Características del Multiculturalismo

El multiculturalismo suele desarrollarse según una de las dos teorías: la del «crisol» o la de la «ensaladera», como se puede ver en esta plataforma digital.

Construcción del Estado en África

El estudio de la política de construcción del Estado es complejo y en el estudio de la dinámica política en Somalia se confunde con la formación del Estado como proceso histórico de institucionalización de las relaciones de poder. De hecho, los esfuerzos de construcción del Estado en sí mismos, ya sean nacionales o con apoyo internacional, son fundamentales para configurar la forma de las instituciones gubernamentales. Identificar las sucesivas fases de construcción del Estado y su impacto en los marcos institucionales locales nos permite poner de relieve que los retos actuales pueden no ser en realidad ni nuevos ni particulares. Por el contrario, los esfuerzos de construcción del Estado se sitúan históricamente, cambian en parte con las preocupaciones globales y la dinámica local, y tienen consecuencias a corto y largo plazo.

Pluralismo Ideológico

El pluralismo, en su sentido más amplio, es una creencia o compromiso con la diversidad o multiplicidad, la existencia de muchas cosas. Como término descriptivo, el pluralismo puede denotar la existencia de competencia partidista (pluralismo político), una multiplicidad de valores éticos (pluralismo moral o de valores), una variedad de creencias culturales (pluralismo cultural), etc. Como término normativo, sugiere que la diversidad es saludable y deseable, normalmente porque salvaguarda la libertad individual y promueve el debate, la argumentación y el entendimiento. En términos más estrictos, el pluralismo es una teoría de la distribución del poder político. La doctrina del «pluralismo ideológico» se gestó paulatinamente. En mayo de 1971, el presidente Salvador Allende señaló en su Mensaje sobre el Estado de la Nación, al referirse a la colaboración con los países del Pacto Andino, que la diversidad de sistemas económicos y políticos no ha sido obstáculo a la unidad de acción y de propósitos en materias específicas de la integración económica», y añadió: «Debe resaltarse el completo respeto a la diversidad ideológica de los distintos países miembros, lo que no ha impedido la penamente colaboración dentro del área andina.

Escepticismo Ecológico

Este texto se ocupa del escepticismo ecológico (o escepticismo ambiental) y la resistencia a la acción significativa sobre el cambio climático por las élites. Este texto examina las distintas respuestas de las empresas y las élites al cambio climático. En particular, se observan las tensiones dentro de las redes de élites mundiales entre quienes adoptan una respuesta proactiva a los problemas climáticos y han pretendido ejercer un liderazgo sobre el clima configurando (podría decirse que dominando) el discurso político y público sobre esta cuestión, y el movimiento defensivo del contrarianismo y la negación del cambio climático. Estas dos tendencias han dado lugar a diferentes tipos de grupos de presión, relaciones públicas y respuestas empresariales a las cuestiones climáticas. En este texto se examina cómo las facciones enfrentadas de las élites empresariales y políticas han organizado, construido y comunicado las cuestiones climáticas. Se analiza específicamente el papel de los grupos de élite de planificación política, los grupos de reflexión y otras organizaciones de presión que han desempeñado un papel importante en la comunicación del cambio climático y en la frustración práctica del progreso. Adoptando un enfoque que reconoce el papel crucial de las ideas y la comunicación en las relaciones de poder, este texto fundamenta el análisis en la comprensión de que las ideas deben llevarse a la práctica para ser eficaces (poderosas), y por tanto aborda el papel de agentes clave como los grupos de reflexión en la mediación entre los intereses sociales, el ámbito de las ideas y los resultados políticos concretos. El análisis sugiere la centralidad de la comunicación en la forma en que se construye y se impugna el entorno. Se considera la comunicación en un contexto más amplio que el de los medios de comunicación e Internet. Se revisa la bibliografía existente sobre la mediación de los temas climáticos y argumenta que la comprensión de la dinámica de la comunicación sobre el cambio climático no sólo requiere un examen crítico de las fuentes en las que se basan los medios de comunicación para informar, sino también un análisis de la comunicación del clima fuera de los medios de comunicación. Observamos tensiones dentro de las redes de la élite mundial entre los que han pretendido ejercer el liderazgo sobre el clima dando forma y posiblemente dominando la política y el discurso público y el movimiento defensivo del contrarianismo del cambio climático. Estas dos tendencias han dado lugar a diferentes tipos de grupos de presión, relaciones públicas y organizaciones de planificación de las élites, así como a una cierta «agitación» en las respuestas empresariales a las cuestiones climáticas.

Pensamiento Fronterizo

Este texto explica en que consiste el pensamiento fronterizo y analiza el pensamiento de Mignolo sobre la descolonialidad y el pensamiento fronterizo. Walter D. Mignolo, en un capítulo de su obra «Historias locales/Diseños globales: Colonialidad, saberes subalternos y pensamiento fronterizo», explora las respuestas teóricas y las salidas del sistema mundial moderno. La primera parte examina el concepto de «colonialidad del poder» de Aníbal Quijano y la «transmodernidad» de Enrique Dussel como respuestas a los diseños globales de las historias y legados coloniales en América Latina. Su libro «Historias locales/Diseños globales: Colonialidad, saberes subalternos y pensamiento fronterizo» es un extenso argumento sobre la «colonialidad» del poder. En un mundo cada vez más pequeño en el que las dicotomías tajantes, como Oriente/Occidente y países en desarrollo/desarrollados, se desdibujan y cambian, este libro señala la inadecuación de las prácticas actuales en las ciencias sociales y los estudios de área. Explora la noción crucial de «diferencia colonial» en el estudio del mundo colonial moderno y rastrea la aparición de un cambio epistémico, que el libro denomina «pensamiento fronterizo». Además, el libro amplía los horizontes de los debates que ya están en marcha en los estudios poscoloniales de Asia y África al detenerse en la genealogía de los pensamientos de Sudamérica/Centroamérica, el Caribe y los latinos en Estados Unidos. Los jóvenes migrantes latinos experimentan la pertenencia a través de las fronteras también. Mientras los discursos nacionalistas antiinmigrantes se intensifican en todo el mundo, otro libro también titulado «Border Thinking» (Pensamiento Fronterizo) ofrece una visión crítica de cómo los jóvenes de la diáspora latina experimentan la pertenencia, dan sentido al racismo y anhelan el cambio.

Características del Anarquismo

En la ideología de los anarquistas está implícita la inevitabilidad del compromiso, un aspecto ordinario de la política que los anarquistas han encontrado difícil, precisamente porque su ideología excluye las vías habituales de influencia política. Hubo un período, hace un siglo, en el que una minoría de anarquistas, como las minorías posteriores de una docena de otros movimientos políticos, creía que el asesinato de monarcas, príncipes y presidentes aceleraría la revolución popular. Es triste decir que las víctimas más merecedoras, Mussolini, Franco, Hitler o Stalin, estaban bien protegidas, y en términos de cambiar el curso de la historia y librar al mundo de sus tiranos los anarquistas no tuvieron más éxito que la mayoría de los asesinos políticos posteriores. Pero su legado ha sido el estereotipo caricaturesco del anarquista como el portador encapuchado y barbudo de una bomba esférica con una mecha humeante, y esto ha supuesto, en consecuencia, un obstáculo más para la discusión seria de los planteamientos anarquistas. Mientras tanto, el terrorismo político moderno a escala indiscriminada es monopolio de los gobiernos y se dirige a la población civil, o es el arma que todos asociamos con el separatismo religioso o nacionalista, ambos muy alejados de las aspiraciones de los anarquistas.

Revoluciones Políticas

Para comprender mejor el carácter de lo que se ha dado en llamar la primera revolución del siglo XX, es indispensable analizar algunas de las características centrales del antiguo régimen. México logró su independencia de España en 1821, tras una década de guerra civil y sin contar con una élite política preparada y unida. A partir de esa fecha y por medio siglo se enfrentarían constantemente dos facciones, los liberales y los conservadores; los primeros dirigidos generalmente por miembros de los pequeños sectores medios, muchos de los profesionales de carrera, y los segundos por algunos elementos del grupo criollo acomodado y respaldado por la Iglesia. Los liberales tenían un proyecto. nacional modelado a imagen de los Estados Unidos y las naciones más avanzadas de Europa. Los conservadores, en tanto, deseaban la preservación de las formas políticas y económicas imperantes durante la Colonia y por ello veían en la monarquía el mejor sistema de gobierno. A esta lucha, que asumió las características de una guerra c vil, se debe añadir la guerra con los Estados Unidos, en virtud de la cual México perdió la mitad de su territorio, así como la invasión francesa que, apoyándose en el partido conservador, intentó crear una monarquía en México ligada a Francia y comprometida con la lucha contra la expansión de la influencia norteamericana en América Latina. En otro lado (cuando se estudia las características de una Revolución, lo que son y lo que no) se ilustra en qué se diferencian las revoluciones de otros tipos de desórdenes y cambios sociales. Las revueltas campesinas, las revueltas del grano, las huelgas, los movimientos sociales, los golpes de estado y las guerras civiles pueden surgir en el curso de las revoluciones y son elementos constitutivos importantes de las luchas revolucionarias. Las revoluciones se distinguen de éstas porque combinan todos los elementos del derrocamiento forzoso del gobierno, la movilización de masas, la búsqueda de una visión de la justicia social y la creación de nuevas instituciones políticas.

Postmaterialismo

Este texto se ocupa del Postmaterialismo. El postmaterialismo es una teoría que explica la naturaleza de las preocupaciones políticas y los valores en términos de niveles de desarrollo económico. Se basa libremente en la «jerarquía de necesidades» de Abraham Maslow (1908–70), que sitúa la autoestima y la autorrealización por encima de las necesidades materiales o económicas. El postmaterialismo asume que las condiciones de escasez material generan valores egoístas y adquisitivos, lo que significa que la política está dominada por cuestiones económicas (quién obtiene qué). Sin embargo, en condiciones de prosperidad generalizada, los individuos tienden a manifestar más interés por las cuestiones ‘postmateriales’ o ‘de calidad de vida’. Estos temas suelen estar relacionados con la moral, la justicia política y la realización personal, e incluyen la igualdad de género, la paz mundial, la armonía racial, la ecología y los derechos de los animales. El nuevo materialismo, que replantea las nociones recibidas de la materia como una sustancia uniforme e inerte o como un hecho socialmente construido, pone en primer plano nuevos relatos sobre su empuje agéntico, su naturaleza procesal, su ímpetu formativo y su capacidad de autoorganización, por lo que la materia, como fuerza activa, no sólo es esculpida por los mundos sociales y la expresión, la vida y la experiencia humanas, sino que también es coproductora de ellos. Tratando de superar el impasse constructivista-esencialista, el nuevo materialismo asume una posición teórica que considera insostenibles las posiciones polarizadas de un constructivismo posmodernista y un materialismo científico positivista; en su lugar, se esfuerza por dar cuenta, en el lenguaje baradiano, de las «intraacciones» co-constitutivas entre el significado y la materia, que no dejan intactas ni la materialidad ni la idealidad.

Pensamiento Político Ilustrado

Este texto se ocupa del pensamiento político ilustrado, también llamado pensamiento ilustrado, o política ilustrada, incluyendo la cuestión del contrato social. y a Voltaire, dentro del contexto del pensamiento político y económico de la ilustración. Desde fines de los años 90 se han renovado las críticas, algunas nuevas y otras que suponen variaciones sobre temas más antiguos. Los conservadores deploran el utopismo o reformismo demasiado confiado de la Ilustración, los comunitaristas su individualismo, los multiculturalistas su universalismo, las feministas su patriarcalismo, los foucaultianos y los teóricos críticos su legado de tecnologías de control y manipulación social, los teóricos poscoloniales su respaldo al eurocentrismo y al imperialismo, y los posmodernos su ferviente abrazo al fundacionalismo. Sin embargo, para los verdaderos estudiosos del período, parece que el propio concepto de «la Ilustración», y especialmente la noción de un «proyecto de la Ilustración» unitario, a menudo han sido construidos por los críticos y tienen poca relación con lo que se encuentra en los textos del período. Ciertamente, las teorías morales y políticas de la Ilustración son mucho más complejas y diversas de lo que implican las críticas, y figuras clave como Montesquieu, Rousseau y Hume apenas encajan en estereotipos como el «racionalismo» o la despreocupación por la historia y el contexto. No obstante, cada época reescribe la historia desde su propia perspectiva, incluida la historia del pensamiento político, y nuevas cuestiones han provocado y seguirán provocando nuevas investigaciones sobre lo que sin duda seguirá siendo denominado por muchos, aunque a veces de forma oscura, como la Ilustración. Una característica notable de la filosofía política anglófona reciente ha sido el relativo declive de la estatura concedida a Locke, por dos razones no relacionadas, y que se explican en el texto.
Se han explorado en artículos facetas más específicas del amplio pensamiento político de Hume, incluyendo su constitucionalismo, su crítica al contractualismo, su explicación del equilibrio de poder en relación con la política exterior británica, y su versión de una doctrina de «derecho prescriptivo» -una idea más a menudo asociada con Burke- como base de la legitimidad del régimen.

Historia del Pensamiento Político

Historia del Pensamiento Político En inglés: History of Political Thought. Véase también sobre el pensamiento político en el siglo XX y, en general, acerca de la teoría política histórica. Nota: «Cambridge Texts in the History of Political Thought» está firmemente establecida, según la editorial, como la principal serie de textos de teoría política para estudiantes. … Leer más

Ideología

Ideología: Introducción al Concepto Jurídico De acuerdo con Eduardo Jorge Arnoletto: Quizás sea este el concepto político que registra mayor frecuencia de uso y al mismo tiempo mayor diversidad de significados. Los primeros estudios sociológicos de la ideología fueron elaborados por Karl […]

Igualitarismo

En este texto y en otros de esta plataforma se examina como tanto a la psicología como a la sociología les resulta difícil sustraerse al contexto de desigualdad, por lo que no ofrecen más que una conceptualización determinista de las diferencias intelectuales entre individuos y grupos. En oposición al estudio de la inteligencia en las disciplinas sociológicas y psicológicas, el filósofo francés Jacques Rancière presenta la idea de la «igualdad de la inteligencia», como se describe más ampliamente en otro texto, sacando el concepto de inteligencia de su contexto de desigualdad. En efecto, es posible proponer una inteligencia que no se base en la desigualdad: sin embargo, separar la inteligencia del orden social, donde se define y mide, es imposible, ya que la relación con el orden social es la propia singularidad del concepto. Por otra parte, ha habido muchas defensas de la desigualdad, varias de las cuales están arraigadas en puntos de vista morales o religiosos (como en el hinduismo) o en puntos de vista peculiares de la naturaleza humana (como en las enseñanzas de Aristóteles).

Anarquismo

Definición de Anarquismo Decía Guillermo Díaz en su Diccionario Político que Anarquismo es: Es la doctrina del liberalismo económico y político llevada a las últimas consecuencias negando el principio de autoridad y dejando que los individuos y las fuerzas sociales se desenvuelvan sin […]

Democracia Social

La socialdemocracia es una postura ideológica que apoya un amplio equilibrio entre el capitalismo de mercado, por un lado, y la intervención del Estado, por otro. Al estar basada en un compromiso entre el mercado y el Estado, la socialdemocracia carece de una teoría subyacente sistemática y es, posiblemente, inherentemente vaga. No obstante, se asocia con los siguientes puntos de vista (1) el capitalismo es el único medio fiable de generar riqueza, pero es un medio moralmente defectuoso de distribuir la riqueza debido a su tendencia a la pobreza y la desigualdad; (2) los defectos del sistema capitalista pueden rectificarse mediante la intervención económica y social, siendo el Estado el guardián del interés público; (3) el cambio social puede y debe producirse de forma pacífica y constitucional.

Conciencia Política

Este texto se ocupa de la Conciencia Política, como el resultado del procesamiento de información de segundo orden (o sea, que resume y sintetiza información de primer orden) para armar una visión de conjunto de la situación global. La conciencia política, según lo entienden algunos autores, consiste más bien en ser consciente del contexto en el que existen los individuos y las organizaciones, así como en ser consciente de los posibles acontecimientos e influencias que pueden tener un impacto futuro, a menudo de forma inesperada. La política es un concepto que ha estado desde antiguo con el ser humano. El filósofo griego Aristóteles (384-322 a.C.) afirmó que forma parte de la naturaleza del hombre vivir en comunidad (polis); es un «ser político». A partir de ahí, la política puede describirse como una acción específica de individuos o grupos (partidos) que tiene que ver de muchas formas con la convivencia de las personas en una comunidad. El objetivo primordial de la política debe ser que esta convivencia sea pacífica y que no haya ley de la selva. Por ello, la política debe desarrollar (y adaptar constantemente) reglas de convivencia que todos deben cumplir (constitución, leyes). La política tiene que ocuparse de los diferentes intereses de las personas de una comunidad, debe dejarlos claros, pero al mismo tiempo también debe garantizar que la aplicación de los intereses no sea violenta y no ponga en peligro la paz interna de la comunidad.

Fascismo

Fascismo en 1948 Decía Guillermo Díaz en su Diccionario Político que Fascismo es: Nombre que se dio en Italia al movimiento nacionalista reaccionario encabezado por Mussolini en 1919. Por extensión se ha llamado fascismo a la subversión antidemocrática que ha echado brotes en algunos Estados […]

Ideología Verde

El término «verde» se utilizó por primera vez en relación con la política orientada al medio ambiente cuando se empleó para describir los movimientos de conservación y preservación que habían surgido a finales del siglo XIX en Estados Unidos. Sin embargo, el término se hizo más prominente a partir de la década de 1970, primero por su uso por parte de organizaciones ecologistas como Greenpeace, creada en 1971, pero sobre todo por la tendencia de muchos partidos ecologistas emergentes a denominarse «partidos verdes». El término se adoptó de forma más amplia, utilizándose para referirse, entre otras cosas, a la filosofía verde, la política verde y la ideología verde (a veces llamada «ecologismo», «ecología política» o «verdeísmo»). La ideología verde se basa en la creencia de que la naturaleza es un todo interconectado, que abarca a los seres humanos y no humanos, así como al mundo inanimado. La ideología verde se ha inspirado en otras ideologías, sobre todo en el socialismo, el anarquismo y el feminismo, reconociendo así que la relación entre el hombre y la naturaleza tiene una importante dimensión social. Cada uno de estos enfoques del medio ambiente ofrece un modelo diferente de la sociedad ecológicamente viable del futuro. Este texto identifica varios compromisos clave de la ideología verde: la reestructuración ecológica, la democratización radical, el derecho ecológico y la no violencia como principio de acción. También se examina si estos principios centrales limitan efectivamente las posibles desconfiguraciones de otros principios adyacentes. ¿Es la ideología verde una ideología «delgada» que está abierta a la cooptación por parte de rivales más desarrollados, o se sitúa en un territorio conceptual más distintivo, poniendo límites firmes a tales apropiaciones ideológicas? Además, se evalúa algunos de los desafíos que han surgido en los últimos años por parte del «ecologismo escéptico» y el «posecologismo», cuyos defensores afirman simpatizar con los objetivos generales del movimiento ecologista.

Pensamiento Político

Este texto se ocupa de varios aspectos del pensamiento político, incluido su vertiente teórica. Por ejemplo, ¿qué paradigmas interpretativos rigurosos son los más útiles para avanzar en nuestra comprensión de la naturaleza y el potencial del pensamiento político? Reconstruye las prácticas de pensamiento existentes, pero desde una perspectiva necesariamente relativa; y en su modo crítico nos ofrece herramientas para apreciar no lo que debería ser, sino lo que puede ser, en el ámbito de la práctica política. Algunas ideologías son utopías, pero entonces son consciente y deliberadamente utópicas. Otras son conjuntos concretos de soluciones, algunas de las cuales son atractivas, sagaces o prudentes, y otras pueden ser chocantes y despiadadas en su conceptualización y desviarse de cualquier límite aceptado de decencia. Muchas ideologías son aproximaciones más modestas y menos precisas de lo que aspiran los filósofos políticos. Las ideologías políticas son, en efecto, más propensas que las filosofías políticas a abstraerse de las limitaciones lógicas que de las contextuales. Su estudio nos dice menos que el estudio de las filosofías políticas cuando se trata de las complejidades que implica poner a prueba el pensamiento político hasta sus límites. Pero nos dice mucho más sobre los campos de pensamiento político disponibles para una sociedad, e ilumina ese pensamiento mediante la exploración de las limitaciones y opciones que hacen de cada ideología una configuración distinta moldeada por el tiempo, el espacio y la cultura.

Ideología Liberal

Ideología Liberal Ideología Liberal en la Teoría Política ¿Filosofía Liberal o Ideología Liberal? El paralelo a los recelos filosóficos sobre las ideologías, y su estudio, es un intento continuo de los estudiosos de la ideología de reducir la filosofía política occidental, especialmente en las últimas décadas, a la única dimensión ideológica del liberalismo. Los analistas … Leer más

Características de la Filosofía Política

Este texto se ocupa de las características de la filosofía política. Una de ellas es la abstracción de su generalidad. Rawls ha sostenido que la abstracción es una forma de continuar el debate público cuando se han roto los entendimientos compartidos de las generalidades menores. Cuanto más profundo sea el conflicto, ha argumentado, mayor será el nivel de abstracción necesario para obtener una visión clara de las raíces del conflicto. La abstracción puede ser conceptualmente más difícil de comprender, pero también es un útil dispositivo de modelización que ofrece simplificación, expone los problemas de forma descarnada y concisa y es susceptible de la universalización a la que aspiran tantos filósofos. Este tipo de enfoques constructivistas se corresponden con las teorías políticas, especialmente la teoría del contrato social, en la que el Estado es un edificio artificial y, por tanto, la moralidad, la legitimidad o la autoridad pueden someterse a experimentos de pensamiento. Por el contrario, filósofos sociales como Marx y Engels han criticado la filosofía abstracta. Contrastando su enfoque con el de la filosofía alemana, escribieron que no parten de lo que los hombres dicen, imaginan, conciben, «ni de los hombres tal como son narrados, pensados, imaginados, concebidos… Partimos de los hombres reales, activos, y sobre la base de sus procesos vitales reales demostramos el desarrollo de los reflejos y ecos ideológicos de este proceso vital.»

Ideología Política

Las ideologías pueden considerarse como un conjunto de recursos de los que se nutre una sociedad, un banco de ideas que se ha acumulado a lo largo del tiempo y que puede cobrarse en casi cualquier permutación, sujeto únicamente a las restricciones de la lógica (lo universal) y de lo culturalmente permisible (lo local, incluso cuando aparece bajo una apariencia universalista). Por supuesto, pueden añadirse y construirse nuevos activos, y algunos de los billetes y monedas más antiguos pueden ser retirados de la circulación. La continuidad no es ininterrumpida, y conjuntos de ideas totalmente diferentes pueden extraerse del mismo fondo y enfrentarse con inmensa hostilidad. Pero todo esto es el tejido mismo de la política, al igual que la filosofía política contribuye a suministrar el tejido mismo de los valores cualitativos y las justificaciones que una sociedad puede necesitar para su salud moral. Solemos encontrarnos con ideologías más o menos diferenciadas y preestructuradas, como el liberalismo, el conservadurismo, el socialismo, el feminismo o el fascismo. Esto se debe a que ciertos movimientos políticos o sistemas de creencias han generado un enorme apoyo de grupos sociales significativos que se han suscrito a una de las «grandes» familias ideológicas dominantes. Proporcionan a sus seguidores una identidad social y política y funcionan como uno de los principales factores para la realización de los objetivos políticos. Según Edmund Burke, un partido político es un grupo de hombres unidos para promover el bien común de acuerdo con un principio que comparten. Ese principio, o conjunto de principios, es la ideología política.

Igualitarismo Político

Este texto se ocupa del igualitarismo político. Hay dos respuestas destacadas en las teorías igualitarias modernas: igualdad de bienestar e igualdad de recursos. El igualitarismo del bienestar es popular entre aquellos que se sienten atraídos por la visión del utilitarismo de que el bienestar humano es, en última instancia, la característica moralmente más importante de una comunidad a la que el Estado debe prestar atención, pero que quieren trazar un camino para que el Estado persiga el bienestar no de una manera «agregada», sino de una manera más sensible a las particularidades de los individuos. Sin embargo, esta forma de formular una visión igualitaria plantea algunos problemas graves. Muchos igualitaristas hayan seguido a Ronald Dworkin en la defensa del «igualitarismo de los recursos», que haría que el Estado igualara los recursos (tal vez definidos según algo parecido a los bienes primarios de Rawls), no el bienestar. Pero Dworkin argumenta que es interesantemente difícil distribuir los recursos «equitativamente» de una manera que sea genuinamente justa. No es tan sencillo como dar la misma cantidad de recursos a cada persona y utilizar el Estado para supervisar las transferencias para garantizar que sigan siendo las mismas. En cambio, lo que Dworkin quiere defender es una forma de distribuir los recursos que, aunque no dé lugar a que todo el mundo tenga exactamente la misma cantidad, deje a cada persona satisfecha con su suerte y sea capaz de asumir la responsabilidad de cómo satisfacer sus gustos y asegurar su bienestar. Para aclarar su concepción de la igualdad, Dworkin propone un experimento mental similar al enfoque contractualista para definir la justicia.

Comunitarismo en Filosofía Política

Al igual que Platón, los comunitaristas creen que los seres humanos pueden alcanzar una vida buena sólo si viven dentro de una sociedad que funcione bien y que el gobierno debe ayudar a crear (aunque, como hemos señalado, los comunitaristas están, a diferencia de Platón, generalmente comprometidos con las formas democráticas de gobierno). Como su nombre indica, los comunitaristas se preocupan ante todo por la comunidad: Insisten en que cada uno de nosotros, como individuo, desarrolla una identidad, unos talentos y unos objetivos en la vida sólo en el contexto de una comunidad. La vida política, por tanto, debe comenzar con una preocupación por la comunidad (no por el individuo), ya que la comunidad es lo que determina y moldea la naturaleza de los individuos. El problema de la confianza de los liberales en la razón, dicen los comunitaristas, es que su concepción de la razón está desconectada de las tradiciones sociales, operando en el vacío (pensemos en el razonamiento de la posición original de Rawls) y, por lo tanto, desconectada de las preocupaciones reales, las suposiciones, los objetivos, las aspiraciones y los sistemas de creencias que tienen las personas reales, socialmente integradas.

Paternalismo Político

En este texto se examinan algunas de las cuestiones conceptuales que conlleva el análisis del paternalismo político y social y, a continuación, se analizan las cuestiones normativas relativas a la legitimidad del paternalismo por parte del Estado y de diversas instituciones civiles. Parece claro que la mentira interfiere en algo importante relacionado con las elecciones y acciones de la persona a la que se le miente y, al hacerlo, actúa prima facie de forma incorrecta. Sin embargo, para tener más claro qué es lo que disminuye, y qué no, con las mentiras paternalistas, es necesario seguir investigando para evaluar la legitimidad de dichas mentiras.

Igualdad Liberal

Aquí se ha tratado de subrayar la singularidad del concepto, es decir, en el hecho de que sirve tanto como principio político como en contextos extrapolíticos, y que busca basar la política en una forma de racionalidad que se apoya en una intuición de consistencia (relación de igualdad con los iguales). También se examina un tipo diferente de visión histórica de la igualdad (que aplicamos principalmente al período de formación de la modernidad): una visión que examina la historia de la igualdad a través de la pregunta de cómo surgieron nuevas formas de indignación por la falta de igualdad; es decir, cómo empezaron a percibirse las condiciones sociales como escasas de igualdad. Asimismo, tratamos de señalar el núcleo del debate contemporáneo sobre la naturaleza de la idea de una comunidad política de iguales, y destacar el cambio necesario para repensar la desigualdad como algo estructural: un cambio que a su vez requiere repensar diversos patrones de desigualdad estructural, como la explotación, y restablecer el principio de igualdad a partir del concepto de vulnerabilidad.

Igualdad Política

Este texto se ocupa de la Igualdad Política, en parte como las normas de distribución de los valores sociales. Aquí se analiza la potencia política del concepto de igualdad, señalando la exigencia de coherencia y racionalidad que lleva implícita. Dicha exigencia, argumentamos, se refiere a un orden de cosas que nunca es un dato ontológico, sino más bien el producto de algún interés humano, o como nos gusta decirlo, el producto de alguna visión igualitaria: una visión que implica una distinción entre ciertas diferencias entre las personas que se consideran legítimas e ingenuas y las que se consideran ilegítimas e incorrectas. Este texto también, significativamente, trata de rastrear el surgimiento de la visión igualitaria moderna, según la cual todos los seres humanos nacen iguales. Para ello, traza una trayectoria genealógica particular: los vínculos entre la igualdad, la idea de que el hombre ha sido creado a imagen de Dios y las transformaciones históricas con respecto a la relación con la muerte. Asimismo, se examina tres paradigmas de la igualdad que dominan el paisaje del pensamiento liberal anglosajón en la segunda mitad del siglo XX: El igualitarismo de la suerte, la escuela rawlsiana y la «igualdad de relaciones» o «igualdad democrática». Partiendo de la crítica del tercer paradigma a los dos anteriores, desarrollamos tres puntos que creemos que descubren mejor los puntos ciegos de los debates contemporáneos sobre el concepto. En primer lugar, tratamos de afinar la idea de las relaciones sociales desiguales mediante una definición más precisa de la desigualdad estructural. En segundo lugar, pasamos a analizar el concepto de explotación, que sirve de ejemplo para calificar una categoría concreta de desigualdad estructural. Por último, se argumenta que ir más allá de los límites de la imagen liberal predominante de la igualdad requiere ir más allá de la idea de inspiración kantiana del mismo valor moral de todos los seres humanos.

Pensamiento Polarizado

El extremismo, el pensamiento polarizado y el radicalismo se han extendido a la mayoría de la población en algunos lugares. Es un problema de salud pública, no de seguridad.

Tipos de Ideologías

Disponemos obviamente de muchos criterios para clasificar las ideologías democráticas; criterios que obligadamente implican algún punto de referencia….tomaremos como referencia ciertas ideas asociadas a la Gran Revolución. El estudio de la ideología política implica, por tanto, una reflexión sobre cuestiones relativas a la naturaleza, el papel y el significado de esta categoría de pensamiento, y sobre qué conjuntos de ideas y argumentos políticos deben clasificarse como ideologías.[rtbs name=»ideologias»]Por ejemplo, ¿es la ideología verdadera o falsa, liberadora u opresora, o inevitable o meramente transitoria? Del mismo modo, ¿son el nacionalismo y el multiculturalismo ideologías en el mismo sentido que el liberalismo y el socialismo? Por otra parte, estudiar las «ideologías» es preocuparse por analizar el contenido del pensamiento político, interesarse por las ideas, doctrinas y teorías que han sido propuestas por y dentro de las distintas tradiciones ideológicas. Por ejemplo, ¿qué puede decirnos el liberalismo sobre la libertad? ¿Por qué los socialistas han apoyado tradicionalmente la igualdad? ¿Cómo defienden los anarquistas la idea de una sociedad sin Estado? ¿Por qué los fascistas han considerado saludables la lucha y la guerra? Sin embargo, para examinar estas cuestiones de «contenido», es necesario considerar el «tipo» de pensamiento político del que nos ocupamos. Antes de discutir las ideas y doctrinas características de las llamadas ideologías, debemos reflexionar sobre por qué estos conjuntos de ideas han sido categorizados como ideologías.[rtbs name=»ideologias»]Y lo que es más importante, ¿qué nos dice esta categorización?

Tipos de Ideología Política

Este texto se ocupa de los tipos de ideología política. [rtbs name=»ideologias-politicas»] La ideología política ha sido un componente esencial de la historia mundial (o global) durante más de 200 años. La ideología surgió de las convulsiones -económicas, sociales y políticas- a través de las cuales tomó forma el mundo moderno, y ha estado íntimamente implicada en el proceso continuo de transformación social y desarrollo político. Aunque la ideología surgió primero en el Occidente industrializado, posteriormente ha aparecido en todo el mundo, creando un lenguaje mundial (o global) de discurso político. Sin embargo, la opinión está muy dividida sobre el papel que ha desempeñado la ideología en la historia de la humanidad. ¿Ha servido la ideología a la causa de la verdad, el progreso y la justicia, o ha generado visiones del mundo distorsionadas y cegadas, dando lugar a la intolerancia y la opresión? Este debate se ha desarrollado a menudo en términos negativos, destacando las críticas a la ideología, a menudo prediciendo su inminente desaparición. Sin embargo, lo que llama la atención es lo numerosos y variados que han sido los obituarios de la ideología política. [rtbs name=»ideologias-politicas»] Aquí se describen brevemente los principales tipos de ideología política.

Democracia Liberal

La democracia liberal es una forma de gobierno. Se trata de una democracia representativa en la que la capacidad de los representantes electos para ejercer el poder de decisión está sujeta al imperio de la ley y, por lo general, está moderada por una constitución que hace hincapié en la protección de los derechos y libertades de las personas, y que impone limitaciones a los dirigentes y a la medida en que la voluntad de la mayoría puede ejercerse contra los derechos de las minorías. Los derechos y libertades protegidos por las constituciones de las democracias liberales son variados, pero generalmente incluyen la mayoría de los siguientes: derechos al debido proceso, a la privacidad, a la propiedad y a la igualdad ante la ley, y a las libertades de expresión, reunión y religión. En las democracias liberales, estos derechos (también conocidos como «derechos liberales») pueden estar a veces garantizados constitucionalmente, o son creados de otro modo por la ley o la jurisprudencia, lo que a su vez puede facultar a diversas instituciones civiles para administrar o hacer cumplir estos derechos. Las democracias liberales también tienden a caracterizarse por la tolerancia y el pluralismo; se permite que coexistan y compitan por el poder político sobre una base democrática opiniones sociales y políticas muy diferentes, incluso las que se consideran extremas o marginales. Las democracias liberales celebran periódicamente elecciones en las que grupos con diferentes opiniones políticas tienen la oportunidad de alcanzar el poder político. En la práctica, estas elecciones son casi siempre ganadas por grupos que apoyan la democracia liberal, por lo que el sistema se perpetúa a sí mismo.
El término «liberal» en «democracia liberal» no implica que el gobierno de tal democracia deba seguir la ideología política del liberalismo. Es simplemente una referencia al hecho de que el marco inicial de la democracia liberal moderna fue creado durante el Siglo de las Luces por filósofos que abogaban por la libertad. Hicieron hincapié en el derecho de la persona a gozar de inmunidad frente al ejercicio arbitrario de la autoridad. En la actualidad, existen numerosas ideologías políticas diferentes que apoyan la democracia liberal. Algunos ejemplos son el conservadurismo, la democracia cristiana, la socialdemocracia y algunas formas de socialismo. [rtbs name=»socialismo»] [rtbs name=»revolucion-social»] Una democracia liberal puede adoptar la forma de una república constitucional o de una monarquía constitucional.

Extremismos Políticos

Desde los años 90, el campo de las relaciones internacionales ha experimentado una revolución en los estudios de los conflictos. Mientras que los enfoques anteriores trataban de identificar los atributos de los individuos, los Estados y los sistemas que producían el conflicto, se explica ahora la violencia, en muchas ocasiones, como el producto de la información privada con incentivos para falsear la información, los problemas de compromiso creíble y las indivisibilidades de las cuestiones. La guerra interestatal ya no se considera sui generis, sino una forma particular dentro de una teoría única e integrada del conflicto. Este texto se ocupa del extremismo político y el radicalismo, centrándose predominantemente en el extremismo y el radicalismo dentro de contextos democráticos (liberales), pero también yendo más allá al incluir estudios (particularmente históricos) de los principales regímenes y artículos extremistas del siglo XX y XXI.

Glosario de las Ideas Políticas

Glosario de las Ideas Políticas Absolutismo: Forma de gobierno en la que el poder político se concentra en manos de un solo individuo o de un pequeño grupo, en particular, una monarquía absoluta. Acción afirmativa: Políticas o programas destinados a beneficiar a los grupos minoritarios desfavorecidos (o, potencialmente, a las mujeres) ofreciéndoles una ayuda especial. … Leer más

Fin de la Ideología

El Fin de la Ideología Uno de los grandes intelectuales públicos de Estados Unidos, Daniel Bell, publicó un libro grande y gordo con un título grande y audaz: «El fin de la ideología: On the Exhaustion of Political Ideas in the Fifties» (El fin de la ideología: sobre el agotamiento de las ideas políticas en … Leer más

Generaciones Futuras

La idea de que las necesidades e intereses de las ‘generaciones futuras’, las que aún no han nacido, deben tenerse en cuenta en el razonamiento ético está profundamente arraigada en el pensamiento verde, porque el impacto ecológico de las acciones presentes puede no sentirse hasta dentro de décadas o incluso siglos. Lo que puede llamarse justicia intergeneracional puede considerarse un «deber natural», una extensión de la preocupación moral por nuestros hijos y, por extensión, por sus hijos, etc. La preocupación por las generaciones futuras también se ha vinculado a la idea de «administración ecológica». Se trata de la noción de que la generación actual no es más que el custodio de la riqueza que han generado las generaciones pasadas y, por tanto, está obligada a conservarla en beneficio de las generaciones futuras.

Movimiento de la Ecología Profunda

Movimiento de la Ecología Profunda En 1973, el filósofo y alpinista noruego Arne Naess (véase más detalles) introdujo la expresión «ecología profunda» en la literatura medioambiental. El ecologismo había surgido como movimiento político popular en la década de 1960 con la publicación del libro Primavera silenciosa de Rachel Carson. A los que ya participaban en … Leer más

Historia del Ecofascismo

La experiencia del «ala verde» del fascismo alemán es un recordatorio aleccionador de la volatilidad política de la ecología. Desde luego, no indica ninguna conexión inherente o inevitable entre las cuestiones ecológicas y la política de derechas; junto a la tradición reaccionaria aquí analizada, siempre ha habido una herencia igualmente vital de ecología libertaria de izquierdas, en Alemania como en otros lugares: Aunque la preocupación por los problemas que plantea el creciente dominio de la humanidad sobre la naturaleza ha sido compartida cada vez más por grupos de personas que abrazan una plétora de ideologías, la respuesta más consistente a favor del orden natural encontró su encarnación política en la derecha radical. Este es el hilo conductor que une las manifestaciones meramente conservadoras o incluso supuestamente apolíticas del ecologismo con la variedad directamente fascista. Este texto presenta una visión breve y necesariamente esquemática de los componentes ecológicos del nazismo, destacando tanto su papel central en la ideología nazi como su aplicación práctica durante el Tercer Reich. Un estudio preliminar de los precursores de los siglos XIX y XX del ecofascismo clásico debería servir para iluminar los fundamentos conceptuales comunes a todas las formas de ecología reaccionaria.

Naturaleza del Fascismo

Naturaleza del Fascismo Todos hemos oído hablar de los nazis, pero nuestra imagen suele ser la caricatura de un brutal soldado con paso de ganso que lleva un uniforme con una esvástica. La mayoría de la gente en Estados Unidos sabe que Estados Unidos y sus aliados lucharon en una guerra contra los nazis, pero … Leer más

Fundamentalistas Cristianos

Falwell, un ministro de éxito, fue quizás más conocido por su activismo político y la fundación en 1979 de la Mayoría Moral, que él caracterizaba como pro-familia y pro-estadounidense. La organización, que rápidamente llegó a tener varios millones de miembros, tuvo un papel importante en la elección del republicano Ronald Reagan como presidente en 1980; siguió siendo una fuerza en la política estadounidense durante la primera mitad de la década de 1980, pero se disolvió en 1989 después de que Falwell declarara que había cumplido su misión.

Ayatolá Jomeini

El Ayatolá Jomeini El Ayatolá Ruhollah Jomeini Su nombre completo fue Sayyid Ruhollah Musavi Jomeini (se puede repasar algunas de estas cuestiones en la presente plataforma online de ciencias sociales y humanidades). Fue el fundador de la República Islámica de Irán y su gobernante desde 1979 hasta 1989, así como un líder religioso y erudito … Leer más

Rudolf Bahro

Se muestra aquí que las acusaciones de tendencias ecofascistas en Bahro son infundadas y que sus ricas y provocativas ideas no merecen desprecio y rencor, sino una cuidadosa consideración y debate. En primer lugar, vamos a exponer algunos antecedentes de la incómoda relación entre Bahro y la izquierda. Para ello, presentaremos las críticas de Bahro al antifascismo de la izquierda, sus ideas sobre la relación entre los verdes y los marrones, y su propia propuesta sobre cómo hacer frente a la amenaza ecofascista. En segundo lugar, presentamos la reivindicación central de Bahro de la prioridad del factor subjetivo, su concepción de una transformación antropológica y espiritual (en la que muestra una fuerte afiliación con el pensamiento New-Age). En tercer lugar reflexionamos sobre el significado del antimodernismo radical de Bahro, que suponemos es la división fundamental entre Bahro y la izquierda. En cuarto lugar destacaremos la coherencia y credibilidad de su compromiso con el comunitarismo y resumiremos su visión integradora del movimiento cultural-revolucionario y su filosofía.[rtbs name=»filosofia»]En quinto y último lugar, abordaremos la acusación de que Bahro reclama medidas dictatoriales y presentaremos y explicaremos su crítica a la democracia parlamentaria, así como su visión de la necesidad de un liderazgo carismático.

Arne Naess

Naess se manifestó en sus escritos no sólo como un pensador profundo -y a veces como un escritor oscuro-, sino también como alguien amable, humilde y, sin embargo, travieso y juguetón. Nos dijo «que el frente es largo», lo que significa, según mi interpretación, que hay muchos caminos hacia una conciencia ecológica profunda; muchas batallas en las que los participantes pueden participar; y que debemos ser tolerantes y apoyar a todos los que están en el camino hacia una nueva conciencia de la Tierra, sin importar el campo particular de compromiso. También subrayó que, para los activistas medioambientales, los puntos de vista de los oponentes deben presentarse de forma honesta y no distorsionada. A través de muchas historias, supimos que Arne, además de filósofo, era también activista medioambiental, boxeador y escalaba montañas en Noruega y en todo el mundo. Pensaba y escribía en una cabaña de trabajo construida por él mismo en lo alto de una montaña noruega, donde las necesidades de la vida: agua, comida, cobijo, calor, aire limpio y quizás soledad -lo que él llamaba en su filosofía «necesidades vitales» del ser humano- se hacían mucho más evidentes. (Naess abogaba por disminuir el nivel de vida material en los países ricos). Había una gran mística en torno a él. Además, formaba parte de una privilegiada familia naviera noruega y, por tanto, había nacido con una cuchara de plata en la boca. Sin embargo, para Naess, había que cumplir lo que se decía, y opinaba que la gente corriente muestra un gran escepticismo hacia los valores declarados verbalmente que no se expresan en el estilo de vida del propagandista.

Ideología Nazi

Adolf Hitler y sus seguidores del Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores (NSDAP) expresaron un fuerte compromiso con los valores y las ideas. Bajo el liderazgo de Hitler, el NSDAP desarrolló su propia ideología que informaba sus métodos y objetivos. Llamaron a esta ideología Nacional Socialismo. Esta entrada o texto analiza la evolución de la ideología nazi. Aunque la ideología nazi estaba abierta a la interpretación y cambiaba con el tiempo, se mantenía firme en una serie de valores y creencias fundamentales. En este texto se describen los principios que fueron una característica constante de la ideología nazi.

Ideología Fascista

Durante aproximadamente tres cuartos de siglo, casi todo el debate académico sobre el fascismo de Mussolini1 ha tendido a imaginar que el movimiento que animaba, y el régimen al que daba forma, carecían por completo de una racionalidad razonada. Pronto se convirtió en un lugar común atribuir al fascismo una irracionalidad única, acompañada de un fácil recurso a la violencia. El fascismo, se ha argumentado, estaba lleno de emociones, pero totalmente vacío de contenido cognitivo. Se entiende que los fascistas renunciaron a todo discurso racional para «glorificar lo no racional». Su ideología, su movimiento, su revolución y su comportamiento se distinguían por la apelación a la violencia y la guerra.

Postcolonialismo

Este texto se ocupa del postcolonialismo. El poscolonialismo se originó como una tendencia en los estudios literarios y culturales que pretendía abordar las condiciones culturales características de las sociedades recién independizadas. Su propósito ha sido principalmente exponer y anular las dimensiones culturales y psicológicas de la dominación colonial, reconociendo que la subyugación interior puede persistir mucho tiempo después de que se hayan eliminado las estructuras políticas del colonialismo. Uno de los principales objetivos del poscolonialismo ha sido establecer la legitimidad de las ideas y tradiciones políticas no occidentales, y a veces antioccidentales.

Antipolítica

La antipolítica se refiere a un rechazo y/o alienación de los políticos y procesos políticos convencionales, especialmente de los partidos políticos convencionales y los mecanismos de representación establecidos. Una de las manifestaciones de la antipolítica es el declive del compromiso cívico, ya que los ciudadanos se alejan de la política y se refugian en la vida privada. Esto se refleja claramente en la caída de la participación electoral y en el descenso de los niveles de afiliación y activismo de los partidos.

Conflictos Multiculturales

Este texto se ocupa de los conflictos y tensiones multiculturales. El multiculturalismo (la creencia de que los diferentes grupos o subgrupos culturales tienen derecho al respeto, y al reconocimiento; un enfoque positivo de la diversidad cultural) es un tema político incendiario. Surgido en la década de 1960 como parte del auge de las políticas de identidad, el multiculturalismo (la creencia de que los diferentes grupos o subgrupos culturales tienen derecho al respeto, y al reconocimiento; un enfoque positivo de la diversidad cultural) llegó a considerarse, en la década de 1980, como el único medio fiable de contener las presiones generadas por la inmigración y la diversidad cultural, y su influencia se extendió a Norteamérica, Australasia y gran parte de Europa. Sin embargo, desde el cambio de milenio, y especialmente desde el 11-S, la marea se ha vuelto contra el multiculturalismo. Sumido en una profunda controversia, ha sido acusado de delitos que van desde el afianzamiento de las desventajas sociales hasta el fomento del terrorismo. En el centro de estos debates está la cuestión de su relación con el conflicto: ¿es el multiculturalismo (la creencia de que los diferentes grupos o subgrupos culturales tienen derecho al respeto, y al reconocimiento; un enfoque positivo de la diversidad cultural) el antídoto contra la tensión y el conflicto, o es su causa? ¿Ha empeorado el multiculturalismo (la creencia de que los diferentes grupos o subgrupos culturales tienen derecho al respeto, y al reconocimiento; un enfoque positivo de la diversidad cultural) el problema de la diferencia que pretendía resolver?

Ideología Conservadora

Es difícil argumentar que, en su origen, el conservadurismo no estaba estrechamente alineado con los intereses de los grupos dominantes o de élite. Las ideas conservadoras surgieron como reacción al creciente ritmo de cambio político, social y económico que, en muchos sentidos, fue simbolizado por la Revolución Francesa de 1789. Al tratar de mantener el ancien régime, los conservadores actuaron en defensa de una nobleza terrateniente cada vez más asediada y de la institución de la monarquía, aunque en Gran Bretaña en particular esta postura asumió un carácter claramente pragmático, influenciado por la idea de Edmund Burke (1729-97) de «cambiar para conservar». El sesgo que esto implicaba a favor de los intereses de los privilegiados y prósperos se reflejó claramente en la composición teórica del conservadurismo, especialmente en su compromiso con los valores de la tradición, la jerarquía y la propiedad. Disraeli no sólo apelaba a la prudencia, sino que su pensamiento se basaba también en principios morales, y especialmente en el paternalismo. En su opinión, la riqueza y los privilegios conllevan obligaciones sociales, en particular la responsabilidad de cuidar de los desfavorecidos y los menos favorecidos. Este pensamiento se remonta al principio feudal de «noblesse oblige», la obligación de la aristocracia de ser honorable y generosa. En el neofeudalismo de Disraeli, la «noblesse oblige» se reinterpretó en términos explícitamente sociales.

Relación entre Tolerancia y Democracia

Este texto se ocupa de la relación entre tolerancia y democracia, especialmente con el liberalismo y la diversidad, en el contexto de las ideologías políticas. [rtbs name=»ideologias-politicas»] La creciente diversidad de la sociedad moderna, que afecta tanto a las cuestiones de moral personal como a las prácticas religiosas y culturales, se asocia a menudo con el avance del liberalismo y la difusión de la tolerancia. Sin embargo, el liberalismo sólo ofrece una justificación matizada de la diversidad, que reconoce tanto los límites de la tolerancia como sus virtudes. Las sociedades modernas se han diversificado cada vez más en diversos aspectos. Desde la década de 1960, las actitudes hacia la moral personal, en ámbitos como la sexualidad, el matrimonio, el consumo de drogas y la observancia religiosa, han cambiado profundamente. Más recientemente, las tendencias hacia el multiculturalismo (la creencia de que los diferentes grupos o subgrupos culturales tienen derecho al respeto, y al reconocimiento; un enfoque positivo de la diversidad cultural) han visto extenderse la diversidad moral, religiosa y étnica, acabando quizás para siempre con la idea de que las naciones se basan en una única cultura. Estas tendencias han provocado un considerable debate y discusión ideológica, que en gran parte ha enfrentado al liberalismo con el conservadurismo.

Glosario de Ideologías Políticas

Glosario de Ideologías Políticas Absolutismo: Forma de gobierno en la que el poder político se concentra en manos de un solo individuo o de un pequeño grupo, en particular, una monarquía absoluta. Acción afirmativa: Políticas o programas destinados a beneficiar a los grupos minoritarios desfavorecidos (o, potencialmente, a las mujeres) ofreciéndoles una ayuda especial. Alienación: … Leer más