Razas en √Āfrica

Como introducci√≥n al estudio de los pueblos y la cultura africanos, creemos que este texto ser√° de ayuda para los estudiantes. Aparte de su valor como resumen exhaustivo, aunque breve, del estado actual de nuestros conocimientos, sirve para hacer ver al p√ļblico cu√°n grandes son las lagunas de nuestra informaci√≥n que hay que colmar antes de poder llegar a algo que se aproxime a la certeza en nuestras conclusiones. Durante el apartheid, por ejemplo, Sud√°frica clasific√≥ a la poblaci√≥n en cuatro grupos raciales: negros, blancos, asi√°ticos y de color. Cada grupo no blanco estaba sujeto a limitaciones legales, y los negros y los asi√°ticos eran los m√°s limitados. Como era ventajoso para los negros intentar pasar por mestizos, los funcionarios idearon varias pruebas caseras para clasificar a la gente.

Historia de las Antiguas Razas Negras

Esta historia de las antiguas razas negras, incluidos los hebreos negros expone e investiga la evoluci√≥n, desde los primeros tiempos registrados, de las razas negras de Oriente Medio y √Āfrica. Este tema es un importante componente de la cuesti√≥n del origen de las razas humanas en antropolog√≠a. El alem√°n Johann F. Blumenback (1752- 1840) fue el primero en dividir a la humanidad en funci√≥n del color de la piel. Hasta entonces no se hab√≠a hecho ning√ļn intento de este tipo. Su clasificaci√≥n estableci√≥ una l√≠nea de color, en detrimento de las generaciones posteriores. El Sr. Blumenbacb clasific√≥ cinco razas principales de la humanidad: la cauc√°sica, la mongola, la ktbiopia, la americana (indios americanos) y la malaya. Adem√°s, consideraba que la cauc√°sica era la raza original. El antrop√≥logo Blumenbacb bautiz√≥ a los blancos con el nombre de las monta√Īas del C√°ucaso (estas monta√Īas est√°n situadas entre los mares Negro y Caspio), porque pensaba que los blancos m√°s puros eran originarios de all√≠. Blumenbacb era un racista y tambi√©n lo era J. A. Gobineau. Un tercer hombre llamado H. S. Chamberlain quer√≠a promover la supremac√≠a de la raza blanca n√≥rdica y su cultura. Estos hombres atribu√≠an valor e importancia psicol√≥gica a la raza.

Caracter√≠sticas del √Āfrica Subsahariana

Caracter√≠sticas del √Āfrica Subsahariana Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre las “Caracter√≠sticas del √Āfrica Subsahariana”. EL DESARROLLO DE UN CONCEPTO ANTES DE NUESTRA ERA: UNA VISI√ďN GLOBALIZADORA Antes de nuestra era, exist√≠an fuertes intercambios de poblaciones y culturas entre las dos … Leer m√°s

Cronolog√≠a de las Elecciones Nacionales en el √Āfrica Subsahariana

Se ofrece aqu√≠ una cronolog√≠a de las elecciones nacionales en el √Āfrica subsahariana.

Desarrollo en el √Āfrica Subsahariana

El texto est√° organizado en tres secciones principales: en primer lugar, ofrece una visi√≥n general de los cambios en y hacia ciertas cuestiones culturales p√ļblicas en el continente, desde el per√≠odo colonial hasta el poscolonial y el m√°s contempor√°neo; en segundo lugar, presenta casos de congregaciones y comunidades como actores centrales en la mediaci√≥n de la relaci√≥n entre el Estado y la sociedad; y en tercer lugar, presenta casos en los que se puede decir que ciertas cuestiones culturales han obstaculizado el desarrollo. Este marco es algo artificial, ya que presenta casos que podr√≠an considerarse m√°s “positivos” o “negativos” a la hora de evaluar la relaci√≥n entre la organizaci√≥n de las creencias y la fe o ciertas cuestiones culturales y el desarrollo como proceso amplio de cambio social y econ√≥mico. Este enfoque se adopt√≥ como una forma sencilla de reflejar la diversidad de este compromiso, en lugar de dicotomizarlo artificialmente. La realidad de la relaci√≥n entre algunas cuestiones culturales y el desarrollo es compleja, hist√≥rica, contextual y a menudo discutida.

Religi√≥n en el √Āfrica Subsahariana

Este texto se ocupa de la “Religi√≥n en el √Āfrica Subsahariana”. En √Āfrica, al menos, la modernidad (o estar obsesionado por ella) ha decepcionado en repetidas ocasiones al no tener suficientemente en cuenta el contexto local, los actores locales, las culturas y las creencias. Desde una perspectiva no muy distinta, se ha proclamado que la fe es un enga√Īo y la religi√≥n un peligroso “virus mental” que puede extenderse por las sociedades, frenando su progreso. Se podr√≠a argumentar que existe un peligro o enga√Īo correspondiente en la negativa a reconocer el papel social duradero de la religi√≥n, o a depositar la fe en ella. No se trata necesariamente de argumentar que la expresi√≥n religiosa pueda ser correcta (o err√≥nea), sino simplemente de que la fe no puede descartarse como algo innecesario. M√°s bien debemos reconocer que la religi√≥n es una fuerza social, pol√≠tica y de progreso fundamental en muchos contextos africanos. Estudiar o comprometerse con la religi√≥n y su papel en la opini√≥n p√ļblica no es una cuesti√≥n sencilla, pero si no se tiene en cuenta la religi√≥n y las ideas religiosas se corre el riesgo de que no se produzca un cambio social duradero y significativo. El compromiso y el reconocimiento religioso parecen una forma m√°s productiva y adecuada de entender y enmarcar las sociedades y la vida de las personas, en lugar de una simple negaci√≥n de una dimensi√≥n importante a trav√©s de la cual las personas entienden el mundo y a trav√©s de la cual se vincula el tejido de la sociedad. Esto es m√°s cierto en √Āfrica, con su creciente espiritualidad y su persistente pobreza, que en cualquier otro lugar.

Autoridades Electorales en el √Āfrica Subsahariana

Este texto se ocupa de las Autoridades electorales en el √Āfrica subsahariana y muestra una lista de las Autoridades electorales en el √Āfrica subsahariana.

Cristianismo en el √Āfrica Subsahariana

Este texto se ocupa del cristianismo en √Āfrica; en concreto, el cristianismo en el √Āfrica Subsahariana. Se puede decir que existe una apreciaci√≥n generalizada del papel de lo invisible (es decir, de lo que puede trascender el cosmos visible) en toda √Āfrica, excepto en las peque√Īas bolsas urbanas que se han secularizado bajo la influencia occidental (v√©ase m√°s en esta plataforma digital sobre la geograf√≠a urbana). Sin embargo, el contenido real de las construcciones de la Realidad √öltima diferir√≠a significativamente entre las distintas tradiciones religiosas y tambi√©n dentro de ellas. El impacto de las tecnolog√≠as importadas es ahora visible en toda √Āfrica. Es comprensible que las nuevas tecnolog√≠as sean ampliamente adoptadas, sobre todo en forma de f√ļtbol, transporte motorizado, armas, televisi√≥n y tel√©fonos m√≥viles. Como resultado, la estructuraci√≥n de la sociedad se ve afectada por profundas tensiones culturales entre la vida tradicional de las aldeas y el impacto de la industrializaci√≥n, la urbanizaci√≥n, la modernizaci√≥n, la globalizaci√≥n neoliberal y la americanizaci√≥n cultural. Mientras que las tecnolog√≠as modernas han sido adoptadas y los conocimientos aut√≥ctonos se pierden a un ritmo alarmante, los conocimientos cient√≠ficos no se han incorporado de forma generalizada a la construcci√≥n social de la realidad, excepto entre la √©lite educada. Se puede decir que existen profundas tensiones entre las formas de entender el mundo visible y el invisible. El tiempo lineal de las sociedades urbanizadas sigue estando en desacuerdo con los ritmos de la cultura tradicional. Esto provoca una considerable disonancia psicol√≥gica.

Puede haber un √©nfasis en la administraci√≥n o en la tierra ancestral y alguna protesta contra las injusticias econ√≥micas y la destrucci√≥n ecol√≥gica, pero todas las tradiciones religiosas tienen que abordar las ambig√ľedades de los llamamientos al desarrollo sostenible de un modo u otro. La naturaleza exacta de la mezcla entre estos enfoques puede diferir, pero una u otra interacci√≥n se encuentra en todas partes.

√Āfrica Negra

Comprender√≠a los siguientes pa√≠ses: Angola, Ben√≠n, Botsuana, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, Camer√ļn, Chad, Comoras, Costa de Marfil, Eritrea, Etiop√≠a, Gab√≥n, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea Ecuatorial, Guinea-Bis√°u, Kenia, la Rep√ļblica Centroafricana, Lesoto, Rep√ļblica del Congo, Rep√ļblica Democr√°tica del Congo, Yibuti, Madagascar, Malaui, Mal√≠, Mauricio, Mauritania, Mozambique, Namibia, N√≠ger, Nigeria, Ruanda, Santo Tom√© y Pr√≠ncipe, Senegal, Seychelles, Sierra Leona, Somalia, Somalilandia, Sud√°frica, Sud√°n, Sud√°n, Swazilandia, Tanzania, Togo, Uganda, Zambia, Zimbabwe. El t√©rmino afroamericano ser√≠a m√°s √ļtil si hubiera una descripci√≥n de lo que significa en el estudio, por ejemplo, afroamericano de ascendencia reciente o lejana de √Āfrica Occidental. Los africanos reci√©n llegados podr√≠an describirse por su origen espec√≠fico, por ejemplo, caribe√Īos americanos, restringiendo as√≠ la etiqueta de afroamericano a aquellos cuya ascendencia africana es lejana (tres o m√°s generaciones atr√°s). Es necesario revisar la pr√°ctica habitual de clasificar a las personas con ascendencia africana mixta y otra etnia como negros o afrocaribe√Īos o afroamericanos. Sin ello, estas poblaciones seguir√°n permaneciendo ocultas cuando se hagan pol√≠ticas sobre diversidad √©tnica. T√©rminos amplios como negro, africano o negro-africano est√°n arraigados en los escritos cient√≠ficos, aunque existe una considerable diversidad dentro de las poblaciones afrodescendientes y dichos t√©rminos pueden ser tanto ofensivos como inexactos. En este texto se describe la heterogeneidad de las poblaciones africanas y se analizan los puntos fuertes y las limitaciones del t√©rmino “negro” y de las etiquetas afines desde el punto de vista de la epidemiolog√≠a y la salud p√ļblica en Europa y Estados Unidos.

Sistemas Pol√≠ticos en √Āfrica Subsahariana

Sistemas Pol√≠ticos en √Āfrica Subsahariana Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Algunos Conceptos de los Sistemas Pol√≠ticos en √Āfrica Subsahariana Democracia [Democracia electoral] Naciones con gobiernos elegidos a trav√©s de elecciones generalmente leg√≠timas, libres y justas que reflejan la … Leer m√°s

Intervención Humanitaria en Somalia

A partir de finales del decenio de 1980 se produjo una lucha por el poder en Somalia. Al principio, la contienda fue entre el Movimiento Nacional Somal√≠ (SNM), financiado por Etiop√≠a, y el gobierno somal√≠ de Siad Barre, pero dio un giro violento en 1988 cuando el Movimiento Nacional Somal√≠ inici√≥ una guerra de guerrillas contra Siad. Un Siad cada vez m√°s impopular comenz√≥ a tomar represalias severas e indiscriminadas, y poco despu√©s parec√≠a como si cada clan tuviera su propia milicia y compitiera por el poder pol√≠tico. Por una mezcla de razones, incluyendo el deseo de demostrar que la ONU tambi√©n se preocupaba por las emergencias en √Āfrica, el Consejo de Seguridad de la ONU decidi√≥ proporcionar protecci√≥n armada a los convoyes de socorro, lo que result√≥ ser el primer paso en una pendiente resbaladiza hacia una guerra total entre las fuerzas de la ONU y Mohammed Farah Aideed. Los defensores de la suspensi√≥n de la ayuda alimentaria argumentaron que Shabaab obten√≠a importantes beneficios directos e indirectos de la entrega de ayuda alimentaria en sus zonas de control y que era absurdo que una mano del gobierno estadounidense intentara exprimir financieramente al grupo terrorista mientras otra mano del gobierno lo alimentaba. Los que se oponen a la suspensi√≥n de la ayuda alimentaria argumentaron que no era √©tico considerar la posibilidad de cortar la ayuda de emergencia a un pa√≠s en el que 3,5 millones de personas necesitaban asistencia urgente y que ser√≠a pol√≠ticamente perjudicial para los esfuerzos estadounidenses por ganarse a los somal√≠es si Estados Unidos cortaba la ayuda alimentaria y se produc√≠a la hambruna en el pa√≠s. Las cuatro l√≥gicas -contra el terrorismo, la ley, el humanitarismo y los intereses pol√≠ticos- chocaron en el proceso. Si la administraci√≥n hubiera logrado nombrar a un director para USAID en el transcurso de 2009, muchos dentro de la administraci√≥n sostienen que el asunto podr√≠a haberse manejado de manera diferente.

√Āfrica Subsahariana

Visualizaci√≥n Jer√°rquica de √Āfrica subsahariana Geograf√≠a > √Āfrica
√Āfrica subsahariana Concepto de √Āfrica subsahariana V√©ase la definici√≥n de √Āfrica subsahariana en el diccionario. Caracter√≠sticas de √Āfrica subsahariana [rtbs name=”geografia”]
Recursos Traducci√≥n de √Āfrica subsahariana […]

Lenguas Cushitas

Este texto se ocupa de las lenguas cushitas. En la actualidad se hablan m√°s de 30 lenguas cusitas en √Āfrica Oriental, desde Egipto hasta Tanzania. La lengua cusita m√°s septentrional, el beja, que se habla en Egipto, Sud√°n y Eritrea, constituye una subfamilia propia. Algunos ling√ľistas consideran que el beja deber√≠a clasificarse como una rama del afroasi√°tico y no como una subfamilia de una sola lengua dentro de la familia cusita. Las dem√°s lenguas cusitas se dividen en cuatro subgrupos: Agaw, cus√≠tico oriental de las tierras altas, cus√≠tico oriental de las tierras bajas y cus√≠tico meridional.

Liga √Ārabe

Liga √Ārabe o Liga de los Estados √Ārabes (1945) Liga de Estados √Ārabes o Liga √Ārabe Liga de Estados √°rabes o Liga √°rabe en el Derecho Internacional Organismo internacional establecido en 1945 en El Cairo por siete Estados √°rabes independientes o en v√≠as de serlo: Arabia Saud√≠, Yemen, Irak, […]

Medidas contra la Piratería

La piratería moderna ha aumentado junto con la expansión del comercio. En el siglo XXI hay más barcos que nunca que transportan las mercancías del mundo, y son un blanco atractivo para los piratas o los ladrones en el mar. Los océanos del mundo son inmensos, y constituyen alrededor del 71 por ciento de la superficie terrestre. Para aquellos que desean detener la piratería, patrullar cientos de miles de millas de las aguas del mundo en un esfuerzo por atrapar a los piratas en el acto de robar o secuestrar (tomar el control por la fuerza) los barcos es una tarea casi imposible. No obstante, a finales del primer decenio del siglo XXI, la lucha contra la piratería unió a muchas de las naciones del mundo en un esfuerzo de cooperación sin precedentes. A lo largo de la historia, los intentos de erradicar la piratería han girado en torno a varios elementos clave. La mayoría de los expertos coinciden en que los factores importantes son la cooperación entre las naciones afectadas, la resolución de los problemas políticos en las patrias de los piratas y la solución del problema de la pobreza en las patrias de los piratas. La coordinación de los esfuerzos de muchos países en un esfuerzo unificado de lucha contra la piratería ha resultado ser en el pasado un obstáculo.

Piratas Somalies

Somalia se ha convertido en una naci√≥n de refugiados. A finales de los a√Īos ochenta y principios de los noventa, en particular, que inclu√≠an los √ļltimos a√Īos de la dictadura de Siad Barre y la guerra civil que sigui√≥ a su derrocamiento, vieron una inundaci√≥n de somal√≠es abandonar sus hogares por lo que se percib√≠a como un territorio m√°s seguro, a veces dentro de la propia Somalia, a veces en los pa√≠ses vecinos, principalmente Kenia, Djibouti y Etiop√≠a, y a menudo de all√≠ a una multitud de pa√≠ses en Occidente. Ciudades occidentales como Toronto y Londres fueron testigos del nacimiento de comunidades de decenas de miles de refugiados somal√≠es en pocos a√Īos.

Miembros de la Liga √Ārabe

La Liga de los Estados √Ārabes, tambi√©n conocida como la Liga √Ārabe, es una organizaci√≥n regional integrada por las naciones √°rabes del Oriente Medio, el √Āfrica septentrional y el Cuerno de √Āfrica. La Liga se form√≥ en El Cairo en 1945 por los seis miembros fundadores: Egipto, Iraq, Jordania, L√≠bano y Siria. El principal objetivo de la Liga de los Estados √Ārabes, seg√ļn su carta, es el fortalecimiento de las relaciones entre los Estados miembros, la coordinaci√≥n de sus pol√≠ticas para lograr la cooperaci√≥n entre ellos y salvaguardar su independencia y soberan√≠a; y una preocupaci√≥n general por los asuntos e intereses de los pa√≠ses √°rabes. Siria ha formado parte hist√≥ricamente de la liga, pero actualmente est√° suspendida en respuesta a las acciones del gobierno en el manejo de los oponentes pol√≠ticos y los levantamientos en la naci√≥n.

Tecnolog√≠a Digital en el √Āfrica Subsahariana

Esta entrada se ocupa del desierto digital, pero a la vez de las oportunidades y desaf√≠os en el √Āfrica subsahariana en relaci√≥n a las tecnolog√≠as digitales. Y es que aun cuando el resto del mundo se ha beneficiado de los avances de Internet y la tecnolog√≠a digital en el √ļltimo decenio, el crecimiento del √Āfrica subsahariana se ha desacelerado en los √ļltimos 10 a√Īos. Es esta extra√Īa yuxtaposici√≥n de circunstancias la que plantea la pregunta: ¬Ņcu√°l es el papel de Internet en el crecimiento del √Āfrica subsahariana?

La contribuci√≥n de Internet al desarrollo econ√≥mico es innegable. En un informe del Instituto McKinsey se constat√≥ que el desarrollo digital facilit√≥ el 21% de todo el crecimiento del PIB mundial (o global) en las econom√≠as maduras de 2006 a 2011. En casi todos los aspectos de la econom√≠a, Internet ofrece menores costos (o costes, como se emplea mayoritariamente en Espa√Īa) de transacci√≥n, mayor eficiencia en la gesti√≥n y mayores posibilidades de elecci√≥n para el consumidor, lo que redunda en una mayor eficiencia y crecimiento dentro de los sectores de mercado establecidos y en la creaci√≥n de nuevos modelos de negocio. Adem√°s, Internet crea directamente un mayor acceso a la informaci√≥n, la educaci√≥n y el capital humano, elevando la calidad de vida de las personas con acceso.

Bio√©tica en el √Āfrica Subsahariana

Bio√©tica en el √Āfrica Subsahariana POBLACI√ďN, PLANIFICACI√ďN FAMILIAR Y ABORTO El control de la poblaci√≥n, tal como se propugna en el mundo occidental, lamentablemente ha desdibujado las cuestiones de la planificaci√≥n familiar y ha dado lugar a un debate que deber√≠a haber sido completamente […]

Jurisdicciones Subsaharianas

Jurisdicciones Subsaharianas Este elemento es una profundizaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Constituciones y Constitucionalismo Incluye lo siguiente: Adjudicaci√≥n constitucional en √Āfrica Separaci√≥n de poderes en el constitucionalismo africano El constitucionalismo africano y el papel del Islam Constitucionalismo comparativo y buena gobernanza en la Commonwealth … Leer m√°s