Diccionario de Términos de Seguros, Reaseguros y Financieros

Diccionario de Términos de Seguros, Reaseguros y Financieros

Este elemento es un complemento de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema. [aioseo_breadcrumbs]

Detalles del Diccionario de Términos de Seguros, Reaseguros y Financieros

Los precios de los valores son muy sensibles a la información que influye en la posible rentabilidad de las empresas cuyas acciones están involucradas. Las oportunidades de beneficiarse de los cambios en los precios de los valores han atraído la atención y el dinero de millones de inversores y especuladores y han generado muchos puntos de vista sobre las formas de predecir los futuros precios de los valores. Los numerosos puntos de vista se dividen en dos categorías generales: 1) los esfuerzos por predecir la rentabilidad de las empresas mediante previsiones de las condiciones comerciales generales, mediante previsiones de los costos, ingresos y beneficios de determinadas industrias y mediante análisis de la posición competitiva de determinadas empresas, y 2) los esfuerzos por predecir los precios futuros mediante un análisis del curso histórico de los precios propiamente dichos. Este último punto de vista ha sido objeto de considerables análisis por parte de economistas y estadísticos académicos, y la opinión predominante entre los economistas académicos es que los análisis históricos de los precios no aumentan la capacidad de predecir los precios. A corto plazo, muchos creen que los precios siguen un "camino aleatorio". Este punto de vista académico está en desacuerdo con los puntos de vista de muchos miembros de la comunidad financiera.

La opinión de que los precios siguen un camino aleatorio es coherente con un mercado en el que se generan con frecuencia y se difunden amplia y rápidamente numerosas piezas de información relevante que influyen en las perspectivas futuras. Sin embargo, los propios elementos de información deben ser causalmente independientes del curso histórico de los precios de los valores. Otra condición esencial es que los precios se ajusten "instantáneamente" a la nueva información, ya que un ajuste gradual crearía tendencias.

Precios de los valores y condiciones comerciales

Los precios de los valores se mueven generalmente en la misma dirección que las condiciones comerciales, suben durante los períodos de expansión y bajan durante las recesiones. Los precios de las acciones comunes se consideran un indicador "principal" en el sentido de que los puntos de inflexión de los índices de estos precios suelen preceder a los puntos de inflexión de las condiciones comerciales generales. Los precios de los bonos también se mueven generalmente en la misma dirección que las condiciones comerciales. Mientras que los precios de las acciones tienden a liderar las condiciones comerciales generales, los movimientos de los precios de los bonos coinciden aproximadamente con los movimientos de las condiciones comerciales.

Los cambios en el nivel general de precios tienen diferentes efectos sobre los precios de las acciones según la estructura de capital de la empresa subyacente. El principio general que explica estas variaciones es que las empresas con una gran cantidad de deuda neta por cada dólar de capital se benefician más de la inflación y sufren más de la deflación. La deuda neta se define como los activos monetarios de una corporación (efectivo, valores del gobierno, cuentas por cobrar y documentos por cobrar) menos sus pasivos (cuentas por pagar, documentos por pagar, hipotecas, acciones preferentes y bonos).

La relación entre los cambios en las condiciones generales de los negocios y los precios de las acciones es compleja porque los cambios en cada serie se afectan mutuamente. Los cambios en las condiciones comerciales afectan obviamente a la prosperidad de las empresas y, por consiguiente, al valor de las acciones en ellas. Por el contrario, los cambios en los precios de las acciones afectan a la riqueza de los individuos y las instituciones y a su disposición y capacidad para gastar dinero y hacer inversiones y, por lo tanto, afectan a los negocios en general. Entre octubre de 1929 y junio de 1932, los precios de las acciones cotizadas en la Bolsa de Nueva York disminuyeron en más del 80%, y esta reducción de muchos miles de millones de dólares en los activos de los propietarios de las acciones contribuyó sin duda a la gran depresión de esa época.

Existen mercados de valores en más de sesenta países y en todos los continentes. Han crecido en número e importancia con el aumento del número y el tamaño de las empresas, el volumen de los instrumentos de deuda pública y la difusión de la propiedad de los valores corporativos y gubernamentales.

Los mercados de valores son organizaciones de agentes y corredores de valores cuyas operaciones reducen el costo de la transferencia de la propiedad de los bonos y acciones del gobierno y de las empresas y aumentan la liquidez de esos activos. La reducción de los costos de transacción se logra gracias a la especialización de esas organizaciones en la transmisión de información pertinente para las decisiones de los posibles compradores y vendedores, al suministro de contratos normalizados con respecto a su compra, venta y financiación y, con frecuencia, al suministro de servicios especializados para la ejecución de las operaciones de valores. Los mercados de valores -bolsas especialmente organizadas- aumentan la liquidez de los valores proporcionando información casi continua sobre los precios del mercado, las ofertas máximas y las ofertas mínimas. La liquidez aumenta en el sentido de que los propietarios de los valores pueden tener un mayor conocimiento del valor actual de mercado de sus valores. Esto reduce el riesgo de evaluar incorrectamente el valor de los valores de uno. Este aumento de la liquidez es importante no sólo para los titulares de los valores existentes, sino también para los emisores de nuevos valores que están reuniendo capital para sus empresas.

Los mercados de valores, especialmente los que operan a través de las principales bolsas, tienen algunas de las características de los mercados perfectamente competitivos. Las cosas que se compran y se venden -las acciones ordinarias de la General Motors Corporation, por ejemplo- son sustitutos perfectos entre sí, y la difusión de información sobre los precios del mercado es precisa, extremadamente rápida y muy extendida. La información pertinente para evaluar las perspectivas de una empresa también está ampliamente disponible. Además, hay muchos compradores y vendedores, la mayoría de los cuales compran y venden en cantidades insuficientes para tener un impacto significativo en el precio. Aunque los grandes inversionistas institucionales pueden aumentar temporalmente el precio de las acciones incluso de las empresas muy grandes haciendo grandes pedidos "de mercado" (y, a la inversa, hacer bajar el precio de las acciones vendiéndolas), este impacto puede disminuir considerablemente si se distribuyen los pedidos a lo largo de un período de tiempo. La liquidez de incluso las grandes empresas de acciones ordinarias quedó ilustrada de forma espectacular en los últimos años por la venta de millones de acciones de la Ford Motor Company por parte de la Fundación Ford, sin que se aprecie un gran impacto en los precios.

Los mercados de valores más importantes en cuanto al valor de los valores negociados son las bolsas organizadas. Esas bolsas se diferencian de los mercados menos formales en que centralizan la comunicación y el comercio, imponen normas para la admisión de personas o empresas con privilegios para negociar valores, imponen normas con respecto a los valores que pueden negociarse y regulan estrechamente los procedimientos utilizados.

El mayor mercado de valores del mundo, con mucho, en cuanto al volumen en dólares de los valores negociados es la Bolsa de Nueva York. Esta bolsa, que comenzó en 1792 como una organización informal de 24 comerciantes y subastadores que negociaban con valores, ha crecido a lo largo de la mayor parte de su historia. A finales de 1966 había 1.366 miembros de la bolsa, la mayoría de ellos asociados con aproximadamente 660 organizaciones, incluyendo empresas individuales, sociedades y corporaciones. Se cotizaban alrededor de 1.200 empresas con aproximadamente 1.600 emisiones de acciones diferentes, y los más de 10.000 millones de acciones cotizadas tenían un valor agregado de más de 495.000 millones de dólares. Además, se cotizaron unas 500 empresas y organismos gubernamentales con aproximadamente 1.200 emisiones de bonos diferentes, y estos bonos tenían un valor de mercado agregado de aproximadamente 120.000 millones de dólares. A finales de 1966 había más de 250 listados de valores extranjeros, incluyendo tanto acciones como bonos, con un valor agregado de más de 9.000 millones de dólares.

El valor de los valores que cotizaban en la Bolsa de Nueva York a finales de 1966 era más de cuatro veces superior al valor de los valores que cotizaban en la segunda bolsa más grande del mundo, la Bolsa de Valores (de Londres), que negocia un mayor número de emisiones y tiene más del doble de miembros. La Bolsa de Nueva York representa más del 90% del volumen en dólares del comercio en las 18 bolsas organizadas de los Estados Unidos, y esta proporción se ha mantenido durante muchos años (Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos 1963a).

En los últimos años se ha fijado el número de miembros de la Bolsa de Nueva York. Las membresías, llamadas "asientos", se compran y se venden. El precio de un asiento en 1966 era aproximadamente 250.000 dólares. En 1875 los asientos se vendieron por tan sólo 4.250 dólares, y en 1929 alcanzaron un máximo histórico de 625.000 dólares. Para ser elegible para ser miembro, las personas deben cumplir con las normas establecidas por la bolsa con respecto a la edad, la ciudadanía, el carácter y el conocimiento del negocio de los valores.

Aproximadamente la mitad de los miembros de la Bolsa de Valores de Nueva York pertenecen a organizaciones cuyo objetivo principal es actuar como corredores en nombre de quienes desean comprar o vender valores cotizados. A estos miembros se les paga de acuerdo con un plan fijo de honorarios de corretaje que en promedio son aproximadamente el 1% del valor del título comprado o vendido, aunque los honorarios varían un poco de manera prescrita según el número de acciones y el valor agregado de las mismas o según si los títulos negociados son acciones o bonos.

Alrededor de una cuarta parte de los miembros son "especialistas". Son importantes para el funcionamiento de la Bolsa de Nueva York y otras bolsas americanas, pero se utilizan otros dispositivos fuera de los Estados Unidos, excepto en Japón, para realizar la función del especialista. El especialista recibe información de los corredores sobre las ofertas de venta y de compra a diversos precios. Cada especialista concentra sus actividades en un pequeño grupo de valores, y los corredores que desean realizar transacciones en nombre del público suelen tratar con uno u otro de los especialistas que manejan las acciones en cuestión, aunque los corredores pueden tratar directamente con otros corredores. El especialista asegura al vendedor la oferta más alta disponible y al oferente la oferta más baja disponible. Cuando hay una gran discrepancia entre la oferta más alta y la oferta más baja, el especialista tiene la responsabilidad, que no es totalmente exigible ni está definida con precisión, de utilizar su propio capital para mantener un mercado "razonablemente continuo" de esas acciones. El especialista también está autorizado a comprar y vender valores por cuenta de otros, actuando así como un corredor de bolsa. Los reglamentos de la Comisión de Valores y Bolsa (SEC) exigen que el especialista debe ejecutar las órdenes en nombre del público antes de ejecutarlas por su propia cuenta.

Parte de la justificación que se da para la existencia del sistema de especialistas es que sus operaciones por cuenta propia aumentan la liquidez y reducen la probabilidad de que se produzcan grandes cambios en los precios entre las sucesivas transacciones. Una investigación detallada del impacto de los especialistas en los precios durante el período inmediatamente posterior al asesinato del Presidente Kennedy en 1963 reveló que los especialistas varían ampliamente en sus prácticas comerciales y en su impacto en los precios (Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos 1963b). Un número sustancial de especialistas comerciaban para disminuir la volatilidad, y un número sustancial para aumentarla.

Aproximadamente una cuarta parte de los miembros de la Bolsa de Valores de Nueva York son o bien comerciantes de lotes impares o "corredores de piso". Los primeros compran y venden bloques de acciones de menos de 100 acciones (lotes impares) a corredores que representan al público. Los segundos ayudan a los corredores de las casas de comisión cuando el volumen de negocios excede su capacidad para manejarlo.

La mayoría de las transacciones implican un volumen de existencias lo suficientemente pequeño como para que se pueda utilizar el mecanismo ordinario del mercado sin que ello tenga una gran repercusión en los precios. Sin embargo, las transacciones que entrañan un número muy elevado de acciones y de dólares suelen realizarse mediante procedimientos especializados destinados a atenuar ese impacto. El tipo más importante de distribución en bloque es la "distribución secundaria" (la venta por un asegurador o grupo de aseguradores de un gran volumen de acciones no en beneficio de la empresa cuyas acciones se venden), pero las "distribuciones en bolsa" (dentro de las casas de corretaje) y otros medios especializados de tratar con grandes volúmenes de acciones están adquiriendo cada vez más importancia. Aunque los detalles de estos diversos métodos especializados difieren, tienen en común el esfuerzo de acumular órdenes de compra de grandes cantidades de inversionistas durante un período de tiempo a fin de igualar el gran volumen de acciones que ofrece un solo vendedor. Por ejemplo, a mediados de 1964, un solo vendedor ofreció 250.000 acciones de un título que se vendía a 33 dólares. Las acciones se distribuyeron en un día a través de las instalaciones de una sola organización de corretaje cuyos clientes compraron todas las acciones. Las compras individuales fueron agrupadas y ejecutadas como un paquete en el piso de la Bolsa de Valores de Nueva York. Se representaban como una transacción única a través del sistema de comunicaciones nacional e internacional que transmite prácticamente de forma instantánea la información sobre los precios de las acciones. Este método particular de distribución de acciones se conoce como "distribución de la bolsa".

El número de acciones comercializadas como porcentaje del número de acciones cotizadas ha ido disminuyendo secularmente. Alrededor de 1900, el número de acciones negociadas en un año era aproximadamente el 200% del promedio de acciones cotizadas en ese año, y tan recientemente como en 1929 el número de acciones negociadas durante un año superaba el promedio de las cotizadas. Desde la Segunda Guerra Mundial el número de acciones negociadas en un año nunca ha superado el 25% de las que cotizan en bolsa, y en los últimos años sólo se ha negociado alrededor del 15% de las acciones cotizadas en un año.

Para que las acciones de una empresa puedan cotizar inicialmente en la Bolsa de Valores de Nueva York, la empresa debe demostrar un poder adquisitivo, después de cargos e impuestos, de 1,2 millones de dólares anuales; debe tener activos tangibles netos de 10 millones de dólares, o más de 10 millones de dólares en valor de mercado para las acciones de titularidad pública; y debe tener al menos 600.000 acciones de titularidad pública y no menos de 1.500 propietarios, cada uno de los cuales debe poseer al menos 100 acciones. Se aplican criterios similares, aunque menos estrictos, para excluir una acción de la lista.

Durante numerosos períodos, entre enero de 1926 y diciembre de 1960, las tasas medias de rendimiento de los inversores que invertían cantidades iguales de dinero en cada una de las acciones ordinarias que cotizaban en la Bolsa de Nueva York eran generalmente más altas que las ganancias en inversiones alternativas, como bonos del gobierno y de empresas, cuentas de ahorro e hipotecas (Fisher y Lorie 1964). Durante todo el período de 35 años, la tasa media anual de rendimiento (compuesta) para un inversor exento de impuestos, con reinversión de dividendos, fue del 9,0%. Sin reinversión de dividendos, la tasa fue del 6,9%. Durante el decenio de 1950, las tasas anuales medias con y sin reinversión fueron de alrededor del 15%. (Las tasas de rendimiento con reinversión pueden ser más altas, más bajas o las mismas que sin reinversión. La tasa de rendimiento se basa en la relación entre un cambio en el valor de los activos y el volumen de los activos invertidos inicialmente. La reinversión aumenta tanto el cambio de valor como la cantidad invertida, y el efecto sobre la tasa de rendimiento depende de la magnitud relativa de estos aumentos).

También se dispone de datos sobre la variabilidad de las tasas de rendimiento (Fisher 1965). Considerando todas las posibles compras y ventas, a intervalos mensuales, de todas las acciones ordinarias en la Bolsa de Valores de Nueva York durante el período 1926-1960, se comprobó que algo más de tres cuartas partes de las transacciones eran rentables y más de la mitad proporcionaban tasas de rendimiento superiores al 9%. Por supuesto, esta experiencia pasada no es una guía segura para el futuro.

La Bolsa de Valores (de Londres) cotiza más de 9.000 títulos diferentes que a finales de 1963 tenían un valor de mercado de aproximadamente 125.000 millones de dólares, aproximadamente un tercio de los cuales estaba representado por instrumentos de deuda del gobierno de Gran Bretaña, los gobiernos del Commonwealth, los consejos locales y las industrias nacionalizadas. La Bolsa de Valores tenía unos 3.400 miembros a mediados de 1964. La importancia relativa de las acciones extranjeras es mayor para esta bolsa que para la Bolsa de Nueva York. La principal diferencia en el método de funcionamiento de la Bolsa de Valores -y de casi todas las bolsas fuera de los Estados Unidos- en comparación con la Bolsa de Nueva York es que los corredores que compran y venden valores en nombre del público tratan con los corredores que poseen valores y actúan como mayoristas. Estos intermediarios, que no tratan directamente con el público, sirven para el mismo propósito que el especialista de la Bolsa de Nueva York, pero el especialista de los Estados Unidos tiene normalmente un doble papel -corredor y comerciante- mientras que el intermediario de Londres opera únicamente como comerciante que añade o reduce su inventario de los valores con los que comercia. Hay unas 280 empresas de corredores y unas 65 empresas de corredores de bolsa que operan en la Bolsa de Valores.

Un corredor de bolsa puede negociar con cualquier valor cotizado, pero la mayoría se especializa en ciertos grupos de acciones, o "mercados". Los principales mercados son los siguientes: de borde dorado (emisiones gubernamentales y otros valores agrupados con ellas); bancos y seguros; transporte marítimo; bonos de gobiernos extranjeros; acciones estadounidenses y canadienses; cervecerías; comercial e industrial; hierro, carbón y acero; financiero, tierras y propiedades; fideicomisos de inversión; plantaciones de caucho y té; petróleo; minas sudafricanas; minas de Rodesia, Canadá, Australia y otras minas diversas; minas de África occidental; cables y transporte.

Las tasas de rendimiento de las acciones británicas entre 1919 y 1963, promediadas por períodos de 11 años, fueron sustancialmente más altas en la mayoría de estos períodos -excluyendo los tiempos de guerra- que las tasas de los bonos del gobierno sin fecha de vencimiento. Para todo el período, los tipos de las acciones fueron del 8,0% en términos monetarios y del 5,8% en términos reales, mientras que los tipos comparables para las consolas fueron del 1,4% y del -1,4%.

Existen otras bolsas importantes en el mundo, pero ninguna se aproxima en importancia a la Bolsa de Nueva York ni a la Bolsa de Londres. Entre las demás bolsas principales figuran la Bolsa de París, la Comisión de la Bolsa de Bruselas, la Bolsa de Zurich (el principal mercado continental), las bolsas de Dusseldorf y Frankfurt en la República Federal de Alemania, la Bolsa de Milán, la Bolsa Americana (Estados Unidos), las bolsas de Toronto y Montreal en el Canadá y la Bolsa de Melbourne. Hay muchas bolsas regionales en los países cuyas bolsas principales figuran más arriba, y hay muchas bolsas en otros países también. La mayor de estas bolsas no tiene más de una quinta parte del tamaño de la Bolsa de Valores (de Londres) o una vigésima parte del tamaño de la Bolsa de Valores de Nueva York, y la mayoría son mucho más pequeñas. Los mecanismos de estas diversas bolsas difieren, pero los principios que subyacen a su funcionamiento son muy parecidos a los de The Stock Exchange o a los de la Bolsa de Nueva York. La información sobre muchas de estas bolsas se puede encontrar en Spray (1964).

Los mercados extrabursátiles. A diferencia de las bolsas organizadas, el mercado extrabursátil es informal y permite un derecho de entrada ilimitado a los valores y un acceso prácticamente libre de las personas al negocio de la negociación de valores no cotizados. A finales de 1963 más de 3.300 empresas que cotizaban en la SEC negociaban con valores no cotizados. El mercado extrabursátil difiere del mercado organizado en muchos aspectos. No hay un esquema fijo de honorarios para la compra y venta de valores. Los comerciantes compran y venden con más frecuencia a partir de inventarios y obtienen sus ganancias de los márgenes de este inventario.

Los comerciantes y corredores están organizados informalmente en la Asociación Nacional de Comerciantes de Valores (NASD). Bajo la presión de la SEC, la NASD comenzó a publicar en febrero de 1965 cotizaciones al por mayor o .'inter-dealer" de las 1.300 emisiones de su lista nacional. Todavía no se dispone de información precisa sobre los precios al por menor para el mercado extrabursátil.

La SEC estima que, al 31 de diciembre de 1962, unas 4.500 acciones de unas 4.100 empresas nacionales sólo cotizaban en el mercado extrabursátil (Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos 1963a). Esas acciones tenían un valor agregado de unos 90.000 millones de dólares, y casi la mitad de ellas estaban constituidas por acciones de bancos y compañías de seguros. El valor de las acciones que se negociaban en el mercado extrabursátil era sólo una cuarta parte de las que se negociaban en la Bolsa de Nueva York, pero superaba con creces el valor de las acciones que se negociaban en cualquier otra bolsa estadounidense.

Se estima que el volumen de las acciones negociadas en el mercado extrabursátil se multiplicó por ocho entre 1949 y 1961, alcanzando los 40.000 millones de dólares en el último año. Aunque la mayoría de las empresas muy grandes se negocian en bolsas que cotizan en bolsa, no ocurre lo mismo con las acciones de bancos, compañías de seguros y fondos de inversión, que suelen ser grandes y rara vez cotizan en bolsa. (En 1964, el Congreso aprobó una Ley de Divulgación que puede aumentar sustancialmente la cotización de las acciones en bancos y compañías de seguros).

En los últimos años ha aumentado la importancia del llamado tercer mercado. Este mercado consiste en el comercio de acciones cotizadas en las bolsas, pero el comercio tiene lugar en el mercado extrabursátil y no a través de las bolsas. La única estimación definitiva del volumen de ese comercio indica que en 1961 se negociaron en el mercado extrabursátil acciones que cotizaban en la Bolsa de Nueva York por valor de unos 2.000 millones de dólares. Esto constituía casi el 4% del comercio en la Bolsa de Nueva York. Este porcentaje está aumentando sin duda alguna. El tercer mercado está creciendo en importancia porque los costos de corretaje en las bolsas son fijos y no permiten descuentos por cantidad, a pesar de que el costo por acción de la gestión de grandes pedidos es menor. El mercado extrabursátil no tiene una lista fija de honorarios y, por lo tanto, permite a los grandes compradores y vendedores consumar transacciones a un costo inferior al posible en las bolsas. La mayor importancia de los inversores institucionales, que suelen comerciar en grandes volúmenes, ha contribuido al crecimiento del tercer mercado.


Fecha publicación: 2004
Editorial: McGraw-Hill Interamericana
Número de Páginas: 816 págs.
Autor/es: Francisco Mochon Morcillo Rafael Isidro Aparicio Gonzalo Fernández Isla

Descripción de la Editorial

Incluye más de 5.000 términos explicados, revisados y actualizados, en relación con los conceptos de seguros, reaseguros y gerencia de riesgos, incidiendo especialmente en las nuevas tendencias y soluciones en los mercados internacionales, incluyendo las denominadas transferencias alternativas de riesgo o ART. Este Diccionario pretende tener carácter universal, es decir, que pueda ser utilizado por todas las personas de habla hispana y, en general, por todos aquellos que, sin ser sus idiomas maternos, utilizan el español y/o el inglés en sus relaciones de negocios.

Características

– Equivalente en inglés de cada término definido – Relación de términos inglés-español – Relación de abreviaturas y acrónimos españoles y no españoles.

PÚBLICO OBJETIVO

Empresas Aseguradoras y Reaseguradoras, Agentes y Corredores de Seguros, Peritos Tasadores de Seguros, Gerentes de Riesgos, Actuarios, Directores Financieros, Bancos Comerciales y de Inversión, Escuelas de Negocios, Traductores Técnicos, Abogados, Ingenieros, Arquitectos, Universitarios. Así como todos aquellos profesionales o personas que estén relacionados profesionalmente con los seguros, los reaseguros y las finanzas o que tengan interés en conocer la materia.

Sobre los Autores

Francisco Mochón Morcillo. Catedrático de Teoría Económica Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) Rafael Isidro Aparicio. Director General de Pl´eyade Peninsular Correduría de Seguros y Reaseguros del Grupo Telefónica S.A. Profesor Master Universitario de Seguros y Gerencia de Riesgos (CUMES-Universidad Pontificia de Salamanca) Gonzalo Fernández Isla. Profesor Master Universitario de Seguros y Gerencia de Riesgos CUMES-Universidad Pontificia de Salamanca. Profesor Master Facility Management Universidad La Salle

Algunos Términos del Diccionario

  • Abridora
  • Accidente
  • Aceptacion
  • Acto_De_Dios
  • Acto_Malicioso
  • Addendum
  • Agregado
  • Aleatorio
  • Alteracion_Del_Riesgo
  • Aminoracion_De_Las_Consecuencias_Del_Siniestro
  • Ampliacion_De_Coberturas
  • Anexo
  • Anualidad
  • Arbitraje
  • Asegurado
  • Asegurador
  • Asistencia
  • Asuncion_De_Riesgo
  • Autoseguro
  • Aversion_Al_Riesgo
  • Aviso_De_Siniestro
  • Azar
  • Beneficiario
  • Blanket
  • Bonificacion
  • Broker
  • Cancelacion_Anticipada
  • Capacidad_De_Suscripcion
  • Capital_Asegurado
  • Carencia
  • Carta_De_Garantia
  • Caso_Fortuito
  • Catastrofe_Natural
  • Causalidad
  • Cautiva
  • Cesion_De_Cartera
  • Clasificacion_De_Riesgos
  • Clausula_De_Cancelacion
  • Clausula_De_Extorno
  • Clausula_De_Perdidas
  • Clausula_De_Reposicion_Automatica
  • Clausula_De_Subrogacion
  • Coaseguro
  • Cobertura
  • Comision
  • Concurrencia_De_Seguros
  • Condicionado
  • Condiciones_Especiales
  • Condiciones_Generales
  • Condiciones_Particulares
  • Consorcio_De_Compensacion_De_Seguros
  • Contingencia
  • Contingente
  • Contrato_De_Adhesion
  • Contrato_De_Seguro
  • Corredor_De_Seguros
  • Correduria
  • Coste_Del_Riesgo
  • Cumulo_De_Riesgos
  • Decenal
  • Deducible
  • Demanda
  • Deslocalizacion
  • Distribucion_De_Riesgos
  • Distribucion_Del_Seguro
  • Diversificacion_De_Riesgos
  • Doble_Seguro
  • Dumping
  • Duracion_Del_Seguro
  • Efectos_Del_Seguro
  • Encubrimiento
  • Endosar
  • Ergonomia
  • Escala_De_Richter
  • Esperanza_De_Vida
  • Estructura_De_Una_Poliza
  • Evaluacion_De_Riesgos
  • Exclusion_De_Riesgos
  • Experiencia_Siniestral_Anual
  • Exposicion_Al_Riesgo
  • Extension_De_Coberturas
  • Extorno_De_Primas
  • Fecha_Efectiva_Del_Seguro
  • Fondo_De_Pensiones
  • Formalizacion_De_La_Poliza
  • Fortuito
  • Fraccionamiento_De_Prima
  • Franquicia
  • Frecuencia_De_Siniestros
  • Fuerza_Mayor
  • Gastos_Incurridos
  • Gastos_Suplidos
  • Gastos_Variables
  • Gerencia_De_Riesgos
  • Gestion_Del_Riesgo
  • Gobierno_Corporativo
  • Indemnizacion
  • Informacion_Del_Siniestro
  • Informe_Pericial
  • Infraseguro
  • Inspeccion_De_Riesgos
  • Intensidad_Del_Riesgo
  • Interes_Asegurable
  • Laudo
  • Licitacion
  • Limites
  • Liquidacion
  • Liquidez
  • Lucro_Cesante
  • Margen_De_Solvencia
  • Maxima_Perdida_Probable
  • Mediacion
  • Mora
  • Morbilidad
  • Mutualidad
  • Objeto_Del_Seguro
  • Obsolescencia
  • Ocurrencia
  • Pago_De_Prima
  • Paraiso_Fiscal
  • Peligro
  • Perdida_De_Beneficios
  • Periodo_De_Gracia
  • Peritacion
  • Perjudicado
  • Plan_De_Contingencia
  • Plan_De_Pensiones
  • Poliza_Combinada
  • Poliza_De_Flota
  • Poliza_De_Riesgos_Nominados
  • Poliza_De_Seguro
  • Poliza_En_Exceso
  • Poliza_Monolinea
  • Poliza_Multilinea
  • Poliza_Multirriesgo
  • Poliza_Todo_Riesgo
  • Portada
  • Prevencion_De_Riesgos
  • Prima_Anual
  • Prima_Bruta
  • Prima_Consumida
  • Prima_De_Reaseguro
  • Prima_De_Reposicion
  • Prima_De_Riesgo
  • Prima_Devengada
  • Prima_Prorata
  • Prima_Pura
  • Probabilidad
  • Prueba_Del_Siniestro
  • Prueba_Pericial
  • Ramos_De_Seguro
  • Reaseguro
  • Recibo_De_Prima
  • Recuperacion
  • Regla_De_Equidad
  • Regla_Proporcional
  • Renovacion
  • Renta
  • Renta_Temporal
  • Renta_Vitalicia
  • Reposicion_De_Prima
  • Resarcimiento
  • Responsabilidad_Civil
  • Retencion
  • Riesgo
  • Riesgo_Asegurable
  • Riesgo_Catastrofico
  • Riesgo_Moral
  • Riesgo_No_Asegurable
  • Riesgo_Puro
  • Salvamento
  • Seguro
  • Seguro_De_Caucion
  • Seguro_De_Credito
  • Seguro_De_Responsabilidad_Civil
  • Seleccion_Adversa
  • Seleccion_De_Riesgos
  • Siniestralidad
  • Siniestro
  • Siniestro_Total
  • Sobreprima
  • Sobreseguro
  • Solapamiento_De_Seguro
  • Solicitud_De_Seguro
  • Sublimites
  • Suma_Asegurada
  • Suplemento_De_Poliza
  • Suscripcion
  • Suspension_De_Coberturas
  • Tacita_Renovacion
  • Tarificacion
  • Tasa_De_Prima
  • Tendencia_Siniestral
  • Tomador_Del_Seguro
  • Transferencia_Alternativa_De_Riesgo
  • Transferencia_De_Riesgo
  • Valor_Asegurable
  • Valor_De_Nuevo
  • Valor_De_Reposicion
  • Valor_En_Riesgo
  • Valor_Venal
  • Vencimiento_Del_Seguro
  • Vicio_Oculto
  • Vicio_Propio