Jeroglíficos

El jerogl√≠fico es la unidad fundamental del antiguo sistema ideogram√°tico egipcio. Desde el punto de vista t√©cnico, si el grabado en piedra puede dar cabida a estas formas precisas, el uso de la ca√Īa o el pincel sobre el papiro o la piel conduce a una escritura m√°s flexible. Los jerogl√≠ficos se simplificaron en dos formas cursivas: la escritura hier√°tica (utilizada por los sacerdotes) y la escritura dem√≥tica (utilizada para las cartas y los textos cotidianos). La escritura monumental permaneci√≥ casi sin cambios a lo largo de los tres milenios de su historia, pero fue superada por las otras formas. Desde el punto de vista funcional, los egipcios, al igual que los sumerios, no explotaron plenamente sus logros y se detuvieron en el camino que podr√≠a haberles llevado a una escritura alfab√©tica. El sistema de esta escritura, que permaneci√≥ indescifrable durante mucho tiempo, fue desmenuzado y analizado por Champollion (1822) gracias al descubrimiento de la Piedra de Rosetta, que llevaba el mismo texto en jerogl√≠fico, dem√≥tico y griego.

Mujer en el Mundo Antiguo

Las mujeres de la antig√ľedad no eran un grupo indiferenciado. Las mujeres consideradas en este texto eran individuos privilegiados, que se distingu√≠an de los dem√°s por su clase, su situaci√≥n econ√≥mica o ambas. Las fuentes antiguas tienden a ser m√°s abundantes para los estratos superiores de la sociedad que para los dem√°s y, en el caso de los sacerdotes griegos, el pedigr√≠, la riqueza o ambos eran requisitos b√°sicos para acceder al cargo. Nuestras sacerdotisas pueden haber tenido m√°s en com√ļn con los hombres de su misma posici√≥n social y econ√≥mica que con las mujeres de los rangos inferiores. Debemos tener esto en cuenta al considerar las fuerzas que definieron sus identidades e impulsaron su actuaci√≥n. Estas fuerzas pueden encontrarse en su capital social, cultural y simb√≥lico. Las mujeres sacerdotales dispon√≠an de importantes recursos basados en la pertenencia a grupos, relaciones y redes de influencia y apoyo. El parentesco, incluido el genos, y la unidad familiar, as√≠ como las agrupaciones colectivas, incluidos los coros y las bandas rituales de edad, dotaron a las mujeres griegas de un capital social que les result√≥ muy √ļtil. El conocimiento de las pr√°cticas rituales, los mitos locales y las tradiciones ancestrales dotaban a las mujeres sacerdotales de un capital cultural que las hac√≠a valiosas para sus comunidades. Por √ļltimo, el prestigio acumulado por las sacerdotisas al encabezar procesiones p√ļblicas, supervisar los festivales de las polis, sentarse en asientos reservados en el teatro y hacer que sus im√°genes se erigieran en santuarios, les garantizaba un capital simb√≥lico que no debe subestimarse en un mundo en el que el estatus conllevaba un poder duradero.

Antecedentes de la Cuarta Guerra Civil Romana

Antecedentes de la Cuarta Guerra Civil Romana (de la Rep√ļblica Romana) o Guerra de Actium Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: Respecto al desarrollo de esta Cuarta Guerra Civil Romana o Guerra de Actium, incluyendo el papel de … Leer m√°s

Cuarta Guerra Civil Romana

Este texto se ocupa de la cuarta guerra civil romana, la √ļltima guerra civil de la Rep√ļblica romana. La batalla de Actium tuvo lugar el 2 de septiembre de 31, iniciada por Antonio tras unos prolongados preliminares. Las deserciones y la presencia de Cleopatra con la flota hab√≠an tenido un efecto desmoralizador en las tropas de Antonio. Su intenci√≥n era aparentemente romper la l√≠nea de Octavio, y los 60 barcos de Cleopatra se situaron detr√°s de su centro. Como su plan no era provocar una batalla naval sino escapar del bloqueo con el mayor n√ļmero de barcos posible, orden√≥ a la flota que llevara velas, adem√°s de embarcar su cofre del tesoro de la campa√Īa, y esper√≥ hasta la tarde a que los vientos fueran favorables para huir hacia el sur, momento en el que la escuadra egipcia se abri√≥ paso, junto con Antonio, en direcci√≥n a Alejandr√≠a. Tal vez un tercio de su flota pudo escapar, pero el resto y casi todas las tropas terrestres quedaron atr√°s. Las legiones se rindieron sin luchar al ser abandonadas por Canidio (P. Canidio Craso estaba al mando de las fuerzas terrestres), animado a hacerlo por Octavio con la promesa preventiva del perd√≥n. A sus tropas les pareci√≥ que Marco Antonio les hab√≠a abandonado, aunque no hubiera tenido otra opci√≥n dadas las circunstancias: como afirm√≥ Velleius “el comandante que deber√≠a haber tenido la responsabilidad de disciplinar severamente a los desertores, ahora desertaba de su propio ej√©rcito”. La batalla como tal fue m√°s bien un anticl√≠max, con pocas bajas, y la victoria de Octavio fue completa, aunque inesperada a largo plazo. La salida de Marco Antonio signific√≥ la derrota y la p√©rdida de su ej√©rcito, aunque hubiera asegurado su objetivo principal en esta maniobra. Marco Antonio y Cleopatra fueron enterrados juntos en Alejandr√≠a en un mausoleo construido por la reina, y a pesar de la “clemencia” de Octavio, √©ste hizo ejecutar a Cesari√≥n (el “otro” hijo de C√©sar) y al hijo mayor de Antonio, Antilis, junto con Canidio Craso.

Embalsamamiento

Otros pueblos antiguos utilizaban el embalsamamiento, adem√°s de los antiguos egipcios. Entre los hebreos, este honor estaba reservado a las personas de m√°s alto rango, pero s√≥lo ten√≠a por objeto detener la putrefacci√≥n durante el per√≠odo de luto. Los griegos, que quemaban los cuerpos de los muertos, tambi√©n practicaban una especie de embalsamamiento antes de la cremaci√≥n. El descubrimiento de las momias incas tambi√©n atestigua los procedimientos de embalsamamiento en la Am√©rica precolombina. La momificaci√≥n del cuerpo requer√≠a el m√°ximo cuidado. Primero se extra√≠an las v√≠sceras mediante una incisi√≥n abdominal y luego se vert√≠a en la boca del muerto una mezcla de b√°lsamo de tol√ļ, b√°lsamo peruano y aceite de chonopadium. Las vainas de taro, que todav√≠a se utilizan para el bronceado, se introduc√≠an en el cuerpo a trav√©s de una incisi√≥n abdominal. A continuaci√≥n, el cad√°ver se secaba en hornos o al sol, antes de ponerlo en posici√≥n fetal y vestirlo con ropas reales.

Edad del Bronce

Esta entrada se ocupa de la Edad del bronce, periodo hist√≥rico en el desarrollo de cualquier cultura humana anterior a la introducci√≥n del hierro y en la cual la mayor parte de los utensilios y armas se fabricaban en bronce. La Edad de Bronce es la etapa del desarrollo cultural prehist√≥rico cuando el bronce, una aleaci√≥n de cobre y esta√Īo, se utiliz√≥ por primera vez de forma regular en la fabricaci√≥n de herramientas, armas y otros objetos. Marca la transici√≥n entre el per√≠odo neol√≠tico (una fase de la Edad de Piedra), cuando predominaban las herramientas y armas de piedra, y la posterior Edad de Hierro, cuando se introdujo el uso a gran escala de diversos tipos de metales. El t√©rmino se origin√≥ como parte de un sistema de tres edades (Edad de Piedra, Edad de Bronce y Edad de Hierro).

Aportaciones de Hipatia de Alejandría

Hipatia era neoplat√≥nica y cre√≠a que las matem√°ticas ten√≠an un aspecto espiritual, dividido entre las cuatro ramas de la aritm√©tica, la geometr√≠a, la astronom√≠a y la m√ļsica. Pensaba que los n√ļmeros son el lenguaje sagrado del universo. Hipatia fue m√°s conocida por su trabajo en matem√°ticas que en astronom√≠a, principalmente por su trabajo sobre las ideas de las secciones c√≥nicas introducidas por Apolonio. Hypatia perfeccion√≥ varios instrumentos cient√≠ficos, escribi√≥ libros de texto de matem√°ticas y desarroll√≥ un m√©todo de divisi√≥n larga m√°s eficaz. Hypatia escribi√≥ un art√≠culo sobre la Arithmetica de Diofanto, de trece vol√ļmenes, que contiene 100 problemas matem√°ticos, cuyas soluciones se proponen utilizando el √°lgebra. Tambi√©n escribi√≥ un art√≠culo sobre las secciones c√≥nicas, pero estos escritos se han perdido en el agujero del tiempo. El asunto de su tr√°gica muerte convirti√≥ a Hipatia en un poderoso s√≠mbolo feminista. Se convirti√≥ en una inspiraci√≥n por el empe√Īo intelectual que tuvo frente a la ignorancia de los prejuicios.

Ciencia en Alejandría

Tambi√©n se hace referencia a las aportaciones de Hipatia de Alejandr√≠a. Alejandr√≠a creci√≥ hasta alcanzar proporciones que rivalizaban con Cartago. Hacia el este ten√≠a un comercio de ultramar a trav√©s del Mar Rojo con Arabia y la India; y hacia el oeste su tr√°fico compet√≠a con el cartagin√©s. Su importancia comercial estaba destinada a durar muchos siglos; de hecho, alcanzar√≠a sus mayores proporciones bajo los emperadores romanos. El Museo que cre√≥ Ptolomeo en Alejandr√≠a fue, en efecto, la primera universidad del mundo. Como su nombre indica, estaba dedicado al servicio de las Musas, como tambi√©n lo estaba la escuela peripat√©tica de Atenas. Junto al Museo, Ptolomeo I cre√≥ un monumento m√°s duradero para s√≠ mismo en la gran biblioteca. Se trataba de una combinaci√≥n de biblioteca estatal y publicaci√≥n estatal a una escala nunca vista hasta entonces. Deb√≠a ser totalmente enciclop√©dica. Si alg√ļn extranjero tra√≠a un libro desconocido a Egipto, ten√≠a que hacerlo copiar para la colecci√≥n, y una plantilla considerable de copistas se dedicaba continuamente a hacer duplicados de todas las obras m√°s populares y necesarias. La biblioteca, al igual que una imprenta universitaria, ten√≠a un comercio exterior.

Sucesores de Alejandro Magno

Tras la murte de Alejandro Magno y una mara√Īa de cr√≠menes subsiguientes surgieron tres figuras principales. Gran parte del antiguo Imperio Persa, hasta el Indo en el este y casi hasta Lidia en el oeste, qued√≥ en manos de un general, Seleuco, que fund√≥ una dinast√≠a, la Dinast√≠a Sel√©ucida; Macedonia cay√≥ en manos de otro general macedonio, Ant√≠gono; un tercer macedonio, Ptolomeo, se hizo con Egipto y, convirtiendo a Alejandr√≠a en su ciudad principal, estableci√≥ una ascendencia naval suficiente para mantener tambi√©n Chipre y la mayor parte de la costa de Fenicia y Asia Menor. Los imperios ptolemaico y sel√©ucida duraron un tiempo considerable; las formas de gobierno en Asia Menor y los Balcanes fueron m√°s inestables. Debe destacarse el car√°cter caleidosc√≥pico de las fronteras pol√≠ticas del siglo III a.C. Ant√≠gono fue derrotado y muerto en la batalla de Ipsus (301), dejando a Lis√≠maco, gobernador de Tracia, y a Casandro, de Macedonia y Grecia, como sucesores igualmente transitorios. En poco tiempo, comenz√≥ a sentirse la influencia de un nuevo poder en el Mediterr√°neo oriental, el poder de la Rep√ļblica romana, amiga de Grecia y de la civilizaci√≥n griega; y en este poder las comunidades hel√©nicas de P√©rgamo y Rodas encontraron un aliado y un apoyo natural y √ļtil contra los g√°latas y contra el orientalizado Imperio sel√©ucida.

Características de Alejandro Magno

No estaba haciendo grandes caminos, ni estableciendo comunicaciones mar√≠timas seguras. Es ocioso acusarle de haber dejado de lado la educaci√≥n, porque la idea de que los imperios deb√≠an ser cimentados por la educaci√≥n era todav√≠a ajena al pensamiento humano. Pero no formaba ning√ļn grupo de estadistas a su alrededor; no pensaba en ning√ļn sucesor; no creaba ninguna tradici√≥n, nada m√°s que una leyenda personal. La idea de que el mundo tendr√≠a que continuar despu√©s de Alejandro, contemplada en cualquier otro empleo que no fuera la discusi√≥n de su magnificencia, parece haber estado fuera de sus opciones mentales. Todav√≠a era joven, es cierto; pero mucho antes de que Filipo cumpliera un a√Īo y medio ya pensaba en la educaci√≥n de Alejandro. ¬ŅEra Alejandro un estadista? Algunos estudiosos de su carrera aseguran que s√≠; que ahora en Susa planeaba un poderoso imperio mundial, vi√©ndolo no simplemente como una conquista macedonia del mundo, sino como una fusi√≥n de tradiciones raciales. Casi todos los historiadores est√°n dispuestos a considerar que la carrera de Alejandro Magno marc√≥ una √©poca en los asuntos humanos. Reuni√≥ a todo el mundo conocido, excepto el Mediterr√°neo occidental, en un solo drama. Pero las opiniones que los hombres se han formado sobre el propio Alejandro var√≠an enormemente.

Nilo

El Nilo es el r√≠o m√°s largo del mundo, con una longitud de unos 6.650 km desde su cabecera m√°s remota (que desemboca en el lago Victoria) hasta el mar Mediterr√°neo. Es el resultado del encuentro del Nilo Blanco y el Nilo Azul. El Nilo Blanco (Nahr-el-Abiad) nace en el lago Victoria (Uganda, Kenia, Tanzania); el Nilo Azul (Nahr-el-Azrak) se origina en el lago Tana (Etiop√≠a). Sus dos ramas se unen en Jartum, la capital del actual Sud√°n, y el Nilo desemboca en el Mediterr√°neo, formando un delta en el norte de Egipto. Incluyendo sus dos ramificaciones, el Nilo atraviesa Ruanda, Burundi, Tanzania, Uganda, Etiop√≠a, Sud√°n del Sur, Sud√°n y Egipto. Tambi√©n discurre a lo largo de Kenia y la Rep√ļblica Democr√°tica del Congo (con los lagos Victoria y Alberto, respectivamente), y su cuenca tambi√©n incluye a Eritrea a trav√©s de su afluente Tekeze. Tras abandonar el lago, fluye generalmente hacia el norte a trav√©s de Uganda, Sud√°n del Sur, Sud√°n y Egipto. Sus principales afluentes, como el r√≠o GhazńĀl, el Nilo Azul y el r√≠o Atbara, se unen antes de entrar en el lago Nasser, cerca de la frontera entre Egipto y Sud√°n. Por debajo de la Gran Presa de Asu√°n, que embalsa el lago, contin√ļa hacia el norte hasta su delta, cerca de El Cairo, donde desemboca en el Mediterr√°neo. El primer uso del Nilo para la irrigaci√≥n en Egipto comenz√≥ cuando se sembraron semillas en el lodo que quedaba despu√©s de que sus aguas anuales se hubieran calmado. Desde hace al menos 5.000 a√Īos, el Nilo ha albergado asentamientos humanos continuos, y desde el siglo XIX se han construido redes de canales y obras hidr√°ulicas. La presa de Asu√°n, construida en 1959-70, proporciona protecci√≥n contra las inundaciones, energ√≠a hidroel√©ctrica y un suministro de agua fiable para los cultivos y los seres humanos. El Nilo es tambi√©n una v√≠a fluvial vital para el transporte de personas y mercanc√≠as. El Nilo es la ruta que utilizaban los egipcios para viajar. Aporta vida al fertilizar la tierra y garantiza la abundancia. Desempe√Ī√≥ un papel muy importante en el antiguo Egipto, tanto desde el punto de vista econ√≥mico como social (las mayores ciudades se situaban a su alrededor), agr√≠cola (gracias al preciado limo de las inundaciones) y religioso.

Libro de los Muertos

Este texto examina el ‚Ä≥Libro de los Muertos‚Ä≥ del Egipto antiguo y su contexto. ¬ŅQu√© es el Libro de los Muertos? Un grupo de unas doscientas f√≥rmulas para asegurar la vida eterna, de las que se encuentra una selecci√≥n en manuscritos escritos para entierros de √©lite desde el Reino Nuevo (alrededor de 1550-1069 a.C.) hasta el final del periodo ptolemaico. Las mismas f√≥rmulas se encuentran en muchos otros soportes, desde las paredes de las tumbas hasta objetos individuales colocados en la tumba o en el entorno religioso. ¬ŅC√≥mo se realizaba la selecci√≥n de f√≥rmulas para un determinado manuscrito? No disponemos de fuentes escritas expl√≠citas sobre el encargo de un Libro de los Muertos, y no se sabe si la selecci√≥n personal desempe√Īaba un papel, ni siquiera en qu√© momento de la carrera una persona pod√≠a encargar un manuscrito funerario. Entre finales del periodo ptolemaico y principios del romano, un par de manuscritos indican que el hijo encargaba el rollo. Nuestra √ļnica gu√≠a para el proceso de selecci√≥n es el stock de manuscritos que ha sobrevivido. La mayor√≠a a√ļn no se ha publicado. ¬ŅQu√© sabemos sobre los or√≠genes del Libro de los Muertos? Las f√≥rmulas para salir de d√≠a se encuentran por primera vez en el ata√ļd de una reina Mentuhotep de la Dinast√≠a XVII; el ata√ļd fue dibujado y las l√≠neas de escritura hier√°tica de sus paredes interiores copiadas cuidadosamente por John Gardner Wilkinson a principios del siglo XIX. En parte, estas primeras f√≥rmulas del Libro de los Muertos est√°n tomadas de los primeros textos sobre ata√ļdes del Reino Medio, y en parte son composiciones “nuevas” que no se conoc√≠an por escrito. Algunas de las “nuevas” composiciones pueden estar copiadas de rituales que no hab√≠an sido escritos anteriormente, mientras que otras pueden haber sido compuestas en la decimos√©ptima dinast√≠a o poco antes. Las f√≥rmulas se encuentran a continuaci√≥n en el Valle de las Reinas de Tebas, en los sudarios de los miembros de la familia del rey Ahmose, primero de la XVIII Dinast√≠a como fundador del Reino Nuevo. No aparecen en los papiros antes del reinado de Tutmosis III con Hatshepsut, cuando se convirti√≥ en una costumbre m√°s habitual (aunque no obligatoria) colocar un pergamino con una selecci√≥n de f√≥rmulas del Libro de los Muertos en los enterramientos de √©lite.

Cronología de los Mandatarios Egipcios

Cronolog√≠a de los Mandatarios Egipcios Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. El trasfondo cultural y los reyes Antes del 8000 AC : Paleol√≠tico . 8000-5200 a.C. : Epipaleol√≠tico (Tarifiano; Qaruniano – Fayum B – 6000-5000 a.C.) . La duraci√≥n … Leer m√°s

Períodos Intermedios Egipcios

La VII Dinast√≠a marc√≥ el inicio del primer periodo intermedio de la historia del antiguo Egipto. Sometido a incursiones b√©licas procedentes del exterior, la unidad territorial se desgaj√≥, y la autoridad se atomiz√≥. El rey bajo el cual se puso fin al dominio de los hicsos en el norte es Ahmose I; como rey que reunific√≥ Egipto es el fundador del Nuevo Reino (alrededor de 1550-1069 a.C.), y considerado primer rey de la XVIII Dinast√≠a, aunque no se sabe en qu√© a√Īo o a√Īos se hizo efectiva la reunificaci√≥n. El Tercer Periodo Intermedio abarca los siglos comprendidos entre el Nuevo Reino (alrededor del 1550-1069 a.C.) y el Periodo Tard√≠o; durante gran parte de este tiempo, pero no todo, el pa√≠s estuvo dividido en dos o m√°s segmentos. La Dinast√≠a XXI era una familia militar originaria de los desiertos occidentales (“libios”), y gobernaba nominalmente todo Egipto desde Tanis, en el Delta. Durante esta √©poca, otra rama de la familia en Tebas tom√≥ el t√≠tulo de sumo sacerdote de Am√≥n, y gobern√≥ de forma casi independiente en el Alto Egipto. Hacia el 945 a.C. otro militar de origen “libio”, procedente de Bubastis, estableci√≥ el control directo sobre todo el pa√≠s como rey Sheshonq I, marcando el inicio de la 22¬™ Dinast√≠a. Esta nueva l√≠nea tambi√©n gobern√≥ desde Tanis; algunos reyes colocaron a sus hijos y a otros miembros de su familia en puestos importantes del pa√≠s. A partir de mediados de la Dinast√≠a, el pa√≠s se fue desmoronando en luchas civiles y muchos gobernantes locales se independizaron.

Historia de la Epigrafía

Las inscripciones han despertado habitualmente la curiosidad de la posteridad, y historiadores griegos de la antig√ľedad como Tuc√≠dides y Polibio ya hicieron un uso erudito de ellas. El inter√©s sistem√°tico y espor√°dico por las inscripciones griegas y latinas est√° atestiguado en √©pocas posteriores; por ejemplo, en el siglo XV. El material de Ciriaco constituy√≥ el n√ļcleo de varias compilaciones en los siglos posteriores, normalmente sobre una base geogr√°fica. Las de Anatolia se dejaron en manos de los Tituli Asiae Minoris de la Academia de Viena, que comenzaron con las inscripciones en lengua licia de Licia en 1901 y continuaron con las griegas y latinas de Licia en 1920-44. La continua afluencia de nuevos materiales se inventa y presenta en publicaciones anuales.

Inscripciones

Las Inscripciones Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Las inscripciones como registros sociales y culturales y su uso Las inscripciones como registros sociales y culturales En el apartado anterior se han evaluado las inscripciones como fuentes de la presencia … Leer m√°s

Epigrafía

Epigraf√≠a Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. En ingl√©s: Epigraphy. Epigraf√≠a es el estudio de los escritos grabados en material duro o duradero. El t√©rmino deriva del griego cl√°sico epigraphein (“escribir sobre, grabar”) y epigraphńď (“inscripci√≥n”). Dado que estos … Leer m√°s

Esquema de Historia de la Antig√ľedad Cl√°sica

Esquema de Historia de la Antig√ľedad Cl√°sica Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: puede interesar asimismo el Esquema de la Arqueolog√≠a de la Antig√ľedad. Esquema de Historia de la Antig√ľedad Cl√°sica Prehistoria Cultura de Hallstatt Cultura de la … Leer m√°s

Lengua Egipcia

La Lengua Egipcia Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. La Lengua Egipcia La tradici√≥n del estudio del egipcio se remonta al desciframiento de la escritura jerogl√≠fica y a la primera gram√°tica y diccionario, escritos por Champollion en el siglo … Leer m√°s

Incesto

Incesto y Relaciones Humanas El t√©rmino incesto se refiere al matrimonio y/o a la relaci√≥n sexual entre dos individuos considerados parientes cercanos seg√ļn las normas culturales locales. Aunque el incesto se aplica t√≠picamente a los casos cuando las parejas son de hecho parientes gen√©ticos, […]

Anubis

Originalmente el dios egipcio de los muertos, el papel de Anubis cambi√≥ con el tiempo. El dios con cabeza de chacal se convertir√≠a en el dios de la momificaci√≥n, as√≠ como en un psicopompo que acompa√Īaba a los muertos al m√°s all√°. Era la mano derecha de Osiris. La imagen de Anubis aparece en las tumbas reales de la Primera Dinast√≠a de Egipto (c. 3150-2890 a.C.), pero es seguro que ya hab√≠a desarrollado un culto antes de este periodo para ser invocado en las paredes de la tumba como protecci√≥n. Se cree que se desarroll√≥ como respuesta a los perros salvajes y chacales que desenterraban los cad√°veres reci√©n enterrados en alg√ļn momento del periodo predin√°stico de Egipto (c. 6000-3150 a.C.), ya que los egipcios cre√≠an que un dios canino poderoso era la mejor protecci√≥n contra los caninos salvajes.

Esquema del Antiguo Egipto

Esquema del Antiguo Egipto Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. ¬† ¬†¬†Introducci√≥n a la arqueolog√≠a y el arte egipcios Un estudio introductorio de la arqueolog√≠a, el arte y la arquitectura del antiguo Egipto, que abarca desde las culturas prehist√≥ricas … Leer m√°s

Faraón

Fara√≥n (Historia) Fara√≥n (en egipcio, ‘gran mansi√≥n’, ‘palacio’), nombre helenizado, originalmente utilizado en el antiguo Egipto para referirse al palacio de su soberano. Algunos estudiosos datan la utilizaci√≥n de este t√©rmino como modo de referirse al rey hacia el 1400 a.C. y otros desde el […]

Características del Antiguo Testamento

Antiguo Testamento en Relaci√≥n a Teolog√≠a En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] (Nota: esto es una continuaci√≥n del texto sobre antiguo testamento que se haya en otra parte de esta plataforma online). Escritos prof√©ticos. Otro de los bloques de libros […]

Egipto

Antiguo Egipto El Medio Fisico (Historia) Desde el comienzo de su historia, la vida en Egipto (al que Her√≥doto describi√≥ acertadamente como ‚Äúel don del Nilo‚ÄĚ) estuvo profundamente vinculada a ese gran r√≠o. Y es que, sin el Nilo, Egipto ser√≠a un mon√≥tono desierto que poco o nada favorecer√≠a la […]

Pueblos del Mar

A pesar de la informaci√≥n que existe sobre los “Pueblos del Mar”, los misterios todav√≠a los rodean. Se desconoce por qu√© atacaron a las civilizaciones mediterr√°neas. Podr√≠an haber atacado para obtener nuevo territorio, o podr√≠an haber sido pagados por una de las civilizaciones mediterr√°neas para atacar a sus enemigos. Los “Pueblos del Mar” tambi√©n podr√≠an haber sido un grupo de piratas, trabajando s√≥lo para su propio beneficio. Al igual que muchos asaltantes mar√≠timos que vinieron despu√©s de ellos, los “Pueblos del Mar” pueden haber cruzado con frecuencia la l√≠nea entre guerrero y pirata, a veces actuando en nombre de un Estado, pero otras veces robando a los barcos en el mar y a la gente de las ciudades costeras para su propio beneficio.

Tecnología en el Mundo Antiguo

La Tecnolog√≠a en el Mundo Antiguo Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. La Tecnolog√≠a en el Mundo Antiguo: desde la Prehistoria La Historia de la Tecnolog√≠a en la Edad de Piedra La historia de la tecnolog√≠a comienza con el uso de … Leer m√°s