Este texto de la plataforma se ha clasificado en , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Aranceles

Índice de Navegación de Aranceles (y pdf) 2023

Aranceles

Este elemento es un complemento a las guías y cursos de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y un análisis sobre este tema. [aioseo_breadcrumbs]

Arancel ad Valorem en el Derecho Comercial

Significado de Arancel ad Valorem (1), en relación a este tema: Tributo establecido en forma de porcentaje que se cobra sobre el valor de un bien que se importa, generalmente sobre el valor CIF (Costo, Seguro y Flete) de la mercancía. Cuando los precios internacionales disminuyen, el arancel ad-valorem representa una disminución de la recaudación fiscal y una protección decreciente a la producción nacional.

Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (Historia)

Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (en inglés, General Agreement on Tarifs and Trade, GATT), tratado firmado en la Conferencia Arancelaria de Ginebra en 1947 por los representantes de 23 países no comunistas. El principal logro de este acuerdo fue la creación de un foro internacional dedicado al aumento del comercio multilateral y a la resolución de los conflictos comerciales internacionales. Este acuerdo sustituyó a una propuesta de creación de una Organización Internacional de Comercio de las Naciones Unidas que no se constituyó debido a las tensiones generadas por la Guerra fría. El Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio entró en vigor en enero de 1948, y se fueron adhiriendo paulatinamente más países.Entre las Líneas En 1988, 96 países, que acaparaban la mayor parte del comercio internacional, pertenecían al GATT, mientras que otros tenían acuerdos particulares incluyendo adhesiones de facto al tratado. Los miembros del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio han llevado a cabo, desde 1947, ocho conferencias arancelarias, denominadas ‘rondas’. La séptima ronda, conocida como Ronda Tokyo, finalizó en 1979. La octava conferencia arancelaria, denominada Ronda Uruguay, se inició el 15 de septiembre de 1986 y se clausuró el 15 de diciembre de 1993, con un acuerdo que incluía la sustitución del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio por la Organización Mundial del Comercio (OMC) a partir del 1 de enero de 1995.

Consideraciones Jurídicas y/o Políticas

Como concepto de la ciencia política, "política" tiene al menos dos significados muy distintos. Por un lado, "políticas" se consideran a menudo como formas de hacer las cosas, reglas de decisión. Por otra parte, las políticas son a menudo consideradas como programas sustantivos, refiriéndose específicamente al contenido de lo que se hace, y no necesariamente a cómo se hace.

Las empresas también elaboran políticas en general para ayudarles a funcionar de manera eficiente en el logro de sus objetivos. También las desarrollan para cumplir con el entorno legal y social en el que operan, así como para crear buena voluntad tanto con sus empleados como con sus clientes. De esta manera, las políticas ayudan a moldear la cultura de una organización.

Las políticas públicas
Los estudios de políticas públicas -las políticas de los gobiernos- a menudo emplean ambos significados. Tales estudios exploran no sólo lo que los organismos del gobierno están haciendo sino cómo lo están haciendo, no sólo el contenido del programa y su historia sino también su administración. La forma en que un programa es administrado ciertamente afectará su contenido y resultados. Aún así, los dos significados deben mantenerse separados, ya que se refieren a cosas analíticamente separadas. Este artículo se concentrará en el estudio del contenido de las actividades gubernamentales y se ocupará de la política administrativa sólo en la medida en que se estudie conjuntamente con la política sustantiva.

El campo de la política pública se ha dejado hasta ahora relativamente al margen de la rigurosa investigación científica que ha comenzado a caracterizar a gran parte de la ciencia política contemporánea. Aunque los politólogos han dedicado una enorme cantidad de tiempo, energía y recursos al estudio de los procesos políticos y los contextos en que éstos se producen, se ha prestado poca atención a los estudios de política por parte de los integrantes de la disciplina cuyo objetivo es aplicar criterios científicos al estudio de los problemas políticos. Una de las principales razones de ello es el contenido de valor obviamente manifiesto de las cuestiones de política pública y la tentación, por tanto, de cualquier ciudadano, sea o no politólogo profesional, de comentar dichas cuestiones. De hecho, algunos en la profesión considerarían la solución de las cuestiones de valor como la principal función del politólogo. Pero incluso entre los que tienen esa preferencia puede haber desacuerdo en cuanto al método más fructífero de proceder. Se podría optar por una estrategia directa de entablar inmediatamente un debate sobre los valores y proponer reformas de un tipo u otro. O, alternativamente, se podría adoptar la posición de que un cuidadoso análisis empírico y teórico es un requisito previo para una comprensión adecuada de los problemas.
Características de los estudios de las políticas públicas
Aunque hay algunos indicios de un creciente interés en el análisis de políticas por parte de los politólogos que se ocupan de la construcción de la teoría, la forma más frecuente de realizar investigaciones sobre cuestiones de política pública puede caracterizarse, en general, de la siguiente manera. Las siguientes son algunas características:
Histórico
La mayoría de los estudios de política pública toman como formato un orden cronológico de los acontecimientos, describiendo a menudo los comienzos y cambios de un programa particular hasta el presente. La división del programa en períodos históricos convenientes que marcan los principales cambios en la política pública es también un método común de presentación.

El enfoque histórico de la política pública se emplea a menudo de manera útil para organizar un gran conjunto de material, y proporciona una estructura lógica para el examen de las políticas en estudio. La cuestión de si el orden cronológico de los datos es útil para fines teóricos plantea una cuestión bastante diferente. Si el análisis histórico sugiere una tendencia o patrón de comportamiento que luego será analizado y explicado, la contribución a la teoría puede ser bastante grande. Si, como ocurre más a menudo, se elige un marco histórico simplemente para ordenar los datos de alguna manera conveniente, entonces la justificación de tal ordenamiento radica en otra parte. La cuestión es que las discusiones históricas sobre política pública, aunque indudablemente informativas, pueden no aumentar nuestra comprensión de la relación entre la política y otros factores significativos.
Descriptivo
En general, los estudios de políticas públicas destacan la riqueza de detalles descriptivos. Las generalizaciones sobre los procesos políticos o sobre políticas públicas comparables son bastante raras. Además, al relacionar nuestras observaciones de cualquier evento seleccionamos algunas características y dejamos fuera otras, a veces de forma bastante inadvertida. Es legítimo preguntarse entonces, en cualquier estudio, por qué se describieron ciertas cosas y otras no; en otras palabras, ¿cuáles son los criterios empleados para la inclusión o exclusión de datos? En su mayor parte, en los estudios de políticas públicas la respuesta a la pregunta de los criterios sería "Porque ayuda a contar la historia". ¿Pero por qué ciertos eventos en vez de otros? La mayoría de los investigadores, de hecho, tienen teorías implícitas que les ayudan a distinguir entre lo relevante e irrelevante, lo importante y lo no importante. Hacer explícitos esos criterios suele ser el principio de la teoría y sin duda ayudará al lector a decidir si comparte las mismas generalizaciones y premisas que el autor utilizó al elegir los acontecimientos que debe describir y las situaciones que debe evaluar. No hay razón para que se tengan que buscar o inducir tales generalizaciones a partir del estudio. Si el autor las presenta claramente, el argumento puede centrarse en su validez más que en su existencia.
Legal
Con frecuencia, en los estudios de política se cuestiona el carácter jurídico de la política, incluida su historia legislativa, ejecutiva y judicial. A veces se mencionan otros aspectos del proceso político (como la opinión pública y las actividades de los partidos políticos y los grupos de interés), pero la historia descriptiva jurídica, incluidos los cambios de la política a lo largo del tiempo, es el marco más habitual de los análisis de políticas. Aunque el marco jurídico actúa indudablemente como una limitación para quienes participan en la elaboración de políticas públicas, sus principales efectos serán constantes para la mayoría de las políticas públicas. Los investigadores tendrán que recurrir a otras variables, como el entorno social, económico y político, la personalidad de los actores y los factores organizativos, para explicar las variaciones dentro de las políticas públicas y entre ellas.
Normativa
La mayoría de los debates sobre política pública también tienen una posición de valor, o una postura de evaluación. Esta postura puede estar a favor o en contra del funcionamiento actual de la política, pero lo más frecuente es que sea esta última. En el mejor de estos estudios el autor hará bastante explícito cuáles son sus premisas de valor, pero ocasionalmente estos valores estarán algo ocultos e implícitos. Desde esta posición normativa el autor criticará entonces el programa. A menudo estas críticas se entrelazarán en la narrativa histórico-descriptiva-legal, pero ocasionalmente no aparecerán hasta el último o los últimos capítulos, posiblemente con alguna mención en el primer capítulo. Entonces el estudio normalmente concluirá con algunas sugerencias para mejorar el programa, en algunos casos con una lista de medidas de reforma para "resolver" el problema. Estas sugerencias de reforma tomarán normalmente una de dos formas. Para algunos autores son la condición sine qua non del estudio, la razón principal por la que se ha invertido tanto tiempo y esfuerzo en la recopilación de datos histórico-legales-descriptivos. Para otros, esta sección de reforma es simplemente pro forma; se espera que los estudios tradicionales de políticas públicas cuenten con una sección de este tipo, y dejarla fuera desmerecería las expectativas de ciertos lectores. En realidad, dado el carácter relativamente sencillo de este tipo de estudio, suponiendo que se haga de manera competente, la sección sobre la reforma puede ser la única sección controvertida y argumentativa. Si los hechos son correctos, el único argumento que queda es la interpretación de esos hechos, y como la generalización científica no es uno de los objetivos declarados de estos estudios, las cuestiones de valor llenan el vacío.
Otras características
Además de este cuarteto de características, pueden hacerse cuatro observaciones conexas sobre los estudios de política en general.

En primer lugar, en cuanto al enfoque de la política, la preocupación de la mayoría de los escritores es con los méritos de la política. ¿Es una buena política o no? ¿Satisface los valores apropiados? ¿Se administra con justicia? ¿Es integral? ¿Son los fondos gastados demasiado grandes o demasiado pequeños? En general, los politólogos interesados en explicar cómo y por qué las políticas se desarrollan de la manera en que lo hacen han tratado de evitar este tipo de preguntas. No es que no sean preguntas que todos los ciudadanos deberían hacerse, sino que son preguntas inapropiadas para que una disciplina científica se plantee sus propios datos.

En segundo lugar, en términos de enfoque, la investigación está orientada a los problemas, en el sentido de que los autores hablan de problemas que deben ser resueltos con políticas apropiadas. Una vez más, la resolución de problemas de este tipo es una forma apropiada de comportamiento, pero no necesariamente para los politólogos profesionales en contraposición a los actores políticos. Pensar en términos de soluciones a problemas es dirigir las energías de uno lejos del descubrimiento (el sello de la empresa científica) y hacia una forma de hacer las cosas que puede no estar relacionada de manera realista con los datos que se están estudiando. ¡Cuántas veces los politólogos proponen reformas que no son factibles porque no se ajustan a las realidades políticas!

En tercer lugar, la investigación está orientada a la acción en el sentido de que los politólogos que realizan estudios de política a menudo desearían tener un impacto en la política a la que se dirigen. No sólo escriben para sus colegas, sino también para los responsables gubernamentales y los líderes de opinión. Sin embargo, puede ser más útil que quienes analizan las políticas públicas proporcionen la mayor cantidad de información posible sobre cómo se relacionan entre sí los diversos aspectos de la política, qué intereses apoyan y se oponen a la política y cómo ésta se relaciona con las instituciones del gobierno y los procesos gubernamentales informales, y que dejen la función política de activistas a los encargados de adoptar decisiones y a aquellos cuyos intereses se ven claramente afectados por la política.

En cuarto lugar, en términos de diseño de la investigación, la investigación es a menudo sobre una sola política, un estudio de caso. Los escollos de los estudios de casos para la elaboración de la teoría son bien conocidos, pero como los estudios tradicionales de las políticas públicas están orientados a los problemas y a la acción, y centran el debate en los méritos de políticas concretas, el formato de los estudios de casos es perfectamente apropiado para los objetivos de los investigadores. Sin embargo, para los interesados en desarrollar una investigación científica, pueden ser más deseables diseños de investigación alternativos.

Aunque estas observaciones pretenden ser descriptivas de la mayoría de los estudios de políticas, se han producido desviaciones de este formato. Por ejemplo, recientemente se han hecho varios esfuerzos para pensar en el futuro en ciertas esferas de política. En lugar de preocuparse por los fracasos políticos del pasado, estos estudios tratan de delinear los problemas previstos en algún momento del futuro, a menudo sobre la base de tendencias hipotéticas de ciertos datos. Los estudios sobre la explosión demográfica y lo que hay que hacer al respecto, la estrategia nuclear, los recursos naturales y humanos, la automatización y otros problemas han captado la imaginación de algunos investigadores. A diferencia de los estudios tradicionales, no se preocupan tanto por los problemas del pasado o incluso del presente. Su principal preocupación es más bien cómo será el mundo dentro de x número de años y las posibles medidas que pueden ser deseables dados ciertos problemas en desarrollo. Sin embargo, estos estudios también tienden a ser casos individuales orientados a problemas, que difieren de la mayoría de los estudios tradicionales principalmente en sus amplias especulaciones sobre el futuro.

La Política Fiscal
La política fiscal es un aspecto de las finanzas públicas, de la realización y financiación de los gastos del gobierno. Se distingue de otros aspectos de las finanzas públicas en que se ocupa de las decisiones sobre ciertas variables "generales" -como los gastos totales, los ingresos totales y el superávit o déficit total- en lo que respecta a sus efectos "generales", como sus efectos sobre el ingreso nacional, el empleo total y el nivel general de los precios.

La gestión de sus ingresos y gastos totales y de la relación entre ellos se ha convertido en uno de los principales instrumentos mediante los cuales los gobiernos tratan de lograr un alto nivel de actividad económica y la estabilidad general de los precios. Este esfuerzo tropieza con muchos problemas, entre ellos la compatibilidad de estos dos objetivos entre sí y con otras metas, la incertidumbre en cuanto a la magnitud y el calendario de las medidas necesarias, y la dificultad de tomar y llevar a cabo decisiones en una organización grande y política. No obstante, existe una confianza generalizada en que el instrumento fiscal es lo suficientemente poderoso, y su utilización lo suficientemente comprendida, para contribuir de manera sustancial al éxito de los resultados económicos.

La distinción entre la política fiscal y los demás aspectos de las finanzas públicas que se ocupan de gastos e impuestos particulares y sus consecuencias particulares es una abstracción de la complejidad del mundo real. De hecho, las decisiones sobre las variables "generales" se componen de decisiones sobre las particulares. Además, cualquier decisión que tenga efectos "generales" también tendrá efectos particulares sobre individuos, industrias o sectores de la economía particulares.

Si bien la frontera entre la política fiscal y otros aspectos de las finanzas públicas es necesariamente arbitraria, el concepto de política fiscal es útil para el análisis y la formulación de políticas. Cada gasto, impuesto y problema de deuda particular puede tener un efecto general diferente de todos los demás. Sin embargo, para ciertos fines puede ser conveniente y seguro considerar algunas grandes categorías de gastos, impuestos y emisiones de deuda, o incluso sus totales, como variables únicas. De hecho, tal vez sea imposible hacer otra cosa, ya que los conocimientos existentes son demasiado crudos para permitir la distinción entre todas las variables posibles.

Es necesario distinguir la política fiscal no sólo de otros aspectos de las finanzas públicas sino también de la política monetaria, que también consiste en medidas generales que suelen evaluarse en función de los efectos generales sobre el ingreso nacional, el empleo total o el nivel de precios, por ejemplo. Esta distinción puede hacerse de varias maneras, según la definición que se dé a la política monetaria. La distinción y la conexión son más claras si la política monetaria se define como política con respecto a la cantidad de dinero. La política fiscal puede entonces definirse como la política con respecto al total de las fuentes y usos gubernamentales de los fondos y su composición. Ciertos conjuntos de acciones son una mezcla de política monetaria y fiscal, como un aumento del gasto público financiado por un aumento del endeudamiento público, que a su vez provoca o se permite que provoque un aumento de la oferta monetaria. Incluso en los casos mixtos es posible distinguir entre los aspectos monetarios y fiscales y considerar qué efectos se derivan de cada uno. Su relación con la política monetaria es uno de los problemas centrales de la política fiscal.

Teoría de Política FiscalComprende lo siguiente:
Teorías relativas a la aplicación
La nueva teoría sostenía la posibilidad de lograr cualquier nivel o tasa de cambio deseado de la renta nacional monetaria. Decía que dado cualquier objetivo para el comportamiento del ingreso nacional monetario, y dados todos los factores distintos a la política fiscal que afectan su comportamiento, hay alguna combinación de programas de gasto del gobierno y tasas de impuestos que lograrán el objetivo. Sin embargo, esta proposición se queda corta al no especificar cuál es la política fiscal adecuada en cada momento.

La aplicación de la política fiscal debe enfrentarse a varias dificultades:

1) No es seguro cuál es el comportamiento del ingreso nacional de dinero que debe ser el objetivo de la política fiscal. El ingreso nacional monetario es un objetivo intermedio, importante por su influencia en el empleo, la producción, los precios, el crecimiento económico y la balanza de pagos. Siempre es imposible saber con precisión cuál será el efecto de un determinado nivel y tasa de cambio del ingreso nacional monetario en estos aspectos de la economía. Incluso si se supiera cuáles serían los efectos, aún habría que determinar cuáles serían los "mejores" efectos.

2) La política fiscal necesaria para lograr un determinado curso del ingreso nacional monetario dependerá de los demás factores autónomos que afecten al ingreso nacional en el futuro período en que operen las decisiones fiscales. Si esos otros factores -que pueden resumirse en tendencias privadas de inversión y consumo- son fuertes, se requerirá una política fiscal menos expansiva que si son débiles. Estos otros factores son variables y su predicción está sujeta a un amplio margen de error.

3) Los efectos de las diversas acciones fiscales sobre el ingreso nacional monetario se conocen sólo de manera muy aproximada. Es de suponer, por ejemplo, que una reducción de un punto en la tasa básica del impuesto sobre la renta de las personas físicas hará que el ingreso nacional monetario sea más elevado de lo que habría sido de otro modo. Pero las estimaciones informadas de la magnitud y el momento de los efectos variarán ampliamente, y esto también será cierto en el caso de otras acciones fiscales.

4) Incluso si el objetivo del comportamiento del ingreso nacional monetario, los factores autónomos que afectan el ingreso nacional, y los efectos de todas las acciones fiscales son conocidos con precisión, la política fiscal adecuada no se determina de manera única. Es casi seguro que habrá más de una combinación de acciones fiscales y de gastos que producirán el ingreso nacional objetivo. Habrá que elegir entre esas combinaciones y hacerlo con criterios distintos del efecto sobre la renta nacional, ya que las combinaciones son similares a ese respecto.

5) Dado que el comportamiento del ingreso nacional monetario se ve afectado en cierto grado, muy discutido, por la política monetaria, los paquetes de políticas entre los que hay que elegir consisten no sólo en varias combinaciones de acciones fiscales sino también en varias combinaciones de política fiscal y monetaria.

6) Por todo lo anterior, la gama y variedad de políticas fiscales que razonablemente se podría pensar en cualquier momento que dan una buena combinación de efectos sobre el empleo, la producción, los precios, etc., será grande, y no será posible seleccionar objetivamente y con certeza una política como la mejor. La selección de una política a seguir será hecha en el proceso político, por personas que sean sensibles a las consecuencias políticas de la selección. Esto puede introducir un sesgo en la selección, haciendo que se desvíe sistemáticamente de lo que probablemente sea la mejor opción.

Esta lista de dificultades no constituye un argumento en contra de la política fiscal, ni siquiera en contra de utilizar la política fiscal para lograr los efectos deseados en el empleo, la producción, el crecimiento, los precios y la balanza de pagos. Habrá una política fiscal mientras haya gobierno. Esta política fiscal tendrá efectos, y es obviamente deseable que tenga efectos buenos y no malos. Pero las dificultades enumeradas aquí sugieren los problemas que deben superarse para asegurar la elección de la política fiscal que tendrá los mejores efectos, o que es más probable que tenga los mejores efectos.
Estrategias generales de aplicación
En el período de posguerra han surgido dos líneas principales de pensamiento sobre la estrategia de aplicación de la política fiscal, aunque cada una de ellas tiene variantes y las dos líneas tienden a encontrarse cuando se elaboran cada una de ellas con respecto a las condiciones del mundo real. Un enfoque es directo y activista, el otro indirecto y pasivo.

El enfoque directo y activista podría denominarse el enfoque "haz lo mejor que puedas". En él se reconoce que no se puede saber con certeza cuál es el objetivo apropiado del ingreso nacional monetario, el estado futuro de la economía sobre el que operará la política fiscal y los efectos futuros de las diversas medidas fiscales. No obstante, según este punto de vista, las autoridades responsables del gobierno deben hacer, y actuar, sus mejores estimaciones de estos factores. Si bien habrá desviaciones del resultado ideal, se cree que estas desviaciones serán menores que las que produciría cualquier sistema alternativo.

El enfoque indirecto y pasivo exigiría que la política fiscal se ajustara a alguna regla o norma objetiva predeterminada que no requiriera la previsión de fluctuaciones económicas a corto plazo. Se intentó encontrar una norma de ese tipo que, en primer lugar, impidiera que la política fiscal fuera una fuerza desestabilizadora independiente y, en segundo lugar, en la medida en que fuera coherente con el primer objetivo, hiciera de la política fiscal una fuerza estabilizadora. Este esfuerzo fue más evidente en los Estados Unidos que en otros lugares, tal vez porque el proceso político estadounidense no dejaba la política presupuestaria en manos de "expertos", lo que generaba un mayor interés público en la especificación de guías de política presupuestaria.

La regla sugería comúnmente establecer como estándar una relación fija entre los programas de gastos y los tipos impositivos, de manera que los ingresos superaran a los gastos en alguna cantidad constante X (que podría ser positiva, cero o negativa) cuando los ingresos nacionales estuvieran en algún nivel estándar Y. Ejemplos de reglas presupuestarias propuestas pueden encontrarse en los artículos del Comité de Desarrollo Económico y de Milton Friedman incluidos en American Economic Association, Readings in Fiscal Policy (1955). Así pues, el superávit real sería constante cuando el ingreso nacional real estuviera en el nivel estándar. En este grado el presupuesto sería neutral. Si se siguiera esta regla, el superávit real estaría por debajo de X cuando el ingreso nacional real estuviera por debajo del estándar Y, y el superávit estaría por encima de X cuando el ingreso nacional real estuviera por encima del estándar Y. Cuanto más lejos estuviera el ingreso nacional por debajo del estándar, menos restaría el gobierno de la corriente de ingresos privados en impuestos, y más añadiría en gastos, de modo que cuanto mayor fuera el apoyo del gobierno al total de gastos e ingresos. En este grado el presupuesto se estabilizaría; resistiría a las variaciones de la renta nacional real en relación con el estándar. El nivel estándar del ingreso nacional aumentaría a lo largo del tiempo con el crecimiento de la producción nacional potencial. Si el ingreso nacional efectivo no aumentara tan rápido como el potencial, el cumplimiento de la norma generaría un déficit creciente (o un superávit decreciente), que tendería a acelerar el crecimiento del ingreso nacional efectivo.

La lógica de la norma no exigía que el ingreso nacional estándar fuera igual al ingreso nacional potencial o de "pleno empleo", aunque sí exigía que el estándar guardara cierta relación constante con el ingreso nacional potencial. Sin embargo, de hecho, la norma se prescribía normalmente como el ingreso nacional de pleno empleo, y la regla exigía que se equilibrara el presupuesto (o que se produjera algún superávit o déficit constante especificado) en el pleno empleo. Así pues, el examen de la norma centró la atención en lo que sería el superávit o el déficit en el momento del pleno empleo, distinguiéndolo del superávit o el déficit real. El "superávit de pleno empleo" se convirtió en una medida taquigráfica ampliamente utilizada del impacto de la política fiscal. Mientras que los cambios en el superávit o el déficit reales son el resultado de cambios en otras condiciones económicas, así como de cambios en la política presupuestaria, los cambios en el superávit de pleno empleo son el resultado casi total de cambios en la política presupuestaria. La utilización del superávit de pleno empleo para el análisis o la prescripción no implicaba necesariamente que el superávit de pleno empleo debiera ser constante, y el concepto llegó a ser utilizado en el decenio de 1960 por muchos que no aceptaban la norma del superávit de pleno empleo constante.

Los partidarios del enfoque indirecto y pasivo reconocieron que, en principio, una política activa basada en la previsión perfecta daría resultados de estabilización superiores. Sin embargo, la previsión perfecta no era posible, y las decisiones reales, si se liberaban de todas las normas convencionales, ni siquiera se regirían por las mejores previsiones económicas posibles. Las decisiones políticas podrían ser aleatorias y desestabilizadoras, o podrían estar sesgadas en una dirección inflacionaria y de aumento de los gastos. Por lo tanto, una política menos ambiciosa y más moderada daría mejores resultados. De hecho, cabría esperar un alto grado de estabilidad (lo que significa firmeza en el crecimiento) de una política fiscal pasiva, especialmente si se combina con una política monetaria estabilizadora. En algunas variantes se considera que esta política monetaria estabilizadora también se rige por una norma, como una tasa de crecimiento constante de la oferta monetaria; en otras variantes la política monetaria es flexible y discrecional.

Probablemente la crítica básica del enfoque indirecto es que el establecimiento de una regla presupuestaria requiere una previsión de las condiciones económicas que se darán en promedio durante el período en que la regla esté en vigor. Una regla que puede ser altamente inflacionaria en un conjunto de condiciones puede ser altamente deflacionaria en otro. Por lo tanto, la norma no elimina la necesidad de hacer previsiones, pero requiere un tipo de previsión más difícil, porque a más largo plazo, que una política más activa y flexible requiere.

La elección entre estos dos enfoques refleja las diferencias de opinión sobre el funcionamiento de los sistemas económico y político, así como algunas diferencias en la evaluación de las consecuencias de la inflación y el aumento del gasto público. Aunque estas diferencias no se han resuelto, la experiencia y el debate han tendido a reducir la diferencia entre los dos enfoques. Los defensores de lo que se denomina aquí el enfoque directo no desean ni esperan un ajuste continuo de la política fiscal a las condiciones económicas reales o previstas, sino sólo un ajuste a intervalos. También reconocerían que tal vez no sea conveniente modificar la política fiscal para hacer frente a cambios económicos que son pequeños o de pronóstico bastante incierto. Y han tenido, al menos cuando han ocupado puestos de responsabilidad, que aceptar como cierta restricción el sentimiento popular a favor de los presupuestos equilibrados.

Al mismo tiempo, al menos muchos partidarios de una "regla" de política fiscal reconocerían que puede ser necesario o deseable cambiar la regla de vez en cuando. También aceptarían la posible necesidad de apartarse temporalmente de la norma en algún momento.

Una vez alcanzados estos puntos, las diferencias entre los dos enfoques se reducen a cuestiones sobre la frecuencia de los cambios de la política fiscal y la solidez de las pruebas necesarias para justificar un cambio. Se trata de cuestiones de gradación, sobre las que se puede adoptar una graduación continua de posiciones.
La "mezcla" fiscal-monetaria
Si la política fiscal no es el único instrumento mediante el cual el gobierno puede influir en el ingreso nacional monetario, no es una guía suficiente para la política fiscal decir que debe ser administrada de manera que produzca el ingreso nacional deseado. Sólo puede decirse que los instrumentos disponibles deben utilizarse en combinación para lograr el resultado deseado, pero esto deja abierta la cuestión de la combinación en la que deben utilizarse los diversos instrumentos. La cuestión principal de la combinación de instrumentos se refiere a la combinación de la política fiscal y monetaria.

Aunque la política fiscal y la política monetaria pueden ser ambas capaces, en general, de afectar al ingreso nacional, puede haber circunstancias especiales en las que no sean instrumentos alternativos. Por ejemplo, se ha pensado que en el fondo de una profunda depresión, las perspectivas de beneficios pueden parecer tan sombrías que ninguna expansión de la oferta monetaria estimularía un aumento de la inversión u otros gastos privados. En este caso, la política monetaria no sería una alternativa a la política fiscal para promover la recuperación. Sin embargo, se ha discutido si se trata de una posibilidad realista, y no hay indicios de que hayan surgido tales circunstancias en el mundo de la posguerra.

Las medidas fiscales y las medidas monetarias pueden diferir en cuanto a la rapidez con que pueden adoptarse, surtir efecto y modificarse o invertirse en caso necesario. Esto puede servir de base para una división del trabajo entre la política fiscal y la monetaria, siendo el instrumento más flexible el que se utiliza en aquellas circunstancias en las que se necesita un efecto rápido y posiblemente reversible. En gran parte de los primeros escritos de la posguerra se asumió que la política monetaria era el instrumento más flexible y que, por lo tanto, se debía confiar en ella para los ajustes a corto plazo de los efectos del conjunto de medidas fiscales y monetarias. Sin embargo, en un estudio posterior se sugirió que el desfase entre la acción monetaria y sus efectos podría ser largo y variable. Esto planteaba la cuestión de si la política monetaria era de hecho el elemento más flexible y manejable de la combinación monetaria-fiscal. Así pues, el principio sigue siendo que en la división del trabajo entre la política fiscal y la política monetaria se debe utilizar el instrumento más flexible para los ajustes más rápidos y frecuentes, pero no se sabe con certeza cuál es el instrumento más flexible.

Si el ingreso nacional monetario deseado para cualquier período puede lograrse mediante una de las diversas combinaciones de política fiscal y monetaria, la elección entre esas combinaciones requiere la invocación de algún objetivo adicional. Dos de esos objetivos han parecido particularmente pertinentes: el crecimiento económico y el equilibrio de la balanza de pagos.

En ciertos supuestos, la economía crecerá más rápidamente con un gran superávit presupuestario que con un pequeño superávit o déficit presupuestario, si en cada caso existe la política monetaria adecuada para alcanzar la tasa actual deseada de ingresos nacionales monetarios. A menos que haya efectos totalmente compensatorios, el mayor superávit significará un mayor ahorro total y una mayor inversión total. Cabe esperar algunas compensaciones. Para obtener el mayor superávit se requerirá alguna combinación de impuestos más altos, que pueden reducir el ahorro privado o tener otros efectos de restricción del crecimiento, y de gastos públicos más bajos, algunos de los cuales podrían haber tenido efectos de promoción del crecimiento. Además, la política monetaria más expansiva necesaria para acompañar al mayor superávit puede deprimir el ahorro privado. Por lo tanto, no se puede decir que una política de mayor superávit sea una política de crecimiento más rápido sin más especificaciones, pero probablemente es posible diseñar una política de mayor superávit que sea una política de crecimiento más rápido. Incluso esto, por supuesto, no haría por sí mismo preferible el superávit más grande. Un superávit mayor sólo conduce a un crecimiento más rápido a un cierto costo, en forma de reducción del consumo actual y posiblemente también en otras formas; si es legítimo o prudente que el gobierno decida pagar ese costo es una pregunta que todavía tendría que ser respondida.

A finales del decenio de 1950 y principios del de 1960 la atención se centró en las consecuencias para la balanza de pagos de la combinación de la política fiscal y monetaria. Este nuevo interés se derivaba en gran medida de la preocupación por la posición de los Estados Unidos, que registraba un persistente déficit en la balanza de pagos junto con más desempleo y menos inflación que la mayoría del resto del mundo. Un país en esas circunstancias busca tanto la expansión interna como la contracción de su déficit externo. Se sugirió que esos dos objetivos podrían abordarse simultáneamente mediante una política fiscal más expansiva combinada con una política monetaria menos expansiva. En términos más generales, podría demostrarse que si el ingreso interno y la balanza de pagos dependen de la política monetaria y fiscal y de ninguna otra, y si esas dos políticas no afectan a ningún otro objetivo, los dos objetivos determinan la mejor combinación de las dos políticas. Si bien es posible que estas condiciones nunca se cumplan plenamente, se pueden aproximar por períodos breves.

Política Monetaria

En su sentido más amplio, la política monetaria incluye todas las acciones de los gobiernos, los bancos centrales y otras autoridades públicas que influyen en la cantidad de dinero y el crédito bancario. Por consiguiente, abarca las políticas relativas a aspectos como la elección del criterio monetario de la nación; la determinación del valor de la unidad monetaria en términos de un metal o de monedas extranjeras; la determinación de los tipos y cantidades de las propias emisiones monetarias del gobierno; el establecimiento de un sistema de banco central y la determinación de sus facultades y normas de funcionamiento; y las políticas relativas al establecimiento y la reglamentación de los bancos comerciales y otras instituciones financieras conexas. Unos pocos incluso amplían el significado de la política monetaria para incluir acciones oficiales que afectan no sólo a la cantidad de dinero sino también a su tasa de gasto, abarcando así las políticas gubernamentales de impuestos, gastos, préstamos y gestión de la deuda.

Sin embargo, se ha convertido en costumbre definir la política monetaria en un sentido más restringido y excluir de ella las opciones relativas al amplio marco jurídico e institucional del sistema monetario y bancario. Este concepto más restringido se empleará aquí. La política monetaria en este sentido se refiere a la regulación de la oferta de dinero y crédito bancario para la promoción de objetivos seleccionados.

Elementos de la política monetaria

Al igual que todas las políticas económicas, la política monetaria tiene tres elementos interrelacionados: la selección de objetivos, la aplicación y, al menos, una teoría implícita de las relaciones entre las acciones y los efectos. Los tres elementos presentan problemas de elección y siguen siendo objeto de controversia.

La política monetaria puede dirigirse hacia el logro de muchos objetivos diferentes. Por ejemplo, la oferta de dinero puede regularse para proporcionar al gobierno fondos baratos o incluso sin coste, para mantener los tipos de interés a un nivel determinado, para regular el tipo de cambio de la moneda nacional, para proteger el oro y otras reservas internacionales de la nación, para estabilizar los niveles de precios internos, para promover continuamente altos niveles de empleo, etc. Es poco probable que esos múltiples objetivos sean plenamente compatibles en todo momento. Por lo tanto, la formulación racional de políticas requiere la identificación de los diversos objetivos, el análisis de la medida en que son o pueden ser compatibles y la elección entre aquellos que entran en conflicto entre sí. En una sección posterior se hará hincapié en los cambios en los objetivos de la política monetaria y en algunos de los problemas de su conciliación.

El papel que desempeña la política monetaria en la promoción de determinados objetivos económicos depende en gran medida de la naturaleza del sistema económico y de las actitudes hacia el uso de otros métodos de regulación. Esta función suele ser secundaria en las economías caracterizadas por el funcionamiento gubernamental de la mayoría de las empresas económicas y el control gubernamental de la asignación de recursos, la distribución de la producción y los precios de los insumos y productos. Incluso en estas economías la política monetaria no es trivial. Una oferta excesiva de dinero puede crear una demanda excesiva y presiones inflacionistas, que se manifiestan en los mercados negros, el acaparamiento y las estanterías desnudas. Por otro lado, una oferta deficiente de dinero puede impedir el flujo de la producción y el comercio. Sin embargo, la principal función de la política monetaria en esas economías es la de la acomodación pasiva, es decir, proporcionar la cantidad de dinero necesaria para facilitar el funcionamiento de otros controles gubernamentales; no es servir de regulador principal.

La política monetaria suele desempeñar una función reguladora más positiva en los sistemas económicos que dependen en gran medida de las fuerzas del mercado para organizar y dirigir los procesos de producción y distribución. En esas economías, las decisiones de las empresas comerciales relativas a las tasas de producción, las cantidades de mano de obra empleada, las tasas de formación de capital, etc., están fuertemente influenciadas por las relaciones entre los costos y las demandas reales y previstas de producción. Si la demanda agregada es deficiente, las empresas no encontrarán rentable emplear toda la mano de obra disponible, utilizar plenamente la capacidad existente o adquirir todos los nuevos bienes de capital que podrían producirse. Por otra parte, las demandas agregadas excesivas de producción son inflacionarias. Por lo tanto, una de las principales funciones de la política monetaria es regular el comportamiento de la demanda agregada de producción para obtener un rendimiento más favorable de la economía. Esta función es compartida con la política fiscal en muchos países y en muchas combinaciones o "mixes" diferentes. Aunque el uso deliberado de la política fiscal con este fin ha aumentado considerablemente en los últimos decenios, la política monetaria sigue siendo un instrumento importante.

La responsabilidad principal de la administración de las políticas monetarias suele confiarse a los bancos centrales, aunque hay diversos grados de control gubernamental de los bancos centrales y sus políticas. Los bancos centrales regulan la oferta monetaria e influyen en la oferta de crédito en dos capacidades principales, separadas pero estrechamente relacionadas: como controladores de sus propias emisiones de dinero y como reguladores de la cantidad de dinero creada por los bancos comerciales. Ambas son importantes, pero su importancia relativa depende en parte de la etapa de desarrollo financiero del país y de los tipos de dinero empleados. En los países en que los depósitos bancarios aún no se han generalizado, los billetes emitidos por el banco central suelen constituir una parte importante de la oferta monetaria. En esos casos, el banco central puede regular la oferta monetaria en gran medida controlando directamente sus propias emisiones de billetes. Sin embargo, en los países que han alcanzado una etapa posterior de desarrollo financiero, los billetes del banco central constituyen una parte más pequeña de la oferta monetaria; los depósitos en los bancos comerciales son el principal componente, y las acciones de los bancos comerciales representan directamente una gran parte de las fluctuaciones de la oferta monetaria. En esos países, el banco central es principalmente un regulador de los bancos comerciales, aunque el control de su propia creación de dinero sigue siendo importante y forma parte del proceso.

Los términos "política monetaria" y "política crediticia" se utilizan a menudo indistintamente o con matices ligeramente diferentes. Esto se ha producido principalmente porque en la mayoría de los sistemas modernos la creación y destrucción de dinero por parte de los bancos centrales y comerciales están tan estrechamente entrelazadas con su expansión y contracción del crédito. Normalmente crean y emiten dinero (moneda y depósitos) haciendo préstamos o comprando valores, normalmente obligaciones de deuda. Así pues, una de las partes de la transacción es la emisión de dinero; la otra es la provisión de fondos a los prestatarios o vendedores de valores, lo que tiende a reducir los tipos de interés. Los bancos centrales y comerciales suelen retirar dinero (moneda y depósitos) disminuyendo sus préstamos pendientes o vendiendo valores, por lo general obligaciones de deuda. Así pues, se produce tanto una disminución de la oferta de dinero como una disminución de los fondos disponibles para los prestatarios y los compradores de los valores vendidos por los bancos, lo que tiende a aumentar los tipos de interés.

Los que hablan de política monetaria tienden a centrarse en el comportamiento de la reserva de dinero, mientras que los que hablan de política crediticia tienden a centrarse en la cantidad de fondos de préstamo disponibles de los bancos centrales y comerciales. Esas diferencias de enfoque no tienen por qué conducir a diferencias en el análisis o las conclusiones. Sin embargo, a veces lo hacen. Los que se centran en la reserva de dinero tienen más probabilidades de hacer hincapié en los "efectos de equilibrio real" tanto en el gasto de consumo como en el de inversión, mientras que los que se centran en el crédito tienen más probabilidades de hacer hincapié en los efectos directos en los tipos de interés, la disponibilidad de fondos y la inversión. La teoría monetaria ha avanzado considerablemente en la conciliación e integración de estos enfoques, pero aún queda mucho por hacer.

El tercer elemento de la política monetaria es, al menos, una teoría implícita de las relaciones entre las acciones y los efectos. Para que sus acciones promuevan sus objetivos, la autoridad monetaria necesita alguna teoría sobre la naturaleza, la dirección, la magnitud y el momento de las respuestas. Las respuestas pertinentes son numerosas y de varios niveles. Por ejemplo, incluyen la respuesta de la oferta de dinero y crédito; la respuesta de la demanda agregada de producción; y las respuestas de la producción, el empleo y los precios reales. Sigue habiendo desacuerdos entre los economistas y los banqueros centrales sobre muchas de esas cuestiones teóricas y empíricas, y esos desacuerdos subyacen a muchas controversias permanentes sobre la naturaleza y el alcance adecuados de la política monetaria. Algunos de ellos se tratarán en una sección posterior.

Evolución de los objetivos

La política monetaria, en el sentido moderno de gestión deliberada y continua de la oferta monetaria para promover objetivos sociales y económicos seleccionados, es en gran medida un producto del siglo XX, especialmente de las décadas posteriores a la Primera Guerra Mundial. La disminución de las reservas metálicas de la nación a niveles peligrosamente bajos, o cualquier otra amenaza a la redimibilidad, se convirtió en una señal de restricción monetaria y crediticia, cualesquiera que fueran sus otros efectos económicos. Cuando la posibilidad de rescate parecía segura, la política monetaria se utilizaba para promover otros objetivos: hacer frente a los pánicos, las crisis y otras restricciones crediticias, e incluso para expandir un poco el dinero cuando los negocios estaban deprimidos. Pero esa intervención era esporádica en lugar de continua y sus propósitos limitados en lugar de ambiciosos. El patrón oro internacional del período anterior a 1914 no era puramente automático, sino que se gestionaba sólo marginalmente.

Muchas fuerzas han contribuido al cambio y al crecimiento de la política monetaria desde la Primera Guerra Mundial. Un conjunto de fuerzas incluye la ruptura del patrón oro internacional y otros cambios y crisis en los sistemas monetarios -inflación durante y después de la Primera Guerra Mundial y el largo período de suspensión del reembolso del oro en la mayoría de los países, la naturaleza cambiante e insegura de los patrones de cambio del oro y del oro restablecidos en el decenio de 1920, la nueva ruptura de los patrones oro durante la gran depresión del decenio de 1930 y la inflación mundial durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Tanto los países que tenían demasiado poco oro como los que tenían demasiado, pasaron a considerar que el estado de sus reservas de oro ya no era una guía adecuada para la política y que debían elaborarse nuevos objetivos y guías. Las acciones monetarias se volvieron cada vez menos esporádicas y limitadas y más continuas y ambiciosas en su alcance.

Los objetivos de la política monetaria también se han visto poderosamente influidos por los cambios de actitud relativos a las responsabilidades de los bancos centrales y los gobiernos en el desempeño de la economía. En el decenio de 1920 se observó una creciente demanda de que algún organismo central redujera la inestabilidad de los niveles de precios y de la actividad empresarial. Esas exigencias se vieron reforzadas enormemente por la catástrofe económica del decenio de 1930 y por los temores de que a la guerra mundial n siguiera otra depresión mundial. A los pocos años de esa guerra, los gobiernos de casi todas las naciones occidentales habían asumido formalmente la responsabilidad de promover continuamente altos niveles de empleo y producción. Y en unos pocos años más casi todos estos gobiernos habían manifestado su intención de promover el crecimiento económico. La política monetaria es necesaria, en algunos casos por el gobierno y en otros por la fuerza de la opinión pública y la presión, para contribuir a tales objetivos.

Aunque a menudo se formulan en términos diferentes, ahora es común que las autoridades monetarias establezcan cuatro objetivos principales o básicos de la política monetaria: 1) niveles continuamente altos de empleo y producción, 2) la tasa más alta de crecimiento económico sostenible, 3) niveles de precios internos relativamente estables y 4) mantenimiento de un tipo de cambio estable para la moneda nacional y protección de su posición de reserva internacional. En algunos países la política monetaria también se ve influida por otras consideraciones, como el deseo de mantener bajos tipos de interés para facilitar la financiación pública u otros tipos de actividad económica favorecidos.

Conflictos de objetivos

Algunos de los problemas más básicos de la política monetaria se refieren a la compatibilidad de esos objetivos múltiples. ¿Pueden todos ellos ser alcanzados simultáneamente y en un grado aceptable, incluso si una nación tiene un control preciso del comportamiento de la demanda agregada de la producción? Por supuesto, la respuesta depende en parte de la ambición de los objetivos; difícilmente se puede esperar la perfección en todos los aspectos.

La respuesta también depende en gran medida de las respuestas de la producción, el empleo, los salarios monetarios y los precios a los cambios en la demanda agregada. El caso más favorable es aquel en que la oferta de producción es completamente elástica a los niveles de precios existentes hasta el punto de "pleno empleo" y producción de capacidad. En esos casos, el aumento de la demanda sólo provocaría un incremento de la producción hasta que la economía alcanzara su máxima capacidad de producción. La inflación de los precios sólo aparecería cuando la demanda fuera excesiva en relación con la capacidad productiva.

Sin embargo, surgen problemas para conciliar los objetivos relativos a la producción, el empleo y la estabilidad del nivel de precios cuando la oferta de productos no responde de manera tan favorable a los aumentos de la demanda y cuando los precios aumentan antes de que la economía se haya acercado a su capacidad de producción. Incluso ante cantidades considerables de desempleo, los salarios medios del dinero pueden aumentar más rápidamente que la producción media por hora-hombre, lo que tiende a elevar los costos de producción. Y por esta u otras razones, las empresas comerciales pueden aumentar los precios de sus productos aunque persista un considerable exceso de capacidad. En esas condiciones puede resultar imposible alcanzar todos los objetivos, en grados aceptables, únicamente mediante el control de la demanda agregada. Los niveles de demanda suficientes para provocar el "pleno empleo" y la producción de capacidad pueden provocar inflación, mientras que los niveles de demanda suficientemente bajos para asegurar la estabilidad de los niveles de precios pueden dejar grandes cantidades de desempleo y capacidad no utilizada.

Debido a esas dificultades, muchos economistas y otros observadores han llegado a la conclusión de que los objetivos relativos a la producción, el empleo y los niveles de precios sólo pueden conciliarse satisfactoriamente si la regulación de la demanda agregada mediante políticas monetarias y fiscales se complementa con medidas destinadas a suscitar respuestas más favorables de la economía. Esas medidas son de varios tipos, que sólo pueden enumerarse aquí: 1) la reforma de los procesos salariales para evitar aumentos inflacionarios de los salarios monetarios, 2) la disminución del poder de monopolio en la industria, y 3) el aumento de la movilidad regional y ocupacional de la mano de obra.

La discusión anterior se refería a los posibles conflictos entre los múltiples objetivos nacionales de una nación. Uno o más de estos objetivos domésticos también pueden entrar en conflicto con los objetivos internacionales de la nación de mantener un tipo de cambio estable para su moneda y de proteger su posición de reserva internacional. Afortunadamente, los objetivos nacionales e internacionales no siempre entran en conflicto. Por ejemplo, una nación puede tener un déficit en su balanza de pagos debido principalmente a una demanda interna excesiva y al aumento de los precios. En esos casos, las políticas monetarias restrictivas pueden ser apropiadas por razones tanto internas como internacionales. Por otra parte, una nación puede tener un superávit en su balanza de pagos debido principalmente al desempleo y a la disminución de la producción y los ingresos nacionales, lo que reduce su demanda de importaciones. En este caso, una política monetaria expansiva promoverá sus objetivos tanto nacionales como internacionales.

Sin embargo, se dan casos en que entran en conflicto los objetivos nacionales y los objetivos de mantener unos tipos de cambio estables y una balanza de pagos internacional. Por ejemplo, una nación puede tener un superávit grande y persistente en su balanza de pagos mientras que las demandas de su producción son tan grandes que provocan una inflación real o una amenaza de inflación. Una política monetaria expansiva, encaminada a reducir el superávit de su balanza de pagos, aumentaría las presiones inflacionistas en el plano interno; mientras que una política restrictiva, encaminada a inhibir la inflación interna, mantendría, y tal vez incluso aumentaría, el superávit de su balanza de pagos. Una nación que se enfrente a esta situación puede verse obligada a sacrificar su objetivo interno de prevenir la inflación o a aumentar el tipo de cambio de su moneda para disminuir el valor de sus exportaciones en relación con sus importaciones.

Considerada por la mayoría de los países como aún más grave es la situación en la que existe un gran y persistente déficit en la balanza de pagos combinado con un exceso de desempleo real o amenazado en el país. El empleo de políticas monetarias y fiscales expansivas para aumentar la demanda interna y erradicar el exceso de desempleo tendería a ampliar el déficit de la balanza de pagos de la nación y a agotar sus reservas internacionales. Pero el empleo de políticas restrictivas para erradicar el déficit en su balanza de pagos aumentaría el desempleo en el país. La nación puede verse obligada a sacrificar sus objetivos internos relacionados con el empleo, la producción y el crecimiento o a reducir el tipo de cambio de su moneda.

Debido a estos conflictos, muchos economistas han criticado los acuerdos en los que los tipos de cambio permanecen fijos durante largos períodos de tiempo. Consideran que la estabilidad de los tipos de cambio como tal tiene poco mérito y que los alteraría siempre que entraran en conflicto con objetivos económicos importantes. Sin embargo, sus prescripciones varían mucho. Por ejemplo, algunos favorecen la estabilidad de los tipos de cambio la mayoría de las veces con ajustes sólo en caso de "desequilibrio fundamental". Otros favorecen tipos de cambio continuamente flexibles, con o sin intervención oficial para influir en su comportamiento. Todo el campo de la política de tipos de cambio sigue siendo muy controvertido.


A continuación se examinará el significado.

¿Cómo se define? Concepto de Aranceles en el Entorno Empresarial Global

Los negocios internacionales se definen como las transacciones comerciales que tienen lugar a través de las fronteras nacionales. Esta amplia definición incluye la empresa muy pequeña que exporta (o importa) una pequeña cantidad a un solo país, así como la empresa mundial muy grande con operaciones integradas y alianzas estratégicas en todo el mundo. Dentro de esta amplia gama, a menudo se hacen distinciones entre los diferentes tipos de empresas internacionales, y estas distinciones son útiles para comprender la estrategia, la organización y las decisiones funcionales de una empresa (por ejemplo, sus decisiones financieras, administrativas, de comercialización, de recursos humanos o de operaciones). Una distinción que puede ser útil es la que se hace entre las operaciones multidominales, con filiales independientes que actúan esencialmente como empresas nacionales, y las operaciones mundiales, con filiales integradas que están estrechamente relacionadas e interconectadas. Puede pensarse que éstas son los dos extremos de un continuo, con muchas posibilidades intermedias. Sin embargo, es poco probable que las empresas se encuentren en un extremo del continuo, ya que a menudo combinan aspectos de las operaciones multidominales con aspectos de las operaciones mundiales.

Aunque la actividad económica mundial ha existido durante siglos, la globalización en su forma actual comenzó en serio en el decenio de 1970. Esencialmente, la globalización se refiere al crecimiento del comercio y la inversión, acompañado del crecimiento de los negocios internacionales y la integración de las economías de todo el mundo. Según Punnett, el concepto de globalización se basa en una serie de premisas relativamente sencillas:

- Los avances tecnológicos han aumentado la facilidad y la velocidad de las comunicaciones y los viajes internacionales.
- El aumento de las comunicaciones y los viajes ha hecho que el mundo sea más pequeño.
- Un mundo más pequeño significa que las personas son más conscientes de los acontecimientos fuera de su país de origen y es más probable que viajen a otros países.
- El aumento de la conciencia y de los viajes da lugar a una mejor comprensión de las oportunidades en el extranjero.
- Una mejor comprensión de las oportunidades da lugar a un aumento del comercio y las inversiones internacionales, así como del número de empresas que operan a través de las fronteras nacionales.

Esos aumentos significan que las economías y los mercados financieros de todo el mundo están más estrechamente integrados.

Los directivos deben ser conscientes de que los mercados, los suministros, los inversores, las ubicaciones, los socios y los competidores pueden estar en cualquier parte del mundo. Las empresas exitosas aprovecharán las oportunidades dondequiera que estén y estarán preparadas para las caídas. Los gerentes exitosos, en este entorno, necesitan comprender las similitudes y diferencias entre las fronteras nacionales, a fin de aprovechar las oportunidades y hacer frente a las posibles caídas.

La globalización de los negocios es fácil de reconocer en la difusión de muchas marcas y servicios en todo el mundo. Por ejemplo, la electrónica y los automóviles japoneses son comunes en Asia, Europa y América del Norte, mientras que los automóviles, las actividades de entretenimiento y los servicios financieros de los Estados Unidos también son comunes en Asia, Europa y América del Norte.

Además, las empresas se han convertido en transnacionales o multinacionales, es decir, tienen su sede en un país pero realizan operaciones en otros. Por ejemplo, muchos fabricantes de automóviles con sede en el Japón tienen ahora fábricas en los Estados Unidos y en otros lugares, mientras que la empresa Coca-Cola, con sede en los Estados Unidos, tiene fábricas en otros países.

Al elaborar estrategias mundiales apropiadas, los administradores deben tener en cuenta las ventajas y los inconvenientes de la globalización. Una estrategia mundial debe tener en cuenta los acontecimientos en todo el mundo, así como los que se producen en el país.

La estrategia internacional es la técnica de gestión continua e integral diseñada para ayudar a las empresas a operar y competir eficazmente a través de las fronteras nacionales. Si bien los altos directivos de las empresas suelen elaborar estrategias mundiales, dependen de todos los niveles de gestión para aplicar esas estrategias con éxito. Los métodos que las empresas utilizan para lograr los objetivos de estas estrategias adoptan una serie de formas. Por ejemplo, algunas empresas forman asociaciones con empresas de otros países, otras adquieren empresas de otros países, otras siguen desarrollando productos, servicios y campañas de comercialización concebidas para atraer a clientes de otros países. Algunos aspectos rudimentarios de las estrategias internacionales reflejan las estrategias nacionales en el sentido de que las empresas deben determinar qué productos o servicios vender, dónde y cómo los venderán, dónde y cómo los producirán o los proporcionarán, y cómo competirán con otras empresas del sector de conformidad con los objetivos de la empresa.

El desarrollo de estrategias internacionales implica prestar atención a otros detalles que rara vez, si es que alguna vez, entran en juego en el mercado nacional. Estas otras áreas de preocupación se derivan de diferencias culturales, geográficas y políticas. En consecuencia, aunque una empresa sólo tiene que elaborar una estrategia teniendo en cuenta las reglamentaciones gubernamentales conocidas, un idioma (en general) y una moneda en el mercado interno, debe considerar y planificar diferentes niveles y tipos de reglamentación gubernamental, múltiples monedas y varios idiomas en el mercado mundial.

Aunque las empresas multinacionales han sido un pilar del escenario empresarial durante algún tiempo, la ola de globalización más reciente de las empresas estadounidenses comenzó en el decenio de 1980, cuando las empresas empezaron a darse cuenta de que concentrarse únicamente en el mercado interno llevaría a un estancamiento de las ventas y los beneficios y que los mercados emergentes ofrecían muchas oportunidades de crecimiento. Parte de la motivación de esta globalización se debió a la pérdida de cuota de mercado en el decenio de 1970 a favor de las empresas multinacionales de otros países, especialmente las del Japón. Inicialmente, estas empresas estadounidenses trataron de emular a sus homólogas japonesas implantando estructuras de gestión y círculos de calidad de estilo japonés. Tras adaptar estas prácticas para satisfacer las necesidades de las empresas estadounidenses y recuperar la cuota de mercado, estas empresas comenzaron a trasladarse a nuevos mercados para estimular el crecimiento, permitir la adquisición de recursos (a menudo con una ventaja de costos) y obtener una ventaja competitiva mediante el logro de mayores economías de escala.

La globalización de las empresas estadounidenses no ha estado exenta de preocupaciones y detractores. Exportar puestos de trabajo en los Estados Unidos, explotar el trabajo infantil y contribuir a la pobreza han sido cargos que se han puesto a las puertas de las empresas estadounidenses. Estas acusaciones han sido acompañadas por manifestaciones y boicots de consumidores.

Las empresas estadounidenses tampoco han sido las únicas afectadas. Las empresas del resto del mundo desarrollado se han globalizado junto con las empresas de EE.UU., y también se han enfrentado a las consecuencias a veces negativas.

Es interesante que a finales del siglo XX y principios del XXI también se haya producido un crecimiento de las empresas internacionales de países en desarrollo y en transición, y cabe esperar que esta tendencia continúe y aumente. Las exportaciones e inversiones de la República Popular China son un ejemplo notable, pero las empresas del Asia sudoriental, la India, Sudáfrica y América Latina, por nombrar algunos países y regiones, se están dando a conocer en todo el mundo.

TIPOS DE ACTIVIDADES COMERCIALES MUNDIALES
Las empresas pueden optar por globalizarse u operar en diferentes países de cuatro maneras distintas: mediante el comercio, la inversión, las alianzas estratégicas y la concesión de licencias o franquicias. Las empresas pueden decidir comerciar con bienes tangibles como automóviles y productos electrónicos (exportaciones e importaciones de mercancías). Alternativamente, las empresas pueden decidir comerciar con productos intangibles como los servicios financieros o jurídicos (exportaciones e importaciones de servicios).

Las empresas pueden entrar en el mercado mundial a través de diversos tipos de inversiones internacionales. Las empresas pueden optar por hacer inversiones extranjeras directas, lo que les permite controlar empresas y activos en otros países. Además, las empresas pueden optar por hacer inversiones de cartera, adquiriendo acciones de empresas de otros países para obtener el control de esas empresas.

Otra forma en que las empresas se introducen en el mercado mundial es formando alianzas estratégicas con empresas de otros países. Si bien las alianzas estratégicas adoptan muchas formas, algunas permiten a cada empresa acceder al mercado nacional de la otra y, de ese modo, comercializar sus productos como si estuvieran afiliados a la conocida empresa anfitriona. Este método de negocios internacionales también permite a una empresa superar algunas de las dificultades asociadas a la internacionalización, como las diferentes condiciones políticas, reglamentarias y sociales. La empresa de origen puede ayudar a la empresa multinacional a abordar y superar esas dificultades porque está acostumbrada a ellas.

Por último, las empresas pueden participar en el mercado internacional mediante la concesión de licencias o franquicias. La concesión de licencias implica la concesión a otra empresa del derecho a utilizar sus nombres comerciales, marcas, derechos de autor o patentes a cambio del pago de regalías. La franquicia, en cambio, es cuando una empresa acepta permitir que una empresa de otro país utilice su nombre y sus métodos de operación a cambio del pago de regalías.

PANORAMA GENERAL DE LA ELABORACIÓN DE ESTRATEGIAS INTERNACIONALES
Por lo general, una empresa desarrolla su estrategia internacional teniendo en cuenta su estrategia general, que incluye sus operaciones en el país y en el extranjero. Podemos considerar cuatro aspectos de la estrategia: (1) alcance de las operaciones, (2) asignación de recursos, (3) ventaja competitiva, y (4) sinergia. El primer componente abarca las ubicaciones geográficas -países y regiones- de las posibles operaciones, así como los posibles mercados o nichos en diversas regiones. Dado que las empresas tienen recursos limitados y que las distintas regiones ofrecen diferentes ventajas, los directivos deben seleccionar los mercados que ofrezcan a la empresa las oportunidades óptimas.

El segundo componente de la estrategia mundial se centra en la utilización de los recursos de la empresa para que ésta pueda competir con éxito en los mercados elegidos. Este componente de la planificación de la estrategia también determina la importancia relativa de las diversas funciones de la empresa y basa la asignación de recursos en la importancia relativa de cada función. Por ejemplo, una empresa puede decidir asignar sus recursos en función de las líneas de productos o de la ubicación geográfica.

A continuación, la dirección debe decidir dónde puede la empresa lograr una ventaja competitiva sobre otras empresas del sector. La dirección puede identificar su ventaja competitiva determinando qué es lo que la empresa hace mejor (o puede hacer mejor) que sus competidores. Las empresas pueden obtener esta ventaja mediante una serie de técnicas como el uso de tecnología superior, la aplicación de prácticas organizativas y sistemas de distribución más eficientes y el cultivo de marcas conocidas. Este componente de la estrategia implica no sólo la identificación de las áreas de ventaja competitiva existentes o potenciales, sino también la elaboración de un plan para sostener las áreas de ventaja competitiva. Por último, la estrategia global debe entrañar el establecimiento de un plan para la empresa que permita que sus diversas funciones y operaciones se beneficien mutuamente. Por ejemplo, una empresa puede utilizar una línea de productos para fomentar las ventas de otra línea de productos, permitiendo así que las diferentes partes de un negocio se beneficien mutuamente.

Algunos han sostenido que las operaciones internas también pueden ser de alcance mundial. Por ejemplo, en un artículo de 2002 de la Academy of Management Executive se destaca la importancia de la contratación a nivel mundial. Los autores señalan que la coordinación e integración de las compras y las fuentes de suministro de una empresa a escala mundial puede dar lugar a ventajas competitivas al hacer que una organización sea más eficiente. Asimismo, Thomas Friedman ha escrito sobre la importancia de las cadenas de suministro globales. Friedman utiliza a Wal-Mart como ejemplo de una empresa con una sofisticada cadena de suministro global. La empresa ha logrado un notable grado de eficiencia en su cadena de suministro al contar con un sistema informático que permite una rápida comunicación con sus proveedores. General Motors es otra empresa que ha utilizado los sistemas de TI para mejorar su cadena de suministro global.

En general, las recientes innovaciones tecnológicas han ayudado en todos los aspectos de la realización de operaciones comerciales en un entorno global. Por ejemplo, Colgate Palmolive ha utilizado materiales de capacitación basados en la Web en toda su organización en lugar de la capacitación en persona.

Muchas empresas están subcontratando ahora muchas de sus operaciones a nivel internacional. Por ejemplo, si llama para obtener información sobre su tarjeta de crédito, es muy posible que esté hablando con alguien en la India o en México. Igualmente, los fabricantes suelen subcontratar la producción a países con bajos costos de mano de obra. Las preocupaciones por cuestiones éticas, como el trabajo esclavo y el trabajo infantil, han llevado a las empresas a subcontratar en condiciones controladas: la producción en el extranjero puede ser objeto de visitas y búsquedas sorpresa y las fábricas subcontratadas deben ajustarse a criterios específicos. Lamentablemente, la subcontratación y la externalización pueden hacer que la supervisión sea una tarea muy difícil.

Sin embargo, hay otros pasos que una empresa puede dar para ser más competitiva a nivel mundial. Por ejemplo, se ha señalado que, si bien muchas empresas de los Estados Unidos están aplicando una estrategia mundial, ello no se refleja en la composición de los directores. En el artículo se sostiene que las empresas necesitan añadir ciudadanos extranjeros a su junta directiva para ayudar a promover las estrategias mundiales. Si bien esto puede presentar algunos problemas prácticos (como los viajes a las reuniones del consejo de administración y los choques culturales), la "internacionalización" de un consejo de administración puede ayudar a cimentar el compromiso de una empresa con una estrategia mundial.

ETAPAS DE LA ELABORACIÓN DE ESTRATEGIAS INTERNACIONALES
La elaboración de la estrategia propiamente dicha suele tener lugar en dos etapas: la formulación de la estrategia y la aplicación de la misma. Al planificar una estrategia, las empresas identifican sus objetivos internacionales y elaboran una estrategia que les permita alcanzar sus metas. Durante la etapa de planificación, los directivos proponen, revisan y finalmente ratifican los planes para entrar en nuevos mercados y competir en ellos.

Una vez acordada una estrategia, los directivos deben tomar medidas para su aplicación. Por consiguiente, esta etapa implica determinar cuándo comenzar las operaciones mundiales, así como iniciar realmente las operaciones y poner en marcha los demás componentes de la estrategia mundial.

Más concretamente, la primera etapa -la formulación de la estrategia- consiste en el análisis de la empresa y su entorno, el establecimiento de objetivos estratégicos y la elaboración de planes para alcanzar las metas, así como un marco de control. Al evaluarse a sí misma y al entorno empresarial mundial, una empresa puede determinar qué mercados, productos, servicios, etc. ofrecen oportunidades de crecimiento. Este proceso implica la recopilación de datos sobre una empresa y su entorno, incluida la información sobre los mercados mundiales, la reglamentación, la productividad, los costos y los competidores. Por lo tanto, la recopilación de datos debe proporcionar a los administradores información económica, financiera, política, jurídica y social sobre diversos países y sus mercados para diferentes productos o servicios. Sobre la base de esa información, los administradores pueden determinar qué mercados y productos ofrecen oportunidades económicamente viables para la expansión mundial.

En este siglo, varios autores sostuvieron que los modelos tradicionales de análisis estratégico no eran suficientes para operar en un entorno mundial. Concretamente, propusieron que se añadieran elementos de cambio en los análisis del ciclo de vida de los productos y del análisis DAFO (puntos fuertes, puntos débiles, oportunidades y amenazas). En el caso del análisis FODA, señalan que la incorporación de varios tipos de cambio como elementos a considerar puede dar lugar a que avance más de una estrategia.

Independientemente de que esto se haga o no, una vez que este análisis se haya completado, los directivos deben establecer objetivos estratégicos, que son las metas significativas que una empresa trata de alcanzar a través de una búsqueda particular como la entrada en un nuevo mercado regional. Estos objetivos deben ser practicables, mensurables y limitados a un marco temporal específico. Una vez establecidos los objetivos estratégicos, las empresas deben elaborar planes que les permitan alcanzar sus metas, y esos planes deben concentrarse en la forma de aplicar los planes estratégicos. Por último, la formulación de estrategias implica un marco de control, que es un proceso que la dirección utiliza para ayudar a garantizar que una empresa siga el rumbo correcto al aplicar sus planes estratégicos. El marco de control responde esencialmente a diversos acontecimientos mientras se ejecutan los planes estratégicos. Por ejemplo, si las ventas son inferiores a las ventas proyectadas que forman parte de los objetivos estratégicos, entonces una empresa puede aumentar sus esfuerzos de comercialización y bajar temporalmente sus precios para estimular ventas adicionales.

EVALUACIÓN DEL MERCADO INTERNACIONAL
Si bien muchos aspectos de la estrategia internacional y su formulación son similares a los de sus homólogos nacionales, algunos aspectos clave no lo son y, por lo tanto, requieren métodos y tipos de información diferentes. El conocimiento de los mercados internacionales es una de esas diferencias clave y una parte crucial del desarrollo de una estrategia internacional. Para que una empresa pueda entrar en un nuevo mercado, captar cuota de mercado y, por tanto, aumentar las ventas y los beneficios, debe conocer cómo es ese mercado. A nivel básico, una empresa debe examinar los diferentes mercados, evaluar las ventajas y desventajas de entrar en cada uno de ellos y seleccionar sólo los mercados que muestren el mayor potencial de entrada y crecimiento.

Al examinar los diferentes mercados internacionales, una empresa debe considerar el potencial del mercado, la competencia, la regulación y los factores culturales de cada uno de ellos. Los gerentes de las empresas pueden evaluar el potencial de mercado reuniendo datos sobre el producto interno bruto (PIB), el PIB per cápita, la población, el transporte y otras cifras de diversos países. Este tipo de información permitirá a los administradores determinar el poder adquisitivo de los consumidores de cada país y determinar si ese poder adquisitivo les permite adquirir los productos o servicios de una empresa. Los administradores también deben tener en cuenta la estabilidad monetaria de los diferentes mercados, lo que puede hacerse utilizando documentos de los países de origen para determinar el valor y la fluctuación de la moneda a lo largo de un período de años.

Para seleccionar los mejores mercados de entrada, los administradores también deben considerar el grado de competencia dentro de los diferentes mercados y deben anticiparse a la competencia futura en ellos también. La determinación del grado de competencia implica la identificación de todas las empresas que compiten en los posibles mercados, así como sus tamaños, cuotas de mercado y precios. Los gerentes deben entonces evaluar un mercado prospectivo considerando el número de competidores y sus características así como las condiciones del mercado, es decir, si el mercado está saturado de competencia y no puede apoyar a ningún nuevo participante.

A continuación, los gerentes deben evaluar el entorno reglamentario de los mercados prospectivos, ya que conocer las políticas fiscales, comerciales y otras políticas conexas es esencial para el éxito de un negocio internacional. Este paso implica determinar los respectivos aranceles y barreras comerciales de los mercados prospectivos. Los diferentes tipos de barreras comerciales pueden influir en el tipo de actividad comercial que una empresa elija para un mercado determinado. Por ejemplo, si un mercado en perspectiva tiene barreras comerciales que restringen la entrada de productos fabricados en el extranjero, una empresa puede decidir acceder al mercado a través de la inversión extranjera directa y fabricar sus productos en el propio país. Las restricciones a la propiedad también pueden limitar el interés de una empresa en un mercado determinado; algunos países permiten que las empresas extranjeras establezcan operaciones locales sólo si se asocian con una empresa local. Además, los directivos deben averiguar si los posibles países cobran a las empresas extranjeras impuestos más altos o si ofrecen exenciones fiscales e incentivos para fomentar el desarrollo económico. Una última consideración que deben hacer las empresas en relación con el gobierno es la estabilidad. Dado que algunos países han sufrido transiciones gubernamentales resultantes de golpes y levantamientos, las empresas deben soportar la posibilidad de una agitación política que podría perturbar sustancialmente los negocios.

El último paso en la evaluación de los mercados internacionales es la evaluación de los factores culturales. Para evitar las dificultades asociadas a las diferencias culturales, algunos directivos buscan nuevos mercados que tengan similitudes culturales con su mercado de origen, especialmente para los primeros esfuerzos de penetración en el mercado internacional. A diferencia del potencial del mercado, la competencia y la reglamentación, las diferencias culturales son más difíciles de evaluar. No obstante, los gerentes deben tratar de determinar las necesidades y preferencias de los consumidores en los posibles mercados. Los gerentes también deben tener en cuenta las diferencias culturales en las relaciones laborales, como la motivación de los trabajadores, la compensación, las horas de trabajo, etc., si planifican la inversión extranjera directa en una empresa extranjera. Además, una comprensión profunda de la cultura de un país en perspectiva facilitará enormemente cualquier tipo de empresa comercial global. Este conocimiento cultural debe incluir una comprensión básica de las creencias y actitudes de un posible país, el idioma y los estilos de comunicación, la vestimenta, las preferencias y costumbres alimentarias, la conciencia del tiempo y la hora, las relaciones, los valores y la ética laboral. Este tipo de información cultural es esencial para desarrollar una estrategia global efectiva y realista.

Dado que la realización de investigaciones primarias requiere mucho trabajo y tiempo, los gerentes pueden obtener información preliminar sobre los mercados potenciales en libros y guías sobre como hacer negocios en los diferentes países, en la que se enumeran posibles oportunidades comerciales, políticas, etiqueta, impuestos, etc. para varios países.

Después de examinar los mercados potenciales de esta manera, los administradores están dispuestos a evaluar las ventajas y desventajas de cada mercado potencial. Una forma de hacerlo es la determinación de los costos, ventajas y desventajas de cada mercado potencial. Los costos de cada mercado incluyen los costos directos y los costos de oportunidad. Los costos directos son los que una empresa paga al establecer un negocio en un nuevo mercado, como los costos asociados a la compra de bienes y equipo y a la producción y el envío de mercancías. Los costos de oportunidad, en cambio, se refieren a los costos asociados con la pérdida de otras oportunidades, ya que al entrar en un mercado se descarta o se aplaza la entrada en otro debido a los recursos limitados de una empresa. Por lo tanto, los beneficios que podrían haberse obtenido en el mercado alternativo constituyen los costos de oportunidad.

Cada mercado alternativo suele tener una serie de ventajas, como la posibilidad de crecimiento, que dará lugar a mayores ingresos y beneficios. Otras ventajas incluyen los costos relativamente bajos de material y mano de obra, la nueva tecnología que adquiere una ventaja estratégica sobre los competidores, y la equiparación de las acciones de los competidores. Sin embargo, cada mercado prospectivo suele tener también una serie de desventajas, como los costos de oportunidad, la mayor complejidad empresarial y las posibles pérdidas derivadas de aspectos imprevistos de los mercados prospectivos y de las fluctuaciones monetarias. Otras desventajas pueden ser el resultado de posibles pérdidas asociadas a condiciones políticas inestables.

ANÁLISIS DE LAS ESTRATEGIAS INTERNACIONALES
Después de que se produjera una importante globalización, los analistas empresariales comenzaron a examinar el éxito de diversas estrategias para hacer negocios en otros países. Este examen condujo a la distinción entre las diversas orientaciones de las estrategias internacionales. La principal distinción era entre las estrategias internacionales multidomésticas (también llamadas multilocales) y las estrategias mundiales. Las estrategias internacionales multidomésticas se refieren a las que se ocupan de la competencia en cada país o región de forma individual, mientras que la estrategia mundial se refiere a las que se ocupan de la competencia de forma integrada y holística a través de las fronteras nacionales y regionales. Por consiguiente, las estrategias internacionales multidominales tratan de atender a las necesidades de los clientes de diferentes países o regiones, mientras que las estrategias mundiales tratan de normalizar los productos y la comercialización para que funcionen a través de las fronteras. En lugar de basarse en una de esas estrategias, las empresas multinacionales pueden adoptar una estrategia diferente para diferentes productos o servicios. Por ejemplo, una empresa podría utilizar una estrategia global para sus productos electrónicos y una estrategia multidoméstica para sus electrodomésticos.

Los críticos del enfoque de la normalización sostienen que hace dos supuestos cuestionables: que las necesidades de los consumidores son cada vez más homogéneas en todo el mundo y que los consumidores prefieren la alta calidad y los precios bajos a las características y funciones avanzadas. No obstante, las estrategias mundiales normalizadas tienen algunos beneficios importantes. Las empresas pueden reducir sus gastos de comercialización, por ejemplo, si utilizan los mismos anuncios en todos sus mercados. Además de los ahorros en materia de comercialización, las estrategias mundiales pueden dar lugar a otros tipos de beneficios y ventajas en esferas como el diseño, el embalaje, la fabricación, la distribución, el servicio de atención al cliente y el desarrollo de programas informáticos. Algunos han observado que la normalización tiene los beneficios tradicionales asociados a muchas grandes organizaciones, como la eficiencia de la velocidad y la escala.

Por otra parte, algunos sostienen que las empresas deben adaptar sus productos o servicios a las necesidades de los diversos mercados internacionales y, por lo tanto, deben utilizar una estrategia multidoméstica, al menos en parte. Por ejemplo, KFC planificó un enfoque estandarizado para su incursión en el mercado japonés, pero la empresa pronto se dio cuenta de que tenía que cambiar su estrategia para satisfacer las necesidades de los consumidores japoneses y adaptar sus operaciones en el Japón. En consecuencia,

KFC introdujo piezas más pequeñas de alimentos para satisfacer una preferencia japonesa, y ubicó restaurantes en zonas concurridas junto con otros restaurantes, alejándose de los sitios independientes. Como resultado de estos cambios, el restaurante de comida rápida experimentó una mayor demanda en Japón. En otro ejemplo, News Corporation se basó originalmente en una estrategia global con su red de televisión por satélite STAR-TV, tratando de ofrecer los mismos programas de televisión en toda Asia en inglés. La empresa pasó rápidamente a una estrategia multidoméstica, ofreciendo la programación en los idiomas locales después de recibir bajos índices de audiencia y dólares de publicidad con su primer enfoque.

Sin embargo, como sostienen Inkpen y Ramaswamy, es más probable que las estrategias del mundo real sean una mezcla de normalización y localización. De hecho, llegan a afirmar que las circunstancias del mundo real simplemente no permiten una estrategia mundial puramente estandarizada. También señalan que incluso dentro de una misma industria, diferentes empresas pueden desarrollar diferentes combinaciones y grados de enfoques estandarizados y localizados. Por ejemplo, informan de que algunos fabricantes de automóviles tratan de adaptar sus automóviles a cada mercado (que puede tener diferentes entornos normativos, gustos nacionales y economías), mientras que otros tratan de ofrecer un producto lo más normalizado posible a través de las fronteras nacionales. También es importante señalar que los mercados pueden favorecer un enfoque sobre el otro.

Por último, algunos estudiosos de la gestión han propugnado una estrategia híbrida de los dos, argumentando que las empresas deben tener un alto grado de competencia tanto en materia de normalización como de localización. Los académicos en administración Bartlett y Ghoshal identificaron uno de esos modelos de organización que denominaron "organización transnacional". Estas organizaciones están muy descentralizadas, lo que permite estrategias de localización eficaces, pero también suponen un alto grado de intercambio de conocimientos en todo momento, lo que permite a una empresa aprovechar también muchas de las ventajas de la normalización.

Sin embargo, diversos colapsos empresariales y la revelación de prácticas poco éticas e ilegales en muchas empresas internacionales han dado lugar a que se preste atención a la gobernanza y la ética empresariales a principios del siglo XXI. Es probable que las cuestiones relativas a lo que constituye un comportamiento socialmente responsable constituyan una parte importante de la estrategia mundial para los próximos años. En un artículo de opinión de 2008, un empleado de Hewlett Packard también señaló que la ética empresarial era y debe ser una preocupación importante para las empresas de alcance mundial. Cita la necesidad de crecer de manera responsable, en particular en los países que aún están en desarrollo, así como de mantener una cultura interna ética y tener altos estándares para los proveedores.

Los negocios internacionales son diferentes de los nacionales porque el entorno cambia cuando una empresa cruza las fronteras internacionales. Por lo general, una empresa comprende bastante bien su entorno nacional, pero está menos familiarizada con el entorno de otros países y debe invertir más tiempo y recursos en la comprensión del nuevo entorno. A continuación se examinan algunos de los aspectos importantes del medio ambiente que cambian a nivel internacional.

El entorno económico puede ser muy diferente de una nación a otra. Los países suelen dividirse en tres categorías principales: los países desarrollados, los países menos adelantados y las economías en desarrollo o emergentes. Dentro de cada categoría hay grandes variaciones, pero en general los países más desarrollados son los países ricos, los menos desarrollados los pobres, y los de reciente industrialización los que pasan de ser más pobres a ser más ricos. Estas distinciones suelen hacerse sobre la base del producto interno bruto per cápita (PIB/capita). La mejora de la educación, la infraestructura, la tecnología, la atención de la salud, etc., también suele ir asociada a niveles más altos de desarrollo económico.

Cuando se habla de economías emergentes, las naciones "BRIC" ocupan un lugar destacado. Los países BRIC se refieren a las economías emergentes de Brasil, Rusia, India y China. El término fue usado por primera vez por el banco de inversiones Goldman Sachs en 2003 en un documento que argumentaba que estas naciones en rápido desarrollo superarían a los países más ricos del mundo para el 2050. Jim O'Neill, jefe de investigación económica global de Goldman Sachs, afirma que los países BRIC están avanzando hacia la creación de un bloque económico similar a la Unión Europea. La cumbre de los BRIC que tuvo lugar en 2008 indica que estos países están empezando a formalizar su asociación.

Además del nivel de desarrollo económico, los países pueden clasificarse como de libre mercado, de planificación centralizada o mixta. Las economías de libre mercado son aquellas en las que el gobierno interviene mínimamente en las actividades comerciales y en las que se permite que las fuerzas del mercado de la oferta y la demanda determinen la producción y los precios. Las economías de planificación centralizada son aquellas en las que el gobierno determina la producción y los precios basándose en las previsiones de la demanda y los niveles de oferta deseados. Las economías mixtas son aquellas en las que algunas actividades se dejan en manos de las fuerzas del mercado y otras, por razones de bienestar nacional e individual, están controladas por el gobierno. A finales del siglo XX y principios del XXI se ha producido un cambio sustancial hacia las economías de libre mercado, pero la mayoría de los países mantienen cierto control gubernamental de las actividades comerciales. La República Popular China (RPC) ha aplicado reformas económicas basadas en el mercado desde la muerte del Presidente Mao en 1976, tras lo cual el control del Partido Comunista sobre los ciudadanos disminuyó. Ahora la RPC tiene una economía mixta que incorpora muchos aspectos de un entorno de libre mercado, manteniendo al mismo tiempo el control gubernamental sobre las industrias que se consideran de vital importancia estratégica para el Estado.

Es evidente que el nivel de actividad económica combinado con la educación, la infraestructura, etc., así como el grado de control gubernamental de la economía, afectan prácticamente a todas las facetas de la actividad empresarial, y una empresa necesita comprender este entorno si quiere operar con éxito a nivel internacional.

El entorno político se refiere al tipo de gobierno, la relación del gobierno con las empresas y el riesgo político en un país. Por lo tanto, hacer negocios a nivel internacional implica tratar con diferentes tipos de gobiernos, relaciones y niveles de riesgo.

Hay muchos tipos diferentes de sistemas políticos, por ejemplo, democracias multipartidistas, estados unipartidistas, monarquías constitucionales y dictaduras (militares y no militares). Además, los gobiernos cambian de diferentes maneras, por ejemplo, mediante elecciones periódicas, elecciones ocasionales, muertes, golpes de Estado y guerras. Las relaciones entre el gobierno y las empresas también difieren de un país a otro. Las empresas pueden ser consideradas positivamente como el motor del crecimiento, pueden ser vistas negativamente como explotadoras de los trabajadores, o en algún punto intermedio como proveedoras tanto de beneficios como de inconvenientes. Las relaciones específicas entre el gobierno y las empresas también pueden variar de positivas a negativas, según el tipo de operaciones comerciales de que se trate y la relación entre la población del país anfitrión y la del país de origen. Para ser eficaz en una ubicación en el extranjero, una empresa internacional depende de la buena voluntad del gobierno extranjero y necesita tener una buena comprensión de todos estos aspectos del entorno político.

Una preocupación particular de las empresas internacionales es el grado de riesgo político en una ubicación en el extranjero. El riesgo político se refiere a la probabilidad de que una actividad gubernamental tenga consecuencias indeseadas para la empresa. Esas consecuencias pueden ser dramáticas, como en el caso de la desinversión forzosa, en que un gobierno exige a la empresa que renuncie a sus activos, o más moderadas, como en el caso de reglamentos no deseados o interferencias en las operaciones. En cualquier caso, el riesgo se produce debido a la incertidumbre sobre la probabilidad de que tenga lugar la actividad estable del gobierno. Por lo general, el riesgo se asocia con la inestabilidad, y un país se considera más arriesgado si es probable que el gobierno cambie de forma inesperada, si hay disturbios sociales, si hay disturbios, revoluciones, guerra, terrorismo, etc. Las empresas prefieren, naturalmente, los países que son estables y que presentan poco riesgo político, pero es necesario sopesar los beneficios frente a los riesgos, y las empresas suelen hacer negocios en países donde el riesgo es relativamente alto. En estas situaciones, las empresas tratan de gestionar el riesgo percibido mediante seguros, opciones de propiedad y gestión, control de la oferta y el mercado, acuerdos de financiación, etc. Además, el grado de riesgo político no depende únicamente del país, sino también de la empresa y sus actividades -un país arriesgado para una empresa puede ser relativamente seguro para otra. Además, los países de los que se puede decir que tienen poco riesgo político pueden tener un entorno normativo estricto. En los Estados Unidos, los reglamentos crean un entorno comercial estable, pero la carga del cumplimiento -en particular desde que se introdujo el código de la ley Sarbanes-Oxley en 2002- puede ser tan costosa que disuada a las empresas extranjeras de hacer negocios en los Estados Unidos.

El entorno cultural es uno de los componentes críticos del entorno comercial internacional y uno de los más difíciles de comprender. Esto se debe a que el entorno cultural es esencialmente invisible; según Kluckhohn y Strodtbeck, puede describirse como un conjunto compartido y común de creencias y valores generales que determinan lo que es correcto para un grupo. La cultura nacional se describe como el cuerpo de creencias y valores generales que son compartidos por una nación. Las creencias y los valores se consideran generalmente formados por factores como la historia, el idioma, la religión, la ubicación geográfica, el gobierno y la educación; por lo tanto, las empresas comienzan un análisis cultural tratando de comprender esos factores.

Las empresas desean comprender qué creencias y valores pueden encontrar en los países en los que hacen negocios, y los estudiosos han propuesto varios modelos de valores culturales. El más conocido es el desarrollado por Hofstede en 1980. Este modelo propone cuatro dimensiones de valores culturales, incluyendo el individualismo, la evitación de la incertidumbre, la distancia de poder y la masculinidad. El individualismo es el grado en que una nación valora y alienta la acción individual y la toma de decisiones. La evitación de la incertidumbre es el grado en el que una nación está dispuesta a aceptar y tratar con la incertidumbre. La distancia de poder es el grado en que una nación acepta y sanciona las diferencias de poder. Y la masculinidad es el grado en que una nación acepta los valores masculinos tradicionales o los valores femeninos tradicionales. Este modelo de valores culturales se ha utilizado ampliamente porque proporciona datos para una amplia gama de países. Muchos académicos y administradores encontraron este modelo útil para explorar los enfoques de gestión que serían apropiados en las diferentes culturas. Por ejemplo, en una nación con un alto grado de individualismo se espera que los objetivos, las tareas y los sistemas de recompensa individuales sean eficaces, mientras que lo contrario ocurriría en una nación con un bajo grado de individualismo. Aunque este modelo es popular, ha habido muchos intentos de desarrollar modelos de cultura más complejos e inclusivos.

El entorno competitivo también puede cambiar de un país a otro. Esto se debe en parte a los entornos económicos, políticos y culturales; estos factores ambientales ayudan a determinar el tipo y el grado de competencia que existe en un país determinado. La competencia puede provenir de diversas fuentes. Puede ser del sector público o privado, proceder de organizaciones grandes o pequeñas, ser nacional o mundial, y provenir de competidores tradicionales o nuevos. En el caso de la empresa nacional, las fuentes de competencia más probables pueden ser bien conocidas. No ocurre lo mismo cuando se pasa a competir en un nuevo entorno. Por ejemplo, en los Estados Unidos la mayoría de las empresas son de propiedad privada y la competencia se da entre empresas del sector privado, mientras que en la República Popular China algunas empresas siguen bajo la dirección del Estado. Así pues, una empresa estadounidense en la República Popular China podría encontrarse compitiendo con organizaciones propiedad de entidades estatales. Esto podría cambiar drásticamente la naturaleza de la competencia.

La naturaleza de la competencia también puede cambiar de un lugar a otro, como se ilustra a continuación: la competencia puede alentarse y aceptarse o desalentarse en favor de la cooperación; las relaciones entre compradores y vendedores pueden ser amistosas u hostiles; las barreras de entrada y salida pueden ser bajas o altas; los reglamentos pueden permitir o prohibir ciertas actividades. Para ser eficaces en el plano internacional, las empresas deben comprender estas cuestiones relativas a la competencia y evaluar sus repercusiones. Además de la liberalización del comercio, se ha hecho un esfuerzo por negociar la facilitación del comercio, que se centra en el costo de los procedimientos comerciales y aduaneros.

Un aspecto importante del entorno competitivo es el nivel y la aceptación de la innovación tecnológica en los distintos países. En los últimos decenios del siglo XX se produjeron importantes avances en la tecnología, y esto continúa en el siglo XXI. A menudo se considera que la tecnología da a las empresas una ventaja competitiva; por lo tanto, las empresas compiten por el acceso a la tecnología más reciente y las empresas internacionales transfieren tecnología para ser competitivas a nivel mundial. Es más fácil que nunca que incluso las pequeñas empresas tengan una presencia mundial gracias a Internet, que amplía enormemente su exposición, su mercado y su posible clientela. Por razones económicas, políticas y culturales, algunos países aceptan más las innovaciones tecnológicas, otros menos.

Las empresas internacionales pueden optar por hacer negocios de diversas maneras. Algunas de las más comunes son las exportaciones, las licencias, los contratos y las operaciones "llave en mano", las franquicias, las empresas mixtas, las filiales de propiedad exclusiva y las alianzas estratégicas.

La exportación suele ser la primera opción internacional de las empresas, y muchas empresas dependen sustancialmente de las exportaciones a lo largo de su historia. Se considera que las exportaciones son relativamente sencillas porque la empresa depende de la producción nacional, puede utilizar diversos intermediarios para ayudar en el proceso y espera que sus clientes extranjeros se ocupen de las cuestiones de comercialización y ventas. Muchas empresas empiezan por exportar de manera reactiva; luego se vuelven proactivas cuando se dan cuenta de los posibles beneficios de dirigirse a un mercado mucho más grande que el nacional. Para que la exportación sea eficaz es preciso prestar atención a los detalles si se quiere que el proceso tenga éxito; por ejemplo, el exportador debe decidir si utiliza diferentes intermediarios y cuándo, seleccionar un método de transporte apropiado, preparar la documentación de exportación, preparar el producto, concertar condiciones de pago aceptables, etc. Lo más importante es que el exportador suele dejar la comercialización y las ventas a los clientes extranjeros, y éstos pueden no recibir la misma atención que si la propia empresa emprendiera estas actividades. Los grandes exportadores suelen emprender su propia comercialización y establecer filiales de venta en importantes mercados extranjeros.

Se conceden licencias de un licenciante a un licenciatario para los derechos de algunos bienes intangibles (por ejemplo, patentes, procesos, derechos de autor, marcas comerciales) a cambio de una compensación acordada (un pago de regalías). Muchas empresas consideran que la producción en un país extranjero es deseable, pero no desean emprender esta producción por sí mismas. En esta situación, la empresa puede conceder una licencia a una empresa extranjera para que emprenda la producción. El acuerdo de licencia da acceso a los mercados extranjeros a través de la producción en el extranjero sin necesidad de invertir en el lugar extranjero. Esto es particularmente atractivo para una empresa que no tiene la capacidad financiera o de gestión para invertir y emprender la producción en el extranjero. La principal desventaja de un acuerdo de licencia es la dependencia del productor extranjero en cuanto a la calidad, la eficiencia y la promoción del producto; si el licenciatario no es eficaz, esto se refleja en el licenciante. Además, el licenciante corre el riesgo de perder parte de su tecnología y crear un competidor potencial. Esto significa que el licenciante debe elegir cuidadosamente al licenciatario para asegurarse de que éste se desempeñe a un nivel aceptable y sea digno de confianza. El acuerdo es importante para ambas partes y debe garantizar que ambas partes se beneficien equitativamente.

La subcontratación es cuando una empresa subcontrata un aspecto de sus operaciones comerciales, como la nómina o la publicidad. La deslocalización se refiere a cuando una empresa subcontrata un proceso comercial a una empresa de otro país. A menudo las empresas subcontratan para aprovechar los costos laborales más bajos. Otras motivaciones para la subcontratación incluyen la transferencia del riesgo a un tercero.

Los contratos son utilizados con frecuencia por empresas que prestan servicios especializados, como los de gestión, conocimientos técnicos, ingeniería, tecnología de la información, educación, etc., en un lugar del extranjero por un período de tiempo y una tarifa determinados. Los contratos son atractivos para las empresas que tienen talentos que no se utilizan plenamente en el país y que tienen demanda en el extranjero. Son relativamente a corto plazo, lo que permite flexibilidad, y los honorarios suelen ser fijos para que los ingresos se conozcan de antemano. El principal inconveniente es su carácter a corto plazo, lo que significa que la empresa contratante necesita desarrollar nuevos negocios constantemente y negociar nuevos contratos. Esta negociación requiere mucho tiempo, es costosa y requiere habilidad en las negociaciones interculturales. Es probable que los ingresos sean desiguales y la empresa debe ser capaz de capear los períodos en los que no se materializan nuevos contratos.

Los contratos "llave en mano" son un tipo específico de contrato en el que una empresa construye una instalación, inicia sus operaciones, capacita al personal local y luego transfiere la instalación (entrega las llaves) al propietario extranjero. Estos contratos suelen ser para proyectos de infraestructura muy grandes, como presas, ferrocarriles y aeropuertos, y entrañan una financiación considerable; por lo tanto, las instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial suelen financiarlos. Las empresas que se especializan en esos proyectos pueden ser muy rentables, pero requieren conocimientos especializados. Además, la inversión en la obtención de estos proyectos es muy elevada, por lo que sólo un número relativamente pequeño de grandes empresas participan en estos proyectos, y a menudo implican un sindicato o una colaboración de empresas.

Al igual que los acuerdos de licencia, las franquicias implican la venta del derecho a operar una operación comercial completa. Entre los ejemplos más conocidos figuran los restaurantes de comida rápida de propiedad independiente, como McDonald's y Pizza Hut. Una franquicia exitosa requiere el control sobre algo por lo que otros están dispuestos a pagar, como un nombre, un conjunto de productos o una forma de hacer las cosas, y la disponibilidad de franquiciados dispuestos y capaces. Encontrar franquiciados y mantener el control sobre los activos franquiciables en países extranjeros puede ser difícil; para tener éxito en las franquicias internacionales, las empresas deben asegurarse de que pueden lograr ambas cosas.

Las empresas conjuntas implican la propiedad compartida de una empresa subsidiaria. Una empresa conjunta permite a una firma tomar una posición de inversión en un lugar extranjero sin asumir la responsabilidad completa de la inversión extranjera. Las empresas conjuntas pueden adoptar muchas formas. Por ejemplo, puede haber dos o más socios, los socios pueden compartir a partes iguales o tener participaciones variables, los socios pueden proceder del sector privado o del público, los socios pueden ser silenciosos o activos, los socios pueden ser locales o internacionales. Las decisiones sobre qué compartir, cuánto compartir, con quién compartir y cuánto tiempo compartir son todas importantes para el éxito de una empresa conjunta. Las empresas mixtas se han comparado con los matrimonios, con la sugerencia de que la elección del socio es de importancia crítica. Muchas empresas conjuntas fracasan porque los socios no se han puesto de acuerdo sobre sus objetivos y les resulta difícil resolver los conflictos. Las empresas mixtas proporcionan una entrada internacional efectiva a los mercados cuando los socios son complementarios, pero las empresas deben ser minuciosas en su preparación para una empresa conjunta.

Las filiales de propiedad exclusiva implican el establecimiento de negocios en lugares del extranjero que son propiedad exclusiva de la empresa inversora. Esta opción de entrada pone a la matriz inversora en pleno control de las operaciones, pero también requiere la capacidad de proporcionar el capital y la gestión necesarios, y de asumir todo el riesgo. Cuando el control es importante y la empresa es capaz de realizar la inversión, suele ser la opción preferida. Otras empresas sienten la necesidad de contar con la aportación local de los socios locales, o la aportación especializada de los socios internacionales, y optan por las empresas mixtas o las alianzas estratégicas, incluso cuando tienen la capacidad financiera de tener el 100% de la propiedad.

Las alianzas estratégicas son acuerdos entre empresas para cooperar con fines estratégicos. Las licencias y las empresas mixtas son formas de alianzas estratégicas, pero a menudo se diferencian de ellas. Las alianzas estratégicas no pueden implicar una propiedad conjunta o un acuerdo de licencia específico, sino dos empresas que trabajan juntas para desarrollar una sinergia. Las empresas forman alianzas estratégicas por diversas razones. Lo ideal es que cada socio pueda aportar activos complementarios, lo que se traduce en una ventaja competitiva para los participantes de forma colectiva. Las empresas que forman parte de una alianza estratégica pueden beneficiarse de muchos aspectos de una relación de cooperación: acceso a mercados desconocidos o sin explotar, distribución de riesgos, economías de escala, tecnología compartida y reducción de costos. Los programas de publicidad conjunta son una forma de alianza estratégica, al igual que los programas conjuntos de investigación y desarrollo. Las alianzas estratégicas parecen hacer que algunas empresas sean vulnerables a la pérdida de ventaja competitiva, especialmente cuando las pequeñas empresas se alian con empresas más grandes. A pesar de ello, muchas empresas más pequeñas descubren que las alianzas estratégicas les permiten entrar en la arena internacional cuando no podrían hacerlo solas.

El comercio internacional creció sustancialmente en la segunda mitad del siglo XX, y es probable que este crecimiento continúe. El entorno internacional es complejo y es muy importante que las empresas comprendan este entorno y tomen decisiones eficaces en este entorno complejo. En el debate anterior se introdujo el concepto de ventaja comparativa, se exploraron algunos de los aspectos importantes del entorno comercial internacional y se esbozaron las principales opciones de entrada internacional de que disponen las empresas. El tema de los negocios internacionales es en sí mismo complejo, y este breve debate sirve sólo para introducir algunas ideas sobre cuestiones de negocios internacionales.

La subcontratación (o externalización) es un procedimiento que implica la delegación de operaciones o trabajos no esenciales de la producción interna a un recurso externo. La subcontratación es una decisión comercial que a menudo se toma para centrarse en las competencias básicas. Un subconjunto del término, la deslocalización, también implica la transferencia de puestos de trabajo a otro país, ya sea mediante la contratación de subcontratistas locales o la construcción de una instalación en una zona donde la mano de obra sea barata.

En un momento dado, las empresas utilizaron la subcontratación como una forma de resolver los problemas de altos costos, puestos redundantes y malas aptitudes laborales. En la década de 1990 las razones para la subcontratación cambiaron. Las empresas comenzaron a subcontratar para obtener una ventaja sobre sus competidores. Querían mejorar sus procesos y construir relaciones a largo plazo con sus socios extranjeros. En la actualidad, muchas empresas consideran que la subcontratación es una práctica comercial indispensable arraigada en su filosofía empresarial. Las investigaciones han revelado que la próxima ola de globalización se centrará en la subcontratación de los departamentos de tecnología de la información (TI).

Cuando una organización decide que se necesita más personal, debe considerar la posibilidad de contratar más empleados, contratar trabajadores o subcontratar las funciones. La atención se centra en la eficiencia y la eficacia en función de los costos al decidir si se subcontrata o no. Este proceso de toma de decisiones entraña el análisis y la evaluación internos, la determinación de las necesidades y la selección de proveedores, así como la ejecución y la gestión.

La adquisición de servicios o productos de un proveedor o fabricante externo con el fin de reducir los costos, la contratación externa es una de las tendencias emergentes más candentes en el mundo de los negocios. Los organismos de los sectores público y privado, que carecen de una forma clara y precisa de medir el número de puestos de trabajo en los Estados Unidos que se han perdido a causa de la contratación externa, o cuántos podrían perderse en el futuro, aún no se han puesto de acuerdo sobre el número de puestos de trabajo que se han visto o se verán afectados. Según el Centro para el Progreso Americano en 2004, la variación de las estimaciones muestra la incertidumbre y la dificultad de medir estas cifras.

A medida que los puestos de trabajo de cuello blanco se van retirando con mayor regularidad, vuelve a ser generalizado un debate que antes se centraba en la pérdida de la fabricación en favor de la subcontratación en el extranjero. A medida que las empresas se apresuran a reducir los costos, la subcontratación sigue siendo una de las soluciones de más rápido crecimiento. Las empresas de nueva creación, alentadas por

sus inversionistas de riesgo, estaban recurriendo a la subcontratación al igual que algunas grandes empresas multinacionales. Mientras que el 15% de las 145 grandes empresas encuestadas por Forrester Research Inc. a principios del siglo XXI revelaron que la subcontratación era una parte permanente de la estrategia de deslocalización, una encuesta informal de los capitalistas de riesgo sugirió que entre el 20 y el 25% de las empresas invertidas tenían un compromiso comparable.

El rostro cambiante de los negocios y la necesidad de mantenerse a la cabeza del juego obligó a las empresas a buscar formas de reducir los costos. Como resultado, la subcontratación se ha convertido en la solución tanto para el sector privado como para el público. El mercado creciente y la globalización de los negocios a principios del siglo XXI han dado lugar a muchos cambios para las empresas de todo el mundo. En 2004 Toyia Bulla escribió que la era de la información ha creado un mayor nivel de competencia en respuesta a las presiones competitivas. Tanto las instituciones del sector privado como las del sector público han centrado su atención en las competencias básicas pertinentes para su empresa o industria.

¿POR QUÉ EXTERIORIZAR?
Las razones para la subcontratación son más que la reducción de costos. Bulla sugirió que las empresas subcontrataran para:

-mejorar el enfoque de la compañía
-obtener acceso a capacidades de clase mundial
-manejar funciones difíciles o fuera de control
-reducir o controlar los costos de operación
-obtener recursos no disponibles de otra manera

Por supuesto, otra razón es liberar recursos internos para otros fines. Por ejemplo, Datasweep Inc. (que fue adquirida por Rockwell Automation en 2005), una compañía cuyo software ayuda a los fabricantes a gestionar las fábricas de manera más eficiente, contrató a ocho programadores en India y China para traducir su producto al japonés y conectar sus programas con el software de SAP, un fabricante de software alemán. Muchas otras compañías están cosechando los mismos beneficios de la subcontratación a través del uso de empleados extranjeros educados pero peor pagados que realizan las tareas de negocios rutinarias. Las empresas pueden utilizar su personal en EE.UU. para centrarse en la innovación.

VENTAJAS DE LA SUBCONTRATACIÓN
La subcontratación es una de las tendencias más populares en los negocios de hoy en día por los beneficios que ofrece. Para la empresa que envía el trabajo, el consumidor, la economía en general, y para el país y la empresa que recibe el trabajo, los beneficios económicos se ven claramente. Los beneficios del libre comercio son enormes: Las empresas pagan menos por los bienes y servicios, creando más riqueza para los accionistas, y haciendo que los precios bajen o se mantengan iguales para los consumidores, elevando el nivel de vida de todo el país. Para el país que recibe el trabajo, hay más empleo, más competencia para los empleados calificados, mayores ingresos para el gobierno en forma de impuestos sobre la nómina, y un mayor nivel de vida en general.

Las empresas que ahorran hasta el 80 por ciento de los salarios llevan a que más riqueza vaya a los accionistas. Esto libera recursos valiosos para ser usados en formas más productivas. El ahorro de costes que esto permite hace que los precios sean más bajos para los consumidores, aumentando su poder de compra. A muchas personas les preocupan las implicaciones futuras y actuales de la subcontratación, como muestran los resultados de las encuestas. En algunos casos se pierden puestos de trabajo, estimados hasta ahora en alrededor del 2%. Así pues, los defensores de la contratación externa sugieren que este proceso apenas contribuye a los problemas de desempleo causados por una economía débil. Las conclusiones de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos mostraron que, en el primer trimestre de 2004, el 70% de todas las pérdidas de empleo fueron resultado de reestructuraciones internas de las empresas, como la quiebra, el cambio de propiedad de las empresas, las dificultades financieras y la reorganización.

El siguiente en la cadena de beneficios es la empresa que contrata el trabajo en un país extranjero. La empresa se beneficia porque puede aumentar su producción y contratar más trabajadores. Los trabajadores compiten por trabajos mejor pagados de los que tendrían de otra manera, elevando su nivel de vida. El tremendo potencial de crecimiento en algunas áreas tiene la atención de PricewaterhouseCoopers, que señaló a la ciudad de Coimbatore, India, como un centro de crecimiento debido a su plan de un nuevo parque informático. El país y la ciudad se benefician de los nuevos ingresos, lo que permite mejorar la infraestructura en beneficio de todos.

Un grupo de personas que a menudo se pasa por alto en este debate sobre los beneficios es la población de trabajadoras con educación moderada que pueden obtener puestos mejor remunerados debido a la afluencia de la subcontratación de procesos empresariales y los servicios habilitados para la tecnología de la información. Esta nueva capacidad ha permitido un empoderamiento social que antes se negaba a las mujeres jóvenes, y que finalmente conduce a una posición más equitativa en la sociedad.

DESVENTAJAS DE LA CONTRATACIÓN EXTERNA
Aunque la subcontratación tiene muchas ventajas, también tiene muchas desventajas. Una de las principales cuestiones que rodean a la externalización es el número de puestos de trabajo americanos que se trasladan al extranjero. Otra cuestión relativa a la externalización es la ineficiencia que crea para las empresas debido a las barreras de comunicación. Por ejemplo, los clientes pueden tener dificultades para obtener respuestas a sus preguntas sobre asistencia técnica debido a las diferencias de idioma. En algunos casos, el proveedor y el cliente no están disponibles al mismo tiempo debido a la diferencia de husos horarios. Los empleados no cualificados y los proveedores incompetentes son otros problemas que surgen con la subcontratación. Los clientes no siempre están satisfechos con la calidad o el precio de sus servicios y las empresas pueden incurrir en pérdidas por su producción y apoyo informático. La subcontratación puede hacer que una empresa pierda el control de la parte del proyecto que ha subcontratado, especialmente si la empresa no contrata a un gerente experimentado cuando subcontrata.

Cuando se subcontrata la seguridad de la TI, los contratistas en el extranjero tienen acceso al entorno comercial de la empresa. Las empresas deben controlar el nivel de acceso que se da a los proveedores y verificar que los empleados contratados en el extranjero cumplan las normas de selección de la empresa. Las empresas que subcontratan deben asegurarse de que sus datos y redes estén protegidos.

La subcontratación de ciertos trabajos en una empresa requiere mucho tiempo y planificación y debe ser evaluada cuidadosamente. Eric Wahlgren descubrió que el proceso de subcontratación puede ser oneroso para algunas pequeñas empresas porque pueden "carecer de procesos establecidos que puedan enseñarse fácilmente mediante un manual de capacitación" (2004, pág. 41). La principal desventaja de la contratación externa para los países de ultramar es la posible repercusión económica de la guerra. Durante la crisis entre la India y el Pakistán en 2002, se produjo una disminución de los contratos en el extranjero durante varios meses.

TENDENCIAS FUTURAS
Las predicciones realizadas por Forrester Research en 2002 indicaban que unos 3,3 millones de puestos de trabajo en el sector de los servicios de los Estados Unidos se trasladarían al extranjero para el año 2015. Mediante el uso de la subcontratación, se creía que se crearían 516.000 puestos de trabajo en la industria de los programas informáticos y los servicios entre 2004 y 2009. De estos empleos, 272.000 serían en el extranjero y 244.000 se quedarían en los Estados Unidos. Si no se utilizara la subcontratación, sólo se crearían unos 490.000 empleos. La próxima ola de globalización se centrará en enviar departamentos completos de TI al extranjero.

RESUMEN
En un momento dado, la subcontratación se limitó a servicios como el mantenimiento de la casa, el diseño arquitectónico, el servicio de alimentos, la seguridad y la reubicación. Sin embargo, hoy en día, la subcontratación se ha convertido en una opción popular en los negocios y la industria. Aunque la subcontratación comenzó con las pequeñas empresas, tanto las organizaciones grandes como las pequeñas están ahora subcontratando.

La subcontratación ya no es sólo una preocupación nacional. A nivel mundial, las organizaciones están considerando y utilizando la contratación externa. Dado que el comercio electrónico desempeña un papel importante en la economía, se espera que la contratación externa desempeñe un papel considerable en el crecimiento del comercio electrónico.

Aranceles puede ser definido/a de la siguiente forma: Impuestos sobre los bienes y servicios importados, recaudados por los gobiernos para aumentar los ingresos y crear barreras al comercio.

Revisor: Lawrence

Aranceles en economía

En inglés: Tariffs in economics. Véase también acerca de un concepto similar a Aranceles en economía.

Introducción a: Aranceles en este contexto

Los aranceles son impuestos que gravan las mercancías importadas o (menos a menudo) exportadas al cruzar una frontera geográfica. Este tema puede interesar a los economistas profesionales. Recaudan ingresos, pero normalmente se evalúan en función de su impacto en la economía, lo que suele significar la protección que ofrecen a los productores nacionales y su efecto en la relación de intercambio. Este tema puede interesar a los economistas profesionales. Los aranceles pueden explotar la posición de monopolio o monopsonio de un país en los mercados mundiales, pero sólo si ésta no es ya explotada por las empresas privadas del país. Un derecho (véase, en general, detalles sobre la economía de las cuestiones jurídicas) de importación puede utilizarse como poder compensatorio para evitar que un país sea explotado por un exportador extranjero que utilice su poder de monopolio. Este texto tratará de equilibrar importantes preocupaciones teóricas con debates empíricos clave para ofrecer una visión general de este importante tema sobre: Aranceles. Para tener una panorámica de la investigación contemporánea, puede interesar asimismo los textos sobre economía conductual, economía experimental, teoría de juegos, microeconometría, crecimiento económico, macroeconometría, y economía monetaria.

Datos verificados por: Sam.

Historia Económica

¿Cuáles fueron las raíces económicas del industrialismo moderno? ¿Fueron los sindicatos eficaces para elevar el nivel de vida de los trabajadores? ¿Los elevados niveles de impuestos en el pasado condujeron normalmente al declive económico? Estas y otras preguntas similares informan profundamente sobre un amplio abanico de cuestiones sociales entrelazadas cuya complejidad, alcance y profundidad se hacen plenamente evidentes en este recurso.

Se examina los cambios en las pautas y la evolución de la agricultura, el comercio, los intercambios, la industria y el transporte que tuvieron lugar durante el milenio transcurrido entre la caída del Imperio Romano y el descubrimiento del Nuevo Mundo. También esboza las tendencias de la demografía, los precios, las rentas y los salarios, así como las pautas de asentamiento y cultivo.

Incluye:

  • Cambio y expansión rural hasta c.1000
  • El crecimiento del señorío
  • El comercio en la Alta Edad Media
  • La reactivación del comercio y el crecimiento de las ciudades
  • La organización del comercio en Italia: el crédito y la banca
  • El comercio medieval europeo: el sur y el norte
  • El crecimiento económico en los siglos XII y XIII
  • El transporte medieval
  • Las zonas desarrolladas de la Europa medieval: Bizancio y Córdoba
  • La industria en la Edad Media: La construcción
  • La industria en la Edad Media: el textil
  • La industria minera y metalúrgica en la Edad Media
  • La sociedad agraria medieval en su apogeo: las relaciones de tenencia
  • La sociedad agraria medieval en su apogeo: el trabajo de la tierra, las técnicas y los cultivos
  • Decadencia y cambio: renacimiento y nuevos horizontes.

Historia Económica del Siglo XV al Siglo XIX

Este texto abarca aspectos importantes de la evolución histórica de la economía mundial desde el fin de la Edad Media, y especialmente desde la revolución industrial, hasta el siglo XIX. El análisis del desarrollo económico a largo plazo desde 1400 incluye la evolución histórica de las ideas y conceptos económicos y cómo éstos han configurado la política económica y el desarrollo durante el período 1400-1800.

Interés propio, supervivencia humana e historia

¿En qué se diferencia la historia económica de la historia de la economía? ¿Cuáles son las principales preocupaciones de los historiadores económicos actuales? ¿Cuáles son algunos de los momentos económicos decisivos de los últimos 500 años? ¿Por qué la historia económica moderna "comienza" en torno al año 1400? Descúbralo en esta conferencia introductoria al extraordinario viaje que le espera.

Marco Polo, China y el comercio de la Ruta de la Seda

Examine el estado de la economía mundial en torno a 1400, cuando Europa se encontraba sorprendentemente en la parte inferior de la escala de éxito económico. Por el camino, examinará las líneas generales de la economía de China, la India y el mundo islámico y descubrirá cómo Europa sentó las bases del nuevo sistema mundial capitalista que existe en la actualidad.

La sociedad señorial en la Europa medieval

Aprenderá cómo las sociedades señoriales de Europa ayudaron a desarrollar las estructuras e instituciones que conducirían a la revolución comercial medieval. Descubrirá cómo era la vida cotidiana en un señorío, cómo los siervos eran explotados por las élites, la importancia de las ferias comerciales medievales, cómo la producción de lana y tela redefinió el noroeste de Europa, y mucho más.

Cómo la peste negra reconfiguró la ciudad y el campo

Los brotes, las epidemias y las pandemias pueden tener efectos profundos no sólo en las poblaciones humanas, sino también en la economía. Descubra cómo la Peste Negra cerró las rutas comerciales, redujo la productividad económica, alteró la oferta y la demanda, deprimió el valor de la tierra y, en última instancia, hizo insostenible el sistema feudal medieval.

Gremios y monopolios de finales del siglo XIV

Después de la Peste Negra, las revueltas urbanas hicieron hincapié en los derechos de los campesinos europeos. Esto también condujo a la creación de gremios y monopolios que reflejaban los intereses propios de quienes controlaban las estructuras de poder urbano. Descubre cómo estos sistemas ayudaron a llevar la economía europea a lo largo de los siglos siguientes.

La historia económica preindustrial

Este texto estudia los procesos de crecimiento y desarrollo a largo plazo en la Europa medieval tardía y moderna temprana (siglos XI al XVIII). Se centra en la transición de una sociedad jerárquica de estamentos u órdenes corporativos a una sociedad de mercado basada en la igualdad jurídica y la libertad de contratación. Hay dos cuestiones fundamentales: En primer lugar, ¿por qué esta transición se produjo de forma evolutiva en Inglaterra y los Países Bajos, mientras que se retrasó mucho en el resto de Europa? Y en segundo lugar, ¿cómo se relaciona con la "pequeña divergencia" entre la República Holandesa e Inglaterra, por un lado, y la mayor parte del continente, por otro, donde el noroeste gozaba de un nivel de vida y una renta per cápita significativamente superiores a los de otros países mucho antes del inicio de la industrialización?.

Aquí se plantea, pues, cuestiones fundamentales sobre las sociedades y las economías: ¿Fue el crecimiento económico preindustrial transitorio y regional? ¿O era un fenómeno recurrente, incluso normal, que sin embargo podía revertirse ocasionalmente? ¿Fue el éxito holandés y británico el resultado de sus características sociales e institucionales? ¿O fue una combinación de factores geográficos y de buena suerte? ¿Hasta qué punto los primeros gobiernos modernos ayudaron o dificultaron el desarrollo económico? ¿La fragmentación política de Europa frenó el desarrollo del continente o la competencia entre Estados tuvo consecuencias beneficiosas? En conclusión, ¿podemos definir una combinación óptima de instituciones sociales, políticas y económicas que haya sostenido el crecimiento en el pasado (y, por tanto, quizás en el futuro)?

Las rutas del descubrimiento europeo: Oriente y Occidente

¿Qué supuso la era de las exploraciones para la economía europea? Descúbralo en esta conferencia que abarca los viajes de exploradores como Colón y Magallanes, las razones por las que los asiáticos no lograron descubrir una ruta marítima hacia Occidente, los nuevos sistemas comerciales europeos creados en las Américas y mucho más.

1571: España y Portugal dan la vuelta al mundo

Hacia 1500, los reinos ibéricos de Portugal y España abrieron inmensas posibilidades para que la rezagada economía europea tomara la delantera en la escena mundial. Mientras sigue la historia de cómo lo hicieron, encontrará el histórico Tratado de Tordesillas; el desarrollo de las rutas comerciales de la Corona; los hidalgos y conquistadores españoles; y el vínculo entre los esclavos, el oro y las especias.

Información sobre las bolsas y los mercados del Viejo Mundo

Adéntrese en la creación de grandes sociedades anónimas patrocinadas por el Estado en el siglo XVII -como la Bolsa de Amberes y las Bolsas de Londres y Ámsterdam- y descubra cómo los espacios públicos negociados se convirtieron en instituciones comerciales esenciales. También hay que tener en cuenta la importancia de los manuales de los mercaderes, que recopilan las normas comerciales y las mejores prácticas.

El problema de la mano de obra europea en las plantaciones

En el corazón de muchas colonias europeas se encontraban las plantaciones, un sistema económico que depende de un cultivo comercial producido en masa y de una mano de obra numerosa y barata. ¿Cómo resolvieron los europeos los problemas de suministro de mano de obra en las colonias que establecieron en todo el mundo? ¿Cuándo (y dónde) comenzó la esclavitud basada en la raza? ¿Por qué duró tanto tiempo?

Adam Smith, el mercantilismo y la construcción del Estado

Según Adam Smith, si el trabajo crea valor, entonces la cantidad de riqueza en el mundo podría aumentar gracias al esfuerzo colectivo de una nación. Bienvenidos a los albores del mercantilismo, que, como aprenderá aquí, redefinió radicalmente la forma en que los gobernantes utilizaban la política económica, concretamente para impulsar el proceso de construcción del Estado.

Las sociedades anónimas británicas y holandesas

La Compañía Inglesa de las Indias Orientales. La Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Adéntrese en estas y otras sociedades anónimas, en las que un grupo de mercaderes monopolizaba el comercio con determinadas partes del mundo. En el proceso, descubrirás cómo se les concedió a estas compañías amplios poderes, incluido el derecho a hacer la guerra cuando lo consideraran necesario.

Europa, la imprenta y la ciencia

¿Cómo la imprenta dio forma a la economía moderna del mundo occidental? La respuesta, como aprenderá, está inextricablemente ligada al progreso científico y tecnológico, incluyendo la rápida circulación de nuevas ideas, el surgimiento de una intelligentsia laica y el establecimiento de nuevas formas de organizar el conocimiento.

La revolución industrial: Crece la demanda

Explore los dos siglos que van de 1600 a 1800 conocidos como la revolución industrial". En primer lugar, examine el temprano surgimiento de las primeras fábricas (a las que se opusieron inicialmente los gremios y los estados). A continuación, estudie el lento cambio de la economía doméstica, los patrones de consumo y el comportamiento de los consumidores (incluida la introducción del paño de algodón)".

Historia Económica del Siglo XIX

La internacionalización del crecimiento económico desde 1870

El texto examina las interrelaciones entre el desarrollo de la economía internacional y el crecimiento de las economías nacionales desde finales del siglo XIX. Se incluye el análisis de la nación líder original, Gran Bretaña, y de su sustituta, Estados Unidos, así como la recuperación de zonas como la Europa continental, y el fracaso en la recuperación de zonas anteriormente bien situadas, como América Latina. Se investigan los efectos de los principales acontecimientos, como las guerras y las crisis de la deuda, y también se consideran las implicaciones de los cambios en las instituciones económicas mundiales, como el patrón oro y el FMI, así como los efectos de los cambios, a veces rápidos, en la tecnología de productos y procesos.

¿Por qué China no se industrializó antes?

El desarrollo económico de China entre 1500 y 1800 fue bastante similar al de Europa durante el mismo periodo. Entonces, ¿por qué Europa se industrializó y China no? Repase algunos de los factores que contribuyeron a una economía robusta en China, y luego examine por qué China y Europa emprendieron trayectorias económicas diferentes.

La agricultura y la producción del siglo XVIII

Utilizando Gran Bretaña como microcosmos de Europa Occidental, examine varios cambios clave en la relación entre la agricultura y la producción que sentaron las bases de la Revolución Industrial. Estos cambios incluyen la creciente centralización del gobierno y la mayor concentración de la mano de obra en las ciudades.

La revolución industrial: El comercio textil

Descubra lo que el floreciente comercio textil de Gran Bretaña en el siglo XVIII revela sobre por qué esta nación fue el corazón de la Revolución Industrial. Considere cómo la introducción de un nuevo producto popular generó una importante demanda en el mercado, cómo los inventores resolvieron los problemas de su época y por qué la máquina de vapor se considera, con razón, el factor decisivo que facilitó la producción industrial a gran escala.

El carbón británico, el coque y la nueva era del hierro

Durante la Revolución Industrial, Europa Occidental aprendió a fabricar productos de hierro mejor, más rápido y más barato que nunca. Viaje a la era del hierro y el acero en esta conferencia que abarca desde los nuevos procesos de fundición y el combustible de coque hasta los inventos de Henry Cort y la construcción de los primeros edificios con estructura de hierro.

La energía: De las turberas a las máquinas de vapor

El carbón no fue el único combustible utilizado durante la Revolución Industrial. En primer lugar, se presenta aquí otras fuentes de energía que se utilizaban en la época (como la turba y la energía animal). A continuación, esta parte nos introduce en la espectacular evolución de la máquina de vapor, una nueva fuente de energía que tendría un impacto irrevocable en la evolución de la economía mundial.

Una segunda revolución industrial después de 1850

¿Qué hace que la Segunda Revolución Industrial sea tan diferente de su predecesora? Descubra por qué Estados Unidos (gracias a sus estrechos lazos con Gran Bretaña) fue uno de los primeros participantes en esta segunda fase, que vio los albores del sistema americano de piezas intercambiables y un mayor vínculo entre la ciencia y la industria.

El trabajo familiar se convierte en trabajo de fábrica

La industrialización no sólo fue una fuerza útil, sino también disruptiva. De hecho, muchos estudiosos creen que llevó a la ruptura de la estructura familiar de la clase trabajadora. Investiga lo que esto significó para las familias, incluyendo la desestabilización de los salarios, la división por sexos de las ocupaciones, el empeoramiento de las condiciones de trabajo y el surgimiento de nuestras ideas modernas de conciencia de clase.

Cornelius Vanderbilt y la empresa moderna

Conozca a Cornelius Vanderbilt, el hombre que fue una verdadera pieza central de la Revolución Industrial. Aprenderá cómo este emblemático industrial amasó una gran riqueza e influencia, formó su enorme imperio ferroviario, provocó el surgimiento de la empresa moderna y de las jerarquías de gestión, y llegó a personificar la idea del individuo hecho a sí mismo.

La tecnología agrícola del siglo XIX, la reforma agraria

Desde la reforma agraria hasta las técnicas agrícolas científicas y la nueva tecnología agrícola, explore los factores que transformaron la producción agrícola en Europa y Estados Unidos. Los temas incluyen cómo Estados Unidos se convirtió en la potencia agrícola dominante del mundo, los derechos de los campesinos derivados de la Revolución Francesa y cómo los agricultores utilizaron nuevas prácticas como los sistemas de rotación de cultivos y los fertilizantes químicos para aumentar el éxito de sus cosechas.

Aceleración: Canales, barcos de vapor, ferrocarriles

Ferrocarriles, barcos de vapor, telégrafos, teléfonos... cada una de estas innovaciones del siglo XIX contribuyó a crear el mundo globalizado e interconectado que habitamos actualmente en el siglo XXI. Siga la trayectoria de la historia del transporte y la comunicación modernos (con su énfasis en la velocidad) en relación con la historia de la economía.

Historia Económica del Siglo XX

Urbanización y emigración en Europa

En 1910, la población de Europa se había triplicado, y esta población en expansión proporcionaba a los fabricantes una base creciente de consumidores a los que podían comercializar sus productos. Aquí se utiliza el París del siglo XIX como ejemplo perfecto de cómo una ciudad maneja (y maneja mal) la rápida urbanización y la enorme afluencia de inmigrantes.

Sindicatos, huelgas y el caso Haymarket

El caso Haymarket de Chicago ilustra perfectamente las tensiones sociales que generó la industrialización y que aún no se han resuelto. En primer lugar, aprenda qué entendemos por "clase" y "conciencia de clase". Luego, explore los objetivos únicos de los sindicatos. Por último, examine la creciente politización del trabajo, incluyendo el uso de las huelgas laborales y las filosofías de Marx y Engels".

Bancos, bancos centrales y Estados modernos

Esta parte le introduce en los orígenes de la banca moderna. En primer lugar, explore las principales revoluciones bancarias que tuvieron lugar en Gran Bretaña, Bélgica y Alemania. A continuación, examine cómo se desarrollaron las compañías de seguros junto con los bancos; cómo los bancos fomentaron la industrialización; y cómo los bancos centrales desempeñaron un papel importante en la creación de un entorno económico estable al establecer normas para el intercambio internacional.

Comprender el desarrollo económico desigual

Pasemos ahora a algunos de los factores que afectaron a la industrialización de finales del siglo XIX y que, en algunos casos, provocaron un desarrollo económico desigual entre los distintos países. Aprenderá cómo esta desigualdad de poder en las relaciones económicas contribuyó a un importante resentimiento hacia los sistemas capitalistas en Occidente, ya que algunos países sentían que la industrialización había exacerbado la disparidad económica.

El argumento de Adam Smith a favor del libre comercio

¿Hasta qué punto es "libre" la idea del libre comercio? ¿Se beneficiaron todas las naciones del libre comercio? ¿Cómo se convenció a la gente de que el libre comercio era la mejor opción para la economía mundial? Descubra por qué Gran Bretaña fue uno de los primeros campeones del libre comercio y vea cómo la crisis económica de 1870 condujo a un retroceso de los ideales del libre comercio.

Los catálogos de la clase media y el consumo de masas

Bienvenido al mundo del consumo de masas, que llevó a la humanidad a la economía moderna de forma definitiva. Después de examinar qué es exactamente la "clase media", reflexionará sobre la importancia económica de los catálogos de venta por correo, la aparición de los grandes almacenes en Estados Unidos y Europa y el nacimiento de la publicidad moderna.

El imperialismo: Apropiación de tierras y juegos morales

A finales del siglo XIX, Europa y Estados Unidos establecieron el control sobre gran parte de Asia, África y Oriente Medio. Examine los tratados internacionales que decidieron el destino de las naciones y las civilizaciones, las Guerras del Opio, las teorías del darwinismo social y cómo la competencia nacionalista entre los países industrializados llegó a dominar la forma en que Occidente interactuaba con el mundo no industrializado.

La Primera Guerra Mundial: Las potencias industriales chocan

La Primera Guerra Mundial fue una catástrofe global que tuvo un importante efecto en la economía mundial. En primer lugar, analice cómo la guerra puso fin a las políticas de libre comercio y permitió a los gobiernos asumir un control más directo de los asuntos económicos. A continuación, analice el mundo económico de la posguerra: un periodo de declive lleno de caída de la producción, pérdida de población, enormes deudas y vuelta al proteccionismo.

El experimento marxista-leninista de Rusia

Esta parte explica la ideología socialista de Karl Marx y Friedrich Engels, que se convirtió en la variedad de socialismo ampliamente aceptada a principios del siglo XX. Aprenderá las etapas de desarrollo de Marx; cómo Lenin condujo a Rusia por el camino del comunismo de guerra; y cómo Stalin rechazó el camino económico trazado para Rusia en favor de algo mucho peor.

El problema del patrón oro

Después de la Primera Guerra Mundial, el mundo industrializado se volcó en la vuelta al patrón oro. Adéntrese en la estabilización del sistema monetario internacional y examine los pros y los contras del patrón oro. Vea por qué algunos países industrializados no lograron recuperarse de la guerra, profundice en la deflación estructural de la economía mundial y considere el papel desempeñado por el aislacionismo estadounidense.

Aranceles, cárteles y John Maynard Keynes

Conozca cómo John Maynard Keynes, fundador de la macroeconomía, echó por tierra el pensamiento económico predominante del siglo XIX y principios del XX. ¿Qué hizo que los gobiernos fueran la mejor fuente para moderar las oscilaciones de los resultados económicos? ¿Qué no tuvieron en cuenta los responsables de la política económica en los años que precedieron a la Gran Depresión? ¿Cómo funcionaron los aranceles y los cárteles para eliminar gran parte del libre comercio?

El expansionismo japonés: El incidente de Manchuria

En primer lugar, aprenda por qué la dominación japonesa de Manchuria (en preparación para una eventual guerra más amplia con el Occidente capitalista) hizo poco para resolver los problemas económicos de Japón después de la Gran Depresión. A continuación, eche un vistazo comparativo a los motivos económicos del Japón imperialista y de la Alemania nazi, que adoptaron algunas políticas económicas keynesianas para salir de sus respectivas depresiones económicas.

La ayuda estadounidense y el milagro económico de la posguerra

El Plan Marshall (también conocido como Plan Europeo de Recuperación Económica) fue un paso importante para devolver al mundo las políticas de libre comercio del periodo anterior a la Primera Guerra Mundial. ¿Quién fue el artífice del milagro económico europeo de posguerra? ¿Cómo se desarrollaron estos grandes planes para las naciones que habían sido golpeadas por los costes de la guerra?

El colonialismo y el movimiento independentista

Desde Ghana hasta Argelia e Indonesia, muchas colonias europeas cayeron bajo la influencia de las teorías marxistas de autodeterminación. El resultado fue una nueva generación de líderes nativos que admiraron o vilipendiaron el movimiento capitalista occidental. Adéntrate en la batalla económica posterior a la Segunda Guerra Mundial entre los sistemas económicos comunista y capitalista en los nuevos territorios coloniales en disputa.

Japón, el transistor y los tigres de Asia

La economía japonesa (junto con la de Taiwán, Hong Kong, Corea del Sur y Singapur) tardó sólo 10 años después de la Segunda Guerra Mundial en resurgir con más fuerza que nunca. Descubra las raíces de esta resurrección económica, incluidos los intercambios tecnológicos, la expansión del comercio mundial, el aumento del nivel de vida y la humilde radio de transistores. Se explica el modelo japonés de capitalismo dirigido por el gobierno e impulsado por las exportaciones. Influyó profundamente en el desarrollo coreano y chino (después de Deng Xiao-ping). También se examina la dependencia de Taiwán de las pequeñas y medianas empresas.

El Estado del Bienestar: De Bismarck a Obama

Aterrice en la historia económica el feroz debate actual sobre los programas de bienestar social. Aquí explorará los orígenes de la asistencia social patrocinada por el Estado, el importante papel desempeñado por el economista y reformador social británico William Beveridge, la génesis del estado de bienestar durante la Gran Depresión, la carrera por el bienestar entre capitalistas y socialistas durante la Guerra Fría y los riesgos básicos que cubren los programas de bienestar.

Las principales cuestiones culturales desde el siglo XIX que afectan a la economía

Se examina la explicación de Max Weber sobre la "ética protestante".

¿El fin del excepcionalismo estadounidense?

La edad de oro del capitalismo estadounidense fue, sin duda, los años cincuenta y sesenta. Se traza el desarrollo del excepcionalismo económico estadounidense (ayudado por la industria automovilística de Estados Unidos). También examina cómo el excepcionalismo estadounidense fue moldeado por la Guerra Fría, y considera si llegó o no a su fin en la década de 1970.

Oriente Medio: De peón a agente de poder

Gracias a un cambio global en el consumo de combustible, el petróleo ha sido un arma en las disputas geopolíticas durante bastante tiempo. En esta conferencia, descubra cómo la economía global llegó a este punto y cómo los países en desarrollo de Oriente Medio empezaron a desempeñar un papel central en los asuntos económicos mundiales en el último cuarto del siglo XX.

Alemania, la Unión Europea y el euro

En primer lugar, investigue los inicios de la Unión Europea en los inciertos días posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Descubra por qué las organizaciones supranacionales resultan atractivas para los posibles Estados miembros y sea testigo del desarrollo de una de las primeras organizaciones supranacionales: la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. Por último, siga los acontecimientos económicos que condujeron a la formación de la Unión Europea en 1993 y a su moneda común: el euro.

Libre comercio: bloques globales frente a regionales

Retroceda en el tiempo para examinar la economía política del comercio exterior (las relaciones entre los mercados y el Estado). Examine algunas de las diversas formas que puede adoptar el comercio internacional, como el unilateralismo y el multilateralismo, y estudie algunas de las organizaciones comerciales más importantes e influyentes (e incluso controvertidas) del mundo moderno, como la Liga Árabe y el TLCAN. También se examinan las economías redistributivas.

Gorbachov, Yeltsin y el declive soviético

En última instancia, el sistema comunista de la Unión Soviética (a pesar de los esfuerzos de líderes como Gorbachov y Yeltsin) fue incapaz de ofrecer una alternativa viable a la economía de mercado, y se derrumbó en 1989 y 1990. Siga la historia del fin del régimen comunista, desde las reformas fallidas y la acción populista hasta la escasez de bienes de consumo y la ausencia de una vida política abierta.

La mitad del mundo se queda atrás en la pobreza

¿Por qué algunas partes del mundo se han quedado atrás en términos de desarrollo económico? ¿Debemos leer las historias económicas de Nigeria y Bangladesh como historias de éxito o como cuentos de advertencia? ¿Cuáles son los diferentes tipos de ayuda exterior que existen, y cuál es la mejor manera de combatir problemas como el hambre y la falta de vivienda?

Asia Moderna. China e India: Dos caminos hacia los extremos de la riqueza

Haga un viaje a las nuevas fronteras de la economía mundial. Aprenderás cómo la India, mediante la promoción de su riqueza en capital humano, y China, mediante la promoción de la inversión extranjera, se han convertido en dos de las grandes potencias económicas del mundo. También estudiará la influencia ejercida por figuras políticas, como Gandhi, Mao Zedong y Deng Xiaoping.

La economía de la información: Del telégrafo a la tecnología

También aprenderá cómo nuestra creciente economía de la información está transformando la forma en que el mundo hace negocios. Aqui. retrocedemos más de 500 años para revelar la evolución desde un mundo en el que la información era lenta (y a menudo desfasada cuando se recibía) hasta el siglo XXI, en el que la información está disponible al instante y a un coste bastante bajo.

El apalancamiento con la globalización a cuestas

Descubra cómo la crisis financiera asiática de 1997, la Gran Recesión de 2008, la crisis de la deuda griega de 2009 y la pandemia de 2020 ponen de manifiesto, a su manera, la naturaleza interconectada de la nueva economía mundial actual. Como aprenderá en esta parte, los dos cambios económicos a los que nos enfrentamos ahora incluyen una nueva fase de globalización y la reorientación del capitalismo hacia el crecimiento impulsado por la deuda.

El futuro y las recientes controversias

¿Los acuerdos comerciales perjudican a unos sectores más que a otros? ¿Qué pasa con las desigualdades de riqueza y renta? ¿Es siempre malo el proteccionismo?

Recursos

Véase También

Recursos

Notas y Referencias

  1. Información sobre acuerdo general sobre aranceles y comercio de la Enciclopedia Encarta

Véase También

Otra Información en relación a Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio

Recursos

Notas y Referencias

  1. Publicado por IICA, del Grupo Andino

Véase También

Introducción al Arancel «flat»

Concepto de Arancel «flat» en el ámbito del comercio exterior y otros afines: Estructura arancelaria de un solo nivel que se aplica uniformemente sobre las mercancías importadas. Se le conoce también como «arancel plano».

Introducción: Hub & Spoke

Concepto de Hub & Spoke en el ámbito del comercio exterior y otros afines: La lógica H&S permite reducir los enlaces necesarios para intercambiar las mercancías y los impactos negativos sobre el costo (o coste, como se emplea mayoritariamente en España) y servicio generado por las eventuales roturas de carga, solicitando la concentración de los tráficos sobre puntos (hubs) que abanican las mercancías hacia estructuras periféricas (spokes) desde las que se producen luego las entregas finales sobre breves itinerarios terrestres.

Introducción: Htsus

Concepto de Htsus en el ámbito del comercio exterior y otros afines: Harmonized Tariff Schedule of the USA (arancel de aduanas (ver su definición; pero esencialmente es una oficina pública encargada del registro de los bienes importados o exportados y del cobro de los tributos correspondientes; ver despacho de aduana y Organización Mundial de Aduanas) armonizado)

Introducción: Promedio Ponderado de los Aranceles

Concepto de Promedio Ponderado de los Aranceles en el ámbito del comercio exterior y otros afines: El nivel del derecho ponderado en función del volumen del comercio del correspondiente producto.

Introducción: Gatt

Concepto de Gatt en el ámbito del comercio exterior y otros afines: (General Agreement on Tariffs an Trade) Acuerdo General de sobre Comercio y Aranceles.

Aranceles

Aranceles, lista o catálogo de impuestos aduaneros aplicados generalmente por el Gobierno sobre las importaciones y, a veces, sobre las exportaciones. Al principio, estos impuestos pretendían únicamente aumentar los ingresos del Estado. Tras el crecimiento de la industria y la formación de economías nacionales empezaron a imponerse, fundamentalmente, como instrumentos de la política económica.

Detalles

Los aranceles se establecían para proteger la industria nacional de la competencia externa y para lograr el superávit (véase una definición en el diccionario y más detalles, en esta plataforma, sobre superávit) de la balanza comercial. Estas prácticas llevaron a que un Gobierno impusiera impuestos elevados y discriminatorios para mostrar su hostilidad hacia otro Gobierno; los gobiernos afines entre sí suelen establecer acuerdos arancelarios preferentes. Los tratados de paz negociados entre las principales potencias europeas durante los siglos XVII y XVIII solían incluir cláusulas para la reducción de los impuestos sobre las importaciones; después de 1700, casi todos los tratados comerciales recogieron una claúsula de nación más favorecida entre los países firmantes para extender entre ellos cualquier otra reducción arancelaria concedida a otro país.

Durante el siglo XIX, los aranceles mantuvieron la tendencia alcista que habían tenido durante los siglos anteriores. Una excepción fue la política de librecambio seguida por Gran Bretaña. Esta tendencia alcista de los aranceles continuó a principios del siglo XX, intensificándose al iniciarse la Gran Depresión de la década 1930.

Puntualización

Sin embargo, durante esta depresión económica algunos países sumaron sus esfuerzos para reducir las barreras arancelarias. A partir de 1934 Estados Unidos negoció acuerdos comerciales bilaterales para reducir algunos impuestos arancelarios y promover la claúsula de nación más favorecida.

Tras la II Guerra Mundial la tendencia a la reducción arancelaria a escala internacional prosiguió con la creación del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) y de uniones aduaneras regionales como la del Benelux, la Comunidad Europea (actualmente Unión Europea), el Pacto Andino (integrado por Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú), el Mercado Común Centroamericano y la Asociación Latinoamericana de Integración. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). Más tarde se creó el Mercosur, que complementa el Pacto Andino con la participación de los países del Cono Sur: Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, modernizado en nuestros días a través del Tratado de Cartagena. Estos grupos de países reducían los aranceles entre ellos, manteniendo una tarifa externa común para los países de fuera de la unión. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). Tras la Ronda Uruguay (1994), los países miembros del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio continúan fomentando la reducción de tarifas arancelarias y otras limitaciones al crecimiento del comercio mundial (o global) a través de la Organización Mundial del Comercio (OMC), agencia que sustituyó al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio en 1995. (1)

Referencias

  1. Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2009. Microsoft Corporation, 2008.

Ver También

Derechos aduaneros

Bibliografía

.

Aranceles en 1948

Decía Guillermo Díaz en su Diccionario Político que Aranceles es: Son las tarifas fijadas por autoridades competentes para la prestación de servicios públicos o privados. Son también las tarifas de impuestos de importación o exportación que perciben las aduanas. Política arancelaria es la graduación de aumentos rebajas o exenciones de derechos aduaneros con vistas a fomentar la producción nacional incrementar o restringir el comercio internacional o buscar compensaciones de carácter económico mediante el juego de las tarifas arancelarias. .
A continuación se examinará el significado.

¿Cómo se define? Concepto y Caracteres de Aranceles

Definición y descripción de Aranceles ofrecido por el Diccionario Jurídico Mexicano (1994), de la Suprema Corte de Justicia de México: (escrito por José Othón Ramírez Gutiérrez) Antiguamente alanzel de origen árabe, significó lista de cantidades recaudadas, también se dice que está compuesto de la partícula a y de rancel que quiere decir decreto.Entre las Líneas En el siglo XVIII, en España era lo que debían pagar los géneros en las aduanas). El arancel es un instrumento legal de carácter económico, considerado como una barrera impuesta al comercio internacional, a fin de regular la entrada y salida de mercancías por territorio nacional, mediante la fijación de los impuestos al comercio exterior.

Más sobre el Significado de Aranceles

El arancel tiene un antiguo origen histórico en Egipto durante los siglos XIV y XIII antes Cristo ya se determinaban impuestos por la importación de mercancías.Entre las Líneas En la India existía también un impuesto por la entrada o salida de mercancías. Alejandro Magno tuvo conocimiento de este impuesto, que después estableció en Grecia fijando una cuota del 2% sobre el valor de las mercancías.Entre las Líneas En Roma fue Anco Marcio quien estableció en el puerto de Ostiar, un impuesto al comercio exterior, bajo la denominación de portorium, posteriormente fue aplicado en todo el imperio romano. Los recaudadores de estos impuestos se llamaban portitores, quienes eran sumamente severos.Entre las Líneas En el México independiente, el primer arancel en vigor es el Arancel General Interino para el Gobierno de las Aduanas Marítimas en el comercio Libre del Imperio de fecha 15 de diciembre de 1821. Posteriormente el 16 de noviembre de 1827 siendo Secretario de Hacienda don José Ignacio Esteva apareció el «Arancel para las Aduanas Marítimas y de Frontera de la República Mexicana», en él se establecían exentas dos quintas partes del pago de impuestos sobre las mercancías que fueran introducidas por las aduanas (ver su definición; pero esencialmente es una oficina pública encargada del registro de los bienes importados o exportados y del cobro de los tributos correspondientes; ver despacho de aduana y Organización Mundial de Aduanas) al territorio de Yucatán, Chiapas y las Californias, también se declararon libres del pago de impuestos a las mercancías de exportación salvo el oro y la plata. Existieron igualmente mercancías de importación y exportación prohibida. Por Ley de mayo 22 de 1829, se amplió el arancel anterior. Lerdo de Tejada expresaba al respecto: «Esta ley, que puede muy bien decirse es una de las más severas de cuantas se han dictado en materia de prohibición, fue sin embargo expedida por un gobierno que ostentaba los principios más exagerados de libertad y progreso social, lo cual deja presumir que sus autores, sacrificando en ello sus ideas que proclamaban, no tuvieron otro objeto de adquirir popularidad, halagando las opiniones de los que creen que así es como deben protegerse las artes y la industria nacional». La severidad de esta Ley fue aminorada por decreto de 6 de abril de 1830 que otorgó libertades a la importación como a la exportación.

Un arancel es un impuesto sobre los bienes y servicios importados. El arancel medio sobre las importaciones sujetas a derechos de aduana en Estados Unidos (es decir, aquellas importaciones a las que se impone un arancel) es de aproximadamente el 4%. Algunas importaciones tienen aranceles mucho más altos. Un arancel aumenta el coste de venta de los productos importados. En general, el precio del bien protegido aumenta y la cantidad disponible para los consumidores disminuye.

A veces, un país también puede recurrir a lo que se denomina derecho de tránsito. Se impone a las mercancías originarias del país extranjero y programadas para un tercer país que cruzan las fronteras del país de origen. Estos derechos suelen preocupar mucho a los países sin litoral.

Tipos de aranceles
Los aranceles son de varios tipos y estos pueden clasificarse en diferentes grupos o subgrupos como se indica a continuación:

Clasificación según el criterio de imposición

Sobre la base del criterio de imposición de tarifas.

Estos pueden ser de los siguientes tipos:

(a) Tarifa específica:

El arancel específico es la cantidad fija de dinero por unidad física o según el peso o la medida de la mercancía importada o exportada. Estos aranceles pueden aplicarse a mercancías como el trigo, el arroz, los fertilizantes, el cemento, el azúcar, los tejidos, etc. Los derechos específicos son bastante fáciles de administrar, ya que no implican la evaluación de las mercancías.

La determinación del valor de las mercancías comercializadas puede ser difícil, ya que existen diversas variantes de precio, como el precio de demanda, el precio de oferta, el precio de mercado, el precio de contrato, el precio de factura, el precio f.o.b. (franco a bordo), el precio c.i.f. (coste, seguro, flete), etc. El recurso a los derechos específicos permite al gobierno mantenerse al margen de las complejidades de los precios.

Sin embargo, los derechos específicos no pueden aplicarse a bienes de gran valor como diamantes, joyas, relojes, televisores, coches, obras de arte como pinturas, etc. Estos artículos pueden gravarse en función del peso, la superficie cubierta o el número de artículos.

(b) Arancel ad valorem:

'Ad Valorem' es la palabra latina que significa 'sobre el valor'. Cuando el derecho se recauda como un porcentaje fijo del valor de la mercancía comercializada, se denomina arancel ad valorem. Estos derechos se aplican a los productos cuyo valor es desproporcionadamente mayor en comparación con sus características físicas, como el peso o la medida.

Estos derechos son más equitativos, ya que los productos costosos, generalmente consumidos por los ricos, soportan una mayor carga de derechos, mientras que los productos más baratos comprados por los pobres, soportan una menor carga arancelaria. Los derechos ad valorem tienen la ventaja adicional de que la comparación internacional de los aranceles, en su caso, puede realizarse fácilmente.

(c) Arancel compuesto:

El arancel compuesto es una combinación de aranceles específicos y ad valorem. La estructura del arancel compuesto incluye un derecho específico sobre cada unidad de la mercancía más un porcentaje de derecho ad valorem. Los aranceles compuestos no sólo confieren una mayor elasticidad a los ingresos, sino que también aseguran una protección más eficaz a las industrias nacionales.

(d) Arancel de escala móvil:

Los derechos de importación que varían con los precios de los productos se denominan derechos de escala móvil. Pueden ser específicos o ad valorem. En la práctica, suelen ser específicos.

Clasificación en función de la finalidad de la imposición del arancel

Sobre la base de la finalidad de la imposición del arancel. Pueden ser de dos tipos:

(a) Tarifa de ingresos:

El arancel que se impone principalmente para generar más ingresos para el gobierno se denomina arancel de ingresos. En los países avanzados, la introducción y diversificación de los impuestos directos ha reducido la importancia de los aranceles como fuente de ingresos públicos. Sin embargo, en los países menos desarrollados, los gobiernos siguen dependiendo en gran medida de esta fuente de ingresos.

Por lo general, no es posible imponer un arancel a los ingresos puros. La imposición de aranceles, incluso con el fin de asegurar los ingresos, tiene un efecto protector cuando conduce a un cambio en la demanda de los consumidores nacionales de los bienes importados a los producidos en casa.

(b) Aranceles de protección:

El gobierno puede imponer el arancel para proteger a las industrias nacionales de la competencia despiadada de los bienes producidos en el extranjero. Cuanto más alto sea el arancel, mayor será su efecto protector. Un arancel protector perfecto puede prohibir completamente la importación desde el extranjero.

En la práctica, el arancel protector perfecto puede no existir. Si la demanda interna de importación sigue siendo fuerte, puede existir la posibilidad de contrabando de mercancías importadas. Además, un arancel de este tipo no supondrá ningún ingreso para el gobierno. Una tasa elevada de aranceles de protección puede hacer que los productores nacionales se vuelvan más letárgicos e ineficientes y no puedan hacer frente a la competencia extranjera ni siquiera a largo plazo.

Clasificación sobre la base de la discriminación

Si el arancel está influenciado por la consideración de la discriminación.

Puede haber dos tipos de tarifas arancelarias:

(a) Tarifa no discriminatoria:

Si los tipos arancelarios uniformes se aplican a todas las mercancías con independencia del país de origen, se denominan aranceles no discriminatorios. Es posible que existan tipos arancelarios bajos para determinadas mercancías debido a los acuerdos comerciales con algunos países, pero el país de origen que impone los aranceles extiende los mismos tipos arancelarios bajos a las mercancías de todos los países.

Este sistema de aranceles no discriminatorios se denomina arancel de columna única. Este sistema arancelario es fácil y sencillo de administrar. Sin embargo, tiene una deficiencia: no es lo suficientemente elástico como para ajustarse a las necesidades cambiantes de las industrias del país de origen. También desde el punto de vista de los ingresos, puede no ser satisfactorio para el país que impone el arancel.

(b) Arancel discriminatorio:

En el caso de un arancel discriminatorio, los tipos arancelarios varían según los productos. Los productos originarios de los países favorecidos están sujetos a un tipo arancelario inferior al de los demás países. Los aranceles discriminatorios pueden ser de doble o múltiple columna.

En el caso de los aranceles de doble columna, existen dos tipos de derechos diferentes para todas o algunas mercancías. Los dos tipos son anunciados por el gobierno desde el principio y los dos tipos se aplican después de que el país haya firmado un acuerdo comercial de nación favorecida con algunos países extranjeros. Los tipos arancelarios favorecidos pueden ser unilaterales o recíprocos.

El arancel de doble columna puede clasificarse a su vez en:

(i) Tarifa general y convencional:

La tarifa general es determinada por el legislador estatal. También prevé el ajuste de los tipos arancelarios cuando sea necesario para cumplir con las obligaciones de los acuerdos comerciales internacionales. El esquema arancelario convencional se desarrolla a través de los acuerdos comerciales del país de origen con otros países. No permite modificar los tipos arancelarios en función de los cambios en las condiciones o requisitos nacionales.

Los cambios sólo pueden ser posibles después de las negociaciones y los acuerdos entre los países interesados o después de la expiración del acuerdo existente. Es evidente que existe cierta rigidez en el calendario arancelario convencional. En cambio, el calendario arancelario general es más flexible

(ii) Arancel máximo y mínimo:

En este sistema, un país tiene tipos arancelarios máximos y mínimos para cada mercancía. Estos tipos arancelarios son fijados por el poder legislativo y el gobierno está autorizado a aplicar tipos arancelarios específicos a las mercancías importadas de los diferentes países. Los tipos arancelarios mínimos se aplican a los productos procedentes de los países considerados como "naciones más favorecidas". Los tipos arancelarios máximos se aplican para mejorar la posición negociadora del país de origen frente a los países extranjeros.

(iii) Arancel de columnas múltiples:

El arancel de columnas múltiples consta de tres tipos arancelarios diferentes: un tipo general, un tipo internacional y un tipo preferencial. Los tipos arancelarios general e internacional pueden considerarse equivalentes a los tipos arancelarios máximo y mínimo antes mencionados. El arancel preferencial es aplicado generalmente por un país sujeto a los productos originarios de los países coloniales.

El tipo arancelario preferencial se mantiene más bajo que el tipo arancelario general. Por otro lado, las mercancías importadas de otros países como Japón, Alemania y otros estaban sujetas a tipos arancelarios más altos.

Clasificación por productos

El hecho de que un producto sea importado o exportado puede ser la base del arancel.

Sobre esta base, los aranceles pueden ser de los tipos siguientes:

(a) Derechos de importación:

Si el país de origen impone un arancel a los productos de los países extranjeros cuando entran en su territorio, el arancel se conoce como arancel de importación o derecho de importación.

(b) Derechos de exportación:

Si los productos del país de origen se someten a impuestos cuando salen de su territorio para ser vendidos en el mercado extranjero, el impuesto o derecho se denomina arancel de exportación o derecho de exportación.

Los aranceles de importación han seguido siendo objeto de gran interés, tanto por razones analíticas como políticas. Están mucho más extendidos y casi todos los países recurren a ellos. En cambio, los derechos de exportación se aplican de forma muy limitada. Algunos países, como Estados Unidos, han prohibido por ley los derechos de exportación. Incluso en esos países, en los que están en boga, el objetivo básico es asegurar mayores ingresos.

Clasificación sobre la base de las represalias

Sobre esta base, los aranceles pueden ser:

(a) Aranceles de represalia:

Si un país extranjero ha impuesto aranceles a las exportaciones del país de origen y este último impone aranceles contra los productos del primero, los aranceles a los que recurre el país de origen se considerarán aranceles de represalia. El país de origen, al adoptar esta medida, no tiene el objetivo de aumentar los ingresos o proteger las industrias nacionales, sino de actuar como represalia.

(b) Aranceles compensatorios:

Si el país extranjero ha estado exportando grandes cantidades de sus productos en el mercado del país de origen gracias a las subvenciones a la exportación, el país de origen puede neutralizar la "ventaja injusta" de la que gozan los productos extranjeros imponiéndoles derechos al entrar en el territorio del país de origen. Este último tiene plena justificación para recurrir a estos derechos compensatorios con el fin de que la ventaja desleal otorgada por las subvenciones a la exportación a los productos extranjeros se vea compensada y la competencia tenga lugar en igualdad de condiciones entre las mercancías producidas en el extranjero y en el país.

Nota: véase también Aranceles aduaneros y Aranceles comerciales.

Cómo funcionan los aranceles
Los aranceles sobre las importaciones pueden aplicarse de varias maneras. Si se imponen en función de la cantidad física de una importación (tanto por tonelada, por yarda, por artículo, etc.), se denominan aranceles específicos. Si se imponen en función del valor de la importación, se denominan aranceles ad valorem.

Los aranceles pueden diferenciar entre los países de los que se obtienen las importaciones. Por ejemplo, pueden ser más bajos entre los países que han suscrito previamente acuerdos especiales, como las preferencias comerciales que se conceden entre los miembros de la Unión Europea.

Los aranceles pueden imponerse de diferentes maneras, cada una de las cuales tendrá un efecto diferente en la economía del país que los impone. Al aumentar los precios de los bienes importados, los aranceles pueden fomentar la producción nacional. Al aumentar el gasto en productos nacionales, el empleo nacional tiende a hacer lo mismo. Por ello, los aranceles son favorecidos por las industrias que se ven presionadas por los competidores extranjeros. El arancel también puede fomentar las tendencias hacia una estructura de mercado monopolística en la medida en que disminuye la competencia extranjera, con la consiguiente disminución del incentivo para modernizar o innovar. Como los aranceles aumentan el precio de un producto importado, también pueden reducir su consumo. La disminución de la demanda podría ser lo suficientemente grande en relación con el mercado mundial como para obligar a bajar el precio de la importación.

Medir los efectos de los aranceles
Es difícil medir el efecto de las barreras arancelarias entre países. Evidentemente, la forma en que la demanda de importaciones responda a los cambios en los aranceles dependerá de una serie de factores. Entre ellos, la reacción de los productores y los consumidores a los cambios de precios, la proporción de las importaciones en la producción y el consumo nacionales, la sustituibilidad de las importaciones por los productos nacionales, etc. La reacción a los niveles de los aranceles variará de un país a otro, así como de un producto a otro. Por tanto, la cuantía de un arancel no determina necesariamente su efecto restrictivo. Normalmente, estas comparaciones se aplican sólo a los productos para los que los aranceles son el principal dispositivo de protección. Esto suele ocurrir con los productos no agrícolas en los países desarrollados (otras estrategias, como los contingentes de importación, son un medio habitual de proteger los productos agrícolas). Aunque los aranceles sobre las materias primas importadas protegerán a los productores nacionales de esos productos, esos aranceles también aumentarán los costes de los fabricantes nacionales que utilizan esas materias primas. Estas condiciones obligan a distinguir entre las tasas de protección nominal y efectiva.

La tasa nominal de protección es el porcentaje de aranceles que se impone a un producto cuando entra en el país. Por ejemplo, si se aplica un arancel del 20% del valor a las prendas de vestir al entrar en el país, el tipo de protección nominal es ese mismo 20%.

El tipo efectivo de protección es un concepto más complejo: consideremos que el mismo producto -la ropa- cuesta 100 dólares en los mercados internacionales. El material que se importa para fabricar la ropa (insumos materiales) se vende a 60 dólares. En una situación de libre comercio, una empresa no puede cobrar más de 100 dólares por una prenda similar (sin tener en cuenta los costes de transporte). Al importar la tela por 60 dólares, el fabricante de ropa puede añadir un máximo de 40 dólares en concepto de mano de obra, margen de beneficio, alquileres y otros conceptos. Esta diferencia de 40 dólares entre el coste de 60 dólares de los insumos materiales y el precio del producto se denomina valor añadido.

La misma situación puede considerarse con los aranceles, por ejemplo, el 20% sobre la ropa y el 10% sobre el tejido. El arancel del 20% sobre las prendas de vestir elevaría el precio nacional en 20 dólares hasta los 120, mientras que un arancel del 10% sobre los tejidos aumentaría los costes de material para el productor nacional en 6 dólares hasta los 66. La protección permitiría así a la empresa operar con un margen de valor añadido de 54 dólares, la diferencia entre el precio nacional de 120 dólares y el coste de material de 66. La diferencia entre el valor añadido de 40 dólares sin protección arancelaria y el de 54 dólares con ella proporciona un margen de 14 dólares. Esto significa que la tasa efectiva de protección de la actividad de transformación nacional -la relación entre 14 y 40 dólares- sería del 35%. La tasa efectiva de protección derivada -el 35%- es mayor que la tasa nominal de sólo el 20%. Este será el caso siempre que el tipo arancelario del producto final sea mayor que el de los insumos. Dado que los países suelen aplicar aranceles más altos a los productos finales que a los insumos, los tipos efectivos de protección suelen ser más altos que los nominales, a menudo mucho más altos.

El tipo efectivo de protección también depende de la proporción del valor añadido en el precio del producto. Los tipos efectivos pueden ser muy altos si el valor añadido al producto importado es un porcentaje pequeño o muy bajos si el valor añadido es un porcentaje grande del precio total. Así, la protección efectiva en un país puede ser mucho más alta que en otro aunque sus aranceles nominales sean más bajos, si tiende a importar productos básicos de un alto nivel de fabricación con proporciones correspondientemente bajas de valor añadido en el precio del producto.

Interferencias y Restricciones en el Comercio Internacional
A pesar de los sólidos argumentos teóricos que se pueden esgrimir a favor del libre comercio internacional, todos los países del mundo han erigido al menos algunas barreras al comercio. Las restricciones al comercio se adoptan normalmente en un esfuerzo por proteger a las empresas y a los trabajadores de la economía nacional de la competencia de las empresas extranjeras. Una política proteccionista es aquella en la que un país restringe la importación de bienes y servicios producidos en países extranjeros.

Los principales medios de protección son los aranceles y los contingentes. Los procedimientos antidumping han surgido como un medio común de protección. Las restricciones voluntarias a la exportación son otro medio de protección; rara vez son voluntarias.

Otras medidas proteccionistas pueden ser las normas de seguridad, las restricciones a la calidad medioambiental, los requisitos de etiquetado y las normas de calidad. Las medidas proteccionistas se justifican a veces con el argumento de la industria naciente, la política comercial estratégica, la protección del empleo, la mano de obra extranjera "barata" y la subcontratación, la seguridad nacional y las diferencias en las normas medioambientales.

Métodos de Interferencia del Estado en el Comercio Internacional

Independientemente de lo que diga la teoría de la ventaja comparativa sobre las virtudes del comercio sin restricciones, todas las naciones interfieren en las transacciones internacionales en algún grado. Se pueden imponer aranceles a las importaciones, en algunos casos haciéndolas tan costosas como para prohibir completamente la entrada del bien en cuestión. Las cuotas pueden limitar el volumen permitido de las importaciones. Se pueden ofrecer subvenciones estatales para fomentar las exportaciones. Se pueden restringir o prohibir las exportaciones de capital monetario. La inversión de los extranjeros en instalaciones y equipos nacionales puede ser igualmente restringida.
Razones
Estas interferencias pueden ser simplemente el resultado de la defensa de intereses especiales, porque determinados grupos sufren como consecuencia de la competencia de las importaciones. O un gobierno puede imponer restricciones porque se siente obligado a tener en cuenta factores que la ventaja comparativa deja de lado. Es interesante observar que, en lo que respecta a los bienes y servicios, la pauta general de interferencia sigue el viejo dictado mercantilista de desalentar las importaciones y fomentar las exportaciones.

Una empresa que se encuentra con un mercado extranjero atractivo excluido por los aranceles o las cuotas puede eludir la barrera simplemente estableciendo una planta de fabricación en ese país extranjero. Esta política de inversión en plantas extranjeras se expandió enormemente después de la Segunda Guerra Mundial, y las empresas estadounidenses tomaron la delantera invirtiendo especialmente en Europa occidental, Canadá, Asia y Sudamérica. La industria de otros países desarrollados siguió una pauta similar, y muchas empresas extranjeras establecieron plantas en Estados Unidos y en otras zonas del mundo.

Los gobiernos de los países sometidos a esta nueva inversión se encuentran en una posición ambivalente. El establecimiento de nuevas plantas de propiedad extranjera puede significar algo más que la simple creación de nuevas oportunidades de empleo y nueva capacidad productiva; también puede significar la introducción de nuevas tecnologías y métodos superiores de control empresarial. Pero el gobierno que se congratula de tales beneficios también debe esperar quejas de "control extranjero", un argumento que inevitablemente será presionado por los propietarios nacionales de plantas antiguas que temen una nueva competencia que no puede ser bloqueada por los aranceles. Este ha sido un problema acuciante para muchos gobiernos, sobre todo en lo que respecta a las inversiones de empresas estadounidenses, y es una de las principales quejas de los críticos que consideran la globalización como una forma de explotación económica. Algunos países, como el Reino Unido y Canadá, han sido liberales en su política de admisiones; otros, sobre todo Japón, han impuesto fuertes restricciones a las plantas de propiedad extranjera.

Los principales métodos son los aranceles, las barreras no arancelarias y el proteccionismo.

Aranceles
Un arancel, o derecho, es un impuesto que se aplica a los productos cuando cruzan la frontera de una zona aduanera. La frontera puede ser la de una nación o la de un grupo de naciones que han acordado imponer un impuesto común a las mercancías que entran en su territorio. Los aranceles suelen clasificarse como protectores o generadores de ingresos. Los aranceles de protección están diseñados para proteger la producción nacional de la competencia extranjera aumentando el precio de la mercancía importada. Los aranceles recaudatorios están diseñados para obtener ingresos en lugar de restringir las importaciones. Los dos conjuntos de objetivos no son, por supuesto, mutuamente excluyentes. Los aranceles de protección -a menos que sean tan elevados que impidan las importaciones- producen ingresos, mientras que los aranceles de ingresos dan cierta protección a cualquier productor nacional de los bienes que generan los derechos. Un derecho de tránsito, o impuesto de tránsito, es un impuesto que grava las mercancías que pasan por una zona aduanera de camino a otro país. Del mismo modo, un derecho de exportación, o impuesto de exportación, es un impuesto que se aplica a las mercancías que salen de una zona aduanera. Por último, algunos países conceden subvenciones a la exportación; las subvenciones a la importación se utilizan raramente.

Barreras no arancelarias
Otras normativas y prácticas gubernamentales también pueden actuar como barreras al comercio. Los contingentes o las restricciones cuantitativas pueden prohibir la importación de determinados productos básicos o limitar las cantidades importadas. Estos contingentes suelen administrarse exigiendo a los importadores licencias para importar determinados productos. Los contingentes aumentan los precios al igual que los aranceles, pero, al estar fijados en términos físicos, su impacto en las importaciones es directo, con un límite máximo absoluto fijado en la cantidad. El aumento de los precios no hará que entren más productos. También hay una diferencia entre los aranceles y los contingentes en su efecto sobre los ingresos. Con los aranceles, el gobierno recibe los ingresos; con los contingentes, los titulares de las licencias de importación obtienen una ganancia inesperada en forma de diferencia entre el alto precio nacional y el bajo precio internacional de la importación.

Otra barrera es la limitación voluntaria de las exportaciones (VER), que destaca por tener un efecto menos perjudicial en las relaciones políticas entre países. También es relativamente fácil de eliminar. Este enfoque se aplicó a principios de la década de 1980, cuando los fabricantes de automóviles japoneses, bajo la presión de los competidores estadounidenses, limitaron "voluntariamente" sus exportaciones de automóviles al mercado estadounidense. Al igual que las cuotas, las RVE limitan la cantidad de comercio y, por tanto, tienden a aumentar los precios de los productos importados. En este caso, la RVE hizo que los automóviles japoneses estuvieran menos disponibles en Estados Unidos y aumentó los precios que los consumidores estadounidenses tenían que pagar por ellos, haciendo así más atractivos los coches de producción nacional. Este enfoque también permitió a los exportadores japoneses cobrar precios más altos. Como resultado, los exportadores japoneses, y no los importadores estadounidenses, cosecharon gran parte de las ganancias inesperadas de la RVE. Las RVE no suelen ser voluntarias en ningún sentido significativo. En este ejemplo, los fabricantes de automóviles japoneses aceptaron una RVE para evitar una cuota de importación estadounidense.

Otras barreras son las organizaciones comerciales estatales y las prácticas de contratación pública que pueden utilizarse de forma preferente. En Estados Unidos, la legislación "buy American" exige a los organismos de contratación pública que favorezcan los productos nacionales. Los procedimientos de clasificación y valoración aduanera, las normas sanitarias y los requisitos de marcado también pueden tener un efecto restrictivo sobre el comercio. Japón, por ejemplo, ha restringido las importaciones de manzanas estadounidenses alegando que éstas podrían estar contaminadas con la enfermedad del fuego bacteriano. Por último, los impuestos especiales pueden constituir un obstáculo al comercio si se aplican a las importaciones tipos más elevados que a los productos nacionales.

El proteccionismo en los países menos desarrollados
Gran parte de la industrialización que tuvo lugar a finales del siglo XX en algunos países menos desarrollados se caracterizó por la expansión de industrias que competían con las importaciones, protegidas por elevados muros arancelarios. En muchos de esos países, los aranceles y las diversas restricciones cuantitativas sobre los productos manufacturados eran elevados, pero las tasas efectivas de protección eran a menudo incluso más altas, porque los productos solían estar muy fabricados y la proporción de valor añadido en la producción después de la importación era baja. Aunque países como Taiwán, Hong Kong y Corea del Sur orientaron sus industrias manufactureras principalmente hacia el comercio de exportación, solían ser casos excepcionales. Más comúnmente, las naciones en desarrollo han buscado erróneamente competir con los bienes fabricados en el extranjero para el mercado interno. La elevada protección en estos países ha contribuido a menudo a la ralentización de la producción, mientras que la exportación de productos primarios ha desalentado la expansión de las exportaciones de los productos manufacturados más valiosos. Aunque la producción nacional de bienes de consumo no duraderos fomenta un rápido crecimiento económico en una fase temprana, los países menos desarrollados han encontrado considerables dificultades para producir productos básicos más sofisticados y con valor añadido. Sufren todas las desventajas de los pequeños mercados nacionales, además de la falta de incentivos para la mejora tecnológica.

Argumentos a favor y en contra de la injerencia
Ingresos
Las naciones en desarrollo, en particular, carecen a menudo de la maquinaria institucional necesaria para imponer eficazmente los impuestos sobre la renta o sobre las sociedades (véase el impuesto sobre la renta). Los gobiernos de estas naciones pueden entonces financiar su actividad recurriendo a los aranceles sobre los bienes importados, ya que estos gravámenes son relativamente fáciles de administrar. Sin embargo, la cantidad de ingresos fiscales que se pueden obtener a través de los aranceles es siempre limitada. Si el gobierno trata de aumentar sus ingresos arancelarios imponiendo tipos de derechos más altos, esto puede ahogar el flujo de importaciones y así reducir los ingresos arancelarios en lugar de aumentarlos.

Desarrollo económico
Hay varios argumentos relativos al desarrollo económico, como la protección de la industria nacional y la protección de la industria en sus inicios.
Protección de la industria nacional
Probablemente el argumento más común para la imposición de aranceles es que determinadas industrias nacionales necesitan la protección arancelaria para sobrevivir. Los teóricos de la ventaja comparativa argumentarán, naturalmente, que la industria que necesita dicha protección no debería sobrevivir y que los recursos así empleados deberían transferirse a ocupaciones con mayor eficiencia comparativa. El aumento del bienestar de los ciudadanos en su conjunto compensaría con creces la pérdida de bienestar de los grupos afectados por la competencia de las importaciones; es decir, la renta nacional real total aumentaría. Un argumento contrario sería, sin embargo, que esta ganancia de bienestar sería ampliamente difundida, de modo que los beneficiarios individuales podrían no ser conscientes de ninguna gran mejora. La pérdida de bienestar, por el contrario, se sentiría de forma estrecha y aguda. Aunque los recursos pueden transferirse a otras ocupaciones, tal y como dice la teoría de la ventaja comparativa, el proceso de transferencia es a veces lento y doloroso para los que se transfieren. Por estas razones, los teóricos de la ventaja comparativa rara vez abogan por la eliminación inmediata de todos los aranceles existentes. En cambio, se oponen a que se aumenten los aranceles -ya que los aumentos, si son efectivos, atraen aún más recursos a la ocupación equivocada- y presionan para que se reduzcan gradualmente las barreras a la importación.

El argumento de la industria en sus inicios
Los defensores de la protección suelen argumentar que las industrias nuevas y en crecimiento, especialmente en los países menos desarrollados, necesitan estar protegidas de la competencia extranjera. Sostienen que los costes disminuyen con el crecimiento y que algunas industrias deben alcanzar un tamaño mínimo antes de poder competir con industrias bien establecidas en el extranjero. Los aranceles pueden proteger el mercado nacional hasta que la industria sea competitiva a nivel internacional y, a menudo, se argumenta que los costes de la protección pueden recuperarse cuando la industria haya alcanzado la madurez. En resumen, el argumento de la industria incipiente se basa principalmente en la idea de que existen economías de producción a gran escala en muchas industrias y que los países en desarrollo tienen dificultades para establecer dichas industrias.

Sin embargo, a los defensores de esta protección se les pueden volver los argumentos en contra. Mientras que un país individual puede, en algunas circunstancias, beneficiarse de la protección de sus industrias nacientes, esta protección es particularmente costosa para la comunidad internacional en su conjunto. Donde hay grandes ventajas en la producción a gran escala, también hay grandes ventajas en el comercio internacional relativamente libre. Al cerrar los mercados, la protección reduce la capacidad de las empresas para obtener economías a gran escala mediante la exportación. Si un grupo de países impone la protección de la industria infantil, dividirá el mercado; cada país puede acabar con una producción a pequeña escala, localizada e ineficiente, reduciendo así la prosperidad de todos los países. Una de las formas en que las naciones menos desarrolladas han intentado resolver este problema ha sido mediante el establecimiento de uniones aduaneras u otras agrupaciones regionales (véase Acuerdos comerciales internacionales).

Los aranceles a la industria infantil han sido decepcionantes de otras maneras; el argumento de la industria infantil se abusa a menudo en la práctica. En muchos países en desarrollo, las industrias no han logrado alcanzar la competitividad internacional ni siquiera después de 15 o 20 años de funcionamiento y podrían no sobrevivir si se eliminaran los aranceles de protección. Es probable que la industria incipiente se vea más favorecida por las subvenciones a la producción que por los aranceles. Las subvenciones a la producción no aumentan los precios y, por lo tanto, no reducen la demanda interna, y el coste de la protección no se oculta en los precios más altos para los consumidores. Las subvenciones a la producción, sin embargo, tienen la desventaja de que se utilizan los ingresos del gobierno en lugar de aumentarlos, lo que puede ser una consideración seria en los países con niveles de desarrollo más bajos. (Véase también desarrollo económico).

Desempleo
Los aranceles o las cuotas también se proponen a veces como forma de mantener el empleo nacional, especialmente en tiempos de recesión. Sin embargo, hay casi unanimidad entre los economistas actuales en que las propuestas para remediar el desempleo mediante el aumento de los aranceles son erróneas. En la medida en que un arancel más alto es eficaz para este propósito, simplemente "exporta el desempleo"; es decir, el aumento del empleo nacional se corresponde con una caída de la producción en algún país extranjero. Además, es probable que ese otro país imponga un aumento arancelario de represalia. Por último, el remedio arancelario para el desempleo es pobre porque suele ser ineficaz y porque existen remedios más adecuados. En general, se reconoce que el desempleo se resuelve de forma mucho más eficaz mediante la aplicación de políticas fiscales y monetarias adecuadas.

Defensa nacional
Una apelación común hecha por una industria que busca la protección de los aranceles o las cuotas es que su supervivencia es esencial para el interés nacional: su producto sería necesario en tiempos de guerra, cuando el suministro de las importaciones podría cortarse. El veredicto de los economistas sobre este argumento es bastante claro: el argumento de la defensa nacional es a menudo una pista falsa, un intento de "envolverse en la bandera", y en la medida en que una industria es esencial, el arancel es un medio dudoso para garantizar su supervivencia. Los economistas afirman, en cambio, que las industrias esenciales deben recibir una subvención directa que les permita hacer frente a la competencia extranjera, con el reconocimiento explícito de que la subvención es un precio que paga la nación para mantener la industria con fines de defensa.

Autarquía
Muchas demandas de protección, sea cual sea su argumento superficial, son en realidad apelaciones a los sentimientos autárquicos que impulsaron el razonamiento mercantilista. (La autarquía se define como el estado de ser autosuficiente a nivel de la nación). Una propuesta de restricción del libre comercio internacional puede calificarse de autárquica si apela a esos sentimientos medio sumergidos de que los ciudadanos de la nación comparten un bienestar y unos intereses comunes, mientras que los extranjeros no tienen en cuenta ese bienestar y esos intereses e incluso pueden oponerse activamente a ellos. Y es muy cierto que un país que se ha involucrado fuertemente en el comercio internacional ha dado rehenes a la fortuna: una parte de su industria se ha vuelto dependiente de los mercados de exportación para obtener ingresos y empleo. Cualquier corte de estos mercados extranjeros (provocado por la recesión en el extranjero, por la imposición de nuevos aranceles por parte de algún país extranjero, o por otros numerosos cambios posibles, como el estallido de la guerra) sería muy grave; y sin embargo, sería una situación que escaparía en gran medida al poder del gobierno nacional implicado para modificarla. Del mismo modo, otra parte de la industria nacional puede depender de la entrada de materias primas importadas, como el petróleo para combustible y energía. Cualquier restricción de estas importaciones podría tener las más graves consecuencias. La vaga amenaza implícita en tales posibilidades suele dar lugar a un anhelo de autarquía, de autosuficiencia nacional, de una vida libre de dependencia de los peligros del mundo exterior.

Existe un acuerdo generalizado de que ninguna nación moderna, por muy ricos y variados que sean sus recursos, podría practicar realmente la autosuficiencia, y los intentos en ese sentido podrían producir fuertes caídas de la renta real. Sin embargo, los argumentos proteccionistas -especialmente los que se hacen "en interés de la defensa nacional"- a menudo se basan en la fuerza de esos sentimientos autárquicos.

El argumento de la relación de intercambio
Cuando un país impone un arancel, los exportadores extranjeros tienen más dificultades para vender sus productos. A medida que sus exportaciones disminuyen, pueden recortar los precios para evitar que sus ventas se reduzcan drásticamente. Así, por ejemplo, cuando se impone un arancel de 10 dólares, los exportadores extranjeros pueden reducir su precio en, digamos, 6 dólares. El exportador extranjero está siendo "gravado" cuando se impone el arancel; los otros 4 dólares se reflejan en un precio más alto para el consumidor. El uso de los aranceles para gravar a los exportadores extranjeros de esta manera se conoce como el argumento de la relación de intercambio para la protección. La relación de intercambio representa el precio relativo de lo que una nación exporta, comparado con el precio pagado a los extranjeros por los bienes importados. Cuando el precio de lo que se exporta aumenta, o cuando el precio pagado a los extranjeros por los bienes importados disminuye (como puede ocurrir cuando una nación impone un arancel), la relación de intercambio mejora.

Dificultades de la balanza de pagos
Los gobiernos pueden interferir en los procesos de comercio exterior por una razón muy diferente a las que se han expuesto hasta ahora: la escasez de divisas (véase pagos y cambios internacionales). Bajo el sistema monetario internacional establecido después de la Segunda Guerra Mundial y vigente hasta los años 70, la mayoría de los gobiernos intentaron mantener tipos de cambio fijos entre sus propias monedas y las de otros países. Incluso si no era absolutamente fijo, el tipo de cambio sólo podía fluctuar dentro de una estrecha gama de valores.

Si surgen y persisten las dificultades de la balanza de pagos, la reserva de divisas de un país se agota. En una crisis, el gobierno puede verse obligado a devaluar la moneda nacional. Pero antes de verse abocado a ello, puede intentar restablecer el equilibrio restringiendo las importaciones o fomentando las exportaciones, al estilo del antiguo mercantilismo.

El problema de la escasez de reservas se agudizó para muchos países durante la década de 1960. Aunque el volumen total de las transacciones internacionales había aumentado de forma constante, no hubo un aumento correspondiente en la oferta de reservas internacionales. En 1973, los desequilibrios en los pagos condujeron al fin del sistema de tipos de cambio fijos, o vinculados, y a la "flotación" de la mayoría de las monedas. (Véase también patrón oro; patrón oro-cambio).

Glosario de Argumentos sobre la Protección en el Comercio Exterior

  • Argumento de política comercial estratégica para un arancel: En un ejemplo de política comercial estratégica, el uso de un arancel para extraer beneficios monopolísticos de un monopolio extranjero, o para trasladar el beneficio de los competidores extranjeros a los nacionales en un oligopolio internacional. El caso de monopolio parece haberse originado en Katrak (1977), pero el tratamiento clásico de la cuestión más amplia es el de Brander y Spencer (1984).
  • Argumento de protección de la balanza de pagos: Es una razón común para restringir las importaciones, especialmente con tipos de cambio fijos, cuando un país está perdiendo reservas internacionales debido a un déficit comercial. Se puede decir que este es un segundo mejor argumento, ya que una devaluación podría resolver el problema sin distorsionar la economía y, por lo tanto, con un menor costo económico.
  • Argumento del arancel óptimo: Un argumento a favor de imponer un arancel para mejorar los términos de comercio. El argumento es válido sólo en un país grande, y sólo si otros países no toman represalias aumentando ellos mismos los aranceles. Incluso entonces, esta es una política de mendigar al vecino, ya que reduce el bienestar en el extranjero. Véase Johnson (1953/54).
  • Argumento sobre la relación de intercambio: Lo mismo que el argumento del arancel óptimo, que funciona restringiendo la cantidad de comercio para mejorar los términos de comercio.
  • El coste decreciente: Costo promedio que disminuye a medida que aumenta la producción. Implicado por el aumento de los rendimientos a escala.
  • El segundo mejor argumento para la protección: 1. Cualquier argumento a favor de la protección que pueda ser contrarrestado señalando una política diferente y menos distorsionante que permita alcanzar el mismo resultado deseado a un menor costo económico. Término acuñado por Meade (1955b). [Origen] 2. Un argumento a favor de la protección para compensar parcialmente una distorsión existente cuando no se dispone de la mejor política para ese fin. Por ejemplo, si la producción interna genera una externalidad positiva y no se dispone de un subsidio a la producción para internalizarla, entonces un arancel puede ser el segundo mejor.
  • Empleo: Las personas que trabajan a cambio de un sueldo o en una empresa o granja familiar. Los organismos nacionales de estadística, como la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos, utilizan definiciones mucho más específicas para medir el empleo. Contrasta con el desempleo.
  • Ingresos: Se refiere a un arancel, el dinero recaudado por el gobierno. Es igual al tamaño del arancel multiplicado por la cantidad de importaciones. Un análisis de los efectos de un arancel debe dar cuenta de los ingresos y, en un modelo de equilibrio general, debe especificar si los ingresos se gastan y cómo se gastan.
  • Argumento cultural a favor de la protección: La opinión de que las importaciones socavan la cultura y la identidad de un país -por ejemplo, al cambiar las pautas de consumo a otras más similares a las del extranjero, o al reducir la demanda de arte y música de producción nacional- y, por lo tanto, que las importaciones deben restringirse.
  • Argumento de la protección del medio ambiente para una intervención comercial: La opinión de que el comercio debe restringirse para ayudar al medio ambiente. Entre los ejemplos se incluyen los embargos a las importaciones de especies en peligro de extinción, los límites a las importaciones producidas por métodos perjudiciales para la atmósfera y las restricciones a la inversión en lugares con normas ambientales poco estrictas. Por lo general, un segundo mejor argumento.
  • Argumento de las externalidades para la protección: El (segundo mejor) argumento de que una industria debe ser protegida porque genera externalidades positivas para otras industrias o consumidores.
  • Argumento de equidad para la protección: La opinión de que es injusto hacer que las empresas nacionales compitan con las empresas extranjeras que tienen una ventaja, ya sea debido a los bajos salarios o a las políticas de los gobiernos extranjeros. Esto malinterpreta la actividad económica como un juego que hay que ganar, en lugar de como una forma de utilizar recursos limitados para satisfacer las necesidades humanas. Véase Igualdad de condiciones.
  • Argumento de protección de la inversión extranjera: El uso de la protección para atraer la IED del extranjero. Funciona, ya que gran parte de la IED ha sido motivada por empresas que tratan de ponerse detrás de un muro arancelario para vender sus productos. Sin embargo, en una economía por lo demás no distorsionada, el costo en términos de bienes más caros es mayor que el beneficio del capital adicional.
  • Argumento de Graham a favor de la protección: El argumento a favor de la protección presentado por Graham (1923) se basa en la presencia de costos decrecientes. Formalizado y nombrado por Ethier (1982).
  • Argumento de redistribución de la renta para un arancel: El argumento de que los aranceles deben utilizarse para redistribuir los ingresos hacia los pobres. En un país rico, donde la mano de obra no cualificada es el factor más escaso, esto puede tener sentido como se explica en el Teorema de Stolper-Samuelson, pero es un argumento de segunda categoría.
  • Argumento de la industria incipiente: El fundamento teórico de la protección de la industria incipiente.
  • Argumento de protección de las normas laborales: La opinión de que las restricciones comerciales (sanciones comerciales) deben utilizarse como instrumento para mejorar las normas laborales, por ejemplo, limitando las importaciones de países que no aplican derechos laborales como la libertad de asociación y la negociación colectiva.
  • Argumento del monopolio: El argumento del monopolio para un arancel es el mismo que el argumento del arancel óptimo. Recibe su nombre del hecho de que un país que utiliza un arancel para mejorar sus condiciones comerciales actúa de manera muy parecida a una empresa monopólica, restringiendo sus ventas para obtener un mejor precio. Una analogía más exacta sería la de la monopsonía.
  • Argumento de protección de la defensa nacional: El argumento de restringir las importaciones para sostener una industria nacional que será necesaria en caso de interrupción del comercio debido a la guerra. Este es un segundo mejor argumento, ya que hay una variedad de formas de proveer defensa a un menor costo económico, incluyendo subsidios a la producción, la paralización de la producción y el almacenamiento.
  • Argumento de objetivos no económicos para la protección: La opinión de que una restricción de las importaciones puede servir a un propósito ajeno a los modelos económicos convencionales. A menos que ese propósito sea en sí mismo la restricción del comercio, éste es un segundo mejor argumento, ya que los cambios en la producción, el consumo, etc., pueden lograrse con un costo económico menor de otras maneras.
  • Argumento de patriotismo para la protección: La visión de que uno está ayudando a su país comprando bienes de producción nacional en lugar de importaciones. En una economía no distorsionada, esto no es correcto, ya que el país puede producir mejor donde tiene una ventaja comparativa en lugar de utilizar los escasos recursos donde no la tiene.
  • Argumento de la mano de obra pobre: La opinión de que un país pierde al importar de otro país que tiene salarios bajos, ya que eso reducirá los salarios en el país. Esto ignora que los bajos salarios se deben a la baja productividad, y que el país con salarios altos, con alta productividad, tendrá una ventaja comparativa en algunos productos y ganará con el comercio.
  • Argumento de autosuficiencia para la protección: El argumento para la protección de que un país está mejor si satisface sus propias necesidades que si depende de las importaciones, tal vez por temor a que la guerra o los gobiernos extranjeros interrumpan las importaciones. Es un segundo mejor argumento, ya que muchas políticas podrían prever esa contingencia sin sacrificar todos los beneficios del comercio.
  • Argumento estratégico de la industria para un arancel: La opinión de que una industria sirve a un propósito "estratégico" especial en una economía y necesita ser protegida por un arancel para evitar que desaparezca. Las opiniones sobre lo que constituye un propósito estratégico son a menudo vagas y contradictorias. El uso de un arancel para este propósito es la segunda mejor opción.
  • Argumento de la industria por extinción: El argumento, en contraste con el de la industria naciente, de que una industria madura debe recibir protección, ya sea para ayudarla a restablecer su competitividad o para amortiguar su salida de la economía.

Recursos

Véase También

Bibliografía

Sierra, Carlos y Martínez V., Rogelio, Historia y legislación aduanera de México, México, Secretaría de Hacienda y Crédito Público, 1973; Cosío Villegas, Daniel, La cuestión arancelaria en México, México, Pirata; Dublán, Manuel y Lozano, José María, Legislación mexicana, México, Imprenta del comercio, 1876, tomo II.

[ratemypost] [ratemypost-result]

Buscadores Académicos y Enlaces Externos

Aranceles: Todo lo que necesita saber

► Análisis y actualidad sobre Aranceles en Xornal.com.

Búsqueda (avanzada) de Aranceles en las principales bases de datos académicas abiertas y repositorios con contenido en español:

La invasión rusa de Ucrania

La invasión rusa de Ucrania ha transformado bruscamente el mundo. Millones de personas ya han huido. Un nuevo Telón de Acero se está imponiendo. Una guerra económica se profundiza, mientras el conflicto militar se intensifica, las víctimas civiles aumentan y las pruebas de horribles crímenes de guerra se acumulan. Nuestro trabajo en ayudar a descifrar un panorama que cambia rápidamente, sobre todo cuando se trata de una creciente crisis de refugiados y el riesgo de una escalada impensable.

En el contexto de la Guerra de Ucrania, puede interesar a los lectores la consulta de la Enciclopedia de Rusia y nuestro contenido sobre la historia de Ucrania, que proporciona un análisis exhaustivo del pueblo, la política, la economía, la religión, la seguridad nacional, las relaciones internacionales y los sistemas y cuestiones sociales de Rusia y Ucrania. Estos recursos están diseñados para complementar el estudio de la política comparada, la historia mundial, la geografía, la literatura, las artes y la cultura y las culturas del mundo. Los artículos abarcan desde los primeros inicios de la nación rusa hasta la Rusia actual, pasando por el ascenso y la caída de la Unión Soviética y la anexión de Crimea.

Respecto a la Revolución rusa, se examinan los antecedentes y el progreso de la Revolución. Empezando por los movimientos radicales de mediados del siglo XIX, la Enciclopedia abarca el desarrollo del movimiento revolucionario creado por la intelectualidad; la condición de los campesinos, la de la clase obrera y la del ejército; el papel de la policía secreta zarista; los "agentes provocadores"; la propia clandestinidad de los revolucionarios. Se dedica una sección importante a la aparición de movimientos de liberación entre las minorías nacionales de las zonas fronterizas. La Enciclopedia también considera la formación de las instituciones soviéticas y la aparición de la cultura revolucionaria mucho antes de 1917, así como la política y estrategia de seguridad rusa, y sus relaciones con la OTAN y occidente.

Esta plataforma pretende analizar también los aspectos jurídicos de las cuestiones económicas y empresariales clave, incluyendo la regulación y el "compliance".
  • Lawi. Aranceles. Plataforma Digital de Economía, Derecho y otras Ciencias Sociales y Humanas Lawi. https://leyderecho.org/aranceles/ published 2022. Accesed Feb 3, 2023.

  • Lawi (2022). Aranceles Plataforma Digital de Economía, Derecho y otras Ciencias Sociales y Humanas Lawi. Retrieved 3 Feb, 2023, from https://leyderecho.org/aranceles/.

  • Lawi. «Aranceles». Plataforma Digital de Economía, Derecho y otras Ciencias Sociales y Humanas Lawi, 2022, https://leyderecho.org/aranceles/.

  • Lawi. 2022. «Aranceles». Plataforma Digital de Economía, Derecho y otras Ciencias Sociales y Humanas Lawi. https://leyderecho.org/aranceles/.

  • Lawi, 2022. Aranceles. [Online] Plataforma Digital de Economía, Derecho y otras Ciencias Sociales y Humanas Lawi. Available at <https://leyderecho.org/aranceles/> Accesed [3 Feb, 2023].

  • Lawi 'Aranceles' (Plataforma Digital de Economía, Derecho y otras Ciencias Sociales y Humanas Lawi, 2022) <https://leyderecho.org/aranceles/> accesed 3 Feb, 2023

Échenos una Mano

A diferencia de muchos otros recursos y bases de datos, Lawi no tiene propietarios multimillonario. Sólo la determinación y la pasión por ofrecer informaciones globales útiles y de gran impacto, siempre libres de influencias comerciales o políticas. Informar así es vital para la democracia, para la equidad y para exigir más a los poderosos.

Y proporcionamos todo esto de forma prácticamente gratuita (el 99% es de acceso libre), para que lo lea todo el mundo. Lo hacemos porque creemos en la igualdad de la información. Un mayor número de personas puede seguir la pista de los acontecimientos que configuran nuestro mundo, comprender su impacto en las personas y las comunidades e inspirarse para emprender acciones significativas. Millones de personas pueden beneficiarse del acceso abierto a contenidos de calidad y veraces, independientemente de su capacidad para pagarlas.

Tanto si aporta poco como mucho, su financiación impulsará nuestra labor informativa durante los próximos años. Apoye a Lawi - sólo le llevará un minuto. Si puede, considere la posibilidad de apoyarnos con una cantidad regular cada mes. Muchas gracias.