Este texto de la plataforma se ha clasificado en

Capitalismo Digital

Capitalismo Digital

Las redes que componen el ciberespacio se crearon originalmente a instancias de agencias gubernamentales, contratistas militares e instituciones educativas aliadas. Sin embargo, en la última generación, un número creciente de estas redes comenzó a servir principalmente a usuarios corporativos. Bajo el influjo de una lógica de mercado expansiva, Internet inició una transición político-económica hacia lo que algunos autores denominan «capitalismo digital». El capitalismo digital es el conjunto de procesos, sitios y momentos en los que la tecnología digital mediatiza ciertas tendencias estructurales.

Capitalismo y Economía Digital

Este texto y otros de esta plataforma online examinan varias narrativas principales, como el capitalismo del cliente (ver más), el capitalismo del accionista (ver más) y el capitalismo de las partes interesadas (ver más), y sus funciones en la emergente era digital. La cuestión de la economía digital ya ha sido estudiada en otro lugar. Respecto a la nueva economía digital, véase aquí.

Capitalismo Digital y Tendencias Corporativas

El capitalismo está en un punto de inflexión

Ha llegado el momento de reevaluar el capitalismo por múltiples razones. En primer lugar, se percibe que el capitalismo está en crisis y que está fallando a grandes segmentos de la población.

En segundo lugar, está en marcha una amplia lucha por el futuro de la sociedad humana. Mientras que hace años, la tierra y la producción agrícola eran lo más valioso y eso evolucionó a que las máquinas y lo que producían fueran lo más valioso: las cosas digitales que no tienen una existencia física aparente (el procesamiento de datos e información) están evolucionando para convertirse en lo más valioso. Esto está creando una lucha por quién obtiene los datos y cómo los utiliza para obtener riqueza y poder.

El capitalismo no sólo está en el punto de inflexión de su previsible ciclo vital. La lucha llega en un momento en que el capitalismo de la era industrial ha puesto en peligro la habitabilidad del planeta.

Las decisiones que tomen los países, las empresas y los individuos en los próximos años podrían determinar en conjunto el futuro material de la humanidad -para bien o para mal- durante el resto del siglo, incluso para siempre.

Hoy en día, los países, las empresas y los individuos tienen oportunidades únicas de prosperidad generalizada, y lo contrario. Las oportunidades y los riesgos tienen muchas dimensiones. Este texto trata de las opciones de gestión necesarias tanto para aprovechar las oportunidades como para afrontar los riesgos. También describe las amplias ramificaciones sociales y económicas de asuntos de gestión aparentemente limitados.

Las opciones que los responsables de la toma de decisiones -y quienes les asesoran- deben tomar ahora son distintas de las que han afrontado anteriormente, aunque la mayoría de esos dilemas se han planteado varias veces a lo largo de los 250 años de historia del capitalismo. Así, en el capitalismo, las sociedades evolucionan en ciclos de vida lentos pero predecibles, más largos que la vida de los individuos. Si los responsables de la toma de decisiones comprenden lo que ocurrió antes de que ellos nacieran, pueden tomar mejores decisiones. Por el contrario, si no lo hacen, pueden cometer errores innecesarios (por el contrario, algunas decisiones relacionadas con el cambio climático tienen pocos precedentes). Dadas las implicaciones políticas de muchas de estas cuestiones, mejorar la comprensión basada en los hechos es clave para despolitizar la toma de decisiones.

Las narrativas enfrentadas del capitalismo

Este texto y otros de esta plataforma en línea examinan las narrativas contrapuestas que se utilizan ampliamente para explicar la situación y orientar la toma de decisiones. Examina hasta qué punto estas narrativas se basan en los hechos, y cuáles están impulsadas por el interés propio, o por malentendidos de la historia o de la situación actual.

Este texto y otros de esta plataforma en línea examinan la dinámica de ciertas narrativas contagiosas, que por sí mismas pueden impulsar importantes cambios económicos y sociales. En última instancia, las narrativas son los principales vectores de los cambios rápidos en la cultura, en el zeitgeist y en el comportamiento económico.

Este texto y otros de esta plataforma en línea examinan varias narrativas principales, como el capitalismo de los clientes (ver más), el capitalismo de los accionistas (ver más) y el capitalismo de las partes interesadas (ver más), y su papel en la emergente era digital.

La trayectoria del capitalismo

El Elemento comienza con una narrativa omnipresente -pero falaz-: el meme de que todo en el mundo está empeorando. Un estudio exhaustivo presenta pruebas que cuestionan esa narrativa y la injustificada sombra negativa que arroja sobre los debates actuales sobre el capitalismo.

El estudio muestra que en las dimensiones clave del bienestar material – pobreza, alfabetización, salud, libertad y educación – la humanidad está mucho mejor que hace varios siglos. Esta conclusión implica que no debemos apresurarnos a juzgar los problemas actuales del capitalismo y llegar a la conclusión de que el propio capitalismo debe ser desechado.

El estudio sugiere que la condición material de la humanidad ha mejorado considerablemente en los dos últimos siglos, a pesar de las guerras, las plagas, las tiranías, las políticas comunistas, los gobiernos corruptos y otros desastres. El punto de inflexión en el impulso ascendente del bienestar material de la humanidad coincidió con la difusión del capitalismo y la revolución industrial a finales del siglo XVIII.

El hecho de que la mayoría de la gente esté mejor materialmente no alivia el sufrimiento económico de los individuos, empresas y países que están peor, ni disminuye la importancia de tomar medidas adecuadas para resolver esos problemas. No es un consuelo para un ciudadano desplazado en un país rico que los ingresos hayan mejorado en países menos desarrollados, o incluso en otra parte de su propio país.

Las cifras agregadas pueden ocultar los cambios relativos dentro de los países y las regiones, especialmente los cambios relativos entre los distintos grupos de ingresos. Incluso cuando no hay pérdidas, puede haber desigualdades preocupantes en cuanto a qué grupo gana. En este caso pueden surgir graves fricciones sociales. Así, la suave tendencia al alza que muestra la historia a partir del siglo XVI no deja entrever la creciente desigualdad en Estados Unidos, en la que una clase social ha captado la mayor parte de las ganancias para sí misma a expensas de quienes contribuyeron a crearlas.

Nota: Los datos corresponden a la remuneración media por hora de los trabajadores de producción/no supervisores del sector privado y a la productividad neta de la economía total. La «productividad neta» es el crecimiento de la producción de bienes y servicios menos la depreciación por hora trabajada.

Desde 1970: aberración del capitalismo

Esta es la «pistola humeante» del capitalismo moderno estadounidense y su impacto en la desigualdad de ingresos. Ilustra una hipótesis central de este texto y de otros en esta plataforma online: la economía estadounidense del último medio siglo es una aberración del capitalismo (en el contexto del capitalismo de vigilancia o digital). Antes de la década de 1970, las indemnizaciones típicas de los trabajadores avanzaban en consonancia con las ganancias de productividad que ayudaban a crear. Después de la década de 1970, la compensación típica de los trabajadores se estancó, ya que los ingresos de otros sectores de la sociedad, en particular los ejecutivos y los accionistas, crecieron exponencialmente. Sabemos a dónde fueron a parar las ganancias. En el período comprendido entre 1978 y 2019, la remuneración de los directores ejecutivos ha crecido un 940%, mientras que la remuneración de los trabajadores típicos sólo ha aumentado un 12% durante ese tiempo.

Las tensas relaciones entre el capital y el trabajo han sido características de la historia del capitalismo. Desde Adam Smith, se sabe que los empresarios persiguen su propio interés, y a lo largo de la historia, los magnates individuales han sido notoriamente avaros (en el contexto del capitalismo de vigilancia o digital). Pero nunca antes los esfuerzos por elevar el precio actual de las acciones de las empresas se habían llevado a cabo de forma tan unitaria, explícita, sistemática y pública en toda una economía.

La obtención de beneficios para las empresas y la búsqueda de rentas por parte de los ejecutivos pasaron de ser un aspecto del capitalismo a ser lo único que importaba. El personaje de ficción, Gordon Gekko, en la película de 1987, Wall Street, hablaba en nombre de muchos empresarios reales cuando decía: «La codicia, a falta de una palabra mejor, es buena». En 1997, la Mesa Redonda de Negocios (BRT) dio su sello de aprobación y aumentar el precio de las acciones actuales se convirtió en el evangelio oficial de los negocios estadounidenses, hasta agosto de 2019, cuando la Mesa Redonda de Negocios reconoció su error y retiró su apoyo.

Maximizar el valor para el accionista (ver más detalles), tal y como se refleja en el precio actual de las acciones, no era solo una práctica financiera esotérica: reflejaba un vasto movimiento político, inicialmente personificado por el presidente Ronald Reagan en Estados Unidos y la primera ministra Margaret Thatcher en el Reino Unido, y más recientemente con los recortes de impuestos corporativos introducidos bajo el presidente Trump. El movimiento político sigue vivo en ficciones como «los recortes de impuestos a las empresas se pagan solos».

Capitalismo y destrucción creativa

En la década de 1940, el economista político Joseph Schumpeter describió la naturaleza cíclica del capitalismo como destrucción creativa, en la que «el proceso de mutación industrial revoluciona continuamente la estructura económica desde dentro, destruyendo incesantemente la antigua, creando incesantemente una nueva».

Si Schumpeter tiene razón en que el capitalismo encarna la destrucción creativa, significa que el capitalismo es inevitablemente perturbador y económicamente perjudicial para todos aquellos cuyo sustento está ligado a acuerdos que se han vuelto obsoletos. El reto del capitalismo no consiste tanto en reinventar el capitalismo desde cero, sino en determinar cómo potenciar y compartir los beneficios de los aspectos creativos del capitalismo, al tiempo que se rectifican o moderan sus tendencias destructivas.

La distinguida historiadora económica Carlota Pérez ha proporcionado una brillante guía para lograrlo en Revoluciones tecnológicas y capital financiero: La dinámica de las burbujas y las edades de oro. Su obra se basa en el pensamiento de Schumpeter y muestra que, históricamente, las revoluciones tecnológicas llegan con notable regularidad y que las economías reaccionan a ellas en fases predecibles. Así, la destrucción creativa del capitalismo no es simplemente una cosa maldita tras otra», sino una serie predecible de cambios de fase de lento movimiento.

Pérez muestra que el capitalismo ha funcionado durante los últimos 250 años siguiendo un patrón recurrente de ciclos de cincuenta a setenta años, siguiendo interacciones predecibles entre la gestión, las finanzas, la tecnología, el gobierno y la política. En cada ciclo, a medida que surgían las nuevas tecnologías, los empresarios aprovechaban las perspectivas de ganancia, los financieros se lanzaban al ruedo y se hacían enormes fortunas. Luego, tras uno o varios choques económicos, durante los cuales aumentaron las diferencias de ingresos y riqueza, algunos grupos de la población sufrieron mientras otros avanzaban, el empleo existente se vio amenazado y la confianza en las instituciones se desmoronó. Estos contratiempos no significaron el colapso del capitalismo, sino las consecuencias previsibles de sus aspectos destructivos.

Cuando los gobiernos respondieron sabiamente a esos puntos de inflexión, sobrevino una edad de oro de bienestar amplio y equilibrado. Si no, la desigualdad y la discordia social empeoraban. Hoy en día, muchos países se encuentran en este punto de inflexión, donde la desigualdad dentro de los países se está deteriorando y la política es cada vez más divisiva. Están surgiendo líderes autocráticos. A menos que se aborde el empeoramiento de la desigualdad, países enteros pueden decaer, e incluso desintegrarse en el caos.

El surgimiento del propósito profundo

Nota: Véase más sobre las tendencias del objeto social de las empresas.

La dinámica de la gestión de la era industrial giraba en torno al cerebro, midiendo y calculando todas las métricas posibles, analizando el pasado en busca de pistas para el futuro y estudiando ratios y relaciones. La pasión, si es que la había, se centraba en ser racional. Las muestras de emoción estaban casi prohibidas. Como mucho, se hablaba de mentalidad. El corazón supuestamente no tenía ningún papel.

En el siglo XXI, el corazón quedó al descubierto. El acceso generalizado a la información digital eliminó la distinción entre contenido público y privado, y los líderes ya no podían esconderse detrás de los comunicados de prensa. Los comentarios casuales hechos en privado podían convertirse en titulares de prensa. En un contexto de baja confianza, los relatos poco favorecedores -tanto verdaderos como falsos- se generalizaron en las redes sociales. Algunos líderes empezaron a ver que debían presentarse a sí mismos y a sus empresas tal y como son y expresar honestamente lo que creen. Cada vez se reconoce más que la persona en su totalidad -incluido el corazón- es clave para el liderazgo en este mundo emergente.

Generar confianza en las empresas y en sus líderes no es fácil, después de muchas décadas de disimulo. El comercio se ha convertido en la antítesis de lo auténtico. Además, dentro de la empresa, los talleres de RRHH agravaban la ofensa al intentar manipular el propio sentido del personal, haciéndoles profesar sentimientos que nunca habían sentido.

Tres catástrofes sirvieron de llamada de atención. La pandemia del COVID-19 puso de manifiesto el papel del gobierno en la salud pública y el sector privado reconoció su responsabilidad en la invención de vacunas y en el tratamiento correcto de los trabajadores. El trabajo desde casa creó un amplio experimento social que aceleró la adopción de la tecnología y las formas digitales de trabajo. Del mismo modo, la guerra de Ucrania suscitó una colaboración sin precedentes entre múltiples gobiernos y el apoyo del sector privado. Los fenómenos meteorológicos cada vez más extremos han puesto de manifiesto la urgencia de actuar para hacer frente al cambio climático. Estos acontecimientos han servido de advertencia para que las empresas piensen más allá del beneficio y exploren las posibilidades de un propósito profundo y de la autenticidad.

Lecciones de esta plataforma en línea

En este texto y en otros de esta plataforma en línea, experimentará el vasto y notable drama que ha estado en marcha durante varios siglos, uno que ha afectado a la vida de todos los seres humanos. El capitalismo ha sido un éxito durante más de 250 años, pero ahora se enfrenta a nuevos retos.

Aprenderá que la forma de capitalismo que hemos experimentado en el último medio siglo, especialmente en Estados Unidos, es una aberración respecto a los 200 años anteriores. Ha conducido a la extracción sistemática de valor en beneficio de un grupo de actores a expensas de todos los demás. Algunos aspectos de la crisis que se percibe hoy en el capitalismo se derivan de las consecuencias de esta aberración. Por lo tanto, uno de los principales retos a los que se enfrenta el capitalismo hoy en día no es reinventar todos los aspectos del capitalismo desde cero, sino comprender y rectificar esta aberración concreta.

Aprenderá que la crisis del capitalismo que se percibe hoy en día también refleja el punto de inflexión normal y predecible del lento ciclo vital del capitalismo, en el que un nuevo grupo de tecnologías y prácticas de gestión ha dejado obsoletos a sectores enteros de la economía y la sociedad, provocando alteraciones bruscas, desigualdades y una ira comprensible.

Aprenderá de momentos similares de la historia – mucho antes de que nosotros naciéramos – que cuando los gobiernos toman medidas en tales situaciones para guiar la sana difusión de los beneficios y frenar la previsible extralimitación de los ganadores, se puede evitar el caos, y puede prevalecer una edad de oro de la innovación.

Aprenderá que la formulación del capitalismo más citada en la actualidad -el capitalismo de las partes interesadas- sirve tanto de santo grial incoherente que buscan los reformistas como de cortina de humo que abrazan las empresas para mantener el statu quo.

Aprenderá que la aberración del capitalismo del último medio siglo, ahora oficialmente desacreditada, el capitalismo de los accionistas (ver más detalles), sigue viva y prosperando en las sombras, y continúa generando sus nocivas consecuencias.

Aprenderá que la mayoría de las empresas de la era industrial que intentan implantar el capitalismo del cliente tienen dificultades por la ausencia del necesario cambio profundo en las prácticas de gestión, las actitudes y el pensamiento: dichas empresas descubren que la mayoría de sus esfuerzos de transformación digital no han generado los beneficios esperados.

En esta extraordinaria historia, aprenderá que las soluciones no consisten en tapar los problemas con máximas blandas como «hacer el bien en el mundo» o demonizar a los ganadores del capitalismo. Se trata de tener una mentalidad más dura, tanto dentro de las empresas sobre lo que funciona y lo que no, como dentro del gobierno, adoptando un enfoque basado en los hechos para regular los problemas predecibles del ciclo actual del capitalismo y abordar el cambio climático.

El panorama financiero en 2022

Un objetivo principal de todas las formas de capitalismo es crear valor a largo plazo para los accionistas. Permite comparar el progreso hacia ese objetivo con la media de todas las empresas S&P 500.

Es una medida prospectiva, que incorpora el juicio combinado del mercado de valores en cuanto al futuro valor para el accionista de cada empresa. En este sentido, difiere de índices como el Fortune 500, que clasifica a las empresas por medio de la medida retrospectiva de los ingresos totales.

También es una medida que permite evaluar el rendimiento relativo de las empresas en términos de valor creciente frente a otras empresas. Esta medida está sujeta, en cierta medida, a los caprichos del mercado de valores, a los relatos contagiosos que predicen auges o caídas, y a la manipulación del sistema por parte de los inversores. Sin embargo, la comparación de la rentabilidad total a largo plazo de las empresas con la media de las empresas del S&P 500 puede ayudar a evaluar la escala y la relevancia de estos caprichos, ya que las narrativas contagiosas tienen una esperanza de vida limitada, y las clasificaciones relativas de las empresas durante un periodo de cinco años suelen permanecer bastante estables.

Llama la atención que muchas de las grandes empresas viejas y famosas muestren trayectorias de crecimiento modestas, mientras que las empresas con mejores resultados tienden a ser partidarias del capitalismo de los clientes.

Arreglar los defectos de los ganadores digitales

Un aspecto inherente al capitalismo es que algunos actores se enriquecen muy rápidamente, mientras que los menos capaces de adaptarse se quedan en el camino. En un mundo en el que el ganador se lleva todo, las grandes empresas crecen aún más y se ven tentadas a explotar injustamente su dominio. A su debido tiempo, los ganadores son demonizados, mientras que los perdedores ejercen presión política para impedir el cambio y reparar su sufrimiento. Estos fenómenos, conocidos por los historiadores de la empresa, se están produciendo ahora en la emergente era digital (ver más detalles) y con frecuencia – y erróneamente – se consideran sin precedentes.

Las lecciones de la historia pueden ser útiles. La acumulación de riqueza repentina no es necesariamente un signo de maldad. Sin embargo, el abuso del poder recién adquirido es común y debe ser abordado. Hay que replantear las normativas diseñadas para las distintas tecnologías, de modo que se fomenten los beneficios para todos y se limiten los inevitables errores de los ganadores. La autorregulación de los ganadores para resistir la tentación de aplastar a todos los competidores debe ser parte de la solución.

Los actuales esfuerzos bipartidistas para regular las grandes empresas tecnológicas han adquirido un tono estridente. Estos fenómenos son comunes en la transición de una época a otra. El reto consiste en comprender los hechos que subyacen a las reclamaciones y contrademandas, encontrar formas de despolitizar la toma de decisiones y aplicar una regulación eficaz.

Las lecciones que la sociedad debe aprender sobre la agilidad

Es una parte normal del flujo competitivo del capitalismo que algunas empresas prosperen, mientras que otras no. Cuando algunas empresas se hacen muy ricas, muy rápidamente, las ganancias que han obtenido son objeto de un escrutinio especial, sobre todo por parte de las empresas o regiones o individuos a los que les ha ido peor. Las preguntas sobre si las empresas ganadoras han competido de forma justa y han tratado bien a los trabajadores y socios son especialmente preocupantes. Cuando los individuos, las empresas, las comunidades e incluso los países se ven perturbados, las tensiones pueden ser elevadas. Cuando se trata de una tecnología radicalmente nueva, como ocurrió con la llegada de «los oscuros molinos satánicos» de la era industrial, y con las extraordinarias tecnologías de la era digital, las sospechas de que se ha actuado mal se disparan.

Es inevitable que las normativas diseñadas para una tecnología muy diferente deban ser revisadas y replanteadas por los reguladores, que pueden no entender inicialmente lo que implica la nueva tecnología. También es probable que algunos de los nuevos titanes empresariales se excedan en los primeros días de su éxito. Estas tensiones se están produciendo ahora con los ganadores digitales que han alcanzado una escala global a una velocidad sin precedentes.

Lecciones que el propio mercado reforzará

Entre los defectos para los que el mercado tenderá por sí mismo a generar medidas correctoras se encuentran el no seguir innovando:
En 2011, Apple innovó al ver el potencial de Siri e incorporar el asistente por voz en el iPhone. Fue un movimiento audaz. Apple había comprado Siri a SRI International pero luego omitió seguir innovando. Siri seguía anclada en las tareas serviles de encontrar restaurantes y gasolineras en las cercanías del usuario. Es evidente que la tecnología de Siri podría aplicarse a una gama de usos mucho más amplia. Apple no persiguió esa posibilidad. Amazon sí lo hizo. ¿Y el resultado? Siri de Apple ha sido superada por Alexa de Amazon, y ahora Apple tiene que jugar a la desesperada a ponerse al día.

Lección: La innovación ágil es un viaje continuo: Nunca se llega

Lugares de trabajo con sudor:

Agile es un nuevo tipo de gestión que se necesita para permitir que el talento aporte su inteligencia, empatía e ingenio al lugar de trabajo. Cualquiera que sea el nombre de esta gestión, no es sólo un nuevo proceso. Es una forma fundamentalmente diferente de dirigir una organización. Es más productiva para la empresa. Y tiene un inmenso beneficio potencial para el espíritu humano al animar al talento a «amar a sus clientes como a sí mismos». Puede crear lugares de trabajo que permitan a los seres humanos hacer algo que valga la pena y tenga sentido: co-crear valor para otros seres humanos. El fin de la esclavitud asalariada en el lugar de trabajo es un gran negocio en múltiples frentes, siempre que la empresa juegue de esta manera.

Sin embargo, algunas empresas han impuesto condiciones de explotación para, al menos, una parte de su empresa, de una manera que es antitética al espíritu de la gestión ágil. Estas prácticas conducen inexorablemente a una vuelta al mando y control burocrático y a la pérdida de los beneficios de una mano de obra altamente motivada. Esta reversión creará a su debido tiempo una reputación negativa para la empresa y dificultará la contratación de talento en el futuro. Si no se resuelve, dificultará el crecimiento a largo plazo y la eventual supervivencia de la empresa.

Lección: Evitar los lugares de trabajo de la fábrica de explotación

Cortoplacismo:

Algunas empresas adoptan una gestión ágil mientras intentan cumplir con las presiones del mercado bursátil para aumentar los beneficios trimestrales. Esto puede ir en detrimento de las inversiones a largo plazo en investigación y desarrollo y de la expansión a nuevos productos y mercados. La presión por los resultados a corto plazo puede poner en peligro el crecimiento a largo plazo. Cualquier déficit en los beneficios puede crear una mayor presión sobre las acciones para reducir los costes, lo que impide aún más a la empresa tomar medidas para crear valor a largo plazo. Dado que las principales ganancias financieras de Agile probablemente provengan de innovaciones creadoras de mercado que atraigan a nuevos clientes, el éxito a largo plazo de la empresa dependerá de dichas innovaciones.

Lección: Utilizar la agilidad para expandirse hacia nuevos productos y mercados

Recompra de acciones:

The Economist las ha condenado. El Financial Times las ha denunciado. Un artículo de Harvard Business Review las ha calificado de «manipulación del precio de las acciones». Estas influyentes revistas defienden con rotundidad que las recompras de acciones al por mayor son una mala idea: mala desde el punto de vista económico, financiero, social, legal y moral. Cada vez se reconoce más, incluso en Wall Street, que las recompras de acciones no funcionan ni siquiera en sus propios términos.

Lección: Resistirse a la atracción de las recompras de acciones

Lecciones que el sector público debe aplicar

Entre los defectos que el mercado no corregirá por sí mismo se encuentran los siguientes:

Lección: Derogar la norma 10b-18 de la SEC de 1982

Abuso de poder de monopolio y privacidad:

Debido a que empresas ágiles como Apple, Amazon, Facebook y Google tienen tanto éxito, existen tentaciones de que utilicen su poder de mercado de forma negativa. Así, los exitosos exponentes de Agile se están volviendo tan dominantes en el mercado que ahora están surgiendo como una amenaza para una sociedad libre, de la misma manera, mutatis mutandis, que las grandes empresas industriales de finales del siglo XIX (ferrocarril, petróleo, acero) se convirtieron en una amenaza para la sociedad. Ese es un trabajo para el sector público.

Es cierto que es difícil ver cómo va a suceder todo esto en el entorno político actual (en el contexto del capitalismo de vigilancia o digital). Pero tiene que suceder, si una sociedad libre ha de sobrevivir. Los monopolios siempre han sido y serán un mal potencial. Si no se regulan, destruirán el sistema capitalista que los creó. Hemos visto esta película antes, muchas veces. A Silicon Valley se le ha dado un pase libre del escrutinio público durante mucho tiempo. Sabemos cómo arreglar estas cosas. Lo que necesitamos es la fuerza de voluntad para hacerlo.

Lección: evolucionar la política antimonopolio y los controles de privacidad para cubrir lo digital

Por lo tanto, tenemos que ver el Ágil y la economía digital a la luz del día, ni a través de gafas de color rosa en las que todo es kumbaya, ni a través de un cristal oscuro en el que todo es malo. El dicho «no puedes tenerlo todo» no significa que no podamos caminar y masticar chicle al mismo tiempo.

Por qué las grandes empresas tecnológicas deben regularse a sí mismas

En 2020, el estado de ánimo del público era mucho más negativo y agresivo que en 2018. La prensa especializada se hizo eco de la narrativa contagiosa de que la mayoría de los males de la sociedad se derivan de los pasos en falso de las Grandes Tecnologías. Una audiencia en el Congreso de EE.UU. en 2020 reveló la intensidad del veneno bipartidista contra estas empresas y los esfuerzos para frenarlas o incluso obstaculizarlas.

Al mismo tiempo, las ofuscaciones de algunos de los consejeros delegados que comparecieron ante el Congreso hicieron poco bien a su propia causa. La comparecencia señaló la necesidad de que las propias empresas hagan un mejor trabajo para presentar su propio caso al público, al tiempo que prestan más atención a la regulación de sí mismas.

En 2022, una administración demócrata ha designado a personas clave para abordar los problemas de regulación de las grandes empresas tecnológicas, pero no está claro qué medidas se tomarán, si es que se toman, dadas las distracciones de la pandemia del COVID-19, la guerra en Ucrania y una ola de inflación.

Fue difícil recordar la semana pasada, mientras el CEO de Google, Sundar Pichai, respondía a las repetidas acusaciones de una Subcomisión Antimonopolio del Congreso sobre una conducta dudosa, que Google una vez abrazó con orgullo un código de conducta en el que «No seas malvado» y «actuar con honor» estaban al frente. Alrededor de abril de 2018, el código de conducta de Google se modificó para reflejar un compromiso más vago de «hacer lo correcto» mientras se limitan a «medirse con los más altos estándares posibles de conducta empresarial ética», es decir, en efecto, el negocio como siempre.

La semana pasada, el Subcomité Antimonopolio había convocado a los principales ejecutivos de Amazon, Apple, Facebook y Alphabet (Google) para interrogarlos sobre cómo sus empresas mantienen, mejoran o abusan de su poder cuasi monopolístico. En la sesión de seis horas, los miembros interrogaron a los consejeros delegados sobre un supuesto paso en falso tras otro, a menudo sin esperar una respuesta a sus demandas de respuestas sí/no. Además del tema anunciado de las violaciones antimonopolio, los miembros también se desviaron hacia otras cuestiones de abuso de la privacidad, sesgo político y teorías de conspiración.

Una llamada de atención para las Cuatro Grandes

La sesión debería ser una llamada de atención para los directores generales de las empresas que durante mucho tiempo se han bañado en el resplandor positivo de la amplia gama de beneficios que han proporcionado a los usuarios y clientes y las capitalizaciones de mercado sin precedentes que Wall Street les ha otorgado. En años anteriores, también se habían beneficiado de la noción de que las empresas de Silicon Valley eran de alguna manera diferentes de las grandes empresas, con su estilo de vida californiano y sus beneficios para el personal, como comida y juegos gratuitos. Sin embargo, las cuatro empresas son ahora más grandes que las grandes. Junto con Microsoft, están valoradas en más de 6 billones de dólares, lo que equivale a más de una cuarta parte de toda la economía estadounidense, mucho más que los gigantes industriales del siglo XX.

Lo sorprendente fue la animosidad unánime hacia los cuatro (en el contexto del capitalismo de vigilancia o digital). Tanto demócratas como republicanos argumentaron sin descanso que los cuatro -Amazon, Apple, Facebook y Google- estaban haciendo cosas malas. La audiencia demostró que estas empresas se enfrentan ahora a un brutal escrutinio político.

Preparación divergente

La preparación de los legisladores también fue sorprendente. Los miembros habían hecho sus deberes y estaban comprometidos en un conjunto coordinado de ataques, sin restricciones. Cada miembro había seleccionado un área concreta para sondear y estaba preparado con ejemplos detallados, con una pregunta tras otra, y a menudo no se quedaba en una respuesta detallada, interrumpiendo la explicación del director general con una afirmación: «Lo tomaré como un sí, y tenemos que seguir adelante».

En comparación, los directores generales parecían no estar preparados para el veneno. Se presentaron como incapaces de recordar algunos de los casos más famosos (por ejemplo, Jeff Bezos sobre la implicación de Amazon con los pañales). Dijeron que no podían recordar ni siquiera los artículos recientes del Wall Street Journal sobre sus supuestas irregularidades. Prometieron «volver a la comisión». Tácticamente, parecía que contaban con los grupos de presión y el Senado para bloquear cualquier cambio.

Sin duda, los titanes de la tecnología querían evitar parecer polémicos. Aunque en realidad nunca admitió haber actuado mal, Jeff Bezos, de Amazon, dijo que no podía garantizar que nunca hubiera ocurrido nada malo y aseguró al comité que lo estaba investigando (en el contexto del capitalismo de vigilancia o digital). Fingiendo ignorancia, los consejeros delegados al menos pospusieron el día del juicio final.

Los directores generales también trataron de salir del paso con los subterfugios habituales, como «usted tiene el control de sus datos», «tiene muchas opciones», «no somos realmente tan grandes», «proporcionamos información relevante» y «somos apolíticos», incluso mientras los miembros seguían haciendo agujeros en estas medias verdades.

Tal vez los directores generales no esperaban la preparación o la virulencia de los ataques. Podrían haberse dejado llevar por la tranquilidad de los extraordinarios beneficios financieros que iban a anunciar al día siguiente. Estos beneficios extraordinarios y las capitalizaciones bursátiles sin precedentes reflejan el hecho de que las tecnologías digitales han permitido a los trabajadores hacer su trabajo desde casa, a los estudiantes continuar sus clases mientras las escuelas están cerradas y a las personas mantenerse en contacto con sus seres queridos y entretenerse mientras se refugian en el lugar. Las empresas tecnológicas han obtenido enormes beneficios de este cambio. En esencia, a través de la gestión ágil y los efectos de red, estas empresas proporcionan de forma fiable beneficios a los clientes y los clientes aman los beneficios que reciben (en el contexto del capitalismo de vigilancia o digital). Bezos señaló que la confianza en Amazon ronda el 80%, mientras que se abstuvo de mencionar que la confianza en el Congreso es inferior al 20%.

El fracaso de un caso antimonopolio

A pesar de su preparación, los legisladores no lograron abordar la cuestión antimonopolio. La ley antimonopolio se basa actualmente en el daño a los clientes. Pocos, si es que alguno, de los muchos ejemplos mostraban el daño a los clientes. Casi todos se referían a daños a otras empresas y posibles competidores. Por lo tanto, desde un punto de vista estrictamente jurídico, nunca se ha demostrado que la ley antimonopolio vigente haya sido perjudicial.

Los miembros demócratas citaron un ejemplo tras otro en el que se perjudicaba a otras empresas, incluidas las que habían firmado en la plataforma de Amazon como posibles socios. Implícitamente, los legisladores estaban haciendo un argumento para cambiar la ley antimonopolio.

Un cambio en la ley antimonopolio

Sin embargo, será difícil encontrar una definición de «competencia desleal», dado que el motor mismo del capitalismo es la competencia. Lo que se necesita, según el columnista Steven Pearlstein, es una importante revisión de los estatutos antimonopolio de la era industrial. Esto se debe a que las doctrinas antimonopolio actuales son demasiado limitadas para proteger adecuadamente la competencia o detener las conductas anticompetitivas. Se necesita una reescritura para evitar «la consolidación excesiva en prácticamente todos los sectores de la economía, en ningún lugar más que en la tecnología…».

Según Bill Baer, que dirigió la división antimonopolio del Departamento de Justicia durante el gobierno de Obama, «pasamos de una cultura antimonopolio [en los años 70] en la que ‘el gobierno siempre gana’ a otra en la que los encargados de hacer cumplir la ley casi siempre pierden, o en la que el miedo a perder hace que el gobierno no actúe en absoluto».

Pearlstein aboga por una ley antimonopolio del siglo XXI que «proteja y mejore la competencia no sólo porque baja los precios, aumenta las posibilidades de elección y mejora la calidad para los consumidores, sino también porque estimula la innovación, reduce la desigualdad de ingresos y reduce la concentración de poder económico y político.»

«No sería la primera vez», escribe Pearlstein, «que el Congreso tiene que intervenir para revivir y actualizar la ley antimonopolio: ocurrió en 1914, 1936, 1950 y 1976.»

El problema de las grandes tecnologías

Existe, por tanto, un creciente consenso político y analítico de que estas empresas presentan un problema de fondo. Crecieron mucho gracias a la gestión digital y a los efectos de red que acabaron confiriendo enormes beneficios a los clientes y a las propias empresas. Ahora son monopolios de facto y, como todos los monopolios, han empezado a hacer cosas cuestionables.

El mal hacer ha tomado una forma agravada, dado que estas empresas han llegado a ser tan dominantes que se han convertido de hecho en servicios públicos. Hay algunos comportamientos que serían aceptables si fueran sólo un camino entre muchos, pero no son aceptables cuando se han convertido de hecho en la principal vía pública.

Las opciones de las grandes tecnológicas

Las grandes tecnológicas tienen dos opciones principales. Pueden seguir actuando como si no pasara nada y esperar que la acción del gobierno tarde en hacerse realidad. O pueden tomar medidas proactivas para reconocer la legitimidad de los problemas y regularse a sí mismas con el compromiso de volver a «actuar con honor» y «no hacer el mal». Este último curso de acción será más inteligente y menos doloroso.

Ya hemos visto esta película antes. En 2001, un caso de derecho antimonopolio estadounidense acusó a Microsoft de mantener ilegalmente su posición de monopolio en el mercado de los ordenadores personales. El caso se resolvió finalmente, pero el resultado fue casi el mismo que si Microsoft hubiera perdido. Los abogados empezaron a aparecer en todas las reuniones internas de Microsoft, planteando dudas sobre cómo se vería cualquier declaración o decisión en una audiencia antimonopolio. Microsoft tardó más de una década en recuperar su espíritu empresarial.

Microsoft destacó por su ausencia en la audiencia del Congreso de 2020. Microsoft ha aprendido que moderar su propia conducta es preferible a intentar extraer la última gota de beneficio en un mundo en el que ya nadan en beneficios sin precedentes.

Google acertó la primera vez, cuando abrazó con orgullo un código de conducta en el que «no seas malvado» y «actúa con honor» estaban en primer plano. Las Cuatro Grandes han crecido a lo grande creando grandes lugares de trabajo que acabaron confiriendo beneficios a los clientes. Ahora tienen que elevar sus miras y dar un paso más: hacer lo correcto por la sociedad no abusando de su poder en el mercado.

La regulación está llegando: la única cuestión es si las cuatro grandes lo harán ellas mismas o si se lo harán a ellas.

Reflexiones

El futuro del capitalismo es inherentemente incierto, impredecible y complejo. Además, el propio capitalismo está inmerso en sistemas aún más amplios, afectados por acontecimientos que incluyen la guerra en curso en Europa, una pandemia de COVID-19 que sigue haciendo estragos, el aumento de la inflación y la desaceleración económica, la politización extrema en medio de las luchas entre la democracia y la autocracia, los giros inciertos en la política mundial y los riesgos de un cambio climático importante. En medio de tales incertidumbres, lo mejor que podemos hacer es reunir y evaluar información, explorar hipótesis y evaluar probabilidades.

Revisor de hechos: Warthon

La invasión rusa de Ucrania

La invasión rusa de Ucrania ha transformado bruscamente el mundo. Millones de personas ya han huido. Un nuevo Telón de Acero se está imponiendo. Una guerra económica se profundiza, mientras el conflicto militar se intensifica, las víctimas civiles aumentan y las pruebas de horribles crímenes de guerra se acumulan. Nuestro trabajo en ayudar a descifrar un panorama que cambia rápidamente, sobre todo cuando se trata de una creciente crisis de refugiados y el riesgo de una escalada impensable.

En el contexto de la Guerra de Ucrania, puede interesar a los lectores la consulta de la Enciclopedia de Rusia y nuestro contenido sobre la historia de Ucrania, que proporciona un análisis exhaustivo del pueblo, la política, la economía, la religión, la seguridad nacional, las relaciones internacionales y los sistemas y cuestiones sociales de Rusia y Ucrania. Estos recursos están diseñados para complementar el estudio de la política comparada, la historia mundial, la geografía, la literatura, las artes y la cultura y las culturas del mundo. Los artículos abarcan desde los primeros inicios de la nación rusa hasta la Rusia actual, pasando por el ascenso y la caída de la Unión Soviética y la anexión de Crimea.

Respecto a la Revolución rusa, se examinan los antecedentes y el progreso de la Revolución. Empezando por los movimientos radicales de mediados del siglo XIX, la Enciclopedia abarca el desarrollo del movimiento revolucionario creado por la intelectualidad; la condición de los campesinos, la de la clase obrera y la del ejército; el papel de la policía secreta zarista; los "agentes provocadores"; la propia clandestinidad de los revolucionarios. Se dedica una sección importante a la aparición de movimientos de liberación entre las minorías nacionales de las zonas fronterizas. La Enciclopedia también considera la formación de las instituciones soviéticas y la aparición de la cultura revolucionaria mucho antes de 1917, así como la política y estrategia de seguridad rusa, y sus relaciones con la OTAN y occidente.

Entradas relacionadas por sus etiquetas



2 comentarios en «Capitalismo Digital»

  1. En respuesta al teario que presenta a Agile como un cambio de paradigma en la gestión, usted defiende claramente el asombroso progreso que ha logrado la disciplina Agile, pero también claramente que las empresas ganadoras deben ser reguladas. Entonces, ¿es Agile la encarnación del diablo, o es nuestro salvador? Por favor, aclare en qué lado de la valla se sienta usted. Seamos claros. No estoy sugiriendo que las empresas ágiles sean salvadoras o diabólicas. Todavía no he visto una empresa que abogue por Agile que no tenga defectos: esos defectos deben verse como lo que son, y deben ser abordados. Si no se abordan, causarán graves problemas financieros, económicos o sociales. Algunos defectos deben ser abordados por las propias empresas y serán reforzados por el mercado. Otros pueden requerir la intervención del gobierno.

  2. La primera instantánea de esta sección es de 2018. Muestra cómo algunos defectos deben ser abordados por las propias empresas y reforzados por el mercado. Otros defectos pueden requerir la intervención del gobierno. La instantánea explica cuál es cuál, y ofrece seis lecciones que la sociedad debe aprender sobre la gestión de la economía digital. En 2018, la acción reguladora agresiva era todavía algo en el futuro.

Deja un comentario