Este texto de la plataforma se ha clasificado en , , , , , ,

Sistema Capitalista en el Siglo XXI

Sistema Capitalista en el Siglo XXI

Este elemento es una expansión del contenido de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema.


Nota: Véase sobre el sistema económico capitalista. El capitalismo suele considerarse un sistema económico en el que los agentes privados poseen y controlan la propiedad de acuerdo con sus intereses, incluso en el siglo XXI, y la demanda y la oferta fijan libremente los precios en los mercados de forma que puedan servir a los mejores intereses de la sociedad. La característica esencial del capitalismo es el afán de lucro. Este texto se ocupa del Sistema Capitalista en el Siglo XXI.

La forma general del capitalismo

Por qué el mundo es mejor y por qué casi nadie lo sabe

Esta sección explica la forma general de la dinámica del capitalismo. La primera instantánea de 2017 examina la narrativa popular de que todo está empeorando. Presenta datos que demuestran que no es así. La popular pero errónea suposición corre el riesgo de distorsionar el análisis y las recomendaciones hacia lo negativo. El artículo se publicó por primera vez en Forbes el 30 de noviembre de 2017.

Al leer las noticias se puede ver que el mundo se está yendo al infierno en una cesta de mano, ¡y rápido! El terrorismo, las armas nucleares, el estancamiento económico, el malestar social, los líderes autocráticos, el desempleo estructural, la descualificación, la creciente desesperanza, la epidemia de opioides, el aumento de la desigualdad, la xenofobia, las migraciones económicas, las recesiones, las burbujas financieras y las crisis, las recesiones, las depresiones – la lista continúa.

Por eso, cuando una encuesta reciente preguntaba: «Considerando todo, ¿cree que el mundo está mejorando o empeorando?», los resultados eran previsiblemente sombríos. En Suecia, sólo el 10% pensaba que las cosas estaban mejorando. En Estados Unidos, sólo el 6%. Casi nadie piensa que el mundo está mejorando.

En un impactante estudio titulado «The short history of global living conditions and why it matters that we know it» (La breve historia de las condiciones de vida en el mundo y por qué es importante que la conozcamos), realizado por el economista de Oxford Max Roser, fundador de Our World in Data (Nuestro mundo en datos), aprendemos que en prácticamente todas las dimensiones clave de nuestro bienestar material – pobreza, alfabetización, salud, libertad y educación – el mundo es un lugar mucho mejor que hace un par de siglos.

La pobreza

Incluso la Biblia nos dice que «a los pobres los tendrás siempre contigo». Y es habitual ver la pobreza como algo tan intratable que las organizaciones que pretenden reducir la pobreza mundial, como el Banco Mundial, bien podrían intentar hervir el océano. Las estadísticas demuestran lo contrario. Se han conseguido enormes avances en la reducción de la pobreza extrema, especialmente en los últimos cincuenta años. Algunos países que ahora son ricos eran pobres hace apenas unas décadas.

Hace dos siglos, sólo unos pocos privilegiados no vivían en la pobreza extrema. A pesar de todos los males de la industrialización, el aumento de la productividad sacó a la gente de la pobreza extrema. Al principio, el progreso fue modesto: en 1950, el 75% seguía viviendo en la pobreza extrema. Pero hoy, los que viven en la extrema pobreza son ahora menos del 10%.

Se trata de un logro extraordinario, sobre todo porque la población mundial se ha multiplicado por siete en los dos últimos siglos. Los bienes y servicios vitales se volvieron más abundantes: más alimentos, mejor ropa, mejor vivienda, y fontanería interior.

En medio de la avalancha de malas noticias en los medios de comunicación, es fácil pasar por alto lo lejos y lo rápido que hemos llegado. Como los medios de comunicación están obsesionados con informar de los sucesos en los que las cosas han ido mal, es fácil pasar por alto un hecho extraordinario: «desde 1990, cada día hay una media de 130.000 personas menos en situación de pobreza extrema».

Educación y alfabetización

La historia de la educación es igual de alentadora. Los datos muestran que la proporción de la población mundial alfabetizada ha pasado, en los dos últimos siglos, de una minúscula élite a un mundo en el que ocho de cada diez personas saben leer y escribir.

La salud

Los avances en materia de salud son igualmente sorprendentes. ¿Una razón clave de nuestra sorpresa? No sabemos lo mal que estaban las cosas antes. En 1800, más del 40% de los recién nacidos del mundo morían antes de los cinco años. Ahora sólo una pequeña parte muere antes de los cinco años. ¿Por qué? La medicina moderna ayudó, sobre todo el descubrimiento de los gérmenes, pero aún más importantes fueron las mejoras en la vivienda, el saneamiento y la dieta.

La libertad

La libertad política también progresó. Dada la aparición de líderes populistas y dictadores en todo el mundo, es fácil subestimar lo que ha sucedido en el establecimiento de la libertad política y las libertades civiles, que son «tanto un medio como un fin del desarrollo».

La libertad es notoriamente difícil de medir, y Nuestro Mundo en Datos utiliza como índice de democracia «la menos problemática de las medidas que presentan una perspectiva a largo plazo». Este índice sugiere que en el siglo XIX casi todo el mundo vivía en países gobernados autocráticamente.

Los datos ofrecen varias estimaciones y concluye que más de la mitad de la población mundial vive ahora en una democracia. La inmensa mayoría de los que viven en una autocracia – cuatro de cada cinco – viven en un país autocrático: China.

Población

La población mundial era de unos mil millones de habitantes en el año 1800 y se ha multiplicado por siete desde entonces. En cierto sentido, esto es un gran logro. Una mejor salud significa que los humanos dejaron de morir al ritmo de nuestros antepasados. En efecto, la humanidad empezó a ganar la lucha contra la muerte. La esperanza de vida mundial se duplicó en los últimos cien años.

Sin embargo, en otro sentido, el crecimiento de la población aumentó la demanda de recursos y agravó el impacto de la humanidad sobre el medio ambiente. Pero el crecimiento de la población no es ilimitado. «Una vez que las mujeres se dan cuenta de que las posibilidades de que sus hijos mueran han disminuido considerablemente, se adaptan y optan por tener menos hijos. El crecimiento de la población llega entonces a su fin».

Todos estos avances han sido posibles gracias a las mejoras en el conocimiento y la educación. Nuestro Mundo en Datos prevé que la educación seguirá mejorando. «Con la actual disminución de la fecundidad mundial, los investigadores esperan que el número de niños disminuya a partir de ahora: nunca habrá más niños en el planeta que hoy». La población mundial debería alcanzar su punto máximo en 2070 y disminuir a partir de entonces. «Dada la gran importancia de la educación para mejorar la salud, aumentar la libertad política y acabar con la pobreza, esta proyección es muy alentadora».

¿Por qué no sabemos que el mundo está mejorando?

Resulta irónico que en un mundo en el que el conocimiento y la educación están mejorando de forma espectacular, exista una incomprensión generalizada sobre la mejora del estado del mundo. «Más de nueve de cada diez personas no creen que el mundo esté mejorando».

Los datos sugieren que los medios de comunicación tienen parte de la culpa. Los medios de comunicación no nos dicen cómo está cambiando el mundo; nos dicen dónde va mal el mundo. Se centran en acontecimientos puntuales que han ido mal. Por el contrario, los acontecimientos positivos se producen lentamente y no hay nada que promocionar en un titular. «Hoy hay más personas sanas que ayer» no es suficiente.

Los retos del futuro

Obviamente, siguen existiendo grandes problemas. Que una de cada diez personas viva hoy en la pobreza extrema es inaceptable. El impacto de la humanidad sobre el medio ambiente es insostenible. Hay que hacer frente a las continuas amenazas a la libertad política. Los beneficios futuros no están en absoluto asegurados. Los problemas restantes serán difíciles de resolver.

El panorama que pintan estas estadísticas es también tecnocrático y de perspectiva global. No es un consuelo para una familia individual que sufre saber que el panorama global del bienestar humano ha mejorado a lo largo de varios siglos. Si nos dirigimos a las personas expulsadas de sus tierras por la fuerza o expulsadas a los altos edificios de apartamentos, no es ningún consuelo saber que los ingresos aumentan contados en dólares si los precios suben más rápido. El valor humano y los valores no se reflejan adecuadamente en una hoja de cálculo.

Sin embargo, hay motivos para un cauto optimismo:

  • En primer lugar, el hecho de que el progreso futuro sea difícil de predecir no lo hace improbable. Así, es difícil imaginar que alguien en el año 1800 predijera los avances que se producirían en los dos siglos siguientes. Hoy en día, los pesimistas tienen el megáfono y predicen una perdición casi segura para la humanidad, porque eso es lo que llama la atención. Sin embargo, ¿podría todo esto formar parte del esfuerzo de la humanidad por superarse a sí misma?
  • En segundo lugar, aunque los retos son más difíciles, ahora sabemos mucho más sobre las soluciones. Por ejemplo, sabemos que la clave para limitar la población es sacar a la gente de la pobreza: por encima de los 10.000 dólares per cápita, el crecimiento de la población cae precipitadamente. Paradójicamente, una de las claves para salvar el medio ambiente es acelerar el crecimiento de los ingresos.
  • En tercer lugar, la reducción de la pobreza mundial ha sido un éxito. Pero cuando la gente cree que está fracasando, corre el riesgo de perder la fe en los demás. Un mayor conocimiento de nuestra historia puede generar confianza para afrontar los problemas restantes.
  • En cuarto lugar, hemos aprendido mucho sobre la colaboración. Se han creado instituciones internacionales y pactos globales. Existen antecedentes. «Resolver los problemas -los grandes problemas- es siempre una empresa de colaboración… Acabamos de ver el cambio a lo largo del tiempo; el mundo actual es más sano, más rico y está mejor educado».
  • En quinto lugar, ahora sabemos más sobre cómo adaptarnos. La idea de que debemos hacer las cosas hoy como las hacíamos ayer ha dado paso a la comprensión de que, si queremos seguir avanzando, debemos aprender a adaptarnos aún más rápido. Las prácticas burocráticas que pretenden preservar el statu quo son cuellos de botella para lograr nuevos avances. La innovación debe ser continua. En un mundo de cambio acelerado y complejidad creciente, las organizaciones deben aprender a ser más ágiles.

De una economía de casino a una nueva edad de oro

La segunda instantánea de esta sección, también de 2017, ofrece una guía sobre la gestión de la «destrucción creativa» del capitalismo. Presenta a la distinguida historiadora económica, Carlota Pérez y las conclusiones de su libro pionero, Revoluciones tecnológicas y capital financiero: La dinámica de las burbujas y las edades de oro (2002).

El libro se basa en la teoría de Joseph Schumpeter sobre el vínculo entre la innovación y la dinámica financiera. En él, Pérez expone la historia de cinco revoluciones tecnológicas que siguen un patrón similar de auge, caída y, en algunos casos, renovación.

El capitalismo no es, por tanto, algo que ocurra de forma aleatoria, con auges y caídas que se producen al azar. El capitalismo se produce en ciclos de cincuenta a setenta años que pueden y deben ser gestionados en cada etapa. En las primeras fases del ciclo, el gobierno debe mantenerse al margen. En la fase de limpieza, cuando han surgido las inevitables desigualdades y se está produciendo un exceso de beneficios por parte de los ganadores, los gobiernos deben intervenir. De lo contrario, la economía se precipitará hacia el desastre.

La relevancia para hoy es que muchos países están ahora en este punto de inflexión en el que la desigualdad dentro de los países está empeorando, y la política es cada vez más divisiva. Los líderes autocráticos están cobrando protagonismo. A menos que se tomen medidas correctivas para abordar los problemas obvios del empeoramiento de la desigualdad y el cambio climático, las economías pueden declinar y desintegrarse en el caos.

Desde 2017, tres nuevas crisis -la pandemia de COVID-19 de 2020, la guerra en Ucrania de 2022 y los fenómenos meteorológicos cada vez más extremos- han subrayado tanto la urgencia como las posibilidades de la colaboración internacional.

Cuando Carlota Pérez, la distinguida historiadora económica, terminó de hablar la semana pasada en el Foro Drucker, su intervención suscitó un aplauso sostenido.

Esto se debe a que Pérez se basó en décadas de investigación, descifró los problemas económicos que nos preocupan a todos y señaló un claro camino a seguir. Mientras que la mayoría de nosotros piensa que 20 años es una perspectiva a largo plazo, Pérez adopta un horizonte de 240 años. Al hacerlo, nos muestra patrones que no son visibles cuando miramos lo que ha sucedido en nuestras vidas.

Mark Twain decía que la historia no se repite, pero sí rima. En efecto, la obra de Pérez nos muestra lo que rima en los últimos 240 años de historia económica.

En lugar de que la historia sea sólo «una maldita cosa tras otra», Pérez nos muestra que en realidad estamos viviendo la repetición de ciclos a largo plazo. De este modo, las opciones -y las consecuencias de las distintas decisiones- se vuelven mucho más claras. Aquí está su charla.

Carlota Pérez: Es hora de que el gobierno regrese con audacia, sabiduría y adecuación. Al decir esto, sé que estoy nadando a contracorriente. Pero lo que digo está sólidamente fundamentado en la historia de las revoluciones tecnológicas y el papel asociado de las finanzas.

Revoluciones tecnológicas

Resumiendo: ha habido entre 3 y 5 revoluciones tecnológicas (dependiendo de las interpretaciones de los diferentes autores) en los últimos 240 años.

El patrón de cambio de una revolución tecnológica

Lo que nos interesa hoy es que el registro histórico revela un patrón regular en el proceso de difusión. Tiene lugar en dos mitades. En primer lugar, tenemos el auge de la nueva tecnología que se produce durante el declive de la revolución anterior. Es como la década de los 80, cuando teníamos inflación con las viejas tecnologías, que daban rendimientos decrecientes, mientras que las empresas de tecnología de la información crecían rápidamente con rendimientos en constante aumento (y precios decrecientes).

Esa primera mitad es el periodo de instalación de la nueva tecnología, que lleva y termina con una o más prosperidades de burbuja -como a finales de los 90 y mediados de los 2000-, cuando el sector financiero y la economía de casino toman el control.

Entonces la burbuja o burbujas estallan y se produce una recesión, que puede durar de dos a trece años o más.

Esa fase de recesión es lo que en ocasiones se llama «el punto de inflexión», porque es el momento en que el control de la inversión pasa de las finanzas a la producción, normalmente con la ayuda del Estado. Cuando esto ha ocurrido en el pasado, hemos experimentado un fuerte crecimiento en una especie de Edad de Oro, con una amplia prosperidad.

Pero la Edad de Oro no puede continuar para siempre. Los rendimientos de la nueva tecnología comienzan a declinar. Entonces llega la inevitable madurez de esa revolución tecnológica y el proceso vuelve a empezar.

La secuencia de los cambios: El papel del punto de inflexión

En la primera revolución industrial, tuvimos la manía de los canales y luego el pánico de los canales durante las guerras napoleónicas, lo que llevó al gran salto adelante británico.

Luego tuvimos la manía del ferrocarril y el subsiguiente pánico ferroviario, cuando se hizo evidente, como en cada caso, que había habido un exceso de inversión. Tras una breve recesión, llegó la época de auge victoriano de las décadas de 1850 y 1860 en el Reino Unido, con una Gran Bretaña capitalista que asumía cada vez más el liderazgo mundial.

A continuación, la Edad del Acero, a partir de la década de 1870, dio lugar a múltiples auges mundiales -en Estados Unidos, Alemania, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Argentina-, ya que las enormes oportunidades mundiales provocaron un auge de la inversión. Todo el mundo quería participar. Eso es, hasta que se produjo una serie de cracks de diversas formas en todo el mundo.

Escarmentado por las caídas, el sector financiero de Estados Unidos y Alemania volvió a centrarse en la financiación de la economía real, lo que estabilizó la situación. El resultado fue menos feliz para Argentina, que dejó de ser un actor importante en la economía mundial. Gran Bretaña se concentró en la globalización y el imperio, en lugar de invertir lo suficiente en electricidad, acero y los nuevos productos químicos. Así, empezó a perder su posición de liderazgo en la economía mundial. Una vez más, el cambio supuso un gran derroche y dolor, pero el sector financiero había financiado la infraestructura de la nueva economía mundial.

A partir de finales de la década de 1890, llegó un periodo de relativa calma y prosperidad, con la Belle Époque en Europa, y la Era Progresista en Estados Unidos, en la que se deshicieron los monopolios y se abordaron los problemas de desigualdad de ingresos.

La cuarta revolución -la producción en masa- condujo a una inversión y un crecimiento masivos en los locos años veinte hasta el crack de 1929, que a su vez condujo a la depresión de los años treinta. Este periodo fue un largo punto de inflexión de trece años, que preparó el camino para un periodo de amplia prosperidad, incluyendo la Segunda Guerra Mundial, que enseñó a las empresas las ventajas de trabajar con el gobierno.

A continuación, a partir de 1970, tenemos la era de los ordenadores y las tele-comunicaciones. A mediados de la década de 1990, cuando el gobierno cedió Internet a las empresas, se produjo un rápido crecimiento económico, que terminó con la quiebra de las Dot.com en el año 2000 y luego con la economía de casino de mediados de la década de 2000, con el colapso en todo el mundo de varias burbujas en la vivienda y los instrumentos financieros sintéticos.

Véase también algunos comentarios sobre el capitalismo de accionistas y acerca de las teorías de la maximización del valor para los accionistas de la empresa.

El actual punto de inflexión

A partir de 2022 nos encontramos en medio de otro punto de inflexión. Al igual que en la década de 1930, podríamos tener un período de prosperidad mundial sostenida si se toman las medidas adecuadas.

Al igual que en la década de 1930, tenemos desempleo estructural, baja inversión, creciente desigualdad, una sensación de desesperanza, finanzas con aversión al riesgo con billones de dólares al margen, crecimiento débil, malestar social, recesiones y se habla de un estancamiento económico secular. Los líderes populistas encuentran seguidores masivos, precisamente por estos problemas. Explotan la xenofobia rampante contra subgrupos. Pueden ser los judíos o los musulmanes. Alguien tiene que tener la culpa, y las migraciones económicas a gran escala agravan aún más la xenofobia.

A pesar de estos problemas, había entonces, y hay ahora, un enorme potencial tecnológico subyacente, pero el potencial no puede realizarse sin una dirección clara, común y sinérgica.

Por eso, ahora es el momento histórico adecuado para que el gobierno vuelva a entrar en escena, de forma audaz, activa y sabia. En un momento decisivo, el gobierno no es el problema: el gobierno es la solución.

Esto es lo que acabó ocurriendo en la década de 1940. La acción del gobierno y la Segunda Guerra Mundial condujeron a la producción y el consumo masivos. Un gran número de personas tuvo acceso a productos relativamente baratos. La suburbanización hizo que fuera rentable para las empresas innovar para la familia en el hogar eléctrico con su insaciable hambre de nuevos productos. Al mismo tiempo, la Guerra Fría propició la inversión gubernamental en alta tecnología. La reconstrucción de Europa también estimuló el crecimiento económico y la demanda de equipos y otros bienes.

El estado del bienestar permitió el consumo masivo. Esa es una de las razones por las que los altos impuestos fueron posibles sin resistencia. El tipo máximo se situó en torno al 90% durante toda la década de 1950. El dinero salía de los bolsillos de los contribuyentes, pasaba por las manos del gobierno y volvía en forma de demanda solvente de bienes de consumo o de adquisiciones. Las empresas prosperaron porque fueron capaces de perseguir una visión común acordada de cómo era la «buena sociedad» y qué innovación era necesaria para hacerla realidad. Todo el mundo iba a tener una casa con electrodomésticos baratos. Se disponía de un crédito que permitía a la gente comprar casas y bienes. Fue un juego inteligente de suma positiva entre el gobierno, las empresas y la sociedad, que condujo al mayor auge económico de la historia.

Un nuevo juego de suma positiva: ¿Crecimiento verde?

Si nos trasladamos a nuestra época, podemos ver que existen nuevas posibilidades para un juego inteligente de suma positiva. La actual revolución tecnológica basada en la informática y las telecomunicaciones tiene inmensos beneficios potenciales para todos. Sin embargo, también existen riesgos. Nos enfrentamos a problemas medioambientales: no sólo el calentamiento global y la contaminación, sino también la escasez de recursos naturales. No podemos dar a todos los chinos e indios el American Way of Life: simplemente no tenemos siete planetas.

¿Qué hacer? Tenemos que convertir nuestros problemas medioambientales en soluciones económicas. Tenemos que utilizar la tecnología de la información para aumentar la proporción de servicios intangibles disponibles en todo el mundo. Necesitamos un acceso a Internet en todas partes, universal y barato. La dirección de la innovación está clara: crecimiento inteligente y ecológico. Por supuesto, esto implicará cambios en el estilo de vida, al igual que hemos visto cambios en los estilos de vida en todas las revoluciones tecnológicas anteriores. La tecnología genera las nuevas posibilidades, y las nuevas necesidades proporcionan una demanda dinámica. La adopción de nuevos estilos de vida da lugar a puestos de trabajo que sustituyen a los eliminados por la revolución tecnológica en curso. Los nuevos empleos permiten una prosperidad generalizada.

La otra dimensión de la creciente demanda actual es el crecimiento económico necesario, no sólo en China e India, sino en toda Asia, África y América Latina. El pleno desarrollo mundial mejoraría la vida de las mayorías y proporcionaría demanda de bienes de capital, ingeniería y todo lo que el mundo desarrollado puede proporcionar.

La necesidad de nuevas mentalidades

Entonces, ¿qué obtendríamos si el gobierno actuara con audacia? Obtendríamos un juego de suma positiva para las empresas y la sociedad como antes, pero ahora también entre los países avanzados, emergentes y en desarrollo.

Para que esto ocurra, necesitamos una nueva mentalidad. Siempre que se han producido estas revoluciones tecnológicas en el pasado, la respuesta inicial ha sido intentar meter con calzador la nueva tecnología en los viejos estilos de vida y formas de pensar. El resultado es que no se aprovechan todas las ventajas de la nueva tecnología. Vemos a las personas, las empresas y los gobiernos haciendo las cosas de la manera antigua con la nueva tecnología.

Por ejemplo, cuando se inventó el automóvil, los primeros ejemplos eran como versiones motorizadas de un caballo y un carro. La gente tardó en comprender las posibilidades de la nueva tecnología, independientemente de lo que había hecho antes.

Hoy nos enfrentamos a problemas similares. Los gobiernos siguen atrapados en una mentalidad de producción en masa, mientras que las empresas están atrapadas en la ilusión de que un gobierno mínimo es lo mejor. Si queremos lograr un crecimiento económico con mayor igualdad de ingresos y un bienestar sostenible, tenemos que salir de ambas trampas y trabajar juntos.

Revisor de hechos: Murdoch

Análisis Económico, Economía, Economía en General, Fundamentos de Economía, Políticas Públicas, Sistemas Económicos

Échenos una Mano

A diferencia de muchos otros recursos y bases de datos, Lawi no tiene propietarios multimillonario. Sólo la determinación y la pasión por ofrecer informaciones globales útiles y de gran impacto, siempre libres de influencias comerciales o políticas. Informar así es vital para la democracia, para la equidad y para exigir más a los poderosos.

Y proporcionamos todo esto de forma prácticamente gratuita (el 99% es de acceso libre), para que lo lea todo el mundo. Lo hacemos porque creemos en la igualdad de la información. Un mayor número de personas puede seguir la pista de los acontecimientos que configuran nuestro mundo, comprender su impacto en las personas y las comunidades e inspirarse para emprender acciones significativas. Millones de personas pueden beneficiarse del acceso abierto a contenidos de calidad y veraces, independientemente de su capacidad para pagarlas.

Tanto si aporta poco como mucho, su financiación impulsará nuestra labor informativa durante los próximos años. Apoye a Lawi - sólo le llevará un minuto. Si puede, considere la posibilidad de apoyarnos con una cantidad regular cada mes. Muchas gracias.

[pmpro_levels]

La invasión rusa de Ucrania

La invasión rusa de Ucrania ha transformado bruscamente el mundo. Millones de personas ya han huido. Un nuevo Telón de Acero se está imponiendo. Una guerra económica se profundiza, mientras el conflicto militar se intensifica, las víctimas civiles aumentan y las pruebas de horribles crímenes de guerra se acumulan. Nuestro trabajo en ayudar a descifrar un panorama que cambia rápidamente, sobre todo cuando se trata de una creciente crisis de refugiados y el riesgo de una escalada impensable.

En el contexto de la Guerra de Ucrania, puede interesar a los lectores la consulta de la Enciclopedia de Rusia y nuestro contenido sobre la historia de Ucrania, que proporciona un análisis exhaustivo del pueblo, la política, la economía, la religión, la seguridad nacional, las relaciones internacionales y los sistemas y cuestiones sociales de Rusia y Ucrania. Estos recursos están diseñados para complementar el estudio de la política comparada, la historia mundial, la geografía, la literatura, las artes y la cultura y las culturas del mundo. Los artículos abarcan desde los primeros inicios de la nación rusa hasta la Rusia actual, pasando por el ascenso y la caída de la Unión Soviética y la anexión de Crimea.

Respecto a la Revolución rusa, se examinan los antecedentes y el progreso de la Revolución. Empezando por los movimientos radicales de mediados del siglo XIX, la Enciclopedia abarca el desarrollo del movimiento revolucionario creado por la intelectualidad; la condición de los campesinos, la de la clase obrera y la del ejército; el papel de la policía secreta zarista; los "agentes provocadores"; la propia clandestinidad de los revolucionarios. Se dedica una sección importante a la aparición de movimientos de liberación entre las minorías nacionales de las zonas fronterizas. La Enciclopedia también considera la formación de las instituciones soviéticas y la aparición de la cultura revolucionaria mucho antes de 1917, así como la política y estrategia de seguridad rusa, y sus relaciones con la OTAN y occidente.

Esta plataforma pretende analizar también los aspectos jurídicos de las cuestiones económicas y empresariales clave, incluyendo la regulación y el "compliance".