Delito Específico

Se ofrece, en relación a la defensa de delitos específicos, información y algunas herramientas para defender más de una deocena de delitos, examinando o haciendo refrencia a lo siguiente: escenarios comunes de la vida real; estrategias, tácticas y consejos específicos para cada delito; ejemplos de cartas, mociones con argumentos de apoyo y memorandos de sentencia; temas del juicio; ejemplos de discursos de apertura y argumentos de cierre; y contrainterrogatorios completos de testigos clave de la acusación. También se hace referencia al fraude genérico y al fraude específico, con el objetivo de examinar su desarrollo actual en el Derecho Penal.

Conflictos de Jurisdicción en Materia Penal

De los hechos ilícitos surgen dos acciones, una penal y otra civil, cada una con su correspondiente fundamento y naturaleza: en la disciplina penal, para que haya delito, debe haber una lesión del bien público, considerando el daño económico como accesorio. Para la rama civil, puede haber un siniestro sin daños materiales. A primera vista, hay una diferencia sustancial entre las dos ramas del derecho. Sin embargo, esta separación no es tan completa ni tan clara. Las partes de una misma cosa se dividen según su interés en ella, por ejemplo el vendedor y el comprador, el delincuente y la víctima. Asimismo, teniendo en cuenta que para ambas disciplinas -civiles y penales- cuando se aplica la competencia internacional, se trata de determinar qué tribunal es competente para conocer del asunto internacional, la interconexión penal-civil se produce en la determinación del lugar de competencia para resolver el litigio. Sin embargo, el derecho internacional privado puede contribuir a resolver los problemas de competencia en materia penal, ya que está al servicio del derecho comunitario. Las deficiencias estructurales detectadas en el actual modelo de resolución de conflictos de jurisdicción en materia penal hacen deseable su adaptación y/o sustitución por un nuevo modelo que responda a las exigencias derivadas de las reformas introducidas por el Tratado de Lisboa.

Flujos Financieros Ilícitos

El término «flujos financieros ilícitos» abarca una serie de prácticas corruptas, destinadas a obtener inmunidad o impunidad frente al derecho penal, a la regulación del mercado y a la fiscalidad. Los flujos ilícitos se producen a través de muchos canales diferentes, ya sea el blanqueo del producto del delito, por ejemplo, o el traslado de los beneficios de las empresas multinacionales. Hay dos características constantes. En primer lugar, los flujos ilícitos se ocultan deliberadamente. Estos movimientos transfronterizos de activos y flujos de ingresos dependen de un conjunto de herramientas comunes que incluyen las cuentas opacas de las empresas, los vehículos legales para la propiedad anónima y las jurisdicciones secretas que proporcionan estos servicios. En segundo lugar, el efecto general de los flujos ilícitos es la reducción de los ingresos disponibles para los Estados y el debilitamiento de la calidad de la gobernanza, por lo que hay menos dinero para apoyar el desarrollo humano y es menos probable que se gaste bien. Aquí se ofrece un estudio crítico de los datos y metodologías existentes, identificando las vías más prometedoras para la mejora futura y exponiendo sus propias propuestas. En relación a las definiciones, cabe asegurar que no existe una definición única y consensuada de los flujos financieros ilícitos (véase un largo alegato e intento de definir en el diccionario).

Desapariciones

Este texto se ocupa de las desapariciones. En el contexto de los derechos del niño y el adolescente, hace referencia a las desapariciones forzadas o involuntarias de personas como resultado de excesos por parte de las autoridades de policía o de seguridad o de organizaciones similares, a menudo mientras que tales personas se encuentran detenidas o en otras circunstancias que se detallan. La práctica de las desapariciones forzadas o involuntarias de personas apareció durante la Segunda Guerra Mundial con la Nacht und Nebel Erlass promulgada por Hitler, que regulaba la desaparición sistemática de los opositores de la Alemania nazi. En los años 1960-1970 esta práctica tomó una dimensión particular en las dictaduras militares latinoamericanas y, más recientemente, en muchas otras partes del mundo. Los Estados Partes de la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, establece uno de estos artículos, podrán establecer circunstancias atenuantes para las personas que hayan participado en actos constitutivos de desaparición forzada cuando contribuyan a la reaparición con vida de la víctima o aporten información que permita esclarecer la desaparición forzada de una persona.

Responsabilidad de los Estados por las Acciones de Sus Funcionarios

Responsabilidad de los Estados por las Acciones de sus Funcionarios y Ciudadanos En el contexto del derecho internacional y comparado, esta sección se ocupará de lo siguiente: Responsabilidad de los Estados por las acciones de sus funcionarios y ciudadanos. Véase asimismo más sobre esta […]

Delito Instantáneo

Este texto se ocupa del delito instantaneo. Un delito instantáneo es un delito que se consuma totalmente o se completa en y por un solo acto. El incendio provocado, el asesinato y otros similares son ejemplos de delitos instantáneos. Se diferencia de los delitos que implican una serie o repetición de actos. Los delitos instantáneos, en resumen, son los que se cometen el menor tiempo posible.

Detención Ilegal

Definición de Detención Ilegal en Derecho español Delito en que incurre quien, sin ser autoridad, encierra o detiene a alguien privándole de su libertad. Delito de Detención Ilegal en Derecho español El delito de detención ilegal estaba tipificado en el Código Penal de 1932 (art. 474); es […]

Difamación en Barbados

Nota: entradas relevantes sobre esta cuestión incluyen las siguientes: difamación agravada, delitos contra el honor, difamaciones, calumnia, injurias, significado de la difamación, y consecuencias de la difamación (incluyendo su castigo). Difamación como Delito Legislación Penal que […]

Difamación en Belice

Nota: entradas relevantes sobre esta cuestión incluyen las siguientes: difamación agravada, delitos contra el honor, difamaciones, calumnia, injurias, significado de la difamación, y consecuencias de la difamación (incluyendo su castigo). Difamación como Delito Legislación Penal que […]

Extradiciones

Definición de Extradición de Convictos Véase una aproximación o concepto relativo a extradición de convictos en el diccionario. Recursos Véase También Extradición Extradición de Convictos

Terrorismo en el Siglo XX

Hasta la década de 1990, el terrorismo se consideraba en general un problema de seguridad de segundo orden, que a menudo se ignoraba en los libros de texto habituales sobre política internacional. Menos de dos meses después de los asesinatos (de los atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich en 1972) el canciller Willy Brandt hizo un trato secreto con los terroristas palestinos. Se pusieron de acuerdo para que otros terroristas palestinos secuestraran un avión de Lufthansa que salía de Beirut llevando once alemanes varones y una mínima tripulación y coger a esos alemanes como rehenes, amenazando con matarlos si los tres asesinos de Munich no volaban hacia la libertad en un país árabe.

Habeas Corpus

Hábeas corpus es un procedimiento, un «rescripto» (writ), del derecho inglés, emitido ya en el siglo XII: consiste en un acto, emitido por la jurisdicción competente, por el que se ordena a un preso que declare en qué día y por qué causa ha sido detenido (de ahí el nombre, en latín, de «tener [su] cuerpo», es decir, ser restituido). Volvió a entrar en vigor en la Petición de Derechos de 1627, mientras que en 1679 se promulgó la Ley de Hábeas Corpus, que seguía consagrando el principio de la inviolabilidad personal y aún regula sus garantías: en virtud de esta ley, el acusado debe conocer la causa de su detención y es conducido ante el magistrado competente, que debe pronunciarse inmediatamente sobre su libertad, si puede prestar fianza para volver a ser juzgado. La Ley de 1816 extendió la garantía del h. a las detenciones por causas civiles y otorgó a los jueces jurisdicción sobre la veracidad de la denuncia. Por razones excepcionales de orden público, el habeas corpus puede ser suspendido temporalmente por ley, como ocurrió, por ejemplo, en el período 1794-1801. Es una acción judicial de amparo a todo detenido, a fin de que sea llevado a presencia del juez, al objeto de resolverse inmediatamente sobre su libertad o arresto. Con referencia genérica a la institución del derecho inglés, la expresión se utiliza para indicar las garantías de las libertades personales de los ciudadanos que están constitucionalmente aseguradas.

Historia del Habeas Corpus

El habeas corpus es, históricamente, una ordenanza del derecho inglés, que se remonta al siglo XII, por la que se ordenaba al custodio de un preso que declarara el día y el motivo de su detención, con la obligación de llevarlo ante la autoridad judicial competente, para que finalmente fuera liberado. Reservado a la nobleza, el principio fue sin embargo poco practicado hasta la ley de Habeas corpus (1679) que lo reafirmó y extendió su aplicación a todos los ciudadanos. El término se utiliza para referirse a las garantías de las libertades personales de los ciudadanos.

Abandono en Derecho Europeo

En el uso jurídico este término (de etimología incierta, probablemente germánica), que indica el abandono, momentáneo o para siempre, de una persona o cosa, por parte de quienes tendrían el deber o el interés de vigilarla o custodiarla, se refiere a actos y delitos muy diferentes.

Acción Penal

Las características esenciales del proceso penal son objeto de un profundo estudio y crítica por parte de la doctrina y de la jurisprudencia, en razón de la conexión directa de la institución con los principios fundamentales consagrados en nuestra Carta Constitucional, de proteger a la persona así como a la comunidad. Y del mismo modo, si por un lado el principio de la exclusividad de la acción penal del fiscal parece sacrosanto, por otro lado es indispensable identificar una forma adecuada de control que garantice su correcta y justa gestión para proteger, ciertamente, la obligatoriedad de la acción, pero al mismo tiempo también el derecho a la igualdad, en su acepción positiva pero también negativa. Por tanto, una forma de control que no prive al órgano judicial de su imprescindible poder discrecional, pero que al mismo tiempo prescinda de las presunciones propias de un sistema que es presagio de un peligroso automatismo. Queda la esperanza, por supuesto, de que las constantes elaboraciones doctrinales y jurisprudenciales acaben conduciendo a un sistema normativo que satisfaga las necesidades comunes, respetando los principios y derechos fundamentales consagrados en nuestro ordenamiento jurídico. La “tutela concreta” que implica el derecho de “acción” sería la potestad para solicitar a un tribunal el ejercicio de su función propiamente jurisdiccional, que no posee cualquier fin sino el específico de dirimir un litigio de naturaleza determinada.

Literatura Jurídica Penal

El hecho de que el derecho penal haya estado inmediatamente, explícita o implícitamente, en el centro de muchos estudios de derecho y literatura no es sorprendente, si se tiene en cuenta la presencia de acontecimientos y temas «criminales» lato sensu en tantas obras literarias, desde la tragedia clásica hasta la proliferación de novelas policíacas y judiciales que comenzó al menos en el siglo XVII. En esta centralidad, además, subyacen complejas cuestiones vinculadas no sólo a la indudable dimensión «dramática» del crimen, como fractura del orden y «crisis» por excelencia, propulsor indispensable de toda trayectoria narrativa, sino también y principalmente a la carga simbólica particularmente poderosa vinculada al rasgo calificador del derecho penal, es decir, su sanción, no por casualidad definida como un «hecho social total».