones sociales de Rusia y Ucrania. Estos recursos están diseñados para complementar el estudio de la política comparada, la historia mundial, la geografía, la literatura, las artes y la cultura y las culturas del mundo. Los artículos abarcan desde los primeros inicios de la nación rusa hasta la Rusia actual, pasando por el ascenso y la caída de la Unión Soviética y la anexión de Crimea.

Respecto a la Revolución rusa, se examinan los antecedentes y el progreso de la Revolución. Empezando por los movimientos radicales de mediados del siglo XIX, la Enciclopedia abarca el desarrollo del movimiento revolucionario creado por la intelectualidad; la condición de los campesinos, la de la clase obrera y la del ejército; el papel de la policía secreta zarista; los "agentes provocadores"; la propia clandestinidad de los revolucionarios. Se dedica una sección importante a la aparición de movimientos de liberación entre las minorías nacionales de las zonas fronterizas. La Enciclopedia también considera la formación de las instituciones soviéticas y la aparición de la cultura revolucionaria mucho antes de 1917, así como la política y estrategia de seguridad rusa, y sus relaciones con la OTAN y occidente.

Las Identidades de la Extrema Derecha

Las distintas contribuciones de este recurso sobre la extrema derecha pretenden ir más allá de las cuestiones electorales y situar las manifestaciones contemporáneas de la extrema derecha en una larga historia. Véase también el recurso sobre el conservadurismo político.

En 2002, Jean-Marie Le Pen, candidato del Frente Nacional, llegó a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, resultado que provocó una indignación masiva. Veinte años después, la extrema derecha ha ganado un gran número de votos y corazones en Francia, perdiendo por un pequeño porcentaje en la segunda vuelta frente a Macron en 2022. Esta progresión se explica a menudo por el borrado de las antiguas líneas divisorias ideológicas, en un contexto de relegación de los partidos gubernamentales y de «radicalización» general. En resumen, el paisaje político contemporáneo se ve desdibujado por la conjunción de «extremos». Este tipo de análisis sugiere que ahora es imposible definir y circunscribir la extrema derecha, que está atravesada por múltiples tendencias que amplían y completan las viejas adscripciones nacionalistas, populistas y fascistas.

Por el contrario, los textos y estudios presentados aquí muestran que la historia intelectual y la sociología de los distintos grupos locales permiten delimitar los «territorios de la extrema derecha». A pesar de su fragmentación, estos grupos se reconocen en una serie de valores, imágenes y fórmulas de los siglos XIX y XX. Aunque los medios de comunicación y las redes sociales actuales han contribuido a banalizar su discurso, no se puede decir que hayan dado a la extrema derecha un rostro diferente: los medios de comunicación y el público se han transformado ciertamente, pero los medios de acción combinan la novedad y la tradición, como lo demuestran, por ejemplo, en Francia, las pegatinas «Lean a Maurras» que se han colocado recientemente en algunos campus universitarios. Además, estos medios de acción no son muy diferentes de los que se movilizan en el otro extremo del espectro político.

Más allá de las apuestas electorales, las distintas contribuciones de este recurso sitúan las manifestaciones contemporáneas de la extrema derecha en una larga historia, para arrojar luz sobre su poder de atracción: ¿Por qué Orban, un amigo de Putín y lider de un partido de extrema derecha en Hungría, ha ganado las elecciones en 2022 a pesar de la invasión de Ucrania? ¿Por qué se sigue afirmando que sólo hay estilo literario en la extrema derecha? ¿Qué hace que un movimiento monárquico como Action Française, nacido a raíz del asunto Dreyfus, perdure en el tiempo y siga atrayendo a los jóvenes? ¿Cómo consiguen sus activistas, o los de «Génération identitaire» -disuelta en 2021 por incitación al odio y a la discriminación-, seguir movilizados? ¿Qué relaciones tienen estas organizaciones entre sí y con la Agrupación Nacional, en un momento en que ésta juega la carta republicana para mezclarse con las masas? El estudio de las culturas materiales y simbólicas, cruzado con el del funcionamiento interno de las estructuras, permite comprender mejor las razones de la adhesión de los militantes de base, pero también de los ejecutivos.