Astronomía Estelar

Este texto se ocupa de la astronomía estelar. La astronomía estelar es una rama de la astronomía y se ocupa de cuestiones relacionadas con las estrellas fijas (soles lejanos). Hasta el siglo XIX, se centraba en los métodos geométricos y estadísticos, hoy en día es predominantemente en la astrofísica. Las características de la estrella resultante dependen principalmente de su masa inicial. Cuanto más masiva sea la estrella, mayor será su luminosidad y más rápidamente fusionará su combustible de hidrógeno en helio en su núcleo. Con el tiempo, este combustible de hidrógeno se convierte completamente en helio y la estrella comienza a evolucionar. La fusión del helio requiere una mayor temperatura del núcleo. Una estrella con una temperatura del núcleo lo suficientemente alta empujará sus capas exteriores hacia el exterior mientras aumenta la densidad de su núcleo. La gigante roja resultante, formada por las capas exteriores en expansión, goza de una breve vida, antes de que el combustible de helio del núcleo se consuma a su vez.

Astronomía Extragaláctica

Este texto se ocupa de la Astronomía extragaláctica. Los primeros objetos extragalácticos descubiertos fueron las cefeidas, descubiertas en la década de 1920 en las nebulosas espirales (galaxias) por Edwin Hubble, cuando quedó claro que los objetos lejanos, como las galaxias, estaban muy lejos. Antes de la Segunda Guerra Mundial, las galaxias sólo se estudiaban en el rango visible. Los avances tecnológicos han permitido observar objetos extragalácticos en todas las regiones del espectro electromagnético. Gracias a ello y a la mayor sensibilidad de los telescopios e instrumentos modernos, además de las estrellas y las nebulosas las galaxias y nuevos fenómenos como los núcleos galácticos activos, el gas y el polvo en el medio interestelar de las galaxias y, por último, la radiación cósmica de fondo.

Astrometría

Este texto se ocupa de la Astrometría. El origen de la astrometría se remonta al menos a la antigüedad y fue en gran medida sinónimo de astronomía hasta el siglo XIX, cuando se hicieron posibles otros tipos de estudios astronómicos como la espectroscopia. La astrometría, antes conocida como astronomía posicional, (el especialista es un astrometrólogo) es la rama de la astronomía que evalúa la posición, la distancia y el movimiento de las estrellas y otros objetos celestes. La distancia de las estrellas se calcula midiendo su paralaje anual. La astrometría también proporciona a los astrónomos un marco de referencia para sus observaciones y se utiliza para desarrollar el Tiempo Universal. A lo largo del tiempo, la astrometría ha sufrido diversas evoluciones con la invención del reloj de sol, el sextante, el astrolabio, el telescopio, el heliómetro y el telescopio meridiano.

Física de Polímeros

Este texto se ocupa de la física de polímeros. La física de los polímeros es un subcampo de la física de la materia blanda y se ocupa de la descripción y la comprensión predictiva de las propiedades físicas de las macromoléculas sintéticas, así como de los materiales poliméricos y los plásticos constituidos por ellas. La física de los polímeros utiliza métodos tanto de la física experimental como de la física teórica. Dado que las propiedades físicas de los polímeros se ven influidas de manera decisiva por la forma en que se sintetizan, existen estrechos vínculos con la química de los polímeros y la ingeniería de las reacciones químicas. Por otra parte, las propiedades físicas de los polímeros influyen en su procesabilidad y utilidad técnica, por lo que también existen estrechas conexiones con la ciencia y la tecnología de los materiales, así como con las áreas de la ingeniería de procesos que se ocupan de los procesos de fabricación de formas primarias. Los polímeros se diferencian de otras formas de materia condensada principalmente por su estructura molecular, que suele estar formada por largas estructuras en forma de cadena, así como por la tendencia, que se da a partir de ciertas masas moleculares, a formar enredos con otras moléculas de polímeros. Por otra parte, el estudio de las propiedades físicas de las biomacromoléculas suele asignarse a la biofísica y a la química biofísica.

Física del Suelo

Este texto se ocupa de la Física del suelo. Las propiedades físicas de los suelos son las diversas características de los suelos que se manifiestan en su interacción con campos físicos o sustancias y que conducen a un cambio en las propiedades del suelo. Hay 8 subclases en la clase de propiedades físicas, que se relacionan aquí.

Método Científico

Este texto se ocupa del método científico, como los métodos y técnicas de investigación y análisis utilizados en las ciencias para desarrollar teorías y diseñar experimentos. El método científico se refiere al conjunto de cánones que guían o se supone que guían el proceso de producción de conocimiento científico, ya sea mediante observaciones, experimentos, razonamientos o cálculos teóricos. Muy a menudo, el término «método» lleva implícita la idea de su unicidad, tanto para el público en general como para ciertos investigadores, que, además, a veces lo confunden con el método hipotético-deductivo exclusivamente. Sin embargo, el estudio de las prácticas de los investigadores revela una diversidad tan grande de enfoques y disciplinas científicas que la idea de la unidad del método se vuelve muy problemática. Esto también se aplica, en buena medida, al método científico empleado en las ciencias sociales (como la ciencia económica y la ciencia del derecho). Sin embargo, esta observación no debe entenderse como una forma de anarquismo epistemológico. Si la cuestión de la unidad del método es problemática (y este problema se tratará con más detalle a continuación), esto no pone en duda la existencia de una pluralidad de cánones metodológicos que se imponen a los investigadores en sus prácticas científicas. Normalmente los métodos científicos intentan descubrir las causas de las cosas y las relaciones entre ellas.

Breve Historia de la Ciencia

Este texto ofrece una breve historia de la ciencia, un recorrido por la evolución de la ciencia hasta la actualidad y de su concepto, incluyendo a los griegos y el pensamiento del renacimiento. El perfeccionamiento de las técnicas médicas ha provocado un aumento desmesurado de la población; las industrias químicas y el motor de combustión interna están contaminando el agua y el aire; la demanda de materiales y de energía está agotando y destruyendo la corteza terrestre. Y todo esto se achaca con demasiada facilidad a la «ciencia» y a los «científicos» por parte de quienes no acaban de entender que, si bien el conocimiento puede crear problemas, no es a través de la ignorancia como podemos resolverlos. Sin embargo, la ciencia moderna no tiene por qué ser un misterio tan completo para los no científicos. Se podría avanzar mucho en la reducción de la brecha si los científicos aceptaran la responsabilidad de la comunicación -explicando sus propios campos de trabajo de la manera más sencilla y al mayor número posible- y si los no científicos, por su parte, aceptaran la responsabilidad de escuchar. Para tener una apreciación satisfactoria de los avances en un campo de la ciencia, no es esencial tener una comprensión total de la misma. Al fin y al cabo, nadie cree que haya que ser capaz de escribir una gran obra literaria para apreciar a Shakespeare.

Aceleración

En la mecánica clásica, la aceleración es una medida básica en física que describe la tasa de cambio de velocidad de un cuerpo en movimiento a lo largo del tiempo. Dado que la aceleración es una cantidad dirigida, o vectorial, deben indicarse tanto la dirección como la magnitud del cuerpo en movimiento. Un cuerpo sufrirá una aceleración siempre que una fuerza desequilibrada actúe sobre él. La aceleración angular es una cantidad vectorial que representa la tasa de cambio de la velocidad angular de un cuerpo que experimenta un movimiento de rotación. La aceleración radial, o centrípeta, es la aceleración de un cuerpo hacia el centro de una trayectoria circular. La aceleración tangencial es la componente de la aceleración lineal tangente a la trayectoria de una partícula sometida a una aceleración angular en torno al eje de rotación. En las finanzas, es un repentino aumento de la velocidad en los movimientos de las cotizaciones de un valor negociable.

Resumen de la Historia de la Ciencia

A lo largo de los siglos XIII y XIV la experimentación con las cosas materiales iba en aumento, los conocimientos eran ganados por los hombres, pero no había un avance interrelacionado. El trabajo se realizaba de forma aislada, furtiva y poco gloriosa. Una tradición de investigación aislada llegó a Europa desde los árabes, y una cantidad considerable de investigación privada y secreta fue llevada a cabo por los alquimistas, que estaban en estrecho contacto con los vidrieros y metalúrgicos y con los herbolarios y curanderos de la época; indagaron en muchos secretos de la naturaleza, pero estaban obsesionados por las ideas «prácticas»; no buscaban el conocimiento, sino el poder; querían averiguar cómo fabricar oro a partir de materiales más baratos, cómo hacer inmortales a los hombres mediante el elixir de la vida, y otros sueños vulgares similares. De paso, en sus investigaciones aprendieron mucho sobre venenos, tintes, metalurgia y cosas por el estilo; descubrieron varias sustancias refractarias, y se abrieron camino hacia el vidrio transparente y así hacia las lentes y los instrumentos ópticos; pero como los hombres científicos nos dicen continuamente, y como los hombres «prácticos» todavía se niegan a aprender, sólo cuando se busca el conocimiento por sí mismo es cuando da ricos e inesperados regalos en abundancia a sus servidores.

Edad de la Tierra

Según el consenso científico, la edad de la Tierra es de 4.500 a 4.600 millones de años (1.000 millones de años = 109 años o 1 Ga). Según la teoría más aceptada, la Tierra se formó por acreción desde la nebulosa solar. El momento exacto en que se produjo esta acreción es difícil de determinar, ya que en los distintos modelos de acreción la duración del proceso difiere: desde unos pocos millones de años hasta 100 millones de años. Por lo tanto, la edad exacta de la Tierra no puede determinarse con exactitud en la actualidad. En los siglos anteriores a la revolución científica, la edad de la Tierra se determinaba en Europa principalmente a partir de los datos de la Biblia. Incluso hoy en día, varios grupos religiosos, especialmente los conservadores, sólo aceptan las estimaciones de la edad de la Tierra que se basan en motivos teológicos.

Enlace Químico

El enlace químico es un fenómeno físico-químico por el que dos o más átomos o iones se unen firmemente entre sí para formar compuestos químicos. Esto se basa en el hecho de que es energéticamente más favorable para la mayoría de los átomos o iones estar unidos a compañeros de unión adecuados en lugar de estar presentes como una sola partícula (no unida). La base del enlace son las interacciones electrostáticas o de los electrones de dos o más átomos. En muchos casos, ambos mecanismos de unión desempeñan un papel. Los parámetros que son importantes para describir un enlace y que pueden investigarse experimentalmente son la longitud de enlace como medida de la distancia entre dos núcleos atómicos y la energía de enlace, que indica la fuerza de un enlace. El enlace químico es la base de las moléculas y, por tanto, de la formación de compuestos químicos, por lo que es uno de los fundamentos más importantes de la química.

Avances Científicos del Islam

Este texto se ocupa de los avances científicos del Islam. Más que intentar encajar la ciencia islámica en la historia o en las nociones de la ciencia occidental, este texto examina las relaciones entre las diversas disciplinas científicas de las sociedades islámicas y otros ámbitos intelectuales, culturales y sociales de estas sociedades. La palabra ciencia/s se utiliza como una interpretación del plural árabe ‘ulum de ‘ilm porque en muchas fuentes históricas este plural designa un grupo de disciplinas eruditas (religiosas, filológicas, filosóficas, matemáticas). El singular solo suele designar el conocimiento religioso. En combinación con un calificativo, por ejemplo hisab (cálculo) o nujum (estrellas), designa disciplinas eruditas concretas, como la aritmética o la astronomía. El texto se divide en tres partes que delimitan los cambios importantes en la historia de la ciencia en las sociedades islámicas: de mediados del siglo VIII al XI, del XII a mediados del XV y de mediados del XV al XIX.

Historia de la Revolución Científica

La «revolución científica» abarca el periodo comprendido entre 1500 y 1700. Importantes figuras biográficas como Francis Bacon (1561-1626), Galileo Galilei (1564-1642), Robert Boyle (1627-1691), Nicolás Copérnico (1473-1543), Johannes Kepler (1571-1630) e Isaac Newton (1642-1727) dominan la historiografía de este periodo, aunque los historiadores han realizado un trabajo considerable sobre figuras como Paracelso (1493-1541) o Robert Fludd (1574-1637), cuyas ideas sobre las ciencias ocultas o el misticismo influyeron en figuras importantes, o aquellas como Marin Mersenne (1588-1648) o Christiaan Huygens (1629-1695), cuyas ideas sobre el mecanismo o la metafísica ayudaron a dar forma al trabajo de otros. Los historiadores de la ciencia reconocieron hace tiempo la importancia de la comunicación y la autoría publicadas durante este periodo. En la historia de la ciencia desde la década de 1970, Newton ha seguido siendo una figura biográfica clave. Newton también emerge como una fuerza social por derecho propio, desde su trabajo como guardián y maestro del «mint» hasta su liderazgo de la Royal Society (1703-1727).

Historia de la Biología

Este texto se ocupa brevemente de la evolución de la biología y su estudio. En este caso, es necesario hacer hincapié en unos pocos temas populares a expensas de la gran diversidad que comprende el campo. Desgraciadamente, gran parte de la historia de la ciencia desde 1970 ha girado en torno a contar y recontar relatos sobre los grandes hombres de la física y la biología. Es un proceso que Mott Greene llamó una vez «llevar los huesos de un cementerio a otro».

Neutrón

Neutrón (del latín: neutro – ni lo uno ni lo otro): partícula elemental pesada sin carga eléctrica. El neutrón es un fermión y pertenece a la clase de los bariones. Los neutrones y los protones son los dos componentes principales de los núcleos atómicos; el nombre común de los protones y los neutrones es nucleones. Los neutrones están presentes en el núcleo de los átomos, unidos a los protones por la interacción fuerte. Mientras que el número de protones de un núcleo determina su elemento químico, el número de neutrones determina su isótopo. Los neutrones ligados a un núcleo atómico son generalmente estables, pero los neutrones libres son inestables: se desintegran en poco menos de 15 minutos (880,3 segundos). Los neutrones libres se producen en las operaciones de fisión y fusión nuclear. Al igual que el protón y otras partículas bariónicas, el neutrón está formado por tres quarks; de hecho, el neutrón posee un momento de dipolo magnético, es decir, se comporta como un minúsculo imán en formas que sugieren que es una entidad de cargas eléctricas en movimiento. En otras palabras, el neutrón no es una partícula elemental, sino una partícula compuesta formada por el ensamblaje de tres componentes: un quark up y dos quarks down, unidos por gluones.

Geometría

Geometría es una rama de las matemáticas que se ocupa de las propiedades del espacio, incluidos los puntos, las líneas, las curvas, los planos y las superficies en el espacio, y las figuras delimitadas por ellos. Existen múltiples tipos de geometría, desde conceptos cotidianos como longitudes, ángulos y formas familiares, hasta geometrías que implican el cálculo y la curvatura del espacio.

Historia de la Ciencia

Historia de la Ciencia Recursos Traducción al Inglés Traducción al inglés de Historia de la ciencia: History of science Véase También Bibliografía

Número Real

Se cree que el primer número real identificado como irracional fue descubierto por los pitagóricos en el siglo VI a.C. Antes de este descubrimiento, la gente pensaba que cada número podía ser expresado como la proporción de dos números naturales (los números negativos no habían sido descubiertos todavía). Sin embargo, los pitagóricos pudieron demostrar que la hipotenusa de un triángulo rectángulo isósceles no podía medirse exactamente con ninguna escala, por muy fina que fuera, que midiera exactamente las piernas.