Terrorismo en el Siglo XX

Hasta la década de 1990, el terrorismo se consideraba en general un problema de seguridad de segundo orden, que a menudo se ignoraba en los libros de texto habituales sobre política internacional. Menos de dos meses después de los asesinatos (de los atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich en 1972) el canciller Willy Brandt hizo un trato secreto con los terroristas palestinos. Se pusieron de acuerdo para que otros terroristas palestinos secuestraran un avión de Lufthansa que salía de Beirut llevando once alemanes varones y una mínima tripulación y coger a esos alemanes como rehenes, amenazando con matarlos si los tres asesinos de Munich no volaban hacia la libertad en un país árabe.

Pobreza Relativa

Pobreza definida por referencia al nivel de vida general en una sociedad determinada. ¿Es la pobreza un mero fenómeno económico, una falta de dinero, o es algo más amplio y profundo? ¿Implica el «desarrollo» que las sociedades pobres deben ser remodeladas sobre la base de las sociedades ricas del llamado Occidente desarrollado? Otra serie de cuestiones abordan la naturaleza, el alcance y las causas de la desigualdad mundial. ¿Se está convirtiendo el mundo en un lugar más o menos igualitario y, en particular, qué impacto ha tenido la globalización en los patrones globales de pobreza y desigualdad? Por último, ha habido apasionados debates sobre la forma más segura de conseguir el desarrollo. Estos debates se han centrado en particular en los méritos o no de los enfoques del desarrollo orientados al mercado que han dominado especialmente desde principios de la década de 1980. ¿Han fallado organismos como el Banco Mundial y el FMI a los pobres del mundo? ¿Tienen los países ricos la obligación moral de ayudar a los países pobres? La literatura reciente sobre la medición de la desigualdad y la pobreza hace hincapié en la estrecha relación entre las funciones de bienestar social y los índices éticos de desigualdad y pobreza.

Nacionalismo Moderno

Nacionalismo es una conciencia exagerada del valor y la importancia del propio Estado nación (o, en ocasiones, la propia nación). En contraste con la conciencia nacional y el patriotismo (amor a la patria), el nacionalismo glorifica a la propia nación y menosprecia a las demás. Al mismo tiempo, se desarrolla un sentido de misión para moldear el mundo entero según las propias ideas. Podría decirse que el nacionalismo ha sido la fuerza más poderosa de la política mundial (o global) durante más de 200 años. Ha contribuido al estallido de guerras y revoluciones. Ha estado estrechamente vinculado al nacimiento de nuevos Estados, a la desintegración de imperios y al rediseño de fronteras; y se ha utilizado para remodelar los regímenes existentes, así como para reforzarlos. El mayor logro del nacionalismo ha sido establecer la nación como unidad clave para el gobierno político, lo que significa que el llamado Estado-nación (Estado en el que la población tiene una identidad nacional compartida, basada normalmente en la misma lengua, religión, tradiciones, e historia) ha llegado a ser aceptado como la forma más básica -y, según los nacionalistas, la única legítima- de organización política. Sin embargo, el carácter del nacionalismo y sus implicaciones para la política mundial (o global) son muy discutidos. ¿Ha hecho el nacionalismo avanzar la causa de la libertad política o simplemente ha legitimado la agresión y la expansión?

Hegemonía Política

Hegemonía Política se refiere a la supremacía o dominio fáctico que un estado ejerce sobre otros. Aunque los analistas neoconservadores sostenían que Estados Unidos había establecido una «hegemonía global benévola», los críticos, entre los que se encontraban realistas, radicales y muchos en el Sur global, especialmente en los países musulmanes, sostenían que Estados Unidos estaba motivado por el deseo de asegurar una ventaja económica y el control de recursos vitales, actuando incluso como una «superpotencia canalla».

El orden mundial (o global) del siglo XXI tiene cada vez más un carácter multipolar. Esto es evidente en el ascenso de las llamadas «potencias emergentes», especialmente China, pero también es una consecuencia de acontecimientos más amplios, como el avance de la globalización y la gobernanza mundial (o global) y la creciente importancia de los actores no estatales.

Regionalismo Abierto

Este texto se ocupa del regionalismo abierto como interdependencia entre los acuerdos especiales de carácter preferencial y las medidas de liberalización comercial en general. A nivel político, el regionalismo es tanto el sucesor del Estado-nación (Estado en el que la población tiene una identidad nacional, o identidad geográfica, compartida, basada normalmente en la misma lengua, religión, tradiciones, e historia) como una alternativa a la globalización. Desde 1945, han surgido organizaciones regionales en todas las partes del mundo. La primera fase de este proceso alcanzó su punto álgido en la década de 1960, pero el avance del regionalismo ha sido especialmente notable desde finales de la década de 1980. Esto ha dado lugar al fenómeno del llamado «nuevo» regionalismo. Mientras que las formas anteriores de regionalismo habían promovido la cooperación regional, e incluso la integración, en torno a una serie de cuestiones -seguridad, política, economía, etc.-, el «nuevo» regionalismo se ha reflejado en la creación de bloques comerciales regionales, ya sea mediante el establecimiento de otros nuevos o el fortalecimiento de los ya existentes. Algunos incluso creen que esto está creando un mundo de bloques comerciales en competencia. Pero, ¿cuáles son las principales fuerzas que impulsan la integración regional? ¿Es el regionalismo el enemigo de la globalización, o estas dos tendencias están interrelacionadas y se refuerzan mutuamente? ¿El avance del regionalismo amenaza el orden y la estabilidad mundiales? La defensa y promoción de la identidad territorial, especialmente la regional, ha sido muy criticada. Se critica a los regionalistas por hacer hincapié en una visión topográfica de la cultura y la política, en lugar de reconocer la naturaleza topológica de la posmodernidad. Desde este punto de vista, la vida contemporánea no tiene lugar en regiones delimitadas territorialmente, sino en redes que se extienden a través y más allá de las regiones, aunque es un punto de vista que tiende a pasar por alto hasta qué punto la práctica social, el discurso y el poder siguen centrándose en la creación (y la desaparición) de geografías, fronteras y escalas regionales.

Historia de la Geografía Política

La interrelación entre la política y la geografía ha sido reconocida por los estudiosos y comentaristas desde los tiempos de Aristóteles (c. 384 A.C – 322 A.C.). Sus teorías incluían numerosas evaluaciones de la naturaleza de la relación que tiende a existir entre el medio ambiente (tanto el natural como el alterado por la actividad humana) y los procesos y el comportamiento político humano. Como filósofo cuyas experiencias fueron moldeadas por su vida en la ciudad estado de Atenas, Aristóteles sugirió que había un equilibrio óptimo que debía ser alcanzado por el estado entre el tamaño de su población y la extensión de sus territorios. De esta manera se alcanzarían los objetivos clave de autosuficiencia económica y defensa militar. Además, Aristóteles afirmó que el ejército más eficaz sería el compuesto únicamente por ciudadanos del Estado, ya que era más probable que estuvieran imbuidos del espíritu nacional y el patriotismo que se derivaba de su conexión fundamental con el territorio que defendían. Este temprano tejido de ciudadano, estado y tierra proporciona la base de la ciencia moderna. La política y la historia están inextricablemente unidas. En un sentido simple, la política es la historia del presente, mientras que la historia es la política del pasado. La comprensión de la historia tiene, por tanto, dos ventajas para los estudiantes de política. En primer lugar, el pasado, y sobre todo el reciente, nos ayuda a dar sentido al presente, al proporcionarle un contexto o un fondo necesario. En segundo lugar, la historia puede proporcionar una visión de las circunstancias actuales (y quizás incluso orientar a los líderes políticos), en la medida en que los acontecimientos del pasado se asemejan a los del presente. La historia, en ese sentido, «enseña lecciones».
El filósofo árabe Ibn-Khaldūn (1332-1406) hizo varias contribuciones importantes a la comprensión de cómo el medio ambiente moldea la actividad humana. Su afirmación de que el color de la piel de los pueblos africanos negros está determinado por generaciones de exposición prolongada a la luz del sol, en contraposición a una maldición divina impuesta por un enojado Dios del Antiguo Testamento, es un ejemplo de determinismo ambiental. Esta teoría avanza la proposición de que la organización política y social está en gran medida determinada por el medio ambiente, especialmente las fuerzas del clima y la topografía. El determinismo ambiental siguió siendo una fuerza dominante en los estudios geográficos hasta principios del siglo XX. Los orígenes de la geografía política se hallan en los de la propia geografía humana, como instrumento del colonialismo y de la expansión económica. A principios de la década de 1980, la geografía política estaba saliendo claramente de su antigua situación de marginación. Tras desprenderse de su orientación positivista, la política volvía a formar parte de la agenda de la geografía en su conjunto, por lo que la geografía política ya no podía ser descartada como algo periférico de la disciplina. Además, los nuevos trabajos sobre temas urbanos, regionales y electorales estaban atrayendo una mayor atención a la geografía política y conectándola con cuestiones y preocupaciones que estaban siendo abordadas por otras ciencias sociales. Incluso los temas más tradicionales estaban cobrando nueva vida, con un creciente interés por los cambios en las relaciones geopolíticas de la guerra fría y la aparición de nuevos regímenes de control en los océanos del mundo.

Glosario de Ética Empresarial Global

Expertos en negocios y legisladores están presionando para que se endurezcan las normas éticas tras los escándalos que van desde el esquema Ponzi de Bernard Madoff, de 65.000 millones de dólares, hasta los presuntos recortes antes del derrame de petróleo en el Golfo del año pasado y las bonificaciones multimillonarias concedidas a los ejecutivos de los bancos de Wall Street en quiebra a raíz de la crisis financiera. Una reciente encuesta de Gallup reveló que sólo el 15 por ciento de los estadounidenses califica a los ejecutivos de las empresas con un alto nivel de honestidad y ética. El Congreso ha tratado de poner freno a las fechorías empresariales, más recientemente mediante la Ley Dodd-Frank de Reforma de Wall Street y Protección del Consumidor de 2010. Pero algunos conservadores se quejan de que los intentos de imponer normas éticas a las empresas pueden convertir simples errores de juicio en actos delictivos. Muchas grandes empresas, como Google y el minorista de ropa de exterior Patagonia, tienen códigos éticos. Pero también lo tenía Enron, la empresa energética de Texas que se hundió en 2001 en uno de los mayores escándalos financieros de la historia. Este glosario pretende abarcar la mayoría de los temas más importantes sobre la ética empresarial. Pero quedan dudas. Por ejemplo, ¿Pueden las leyes y los códigos de conducta mantener la honestidad de las empresas?

Caída del Comunismo en la Europa del Este

El papel fundamental de la nomenklatura en la gestión de la economía obligó a muchos de sus miembros a enfrentar la crisis cada vez mayor del modelo burocrático. Directores de em presas públicas y secretarios regionales se sentían impacientes ante las restricciones que les imponían ministerios industriales y planificadores centrales, y se resentían ante la interminable sustracción de trabajadores e insumos materiales resultante de la escasez endémica. Simultáneamente el creciente involucra miento de las economías del Este europeo con los mercados mundiales –a pesar del lento ritmo de la reforma económica, después de la caída de Khruschev y Dubcek, Polonia y Hungr ía, en especial, obtuvieron grandes préstamos de Occidente e hicieron esfuerzos para pagarlos con crecientes exportaciones generadoras de divisas– acostumbró a los gerentes a la cooperación con empresas occidentales. A pesar de los esfuerzos del régimen de Honecker para reducir el comercio con Occidente, a fin de evitar el tipo de crisis de endeudamiento experimentada por Polonia y Hungría en la década de 1980, 30% del comercio de Alemania oriental, en vísperas de la revolución, era realiza do con países de la OCDE. La necesidad de tecnología avanzada impuso un estímulo a los emprendimientos conjuntos con firmas de Occidente. Las revoluciones de 1989, por más abruptas y dramáticas que hayan sido, se destacaron por la ausencia de conflictos sociales y violencia en gran escala. El enfrentamiento entre manifestantes y policías en Alemania oriental y Checoslovaquia implicó un nivel de violencia semejante al alcanzado por los choques entre las fuerzas antimotines y los mineros en huelga en Gran Bretaña. En Hungría y Polonia incluso la movilización de masas brilló por su ausencia.

Modelo Westminster

El modelo Westminster (del Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda) es una forma de gobierno en la que existe una «fusión» de poderes entre el ejecutivo y el legislativo. Aunque todas las formas de gobierno parlamentario se denominan a veces «sistemas de Westminster», el modelo de Westminster va más allá al concentrar la toma de decisiones del gobierno en un único órgano (el Parlamento o, en la práctica, la Cámara de los Comunes). El principal campo de batalla de la política en el modelo de Westminster es entre el gobierno (compuesto por los líderes del partido más grande de los Comunes) y la oposición (compuesta por el segundo partido más grande de la Cámara de los Comunes).

Investigación de Políticas Europeas

Investigación de Políticas Europeas Este elemento es una expansión del contenido de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, … Leer más

Método de la Política Comparada

Este texto se ocupa del método de la política comparada, ofreciendo instrumentos para investigar la política comparada en internet. Para un tema tan amplio y verdaderamente global como la política comparada, Internet ofrece una fuente de información inestimable. Su alcance y accesibilidad no tienen parangón en la historia de la humanidad. Pero su inmensidad presenta retos y oportunidades a la hora de estudiar e investigar la política comparada: Cuando se dispone de tanta información, ¿dónde se elige buscar? ¿Cómo saber qué tipo de fuentes serán más útiles para su trabajo? ¿Cómo saber en qué sitios web confiar y de qué sitios web desconfiar? ¿Cómo puede identificar la parcialidad? ¿Qué tipo de fuentes merece la pena citar en un ensayo académico? En definitiva, para hacer un uso eficaz de Internet hay que tener buenas habilidades de investigación, sobre todo para buscar a fondo e interpretar con prudencia. Este texto ofrece algunos consejos para ayudarte a empezar.

Guerras

El poder militar ha sido la moneda tradicional de la política internacional. Los Estados y otros actores han ejercido su influencia sobre los demás en gran medida a través de la amenaza o el uso de la fuerza, lo que hace que la guerra sea una característica omnipresente de la historia de la humanidad, que se encuentra en todas las épocas, todas las culturas y todas las sociedades. Sin embargo, aunque la guerra parece ser tan antigua como la humanidad, existen dudas sobre su naturaleza. ¿Qué distingue a la guerra de otras formas de violencia? ¿Cuáles son las principales causas de la guerra y la paz? ¿Y la disminución de la incidencia de la guerra en algunas partes del mundo significa que la guerra se ha vuelto obsoleta y que el poder militar es una característica redundante de la política mundial? Sin embargo, la naturaleza de la guerra ha cambiado enormemente a lo largo del tiempo.

Actores Internacionales

El Estado ha sido considerado durante mucho tiempo como el actor más importante en la escena mundial, la «unidad» básica de la política global. Su predominio se deriva de su jurisdicción soberana. Como los Estados ejercen un poder indiscutible dentro de sus fronteras, operan, o deberían operar, como entidades independientes y autónomas en los asuntos mundiales. Sin embargo, el Estado está amenazado, quizás como nunca antes. En particular, la globalización, en sus formas económicas y políticas, ha conducido a un proceso de retroceso del Estado, llegando a conformar lo que algunos llaman el Estado post-soberano. Otros, sin embargo, sostienen que las condiciones de flujo y transformación subrayan que la necesidad del orden, la estabilidad y la dirección que (posiblemente) sólo el Estado puede proporcionar es mayor que nunca. ¿Están los Estados en declive, o están en un proceso de renacimiento?

Teorías Políticas

Nadie ve el mundo tal y como es. Todos miramos el mundo a través de un velo de teorías, presupuestos y suposiciones. En este sentido, la observación y la interpretación están inextricablemente unidas: cuando miramos el mundo, también nos dedicamos a imponerle un significado. Por eso es importante la teoría: da forma y estructura a una realidad que de otro modo sería informe y confusa. Las teorías más importantes en lo que respecta a la política global han surgido de la disciplina de las Relaciones Internacionales, que ha dado lugar a una rica y cada vez más diversa gama de tradiciones teóricas. Las perspectivas dominantes en este campo han sido el realismo y el liberalismo, cada uno de los cuales ofrece una explicación diferente del equilibrio entre el conflicto y la cooperación en los asuntos mundiales. ¿Por qué los realistas creen que la política mundial (o global) se caracteriza por un conflicto interminable, mientras que los liberales han creído en la posibilidad de la cooperación y la paz duradera? ¿Y por qué las ideas realistas y liberales se han vuelto más similares con el tiempo?

Política Mundial

¿En qué sentido la política es ahora «global»? ¿Y cómo y hasta qué punto la globalización ha reconfigurado la política mundial? Nuestra comprensión de la política global también debe tener en cuenta las diferentes «lentes» teóricas a través de las cuales se ha interpretado el mundo; es decir, las diferentes formas de ver el mundo. ¿Cuál es la diferencia, en particular, entre las perspectivas dominantes de la política mundial (o global) y las perspectivas críticas? Por último, el mundo se niega obstinadamente a quedarse quieto. La política mundial (o global) es, por tanto, un escenario de cambio continuo y, según muchos, acelerado. Sin embargo, algunos aspectos de la política mundial (o global) parecen tener un carácter duradero. ¿Cuál es el equilibrio entre la continuidad y el cambio en la política mundial?

No Proliferación Nuclear

La idea de un mundo libre de armas nucleares ha sido promovida tanto por activistas por la paz como, más recientemente, por políticos de alto nivel de Estados Unidos y Rusia. La estrategia de defensa de la administración Obama vincula el compromiso con el desarme nuclear a la capacidad de ejercer una fuerte presión moral y diplomática para garantizar la no proliferación.
Sin embargo, las estrategias de no proliferación pueden tener poco impacto en los Estados nucleares y en los que podrían ser «delincuentes» nucleares. También es posible que no cuenten con el respaldo unánime de las principales potencias, que aumenten las probabilidades de una guerra interestatal y que intensifiquen los temores en materia de defensa en los Estados que antes se beneficiaban del paraguas nuclear de Estados Unidos.

Economía Global

Este texto se ocupa de la economía global como la red internacional de individuos, empresas, gobiernos y organizaciones multilaterales que toman colectivamente decisiones de producción y consumo. iferentes formas de capitalismo han arraigado en distintas partes del mundo. ¿En qué se diferencian estos capitalismos y cuáles son las implicaciones de estas distintas formas de organización socioeconómica? Además, una forma particular de desarrollo capitalista ha ganado ascendencia mundial (o global) desde la década de 1980, habitualmente denominada neoliberalismo. ¿Cuáles han sido las principales consecuencias del «triunfo» del neoliberalismo? Otro acontecimiento ha sido la importante aceleración del proceso de globalización económica, generalmente asociada al avance del neoliberalismo. ¿Ha promovido la globalización neoliberal la prosperidad y las oportunidades para todos, o ha generado nuevas formas de desigualdad e injusticia? Estas preguntas se han vuelto especialmente apremiantes a la luz de una tendencia a la aparente intensificación de la crisis y la inestabilidad económica. ¿Son las crisis económicas un precio que merece la pena pagar por el éxito económico a largo plazo, o son un síntoma de los fallos fundamentales del capitalismo global?

Sociedad Moderna

Las sociedades modernas están cambiando tan rápida y radicalmente como las economías modernas. Entre los cambios más importantes se encuentra la naturaleza cambiante de las conexiones sociales, especialmente a la luz del surgimiento de las llamadas sociedades postindustriales y el crecimiento masivo de la tecnología de las comunicaciones. ¿Las formas «densas» de conexión social están siendo sustituidas por formas «finas» de conexión? Por otra parte, el avance de la globalización cultural está modificando las normas y los valores sociales, sobre todo, pero no exclusivamente, en el mundo en desarrollo, sobre todo a través de la difusión del consumismo y el aumento del individualismo. Por último, el crecimiento de los grupos transnacionales y los movimientos globales ha llevado a algunos a sugerir que las relaciones sociales y las identidades están en proceso de reconfiguración mediante la aparición de lo que se ha denominado «sociedad civil global». ¿Existe la sociedad civil global y cuáles son sus implicaciones para la futura configuración de la política global?

ONU

La ONU (a diferencia de su predecesora, la Sociedad de Naciones) se ha establecido como un organismo verdaderamente global, y es considerada por la mayoría como una parte indispensable de la escena política internacional. Su preocupación principal por promover la paz y la seguridad internacionales se ha complementado, con el tiempo, con una agenda económica y social en constante expansión. ¿Ha estado la ONU a la altura de las expectativas de sus fundadores, y podrá estarlo alguna vez? ¿Qué factores determinan la eficacia de la ONU y cómo podría hacerse más eficaz?

Esfuerzos Mundiales de Justicia Ambiental

El medio ambiente se considera a menudo el ejemplo arquetípico de una cuestión global. Esto se debe a que los procesos medioambientales no respetan las fronteras nacionales; tienen un carácter intrínsecamente transnacional. Dado que los países son especialmente vulnerables desde el punto de vista medioambiental a las actividades que tienen lugar en otros países, los avances significativos en cuestiones medioambientales a menudo sólo pueden realizarse a nivel internacional o incluso mundial. Sin embargo, la cooperación internacional en estos asuntos ha sido a veces muy difícil de conseguir. Han surgido desacuerdos tanto sobre la gravedad y la naturaleza de los problemas medioambientales como sobre la mejor manera de abordarlos, entre otras cosas porque las prioridades medioambientales suelen entrar en conflicto con las económicas. ¿Pueden abordarse los problemas medioambientales dentro del sistema socioeconómico existente, o es éste el origen de dichos problemas? Estos debates han sido especialmente apasionados en lo que es claramente el tema central de la agenda medioambiental mundial, el cambio climático.

Intervención Humanitaria

La intervención humanitaria se refiere a las acciones emprendidas por una organización u organizaciones (usualmente un estado o una coalición de Estados) que tienen la intención de aliviar el extenso sufrimiento humano dentro de las fronteras de un Estado. La intervención humanitaria es una intervención militar llevada a cabo con objetivos humanitarios y no estratégicos. Floreció en la década de 1990 debido a las expectativas liberales vinculadas a la perspectiva de un «nuevo orden mundial» y a la hegemonía (temporal) de Estados Unidos. Sin embargo, la implicación militar estadounidense en Afganistán e Irak ha suscitado una profunda preocupación por la intervención humanitaria.mLa intervención humanitaria funciona cuando sus beneficios superan sus costes, en términos de vidas perdidas y sufrimiento humano. Aunque este cálculo es difícil de hacer en términos objetivos, es evidente que ha habido ejemplos de intervenciones exitosas. Otras intervenciones, sin embargo, han hecho posiblemente más daño que bien, a veces debido a la naturaleza intratable de los problemas económicos y políticos subyacentes.

Revoluciones de los Países de Europa del Este

En un sentido, las revoluciones del Este europeo simplificaron inmensamente las cosas. No puede haber dudas ahora de que vivimos en un único sistema mundial (o global) unificado. La ilusión de que había un “tercio socialista del mundo”, de que un sistema socioeconómico pos-capitalista estaba en proceso de construcción, fue destruida, junto con la mayoría de los regímenes que supuestamente lo materializaban. El impacto de esta colosal obra de reacomodamiento extendió su influencia mucho más allá de Europa: partes substanciales de África y del Medio Oriente, donde el Estado estalinista de partido único proporcionaba un modelo político a regímenes que, frecuentemente, solo eran una mueca hipócrita de los ideales socialistas, fueron escenario de grandes protestas populares al final de la década de 1980. Las implicaciones del colapso del estalinismo, fueron mucho más allá. Las revoluciones del Este europeo aceleraron un proceso que ya se hallaba en desarrollo –la unificación de la política mundial. Numerosos factores promovían esa tendencia: la globalización del capital, la industrialización de partes del Tercer Mundo, grandes migraciones de los países pobres hacia los ricos y el desarrollo de redes de telecomunicaciones intercontinentales.