Robos de Arte

√Āfrica

Robos de Obras de Arte Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre los robos de arte. V√©ase tambi√©n acerca del arte saqueado de √Āfrica, la lucha por la restituci√≥n de obras de arte y bienes culturales africanos tras su expolio. Ejemplo de … Leer m√°s

Movimiento Poscolonial

La fundaci√≥n del Estado poscolonial fue acompa√Īada de la creaci√≥n del sujeto colectivo transtemporal que lo habitaba. Condicionadas por el vocabulario y la gram√°tica del constitucionalismo moderno, las sociedades poscoloniales trataron de construir ese sujeto homog√©neo que supuestamente preexist√≠a al Estado: cada naci√≥n correspond√≠a a un Estado, cada Estado a una naci√≥n. El requisito conceptual chocaba con la diversidad cultural, racial y religiosa de las sociedades poscoloniales (como hab√≠a chocado con la diversidad de las sociedades europeas en el siglo XIX y principios del XX). La supuesta unidad, cohesi√≥n y homogeneidad cultural del sujeto colectivo imaginado entraba en profunda tensi√≥n con la heterogeneidad, y a veces fragmentaci√≥n, de las poblaciones que realmente habitaban el territorio nacional. Por ejemplo, la naci√≥n nigeriana imaginada como culturalmente homog√©nea se enfrentaba, y se enfrenta, a la existencia de 370 grupos √©tnicos en el territorio nigeriano, de los cuales los hausa, los yoruba y los igbo constituyen la mayor√≠a. La realidad es que lo “poscolonial” a√ļn est√° por nacer. M√°s bien, lo que se vislumbra en el horizonte es lo que ha denominado un devenir negro del mundo. Hist√≥ricamente hablando, esto queda claramente demostrado por el hecho de que a nivel continental africano, casi sesenta a√Īos despu√©s de las celebraciones de la “descolonizaci√≥n pol√≠tica”, la Uni√≥n Africana, sigue hablando de construir y lograr un √Āfrica pr√≥spera, unida, autodefinida y pac√≠fica en 2063.

Políticas Poscoloniales

La fundaci√≥n del Estado poscolonial fue acompa√Īada de la creaci√≥n del sujeto colectivo transtemporal que lo habitaba. Condicionadas por el vocabulario y la gram√°tica del constitucionalismo moderno, las sociedades poscoloniales trataron de construir ese sujeto homog√©neo que supuestamente preexist√≠a al Estado: cada naci√≥n correspond√≠a a un Estado, cada Estado a una naci√≥n. El requisito conceptual chocaba con la diversidad cultural, racial y religiosa de las sociedades poscoloniales (como hab√≠a chocado con la diversidad de las sociedades europeas en el siglo XIX y principios del XX). La supuesta unidad, cohesi√≥n y homogeneidad cultural del sujeto colectivo imaginado entraba en profunda tensi√≥n con la heterogeneidad, y a veces fragmentaci√≥n, de las poblaciones que realmente habitaban el territorio nacional. Por ejemplo, la naci√≥n nigeriana imaginada como culturalmente homog√©nea se enfrentaba, y se enfrenta, a la existencia de 370 grupos √©tnicos en el territorio nigeriano, de los cuales los hausa, los yoruba y los igbo constituyen la mayor√≠a. La realidad es que lo “poscolonial” a√ļn est√° por nacer. M√°s bien, lo que se vislumbra en el horizonte es lo que ha denominado un devenir negro del mundo. Hist√≥ricamente hablando, esto queda claramente demostrado por el hecho de que a nivel continental africano, casi sesenta a√Īos despu√©s de las celebraciones de la “descolonizaci√≥n pol√≠tica”, la Uni√≥n Africana, sigue hablando de construir y lograr un √Āfrica pr√≥spera, unida, autodefinida y pac√≠fica en 2063.

Arte Saqueado de √Āfrica

√Āfrica

Este texto se ocupa del el arte saqueado de √°frica, uno de los mayores expolios de la historia, y la restituci√≥n de obras de arte africanas (incluido el expolio de Egipto que se encuentra, en gran parte, en el Museo Brit√°nico), as√≠ como las pocas haza√Īas y √©xitos de la devoluci√≥n de bienes culturales africanos. Este taxto tambi√©n explora la primera campa√Īa de descolonizaci√≥n de los museos europeos y expone la conspiraci√≥n que la sofoc√≥. Durante d√©cadas, las naciones africanas han luchado por la devoluci√≥n de innumerables obras de arte robadas durante la √©poca colonial y colocadas en museos occidentales. Este texto saca a la luz esta historia, en gran parte desconocida, pero profundamente importante. Se examina c√≥mo las ra√≠ces de la lucha se remontan mucho m√°s atr√°s de lo que indican destacados debates recientes, y que estos esfuerzos fueron encubiertos por innumerables opositores. Poco despu√©s de 1960, cuando dieciocho antiguas colonias de √Āfrica obtuvieron la independencia, las clases intelectuales y pol√≠ticas africanas encabezaron un movimiento a favor de la repatriaci√≥n. Se examina los acontecimientos fundamentales, como el discurso decisivo pronunciado en la Asamblea General de la ONU por el presidente de Zaire, Mobutu Sese Seko, que inici√≥ el debate sobre la restituci√≥n de los bienes de la √©poca colonial y dio lugar a la primera resoluci√≥n de la ONU sobre el tema. Examina c√≥mo los museos alemanes intentaron ocultar informaci√≥n sobre su inventario y c√≥mo el Parlamento brit√°nico no aprob√≥ una propuesta de enmienda a la Ley de Museos Brit√°nicos, que proteg√≠a las colecciones del pa√≠s. Esta historia concluye a mediados de la d√©cada de 1980, cuando las naciones africanas promulgaron las primeras leyes centradas en la protecci√≥n de su patrimonio cultural.