Género en la Comunicación Política Digital

Los medios (redes) sociales ofrecen simult√°neamente posibilidades para las empresas y las autoridades estatales, as√≠ como para los distintos grupos de usuarios y sus necesidades comunicativas. Este texto tratar√° de considerar todos estos aspectos diferentes al ofrecer una visi√≥n general de la literatura de investigaci√≥n sobre los g√©neros de la comunicaci√≥n pol√≠tica en la Web 2.0. Se introducen los conceptos ling√ľ√≠sticos m√°s relevantes utilizados en este cap√≠tulo y, a continuaci√≥n, se tratar√°n las diferentes √°reas de la comunicaci√≥n pol√≠tica y el uso de los g√©neros de los medios sociales en ellas. Se examinan algunos temas (comunicaci√≥n de pol√≠tico a ciudadano, comunicaci√≥n de ciudadano a ciudadano) relacionados con la diferenciaci√≥n entre redes de acci√≥n colectivas y conectivas.

Comunicación Política Digital

El argumento de este texto es que estos y muchos otros fen√≥menos similares son episodios de la construcci√≥n en curso de un sistema de medios digitales. Exponemos c√≥mo el enfoque del sistema de medios digitales arroja luz sobre la evoluci√≥n reciente en tres campos de importancia central de la comunicaci√≥n pol√≠tica: las noticias y el periodismo, las campa√Īas electorales y el compromiso y la movilizaci√≥n. Exponemos brevemente algunos temas clave y desarrollos emp√≠ricos en estos tres √°mbitos. A continuaci√≥n, repasamos una serie de ejemplos del emergente corpus de investigaci√≥n que se basa en el enfoque del sistema de medios digitales para dar sentido al entorno de la comunicaci√≥n pol√≠tica actual, cada vez m√°s din√°mico y vol√°til. A medida que el proceso de digitalizaci√≥n se desarrolla y se adapta de forma impredecible, la agencia de las √©lites y de las no √©lites sigue siendo cambiante.

Normativa de la Sociedad de la Información

Sociedad de la Informaci√≥n es una sociedad que ya no se basa principalmente en la producci√≥n de bienes materiales, sino en la producci√≥n de conocimientos; estrechamente ligada al auge de la tecnolog√≠a de la informaci√≥n. En este texto se examina seis concepciones anal√≠ticamente separables de la sociedad de la informaci√≥n. Se ha argumentado que todas son sospechosas en mayor o menor grado, hasta el punto de que la idea de una sociedad de la informaci√≥n no puede sostenerse. En cada caso, los criterios de definici√≥n son imprecisos y vagos. Adem√°s, la afirmaci√≥n de que la sociedad de la informaci√≥n marca una profunda transformaci√≥n en nuestros modos de vida no puede apoyarse en los √≠ndices cuantitativos que se suelen proponer. No cabe duda de que, en los pa√≠ses avanzados, las tecnolog√≠as de la informaci√≥n y la comunicaci√≥n son ahora omnipresentes y que la informaci√≥n ha crecido en importancia econ√≥mica, como sustancia de gran parte del trabajo, y en cantidades de producci√≥n simb√≥lica. Pero la idea de que todo esto podr√≠a se√Īalar el cambio hacia una nueva sociedad, una sociedad de la informaci√≥n, es err√≥nea. De hecho, lo que m√°s llama la atenci√≥n son las continuidades de la √©poca actual con los acuerdos sociales y econ√≥micos anteriores, ya que los desarrollos informativos est√°n fuertemente influenciados por las limitaciones y prioridades familiares. La explosi√≥n de la informaci√≥n no ha producido un cambio radical en la forma en que se organizan las sociedades industriales, ni en la direcci√≥n en que se han movido. Los imperativos del beneficio, el poder y el control parecen tan predominantes ahora como lo han sido nunca en la historia del industrialismo capitalista. La diferencia radica en el mayor alcance e intensidad de sus aplicaciones, no en ning√ļn cambio en los propios principios. Resulta ir√≥nico que la concepci√≥n m√°s persuasiva de una sociedad de la informaci√≥n, la que se centra en el papel del conocimiento te√≥rico, sea la menos sugerida por los partidarios de la sociedad de la informaci√≥n.

Medios de Comunicación Política

Este texto se ocupa de los medios de comunicación y su relación con el papel electoral de los líderes de los partidos políticos.

Convergencia de los Medios de Comunicación

La convergencia de los medios de comunicaci√≥n es un t√©rmino que hace referencia a dos situaciones: 1) Diferentes medios de comunicaci√≥n se fusionan gracias a la tecnolog√≠a. Tambi√©n se conoce como convergencia tecnol√≥gica. 2) Las empresas poseen diferentes medios de comunicaci√≥n como parte de una estrategia empresarial. Este fen√≥meno tambi√©n se conoce como “consolidaci√≥n de medios”, “concentraci√≥n de medios” y “convergencia econ√≥mica”. Convergencia de los Medios hace referencia al creciente entrelazamiento de formas de medios de comunicaci√≥n previamente separadas y distintas.

Economía de los Medios de Comunicación

La economía de los medios de comunicación se ocupa de cómo los operadores de los medios satisfacen los deseos y necesidades de información y entretenimiento de la audiencia, los anunciantes y la sociedad con los recursos disponibles. Se ocupa de los factores que influyen en la producción de bienes y servicios de los medios de comunicación y la asignación de esos productos para el consumo. (Picard, 1989, p. 7)

En su mayor parte, el √©nfasis de la econom√≠a de los medios de comunicaci√≥n est√° en las cuestiones microecon√≥micas m√°s que en el macroan√°lisis y se centra principalmente en los productores y consumidores de los mercados de los medios de comunicaci√≥n. Normalmente, la preocupaci√≥n es c√≥mo las industrias y empresas de medios de comunicaci√≥n pueden tener √©xito, prosperar o avanzar. En otras palabras, esto representa una posici√≥n de celebraci√≥n frente al capitalismo. Aunque se eval√ļa la competencia, se hace poco hincapi√© en las cuestiones que plantea la propiedad de los recursos medi√°ticos o las implicaciones de la concentraci√≥n de la propiedad y el control. Por ejemplo, a pesar de su t√≠tulo ¬ŅQui√©n es el due√Īo de los medios de comunicaci√≥n? los vol√ļmenes preparados por Compaine en los a√Īos 80 representan una forma de econom√≠a de los medios de comunicaci√≥n celebratoria y evitan el debate sobre los propietarios reales de las corporaciones de medios de comunicaci√≥n o sus conexiones generales con un sistema capitalista. Estos enfoques evitan el tipo de fundamento moral adoptado por los economistas pol√≠ticos, ya que la mayor√≠a de los estudios hacen hincapi√© en la descripci√≥n (o “lo que es”) en lugar de la cr√≠tica (o “lo que deber√≠a ser”).

Teoría de los Medios de Comunicación

Teor√≠a de los Medios de Comunicaci√≥n Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre la teor√≠a de los medios, tema. La Revista en la Teor√≠a de los Medios de Comunicaci√≥n Nota: puede interesar el extenso texto sobre las Revistas de Glamour. La definici√≥n de revista … Leer m√°s

Periodismo Político

Los medios de comunicaci√≥n brasile√Īos priorizaron de forma abrumadora la estrategia sobre la pol√≠tica, lo que contradice la suposici√≥n anterior de que un pa√≠s con un sistema pol√≠tico multipartidista y un mercado de medios m√°s regulado presentar√≠a marcos tem√°ticos con m√°s frecuencia. Una posible explicaci√≥n de esto es doble. En primer lugar, hab√≠a un debate en curso sobre la candidatura prohibida del ex presidente Luis Inacio Lula da Silva y las posibles ramificaciones de esa decisi√≥n. En segundo lugar, la novedad que supuso la candidatura de Bolsonaro se acentu√≥ despu√©s de su apu√Īalamiento, lo que hizo que se centrara m√°s en los elementos inusuales de la carrera presidencial que en la discusi√≥n de las posturas de los candidatos sobre temas y pol√≠ticas p√ļblicas de inter√©s nacional. Enmarcar la pol√≠tica como un juego estrat√©gico es perjudicial para la democracia, porque conduce al cinismo pol√≠tico y a la erosi√≥n de la confianza en las instituciones pol√≠ticas, y en Brasil (y, a veces, en otros pa√≠ses de Am√©rica Latina) podr√≠a contribuir al voto t√°ctico, beneficiando a los pol√≠ticos populistas, as√≠ como a los votos en blanco y nulos que indican indiferencia electoral.

Revistas Digitales

Quiz√°s estamos empezando a ver un resurgimiento de los “enfoques de revista” en los medios digitales. No se trata de revistas de tinta y papel, sino de un renovado inter√©s por la creaci√≥n y el descubrimiento de medios artesanales. Algunas marcas incluso est√°n siendo bastante expl√≠citas al intentar recrear la experiencia de la revista de fin de semana en un bolet√≠n informativo. Se incluye, en este texto, una nota esperanzadora para las revistas f√≠sicas: Merece la pena recordar que, a pesar de todo lo que se habla de la muerte, la mayor√≠a de las formas de medios de comunicaci√≥n siguen existiendo. La m√ļsica en streaming no ha eliminado el vinilo. Los libros de papel siguen siendo m√°s populares que los electr√≥nicos. No ser√≠a sorprendente que los medios f√≠sicos se convirtieran en un h√°bito de salud mental como forma de reducir el tiempo de pantalla.

Premios de Periodismo

El estilo de redacci√≥n supera ligeramente al rigor informativo como factor de excelencia en la mente de los jueces de los premios de periodismo, seguido de la originalidad y la relevancia social, seg√ļn algunas investigaciones. A pesar de la opini√≥n generalizada de que el principal objetivo social del periodismo es servir a los intereses de la democracia, los jueces tardaron relativamente en mencionar o destacar el beneficio social o el servicio p√ļblico de los trabajos period√≠sticos; de hecho, el contenido del periodismo parece claramente secundario frente a aspectos m√°s neutrales desde el punto de vista ideol√≥gico (y, quiz√°s, m√°s t√©cnicos), como la habilidad narrativa y el n√ļmero de entrevistas.

National Magazine Awards

La Sociedad Americana de Editores de Revistas (ASME) concede anualmente desde 1966 los premios National Magazine Awards para “reconocer la excelencia editorial de las revistas y fomentar la vitalidad de sus contenidos”. La Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia est√° estrechamente relacionada con los premios. El premio se considera equivalente al Premio Pulitzer, pero para la prensa. Al examinar los cambios en las categor√≠as del National Magazine Award desde la llegada de los medios digitales y considerar c√≥mo los cambios en esas categor√≠as redefinen la excelencia en el periodismo de revistas, est√° claro que los criterios por los que se juzga la excelencia de las revistas se han ampliado mucho m√°s all√° de la redacci√≥n, la informaci√≥n y la originalidad. Las nuevas plataformas tecnol√≥gicas y medi√°ticas crean est√°ndares de excelencia diferentes a los de los contenidos editoriales impresos tradicionales. La introducci√≥n de una categor√≠a como la de Revista del A√Īo, que otorga el mismo valor a la oferta impresa y digital de una publicaci√≥n, as√≠ como la ampliaci√≥n a otras √°reas como los eventos, la radio y la televisi√≥n, y el reconocimiento del √©xito financiero de una revista como marca de excelencia, ampl√≠an la noci√≥n de Blankenburg de los premios como forma de evaluar el calibre de una publicaci√≥n en la industria. Estos sutiles cambios en el lenguaje sugieren que la industria de las revistas valora la solvencia fiscal tanto, o casi tanto, como las normas tradicionales de excelencia en la calidad editorial. Las marcas de revistas son ahora, en parte, tan alabadas por sus innovadores flujos de ingresos como por su impresionante dise√Īo o por su escritura transportable. Esto supone un fuerte contraste con los d√≠as en que hab√≠a un cortafuegos entre la parte editorial y la comercial de las revistas. La categor√≠a de Revista del A√Īo codifica lo que el mercado demuestra una y otra vez: No puede haber revistas excelentes sin revistas existentes. Los National Magazine Awards seguir√°n ajustando las categor√≠as y los criterios para reflejar la cambiante industria que alaban. Estos premios son id√≥neos para un estudio m√°s profundo, ya que proporcionan una comprobaci√≥n anual del pulso de la industria de las revistas. Durante demasiado tiempo, los estudiosos han pasado por alto este rico recurso que tiene tanto que decirnos sobre los medios de comunicaci√≥n de las revistas.

Historia del Periodismo

Se ofrece una breve historia del periodismo: desde la invenci√≥n de la imprenta por Johannes Gutenberg en el siglo XV, pasando por el nacimiento de la industria de la informaci√≥n en el siglo XVIII, hasta el impacto de la radio y la televisi√≥n en el siglo XX y la era de Internet. En la √ļltima d√©cada, casi 700 periodistas han sido asesinados, principalmente en guerras, en actos de homicidios pol√≠ticos o por g√°ngsters. En esta entrada, junto con otra, tambi√©n se traza el peligro al que se enfrentan los periodistas cuando informan desde zonas de guerra y desde pa√≠ses que se enfrentan a dram√°ticas convulsiones pol√≠ticas. El crecimiento de los nuevos medios de comunicaci√≥n tambi√©n ha desencadenado una reacci√≥n represiva de los reg√≠menes autoritarios. Al igual que las noticias de la radio desafiaron a los peri√≥dicos por la audiencia (y los anunciantes) en el segundo cuarto del siglo XX, las noticias de la televisi√≥n fueron un nuevo competidor a medida que las redes de difusi√≥n crecieron despu√©s de la Segunda Guerra Mundial. Los primeros telediarios eran emisiones cortas de noticiarios teatrales; en 1949, la NBC comenz√≥ la Caravana de Noticias de 15 minutos utilizando las pel√≠culas de noticias que sus propios camar√≥grafos hab√≠an rodado. Las tres cadenas de televisi√≥n -ABC, CBS y NBC- acabaron ampliando sus noticiarios a 30 minutos; a mediados de 2008, PBS era la √ļnica cadena que emit√≠a un programa de noticias de 60 minutos a primera hora de la tarde

Enfoque de Género en el Periodismo

Este texto se ocupa del enfoque de género en el periodismo. En lugar de describir un periodismo femenino, que depende de los binarios duro/blando y neutralidad/subjetividad y que sentimentaliza a las mujeres, podríamos imaginar un periodismo feminista. La teorización feminista sugiere el valor de formas periodísticas más contextuales y situadas que lleguen a las razones, las consecuencias y los impactos y de estructuras de trabajo colaborativas, no competitivas y horizontales que permitan integrar las responsabilidades domésticas. Es encomiable animar a los periodistas a revisar, si no reinventar, las formas de entender y representar la acción humana. Los nuevos tipos de redacciones y las nuevas formas de periodismo impreso, audiovisual y en línea requieren una nueva sensibilidad política. Requieren una epistemología feminista, no los valores innatos de las mujeres. Los experimentos en las estructuras de las redacciones, los contenidos, las políticas y la toma de decisiones que surgen de la teorización y la crítica feministas son necesarios si el periodismo ha de servir a las necesidades políticas y sociales actuales de las personas inevitablemente encarnadas, que pueden estar especialmente desfavorecidas por su clase y su raza.

Periodismo

Colegiaci√≥n Obligatoria El Dictamen de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 13 de noviembre de 1985 estableci√≥, por unanimidad, que la colegiaci√≥n obligatoria de periodistas, en cuanto impida el acceso de cualquier persona al uso pleno de los medios de comunicaci√≥n social como […]

Protección para Periodistas

Protecci√≥n para Periodistas Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: En M√©xico, en 2021, se promulga una ley que crea el “Mecanismo de Protecci√≥n para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas” de la Secretar√≠a de Gobernaci√≥n. A nivel … Leer m√°s

Sociedad de la Información

Sociedad de la Informaci√≥n es una sociedad que ya no se basa principalmente en la producci√≥n de bienes materiales, sino en la producci√≥n de conocimientos; estrechamente ligada al auge de la tecnolog√≠a de la informaci√≥n. En este texto se examina seis concepciones anal√≠ticamente separables de la sociedad de la informaci√≥n. Se ha argumentado que todas son sospechosas en mayor o menor grado, hasta el punto de que la idea de una sociedad de la informaci√≥n no puede sostenerse. En cada caso, los criterios de definici√≥n son imprecisos y vagos. Adem√°s, la afirmaci√≥n de que la sociedad de la informaci√≥n marca una profunda transformaci√≥n en nuestros modos de vida no puede apoyarse en los √≠ndices cuantitativos que se suelen proponer. No cabe duda de que, en los pa√≠ses avanzados, las tecnolog√≠as de la informaci√≥n y la comunicaci√≥n son ahora omnipresentes y que la informaci√≥n ha crecido en importancia econ√≥mica, como sustancia de gran parte del trabajo, y en cantidades de producci√≥n simb√≥lica. Pero la idea de que todo esto podr√≠a se√Īalar el cambio hacia una nueva sociedad, una sociedad de la informaci√≥n, es err√≥nea. De hecho, lo que m√°s llama la atenci√≥n son las continuidades de la √©poca actual con los acuerdos sociales y econ√≥micos anteriores, ya que los desarrollos informativos est√°n fuertemente influenciados por las limitaciones y prioridades familiares. La explosi√≥n de la informaci√≥n no ha producido un cambio radical en la forma en que se organizan las sociedades industriales, ni en la direcci√≥n en que se han movido. Los imperativos del beneficio, el poder y el control parecen tan predominantes ahora como lo han sido nunca en la historia del industrialismo capitalista. La diferencia radica en el mayor alcance e intensidad de sus aplicaciones, no en ning√ļn cambio en los propios principios. Resulta ir√≥nico que la concepci√≥n m√°s persuasiva de una sociedad de la informaci√≥n, la que se centra en el papel del conocimiento te√≥rico, sea la menos sugerida por los partidarios de la sociedad de la informaci√≥n.

Psicología de la Demonización

La Psicolog√≠a de la Demonizaci√≥n Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. El Psicoan√°lisis y la Fenomenolog√≠a de la Demonizaci√≥n La Fenomenolog√≠a de la Demonizaci√≥n El desaf√≠o a las narrativas de la secularizaci√≥n planteado por un enfoque en la demonizaci√≥n … Leer m√°s

Demonización

Una de las t√°cticas m√°s poderosas en los debates pol√≠ticos actuales es acusar al oponente de “demonizar” al objeto de su cr√≠tica. La acusaci√≥n casi siempre obliga al otro a ponerse a la defensiva.

Micropago

Micropago Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Historia del Pago “Blanco” en Derecho Contractual Escoc√©s V√©ase tambi√©n: Agricultura en Escocia, Monedas de Escocia, Terminolog√≠a jur√≠dica del derecho escoc√©s, Derecho de la tierra, Fiscalidad en Escocia, Derecho de la propiedad … Leer m√°s

Neoliberalismo

Esta entrada se ocupa del Neoliberalismo en la sociedad y pol√≠tica moderna. El texto explora las fuentes del notable √©xito del neoliberalismo y las ra√≠ces de su actual declive. El atractivo del neoliberalismo es su promesa de libertad en forma de libre elecci√≥n sin restricciones. Pero esa libertad es una trampa: tenemos la suficiente libertad para ser responsables de nuestros fallos, pero no lo suficiente para crear un cambio genuino. Si elegimos correctamente, ratificamos nuestra propia explotaci√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). Y si elegimos mal, somos relegados a la oscuridad exterior y luego satanizados como la causa de los males sociales. Al trazar las ra√≠ces pol√≠ticas y teol√≥gicas del concepto neoliberal de libertad, una parte de la literatura m√°s reciente ofrece una nueva perspectiva, una que enfatiza la din√°mica de la raza, el g√©nero y la sexualidad. M√°s que eso, explica el ascenso del populismo de derecha, argumentando que, lejos de romper con el modelo neoliberal, en realidad se duplica en los rasgos m√°s destructivos del neoliberalismo. Ni el liberalismo ni el neoliberalismo pueden entenderse de forma coherente sin hablar de capitalismo y democracia. Si el liberalismo nombra la ideolog√≠a pol√≠tica alineada con el surgimiento hist√≥rico del capitalismo de “libre mercado” y la democracia representativa de estilo occidental, el neoliberalismo significa un r√©gimen particular de liberalismo, capitalismo y democracia que se ha globalizado desde la d√©cada de 1970, en forma de una promoci√≥n estatal activa de los principios del mercado y la competencia que los cr√≠ticos consideran antit√©ticos a la democracia.