√Čtica en las Elecciones

Este texto se ocupa de la √©tica en las elecciones. Las cuestiones sobre las elecciones y √©tica cubren los aspectos pol√≠ticos, sociales, financieros y √©ticos relacionados con las elecciones, su preparaci√≥n, la resoluci√≥n de conflictos y los procesos postelectorales. ¬ŅLos intereses de qui√©n debe tener en cuenta el votante al emitir su voto? ¬ŅPuede el votante votar de forma ego√≠sta o debe votar de forma sociotr√≥pica? En este √ļltimo caso, ¬Ņen nombre de qu√© grupo debe votar: su grupo o grupos demogr√°ficos, su jurisdicci√≥n local, la naci√≥n o el mundo entero? ¬ŅEst√° permitido votar cuando uno no tiene ning√ļn inter√©s en las elecciones o es indiferente al resultado?

El fondo del voto: ¬ŅExisten candidatos o pol√≠ticas particulares que el votante est√° obligado a apoyar, o a no apoyar? Por ejemplo, ¬Ņest√° el votante obligado a votar por lo que mejor produzca los resultados m√°s justos, seg√ļn la teor√≠a correcta de la justicia? ¬ŅDebe el votante votar a los candidatos con buen car√°cter? ¬ŅPuede el votante votar estrat√©gicamente o debe votar de acuerdo con sus preferencias sinceras?
Deberes epist√©micos respecto al voto: ¬ŅSe requiere que los votantes tengan un grado particular de conocimiento, o que exhiban un tipo particular de racionalidad epist√©mica, al formar sus preferencias de voto? ¬ŅEs permisible votar en la ignorancia, sobre la base de creencias sobre asuntos cient√≠ficos sociales que se forman sin pruebas suficientes?

Fundamentos Filosóficos de los Derechos Humanos

Este texto se ocupa de los fundamentos filos√≥ficos de los derechos humanos. Los derechos humanos tienen una larga herencia hist√≥rica. El principal fundamento filos√≥fico de los derechos humanos es la creencia en la existencia de una forma de justicia v√°lida para todos los pueblos, en todas partes. De esta forma, la doctrina contempor√°nea de los derechos humanos ha pasado a ocupar el centro de los asuntos geopol√≠ticos. El lenguaje de los derechos humanos es entendido y utilizado por muchos pueblos en circunstancias muy diversas. Los derechos humanos se han convertido en algo indispensable para la comprensi√≥n contempor√°nea de c√≥mo deben ser tratados los seres humanos, entre s√≠ y por los organismos pol√≠ticos nacionales e internacionales. La mejor manera de pensar en los derechos humanos es como garant√≠as morales potenciales para que cada ser humano lleve una vida m√≠nimamente buena. La medida en que esta aspiraci√≥n no se ha hecho realidad representa un grave fracaso del mundo contempor√°neo a la hora de instituir un orden moralmente convincente basado en los derechos humanos. La base filos√≥fica de los derechos humanos ha sido objeto de cr√≠ticas constantes. Aunque algunos aspectos del consiguiente debate entre los partidarios y los detractores filos√≥ficos de los derechos humanos siguen sin resolverse y, tal vez, sean irresolubles, el argumento general a favor de los derechos humanos sigue siendo moralmente poderoso. Podr√≠a decirse que la motivaci√≥n m√°s convincente para la existencia de los derechos humanos puede basarse en el ejercicio de la imaginaci√≥n. Este texto ofrece al lector una visi√≥n general de los derechos humanos, y examina la base filos√≥fica y el contenido de la doctrina de los derechos humanos. Se eval√ļa la importancia contempor√°nea de los derechos humanos y se argumenta que la doctrina de los derechos humanos se ha convertido en la doctrina moral dominante para evaluar el estado moral del orden geopol√≠tico contempor√°neo. Se procede a trazar el desarrollo hist√≥rico del concepto de los derechos humanos, comenzando con un an√°lisis de los primeros or√≠genes filos√≥ficos de las bases filos√≥ficas de los derechos humanos y culminando con algunos de los desarrollos m√°s recientes de la codificaci√≥n de los derechos humanos. Se considera el concepto filos√≥fico de derecho humano y se analizan las distinciones formales y de fondo que los fil√≥sofos han establecido entre diversas formas y categor√≠as de derechos. Tambi√©n se aborda la cuesti√≥n de c√≥mo los fil√≥sofos han tratado de justificar las reivindicaciones de los derechos humanos y, concretamente, traza los argumentos presentados por los dos enfoques actualmente dominantes en este campo: la teor√≠a del inter√©s y la teor√≠a de la voluntad. Asimismo, se procede a discutir algunas de las principales cr√≠ticas que se hacen actualmente a la doctrina de los derechos humanos y destaca algunos de los principales argumentos de quienes han cuestionado las bases universalistas y objetivistas de los derechos humanos.

Jerarquía de Valores

Aparte de la Jerarqu√≠a de Valores de Max Scheler, esta entrada se ocupa de la Jerarqu√≠a de Valores en Filosof√≠a Jur√≠dica. Analizando sus prioridades, los bienes b√°sicos de las diversas categor√≠as se denominan “buenos” en sentidos irreductiblemente diferentes, y no se puede decir que ninguno de los bienes b√°sicos sea significativamente mejor que otro. De ello se deduce que estos principios b√°sicos son una multitud desordenada que no ofrece ninguna norma objetiva para establecer prioridades morales en la vida. Pero no es as√≠, como se ver√° en la entrada. La palabra “valor” procede del √°mbito econ√≥mico, pero el valor es diferente del precio. Es dif√≠cil convertir el valor en precio, y no es f√°cil ponerle precio a la vida. El precio es el valor de cambio y es diferente de una √©poca a otra, de un lugar a otro, de unas personas a otras, y es constantemente cambiante. Que no haya precio o que el precio sea barato no significa necesariamente que no haya valor o que el valor sea peque√Īo. Por ejemplo, no ponemos precio al aire, pero es muy valioso para nosotros. El agua o el agua del grifo son baratos, pero son esenciales para la vida humana y tienen un valor casi ilimitado para nosotros. La tierra, el sol y la luz tambi√©n tienen un valor ilimitado y esencial para la existencia de los seres humanos, los animales y las plantas. Por lo tanto, la contaminaci√≥n del aire, del agua y la destrucci√≥n del sistema ecol√≥gico son antivalores muy graves que amenazan la existencia de los seres humanos y de otros organismos vivos. Ahora no s√≥lo nos enfrentamos a la contaminaci√≥n ambiental, sino tambi√©n a problemas dif√≠ciles como la alienaci√≥n humana y el desempleo, el agotamiento de los recursos naturales, la delincuencia, la drogadicci√≥n, la desintegraci√≥n de la familia, la desviaci√≥n de los j√≥venes y el maltrato de los ancianos, la desigualdad en la distribuci√≥n, la amenaza de las armas de destrucci√≥n masiva, la alteraci√≥n del sentido de los valores, etc. La soluci√≥n de estos problemas requerir√≠a no s√≥lo los esfuerzos individuales, sino tambi√©n los esfuerzos y la cooperaci√≥n de las organizaciones sociales, los organismos gubernamentales y, adem√°s, las organizaciones internacionales. Para ayudar a las personas a obtener el sentido correcto de los valores y a interiorizarlo, la educaci√≥n y la ilustraci√≥n de los ciudadanos basadas en la orientaci√≥n de la conciencia y no en la compulsi√≥n ser√°n muy eficaces. Teniendo en cuenta las ideas de algunos eruditos sobre la clasificaci√≥n y la jerarqu√≠a de los valores, se ha tratado de examinar la cuesti√≥n de los rangos de valores de forma m√°s exhaustiva y progresiva.

Deshumanización

Uno de los factores que se citan m√°s com√ļnmente como causa central o condici√≥n previa del genocidio es la presencia de profundas divisiones entre los diferentes grupos que viven en la misma sociedad. La deshumanizaci√≥n tambi√©n influye en la formaci√≥n de la identidad del esclavo. El conocimiento que un esclavista tiene de las vulnerabilidades de sus esclavos y de la sociedad que los rodea puede maximizar el poder del esclavista sobre una situaci√≥n. Este conocimiento aumenta el control del esclavista, su beneficio econ√≥mico y, a veces, incluso su capacidad de supervivencia. Desde los sindicatos del crimen organizado hasta los individuos sin pretensiones, los esclavistas a√≠slan a sus v√≠ctimas en un mundo tan peque√Īo que el esclavo empieza a creer que no hay forma de escapar y que s√≥lo el esclavizador puede satisfacer sus necesidades.

√Čtica de la Exploraci√≥n Espacial

Este texto se ocupa de la ética de la exploración espacial. El espacio sigue alimentando la imaginación y asegurando la vitalidad de la literatura y el cine de ciencia ficción, un campo de creatividad que permite encontrar fácilmente elementos éticos de reflexión. Cualquier evolución, cualquier movimiento de importancia se experimenta y se entiende como un ataque a la majestuosa y (supuestamente) inalterable belleza del mundo.

Glosario de √Čtica Empresarial Global

Expertos en negocios y legisladores est√°n presionando para que se endurezcan las normas √©ticas tras los esc√°ndalos que van desde el esquema Ponzi de Bernard Madoff, de 65.000 millones de d√≥lares, hasta los presuntos recortes antes del derrame de petr√≥leo en el Golfo del a√Īo pasado y las bonificaciones multimillonarias concedidas a los ejecutivos de los bancos de Wall Street en quiebra a ra√≠z de la crisis financiera. Una reciente encuesta de Gallup revel√≥ que s√≥lo el 15 por ciento de los estadounidenses califica a los ejecutivos de las empresas con un alto nivel de honestidad y √©tica. El Congreso ha tratado de poner freno a las fechor√≠as empresariales, m√°s recientemente mediante la Ley Dodd-Frank de Reforma de Wall Street y Protecci√≥n del Consumidor de 2010. Pero algunos conservadores se quejan de que los intentos de imponer normas √©ticas a las empresas pueden convertir simples errores de juicio en actos delictivos. Muchas grandes empresas, como Google y el minorista de ropa de exterior Patagonia, tienen c√≥digos √©ticos. Pero tambi√©n lo ten√≠a Enron, la empresa energ√©tica de Texas que se hundi√≥ en 2001 en uno de los mayores esc√°ndalos financieros de la historia. Este glosario pretende abarcar la mayor√≠a de los temas m√°s importantes sobre la √©tica empresarial. Pero quedan dudas. Por ejemplo, ¬ŅPueden las leyes y los c√≥digos de conducta mantener la honestidad de las empresas?

Características de los Valores Morales

Valores Morales en Relaci√≥n a √Čtica En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] (Nota: esto es una continuaci√≥n del texto sobre valores morales que se haya en otra parte de esta plataforma online). 6. La respuesta de valor. Tan pronto como la naturaleza del […]

Valores en el Deporte

A pesar de todo lo que se dice sobre el potencial integrador y armonizador del deporte, √©ste tiene el poder de polarizar y excluir. Este poder es quiz√°s a√ļn m√°s insidioso en la medida en que, para muchos, practicar y ver deporte es principalmente una cuesti√≥n de gusto personal, una visi√≥n que enmascara las desigualdades inherentes a la participaci√≥n en el deporte. El gusto por el golf, el tenis, el esqu√≠ o los deportes ecuestres suele significar un estatus social de √©lite en el Occidente industrial, gustos que se han vuelto cada vez m√°s globales a medida que las naciones no occidentales se desarrollan econ√≥micamente y sus nuevos ricos se unen a las √©lites transnacionales. El f√ļtbol, el boxeo y, al menos en los niveles de √©lite, el baloncesto, el b√©isbol y el f√ļtbol americano se identifican con los atletas procedentes de entornos desfavorecidos. En lugar de ser una cuesti√≥n de elecci√≥n personal, el gusto por una actividad de ocio concreta, incluidos los deportes que se practican o se ven, viene determinado de hecho por la posici√≥n de clase y, en √ļltima instancia, por el poder material.

Coronavirus: Jeff Bezos, 24.000 millones de dólares más Rico Mientras Niega Mascarillas a sus Empleados

El fundador y jefe de Amazon ha visto aumentar, en abril de 2020, su riqueza en 24.000 millones de dólares) después de que el aumento de la demanda de compras en línea elevara el precio de las acciones de la empresa a un nuevo máximo. Poco antes, los trabajadores de Amazon hacen huelga porque no tienen protección contra el virus

Amoralidad

Esta entrada se ocupa de la Amoralidad y Amoralismo. Un ¬ęamoral¬Ľ es el ser humano que carece de moral. ¬ęInmoral¬Ľ es quien se opone a todo acto moral. Es, en el primer caso, un agente que parece hacer juicios morales reales sin tener la motivaci√≥n t√≠pica hacia los actos correctos y lejos de los actos incorrectos. El amoralista es importante para los debates sobre si los juicios morales motivan necesaria o intr√≠nsecamente, y para debates m√°s amplios sobre la naturaleza del juicio moral, en particular si los juicios morales son estados motivadores inertes de creencia o estados motivadores potentes de deseo. En esta entrada se examinan los trabajos emp√≠ricos recientes sobre las respuestas de los oradores corrientes a los escenarios amoralistas, los argumentos que niegan la posibilidad de que existan amoralistas a nivel de los oradores individuales y las comunidades de oradores, y los intentos de dar sentido a los amoralistas de manera compatible con una conexi√≥n necesaria entre el juicio moral y la motivaci√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). Concluye con dos enfoques diferentes de la naturaleza de esa supuesta necesidad.