Teorías del Imperialismo

Teor√≠as del Imperialismo Este elemento es un complemento de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre las teor√≠as del imperialismo. Visualizaci√≥n Jer√°rquica de Imperialismo Relaciones Internacionales > Seguridad internacional > Pol√≠tica exterior A continuaci√≥n se examinar√° el significado. ¬ŅC√≥mo se define? Concepto de Imperialismo Nota: V√©ase la definici√≥n de Imperialismo … Leer m√°s

Gobierno Imperial

Gobierno Imperial Este elemento es un complemento de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre el gobierno imperial. V√©ase tambi√©n “Estatuto imperial“. Visualizaci√≥n Jer√°rquica de Imperialismo Relaciones Internacionales > Seguridad internacional > Pol√≠tica exterior A continuaci√≥n se examinar√° el significado. ¬ŅC√≥mo se define? Concepto de Imperialismo, Administraci√≥n Imperial y Gobierno … Leer m√°s

Imperialismo

Imperialismo es la dominación de uno o más países sobre otros por objetivos políticos y económicos. Puede efectuarse por la fuerza de las armas o a través del poder económico y político que ejercen los organismos estatales y corporativos. El imperialismo a veces se organiza en un imperio formal, con una nación gobernante y territorios colonizados, pero también puede existir donde una nación o región ejerce una influencia dominante sobre el comercio y la inversión internacional, los patrones de desarrollo económico y la comunicación de masas. También puede ser entendido como expansión violenta del ámbito de influencia o dominio de un Estado sobre áreas de otro dominio.

Movimiento Poscolonial

La fundaci√≥n del Estado poscolonial fue acompa√Īada de la creaci√≥n del sujeto colectivo transtemporal que lo habitaba. Condicionadas por el vocabulario y la gram√°tica del constitucionalismo moderno, las sociedades poscoloniales trataron de construir ese sujeto homog√©neo que supuestamente preexist√≠a al Estado: cada naci√≥n correspond√≠a a un Estado, cada Estado a una naci√≥n. El requisito conceptual chocaba con la diversidad cultural, racial y religiosa de las sociedades poscoloniales (como hab√≠a chocado con la diversidad de las sociedades europeas en el siglo XIX y principios del XX). La supuesta unidad, cohesi√≥n y homogeneidad cultural del sujeto colectivo imaginado entraba en profunda tensi√≥n con la heterogeneidad, y a veces fragmentaci√≥n, de las poblaciones que realmente habitaban el territorio nacional. Por ejemplo, la naci√≥n nigeriana imaginada como culturalmente homog√©nea se enfrentaba, y se enfrenta, a la existencia de 370 grupos √©tnicos en el territorio nigeriano, de los cuales los hausa, los yoruba y los igbo constituyen la mayor√≠a. La realidad es que lo “poscolonial” a√ļn est√° por nacer. M√°s bien, lo que se vislumbra en el horizonte es lo que ha denominado un devenir negro del mundo. Hist√≥ricamente hablando, esto queda claramente demostrado por el hecho de que a nivel continental africano, casi sesenta a√Īos despu√©s de las celebraciones de la “descolonizaci√≥n pol√≠tica”, la Uni√≥n Africana, sigue hablando de construir y lograr un √Āfrica pr√≥spera, unida, autodefinida y pac√≠fica en 2063.

Políticas Poscoloniales

La fundaci√≥n del Estado poscolonial fue acompa√Īada de la creaci√≥n del sujeto colectivo transtemporal que lo habitaba. Condicionadas por el vocabulario y la gram√°tica del constitucionalismo moderno, las sociedades poscoloniales trataron de construir ese sujeto homog√©neo que supuestamente preexist√≠a al Estado: cada naci√≥n correspond√≠a a un Estado, cada Estado a una naci√≥n. El requisito conceptual chocaba con la diversidad cultural, racial y religiosa de las sociedades poscoloniales (como hab√≠a chocado con la diversidad de las sociedades europeas en el siglo XIX y principios del XX). La supuesta unidad, cohesi√≥n y homogeneidad cultural del sujeto colectivo imaginado entraba en profunda tensi√≥n con la heterogeneidad, y a veces fragmentaci√≥n, de las poblaciones que realmente habitaban el territorio nacional. Por ejemplo, la naci√≥n nigeriana imaginada como culturalmente homog√©nea se enfrentaba, y se enfrenta, a la existencia de 370 grupos √©tnicos en el territorio nigeriano, de los cuales los hausa, los yoruba y los igbo constituyen la mayor√≠a. La realidad es que lo “poscolonial” a√ļn est√° por nacer. M√°s bien, lo que se vislumbra en el horizonte es lo que ha denominado un devenir negro del mundo. Hist√≥ricamente hablando, esto queda claramente demostrado por el hecho de que a nivel continental africano, casi sesenta a√Īos despu√©s de las celebraciones de la “descolonizaci√≥n pol√≠tica”, la Uni√≥n Africana, sigue hablando de construir y lograr un √Āfrica pr√≥spera, unida, autodefinida y pac√≠fica en 2063.

Características del Imperio Británico

Este texto se ocupa de las caracter√≠sticas (incluyen la situaci√≥n de sus Colonias) del Imperio brit√°nico. Nadie hab√≠a comprendido el Imperio Brit√°nico en su totalidad. Era una mezcla de crecimientos y acumulaciones totalmente diferente a todo lo que se hab√≠a llamado imperio antes (franc√©s, espa√Īol, romano, etc). Garantizaba una amplia paz y seguridad; por eso fue soportado y sostenido por muchos hombres de las razas “s√ļbditas”, a pesar de las tiran√≠as e insuficiencias oficiales, y de mucha negligencia por parte del p√ļblico “dom√©stico”. Como el “imperio ateniense”, era un imperio de ultramar; sus caminos eran mar√≠timos, y su v√≠nculo com√ļn era la Marina brit√°nica. Como todos los imperios, su cohesi√≥n depend√≠a f√≠sicamente de un m√©todo de comunicaci√≥n; el desarrollo de la mariner√≠a, la construcci√≥n naval y los barcos de vapor entre los siglos XVI y XIX lo hab√≠an convertido en una Pax posible y conveniente -la “Pax Britannica”- y los nuevos desarrollos del transporte a√©reo o terrestre r√°pido o de la guerra submarina pod√≠an convertirlo en cualquier momento en un inconveniente o en una inseguridad impotente. Las caracter√≠sticas principales del imperio brit√°nico (a veces con cierta semejanza, en otros casos con claras diferencias, de los otros imperios) ofrece un mosaico de algunos de los principales rasgos definitorios del Imperio m√°s all√° de su presencia f√≠sica. ¬ŅQu√© era el Imperio Brit√°nico? M√°s all√° de su presencia f√≠sica como entidad geopol√≠tica, la respuesta a esta pregunta es menos clara. Era un reino en constante disputa y hab√≠a una multiplicidad de experiencias individuales. Funcionaba como un bloque econ√≥mico, un universo cultural, donde la influencia de las culturas flu√≠a en ambas direcciones entre Gran Breta√Īa y su Imperio. Tambi√©n era una construcci√≥n racial, donde los blancos ten√≠an un estatus m√°s alto que los no blancos. El Imperio ten√≠a tambi√©n una dimensi√≥n militar y estrat√©gica.

Trata de Esclavos

Este texto se ocupa de la trata de esclavos, en el contexto colonial, y frente a la prohibici√≥n de la esclavitud y la servidumbre. Las econom√≠as coloniales del oc√©ano Atl√°ntico se establecieron desde cero durante la segunda ‘oleada’ colonial. Fueron las ‘econom√≠as de plantaci√≥n’. Alternativamente, las econom√≠as precoloniales se reorganizaron por completo, como hizo el comercio de pieles en Norteam√©rica. Ahora el colonialismo organizaba la producci√≥n; no extra√≠a principalmente tributos. La esclavitud es un fen√≥meno transhist√≥rico y global, una instituci√≥n muy antigua que se remonta a la antig√ľedad cl√°sica e incluso antes. Las incursiones para obtener esclavos se llevaron a cabo durante siglos en ambas orillas del mar Mediterr√°neo. Dependiendo de c√≥mo se defina esta instituci√≥n, la esclavitud caracteriza muchas √©pocas, incluida √©sta. Pero la trata atl√°ntica de esclavos y la esclavitud mobiliaria constituyen un fen√≥meno espec√≠fico. La trata dur√≥ aproximadamente cuatro siglos, entre el siglo XVI y el XIX. Entre los siglos XVI y XIX, la trata atl√°ntica de esclavos supuso el transporte de seres humanos esclavizados desde √Āfrica occidental y central al “Nuevo Mundo”, pero el comercio fue m√°s amplio e implic√≥ a cuatro continentes a lo largo de cuatro siglos.

Colonización Europea de las Américas

Este texto se ocupa de la Colonizaci√≥n Europea de las Am√©ricas. En muchos sentidos, la comunicaci√≥n desempe√Ī√≥ un papel fundamental en la exploraci√≥n y colonizaci√≥n europea de las Am√©ricas. Cuando los primeros exploradores regresaron de sus expediciones y compartieron detalles sobre sus experiencias en el Nuevo Mundo, sus historias se publicaron en toda Europa. Estas publicaciones proporcionaron a la mayor√≠a de los europeos su primer vistazo de la extra√Īa nueva tierra, sus habitantes nativos y sus maravillas naturales. Una vez que los europeos comenzaron a llegar a Am√©rica para establecer asentamientos permanentes, encontrar una forma de comunicarse con los nativos americanos se convirti√≥ en una necesidad inmediata.

Sodomía en la América Latina Colonial

Esta entrada se ocupa del uso por parte de los espa√Īoles del cargo de sodom√≠a contra las poblaciones ind√≠genas del Nuevo Mundo como justificaci√≥n para la conquista.

Confederaci√≥n Per√ļ-boliviana

Confederaci√≥n Per√ļ-boliviana (Historia) Confederaci√≥n Per√ļ-boliviana, Estado formado por la uni√≥n de Per√ļ y Bolivia, tras el acuerdo final establecido en Chuquisaca (actual Sucre), el 15 de junio de 1837, por los presidentes de ambas rep√ļblicas: el general peruano Luis Jos√© de Orbegoso, y el […]

Teoría Poscolonial

Teor√≠a Poscolonial hace referencia a un grupo de teor√≠as sociales que buscan exponer el legado colonial impl√≠cito en la teor√≠a y los conceptos sociales de la corriente principal y transformarlos en direcciones poscoloniales distintivas, trayendo las voces y los relatos olvidados de los colonizados. teor√≠a poscolonial surge del pensamiento anticolonial de Asia meridional y √Āfrica de la primera mitad del siglo XX y est√° profundamente en deuda con √©l. En las academias de EE.UU. y el Reino Unido, esto ha significado hist√≥ricamente que su foco de atenci√≥n han sido estas regiones, a menudo a expensas de la teor√≠a que surge de Am√©rica Latina y del Sur. En el transcurso de los √ļltimos treinta a√Īos, ha permanecido atado al mismo tiempo al hecho del dominio colonial en la primera mitad del siglo XX y comprometido con la pol√≠tica y la justicia en el momento contempor√°neo. Esto ha significado que ha adoptado m√ļltiples formas: se ha preocupado por las formas de representaci√≥n pol√≠tica y est√©tica; se ha comprometido a dar cuenta de la globalizaci√≥n y la modernidad global; se ha dedicado a reimaginar la pol√≠tica y la √©tica desde abajo del poder imperial, un esfuerzo que sigue comprometido con quienes siguen sufriendo sus efectos; y se ha interesado por descubrir y teorizar perpetuamente nuevas formas de injusticia humana, desde el ecologismo hasta los derechos humanos. La teor√≠a poscolonial ha influido en la forma en que leemos los textos, en la forma en que entendemos las historias nacionales y transnacionales, y en la forma en que entendemos las implicaciones pol√≠ticas de nuestro propio conocimiento como acad√©micos. A pesar de las frecuentes cr√≠ticas desde fuera del campo (as√≠ como desde dentro), la teor√≠a poscolonial sigue siendo una de las formas clave de interrogaci√≥n human√≠stica cr√≠tica tanto en el mundo acad√©mico como en el mundo.

Imperio Colonial Francés

Después de que Estados Unidos adquiriera Luisiana en 1803, a Francia sólo le quedaron los restos de un gran imperio de ultramar conquistado anteriormente por los exploradores y comerciantes franceses. Los disturbios de los nativos tuvieron poca importancia en la pérdida del antiguo imperio; su destino se determinó en gran medida en los campos de batalla de Europa o por la cuestión de los enfrentamientos en las colonias entre las tropas francesas y las fuerzas de las potencias europeas rivales. Tras la segunda Guerra Mundial, por el contrario, la amenaza al imperio construido durante el siglo XIX no provenía de otras potencias coloniales, sino de las propias colonias. Una característica del imperio francés que lo diferenciaba notablemente de la Commonwealth y el imperio británicos es que ha estado compuesto en su totalidad por territorios dependientes. Hay varias razones por las que el imperio francés no ha producido grandes dominios como Australia y Canadá. En términos de poder y beneficios, el colonialismo francés, como la expansión exterior inglesa antes de 1650, se vio algo obstaculizado por las condiciones políticas internas.

Colonialismo

El Colonialismo es la puesta en pr√°ctica del Imperialismo de la metr√≥poli. Es el resultado del derecho de ocupaci√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). Precisiones Terminol√≥gicas Por lo general, el concepto de imperio se usa para referirse a una construcci√≥n pol√≠tica y cultural, a un ethos legitimador, a una vocaci√≥n […]

Colonias

Colonias eran los asentamientos establecidos por emigrantes o sus descendientes en un territorio distante, pero que permanece bajo la jurisdicci√≥n pol√≠tica de la madre patria. Si el sistema colonial se derrumb√≥ despu√©s de la Segunda Guerra Mundial, las primeras grietas aparecieron en los a√Īos 1920. En Egipto, Siria, la India, Libia o Magadascar, los pueblos, se sublevaron y afirmaron su deseo de independencia. Aunque olvidado en gran medida, este per√≠odo constituy√≥ una etapa primordial en el camino hacia la emancipaci√≥n.

Consecuencias de la Independencia Hispanoamericana

El desarrollo econ√≥mico y pol√≠tico de Am√©rica Latina desde la independencia es una historia de promesas incumplidas. El fervor revolucionario del siglo XVIII, influenciado por los ideales de libertad e igualdad de la Ilustraci√≥n, dio lugar a una agitaci√≥n pol√≠tica masiva en todo el mundo, empezando por la Revoluci√≥n Americana en 1776 y la Revoluci√≥n Francesa en 1789. Los principios expuestos por los revolucionarios en Europa y su √©xito pol√≠tico al derrocar el r√©gimen autocr√°tico de la monarqu√≠a inspiraron movimientos similares en Am√©rica Latina, primero en Hait√≠ (entonces la colonia francesa de Saint Domingue), cuya revoluci√≥n comenz√≥ apenas dos a√Īos despu√©s del inicio de la Revoluci√≥n Francesa. Al principio, los colonos blancos se inspiraron en la Revoluci√≥n Francesa para conseguir el control independiente de sus colonias, pero pronto la revoluci√≥n se centr√≥ en una rebeli√≥n dirigida por los esclavos contra la esclavitud y la colonizaci√≥n, una tendencia que continuar√≠a en toda Am√©rica con distintos grados de √©xito.
Poco despu√©s de la Revoluci√≥n Francesa y su consiguiente inestabilidad pol√≠tica, Napole√≥n Bonaparte tom√≥ el poder, desestabilizando a√ļn m√°s las colonias latinoamericanas y dando lugar a m√°s revoluciones. La Guerra Peninsular, resultado de la ocupaci√≥n napole√≥nica de Espa√Īa, hizo que los criollos de Hispanoam√©rica cuestionaran su lealtad a Espa√Īa, avivando los movimientos independentistas que culminaron en las guerras de independencia, que duraron casi dos d√©cadas. En la √©poca de las guerras de independencia, se habl√≥ de crear un estado regional o una confederaci√≥n de naciones latinoamericanas para proteger la nueva autonom√≠a de la zona, pero tras el fracaso de varios proyectos, la cuesti√≥n no se retom√≥ hasta finales del siglo XIX. Las guerras napole√≥nicas tuvieron profundas consecuencias para la historia mundial y europea, ya que condujeron a la difusi√≥n del nacionalismo y el liberalismo, al ascenso del Imperio Brit√°nico como primera potencia mundial, a los movimientos independentistas en Am√©rica Latina y al colapso del Imperio Espa√Īol, a la reorganizaci√≥n fundamental de los territorios alemanes e italianos en estados m√°s grandes, y al establecimiento de m√©todos radicalmente nuevos en la guerra. No existe consenso sobre c√≥mo se produjo la independencia. ¬ŅFue el resultado de un choque externo, como las guerras napole√≥nicas y la invasi√≥n francesa de la pen√≠nsula ib√©rica? ¬ŅFue una consecuencia de la ineficacia institucional o, por el contrario, una reacci√≥n contra las reformas y la modernizaci√≥n asociadas a la introducci√≥n de nuevas ideas e instituciones liberales en la metr√≥poli y, por tanto, un fen√≥meno end√≥geno? ¬ŅFue, tal vez, el resultado de la lucha contra la reforma liberal y la modernizaci√≥n en las colonias centrales (M√©xico y Per√ļ), mientras que en las colonias perif√©ricas (Nueva Granada y el R√≠o de la Plata), fue el resultado del oportunismo militarista, estimulado por los intereses del contrabando, en la √©poca de la invasi√≥n napole√≥nica de la pen√≠nsula ib√©rica?

Fin del Imperialismo Colonial

Este texto se ocupa del fin del imperialismo o fin de los imperios coloniales. No solo se trata de los imperios que desaparecieron luego de la 1 Guerra Mundial (cuatro imperios se derrumbaron: el ruso en 1917, el alem√°n y el austroh√ļngaro en 1918, y el otomano en 1922), sino tambi√©n tras la segunda guerra mundial. Durante la Primera Guerra Mundial, los imperios coloniales de Francia y Gran Breta√Īa se movilizaron para ayudar a los esfuerzos b√©licos europeos e imperiales. Esta movilizaci√≥n y las dificultades de la desmovilizaci√≥n supusieron una considerable presi√≥n sobre los sistemas imperiales, que s√≥lo se abord√≥ parcialmente mediante las reformas de posguerra. La Gran Guerra tambi√©n desencaden√≥ un desaf√≠o ideol√≥gico sin precedentes al r√©gimen colonial, encarnado en las ideas de Woodrow Wilson, que tom√≥ forma a trav√©s del sistema obligatorio. Aunque se impusieron algunas restricciones a las actividades de las potencias coloniales, tanto Gran Breta√Īa como Francia mantuvieron su dominio imperial, a menudo reprimiendo violentamente los desaf√≠os nacionalistas anticoloniales. Durante la Segunda Guerra Mundial, los gigantescos gastos para mantener a los alemanes y a los italianos fuera de Egipto, y a los japoneses fuera de la India, hab√≠an sido cargados como una cuesti√≥n de contabilidad s√≥lo contra los brit√°nicos; lo √ļnico que se pod√≠a hacer, en la opini√≥n posiblemente quijotesca del Gobierno, era financiar estas vastas demandas y pagarlas a los egipcios y a los indios pieza por pieza como fuera posible.

Historia del Colonialismo Europeo

Aunque los movimientos nacionalistas anticoloniales, con las excepciones de Irlanda y Turqu√≠a, hab√≠an sido contenidos a principios de la d√©cada de 1920, hab√≠an iniciado un lento proceso de desmantelamiento de los cimientos de las administraciones imperiales. La descolonizaci√≥n no debe considerarse como un inicio del momento wilsoniano tras la Primera Guerra Mundial. Sus ra√≠ces en muchos territorios estaban hundidas en la propia naturaleza de las conquistas y sistemas coloniales que se desarrollaron en el siglo XIX; eran sistemas de gobierno que se fueron deshaciendo lentamente a lo largo de generaciones. Sin embargo, los imperios coloniales llegaron a un punto de inflexi√≥n a principios de la d√©cada de 1920. Los movimientos nacionalistas de masas, espoleados por el fracaso de los sue√Īos internacionalistas (tanto de Lenin como de Wilson) tras los tratados de paz de Par√≠s, se convirtieron en los principales opositores al dominio colonial en numerosos territorios. La movilizaci√≥n de los imperios coloniales para librar una “guerra total” en 1914-1918, especialmente el reclutamiento de combatientes y trabajadores, fue la din√°mica crucial que impuls√≥ el desarrollo de este levantamiento anticolonial.

Crisis de Fachoda

Este texto se ocupa del incidente o crisis de Fachoda (actual Kodok), incluyendo una cronolog√≠a. El incidente de Fashoda fue un grave incidente diplom√°tico entre Francia y el Reino Unido en 1898 en el puesto de avanzada de Fashoda en Sud√°n (actual Sud√°n del Sur). Francia no hab√≠a participado en la supresi√≥n del movimiento urab√≠ egipcio en 1882 y hab√≠a perdido cada vez m√°s su hasta entonces gran influencia all√≠ en favor de los brit√°nicos. Una expedici√≥n al Alto Nilo pretend√≠a restaurar el papel de Francia en la regi√≥n y proporcionar un enlace terrestre desde las colonias francesas en √Āfrica Occidental o Central hasta la costa francesa de Somalia. Este proyecto franc√©s del Congo-Nilo habr√≠a supuesto al mismo tiempo el fin del Plan brit√°nico del Cabo de El Cairo.

Colonialismo en √Āfrica

Los historiadores imperialistas hablaban sobre todo de forma positiva de las pol√≠ticas de los gobiernos coloniales y de las actividades de los auxiliares coloniales, desde los comerciantes europeos hasta los misioneros. Cuando sus relatos mencionaban a los africanos, era para condenar sus sociedades y culturas o para relatar su occidentalizaci√≥n o modernizaci√≥n. Los que se resistieron a la conquista o al dominio colonial fueron descritos como at√°vicos, mientras que los que colaboraron o aceptaron el r√©gimen colonial fueron alabados por su previsi√≥n y sabidur√≠a. De hecho, el estudio en profundidad de las sociedades africanas se dej√≥ en gran medida en manos de la antropolog√≠a, que, con su presente etnogr√°fico, exoneraba el colonialismo. Los historiadores nacionalistas ofrecieron una revuelta ideol√≥gica y metodol√≥gica contra la historiograf√≠a imperialista. Utilizando nuevas fuentes, como la tradici√≥n oral, la ling√ľ√≠stica hist√≥rica y la antropolog√≠a hist√≥rica, junto con fuentes escritas y arqueol√≥gicas, hicieron una cr√≥nica de las historias de los estados y sociedades africanos antes de la conquista colonial europea y celebraron el crecimiento y el eventual triunfo del nacionalismo durante la era colonial. Trataron de desentra√Īar minuciosamente la actividad, las adaptaciones, la elecci√≥n y la iniciativa africanas.

Monarquía Británica

Este texto se ocupa de la monarqu√≠a brit√°nica y su historia. En especial, de la historia de Isabel II (de Gran Breta√Īa). El 6 de febrero de 1952, falleci√≥ su padre, el rey Jorge VI. Ese mismo d√≠a, fue proclamada reina de Gran Breta√Īa e Irlanda del Norte, en tanto que su coronaci√≥n se produjo el 2 de junio de 1953 en el mismo lugar de su boda. La reina Isabel II puede rastrear su ascendencia hasta el rey Egberto, que gobern√≥ el reino de Wessex en el siglo IX. Desde entonces, la monarqu√≠a ha reinado en Inglaterra -y ahora en Escocia, Gales e Irlanda del Norte- a trav√©s de guerras nacionales y extranjeras, conquistas imperiales y descolonizaci√≥n, y crecimiento y declive econ√≥mico. Ha sobrevivido, con s√≥lo una interrupci√≥n de 11 a√Īos en el siglo XVII, adapt√°ndose a las condiciones cambiantes y aceptando los l√≠mites de su poder con el surgimiento de nuevas fuerzas pol√≠ticas. El prolongado colapso del matrimonio del Pr√≠ncipe Carlos y Lady Diana provoc√≥ la verg√ľenza y el rid√≠culo de la monarqu√≠a brit√°nica en el pa√≠s y en el extranjero. El fallecimiento de Diana en Par√≠s, un duelo nacional. Los cr√≠ticos afirman que los s√≥rdidos detalles del fracaso matrimonial han destruido la imagen de la familia real como ejemplo de estabilidad y correcci√≥n. Tambi√©n sostienen que la monarqu√≠a socava la responsabilidad gubernamental y los procesos democr√°ticos. Pero los partidarios dicen que la monarqu√≠a promueve la unidad nacional, preserva las tradiciones hist√≥ricas y act√ļa como un control contra los abusos pol√≠ticos. Los cr√≠ticos quieren que se celebre un refer√©ndum nacional para abolir la monarqu√≠a y establecer una rep√ļblica tras la muerte de la reina Isabel. Pero ning√ļn pol√≠tico importante ha abordado la cuesti√≥n. Y las encuestas indican que la mayor√≠a de los brit√°nicos est√°n a favor de mantener la monarqu√≠a, aunque tambi√©n dudan de su supervivencia a largo plazo.