Características Planetarias

A grandes rasgos, los dos tipos de planetas más comunes son los pequeños mundos rocosos con atmósferas relativamente poco profundas, como la Tierra, y los grandes mundos con atmósferas profundas, como Júpiter. Durante su formación, todos los planetas sufrieron una diferenciación, lo que significa que sus interiores parcialmente fundidos se segregaron en capas discretas de diferente composición y densidad. En el caso de los cuatro planetas interiores, el resultado fue un núcleo fundido y rico en hierro recubierto por un manto denso y viscoso y una corteza sólida y relativamente flotante. La mezcla de hidrógeno y helio que domina Júpiter y Saturno existe en ambos planetas como una capa exterior de gas y una capa interior en la que se cree que el hidrógeno asume un estado sólido similar a la disposición de los átomos en un metal. El hielo y la roca se concentran en sus núcleos. Urano y Neptuno, junto con planetas enanos exteriores distantes como Plutón, contienen mezclas aproximadamente iguales de roca y hielo que se han diferenciado en capas discretas. Este texto también explora la cuestión de la energía interna de un planeta.

Gobernanza Mundial del Espacio

Este texto analiza las cuestiones clave de gobernanza en el espacio y gobernanza mundial (o global) del espacio. La gobernanza global se compone de diferentes regímenes internacionales definidos como conjuntos de principios, normas, reglas y procedimientos de decisión implícitos o explícitos en torno a los cuales convergen las expectativas de los actores en un ámbito determinado de las relaciones internacionales. A diferencia de las primeras décadas de la exploración espacial, en las que había dos o tres potencias espaciales, a principios del siglo XXI hay más de 60 actores que hacen que el entorno del espacio exterior esté abarrotado y congestionado. El espacio ya no es un dominio restringido a los actores estatales. Aunque se trata de un fenómeno mayoritariamente occidental, la realidad de los agentes comerciales como actor principal está creando una nueva dinámica. Las cambiantes transiciones de poder están haciendo que el espacio exterior sea disputado y competitivo. Mientras tanto, el acceso seguro al espacio exterior se ve amenazado por una serie de amenazas antiguas y nuevas, como los desechos espaciales, la militarización del espacio, las interferencias de radiofrecuencia y la posible carrera armamentística en el espacio. Aunque existen algunos tratados e instrumentos jurídicos fundamentales para regular las actividades en el espacio ultraterrestre, se han vuelto demasiado amplios para ser útiles a la hora de restringir la tendencia actual que podría hacer que el espacio ultraterrestre sea inaccesible a largo plazo.

Planetas del Sistema Solar

Este texto se ocupa de los planetas del sistema solar. Los principales son Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. También se describen los planetas menores. El sistema solar está formado por el Sol y los cuerpos que se mueven en órbita a su alrededor, incluidos los planetas y sus lunas, los planetas enanos, los asteroides y los cometas. Se cree que el sistema solar se desarrolló a partir del colapso gravitatorio de una colosal nube giratoria de gas y polvo, que se aplanó en un disco llamado nebulosa solar. Este concepto se denomina hipótesis nebular. El sistema solar se encuentra en el disco de la Galaxia Láctea y se mueve alrededor de su centro galáctico aproximadamente una vez cada 200 millones de años en una órbita circular.

Origen del Sistema Solar

El descubrimiento de sistemas solares exoplanetarios alrededor de estrellas distintas del Sol está haciendo avanzar la comprensión de los científicos sobre los orígenes de nuestro sistema solar, incluida la génesis de la vida en la Tierra. La formación de planetas gigantes gaseosos mediante el proceso de dos pasos requiere unos 10 millones de años para que se forme un núcleo de 10 masas terrestres y luego se acrezca una envoltura gaseosa masiva, lo que puede ser más largo que la vida de los discos gaseosos típicos. El medio alternativo para la formación de los planetas gigantes gaseosos es mucho más rápido, ya que sólo se necesitan unos 1.000 años para que una inestabilidad gravitatoria de la nebulosa gaseosa produzca un grupo masivo de gas y polvo. El polvo se asentará para formar un núcleo en el centro de la aglomeración en una escala de tiempo similar. Si los planetas gigantes gaseosos se forman por este último mecanismo, incluso las estrellas más jóvenes mostrarán evidencias de compañeros de la masa de Júpiter; mientras que si predomina el mecanismo de dos pasos, la mayoría de las estrellas jóvenes no tendrán la edad suficiente para tener tales compañeros. La formación de planetas gigantes de hielo podría ocurrir a través del mecanismo de inestabilidad del disco si la nebulosa solar naciera en una región de estrellas de gran masa. Su radiación fotoevaporaría el gas del disco más allá de la órbita de Saturno, así como las envolturas gaseosas de los protoplanetas que orbitan allí.

Planeta Tierra

La Tierra -el tercer planeta desde el Sol- es el único planeta de nuestro sistema solar que alberga organismos vivos. La Luna es el único satélite natural de la Tierra. La Tierra completa una órbita elíptica alrededor del Sol en poco más de 365 días. La Tierra gira sobre su eje, que está inclinado en un ángulo de unos 23,5° con respecto al plano de la órbita terrestre alrededor del Sol, una vez cada día. La capa interior más profunda de la Tierra es el núcleo, sobre el que se encuentran el manto y la corteza. Desde el punto de vista mecánico, las capas rocosas de la Tierra pueden dividirse en litosfera y astenosfera; la primera está cubierta en su mayor parte por rocas sedimentarias y es generada y destruida por la tectónica de placas.

Solsticio

El solsticio es un acontecimiento astronómico que se produce cuando la posición aparente del Sol visto desde la Tierra alcanza su extremo sur o norte según el plano del ecuador celeste o terrestre. Se opone así al equinoccio, que se produce cuando la posición aparente del Sol se encuentra en el ecuador celeste. Mientras que los equinoccios se caracterizan por una duración igual del día y de la noche en todo el planeta, los solsticios corresponden a una duración máxima del día y de la noche, alternativamente y de forma opuesta entre los hemisferios norte y sur. Por extensión, los solsticios se refieren a los días del año en que se producen estos acontecimientos astronómicos. Los días alrededor del solsticio de verano son los más largos del año, mientras que los del solsticio de invierno son los más cortos del año. En el momento del solsticio de verano, los rayos del Sol están en posición vertical en el Trópico de Cáncer, a 23½° norte. En el Polo Norte, el Sol dará una vuelta de 23½° sobre el horizonte; y en el Círculo Polar Ártico, 66½° norte, el Sol del mediodía estará a 47° sobre el horizonte y el Sol poniente tocará el horizonte hacia el norte. Así, en este día todos los lugares al norte del Círculo Polar Ártico tendrán 24 h de luz solar y la duración del día en todos los lugares al norte del Ecuador será de más de 12 h, aumentando su duración con el aumento de la latitud.

Sol

El Sol es la estrella alrededor de la cual gira la Tierra y cuya luz y calor hacen que nuestro planeta sea habitable. El Sol, un globo de gas ionizado y caliente conocido como plasma, contiene el 99,8% de la masa del sistema solar y mantiene a todos los planetas y objetos del sistema bajo su influencia gravitatoria. La energía del Sol se produce mediante la fusión termonuclear, que convierte el hidrógeno en helio dentro del núcleo solar. Las tres capas de la atmósfera solar son la fotosfera (la capa inferior, esencialmente la «superficie» del Sol), la cromosfera y la corona. El Sol genera energía que se mueve a través del espacio en forma de radiación electromagnética. Sólo una parte de esta radiación alcanza la superficie de la Tierra; el resto es absorbido en varios puntos de la atmósfera. La intensa actividad magnética del Sol genera características transitorias notables, como las regiones oscuras de temperatura reducida llamadas manchas solares, las regiones claras llamadas plages y los bucles de plasma llamados prominencias. La radiación y las partículas cargadas lanzadas al espacio por la actividad solar pueden afectar significativamente a las tecnologías humanas, incluidos los satélites y las redes eléctricas.

Historia Temprana de la Astrología

Los términos astrología y astronomía se utilizaron indistintamente hasta el siglo XVII. La idea de que la astronomía, definida como el estudio del movimiento, la naturaleza y la composición física de los astros, está separada de la astrología, definida como el examen de su importancia y significado para los asuntos terrestres, parece haber sido ampliamente desconocida en las culturas no occidentales y premodernas. El hecho de que las palabras astronomia (en sentido amplio, ley de los astros) y astrologia (palabra de los astros) se utilizaran indistintamente en la literatura griega sugiere que no había diferencia entre lo que se definiría a partir de finales del siglo XVII como astronomía y astrología (aunque esto también puede ser el resultado de una falta de estandarización en los términos utilizados). Cuando Justiniano cerró la Academia Platónica de Atenas la astrología clásica ya se había extendido a Persia y a la India, iba a ser patrocinada por los califas islámicos a partir de finales del siglo VIII, se fomentó en todo el mundo islámico hasta al-Andalus en Occidente, y se reimportó en el Occidente latino en el siglo XII. A partir de entonces, siguió siendo un elemento central de la cultura europea hasta que sufrió un fuerte declive a mediados del siglo XVII. A finales del siglo XV se había conseguido «demonizar» la astrología, equiparándola con el «arte negro» de la nigromancia, en Europa.

Urano

Urano es el séptimo planeta del Sistema Solar en orden de distancia al Sol. Orbita alrededor del Sol a una distancia de unas 19,2 unidades astronómicas (2.870 millones de kilómetros), con un periodo de rotación de 84,05 años terrestres. Es el cuarto planeta más masivo del Sistema Solar y el tercero más grande. Es el primer planeta descubierto en los tiempos modernos con un telescopio y no se conocía desde la antigüedad. Aunque es visible a simple vista, su naturaleza planetaria no fue identificada en su momento debido a su escaso brillo y a su aparente lentitud de movimiento a través del cielo. William Herschel lo observó por primera vez el 13 de marzo de 1781 y la confirmación de que se trataba de un planeta y no de un cometa se produjo durante los meses siguientes. Al igual que los demás planetas gigantes, Urano tiene un sistema de anillos y muchos satélites naturales: tiene 13 anillos estrechos conocidos y 27 lunas conocidas. Urano es único en el Sistema Solar en el sentido de que su eje de rotación se encuentra casi en el plano de su órbita alrededor del Sol -lo que da la impresión de que está «rodando» en su órbita, al menos en un momento de su revolución- y sus polos norte y sur se encuentran, por tanto, donde la mayoría de los demás planetas tienen sus ecuadores. El planeta tiene una magnetosfera en forma de sacacorchos debido a esta inclinación del eje. Urano recibe su nombre de Ouranos, la deidad griega del cielo (Urano en la mitología romana), padre de Cronos (Saturno) y abuelo de Zeus (Júpiter).

Saturno

Saturno es el sexto planeta del Sistema Solar en orden de distancia al Sol, y el segundo en tamaño y masa después de Júpiter, que también es un gigante gaseoso. Su radio medio de 58 232 km es aproximadamente nueve veces y media el de la Tierra y su masa de 568,46 × 1024 kg es 95 veces mayor. Orbita de media a unos 1.400 millones de kilómetros del Sol (9,5 unidades astronómicas), su periodo de revolución es de algo menos de 30 años, mientras que su periodo de rotación se estima en 10 horas y 33 minutos. La misión Cassini continuó hasta 2017. Entre los descubrimientos significativos que realizó se encuentran los lagos líquidos de Titán y los géiseres de hielo de agua en el polo sur de Encélado. Cuando la nave se acercaba al final de su misión, realizó varias pasadas muy cercanas al planeta, midiendo los campos magnéticos y gravitatorios, y finalmente entró en una trayectoria que la sumergió en la atmósfera de Saturno. La destrucción de Cassini garantizó que el orbitador no tuviera la oportunidad de contaminar los entornos de Titán y Encélado que pudieran albergar vida. La característica más famosa del planeta es su prominente sistema de anillos. Compuestas principalmente por partículas de hielo y polvo, fueron observadas por primera vez en 1610 por Galileo y se cree que se formaron hace menos de 100 millones de años. Saturno es el planeta con mayor número de satélites naturales, con 82 confirmados y cientos de satélites menores en su cortejo. Su luna más grande, Titán, es la segunda más grande del Sistema Solar (detrás de la luna de Júpiter, Ganímedes, ambas de mayor diámetro que Mercurio) y es la única luna conocida que tiene una atmósfera sustancial. Otra luna notable, Encélado, emite potentes géiseres de hielo y es un hábitat potencial para la vida microbiana.

Neptuno

Neptuno es el octavo planeta en orden de distancia al Sol y el más lejano conocido del Sistema Solar. Orbita alrededor del Sol a una distancia de unas 30,1 UA (4.500 millones de kilómetros), con una excentricidad orbital de la mitad de la de la Tierra y un periodo de revolución de 164,79 años. Es el tercer planeta más masivo del Sistema Solar y el cuarto en tamaño, ligeramente más masivo pero más pequeño que Urano. También es el planeta gigante más denso. Como Neptuno era el último destino planetario de la Voyager 2, los científicos de la misión se arriesgaron a enviar la nave espacial más cerca de él que de cualquier otro planeta durante la misión. La Voyager pasó a unos 5.000 km (3.100 millas) por encima del polo norte de Neptuno. Unas horas más tarde, pasó a menos de 40.000 km de Tritón, lo que le permitió obtener imágenes de alta resolución de la variada superficie de la luna, así como mediciones precisas de su radio y temperatura superficial. No está prevista ninguna misión futura a Neptuno. No visible a simple vista, Neptuno es el primer objeto celeste y el único de los ocho planetas del Sistema Solar que ha sido descubierto por deducción y no por observación empírica.

Universo

La ley de Hubble, enunciada en 1929, marcó un importante punto de inflexión en el pensamiento moderno sobre el origen y la evolución del universo. El anuncio de la expansión cosmológica se produjo en un momento en el que los científicos empezaban a lidiar con las implicaciones teóricas de las revoluciones que se estaban produciendo en la física. En su teoría de la relatividad especial, formulada en 1905, Einstein había realizado una unión del espacio y el tiempo que modificaba fundamentalmente las percepciones newtonianas de la dinámica, permitiendo, por ejemplo, transformaciones entre masa y energía. En su teoría de la relatividad general, propuesta en 1916, Einstein efectuó una unión aún más notable, que alteró fundamentalmente la percepción newtoniana de la gravitación, permitiendo ver la gravitación, no como una fuerza, sino como la dinámica del espacio-tiempo. En conjunto, los descubrimientos de Hubble y Einstein dieron lugar a una nueva visión del mundo. La nueva cosmología validó empíricamente la noción de un acontecimiento de la creación; asignó una estimación numérica de cuándo la flecha del tiempo tomó vuelo por primera vez; y finalmente condujo a la impresionante idea de que todo en el universo podría haber surgido literalmente de la nada.

Utilización del Espacio Exterior con Fines Pacíficos

Este texto analiza la utilización del espacio exterior o ultraterrestre con fines pacíficos. Se estudia el concepto «uso del espacio ultraterrestre con fines pacíficos» desde la perspectiva de las normas jurídicas sustantivas existentes. El ámbito espacial vive una época turbulenta ante el brusco crecimiento y diversificación de su exploración y usos y la creciente conciencia de su potencial. Aun así, sigue siendo objeto de regulación por parte de las normas jurídicas internacionales. El marco general de la utilización del espacio ultraterrestre lato sensu es el «propósito pacífico», es decir, el objetivo de mejorar el bienestar de la sociedad internacional y lograr un nivel de vida razonable. Esto puede lograrse mediante una gran variedad de medidas, tanto civiles como militares, siempre que cumplan con las normas jurídicas internacionales aplicables. El límite máximo es la prohibición del uso de la fuerza establecida en el artículo 2 (4) de la Carta de las Naciones Unidas, que se aplica al espacio exterior junto con las excepciones estipuladas en la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional general. Además, el Tratado del Espacio Exterior impone un régimen jurídico especial a los cuerpos celestes, declarándolos zona desmilitarizada y prohibiendo el emplazamiento de armas de destrucción masiva en el espacio exterior. El ordenamiento jurídico del espacio está plenamente en manos de los Estados. Los nuevos retos, como la búsqueda de descubrimientos y las amenazas en el ámbito extraterrestre, bien pueden inspirar una ruta hacia un régimen jurídico internacional especial pro futuro.

Desarrollo del Sistema Solar

El gran avance en nuestra comprensión del origen y la evolución del sistema solar se ha producido durante las últimas décadas gracias a los profundos estudios teóricos y experimentales. Los nuevos datos apoyan en gran medida la hipótesis arraigada en la Edad Media y aportan pruebas mucho más rigurosas de que la formación de los sistemas planetarios se debe a la fragmentación inicial de una nube molecular. Su fragmento (nebulosa protosolar) evoluciona hasta convertirse en una estrella recién nacida rodeada de un disco de gas-polvo del que acaban surgiendo cuerpos celestes de distintos tamaños, siendo los planetas los más grandes.

La observación de los discos de gas-polvo de acreción alrededor de estrellas de clases espectrales tardías en diferentes longitudes de onda y en varias fases de evolución permitió resolver con mucho detalle la estructura de los discos y su dinámica, que en general concuerdan con tal escenario. Hoy en día es difícil seleccionar entre los diferentes modelos destinados a reconstruir el origen y la evolución temprana del sistema solar. Las nuevas observaciones de los discos evolucionados alrededor de las estrellas y de los sistemas exoplanetarios nos permitirán imponer restricciones más estrictas a los modelos desarrollados, que aún se encuentran en terreno inestable, y reconstruir los procesos de formación del sistema solar en un escenario más coherente. Sin embargo, se cree que el concepto básico permanece inalterado. La sinergia entre la astrofísica y las ciencias planetarias, junto con la modelización informática, permitirá seguir avanzando en este campo. Aunque se han hecho avances significativos en el área, debemos aprender más sobre la estructura y la evolución del disco primario, la acreción de guijarros, el papel de la formación de planetas gigantes en la entrega de Tierra/volátiles de los planetas interiores, las limitaciones geoquímicas, la formación y la dinámica de planetesimales y embriones de planetas. Sin duda, como objetivo más intrigante, nos impulsa a comprender el lugar del sistema solar en el universo, la posible singularidad de nuestro planeta natal y por qué se diferencia de otros cuerpos del sistema solar y, finalmente, el proceso que nos trajo a este mundo.

Seguridad en el Espacio Exterior

La seguridad espacial es un concepto diverso que toca todos los aspectos de la seguridad. Este artículo es una introducción básica a algunos de los conceptos fundamentales y es lo más completo posible dentro del espacio limitado. El derecho de la seguridad espacial en sí mismo aún está emergiendo y, a medida que la tecnología espacial siga evolucionando, será un reto constante para el derecho seguir el ritmo de las innovaciones. Además, a medida que nuevos actores estatales y comerciales comiencen a participar en las actividades espaciales, el entorno de seguridad seguirá evolucionando y cambiando. En concreto, muchos de los supuestos en los que se basaba el derecho de la seguridad espacial durante la Guerra Fría quedarán subsumidos por las nuevas circunstancias, y aunque los principios básicos del derecho espacial probablemente seguirán siendo aplicables, las interpretaciones de los mismos tendrán que adaptarse para mantener el espacio como un entorno seguro y sostenible que, al mantener la seguridad global, sirva para el beneficio de toda la humanidad.

Aplicación Nacional del Derecho Espacial

Los tratados específicos sobre el espacio imponen a los Estados una gran carga de responsabilidad, y la exposición a la responsabilidad, con respecto a las actividades espaciales nacionales, incluso cuando una entidad no gubernamental no tiene ninguna relación con el gobierno (y tal vez opera en abierto desafío al gobierno). Por lo general, los Estados tratan de cumplir con su responsabilidad, y mitigar su exposición a esta responsabilidad.

Carrera Armamentística en el Espacio

Este texto examina el tratamiento jurídico del armamento en el espacio exterior. En los albores de la aventura humana en el espacio exterior, había una expectativa generalizada de que el espacio sería una zona libre de conflictos y dedicada a la paz. Las propuestas de que el espacio se utilizaría únicamente para fines genuinamente pacíficos y para el beneficio común de la humanidad fueron realizadas respectivamente por Estados Unidos en 1957 y por la Unión Soviética en 1958. Este texto, complementado con otros de esta plataforma, muestran que, a pesar de tales aspiraciones, el uso militar del espacio ha sido contemplado y marca muchos de los primeros desarrollos tecnológicos de Estados Unidos y la URSS, las dos potencias espaciales. Explora el derecho internacional que rige el emplazamiento y el uso de armas en el espacio y examina las leyes que afectan al uso del espacio exterior con fines militares. También señala los ámbitos en los que la falta de una definición consensuada influye, así como las complicaciones derivadas del doble uso militar y no militar.

Militarización del Espacio Ultraterrestre

Este texto se ocupa de la militarización del espacio ultraterrestre, sus características e importancia. También contiene referencias a la soberanía en el espacio exterior. A medida que los sistemas y servicios espaciales se integran cada vez más en la seguridad y la vida cotidiana de la población mundial, existe un impulso para equilibrar estos riesgos y formalizar, aunque sea en instrumentos no vinculantes, medidas para un comportamiento responsable en el espacio exterior. Las diversas propuestas de desarmonización del espacio son una prueba de este impulso. Aunque difieren en los detalles, todas las propuestas pretenden fomentar la gestión de riesgos y el comportamiento responsable en el espacio exterior.

Basura Espacial en el Derecho Internacional

Este texto se ocupa de los desechos o residuos espaciales peligrosos en el Derecho Espacial Internacional. La era espacial abrió nuevos horizontes para la humanidad en muchos campos. Desde la exploración de la Tierra desde el espacio exterior hasta la exploración de las partes más profundas de nuestro universo, muchos beneficios de las actividades espaciales se han extendido a muchos países, incluso a aquellos que no poseen su propia tecnología espacial. Sin embargo, el uso y la exploración del espacio exterior también tiene sus riesgos. Los peligros para la población y el medio ambiente en el momento del lanzamiento, durante la reentrada atmosférica de los objetos espaciales o por las sustancias radiactivas o químicas a bordo de los objetos espaciales sólo se abordan de forma rudimentaria en los tratados espaciales y otros instrumentos internacionales.

Residuos Espaciales Orbitales Peligrosos

Este texto se ocupa de los desechos o residuos espaciales orbitales peligrosos. La creciente contaminación de las órbitas que rodean nuestro planeta podría transformarlo en una zona inoperable, en detrimento de todos los Estados. El desarrollo tecnológico en la exploración y el creciente uso del espacio exterior está llevando a un punto en el que es necesario tomar medidas urgentes. Mantener este lugar común operativo y libre de peligros no es responsabilidad de unos pocos Estados, sino un esfuerzo que requiere la cooperación de toda la comunidad internacional.

Derecho Espacial Chino

Este texto analiza el derecho espacial chino, su normativa espacial actual. En un periodo de tiempo relativamente corto, China ha realizado notables avances tecnológicos en el sector espacial que le han permitido emprender con éxito misiones espaciales en la órbita terrestre baja y más allá. Sin embargo, estos avances tecnológicos no han ido acompañados de un progreso comparable en el ámbito normativo. De hecho, hasta ahora China sólo ha promulgado dos leyes de bajo nivel que regulan ciertos aspectos de sus actividades espaciales. Aunque esta situación podría haber sido aceptable en el pasado, ya no es suficiente para gestionar adecuadamente el creciente programa espacial chino, especialmente si se tiene en cuenta su carácter global. Podría decirse que el hecho de no modificar el estado actual de las cosas podría socavar futuros avances y ser perjudicial para las oportunidades financieras en el sector espacial.

Futuro del Derecho Espacial en Asia

Este texto analizará la posible evolución futura de la legislación espacial china y las medidas concretas adoptadas en este sentido por el legislador chino. Las autoridades chinas parecen ser conscientes de la necesidad de actualizar y ampliar la legislación espacial nacional. Queda por ver el alcance y el tipo de dicha legislación y el calendario de su posible publicación.

Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre

Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre de la ONU Oficina de las Naciones Unidas de Asuntos del Espacio Ultraterrestre La Oficina de Asuntos del Espacio Exterior de la ONU (OOSA, por sus siglas en inglés), en su forma actual, no se creó en la Oficina de las Naciones Unidas en Viena hasta 1993. La Oficina … Leer más

Desarrollo Descentralizado del Derecho Espacial

Este texto examina el último desarrollo del derecho espacial para apoyar la descentralización y la comercialización del espacio. Sostiene que el actual proceso de comercialización del espacio exige un mayor desarrollo de las leyes espaciales en sus aspectos civiles y comerciales. En vista de la dificultad de concluir nuevos tratados espaciales a nivel internacional, es más probable que el desarrollo futuro del derecho espacial adopte un enfoque descentralizador y suavizador a través de la legislación espacial nacional y la redacción de normas de derecho indicativo.

Derecho en la Colonización del Espacio

Este texto ofrece una visión general del marco jurídico de las Naciones Unidas para las actividades espaciales y su inadecuación para hacer frente a las nuevas cuestiones jurídicas derivadas del actual proceso de comercialización del espacio.

Conquista de la Luna

Este texto se ocupa de la exploración y la conquista de la Luna. También que aportes genera el conocimiento de nuestro Universo la exploración de la Luna mediante misiones a la Luna tripuladas. Aunque es mucho lo que se ha aprendido sobre la Luna y la diferenciación y evolución planetaria gracias a los estudios que comenzaron en la era Apolo, los resultados de las misiones recientes siguen revelando nueva e importante información sobre la Luna. Como objeto planetario diferenciado y geológicamente complejo, la Luna ha sufrido cambios a lo largo de su historia, ya que su interior ha experimentado una intensa evolución térmica que comenzó con la acreción y la solidificación de los océanos de magma, el calentamiento radiogénico en el interior y la producción de basaltos marinos y otros materiales volcánicos, el enfriamiento y la solidificación continuos de su pequeño núcleo fundido, y la ocurrencia de una evolución interna prolongada para producir volcanes relativamente jóvenes y una serie de características tectónicas que reflejan su compleja evolución térmica. Las nuevas mediciones están suponiendo una revolución en la comprensión de la cronología de los acontecimientos, incluida la historia de los primeros bombardeos del sistema solar interior y las implicaciones para la dinámica del sistema solar primitivo, así como la posible presencia de una dínamo temprana en el núcleo y un fuerte campo magnético. Nuevos estudios geoquímicos e isotópicos están revelando nueva información sobre el contenido volátil y la historia pasada de la Luna, así como su relación con la Tierra y otros depósitos del sistema solar. En ningún otro lugar del sistema solar están tan bien registrados y conservados el proceso y la historia de los impactos. Los volátiles congelados se encuentran en las trampas frías de los polos, permanentemente ensombrecidas, a la espera de una futura exploración y posible utilización de los recursos. La continuación de la exploración de la Luna revelará, sin duda, nueva información adicional y aportará una comprensión más clara de las controversias actuales.

Historia del Registro de Objetos Espaciales

Este texto se ocupa de la historia del registro de objetos espaciales. Se centra en el período anterior y la negociación del Convenio de Registro, que es un hito importante en la historia del derecho espacial. Ha traído consigo novedades y ha contribuido a reforzar el nexo entre todos los tratados espaciales. Este nexo reforzado entre todos los tratados espaciales existentes ha tenido un efecto general en la potenciación y lamentación de la piedra angular de todas las actividades espaciales: los fines pacíficos. Con sus esfuerzos de buena fe, los Estados han reconocido el valor y la importancia de registrar los objetos espaciales lanzados. La aplicación del sistema de registro ha evolucionado desde la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas (1961), el artículo VIII del Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre (1967), el Convenio sobre el registro (1975), hasta la Resolución sobre la práctica de registro de la Asamblea General de las Naciones Unidas (2007). El registro tiene dos vertientes, a saber, en los registros a nivel nacional y en el Registro de la ONU. El Índice en línea de la ONU es una base de datos mundial (o global) completa.

Convenio sobre el Registro de Objetos Lanzados al Espacio Exterior

Este texto se ocupa del Convenio sobre el registro de objetos lanzados al espacio ultraterrestre. Aquí se describe las obligaciones y derechos de los Estado parte. También las razones de su éxito. Pero el Convenio de Registro se encuentra ante una importante «prueba de resistencia» a la luz de los nuevos actores y las nuevas posibilidades en materia de construcción y lanzamiento de objetos espaciales. No ofrece una respuesta suficiente sobre cómo hacer frente a los nuevos retos, y la falta de un sistema de verificación y control abre la puerta a posibles elusiones y usos indebidos. Existen numerosos escritos académicos que sugieren enmiendas al Convenio de Registro, e incluso en el marco del proceso UNISPACE+50, se hicieron recomendaciones para mejorar el intercambio de información general sobre los objetos espaciales. Esta cuestión no debería descuidarse y habría que realizar esfuerzos constantes de concienciación sobre la importancia del registro y su contribución general a la transparencia internacional tanto entre el sector gubernamental como el privado.

Registro de Objetos Lanzados al Espacio Exterior

Este texto se ocupa del registro de objetos lanzados al espacio exterior. El registro de los objetos espaciales es un elemento central de la jurisdicción y el control sobre un objeto espacial y, en su caso, el personal del mismo a un estado de lanzamiento. El registro es un acto jurídico y no un mecanismo de control del tráfico.

Las organizaciones internacionales e intergubernamentales pueden, bajo ciertas condiciones, declarar la aceptación de los derechos y obligaciones del Convenio de Registro y establecer su propio registro. La Agencia Espacial Europea es una de estas organizaciones intergubernamentales y está aplicando activamente una práctica exhaustiva.

Los nuevos desarrollos técnicos y conceptos empresariales hacen que la aplicación del registro sea más compleja. El registro en circunstancias nuevas y desafiantes debe tener en cuenta los conceptos básicos del registro para lograr una solución adecuada. El desarrollo continuo de la práctica de registro, basado en los respectivos principios del tratado, sigue siendo objeto de debate en el Subcomité Jurídico de UNCOPUOS.

Exoplanetas

Los primeros exoplanetas confirmados fueron un sistema de tres planetas de tipo terrestre alrededor del púlsar PSR B1257+12. En este caso tampoco se pudo hacer una comparación útil debido a la naturaleza inusual de la estrella anfitriona. Sin embargo, en 1995 se encontró un planeta en órbita alrededor de la estrella 51 Pegasi, similar al Sol. Con el descubrimiento de miles de sistemas de exoplanetas, estamos encontrando sistemas planetarios que son extremos en diferentes aspectos. La gran cantidad de datos de observación que se están recopilando se verá reforzada en un futuro próximo por un análisis espectral más detallado de las atmósferas de estos exoplanetas. ¿Cuáles son los detalles del crecimiento de los granos y planetesimales en el disco de gas, y cómo influyen estos sólidos en la evolución continua del gas del disco? ¿Cómo evolucionan los gases y los sólidos en un disco circumbinario? ¿Cómo interactúan los sólidos de diferentes tamaños con un planeta en crecimiento para afectar a su evolución posterior y a su tasa de migración a través del disco? ¿Cuál es el papel de las colisiones gigantes? ¿Cómo influye en estos procesos la presencia de campos magnéticos? Estas y otras cuestiones son todavía temas de investigación activa. Pasarán muchos años antes de que tengamos una comprensión adecuada del proceso de formación de planetas.

Discos en la Formación de los Planetas

Hasta la fecha existen dos teorías principales sobre la producción de planetas similares a Júpiter. La hipótesis de la acreción del núcleo supone que cualquier material sólido del disco se coagula lentamente en núcleos protoplanetarios con masas progresivamente mayores. Si el núcleo permanece lo suficientemente pequeño, no tendrá una fuerza gravitatoria lo suficientemente fuerte como para atraer el gas del disco circundante, y el resultado será un planeta terrestre. Si el núcleo crece lo suficiente (del orden de diez masas terrestres), y el disco aún no se ha disipado, entonces el embrión planetario puede atraer gas del disco circundante y crecer hasta convertirse en un gigante gaseoso. Si el disco se disipa antes de que se complete el proceso, el resultado será un objeto como Urano o Neptuno, que tiene un complemento pequeño, pero significativo, de hidrógeno y helio. La cuestión principal es si el núcleo protoplanetario puede crecer lo suficiente antes de que el disco se disipe. Un segundo escenario es el de la inestabilidad del disco. Este escenario postula que el propio disco es inestable y tiende a desarrollar regiones de densidad superior a la normal. Estas regiones colapsan bajo su propia gravedad para formar protoplanetas de la masa de Júpiter. En el escenario de inestabilidad del disco puede formarse un grupo de gas de la masa de Júpiter en varios cientos de años que acabará por contraerse en un planeta gigante de gas. La dificultad estriba en llevar el disco a una condición en la que se formen tales inestabilidades.

Formación de Planetas

Este texto se ocupa de la formación de planetas, y de algunas de las teorías más destacadas que intentan explicar tal formación de planetas. Durante muchos años ha sido un gran reto comprender la conexión entre estas diferentes clases de planetas en nuestro sistema solar y sus respectivos lugares en dicho sistema solar. El reto se ha agudizado con el descubrimiento de sistemas planetarios alrededor de otras estrellas. Ahora se sabe que nuestro sistema planetario no es más que un ejemplo entre muchos, y que la variación entre estos sistemas es muy amplia. ¿Qué procesos determinan la masa de un planeta y su composición? ¿Cómo se relacionan estos procesos con la distancia del planeta a la estrella anfitriona? Estas preguntas son el núcleo del estudio de la formación de planetas.

Aurora Polar

Las auroras han fascinado al ser humano desde que hay tiempo para mirar al cielo. A pesar de ser efímeras e intangibles, han generado y siguen generando una enorme cantidad de investigaciones científicas. Las auroras se crean cuando las partículas cargadas eléctricamente -predominantemente electrones cargados negativamente o iones positivos como los protones, los núcleos del hidrógeno- chocan con los átomos y las moléculas de una atmósfera planetaria o lunar. Son guiados a lo largo de líneas de campo magnético que tienden a concentrarlos hacia los polos (magnéticos) y son acelerados a altas energías por los campos eléctricos que los acompañan. Esto da lugar a lo que se conoce como corrientes alineadas con el campo de Birkeland, en honor al explorador polar noruego Kristian Birkeland, cuya expedición polar de 1902-1903 sentó gran parte de las bases de nuestra comprensión de las auroras de la Tierra. Al impactar con energías que suelen medirse en cientos y miles, hasta muchos millones, de electronvoltios (eV), estas partículas energéticas excitan los átomos y las moléculas que constituyen la atmósfera.

Tratado del Espacio Exterior

Tratado del Espacio Exterior Nota: sobre su éxito, puede ver su análisis aquí. Asimismo, véase en relación al Régimen Jurídico del Espacio Ultraterrestre y respecto a la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos. Asimismo, puede ser de utilidad la consulta de Derechos de Propiedad en el Espacio, … Leer más

Análisis del Tratado del Espacio Exterior

Este tratado es el principal instrumento internacional de regulación del Derecho del Espacio Ultraterrestre. Este texto analiza buena parte de sus principales artículos, con un comentario sobre los mismos. El desarme espacial forma parte de los problemas generales del desarme y la paz y la seguridad internacionales, y este tratado es un instrumento más. Los artículos más fundamentales del Tratado del Espacio Exterior incluyen la libertad que tienen los estados para explorar y utilizar el espacio exterior sin pedir autorización previa o permiso a otros estados o a la ONU. Estas grandes libertades se equilibran con la prohibición de la apropiación nacional, la prohibición del emplazamiento de armas nucleares u otras armas de destrucción masiva en el espacio, y las obligaciones impuestas a los estados en la supervisión de sus actividades espaciales nacionales y para la protección del entorno espacial y terrestre durante sus actividades espaciales.

Futuro del Derecho Espacial

El entorno del espacio exterior ha cambiado bastante desde el cambio de siglo. Hay una competencia renovada, especialmente visible en la región asiática. El número y los tipos de actores espaciales han aumentado, y el papel de los actores comerciales se ha vuelto más considerable. De cara al futuro del derecho espacial, es probable que el corpus de derecho espacial deba ser revisado y enmendado para las actividades espaciales de nueva generación, especialmente las actividades espaciales avanzadas, como la explotación de asteroides y de la Luna y el uso de recursos, las bases lunares internacionales tripuladas y las estaciones comerciales, la impresión en 3D con recursos celestes y otras actividades que no estaban simplemente más allá de la imaginación de los redactores de los principales tratados espaciales. Otras actividades emergentes, desde la remediación de desechos espaciales mediante la captura de pequeños trozos de desechos espaciales o incluso de grandes cuerpos de cohetes gastados que orbitan de forma incontrolada, o incluso el uso avanzado de los recursos de los asteroides y de la Luna para diversos fines, pueden poner de manifiesto las lagunas del régimen de derecho espacial internacional existente. Es posible (y, de hecho, probable) que los redactores del tratado pudieran prever ciertas actividades (como la participación de varios Estados en un mismo lanzamiento, o la aglomeración orbital de la órbita geoestacionaria), pero optaron por no legislar sobre ellas. En los trabajos preparatorios del Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre, tal y como se desarrollaron en la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, puede quizás encontrarse muestras de su abstención para no adelantarse a la evolución de las tecnologías o actividades, o simplemente por conveniencia política. También es probable que los redactores simplemente no previeran una serie de actividades en el espacio que se harían realidad en las décadas siguientes, o de actividades que aún pueden estar en el horizonte y desarrollarse en años venideros.

Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos

Este texto se ocupa de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS, por sus siglas en inglés). La Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos tiene dos subcomités, el Subcomité Científico y Técnico y el Subcomité Jurídico, que se reúnen durante dos semanas cada año antes de que el órgano plenario de la COPUOS se reúna durante una semana y media en verano, también en Viena. Los principales tratados espaciales redactados y negociados por la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos son el Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre de 1967, el Acuerdo sobre Astronautas de 1968, el Convenio sobre Responsabilidad de 1972 y el Convenio sobre Registro de 1975. Un tratado posterior, el Acuerdo sobre la Luna de 1979, también está en vigor, pero sólo para una pequeña minoría de Estados, ninguno de los cuales es una importante potencia espacial mundial. La Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos también fue la sede de una serie de fuentes no vinculantes de derecho espacial.

Origen de la Vida en la Tierra

Este texto se ocupa del origen de la vida en la Tierra, su importancia y qué produjo la aparición de la vida en la Tierra. Durante miles de años, la reconfortante teoría de la generación espontánea de la vida proporcionó una respuesta a la eterna pregunta sobre su origen. La teoría atravesó con seguridad la Edad Media y el Renacimiento hasta que Pasteur dio el golpe de gracia a la generación espontánea al diseñar un riguroso montaje experimental para la esterilización, demostrando que un caldo nutritivo estéril no podía generar vida microbiana de forma espontánea. Pasaron muchos años. En 1924, el bioquímico ruso Oparin señaló que la vida debió surgir en el proceso de evolución de la materia, gracias a la naturaleza reductora de la atmósfera. En 1929, el biólogo británico Haldane especuló de forma independiente sobre las primeras condiciones adecuadas para la aparición de la vida. Cuando la luz ultravioleta (UV) actúa sobre una mezcla de agua, dióxido de carbono y amoníaco, se produce una gran variedad de sustancias orgánicas, incluidos los azúcares y, aparentemente, algunos de los materiales a partir de los cuales se construyen las proteínas (Haldane, 1929). Antes de la aparición de la vida, debieron acumularse en el agua para formar una «sopa primordial» caliente y diluida. En 1953, Miller informó de la formación de aminoácidos al exponer una mezcla de metano, amoníaco, hidrógeno y agua a descargas de chispas y descargas eléctricas silenciosas.

Compuestos Orgánicos Extraterrestres

Este texto se ocupa de la materia y los compuestos orgánicos extraterrestres, especialmente en los meteoritos. Muchos de los compuestos orgánicos o de sus precursores que se encuentran en los meteoritos se originaron en el medio interestelar o circundante y posteriormente se incorporaron a los planetas durante la formación del sistema solar.

Régimen Térmico de la Tierra

Este texto se ocupa del régimen térmico de la Tierra, en el contexto del origen de nuestro planeta y de la vida en general. Como una parte de ella, se analizan los sistemas hidrotermales submarinos. Los sistemas hidrotermales continentales y submarinos son una parte integral del régimen térmico de la Tierra. Las condiciones reductoras de los sistemas hidrotermales, que se deben a reacciones de serpentinización, pueden haber sido una importante fuente de biomoléculas en la Tierra primitiva. Estos ambientes reductores son el resultado del flujo de sustancias disueltas en el agua de mar a través de compuestos inorgánicos presentes en el material de la corteza terrestre muy caliente que reducen los compuestos orgánicos del agua de mar.

Adivinación Celestial Mesopotámica

En el mundo antiguo, la recopilación y el estudio de los fenómenos celestes y la interpretación de su significado profético, especialmente en lo que se refiere a los reyes y las naciones, eran ciencias estrechamente relacionadas que llevaban a cabo los mismos eruditos. Tanto las fuentes antiguas como las investigaciones modernas coinciden en que la astronomía y la adivinación celeste surgieron en Babilonia. Sin embargo, sólo a finales del siglo XIX los estudiosos comenzaron a identificar y descifrar las fuentes babilónicas originales, y el proceso de comprensión de esas fuentes ha sido largo y difícil. A partir del período de la antigua Babilonia, la adivinación celeste provocó una creciente atención de los estudiosos a los fenómenos del cielo. En toda la adivinación mesopotámica subyace la suposición de que los dioses producen señales para comunicarse con la humanidad. Las señales podían producirse en cualquier momento y en todos los ámbitos de la experiencia, real o imaginaria. La adivinación no era una actividad marginal, sino una parte integral de la religión mesopotámica, la vida cotidiana y la ideología real.

Astronomía Babilónica

Durante el primer milenio a.C., Babilonia se convirtió en el centro de un programa intensivo y duradero de observación celeste atestiguado en diarios y textos relacionados. A su paso, surgieron dos métodos diferentes para predecir los fenómenos lunares y planetarios: Los métodos de Goal-Year y la astronomía matemática. Los elementos de conocimiento de los diarios y de la astronomía matemática se transmitieron a Egipto y al mundo grecorromano. En el mundo antiguo, la recopilación y el estudio de los fenómenos celestes y la interpretación de su significado profético, especialmente en lo que se refiere a los reyes y las naciones, eran ciencias estrechamente relacionadas que llevaban a cabo los mismos eruditos. Tanto las fuentes antiguas como las investigaciones modernas coinciden en que la astronomía y la adivinación celeste surgieron en Babilonia. Sin embargo, sólo a finales del siglo XIX los estudiosos comenzaron a identificar y descifrar las fuentes babilónicas originales, y el proceso de comprensión de esas fuentes ha sido largo y difícil.

Zodiaco Babilónico

Este texto se ocupa del zodiaco babilonio, en la antigua mesopotamia. Junto con la astronomía matemática, a partir de finales del siglo V a.C. se desarrollaron en Babilonia nuevas formas de astrología que empleaban el zodiaco. En este ámbito, aún queda mucho por investigar. Una característica común de la nueva astrología es el importante papel que desempeñan el zodiaco, la Luna y los cinco planetas. La astrología zodiacal también se vinculó con las tradiciones médicas, dando lugar a doctrinas astro-médicas que emplean criterios astrológicos basados en el zodiaco, la Luna, el Sol y los planetas para determinar los tratamientos.

Cosmovisión Andina

Este texto se ocupa de la Cosmovisión andina, de la astronomía andina, más allá de la inca. La cosmovisión incaica fue sólo una de las varias cosmovisiones abrazadas en los Andes prehispánicos, y la evidencia existente no debe reducirse a lo que se llama «el modelo Misminay». Las desviaciones más evidentes y a la vez mejor documentadas se dan entre las cosmovisiones de los incas y la de sus contemporáneos, los chimús de la costa norte. En cuanto a las culturas más antiguas, un campo de estudio prometedor es sin duda la iconografía moche. Por último, cabe destacar la importancia de Chankillo, el observatorio astronómico más antiguo de esta región de América. Tal vez los estudios futuros permitirán a los estudiosos proporcionar una información más completa sobre la función de este espectacular monumento.

Venus

Venus y la Tierra no son planetas gemelos pero, sin embargo, representan etapas avanzadas de la evolución planetaria. ¿Por qué planetas tan similares en sus principales parámetros son tan diferentes desde el punto de vista medioambiental? ¿Qué factores importantes han provocado su diversidad? ¿Representa Venus un posible destino de la Tierra? ¿Siguen ambos planetas sus trayectorias evolutivas principalmente diferentes? A diferencia de otras unidades de planicies, la subunidad inferior de planicies regionales no muestra sus áreas de origen en la resolución de Magallanes. ¿Representa esta unidad el resultado de erupciones fisurales, o fue emplazada a partir de pequeños edificios distribuidos? ¿Es una verdadera unidad volcánica única, como se observa en la resolución disponible, o está formada por varios campos volcánicos individuales coalescidos? Las respuestas a estas preguntas son muy importantes para la formulación de modelos adecuados de la evolución geológica de Venus.

Eclipse Lunar

Durante el eclipse, la superficie de la Luna se enfría a un ritmo que depende de la constitución del suelo lunar, que no es igual en todas partes. Muchos puntos de la Luna siguen siendo a veces más brillantes que sus alrededores durante la totalidad. Se considera que hay tres tipos de eclipse -total, parcial y penumbral-, siendo el más dramático el eclipse lunar total, en el que la sombra de la Tierra cubre completamente la luna.
A lo largo de la historia, los eclipses han inspirado asombro e incluso miedo, especialmente cuando los eclipses lunares totales volvían la luna de color rojo sangre, un efecto que aterrorizaba a la gente que no entendía lo que causaba un eclipse y, por lo tanto, culpaba de los acontecimientos a tal o cual dios.

Meteoritos

Durante miles de años, los habitantes de Egipto, China, Grecia, Roma y otras partes del mundo se han sentido fascinados por las estrellas fugaces, que son los fenómenos luminosos y sonoros comúnmente asociados a los impactos de meteoritos. El primer registro escrito de la caída de un meteorito es el que realizaron los cronistas chinos en el año 687 a.C. Sin embargo, siglos antes, los egipcios ya utilizaban el «hierro celeste» para fabricar sus primeras herramientas de hierro, como una daga encontrada en la tumba del rey Tutankamón que data del siglo XIV a.C. Aunque los seres humanos tienen una larga historia de observación de meteoros y utilización de los mismos, no empezamos a reconocer su verdadero origen celeste hasta el Siglo de las Luces. En 1794, el físico y músico alemán Ernst Chladni fue el primero en resumir las pruebas científicas y demostrar que estos objetos únicos proceden efectivamente del exterior de la Tierra. Tras más de dos siglos de esfuerzos conjuntos de innumerables coleccionistas aficionados, académicos, institucionales y comerciales, se han catalogado y clasificado más de 60.000 meteoritos. Después de 200 años, la meteorología (la ciencia de los meteoritos) ha salido de su infancia y se ha convertido en un área vibrante de investigación en la actualidad. Las direcciones generales de los estudios meteoríticos son (1) mineralogía, identificando nuevos minerales o fases minerales que rara vez se encuentran en la Tierra; (2) petrología, estudiando las texturas ígneas y acuosas que dan a los meteoritos una apariencia única, y proporcionando información sobre los procesos geológicos en los cuerpos en los que se originan los meteoritos; (3) geoquímica, caracterizando sus composiciones principales, de oligoelementos e isotópicas, y llevando a cabo comparaciones interplanetarias; y (4) cronología, datando las edades de la cristalización inicial y de las posteriores perturbaciones por impacto. Los meteoritos son las únicas muestras extraterrestres, aparte de las rocas lunares del Apolo y las muestras de asteroides de Hayabusa, que podemos analizar directamente en los laboratorios.

Derecho de las Telecomunicaciones

Este texto se ocupa del Derecho de las telecomunicaciones, especialmente en su vertiente internacional. El derecho internacional de las telecomunicaciones se desarrolla principalmente en el seno de la Unión Internacional de Telecomunicaciones o UIT (véase más sobre sus funciones), organismo especializado de la ONU. Mientras que el derecho espacial internacional cubre el uso del espacio y la realización de actividades espaciales, el régimen de la UIT (véase acerca de su historia) regula el uso de las radiofrecuencias, que son empleadas por las actividades espaciales, incluidas las comunicaciones por satélite. Al principio de la era espacial, las operaciones de los satélites de radiodifusión directa internacional tenían importantes implicaciones políticas, económicas, sociales y culturales a nivel internacional.