Jurisdicción Pesquera

Jurisdicci√≥n Pesquera Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Jurisprudencia Internacional sobre Jurisdicci√≥n Pesquera Casos de jurisdicci√≥n pesquera (Reino Unido contra Islandia; Rep√ļblica Federal de Alemania contra Islandia) (1972-1974) El Reino Unido invoc√≥ la jurisdicci√≥n de la Corte Internacional de … Leer m√°s

Comercio Internacional de Emisiones

Comercio Internacional de Emisiones Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Visualizaci√≥n Jer√°rquica de Comercio de Derechos de Emisi√≥n Medio Ambiente > Pol√≠tica del medio ambiente > Pol√≠tica en materia de cambio clim√°tico Medio Ambiente > Pol√≠tica del medio ambiente … Leer m√°s

Obligaciones del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático

Obligaciones del Acuerdo de Par√≠s sobre el Cambio Clim√°tico de 2015 Este elemento es una profundizaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Obligaciones extensas Para cumplir con la meta de temperatura a largo plazo, las Partes est√°n sujetas a obligaciones de conducta vinculantes en relaci√≥n con … Leer m√°s

Resilencia Urbana

Este texto se ocupa de la resilencia urbana.
Los principios de creaci√≥n de lugares sensibles al calor que se presentan en este texto subrayan la importancia de apreciar las circunstancias locales, comprometerse con la comunidad e incorporar los conocimientos ecol√≥gicos tradicionales. La creaci√≥n de lugares que favorezcan la salud y respondan al calor exige comprender c√≥mo afecta el calor al entorno urbano, as√≠ como el modo en que las personas se comportan, permaneciendo en los espacios de la ciudad y recorri√©ndolos. Para crear lugares que respondan al calentamiento de las temperaturas, el dise√Īo y la elecci√≥n detallada de los materiales, incluida la vegetaci√≥n verde y el agua, son de vital importancia. Los creadores de lugares deben reconocer e incorporar mejor las interconexiones entre los enfoques de las ciudades saludables y el dise√Īo sensible al calor. Los enfoques de ciudad saludable ya funcionan para reducir la vulnerabilidad al calor, pero es necesario dar prioridad a los aspectos que aumentan la resiliencia, especialmente en relaci√≥n con el lugar. El calentamiento del clima refuerza los argumentos de las ciudades saludables para que los espacios p√ļblicos apoyen a las personas para que sean f√≠sicamente activas, se comprometan socialmente y experimenten la naturaleza. Sin embargo, hay que dar mayor prioridad a la creaci√≥n de lugares frescos y c√≥modos para la actividad f√≠sica y social, y de espacios verdes viables que apoyen la naturaleza en la ciudad. Esto puede lograrse con creadores de espacios informados que comprendan c√≥mo afecta el calor al entorno urbano y las necesidades de la poblaci√≥n para estar sana y ser resistente en la ciudad del siglo XXI.

Resilencia frente al Cambio Clim√°tico

Este texto se ocupa de la resiliencia frente al cambio clim√°tico. El calentamiento de los climas urbanos y las olas de calor m√°s frecuentes, m√°s intensas y m√°s largas suponen un reto para la creaci√≥n de lugares resilientes. Las personas con enfermedades cr√≥nicas, los ancianos y los j√≥venes, y las personas desfavorecidas constituyen los principales grupos vulnerables al calor. Reducir las enfermedades cr√≥nicas es fundamental para reducir la vulnerabilidad al calor. Esto significa que la mitigaci√≥n y la adaptaci√≥n al calor deben formar parte de un enfoque de creaci√≥n de lugares resilientes. La creaci√≥n de lugares frescos es esencial para crear h√°bitats urbanos que favorezcan la salud en las ciudades que se enfrentan al calentamiento. Se subraya la importancia de apreciar las circunstancias locales, comprometerse con la comunidad e incorporar los conocimientos ecol√≥gicos tradicionales. La creaci√≥n de lugares que favorezcan la salud y respondan al calor exige comprender c√≥mo afecta el calor al entorno urbano, as√≠ como el modo en que las personas se comportan, permaneciendo en los espacios humanos y recorri√©ndolos. Para crear lugares que respondan al calentamiento de las temperaturas, el dise√Īo y la elecci√≥n detallada de los materiales, incluida la vegetaci√≥n verde y el agua, son de vital importancia.

Acuerdo de París sobre el Cambio Climático

El Acuerdo de Par√≠s de 2015 representa un logro hist√≥rico en la diplomacia multilateral. Despu√©s de a√Īos de negociaciones profundamente discordantes, las Partes aprovecharon la voluntad pol√≠tica necesaria para llegar a un acuerdo sobre el cambio clim√°tico que logre un equilibrio cuidadoso entre la ambici√≥n y la diferenciaci√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). El Acuerdo de Par√≠s contiene objetivos aspiracionales, obligaciones de conducta vinculantes en relaci√≥n con la mitigaci√≥n, un sistema riguroso de supervisi√≥n y una forma matizada de diferenciaci√≥n entre pa√≠ses desarrollados y en desarrollo. Esta entrada explorar√° los componentes b√°sicos del Acuerdo de Par√≠s (ambici√≥n y diferenciaci√≥n) con miras a extraer el texto del Acuerdo por sus posibilidades interpretativas y pol√≠ticas subyacentes.

Adaptación al Cambio Climático

Este texto se ocupa de la adaptaci√≥n al cambio clim√°tico, en el contexto general del deterioro del medio ambiente y su degradaci√≥n. El capitalismo basado en los combustibles f√≥siles est√° en la ra√≠z del cambio clim√°tico antropog√©nico contempor√°neo. Las entidades capitalistas f√≥siles y otras industrias extractivas tambi√©n se ver√°n considerablemente desestabilizadas como objetos sobre los que prosperan las vidas econ√≥micas contempor√°neas. Aunque quiz√°s no todo: si el cambio clim√°tico puede parecernos el punto final l√≥gico del capitalismo f√≥sil, la extracci√≥n intensiva de minerales y otras formas de desarrollo insostenible, tambi√©n abre nuevas v√≠as hacia los dep√≥sitos restantes de los mismos combustibles f√≥siles que lo han impulsado. El cambio clim√°tico es un proceso lento y abstracto que se experimenta m√°s f√°cilmente de forma indirecta o indiciaria, a trav√©s de la alteraci√≥n de los patrones clim√°ticos, la intensificaci√≥n de las tensiones en los ecosistemas y el ocasionalmente dram√°tico desastre o crisis ambiental. En este texto se revisa la teor√≠a, la pol√≠tica y la pr√°ctica de la ACC, demostrando c√≥mo se integra en la RRD. En teor√≠a, este proceso puede ser muy descendente. Primero se desarrolla el marco te√≥rico, luego se integra en los procesos de toma de decisiones internacionales y nacionales y, por √ļltimo, se ponen en pr√°ctica varios modelos sobre el terreno. Sin embargo, las personas y las comunidades llevan siglos adapt√°ndose en climas que siempre han tenido variabilidad, tendencias y cambios. Es cierto que el cambio clim√°tico actual es resultado de la intervenci√≥n humana, pero eso no cambia el hecho de que el cambio ambiental es un proceso continuo, que ha obligado a la humanidad a enfrentarse a √©l a lo largo de la historia.

Seguridad Clim√°tica

Hay mucho que aprender sobre c√≥mo se manifestar√° el cambio clim√°tico como problemas de seguridad. Los actores gubernamentales, incluidos los militares, est√°n abordando este tema cada vez m√°s con el deseo de hacer algo para resolver el problema. Si bien siempre es f√°cil para un acad√©mico recomendar m√°s estudios, comprender la naturaleza de los desaf√≠os que enfrentamos es un primer paso esencial para el gasto efectivo y eficiente de recursos escasos. Prepararse para una amenaza que puede no materializarse o manifestarse de una manera diferente de lo que se pensaba podr√≠a conducir a la desviaci√≥n descuidada de fondos con fines improductivos. Las intervenciones externas en s√≠ mismas pueden empeorar el problema en lugar de mejorarlo. Las pol√≠ticas destinadas a anticipar las escaseces futuras en lugar de las escaseces en s√≠ mismas pueden exacerbar las tensiones y generar conflictos, como lo demuestran los esfuerzos de los inversionistas asi√°ticos para arrendar tierras agr√≠colas en √Āfrica. Uno de los temas dominantes de toda esta literatura es que la exposici√≥n f√≠sica no es el destino. La gobernanza y las din√°micas pol√≠ticas son tan importantes, si no m√°s, para explicar si los choques ambientales, la escasez y la abundancia llevan o no al conflicto. Adem√°s, como lo muestra la literatura sobre cuencas hidrogr√°ficas, las instituciones tambi√©n pueden mitigar y disminuir las amenazas planteadas por la escasez. A medida que los profesionales avanzan en los planes para abordar esta amenaza que se avecina, pueden beneficiarse de una apertura a la nueva informaci√≥n y la humildad de lo que sabemos. Eso no deber√≠a paralizarnos de tomar medidas que refuercen la resiliencia a diversas amenazas, se manifiesten o no en violencia, sino a pisar con cuidado. La gobernanza es importante para responder a los tiempos cambiantes, tanto en lo que respecta al clima como a las fluctuaciones econ√≥micas mundiales. Este es el punto clave del debate sobre la seguridad clim√°tica que debe reforzarse en las deliberaciones pol√≠ticas, en lugar de centrarse en las condiciones medioambientales locales y en las simples narrativas de escasez como mecanismo causal de los conflictos.

Regulación Internacional del Cambio Climático

Este texto se ocupa de la regulaci√≥n internacional del Cambio Clim√°tico en el derecho medioambiental global y comparado. Los sucesivos informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Clim√°tico han dejado cada vez m√°s claro que las consecuencias del cambio clim√°tico ser√°n desastrosas a menos que se reduzcan las emisiones y se limite el calentamiento global medio a 2 grados cent√≠grados. Para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mitigar los efectos del cambio clim√°tico, se han organizado peri√≥dicamente conferencias internacionales sobre el cambio clim√°tico. En la Cumbre de la Tierra de R√≠o (1992), los pa√≠ses del mundo acordaron la Convenci√≥n Marco sobre el Cambio Clim√°tico (CMCC) en la que se comprometieron a tomar medidas para estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atm√≥sfera y evitar as√≠ las interferencias causadas por la acci√≥n humana (es decir, antropog√©nica) en el clima. Entre 1995 y 2016, las Naciones Unidas han organizado 23 conferencias sobre el cambio clim√°tico (COP 1-COP 22), adem√°s de otras conferencias sobre el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Ha habido una conferencia sobre el cambio clim√°tico por a√Īo; la √ļnica excepci√≥n fue 2001, que cont√≥ con dos conferencias, una en Bonn (Alemania) y otra en Marrakech (Marruecos). Estas dos reuniones trataron los efectos y desacuerdos tras el Protocolo de Kioto. La conferencia sobre el cambio clim√°tico de 2015 se celebr√≥ en Par√≠s en noviembre de 2015 y fue una de las primeras conferencias en a√Īos con resultados concretos, ya que condujo a la ratificaci√≥n del Acuerdo de Par√≠s. El Acuerdo de Par√≠s, que se adopt√≥ en la COP 21 en diciembre de 2015, es un acuerdo dentro de la Convenci√≥n Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clim√°tico y “se ocupa de los gases de efecto invernadero, la mitigaci√≥n, la adaptaci√≥n y la financiaci√≥n a partir del a√Īo 2020.” Es el primer acuerdo clim√°tico jur√≠dicamente vinculante a nivel mundial y tiene como objetivo mantener el aumento de las temperaturas muy por debajo de los 2 grados cent√≠grados. El lenguaje del acuerdo fue negociado por representantes de 197 pa√≠ses de todo el mundo. El 5 de octubre de 2016, el acuerdo fue ratificado por 97 de las 197 partes de la Convenci√≥n. Entr√≥ en vigor el 4 de noviembre de 2016.

Desastres Naturales

Desastres Naturales Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: Consulte asimismo la informaci√≥n relativa a Reducci√≥n del Riesgo de Desastres Amenazas de desastres clim√°ticos y la opini√≥n p√ļblica (principios de los a√Īos 70) El primer D√≠a de la Tierra, … Leer m√°s

Esquema de las Ciencias de la Tierra

Esquema de las Ciencias de la Tierra Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: Consulte el esquema completo de las Ciencias de la Vida y el esquema completo de las Ciencias del Espacio. Esquema Completo de las Ciencias de … Leer m√°s

Metereología

Durante veinte siglos, la referencia en meteorolog√≠a fue un tratado escrito por Arist√≥teles, hacia el a√Īo 350 a.C., los “Meteorol√≥gicos”. El conocimiento de la atm√≥sfera se desarroll√≥ gracias al dise√Īo de instrumentos para medir las variables f√≠sicas que caracterizan el estado termodin√°mico del aire: el primer term√≥metro se invent√≥ en 1641, el primer bar√≥metro en 1642, el primer anem√≥metro en 1664, el primer pluvi√≥metro en 1677 y el primer higr√≥metro en 1780. Desde mediados del siglo XIX, la meteorolog√≠a se convirti√≥ en una verdadera ciencia f√≠sica. El principal acontecimiento que condujo a la creaci√≥n de una red meteorol√≥gica internacional fue la tormenta del 14 de noviembre de 1854, que envi√≥ al Mar Negro a unos cuarenta barcos franceses que participaban en el bloqueo del puerto de Sebastopol durante la guerra de Crimea. Menos de tres a√Īos despu√©s del lanzamiento del primer sat√©lite artificial de la Tierra, en octubre de 1957, por parte de la Uni√≥n Sovi√©tica, la NASA (la agencia espacial estadounidense) puso en √≥rbita el primer sat√©lite meteorol√≥gico experimental, Tiros 1, y al a√Īo siguiente sent√≥ las bases de un programa operativo de observaci√≥n meteorol√≥gica por sat√©lite que funciona desde 1966. En la actualidad se utilizan dos tipos de sat√©lites en meteorolog√≠a: los sat√©lites meteorol√≥gicos de √≥rbita terrestre baja y los sat√©lites geoestacionarios.

Bosques

El término bosque -habitual de otras lenguas europeas- no se ha empleado tradicionalmente en el derecho de algunos países, que alude, por el contrario, a los montes o terrenos. Esta entrada también examina la cuestión de la preservación de los bosques en un clima cambiante.

Política del Apocalipsis

A medida que las sociedades consiguen superar las “tragedias de los comunes”, pueden y deben prestar cada vez m√°s atenci√≥n a las “tragedias de los no comunes”. La percepci√≥n p√ļblica puede descuidar los riesgos familiares rutinarios y puede reaccionar de forma exagerada ante los riesgos inusuales experimentados (especialmente las crisis que afectan a individuos identificados). Pero un tercer tipo -los riesgos catastr√≥ficos ultra raros- puede ser descuidado debido a factores como la falta de disponibilidad psicol√≥gica, el adormecimiento de las masas y la falta de disuasi√≥n. La evaluaci√≥n por parte de expertos es necesaria para superar la desatenci√≥n p√ļblica de estos riesgos no comunes. Gran parte de la regulaci√≥n de los riesgos est√° impulsada por el aprendizaje pol√≠tico de la experiencia y la experimentaci√≥n. Pero las raras amenazas puntuales a la existencia de la vida o la civilizaci√≥n no ofrecer√°n esas oportunidades de aprendizaje. Esta ausencia de aprendizaje adaptativo ofrece una justificaci√≥n m√°s fuerte para la precauci√≥n que la mera incertidumbre. La previsi√≥n y la anticipaci√≥n son esenciales para prevenir esos raros riesgos catastr√≥ficos. Superar la falta de atenci√≥n a los riesgos catastr√≥ficos poco frecuentes es necesario pero no suficiente para elegir las respuestas pol√≠ticas √≥ptimas. Las pol√≠ticas de prevenci√≥n de riesgos catastr√≥ficos poco frecuentes tambi√©n pueden desviar las prioridades o inducir compensaciones entre riesgos catastr√≥ficos. La precauci√≥n √≥ptima contra las tragedias de lo no com√ļn debe basarse en una cuidadosa previsi√≥n, evaluaci√≥n de impacto y an√°lisis pol√≠tico.

Consecuencias del Calentamiento Global

Este texto se ocupa de las consecuencias del calentamiento global. La temperatura media mundial ha aumentado sistem√°ticamente en los √ļltimos 150 a√Īos. El aumento de la concentraci√≥n de gases de efecto invernadero es la causa de este calentamiento. Las concentraciones de di√≥xido de carbono (CO2) en la atm√≥sfera son m√°s altas ahora que en cualquier otro momento de al menos los √ļltimos 800.000 a√Īos. El calentamiento se manifiesta en una variedad de cantidades medibles.

Política del Medio Ambiente

La pol√≠tica medioambiental se ocupa principalmente de c√≥mo gobernar la relaci√≥n entre los seres humanos y el entorno natural de forma mutuamente beneficiosa. Tradicionalmente, se ha definido en funci√≥n de los problemas que abordaba, como el control de la contaminaci√≥n y los flujos de residuos y la limitaci√≥n de la p√©rdida de h√°bitats. Sin embargo, los responsables pol√≠ticos han empezado a apreciar que la pol√≠tica medioambiental s√≥lo tendr√° verdadero √©xito cuando se integre con sensibilidad en otros sectores y √°mbitos pol√≠ticos. Desde el punto de vista pol√≠tico, la “integraci√≥n de la pol√≠tica medioambiental” representa una nueva pero potencialmente dif√≠cil etapa en la continua metamorfosis de la pol√≠tica medioambiental en una pol√≠tica mucho m√°s amplia de apoyo al desarrollo humano sostenible.

Clima

Los mecanismos de retroalimentaci√≥n positiva y negativa pueden estabilizar o desestabilizar el sistema clim√°tico. Las retroalimentaciones positivas tienden a amplificar los cambios en el sistema, mientras que las negativas tienden a estabilizar el sistema frente a los cambios. Algunos ejemplos de retroalimentaci√≥n dentro del sistema clim√°tico son el vapor de agua, el albedo, la radiaci√≥n y el crecimiento de las plantas. Varios factores contribuyen al cambio clim√°tico a corto y largo plazo. Los ciclos del Pleistoceno de condiciones clim√°ticas glaciares e interglaciares pueden haber sido provocados por cambios en los par√°metros orbitales de la Tierra (ciclos de Milankovitch). Los cambios en la circulaci√≥n oce√°nica (Atl√°ntico Norte) y en las temperaturas de la superficie del mar (El Ni√Īo en el Pac√≠fico ecuatorial) est√°n relacionados con las fluctuaciones clim√°ticas a m√°s corto plazo. Los modelos clim√°ticos son simulaciones matem√°ticas, derivadas de procesos f√≠sicos conocidos, que los cient√≠ficos utilizan para reconstruir entornos pasados, comprender las condiciones actuales y predecir posibles escenarios clim√°ticos futuros. Un sistema mundial de observaci√≥n meteorol√≥gica, junto con la inform√°tica digital, ha hecho posible la modelizaci√≥n del clima. Los modelos clim√°ticos m√°s sencillos est√°n pensados para describir √ļnicamente el campo t√©rmico de la superficie con una resoluci√≥n bastante gruesa. Los modelos m√°s complejos se utilizan en las previsiones meteorol√≥gicas. Dado que el principal inter√©s de los modelizadores clim√°ticos es calcular el campo t√©rmico sobre la Tierra, un objetivo primordial es representar la conservaci√≥n de la energ√≠a en cada lugar del sistema. Una serie de mecanismos naturales de retroalimentaci√≥n, como los debidos al vapor de agua o a la capa de nieve, a√Īaden complejidad e incertidumbre a los modelos clim√°ticos. Los modelos acoplados atm√≥sfera-oc√©ano-tierra son necesarios para simular las variaciones naturales del clima actual y su evoluci√≥n futura.

Política de Medio Ambiente

Pol√≠tica de Medio Ambiente en el Derecho de la Uni√≥n Europea El Diccionario Jur√≠dico Espasa (2001) hace el siguiente tratamiento de este t√©rmino jur√≠dico: Tiene como finalidad la protecci√≥n, conservaci√≥n y mejora de la calidad del medio ambiente y la salud humana, as√≠ como al uso racional de […]

Cambio Clim√°tico Mundial

El clima de la Tierra ha cambiado significativamente en el pasado en escalas de tiempo relativamente largas debido a causas naturales. Desde mediados del siglo XX, el clima de la Tierra ha cambiado rápidamente como resultado de la quema de combustibles fósiles, una acción que atrapa el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra. La temperatura media de la superficie de la Tierra y el nivel del mar han aumentado como consecuencia del incremento de las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero. Otros aspectos del clima de la Tierra, como la magnitud e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, también han cambiado significativamente debido al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Los científicos prevén que el clima de la Tierra seguirá cambiando, dependiendo en gran medida de la cantidad adicional de gases de efecto invernadero que los seres humanos emitan a la atmósfera, lo que tendrá consecuencias negativas para la vida en la Tierra.

Conservación de Recursos

La conservación de recursos es la gestión del uso humano de los recursos naturales para proporcionar el máximo beneficio a las generaciones actuales, manteniendo al mismo tiempo la capacidad de satisfacer las necesidades de las generaciones futuras. La conservación incluye tanto la protección como el uso racional de los recursos naturales. En sus intentos por proteger y limitar el uso de los limitados recursos naturales de la Tierra, los ecologistas y conservacionistas deben considerar la preservación, restauración, beneficio, maximización, reutilización, sustitución, asignación e integración de estos recursos (véase más). Otro factor que influye en el uso y la conservación de los recursos naturales es el cambio climático global (calentamiento del planeta). En particular, los seres humanos están alterando inadvertidamente la composición química atmosférica a escala mundial, lo que ha provocado un calentamiento sin precedentes de la atmósfera global. Este rápido calentamiento está cambiando los biomas del mundo, lo que a su vez afectará a la supervivencia de todas las especies vegetales y animales, incluida la humana.

Paleoclimatología

La paleoclimatolog√≠a es el estudio de los climas terrestres del pasado lejano. El clima de la Tierra ha cambiado muchas veces durante sus 4.540 millones de a√Īos de existencia como planeta. Muchos tipos de materiales en la superficie de la Tierra e incrustados en el subsuelo proporcionan pistas sobre el pasado de la Tierra. Entre ellos se incluyen rocas, anillos de √°rboles, n√ļcleos de hielo, f√≥siles y sedimentos de oc√©anos y lagos. Los paleoclimat√≥logos utilizan diversas t√©cnicas para evaluar estas sustancias y aprender sobre los climas del pasado de la Tierra. Entender el paleoclima es importante para dos preocupaciones humanas: la exploraci√≥n de recursos y la predicci√≥n del cambio clim√°tico futuro. La distribuci√≥n de muchos recursos energ√©ticos e industriales (como el carb√≥n, el petr√≥leo, el fosfato, el manganeso, etc.) est√° relacionada, al menos en parte, con el clima de la √©poca en que se formaron. Conocer los patrones clim√°ticos del pasado ayuda a la exploraci√≥n de nuevos recursos. El sistema clim√°tico de la Tierra ha sufrido muchos cambios extremos, algunos muy superiores a los previstos para el futuro cambio clim√°tico antropog√©nico. Hay indicios de que los modelos que utilizamos para predecir el futuro cambio clim√°tico, que se basan en nuestra comprensi√≥n del clima en el presente y en el pasado reciente (los √ļltimos 10.000 o 2 millones de a√Īos), pueden no ser suficientes para comprender estos estados m√°s extremos. Al estudiar toda la gama de cambios clim√°ticos en la historia de la Tierra, comprendemos mejor c√≥mo responder√° el clima a los posibles forzamientos.

Estaci√≥n del A√Īo

Las estaciones se dividen de varias maneras seg√ļn la posici√≥n geogr√°fica y la cultura. En general, en Occidente, en las zonas de clima templado, las estaciones astron√≥micas se corresponden aproximadamente con cuatro fases del cambio clim√°tico en el a√Īo: primavera, verano, oto√Īo e invierno. A veces, el verano y el invierno se denominan estaciones completas, y la primavera y el oto√Īo, estaciones medias. Aun as√≠, las cuatro estaciones se dividen en duraciones equivalentes de tres meses, el periodo de tiempo aproximado entre un solsticio y un equinoccio o viceversa. En los climas tropicales, las estaciones tambi√©n se denominan estaciones lluviosas y secas, mientras que en los polos se denominan d√≠a y noche polares. En la India, una marcada alternancia estacional de lluvias y sequ√≠as, provocada por el monz√≥n, se extiende hacia el norte en latitudes donde tambi√©n existen estaciones t√©rmicas diferenciadas. El resultado es una estaci√≥n seca y fr√≠a de diciembre a febrero, una estaci√≥n seca y calurosa de marzo a mediados de junio y una estaci√≥n lluviosa de mediados de junio a noviembre.

Historia de la Sobreexplotación Pesquera

Los cient√≠ficos advierten que la pesca industrial est√° agotando las poblaciones mundiales de at√ļn, bacalao y otras especies marinas, dificultando la subsistencia de los peque√Īos pescadores de los pa√≠ses en desarrollo y haciendo saltar las alarmas de que la sobrepesca amenaza a especies enteras. Al mismo tiempo, los efectos del cambio clim√°tico en el calentamiento de los oc√©anos est√°n llevando a algunas especies, como la langosta, a aguas m√°s fr√≠as, lo que pone en peligro las pautas de pesca comercial establecidas desde hace tiempo. Los estudios han revelado que un tercio de las especies son objeto de sobrepesca -frente al 10% de 1974-, a menudo por parte de arrastreros equipados con herramientas de alta tecnolog√≠a para la b√ļsqueda de peces, como el sonar y los drones, y dotados de artes que pueden recoger miles de peces a la vez. La disminuci√≥n de las poblaciones de peces ha llevado a pedir la prohibici√≥n de la pesca en alta mar y el establecimiento de zonas protegidas frente a las costas. Pero los representantes de la industria pesquera sostienen que los h√°bitos migratorios de los peces har√≠an ineficaz la prohibici√≥n, y advierten que las restricciones podr√≠an dejar sin trabajo a miles de pescadores comerciales.

Medidas de Prevención de Sequías

Este texto se ocupa de la historia y el futuro, en el contexto de las pol√≠ticas p√ļblicas, del riesgo y las medidas de prevenci√≥n de sequ√≠as: antes, durante y despu√©s. Las soluciones para enfrentar la sequ√≠a no son f√°ciles. Las sequ√≠as han sido una caracter√≠stica constante de la vida moderna, independientemente de los diferentes sistemas de propiedad del suministro de agua, por lo que las reformas propuestas tienen raz√≥n al subrayar la importancia de hacer que las contingencias de la sequ√≠a y el aumento de la eficiencia del agua sean una parte normal de los planes futuros de los consumidores.
Sin embargo, hay un “contrato de civilizaci√≥n” en el centro de la cuesti√≥n del suministro de agua y la sequ√≠a, ya que el aumento del uso del agua ha sido durante mucho tiempo una caracter√≠stica positiva de la vida civilizada. En consecuencia, la historia de las sequ√≠as en algunos pa√≠ses revela un desajuste entre la disposici√≥n de los consumidores a aceptar las econom√≠as en tiempos de sequ√≠a y su falta de voluntad para reducir el consumo a largo plazo.
Existe el peligro de que las distinciones entre la sequ√≠a aguda (y temporal) y el estr√©s h√≠drico cr√≥nico (permanente y acumulativo) se vean oscurecidas por una referencia generalizada a la escasez de agua. Se necesita una mayor claridad sobre las implicaciones para los consumidores de tales pa√≠ses, tanto de las restricciones m√°s frecuentes relacionadas con la sequ√≠a como del estr√©s h√≠drico permanente. Dado que las rutinas y la percepci√≥n de los derechos de los consumidores siempre han desempe√Īado un papel activo en la configuraci√≥n del funcionamiento y la ruptura de los sistemas de suministro, es hora de revisar el “contrato civilizador” que sustenta sus expectativas a largo plazo. Del mismo modo, dado que la categor√≠a de “despilfarro” de agua se est√° ampliando con el aumento de la atenci√≥n a la sequ√≠a y la escasez, es importante reconocer que lo que es un “despilfarro” y lo que es un consumo “racional” han sido hist√≥ricamente objeto de acaloradas controversias y conflictos. Por lo tanto, es vital para el √©xito de cualquier reforma que los consumidores participen activamente en el debate sobre c√≥mo podr√≠an ser los sistemas de suministro y las estrategias de gesti√≥n de la demanda en el futuro. Las definiciones de sequ√≠a y escasez, uso racional, despilfarro y derecho del consumidor siempre han sido, y deben seguir siendo, fluidas y abiertas a la contestaci√≥n pol√≠tica.

Sequía

Hace referencia la expresi√≥n “sequ√≠a”, en esta plataforma global, fundamentalmente a los per√≠odos significativos y excepcionalmente secos que da√Īan la fauna y flora. La mayor√≠a de los pueblos dedicados al pastoreo viven en lo que a menudo se denomina tierras marginales, y una caracter√≠stica de estas tierras es que est√°n sujetas a eventos extremos peri√≥dicos que tienen un impacto significativo en las poblaciones de ganado y en los medios de vida de los pastores. La movilidad es la respuesta m√°s importante a las condiciones de sequ√≠a, pero incluso con el movimiento del ganado y de las personas, la mortalidad del ganado durante las sequ√≠as puede alcanzar una media de entre el 50 y el 90 por ciento de los reba√Īos individuales.

Cronología de la Industria Bioenergética

Cronolog√≠a de la Industria Bioenerg√©tica Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: para una explicaci√≥n m√°s detallada, puede convenir consultar la Historia de la Industria del Biocarburante. Cronolog√≠a de la Industria (Bioenerg√©tica) del Biocarburante 1900-1960: Aumento y dominio de … Leer m√°s

Biocarburante

El etanol, el √ļnico combustible renovable que se produce en Estados Unidos en cantidades significativas, se est√° promoviendo agresivamente en ese pa√≠s como un ingrediente clave en la b√ļsqueda de la seguridad energ√©tica. Pero antes de competir cara a cara con la gasolina, tendr√° que superar importantes obst√°culos. No s√≥lo es m√°s caro de producir, sino que algunos estudios dicen que se necesita m√°s energ√≠a para transformar el ma√≠z en etanol que la que proporciona el combustible. Los expertos creen que una fuente de etanol m√°s viable a largo plazo podr√≠a ser el pasto varilla u otra biomasa llamada celul√≥sica. El actual auge de los biocombustibles tambi√©n es un buen augurio para otras energ√≠as renovables, como el biodi√©sel, que ha alcanzado gran popularidad en Europa. Realmente no hay ning√ļn mecanismo que proteja a esta industria del exceso de oferta. Para que una industria sea viable a largo plazo, deber√≠a ser capaz de capear todo el ciclo de las materias primas, no s√≥lo la parte alta del mismo.

Impacto Humano sobre el Clima

La civilización humana puede considerarse el nuevo geosistema del planeta. Los seres humanos han aprovechado los medios de producción de energía a una escala que compite con la tectónica de placas y el sistema climático en la modificación del medio ambiente de la superficie de la Tierra. Especialmente potente es la economía de los combustibles fósiles, que ha elevado el dióxido de carbono atomosférico desde los niveles preindustriales.

Regulación del Cambio Climático

Regulaci√≥n Nacional del Cambio Clim√°tico en el Derecho Medioambiental Global y Comparado Regulaci√≥n Nacional del Cambio Clim√°tico en relaci√≥n con Cambio Clim√°tico Esta subsecci√≥n examina parte de la literatura y las principales ideas y reflexiones asociadas con Regulaci√≥n Nacional del Cambio […]