Definitud

Definitud Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. La definitud es una noci√≥n sem√°ntico-pragm√°tica que est√° estrechamente asociada al uso del art√≠culo definido (o determinante) en lenguas como el ingl√©s, el h√ļngaro, el hebreo y el lakhota. El art√≠culo definido … Leer m√°s

Arte Bizantino

A partir del traslado de la sede del Imperio a Bizancio aparece en el mundo un nuevo tipo de arquitectura y un nuevo esp√≠ritu art√≠stico, el bizantino. Alcanz√≥ un gran desarrollo bajo el emperador Justiniano (527-565), del que hablaremos en el siguiente cap√≠tulo; decay√≥ y alcanz√≥ una nueva culminaci√≥n en el siglo XI. Sigue siendo una tradici√≥n art√≠stica viva en Europa del Este. Expresa las limitaciones e impulsos del nuevo cristianismo oficial. Las cualidades orientales, y en particular las tendencias egipcias y persas, se imponen a la tradici√≥n cl√°sica. El esplendor sustituye a la franqueza y la gracia. Quiz√° el rasgo cultural m√°s significativo del Imperio bizantino sea el tipo de cristianismo que se desarroll√≥ en √©l. M√°s m√≠stico y m√°s lit√ļrgico que el cristianismo romano, tambi√©n estaba menos unificado debido a las antiguas hostilidades √©tnicas en la regi√≥n, la supervivencia de varias herej√≠as entre el clero de Siria, Egipto y otras provincias, y el uso temprano de las lenguas dem√≥ticas (vern√°culas) en los servicios religiosos.

Diáspora Judía

Di√°spora Jud√≠a Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Evoluci√≥n: Vida religiosa y cultural en la di√°spora Durante el per√≠odo helen√≠stico-romano los principales centros de poblaci√≥n jud√≠a fuera de Palestina se encontraban en Siria, Asia Menor, Babilonia y Egipto, cada uno de … Leer m√°s

Fenómeno del Calentamiento Global

Durante los a√Īos 90, el calentamiento global empezaba a parecerse a la guerra nuclear, a la que muchos se enfrentaban con una simple negaci√≥n. Este potente mecanismo psicol√≥gico qued√≥ bien ilustrado por una ni√Īa que exigi√≥ a su padre que apagara un documental de televisi√≥n sobre el cambio clim√°tico porque le daba miedo. En cualquier caso, la mayor√≠a de la gente, al no entender apenas las causas del cambio clim√°tico, no pod√≠a nombrar medidas pr√°cticas concretas para evitarlo. Los ciudadanos eran m√°s propensos a evitar escrupulosamente los botes de spray, que de hecho ya no utilizaban CFC, que a mejorar el aislamiento de sus casas, aunque el menor gasto en combustible amortizar√≠a su inversi√≥n en pocos a√Īos. Ning√ļn informe sobre el clima parec√≠a completo si no mostraba un bloque de hielo desprendi√©ndose de un glaciar para precipitarse al mar; la ex√≥tica imagen se convirti√≥ en un s√≠mbolo aut√≥nomo del calentamiento global. A partir de 2005 surgi√≥ un icono a√ļn m√°s popular, que aparec√≠a con frecuencia incluso en los dibujos animados: el oso polar, del que se dec√≠a que estaba en peligro de extinci√≥n. Hubo informes dispersos de ni√Īos asustados por las im√°genes del calentamiento global. En las producciones el calentamiento global era s√≥lo un ejemplo y una manifestaci√≥n de la inexorable evoluci√≥n social, otra civilizaci√≥n abatida por su propio orgullo y codicia. Las historias sobre el futuro rara vez hac√≠an del cambio clim√°tico un tema central y no un trasfondo (que cada vez se da m√°s por sentado) de otros elementos de la trama. En cualquier caso, a los autores les resultaba dif√≠cil encajar el cambio clim√°tico, un tema inevitablemente centrado en acontecimientos extraordinarios del futuro, en una forma literaria que no se pareciera a la ciencia ficci√≥n, un g√©nero que mucha gente evitaba. No obstante, la sospecha de que el calentamiento global podr√≠a destruir toda nuestra civilizaci√≥n se fue extendiendo en la conciencia p√ļblica, especialmente entre los grupos ya inclinados a preocuparse por los da√Īos medioambientales.

Pol√≠tica Clim√°tica en los A√Īos 90

La Conferencia Internacional sobre el Clima de Kioto, programada para diciembre de 1997, era a√ļn m√°s noticiosa. En ella, los gobiernos tomar√≠an verdaderas decisiones econ√≥micas y pol√≠ticas sobre el uso de los combustibles f√≥siles. La administraci√≥n del presidente Bill Clinton hizo una apuesta por el apoyo p√ļblico a un tratado, celebrando una muy publicitada conferencia de expertos sobre el cambio clim√°tico en octubre. Tras la Conferencia, la brecha entre los dem√≥cratas fuertes (que estaban mayoritariamente de acuerdo con el Presidente Clinton en que era un problema) y los republicanos fuertes (mayoritariamente esc√©pticos) se hab√≠a ampliado. El principal resultado de todo el esfuerzo fue s√≥lo polarizar a√ļn m√°s la cuesti√≥n a lo largo de una l√≠nea divisoria pol√≠tica. En la mayor√≠a de los dem√°s pa√≠ses industrializados, las compa√Ī√≠as petroleras y sus aliados de derechas ten√≠an menos influencia pol√≠tica. Y fue sobre todo en Estados Unidos donde se esforzaron por imponer su visi√≥n del cambio clim√°tico en los medios de comunicaci√≥n. Los periodistas de otros lugares rara vez citaban a los negacionistas, y en gran parte del mundo el cambio clim√°tico nunca se convirti√≥ en una cuesti√≥n pol√≠tica intensamente polarizada. En los medios de comunicaci√≥n estadounidenses, tras la reuni√≥n de Kioto se prest√≥ m√°s atenci√≥n a la controversia pol√≠tica que a las pruebas cient√≠ficas. En estos debates pol√≠ticos, tres cuartas partes de los art√≠culos de los cuatro principales peri√≥dicos estadounidenses “equilibraron” los llamamientos de los cient√≠ficos a una acci√≥n en√©rgica frente a la opini√≥n de la industria energ√©tica de que s√≥lo era necesaria una acci√≥n voluntaria, si es que hab√≠a alguna. La controversia pol√≠tica suscit√≥ una oleada de atenci√≥n medi√°tica en 2001-2002 despu√©s de que el nuevo presidente, George W. Bush, dejara claro que nunca impondr√≠a los l√≠mites de CO2 que la administraci√≥n anterior y el resto del mundo hab√≠an acordado en la reuni√≥n de Kioto. Los europeos expresaron en voz alta su consternaci√≥n, y muchas publicaciones estadounidenses se sumaron a las cr√≠ticas. Los editoriales tacharon la pol√≠tica de rendici√≥n a los intereses empresariales.

Pol√≠tica Clim√°tica en los A√Īos 80

Cuando sus hallazgos cient√≠ficos se encontraron con la indiferencia del p√ļblico, cada vez m√°s cient√≠ficos del clima de todo el mundo llegaron a la conclusi√≥n de que deb√≠an trabajar para influir en la pol√≠tica gubernamental. Los periodistas se√Īalaron que los cr√≠ticos cient√≠ficos del calentamiento global eran en su mayor√≠a fuertes conservadores pol√≠ticos. Su intenso escepticismo sobre el calentamiento global pod√≠a parecer, como observ√≥ un periodista, que se derivaba menos de la investigaci√≥n que de una “aversi√≥n a cualquier acci√≥n gubernamental centralizada” y una fe casi “religiosa” en que la humanidad nunca podr√≠a ser abatida. Ning√ļn cient√≠fico afirm√≥ que su principal preocupaci√≥n fuera pol√≠tica. Lo que en √ļltima instancia importaba era si el calentamiento global era realmente una amenaza. El tema se estaba politizando cada vez m√°s. Un estudio de los medios de comunicaci√≥n estadounidenses descubri√≥ que en 1987 la mayor√≠a de los art√≠culos que mencionaban el efecto invernadero eran reportajes sobre la ciencia, mientras que en 1988 la mayor√≠a de los reportajes abordaban la pol√≠tica de la controversia. No es que disminuyera el n√ļmero de art√≠culos cient√≠ficos, sino que, a medida que la cobertura medi√°tica se duplicaba y redoblaba, los art√≠culos adicionales se trasladaban a √°mbitos sociales y pol√≠ticos. Antes de 1988, los periodistas hab√≠an recurrido principalmente a los cient√≠ficos para su informaci√≥n, pero despu√©s se basaron sobre todo en fuentes identificadas con posiciones pol√≠ticas o grupos de inter√©s especiales. Mientras tanto, los propios grupos de inter√©s, desde los ecologistas hasta los fabricantes de autom√≥viles, anunciaron cada vez m√°s sus puntos de vista sobre el calentamiento global. Tanto los argumentos cient√≠ficos como los pol√≠ticos se mezclaron a fondo con actitudes m√°s amplias. El apoyo p√ļblico a las preocupaciones medioambientales en general comenz√≥ a disminuir despu√©s de 1988. Puede que esto se deba, en parte, al agotamiento natural de cualquier movimiento una vez que alcanza objetivos importantes. Pero un estudio realizado por cient√≠ficos sociales descubri√≥ que la polarizaci√≥n pol√≠tica en torno a la preocupaci√≥n por el medio ambiente surgi√≥ en la opini√≥n p√ļblica estadounidense en torno a 1992, impulsada por el creciente antiambientalismo entre las √©lites conservadoras.

Cultura Judia

El patrocinio de la literatura sapiencial se atribuye al √ļltimo rey juda√≠ta, Ezequ√≠as, y la conexi√≥n de la sabidur√≠a con los reyes es com√ļn tambi√©n en las culturas extrab√≠blicas. Tras ser conquistada por Alejandro Magno (332 a.C.), Palestina pas√≥ a formar parte del reino helen√≠stico del Egipto ptolemaico, cuya pol√≠tica consist√≠a en permitir a los jud√≠os una considerable libertad cultural y religiosa. Cuando en el a√Īo 198 a.C. Palestina fue conquistada por el rey Ant√≠oco III (247-187 a.C.), de la dinast√≠a siria de los sel√©ucidas, los jud√≠os recibieron un trato a√ļn m√°s liberal y se les concedi√≥ una carta para gobernarse por su propia constituci√≥n, es decir, la Tor√°. Sin embargo, la influencia griega ya se estaba manifestando. Algunas de las 29 ciudades griegas de Palestina alcanzaron un alto nivel cultural. Hay pruebas de que la crueldad mostrada por los asmoneos hacia las ciudades griegas de Palestina ten√≠a un origen pol√≠tico m√°s que cultural. Constituyeron los judi√≥s un grupo √©tnico singular entre la poblaci√≥n de Alejandr√≠a manteniendo hasta cierto punto un aislamiento ling√ľ√≠stico, econ√≥mico y cultural que les permiti√≥ conservar su raza y religi√≥n, fieles a la ley y a las tradiciones de los padres. La colonia jud√≠a se siente atra√≠da por todo el saber helen√≠stico que representa Alejandr√≠a, primer foco cultural del mundo grecooriental.

Efecto Invernadero

Este texto se ocupa del efecto invernadero, un t√©rmino de la ciencia ambiental que se refiere a un aumento de la temperatura media de la tierra provocado por los efectos de la contaminaci√≥n atmosf√©rica. Cuando, en los a√Īos 50 del siglo XX, parec√≠a plausible que la tecnolog√≠a humana pudiera alterar el planeta en su conjunto, a los periodistas les result√≥ m√°s f√°cil sugerir que el efecto invernadero del CO2 procedente de los combustibles f√≥siles era una posible causa del calentamiento global. Las pruebas de que el mundo se estaba calentando un poco m√°s eran lo suficientemente s√≥lidas como para convencer a la mayor√≠a de los meteor√≥logos. En una conferencia de prensa de 1955, el director de la Oficina Meteorol√≥gica de Estados Unidos dijo que en los √ļltimos cincuenta a√Īos se hab√≠a observado un aumento significativo de la temperatura media mundial (3,6¬įF, es decir, 2¬įC). Durante la d√©cada de 1950, los lectores de los peri√≥dicos pod√≠an encontrar repetidamente peque√Īos art√≠culos con an√©cdotas del calentamiento, como cultivos y bacalaos que florec√≠an a cientos de millas al norte de sus antiguas √°reas de distribuci√≥n. M√°s f√°ciles de visualizar eran las historias sobre el retroceso de los glaciares de monta√Īa. (Sin embargo, esto result√≥ ser confuso, ya que los glaciares de monta√Īa avanzan y retroceden de forma err√°tica, dependiendo menos de la temperatura global que de las variaciones puramente locales de las nevadas). A mayor escala, en 1959 el New York Times inform√≥ de que el hielo del oc√©ano √Ārtico s√≥lo ten√≠a la mitad de espesor que en el siglo anterior. Aun as√≠, el informe conclu√≠a que “la tendencia al calentamiento no se considera ni alarmante ni pronunciada”. La tendencia tampoco estaba claramente causada por la actividad humana; para muchos de los cient√≠ficos que informaron del calentamiento, se trataba simplemente de otra fase de los misteriosos ciclos naturales.

Geoingeniería

Geoingenier√≠a Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: Consulte tambi√©n la informaci√≥n sobre la cooperaci√≥n internacional en el siglo XX. Geoingenier√≠a y Modificaci√≥n Ambiental Cuando el mundo empez√≥ a sufrir visiblemente el calentamiento global, los cient√≠ficos volvieron a plantearse … Leer m√°s

Manipulación del Clima

Este texto se ocupa de la manipulaci√≥n del clima y su historia. Si las actividades humanas pueden cambiar el clima, ¬Ņpor qu√© no cambiarlo a prop√≥sito, para que nos convenga? La modificaci√≥n del clima es la manipulaci√≥n de los par√°metros f√≠sicos que controlan los fen√≥menos meteorol√≥gicos. El objetivo es cambiar el patr√≥n meteorol√≥gico para obtener condiciones favorables y reducir el mal tiempo.

Cooperaci√≥n Internacional frente al Cambio Clim√°tico en los A√Īos 80

La preocupaci√≥n de la opini√≥n p√ļblica internacional por el da√Īo a la capa protectora de ozono estratosf√©rico, y el trabajo cient√≠fico coordinado por el PNUMA, condujeron a debates pol√≠ticos a partir de 1982. El resultado fue un Convenio de Viena para la Protecci√≥n de la Capa de Ozono, firmado por 20 naciones en 1985. Este documento no era m√°s que una expresi√≥n desdichada de esperanzas, pero establec√≠a un marco. El marco se hizo √ļtil cuando el descubrimiento de un “agujero de ozono” sobre la Ant√°rtida conmocion√≥ a los funcionarios y al p√ļblico, demostrando que el problema ya era urgente. En el trascendental Protocolo de Montreal del Convenio de Viena de 1987, los gobiernos se comprometieron formalmente a restringir la emisi√≥n de sustancias qu√≠micas espec√≠ficas que da√Īan la capa de ozono. Este no fue el primer acuerdo internacional para restringir la contaminaci√≥n en respuesta al asesoramiento cient√≠fico. Un ejemplo notable fue el Tratado Ant√°rtico, que regula las actividades en el continente polar, inspirado en la IGY y firmado en 1959. En 1979, los pa√≠ses de Europa Occidental adoptaron un Convenio sobre la contaminaci√≥n atmosf√©rica transfronteriza a gran distancia. En √©l se compromet√≠an a limitar sus emisiones de sulfatos, que los cient√≠ficos hab√≠an demostrado que eran la causa de la destructiva lluvia √°cida. El objetivo era restringir la quema de carb√≥n en, por ejemplo, Gran Breta√Īa, para que no matara los bosques en, por ejemplo, Alemania. M√°s tarde, se a√Īadieron al acuerdo m√°s naciones y otras sustancias qu√≠micas. El convenio dio lugar a la creaci√≥n de un proyecto cient√≠fico internacional para estudiar el problema, que se complet√≥ con una elaborada modelizaci√≥n inform√°tica para relacionar la lluvia √°cida con los escenarios econ√≥micos de generaci√≥n de energ√≠a. El Protocolo de Montreal estableci√≥ una norma a√ļn m√°s estricta de cooperaci√≥n internacional y autocontrol nacional.

Cooperación Internacional frente al Cambio Climático en el Siglo XX

Todo el trabajo de organizaci√≥n para la predicci√≥n del tiempo no sirvi√≥ para conectar a los especialistas dispersos en diversos campos que se interesaron por el cambio clim√°tico. La mejor oportunidad lleg√≥ a mediados de los a√Īos 50, cuando un peque√Īo grupo de cient√≠ficos se reuni√≥ para impulsar la cooperaci√≥n internacional a un nivel superior en todas las √°reas de la geof√≠sica. Su objetivo era coordinar la recogida de datos y, lo que no es menos importante, persuadir a sus gobiernos para que gastaran unos mil millones de d√≥lares m√°s en investigaci√≥n. El resultado fue el A√Īo Geof√≠sico Internacional (AGI) de 1957-58. Los cient√≠ficos del clima ten√≠an pocas posibilidades de acceder a los responsables pol√≠ticos. Si convenc√≠an a sus contactos entre los funcionarios de bajo nivel de que el cambio clim√°tico planteaba un problema, estos funcionarios ten√≠an poca influencia con las altas esferas de sus gobiernos. Las mejores oportunidades estaban en otra parte. La investigaci√≥n nacional ten√≠a en muchos pa√≠ses m√°s posibilidades de influir en la pol√≠tica internacional que en la nacional. A mediados de los a√Īos 70, cuando los funcionarios cient√≠ficos de varios pa√≠ses se preocuparon tanto por el cambio clim√°tico que empezaron a contemplar la posibilidad de adoptar medidas pol√≠ticas, encontraron o√≠dos comprensivos entre los funcionarios de las organizaciones de las Naciones Unidas. Un ejemplo notable fue el de Robert M. White, que en su cargo de jefe de la Oficina Meteorol√≥gica de Estados Unidos, y despu√©s de la agencia responsable de toda la meteorolog√≠a y oceanograf√≠a del gobierno (NOAA), fue el representante oficial de su naci√≥n ante la OMM. Ya a principios de los a√Īos 60, Bob White hab√≠a sido uno de los fundadores de la Vigilancia Meteorol√≥gica Mundial. Ahora, en todos sus cargos oficiales, presion√≥ para que se realizara una investigaci√≥n cooperativa sobre el cambio clim√°tico, utilizando los compromisos del gobierno estadounidense para influir en la OMM y viceversa.

Historia de la Cooperación Internacional frente al Cambio Climático

Historia de la Cooperaci√≥n Internacional frente al Cambio Clim√°tico Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: Consulte la informaci√≥n relativa a la cooperaci√≥n internacional frente al cambio clim√°tico en el Siglo XX. A partir de 1980, las reuniones congregaron … Leer m√°s

Sociología Histórica

A diferencia de los ge√≥grafos hist√≥ricos fundadores, los primeros asociados a la sociolog√≠a hist√≥rica ve√≠an la historia como una fuente de materiales, pero ten√≠an poco inter√©s serio en el m√©todo hist√≥rico. Su inter√©s se centraba en la visi√≥n de conjunto y en su objetivo de sistematizar la historia a partir de planteamientos evolutivos unilineales y, posteriormente, con modificaciones de los mismos para crear teor√≠as m√°s aceptables del desarrollo social. Era la sociolog√≠a por encima de la historia en comparaci√≥n con la “sociolog√≠a sin historia” que hab√≠a llegado a dominar en Estados Unidos. A pesar de sus intereses y lazos comunes, estos ge√≥grafos y soci√≥logos difer√≠an en los objetos estudiados y en c√≥mo se constitu√≠an e investigaban esos objetos. En general, los ge√≥grafos hist√≥ricos se basaron en mayor medida en fuentes de archivo, a menudo complementadas con historias orales. En cuanto a los soci√≥logos, hubo una mayor tendencia a basarse en fuentes secundarias, incluidas muchas tesis, pero Posel (1995) proporcion√≥ amplias referencias a registros de archivo e informes gubernamentales y Hyslop (1999) utiliz√≥ algunos registros de archivo de Gran Breta√Īa adem√°s de muchas fuentes secundarias. Los soci√≥logos utilizaron menos las historias orales. Aqu√≠ se trata de presentar, tambi√©n, la geograf√≠a hist√≥rica a aquellos que en la sociolog√≠a hist√≥rica puedan estar intrigados, al menos con su concepci√≥n de lo que un campo as√≠ podr√≠a incluir, y luego se pasar√Ī√° a cuestiones de convergencia y solapamiento.

Breve Historia de la Ciencia

Este texto ofrece una breve historia de la ciencia, un recorrido por la evoluci√≥n de la ciencia hasta la actualidad y de su concepto, incluyendo a los griegos y el pensamiento del renacimiento. El perfeccionamiento de las t√©cnicas m√©dicas ha provocado un aumento desmesurado de la poblaci√≥n; las industrias qu√≠micas y el motor de combusti√≥n interna est√°n contaminando el agua y el aire; la demanda de materiales y de energ√≠a est√° agotando y destruyendo la corteza terrestre. Y todo esto se achaca con demasiada facilidad a la “ciencia” y a los “cient√≠ficos” por parte de quienes no acaban de entender que, si bien el conocimiento puede crear problemas, no es a trav√©s de la ignorancia como podemos resolverlos. Sin embargo, la ciencia moderna no tiene por qu√© ser un misterio tan completo para los no cient√≠ficos. Se podr√≠a avanzar mucho en la reducci√≥n de la brecha si los cient√≠ficos aceptaran la responsabilidad de la comunicaci√≥n -explicando sus propios campos de trabajo de la manera m√°s sencilla y al mayor n√ļmero posible- y si los no cient√≠ficos, por su parte, aceptaran la responsabilidad de escuchar. Para tener una apreciaci√≥n satisfactoria de los avances en un campo de la ciencia, no es esencial tener una comprensi√≥n total de la misma. Al fin y al cabo, nadie cree que haya que ser capaz de escribir una gran obra literaria para apreciar a Shakespeare.

Resumen de la Historia de la Ciencia

A lo largo de los siglos XIII y XIV la experimentaci√≥n con las cosas materiales iba en aumento, los conocimientos eran ganados por los hombres, pero no hab√≠a un avance interrelacionado. El trabajo se realizaba de forma aislada, furtiva y poco gloriosa. Una tradici√≥n de investigaci√≥n aislada lleg√≥ a Europa desde los √°rabes, y una cantidad considerable de investigaci√≥n privada y secreta fue llevada a cabo por los alquimistas, que estaban en estrecho contacto con los vidrieros y metal√ļrgicos y con los herbolarios y curanderos de la √©poca; indagaron en muchos secretos de la naturaleza, pero estaban obsesionados por las ideas “pr√°cticas”; no buscaban el conocimiento, sino el poder; quer√≠an averiguar c√≥mo fabricar oro a partir de materiales m√°s baratos, c√≥mo hacer inmortales a los hombres mediante el elixir de la vida, y otros sue√Īos vulgares similares. De paso, en sus investigaciones aprendieron mucho sobre venenos, tintes, metalurgia y cosas por el estilo; descubrieron varias sustancias refractarias, y se abrieron camino hacia el vidrio transparente y as√≠ hacia las lentes y los instrumentos √≥pticos; pero como los hombres cient√≠ficos nos dicen continuamente, y como los hombres “pr√°cticos” todav√≠a se niegan a aprender, s√≥lo cuando se busca el conocimiento por s√≠ mismo es cuando da ricos e inesperados regalos en abundancia a sus servidores.

M√ļsica Hip Hop

A principios de la d√©cada de 2000, el centro creativo del hip-hop se traslad√≥ al sur de Estados Unidos. El legado de Dr. Dre era visible en la medida en que el hip-hop se hab√≠a convertido en un medio de productores. En el siglo XXI, la m√ļsica, nacida de las creaciones sonoras del deejay, vio sus mayores innovaciones en el trabajo de magos del estudio como Timbaland, Swizz Beatz y los Neptunes. El √©nfasis en los productores como fuerza creativa y comercial coincidi√≥ con la sensaci√≥n generalizada de que la destreza verbal y la poes√≠a del hip-hop estaban disminuyendo. El g√©nero se hab√≠a convertido realmente en m√ļsica pop, con todas las presiones resultantes de accesibilidad, y la complejidad y la naturaleza subversiva de los primeros MCs se hab√≠a desplazado en gran medida a la escena “alternativa”/”underground”. Muchas de las figuras m√°s importantes siguieron surgiendo del Sur de Estados Unidos La celebridad del hip-hop iba ahora a menudo acompa√Īada del √©xito multimedia. El g√©nero sigui√≥ asimil√°ndose a la cultura no musical, y algunas de sus primeras estrellas se convirtieron en rostros conocidos del cine y la televisi√≥n. Snoop Dogg encabez√≥ festivales de rock junto a Bruce Springsteen. Quiz√° nadie represent√≥ mejor el triunfo cultural del hip-hop que Jay-Z. A medida que su carrera avanzaba, pas√≥ de artista a presidente de una discogr√°fica, jefe de una l√≠nea de ropa, propietario de un club y asesor de mercado, y de paso rompi√≥ el r√©cord de la revista Billboard de Elvis Presley de mayor n√ļmero de √°lbumes n√ļmero uno de un artista en solitario. Independientemente de las luchas internas del hip-hop, la repercusi√≥n mundial (o global) de la m√ļsica no dej√≥ de crecer. La carrera de algunas estrellas de esta m√ļsica demuestra el alcance y el poder de una m√ļsica nacida d√©cadas antes en patios de recreo llenos de basura.

Nollywood

Nollywood Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. A continuaci√≥n se examinar√° el significado. ¬ŅC√≥mo se define? Concepto y Or√≠genes de Nollywood Industria cinematogr√°fica de √Āfrica Occidental, con sede en Lagos (Nigeria). El t√©rmino deriva de Hollywood y Bollywood, el … Leer m√°s

Historia de la Ling√ľ√≠stica

Historia de la Ling√ľ√≠stica Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Historia de la Ling√ľ√≠stica La historia de la ling√ľ√≠stica est√° ligada a diversas teor√≠as que se han propuesto para intentar explicar la naturaleza de la facultad ling√ľ√≠stica humana. Estas … Leer m√°s

Ling√ľ√≠stica Hist√≥rica

La ling√ľ√≠stica hist√≥rica, tambi√©n llamada ling√ľ√≠stica diacr√≥nica, es la rama de la ling√ľ√≠stica que se ocupa del estudio de los cambios fonol√≥gicos, gramaticales y sem√°nticos, de la reconstrucci√≥n de las etapas anteriores de las lenguas y del descubrimiento y aplicaci√≥n de los m√©todos que permiten demostrar las relaciones gen√©ticas entre las lenguas. La ling√ľ√≠stica hist√≥rica tiene sus ra√≠ces en las especulaciones etimol√≥gicas de la √©poca cl√°sica y medieval, en el estudio comparativo del griego y el lat√≠n desarrollado durante el Renacimiento y en las especulaciones de los eruditos sobre la lengua de la que descienden las dem√°s lenguas del mundo. Sin embargo, hasta el siglo XIX no se combinaron m√©todos m√°s cient√≠ficos de comparaci√≥n ling√ľ√≠stica y datos suficientes sobre las primeras lenguas indoeuropeas para establecer los principios que ahora utilizan los ling√ľistas hist√≥ricos.

Biblioteconomía Africana

Biblioteconom√≠a Africana Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Aunque las bibliotecas han recorrido un largo camino para hacer que sus espacios, lugares y sitios web cumplan con la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA), todav√≠a hay problemas y desaf√≠os … Leer m√°s

Historia de la Arquitectura de √Āfrica Occidental

Historia de la Arquitectura de √Āfrica Occidental Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Historia de la Arquitectura de √Āfrica Occidental desde 1914 En el √Āfrica subsahariana, la transici√≥n a la independencia se produjo un poco m√°s tarde que en … Leer m√°s

Historia de la Arquitectura Africana

Las transformaciones culturales y pol√≠ticas que se produjeron en √Āfrica tras la Segunda Guerra Mundial cambiaron por completo el panorama arquitect√≥nico del continente y el papel de la arquitectura en la resoluci√≥n de los problemas m√°s acuciantes en la era de la independencia. Los pa√≠ses reci√©n independizados buscaban una nueva arquitectura que no se viera afectada por los precedentes coloniales. El modernismo, con su pretendida neutralidad y su “estilo internacional”, encontr√≥ en la independencia africana un mecenas dispuesto a colaborar y domin√≥ la est√©tica (lo art√≠stico, o lo relacionado con el arte o la belleza) de la √©poca. En ning√ļn lugar fue tan amplia y fuerte la uni√≥n entre el modernismo y el nacionalismo, a menudo personificada por la etiqueta “modernismo tropical”. Sin embargo, la asunci√≥n del Modernismo entre las j√≥venes naciones africanas fue todo menos una continuaci√≥n de la marcha de un movimiento singular desde un centro europeo hasta las antiguas periferias coloniales. El proceso de asimilaci√≥n, traslaci√≥n, reinterpretaci√≥n y adaptaci√≥n del modernismo en toda √Āfrica gener√≥ una rica y sorprendente variedad de arquitectura moderna que intent√≥ responder a las m√ļltiples necesidades, condiciones y oportunidades del continente. El entorno poscolonial era rico en oportunidades para el arquitecto extranjero aventurero, deseoso de explorar y capaz de explotar sus potencialidades. Y lo que es m√°s importante, era el entorno perfecto en el que la primera generaci√≥n de arquitectos africanos formados en el extranjero pod√≠a adquirir una experiencia vital y fomentar una profesi√≥n aut√≥ctona. Si el modernismo fue el lenguaje arquitect√≥nico de la independencia, sus m√ļltiples dialectos fueron tan variados como las lenguas habladas en la propia √Āfrica. Desde la costa mediterr√°nea hasta los confines de la Ant√°rtida, √Āfrica foment√≥ m√ļltiples modernidades en su respuesta arquitect√≥nica a las necesidades de los gobiernos reci√©n establecidos, las sociedades civiles independientes y liberadas, la r√°pida urbanizaci√≥n, la vivienda p√ļblica y privada, la sanidad universal, la educaci√≥n integral y el transporte de masas.

Antropología Histórica

Antropolog√≠a Hist√≥rica Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Evoluci√≥n de la Antropolog√≠a Hist√≥rica y las Disciplinas Hist√≥ricas Salidas disciplinarias Las institucionalizaciones y contenciones de la antropolog√≠a y la historia como investigaciones modernas surgieron tras los procesos m√°s amplios de … Leer m√°s

Cultura Hebrea

La cultura jueva abraza diversos fen√≥menos relacionados entre s√≠, tanto religiosos como seculares. Es la cultura de las comunidades del pueblo juez e incluye las contribuciones de las personas que se identifican como jueves, y la contribuci√≥n de los religiosos jueces, aun cuando √©sta no est√© relacionada de una manera obvia con la religi√≥n del pueblo jud√≠o. El pueblo jud√≠o es una comunidad √©tnica y religiosa: mientras que en el √°mbito religioso, los seguidores del juda√≠smo siguen unas pr√°cticas y creencias, y una manera de vivir. Eso hace dif√≠cil establecer una l√≠nea clara entre los miembros del pueblo jud√≠o y una cultura espec√≠ficamente jud√≠a. Adem√°s, no todos los individuos o todos los fen√≥menos culturales pueden ser clasificados f√°cilmente como seculares o religiosos (distinci√≥n que se hace en la cultura europea, y que tambi√©n suele aplicarse en los casos de la historia de los jueces no europeos). A trav√©s de la historia, en √©pocas y lugares tan diversos como el antiguo Reino de Israel, la Grecia Antigua, el √Āndalus, el Magrib, India o la Xina, o en el actual Estado de Israel, las comunidades jud√≠as han desarrollado fen√≥menos culturales que en cierto modo presentan matices del pueblo jud√≠o pero sin ser espec√≠ficamente religiosos en este momento. Algunos factores en este sentido provienen del juda√≠smo, algunos otros de la interacci√≥n de los jueces con la sociedad que los rodea, y algunos otros de la din√°mica interna social y cultural de las comunidades jud√≠as. Este fen√≥meno se traduce en expresiones culturales jueves considerablemente diversas y √ļnicas en sus propias comunidades, visto que cada una de ellas es tan aut√©ntica como las dem√°s.

Cultura Africana

Cultura Africana Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. [rtbs name=”sistemas-politicos-en-africa”] En ingl√©s: Culture of √Āfrica o √Āfrican culture. Cultura y Tradicones Africanas Tradici√≥n oral La tradici√≥n oral es muy importante en la cultura africana, ya que asegura el paso de las … Leer m√°s

Historia Cultural

Historia Cultural y Nueva Historia Cultural Traducci√≥n al ingl√©s: Cultural History and New Cultural History. Historia Cultural y Nueva Historia Cultural en la Historia Social Europea Nota: para una lista de entradas sobre la historia social de Europa, incluido historia cultural y nueva […]

Historia de la Ciencia

Historia de la Ciencia Recursos Traducción al Inglés Traducción al inglés de Historia de la ciencia: History of science Véase También Bibliografía