Art. 34 de la Convención sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías

Art. 34 de la Convenci√≥n sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercader√≠as Este elemento es una profundizaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre el art√≠culo 34 de la Convenci√≥n sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercader√≠as. Historia de la prestaci√≥n Los Borradores de 1939 y 1956 … Leer m√°s

Arbitrabilidad

Arbitrabilidad (en Arbitraje) Concepto de arbitrabilidad en relaci√≥n a este √°mbito: Arbitrabilidad es la susceptibilidad del objeto de las pretensiones de las partes de ser resuelto en un arbitraje. Los criterios de la arbitrabilidad var√≠an en los diversos ordenamientos, aunque por regla […]

Arte P√ļblico

Hace tiempo, todo el arte era arte p√ļblico. La mayor√≠a era utilitario. Estamos en un momento de la historia en el que se est√° dejando atr√°s la hegemon√≠a cultural y el supuesto dominio de unos sobre otros -reyes, dictadores, poderes coloniales, otras instituciones- y se est√° evolucionando hacia una redistribuci√≥n m√°s descentralizada y equitativa. Ahora mismo nos encontramos en esta lucha. La escultura del Parten√≥n, las m√°scaras y los objetos utilizados en los rituales de todo el mundo, los murales del metro, las estaciones de autob√ļs decoradas, los bancos y las paredes: todo ello es p√ļblico. En teor√≠a, el arte p√ļblico actual refleja los valores y las aspiraciones de una sociedad. El arte p√ļblico o “por ciento para el arte” est√° en deuda con el financiador, no con el p√ļblico. Para el arte p√ļblico es obligatorio un proceso de solicitud. Sin embargo, todo depende de la integridad de la organizaci√≥n y de su proceso de selecci√≥n. A veces, el artista es preseleccionado y el proceso de solicitud p√ļblica equivale simplemente a una “actuaci√≥n” de diligencia debida. Esta selecci√≥n prematura suele reflejar prejuicios raciales y de g√©nero ocultos. Por lo general, se pide al artista que contribuya s√≥lo despu√©s de que se haya establecido todo el contexto circundante: dise√Īos de edificios, dise√Īos de parques, materiales educativos, etc. El arte p√ļblico es mejor y m√°s real cuando es contextualmente s√≥lido. Esto significa contratar a un artista al principio del proceso de dise√Īo. Los procesos de colaboraci√≥n son poco frecuentes, especialmente si esas colaboraciones implican a miembros del p√ļblico. Es posible que el arte p√ļblico invite a la conciencia, a√Īada dimensi√≥n a un espacio p√ļblico y revele aspectos ocultos de una cultura.

Arte Urbano

El grafiti y el arte callejero ocupan un lugar complejo y ambiguo en la ciudad. Est√° claro que ahora existe una dualidad entre el “alto” arte callejero y el grafiti “no popular”. El arte callejero es t√©cnicamente una actividad ilegal, a menos que los propietarios y otras partes interesadas (por ejemplo, las autoridades de transporte y locales) lo encarguen y autoricen, y se hace evidente en las ciudades y en las zonas de la ciudad en las que el control ha disminuido o en las que existe una situaci√≥n general de laissez faire. Esto es evidente actualmente en ciudades donde el declive econ√≥mico y la fragmentaci√≥n sociopol√≠tica han reducido el poder y los recursos para la limpieza o la aplicaci√≥n de la ley (por ejemplo, Atenas y Madrid). En este caso, el vac√≠o que se ha creado tambi√©n se ve alimentado por la respuesta/resistencia pol√≠tica al d√©ficit de gobernanza y los impactos econ√≥micos (por ejemplo, el desempleo, la deuda y los recortes en los servicios). Otras ciudades igualmente afectadas por la grave recesi√≥n econ√≥mica han adoptado un enfoque m√°s creativo, como Lisboa, examinada anteriormente. Las actitudes de la polic√≠a local tambi√©n son variables y su postura ante los grafitis y el arte callejero puede estar determinada por una serie de factores. En EE.UU., una investigaci√≥n realizada en un departamento de polic√≠a del Atl√°ntico medio descubri√≥ que la raza del polic√≠a y el turno (por ejemplo, el nocturno) afectaban a la actitud hacia los delitos de grafiti y, por tanto, hacia los autores y la aplicaci√≥n de la ley. Los equipos de seguridad de los barrios de Londres tambi√©n siguen un r√©gimen de delitos prioritarios, como una forma de eficiencia de los recursos y de focalizaci√≥n pol√≠tica (por ejemplo, robos, asaltos), dejando el grafiti sin prioridad a menos que sea literalmente “atrapado en el acto” o en respuesta a las quejas. Esta situaci√≥n contrasta con la de la Polic√≠a de Transportes brit√°nica, que aplica un r√©gimen de tolerancia cero, registrando y atribuyendo las marcas y las piezas para identificar los delitos subsiguientes y proporcionar pruebas para apoyar el enjuiciamiento de lo que ellos denominan “v√°ndalos graves”.¬† Sin embargo, en las zonas en transformaci√≥n o en las zonas intersticiales (a menudo postindustriales), en las que los propietarios est√°n alejados o no se preocupan (y el valor de la propiedad no se ve amenazado), los grafitis y el arte callejero florecen.

Arte como Protesta

Arte como Protesta Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: Consulte tambi√©n la informaci√≥n acerca del arte urbano y tambi√©n sobre las protestas ciudadanas y callejeras. El arte como protesta en Taiw√°n Esta secci√≥n examinar√° dos estudios de caso … Leer m√°s

Argentina

Antecedentes y relaciones internacionales (m√°s detalles sobre relaciones internacionales y las tensiones geopol√≠ticas en nuestra plataforma) con los Estados Unidos Despu√©s de que Argentina se independiz√≥ de los espa√Īoles en 1816, la naci√≥n qued√≥ paralizada por la tensi√≥n entre las fuerzas centralistas y federalistas. En 1854 las provincias federalistas ratificaron una constituci√≥n que […]

Arte

La libertad del espectador (su emancipaci√≥n) se basa en la suposici√≥n intuitiva de que la gente lo sabe todo sobre las realidades del capitalismo global y, por tanto, no necesita que se las recuerden; el arte pol√≠tico o una pol√≠tica partidista del arte, para Ranci√®re, es una especie de pleonasmo.8 Pero si Fried y Ranci√®re reconocen las limitaciones del “efecto pol√≠tico” del arte, esta limitaci√≥n se convierte, como en el caso de Greenberg, en un malentendido estructural de la finalidad y los horizontes cr√≠ticos de la funci√≥n pol√≠tica del arte, al permitir que la brecha ontol√≥gica entre el contenido pol√≠tico y el efecto pol√≠tico sustituya al valor pol√≠tico del arte como tal. Como resultado, esta posici√≥n puede definir leg√≠timamente las limitaciones de los efectos pol√≠ticos y la efectividad del arte, pero lo hace sin examinar lo que esta brecha permite hacer al arte pol√≠ticamente. La cuesti√≥n clave, por tanto, es hasta qu√© punto la posici√≥n activista y sus cr√≠ticos “pensativos” producen una reducci√≥n de lo pol√≠tico. Una vez que los efectos pol√≠ticos del arte se basan en un modelo de inmediatez, instantaneidad o transparencia, naturalmente, no es de extra√Īar que el arte sea incapaz de cumplir con estos criterios en ning√ļn sentido coherente, ya que todas y cada una de las obras de arte “llegan tarde” en alg√ļn sentido, es decir, llegan en contra de las demandas y requisitos de la acci√≥n directa, dado que estos requisitos y demandas necesariamente cambian y avanzan. Por supuesto, en determinadas circunstancias esta tardanza se rompe de hecho, reduciendo la brecha entre las disrupciones cognitivas de la obra de arte y su posible conexi√≥n con el proceso pol√≠tico. Lo vemos de forma m√°s evidente en el momento revolucionario o prerrevolucionario, o durante un periodo de crisis estatal (como durante el mayo de 1968 en Par√≠s o recientemente en los acontecimientos que precedieron, y siguieron, a las manifestaciones en la plaza Tahrir de El Cairo en 2012), en los que la obra de arte r√°pidamente concebida y distribuida responde a las demandas y contingencias de la acci√≥n directa, asumiendo un liderazgo ideol√≥gico -el cartel, el teatro callejero o el documental-. Pero, en general, esto es poco frecuente, ya que el arte, en estas condiciones, debe integrarse sin ambig√ľedades en el proceso pol√≠tico para hacer frente a la “situaci√≥n” pol√≠tica. Por lo tanto, este estado de excepci√≥n no es la situaci√≥n de la mayor parte del arte, la mayor parte del tiempo. Suponer lo contrario -como hacen voluntariamente algunos artistas activistas- es producir y reproducir los atajos cognitivos, las instrumentalidades y las ambiciones arrogantes que los cr√≠ticos de la “eficacia pol√≠tica” del arte denuncian repetidamente. De hecho, sobre esta base, derivar la funci√≥n pol√≠tica del arte enteramente de este estado de excepci√≥n -es decir, de un sentido de la crisis continua y cr√≥nica del capitalismo- es afirmar permanentemente que el tiempo de la obra de arte siempre se basa en el calor del tiempo revolucionario o del tiempo activista y que cualquier otro tiempo -el tiempo pensativo o el tiempo contemplativo, el tiempo de la visi√≥n a largo plazo- disminuye la relaci√≥n activa entre la obra de arte y el proceso pol√≠tico. Por ello, el tiempo activista de la obra de arte est√° impulsado por la necesidad del artista de cumplir con las exigencias cotidianas del proceso pol√≠tico; de hecho, de encontrar un punto de identidad seguro con √©l, pues no hacerlo es fallar a las exigencias del propio proceso pol√≠tico. En consecuencia, el resultado de esto es que la relaci√≥n del arte con la pol√≠tica no tiene inter√©s en estar “fuera del tiempo”, ya que esto abandona al arte a lo que ninguna pol√≠tica del arte puede contemplar sin cortejar la “ineficacia”: el retraso temporal o la invisibilidad. Precisamente porque el arte es capaz de producir valores de uso extra-art√≠sticos, debe actuar sobre estas posibilidades en todo momento, en el tiempo, y asumir un papel directamente transformador para s√≠ mismo en la experiencia cotidiana.

Arte Popular

Visualización Jerárquica de Arte popular Asuntos Sociales > Cultura y religión > Artes
Asuntos Sociales > Cultura y religi√≥n > Cultura > Cultura popular Arte popular Concepto de Arte popular V√©ase la definici√≥n de Arte popular en el diccionario. Caracter√≠sticas de Arte popular [rtbs […]

Arbitraje Laboral

Este texto se ocupa del arbitraje en los conflictos laborales individuales. La prohibici√≥n de arbitrar los conflictos derivados de la relaci√≥n laboral hizo que las formas de justicia arbitral originadas en la -revitalizada- comunidad intersindical s√≥lo pudieran encontrar reconocimiento en el ordenamiento jur√≠dico a trav√©s de la referencia al modelo irritual. Ello explica el preeminente protagonismo que este modelo ir√° adquiriendo en la experiencia (y luego en la propia legislaci√≥n) del arbitraje laboral, y tambi√©n la tensi√≥n nunca resuelta, que caracterizar√° su historia, entre la aspiraci√≥n de la comunidad laboral a dotarse de un sistema de justicia “interno” que adoptara la forma de un aut√©ntico juicio (v√©ase m√°s adelante) y la configuraci√≥n en t√©rminos de mera soluci√≥n negociada del conflicto, a la que s√≥lo pod√≠a aspirar el arbitraje intersindical desde el punto de vista del sistema estatal. Precisamente en virtud de la funci√≥n de jurisdicci√≥n “ordinaria” que desempe√Īan en el marco del sistema intersindical, los arbitrajes informales previstos en los convenios y contratos colectivos presentan aspectos marcadamente procesales, que sirven para diferenciarlos de otras hip√≥tesis de arbitraje libre. Por ello, no es casualidad que sea precisamente en el √°mbito del arbitraje laboral donde se hayan planteado conocidas propuestas de reconstrucci√≥n unitaria del arbitraje, tendentes a redimensionar las diferencias entre las dos especies, la ritual y la informal, en nombre del car√°cter com√ļn del juicio privado.

Arabia Saudí

El Hiyaz (Hejaz, Hedjaz), la tierra santa del Islam, es una regi√≥n geogr√°fica que comprende la mayor parte de la parte occidental de la actual Arabia Saud√≠ y est√° centrada en las dos ciudades musulmanas m√°s sagradas: La Meca (tambi√©n Makka, Makkah) y Madina (Medina, al-Madinah). La Meca es el lugar donde naci√≥ y creci√≥ el profeta Mahoma y donde se encuentra la Kaaba, que tambi√©n se asocia con el profeta Ibrahim (Abraham), mientras que Madina es la ubicaci√≥n del primer estado musulm√°n y el lugar de enterramiento de Mahoma. Las revelaciones de Dios al profeta Mahoma, los or√≠genes del islam como fe y muchas de las instituciones y costumbres asociadas al islam, como la peregrinaci√≥n a La Meca, se asocian hist√≥ricamente con el Hiyaz y sus dos ciudades sagradas. Por ello, el Hiyaz ha sido muy influyente en todo el mundo musulm√°n, sobre todo en el siglo VII y mucho m√°s tarde, tras el desarrollo de los vastos recursos petrol√≠feros de Arabia Saud√≠ en el siglo XX. Dentro de Arabia Occidental, el Islam ha desempe√Īado un papel predominante en la pol√≠tica, la sociedad y la econom√≠a. A principios del siglo XIX y a partir de la d√©cada de 1920, el Hiyaz ha sido gobernado por la familia real saud√≠ y sus aliados, los ulemas (eruditos religiosos) wahab√≠es.

Argumento de Autoridad

Un argumento de autoridad o argumentum ad verecundiam (argumento “por reverencia” en lat√≠n) se caracteriza por basar su tesis principalmente en una autoridad, por ejemplo un experto o un superior. Una persona puede ascender a una autoridad gracias a su experiencia profesional y a su reconocimiento o posici√≥n social, entre otras cosas. Al final, el factor decisivo no es lo que la persona es en realidad, sino c√≥mo aparece: como autoridad. La expresi√≥n “argumentum ad verecundiam” fue probablemente formulada originalmente por John Locke en sus Ensayos sobre el entendimiento humano (publicados en 1690). En los manuales de l√≥gica posteriores aparece expl√≠citamente como una falacia.

Argumento por Analogía

Los argumentos a partir de la analog√≠a suelen sostener que porque dos elementos son iguales en un aspecto, son iguales en otro. El an√°logo b√°sico se compara con el an√°logo inferido; como tienen la similitud b√°sica en com√ļn, se concluye que el an√°logo inferido tambi√©n tiene la similitud inferida. La condici√≥n de evidencia total tiene dos partes. En primer lugar, la similitud b√°sica debe ser relevante, es decir, debe contar para la presencia de la similitud inferida. En segundo lugar, no debe haber ninguna disimilitud que sea relevante, es decir, cualquier disimilitud entre los dos an√°logos no debe hacer que el an√°logo b√°sico sea un mejor candidato para la propiedad inferida. El argumento es l√≥gicamente m√°s d√©bil en la medida en que falla en cualquiera de estas dos √°reas. Su √ļnica fuerza l√≥gica positiva proviene del argumento de fondo que establece que la similitud inferida se desprende de la similitud b√°sica; por tanto, cualquier √©xito l√≥gico que tengan los argumentos anal√≥gicos se toma prestado. Esto hace que sea especialmente importante prestar mucha atenci√≥n a la primera parte de la condici√≥n de evidencia total. Por otra parte, los argumentos anal√≥gicos desempe√Īan un importante papel psicol√≥gico a la hora de sugerir l√≠neas de razonamiento, por lo que deben cultivarse con ese fin.

Argumento

Los argumentos son la base de la comunicaci√≥n persuasiva. Son combinaciones de afirmaciones que pretenden hacer cambiar de opini√≥n a otras personas. En el lenguaje de la l√≥gica, la definici√≥n de argumento se ampl√≠a para expresar o incorporar un razonamiento o una declaraci√≥n, raz√≥n o hecho a favor o en contra de un punto, tesis o idea. En otras palabras, un argumento es el eje central, el razonamiento construido para apoyar una posici√≥n sobre una idea. Un grupo de proposiciones constituye un argumento s√≥lo si algunas se ofrecen como razones para una de ellas. Dos enfoques para identificar las caracter√≠sticas definitivas de los argumentos son el estructural y el pragm√°tico. Un uso t√≠pico de un argumento es persuadir racionalmente a su audiencia de la verdad de la conclusi√≥n. Para ser eficaz en la realizaci√≥n de este objetivo, el razonador debe pensar que existe un potencial real en el contexto relevante para que su audiencia sea persuadida racionalmente de la conclusi√≥n por medio de las premisas ofrecidas. Lo que esto presupone exactamente sobre el p√ļblico depende de lo que sea el argumento y del contexto en el que se d√©. Un argumento puede clasificarse como deductivo, inductivo o conductivo. Su clasificaci√≥n en una de estas categor√≠as es un requisito previo para su correcta evaluaci√≥n.

Arte Bizantino

A partir del traslado de la sede del Imperio a Bizancio aparece en el mundo un nuevo tipo de arquitectura y un nuevo esp√≠ritu art√≠stico, el bizantino. Alcanz√≥ un gran desarrollo bajo el emperador Justiniano (527-565), del que hablaremos en el siguiente cap√≠tulo; decay√≥ y alcanz√≥ una nueva culminaci√≥n en el siglo XI. Sigue siendo una tradici√≥n art√≠stica viva en Europa del Este. Expresa las limitaciones e impulsos del nuevo cristianismo oficial. Las cualidades orientales, y en particular las tendencias egipcias y persas, se imponen a la tradici√≥n cl√°sica. El esplendor sustituye a la franqueza y la gracia. Quiz√° el rasgo cultural m√°s significativo del Imperio bizantino sea el tipo de cristianismo que se desarroll√≥ en √©l. M√°s m√≠stico y m√°s lit√ļrgico que el cristianismo romano, tambi√©n estaba menos unificado debido a las antiguas hostilidades √©tnicas en la regi√≥n, la supervivencia de varias herej√≠as entre el clero de Siria, Egipto y otras provincias, y el uso temprano de las lenguas dem√≥ticas (vern√°culas) en los servicios religiosos.

Artes Visuales

Este texto se ocupa de las artes visuales. A finales del siglo XX, el arte y la tecnolog√≠a se han unido gracias al ordenador. Es posible crear composiciones musicales en un ordenador. Tambi√©n es habitual dise√Īar modelos tridimensionales de productos comerciales o esbozar planos. Los ordenadores son utilizados por escultores, cineastas, arquitectos, grabadores y otros trabajadores de las artes visuales. Incluso es posible crear obras de arte acabadas en una pantalla de ordenador. Pero la distinci√≥n entre tecnolog√≠a y arte persiste. Los ordenadores hacen que la ejecuci√≥n de algunos tipos de arte sea m√°s dif√≠cil e interesante; sin embargo, no hacen que el arte sea mejor. En Italia, el estilo no se aplic√≥ a los distintos tipos de m√ļsica hasta aproximadamente el a√Īo 1600. Su uso para las artes visuales lleg√≥ poco despu√©s de 1700. Hoy en d√≠a es la palabra m√°s utilizada para describir las caracter√≠sticas distintivas de artistas individuales, periodos de arte, artes nacionales, tipos regionales y otras variaciones en las artes. As√≠, los t√©rminos rom√°nico, bizantino, g√≥tico, realista, postimpresionista, cubista, barroco, rococ√≥, cl√°sico, neocl√°sico, manierista, puntillista, surrealista, minimalista y adjetivos similares pueden entenderse como indicaci√≥n de estilos. En las artes visuales, especialmente, los estilos surgen y se desarrollan de diferentes maneras y por diferentes razones. Todas las artes est√°n influenciadas por la √©poca en la que florecen. Est√°n sujetas a las limitaciones o a la abundancia de una √©poca, especialmente a la calidad y disponibilidad de los materiales para las artes visuales.

√Āreas de Estudio Universitario

√Āreas de Estudio Universitario Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. √Āreas de Estudio y enfoques universitarios comunes Listado y Definiciones √Āreas de Estudio en Psicolog√≠a Aplicada Nota: ver tambi√©n Servicios Humanos. Estas √°reas de estudio pueden inclurir lo siguiente: … Leer m√°s

Artículos Académicos más Citados

Art√≠culos Acad√©micos m√°s Citados Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: Consulte una lista de los libros m√°s citados, y el contenido de Indicios de Calidad de los Libros. Ejemplo: Art√≠culos m√°s citados en Historia y Filosof√≠a de las … Leer m√°s

Arte Saqueado de √Āfrica

Este texto se ocupa del el arte saqueado de √°frica, uno de los mayores expolios de la historia, y la restituci√≥n de obras de arte africanas (incluido el expolio de Egipto que se encuentra, en gran parte, en el Museo Brit√°nico), as√≠ como las pocas haza√Īas y √©xitos de la devoluci√≥n de bienes culturales africanos. Este taxto tambi√©n explora la primera campa√Īa de descolonizaci√≥n de los museos europeos y expone la conspiraci√≥n que la sofoc√≥. Durante d√©cadas, las naciones africanas han luchado por la devoluci√≥n de innumerables obras de arte robadas durante la √©poca colonial y colocadas en museos occidentales. Este texto saca a la luz esta historia, en gran parte desconocida, pero profundamente importante. Se examina c√≥mo las ra√≠ces de la lucha se remontan mucho m√°s atr√°s de lo que indican destacados debates recientes, y que estos esfuerzos fueron encubiertos por innumerables opositores. Poco despu√©s de 1960, cuando dieciocho antiguas colonias de √Āfrica obtuvieron la independencia, las clases intelectuales y pol√≠ticas africanas encabezaron un movimiento a favor de la repatriaci√≥n. Se examina los acontecimientos fundamentales, como el discurso decisivo pronunciado en la Asamblea General de la ONU por el presidente de Zaire, Mobutu Sese Seko, que inici√≥ el debate sobre la restituci√≥n de los bienes de la √©poca colonial y dio lugar a la primera resoluci√≥n de la ONU sobre el tema. Examina c√≥mo los museos alemanes intentaron ocultar informaci√≥n sobre su inventario y c√≥mo el Parlamento brit√°nico no aprob√≥ una propuesta de enmienda a la Ley de Museos Brit√°nicos, que proteg√≠a las colecciones del pa√≠s. Esta historia concluye a mediados de la d√©cada de 1980, cuando las naciones africanas promulgaron las primeras leyes centradas en la protecci√≥n de su patrimonio cultural.

Arbitraje de Derecho

Concepto de arbitraje de derecho en relaci√≥n a este √°mbito: El Arbitraje de Derecho, as√≠ como su opuesto el Arbitraje de Equidad, hace referencia a las normas que los √°rbitros aplicar√°n al fondo de la controversia. Mientras que en el Arbitraje de Equidad, el √°rbitro decide conforme a su leal […]

√Āreas Monetarias √≥ptimas

√Āreas monetarias √≥ptimas en econom√≠a En ingl√©s: Optimum Currency Areas in economics. V√©ase tambi√©n acerca de un concepto similar a √Āreas monetarias √≥ptimas en econom√≠a. Introducci√≥n a: √Āreas monetarias √≥ptimasen este contexto Una zona monetaria √≥ptima se refiere al √°mbito geogr√°fico “√≥ptimo” […]

Arbitraje Multiparte

El t√©rmino “arbitraje multiparte” se utiliza en la literatura para referirse a los procedimientos de arbitraje en los que varios demandantes se oponen a uno o m√°s demandados. El Tribunal de Casaci√≥n franc√©s dictamin√≥ el 7 de enero de 1992 que el hecho de que, en caso de desacuerdo sobre la elecci√≥n de un √°rbitro com√ļn, cada uno de los codemandantes o cada uno de los codemandados no pudiera designar “su” √°rbitro constitu√≠a una violaci√≥n del principio de igualdad de trato. A partir de esta decisi√≥n, en la pr√°ctica, los reglamentos de arbitraje prev√©n que las partes puedan solicitar a la organizaci√≥n encargada del procedimiento de arbitraje o al juez encargado del caso que designe a uno o a todos los √°rbitros, o que decida que el caso sea juzgado por un √ļnico √°rbitro, seg√ļn su criterio.

Arrendamiento Inmobiliario

Visualización Jerárquica de Arrendamiento inmobiliario Asuntos Sociales > Urbanismo y construcción
Intercambios Econ√≥micos y Comerciales > Comercializaci√≥n > Acto de comercio > Alquiler Arrendamiento inmobiliario Concepto de Arrendamiento inmobiliario V√©ase la definici√≥n de Arrendamiento […]

Arrastre de Mínimos

Arrastre de m√≠nimos en econom√≠a En ingl√©s: Minimax Regret in economics. V√©ase tambi√©n acerca de un concepto similar a Arrastre de m√≠nimos en econom√≠a. Introducci√≥n a: Arrastre de m√≠nimosen este contexto El arrepentimiento m√≠nimo (Savage, Journal of the American Statistical Association 46, […]

Artes Escénicas

En los a√Īos 60 y 70, el arte esc√©nico se caracteriz√≥ por la improvisaci√≥n, la espontaneidad, la interacci√≥n con el p√ļblico y la agitaci√≥n pol√≠tica. Tambi√©n se convirti√≥ en una de las estrategias favoritas de las artistas feministas -como las Guerrilla Girls, con m√°scara de gorila, cuya misi√≥n era denunciar el sexismo, el racismo y la corrupci√≥n, principalmente en el mundo del arte-, as√≠ como de artistas de otras partes del mundo. El arte esc√©nico dio voz a cuestiones pol√≠ticas y sociales en Am√©rica Latina a finales del siglo XX. Tras la represi√≥n de la revoluci√≥n chilena, los artistas del grupo Avanzada crearon performances que se√Īalaban los abusos del nuevo r√©gimen. Por ejemplo, en 1980 Carlos Leppe se grab√≥ a s√≠ mismo mientras estaba encarcelado con una escayola. Con ello suger√≠a su abuso y confinamiento por parte de la sociedad. Del mismo modo, Diamela Eltit se infligi√≥ cortes y magulladuras en un burdel en 1980. A continuaci√≥n, lav√≥ la acera del exterior mientras se proyectaba el v√≠deo de su autoabuso en la pared de enfrente del burdel. Con ello alud√≠a a los abusos que aceptan las prostitutas para escapar de la pobreza, al tiempo que suger√≠a la necesidad de limpiar las manchas de una sociedad corrupta.

Aritmética Política

Aritm√©tica Pol√≠tica en econom√≠a En ingl√©s: Political Arithmetic in economics. V√©ase tambi√©n acerca de un concepto similar a Aritm√©tica Pol√≠tica en econom√≠a. Introducci√≥n a: Aritm√©tica Pol√≠ticaen este contexto El t√©rmino “aritm√©tica pol√≠tica” es anterior al de “econom√≠a pol√≠tica”. Fue acu√Īado […]

Arbitraje de Equidad

Arbitraje de Equidad (tambi√©n Llamado Arbitraje de Amigable Composici√≥n) Concepto de arbitraje de equidad (tambi√©n llamado arbitraje de Amigable composici√≥n) en relaci√≥n a este √°mbito: El arbitraje de Equidad, as√≠ como su opuesto, el Arbitraje de Derecho, hace referencia a las normas que los […]

Arbitrajes

Introducción al Arbitraje Compra y Venta Concepto de Arbitraje Compra y Venta en el ámbito del objeto de esta plataforma online: Simultánea con la finalidad de obtener una utilidad a partir de las diferencias de precios.

Arbitraje Financiero

Este texto se ocupa del arbitraje financiero, como proceso de solución de controversias derivadas de la contratación de operaciones financieras entre intervinientes en los mercados financieros, por ejemplo calidad de intermediarios financieros. El arbitraje, en economía, se produce cuando los activos se venden en distintos mercados a precios diferentes y un comprador adquiere un activo en un mercado y lo vende en otro para obtener beneficios sin riesgo.

Arancel Frente a Contingente

Arancel frente a contingente en econom√≠a En ingl√©s: Tariff Versus Quota in economics. V√©ase tambi√©n acerca de un concepto similar a Arancel frente a contingente en econom√≠a. Introducci√≥n a: Arancel frente a contingenteen este contexto Bhagwati J. On the equivalence of tariffs and quotas. En: […]