Partidos Anticomunistas

Este texto se ocupa de los partidos anticomunistas.

Comunismo Latinoamericano

El marxismo no tuvo mucho impacto en Am√©rica Latina hasta la primera d√©cada del siglo XX. El Partido Obrero de Chile, creado en 1912 por Luis Emilio Recabarren y otros, se convirti√≥ en el Partido Comunista de Chile (PCCh) en 1920 y, con el Partido Comunista de Argentina, fue miembro fundador de la Tercera Internacional (Comintern). En 1928 tambi√©n exist√≠an partidos en Brasil, Guatemala y Uruguay, as√≠ como en M√©xico, donde una revuelta infructuosa en 1929 tuvo poco impacto. Sin embargo, una gran insurrecci√≥n en El Salvador en 1932 fue sofocada con grandes p√©rdidas de vidas (“La Matanza”) y la revuelta de Luis Carlos Prestes en Brasil en 1935 no hizo sino reforzar el creciente autoritarismo en ese pa√≠s. Bajo la nueva estrategia del ‘Frente Popular’, el partido colombiano apoy√≥ al gobierno liberal reformista de Alfonso L√≥pez Pumarejo y el PCCh se uni√≥ a los radicales y a otros para elegir a Pedro Aguirre Cerda como presidente en 1938. Los comunistas tambi√©n formaron parte de la coalici√≥n que eligi√≥ a Fulgencio Batista en Cuba en 1940. Durante la Segunda Guerra Mundial los partidos se legalizaron y ganaron apoyo en todo el continente, y brevemente, en 1945-47, el Partido Comunista do Brasil fue el m√°s grande de la regi√≥n. Sin embargo, con el inicio de la Guerra Fr√≠a, fue prohibido en 1947 y el “Bogotazo” de 1948 dio una excusa a otros gobiernos, especialmente al de Chile, para seguir su ejemplo. Sin embargo, bajo el nombre de Partido Guatemalteco del Trabajo, el partido guatemalteco se mantuvo legal hasta la ca√≠da de Jacobo Arbenz en 1954 y los diputados cubanos permanecieron en el Congreso de Batista hasta 1959. Con la Revoluci√≥n Cubana, la v√≠a de la lucha armada volvi√≥ a ganar adeptos.

Marxismo Latinoamericano

El marxismo fue introducido en Am√©rica Latina por emigrantes europeos (alemanes, italianos, espa√Īoles) a finales del siglo XIX. En un primer per√≠odo, hasta 1918, se desarrolla en algunos pa√≠ses, cuya clase obrera es mayoritariamente de origen europeo como una versi√≥n local del marxismo de la II Internacional, en sus variantes “ortodoxa” (kautskiana) o “revisionista”. Los ejemplos m√°s significativos son el Partido Socialista Argentino, dirigido por Juan B. Justo, y el Partido Socialista Uruguayo de Emilio Frugoni.

Liberalismo Latinoamericano

El liberalismo se origin√≥ en Espa√Īa como un t√©rmino para designar el conjunto de ideas asociadas a la Revoluci√≥n Francesa. En la Am√©rica Latina del siglo XIX, los liberales se opusieron a la dictadura, legislaron cuando fue posible a favor de un gobierno descentralizado o federal, establecieron sistemas de educaci√≥n laica, acabaron con las exenciones religiosas de la autoridad gubernamental y apoyaron la desestructuraci√≥n de la Iglesia. Liberal, y por tanto liberalismo, se consider√≥ en Am√©rica Latina como la defensa de las libertades p√ļblicas, y especialmente de la prensa, atacadas o vulneradas por las oligarqu√≠as, los caudillos militares y la intervenci√≥n extranjera en el per√≠odo 1810-1853. Liberal asimismo en el siglo XIX era qui√©n se opon√≠a a la Iglesia Cat√≥lica, y reclamaba la libertad de cultos, y la separaci√≥n de la Iglesia del Estado atacando al clericalismo.

Confederaci√≥n Per√ļ-boliviana

Confederaci√≥n Per√ļ-boliviana (Historia) Confederaci√≥n Per√ļ-boliviana, Estado formado por la uni√≥n de Per√ļ y Bolivia, tras el acuerdo final establecido en Chuquisaca (actual Sucre), el 15 de junio de 1837, por los presidentes de ambas rep√ļblicas: el general peruano Luis Jos√© de Orbegoso, y el […]

Solidaridad en América Latina

Organizaci√≥n Latinoamericana de Solidaridad (OLAS) (Historia) Organizaci√≥n Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), organizaci√≥n creada en 1966 con ocasi√≥n de la I Conferencia Tricontinental de La Habana, promovida por el l√≠der cubano Fidel Castro y celebrada en enero de ese a√Īo en la capital […]

Guerra del Pacífico

Guerra del Pac√≠fico (1864-1866) (Historia) Guerra del Pac√≠fico (1864-1866), conflicto mar√≠timo entre Espa√Īa, Per√ļ y Chile. Se inici√≥ cuando una expedici√≥n espa√Īola ocup√≥ en abril de 1864 las islas Chincha (frente a la bah√≠a de Paracas), pertenecientes a Per√ļ y ricas en guano, como garant√≠a de […]

Consecuencias de la Independencia Hispanoamericana

El desarrollo econ√≥mico y pol√≠tico de Am√©rica Latina desde la independencia es una historia de promesas incumplidas. El fervor revolucionario del siglo XVIII, influenciado por los ideales de libertad e igualdad de la Ilustraci√≥n, dio lugar a una agitaci√≥n pol√≠tica masiva en todo el mundo, empezando por la Revoluci√≥n Americana en 1776 y la Revoluci√≥n Francesa en 1789. Los principios expuestos por los revolucionarios en Europa y su √©xito pol√≠tico al derrocar el r√©gimen autocr√°tico de la monarqu√≠a inspiraron movimientos similares en Am√©rica Latina, primero en Hait√≠ (entonces la colonia francesa de Saint Domingue), cuya revoluci√≥n comenz√≥ apenas dos a√Īos despu√©s del inicio de la Revoluci√≥n Francesa. Al principio, los colonos blancos se inspiraron en la Revoluci√≥n Francesa para conseguir el control independiente de sus colonias, pero pronto la revoluci√≥n se centr√≥ en una rebeli√≥n dirigida por los esclavos contra la esclavitud y la colonizaci√≥n, una tendencia que continuar√≠a en toda Am√©rica con distintos grados de √©xito.
Poco despu√©s de la Revoluci√≥n Francesa y su consiguiente inestabilidad pol√≠tica, Napole√≥n Bonaparte tom√≥ el poder, desestabilizando a√ļn m√°s las colonias latinoamericanas y dando lugar a m√°s revoluciones. La Guerra Peninsular, resultado de la ocupaci√≥n napole√≥nica de Espa√Īa, hizo que los criollos de Hispanoam√©rica cuestionaran su lealtad a Espa√Īa, avivando los movimientos independentistas que culminaron en las guerras de independencia, que duraron casi dos d√©cadas. En la √©poca de las guerras de independencia, se habl√≥ de crear un estado regional o una confederaci√≥n de naciones latinoamericanas para proteger la nueva autonom√≠a de la zona, pero tras el fracaso de varios proyectos, la cuesti√≥n no se retom√≥ hasta finales del siglo XIX. Las guerras napole√≥nicas tuvieron profundas consecuencias para la historia mundial y europea, ya que condujeron a la difusi√≥n del nacionalismo y el liberalismo, al ascenso del Imperio Brit√°nico como primera potencia mundial, a los movimientos independentistas en Am√©rica Latina y al colapso del Imperio Espa√Īol, a la reorganizaci√≥n fundamental de los territorios alemanes e italianos en estados m√°s grandes, y al establecimiento de m√©todos radicalmente nuevos en la guerra. No existe consenso sobre c√≥mo se produjo la independencia. ¬ŅFue el resultado de un choque externo, como las guerras napole√≥nicas y la invasi√≥n francesa de la pen√≠nsula ib√©rica? ¬ŅFue una consecuencia de la ineficacia institucional o, por el contrario, una reacci√≥n contra las reformas y la modernizaci√≥n asociadas a la introducci√≥n de nuevas ideas e instituciones liberales en la metr√≥poli y, por tanto, un fen√≥meno end√≥geno? ¬ŅFue, tal vez, el resultado de la lucha contra la reforma liberal y la modernizaci√≥n en las colonias centrales (M√©xico y Per√ļ), mientras que en las colonias perif√©ricas (Nueva Granada y el R√≠o de la Plata), fue el resultado del oportunismo militarista, estimulado por los intereses del contrabando, en la √©poca de la invasi√≥n napole√≥nica de la pen√≠nsula ib√©rica?

Toussaint Louverture

Entre las figuras definitorias de la Era de la Revoluci√≥n, Toussaint Louverture es la m√°s enigm√°tica. Aunque la imagen del revolucionario haitiano se ha multiplicado en todo el mundo -apareciendo en billetes y en bronce, en camisetas y en pel√≠culas-, el √ļnico retrato definitivo realizado en vida se ha perdido. Al principio se apellid√≥ Breda, pero posteriormente se cambi√≥ por “L’Ouverture” en se√Īal de los resultados de su valent√≠a al provocar una brecha en las filas del enemigo. Desde la infancia manifest√≥ unas habilidades inusuales y consigui√≥, aprovechando al m√°ximo todas las oportunidades, obtener una educaci√≥n notablemente buena. Muy versado en la obra de todos, desde Maquiavelo a Rousseau, fue sin embargo rechazado por Thomas Jefferson como “can√≠bal”. Ac√≥lito caribe√Īo de la Ilustraci√≥n europea, Toussaint aliment√≥ una clase de cl√©rigos cat√≥licos negros que se convirtieron en uno de los pilares de su gobierno, mientras que sus partidarios tambi√©n cre√≠an que se comunicaba con los esp√≠ritus vod√ļ. Y para ser un l√≠der que resumi√≥ una vez su modus operandi con la frase “Di poco pero haz todo lo posible”, era un corresponsal prol√≠fico e infatigable, famoso por agotar a los cinco secretarios que manten√≠a, simult√°neamente, en el apogeo de su poder en la d√©cada de 1790. El general Brunet invit√≥ a Toussaint a una conferencia en Gorges, y ambas partes acudieron, lo que result√≥ en una fatal trampa para Toussaint L’Ouverture. En una √©poca en la que su tema ha sido reducido a poco m√°s que un icono unidimensional de la liberaci√≥n o criticado por sus defectos personales -sus amantes blancas, su temprana posesi√≥n de esclavos, su autoritarismo-, la literatura m√°s moderna propone una nueva concepci√≥n de la comprensi√≥n de Toussaint de s√≠ mismo y de su papel en el mundo atl√°ntico de finales del siglo XVIII. Este texto pretende describir la hibridez fundamental de Toussaint: su capacidad para unir las tradiciones europeas, africanas y caribe√Īas al servicio de sus objetivos revolucionarios. Se recoge una interpretaci√≥n nueva y resonante de la pol√≠tica racial de Toussaint, mostrando c√≥mo utiliz√≥ las ideas de la Ilustraci√≥n para defender la igualdad de dignidad de todos los seres humanos, insistiendo al mismo tiempo en su propia importancia hist√≥rica mundial (o global) y en la pertinencia universal de la negritud, un mensaje que reson√≥ con especial fuerza entre los afroamericanos. En √ļltima instancia, esta historia es un llamamiento a tomar en serio al padre fundador de Hait√≠ en sus propios t√©rminos y a honrar su papel en la configuraci√≥n del mundo poscolonial venidero. Ha sido descrito como “el primer superh√©roe negro” de la era moderna.

S√£o Paulo

S√£o Paulo es la capital del estado del mismo nombre y la mayor ciudad de Brasil. La ciudad es el centro econ√≥mico, financiero y cultural m√°s importante del pa√≠s, as√≠ como un importante centro de transporte. En el √°rea administrativa metropolitana de S√£o Paulo viven aproximadamente 12,325 millones de personas (2020). S√£o Paulo es tambi√©n la mayor aglomeraci√≥n industrial de Am√©rica Latina y, con las ciudades vecinas, forma una de las mayores regiones metropolitanas del mundo y la segunda del hemisferio sur. S√£o Paulo mantiene su estatus como una de las zonas urbanas m√°s pobladas y din√°micas del mundo, aunque sigue estando plagada de favelas, congesti√≥n de tr√°fico, falta de servicios p√ļblicos y tasas de asesinatos y otros delitos violentos desproporcionadamente altas para Brasil. La ciudad es multicultural debido a los numerosos inmigrantes de todo el mundo, con importantes influencias portuguesas, italianas, alemanas, libanesas y japonesas, as√≠ como afrobrasile√Īas. Los habitantes de la ciudad de S√£o Paulo son llamados “paulistanos”,[5] mientras que “paulistas” se refiere en realidad a los habitantes del estado. Este t√©rmino tambi√©n se utiliza a menudo como generalizaci√≥n para los habitantes de la metr√≥poli.

Impacto Demogr√°fico de la Conquista

Este texto se ocupa del impacto demogr√°fico de la conquista y posterior colonizaci√≥n, espa√Īola y de otros europeos. La llegada de los europeos a las Am√©ricas provoc√≥ el que quiz√° sea el mayor colapso demogr√°fico de la historia. Se calcula que en 1492 la poblaci√≥n nativa era de entre cincuenta y sesenta millones; a mediados del siglo XVII hab√≠a descendido a entre cinco y seis millones. Posteriormente, se recuper√≥ lentamente. Pero incluso hoy la poblaci√≥n ind√≠gena es s√≥lo la mitad de su tama√Īo precolombino. Sin embargo, no todos los grupos han disminuido por igual ni han participado en la recuperaci√≥n; muchos se han extinguido, y otros se han transformado mediante el cambio cultural y la mezcla racial.

Industrialización en América Latina

Este texto se ocupa del desarrollo industrial de Am√©rica Latina. Dada la gran extensi√≥n geogr√°fica de Am√©rica Latina y su profunda heterogeneidad f√≠sica e hist√≥rica, es dif√≠cil hacer afirmaciones generales sobre la regi√≥n en su conjunto. La industria manufacturera se desarroll√≥ de forma diferente en toda Am√©rica Latina en funci√≥n de la dotaci√≥n de recursos naturales, los costes de transporte y la composici√≥n de la poblaci√≥n. ¬ŅHasta qu√© punto el retraso econ√≥mico de Am√©rica Latina en t√©rminos de desarrollo industrial tiene sus ra√≠ces en la √©poca colonial y en el per√≠odo postcolonial temprano? ¬ŅC√≥mo afectaron las pol√≠ticas coloniales a la industria manufacturera en Am√©rica Latina? ¬ŅQu√© otros factores explican su estancamiento durante tanto tiempo, y comparado con Asia?

Industria Minera en Latinoamérica

Debido a su importancia en las economías coloniales y en el mantenimiento de las finanzas imperiales, el sector minero fue siempre objeto de mucha atención política sobre las tierras latinoamericanas. Esta atención se tradujo en numerosas intervenciones estatales directas a favor del sector minero, incluyendo generosas asignaciones de mano de obra, créditos en condiciones favorables y un generoso tratamiento fiscal. Sin embargo, un enfoque comparativo revela que estas políticas rara vez fueron el resultado de una planificación imperial global, sino que más a menudo fueron el resultado de decisiones particulares para los diferentes virreinatos o regiones. En este texto se realiza un análisis comparativo de las características de la minería de la plata durante el periodo colonial en las dos grandes zonas productivas de América Latina, México y los Andes.

Interpretaciones de la Conquista

La conquista es un tipo de violencia fundacional, de hecho quiz√°s el tipo paradigm√°tico. Es fundacional en la medida en que introduce una ruptura pol√≠tica, lo que Maquiavelo ha llamado “nuevos modos” y “nuevos √≥rdenes”. Las conquistas inauguran nuevos derechos y obligaciones; con frecuencia borran las costumbres y convenciones pol√≠ticas, jur√≠dicas y sociales y consagran nuevos privilegios y autoridades. Por cada narraci√≥n de triunfo y esperanza contada por el conquistador hay una contra-narrativa de derrota y desesperaci√≥n contada por el conquistado. Foucault describe los discursos de conquista que surgieron en la Inglaterra y la Francia del siglo XVII como contrahistorias que desaf√≠an la unidad del Estado soberano y la universalidad de la ley. En opini√≥n de Foucault, los relatos ingleses sobre la conquista normanda y los franceses sobre c√≥mo los francos sometieron a los galos funcionaron como impugnaciones de los discursos pol√≠ticos hegem√≥nicos ingl√©s y franc√©s. Estos relatos de conquista desafiaron las representaciones oficiales del Estado y el derecho hasta el punto de hacer que la sociedad estuviera marcada por una divisi√≥n binaria entre conquistadores y conquistados. Las acciones de los conquistadores espa√Īoles en Am√©rica han sido enjuiciadas desde enfoques muy distintos, como expone este texto. La conquista tambi√©n justifica la rebeli√≥n y la insubordinaci√≥n y que, a partir del siglo XVII, ofrece un esquema interpretativo para contar un relato alternativo. Tras la conquista de M√©xico y otras tierras americanas por parte de Espa√Īa, estos acontecimientos inspiraron libros, pinturas y otros registros hist√≥ricos y art√≠sticos. En esta secci√≥n se encuentran materiales que ilustran estas interpretaciones. Algunos de estos art√≠culos destacan los esfuerzos de Bartolom√© de las Casas (1474-1566), uno de los primeros historiadores espa√Īoles y misionero dominico en Am√©rica, por persuadir al Imperio espa√Īol de que los pueblos ind√≠genas merec√≠an un trato humano. Tambi√©n se presentan las espectaculares pinturas de la Conquista de M√©xico creadas en el siglo XVII, que captan el dramatismo del encuentro original tal y como lo imaginaron e interpretaron los artistas 150 a√Īos despu√©s.

Historia de América del Norte

Este texto se ocupa de la Historia de Am√©rica del Norte. El an√°lisis de este texto se refiere principalmente a los pueblos no ind√≠genas de Am√©rica del Norte continental. Los primeros en llegar a Norteam√©rica fueron cazadores y n√≥madas asi√°ticos. Siguiendo la caza a lo largo de la costa siberiana, cruzaron el puente de tierra que conectaba los dos continentes hace entre 30.000 y 34.000 a√Īos. Una vez en Alaska, estos primeros norteamericanos, los antepasados de las tribus nativas americanas, tardaron miles de a√Īos en abrirse camino hacia el sur. Con la ayuda de un ej√©rcito masivo y eficiente, as√≠ como de t√©cnicas agr√≠colas avanzadas e intensivas, los aztecas se convirtieron en una poderosa ciudad-estado e imperio. Fueron capaces de conquistar a otros pueblos de la regi√≥n y de consolidar y organizar su poder en todos los √°mbitos de la sociedad, incluyendo la pol√≠tica, la religi√≥n, el comercio y las empresas arquitect√≥nicas.

Nuevo Mundo

Nuevo Mundo fue la denominaci√≥n utilizada como sin√≥nimo de Am√©rica, Indias o Indias Occidentales, desde pr√°cticamente el inicio del proceso descubridor europeo del continente y las islas americanas. La visi√≥n europea del mundo cambi√≥ radicalmente tras los viajes de los primeros exploradores. Las noticias sobre los “nuevos mundos” pusieron en tela de juicio las creencias cosmogr√°ficas vigentes, as√≠ como la informaci√≥n contenida en las obras geogr√°ficas de Claudio Ptolomeo y otros astr√≥nomos y ge√≥grafos de la Grecia cl√°sica antigua. Los mapas desempe√Īaron un papel importante en la transferencia de informaci√≥n, proporcionando representaciones inigualables de las realidades geogr√°ficas reci√©n descubiertas. La imprenta mec√°nica de Johann Gutenberg y el desarrollo de las t√©cnicas de xilograf√≠a y grabado aseguraron la conservaci√≥n y la amplia distribuci√≥n de esta nueva informaci√≥n. Las “D√©cadas de Orbe Novo” es el nombre por el que es m√°s conocida la obra escrita en lat√≠n por el humanista italiano Pedro M√°rtir de Angler√≠a, titulada De Orbe Novo decades octo, tambi√©n llamada D√©cadas del Nuevo Mundo. Est√° compuesta por ocho series agrupadas en d√©cadas.

Comunismo Cristiano

En el clima de la Guerra Fr√≠a de los a√Īos 50 y 60, la amenaza del comunismo galvaniz√≥ la atenci√≥n p√ļblica. A medida que Martin Luther King fue adquiriendo relevancia, tuvo que defenderse con frecuencia de las acusaciones de ser comunista, aunque su opini√≥n de que “el comunismo y el cristianismo son fundamentalmente incompatibles” no cambi√≥. Aunque simpatizaba con la preocupaci√≥n central del comunismo por la justicia social, King se quejaba de que, con su “fr√≠o ate√≠smo envuelto en los ropajes del materialismo, el comunismo no da cabida a Dios ni a Cristo”. Dos discursos suyos fueron particularmente influyentes en relaci√≥n al comunismo cristiano. Esta secci√≥n se centra, tambi√©n, en el papel que desempe√Īan Hegel y Marx en dos de sus escritos m√°s recientes y convincentes. En un primer momento, uno no puede dejar de sorprenderse por el modo en que los autores en cuesti√≥n parecen, contra todo pron√≥stico, oponerse repetidamente el uno al otro.

Incas

En el momento de su mayor expansi√≥n, en 1530, el Estado inca, llamado Tahuantinsuyu, se extend√≠a por un territorio de m√°s de un mill√≥n de kil√≥metros cuadrados, poblado (seg√ļn las estimaciones modernas m√°s plausibles) por entre 10 y 14 millones de habitantes. Su territorio abarcaba, parcial o totalmente, seis rep√ļblicas actuales de Sudam√©rica: Per√ļ, Bolivia, Ecuador, Colombia, Argentina y Chile. Se extend√≠a desde la costa del Pac√≠fico hasta la selva tropical, y desde el r√≠o Andamayo en el actual sur de Colombia hasta el r√≠o Maule en el centro de Chile. El Tahuantinsuyu contaba con una compleja infraestructura, una red vial de unos 40.000 km de longitud y un sistema de administraci√≥n y control constituido por centros administrativos-religiosos imperiales que, a lo largo de este inmenso territorio, representaban el poder centralizado de la capital inca, el Cusco.

Objetivos del Mercosur

El Mercado Com√ļn tiene tres objetivos fundamentales, entre ellos la libre circulaci√≥n de bienes, servicios y factores productivos entre los pa√≠ses firmantes del Tratado de Asunci√≥n. Y los objetivos originales del Mercosur establecidos a principios de la d√©cada de 1990 no se han alcanzado, y la organizaci√≥n ha dado un giro pol√©mico que resta importancia a la integraci√≥n y da preferencia a la pol√≠tica regional y hemisf√©rica.

Liderazgo Democr√°tico

Liderazgo Democr√°tico Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Liderazgo Democr√°tico, Autoritario y en General Liderazgo en General El liderazgo denota la ocupaci√≥n de un estatus (v√©ase sobre este t√©rmino) y el desempe√Īo activo de un papel que moviliza un … Leer m√°s

Esquema de América antes de la Conquista

Esquema de Am√©rica antes de la Conquista Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. La civilizaci√≥n maya cl√°sica Examina la historia, la cultura y la sociedad del Cl√°sico Maya, con especial √©nfasis en los precursores del Precl√°sico, las dinast√≠as, la … Leer m√°s

Asociación Latinoamericana de Libre Comercio

Asociaci√≥n latinoamericana de libre comercio Asociaci√≥n latinoamericana de libre comercio (ALALC, LAFTA) Explicaci√≥n sobre la Asociaci√≥n Latinoamericana de Libre Comercio proporcionada por Victor Manuel Alfaro Jimenez, de la Universidad Nacional Aut√≥noma de M√©xico (UNAM): Asociaci√≥n […]

Banco Interamericano de Desarrollo

Introducci√≥n: Banco Interamericano de Desarrollo (bid) Concepto de Banco Interamericano de Desarrollo (bid) en el √°mbito de la contabilidad, el derecho financiero y otros afines: Instituci√≥n financiera internacional fundada el 30 de diciembre de 1959 por veinte naciones de Am√©rica, Estados […]

Reducción

Reducci√≥n, en el Derecho Social, es un t√©rmino usado por la legislaci√≥n con respecto a la disminuci√≥n (reducci√≥n) de zona de actuaci√≥n del sindicato con personer√≠a gremial, en la que se permite otro de la misma actividad, oficio, profesi√≥n o categor√≠a, cuando la soliciten para actuar en toda la zona establecida. Reducci√≥n es un t√©rmino que pertenece al l√©xico de la historiograf√≠a de Am√©rica Latina y particularmente a la historiograf√≠a del per√≠odo colonial. La creaci√≥n de pueblos de indios o reducciones comienza en Am√©rica Latina despu√©s de la primera etapa de conquista espa√Īola, con el comienzo de la colonizaci√≥n del continente y de la implantaci√≥n del Estado colonial. Particularmente en el Per√ļ es a partir del a√Īo 1569 con la administraci√≥n del virrey Toledo que el control y el dominio de la vida social y econ√≥mica colonial pasa predominantemente a manos de los funcionarios del Estado metropolitano (Espa√Īa).

Encomienda Americana

La encomienda era en la concesi√≥n por la corona a un conquistador, un soldado, un oficial u otros de un n√ļmero determinado de “indios” (nativos americanos y, m√°s tarde, filipinos) que viv√≠an en una zona determinada. La corona espa√Īola aprob√≥ a rega√Īadientes el otorgamiento de encomiendas porque necesitaba recompensar a los conquistadores y establecer un sistema de gobierno en los territorios reci√©n conquistados. El receptor de la concesi√≥n, el encomendero, pod√≠a exigir a los “indios” tributos en oro, en especie o en mano de obra y estaba obligado a protegerlos e instruirlos en la fe cristiana. La encomienda no inclu√≠a una concesi√≥n de tierras, pero en la pr√°ctica los encomenderos obten√≠an el control de las tierras habitadas por los “indios” y no cumpl√≠an sus obligaciones con la poblaci√≥n ind√≠gena. Los intentos de la corona de poner fin a los graves abusos del sistema con las Leyes de Burgos (1512-13) y la Nueva Ley de Indias (1542) fracasaron ante la oposici√≥n colonial. De hecho, una forma revisada del sistema de repartimiento fue revivida despu√©s de 1550.

Con la catastr√≥fica disminuci√≥n de la poblaci√≥n ind√≠gena y la sustituci√≥n de las actividades mineras por la agricultura en la Am√©rica espa√Īola, el sistema perdi√≥ su eficacia y fue sustituido gradualmente por el sistema de haciendas. Aunque la encomienda no fue oficialmente abolida hasta finales del siglo XVIII, en septiembre de 1721 se prohibi√≥ la concesi√≥n de nuevas encomiendas en las colonias espa√Īolas.

Afro-Mexicanos

Afro-Mexicanos o Afroamericanos en M√©xico Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. [rtbs name=”historia-afroamericana”] [rtbs name=”poblacion-afroamericana”] Poblaci√≥n Negra en M√©xico Cuando Hern√°n Cort√©s desembarc√≥ en M√©xico en 1519, fue acompa√Īado por un negro libre llamado Juan Garrido, que m√°s tarde particip√≥ en … Leer m√°s

Historia de los Bucaneros

Sabiendo que no pod√≠an defender todo su territorio de los piratas, los funcionarios espa√Īoles ordenaron a los residentes que abandonaran las zonas m√°s remotas del Caribe. En 1605, los residentes espa√Īoles de la porci√≥n noroccidental de La Espa√Īola fueron expulsados de sus hogares y dejaron atr√°s grandes reba√Īos de ganado. En 1697 las principales potencias de Europa hicieron la paz. Sin comisiones leg√≠timas para los corsarios, muchos gobiernos coloniales comenzaron a cazar activamente a los piratas. Los piratas buscaban y encontraban nuevos refugios en el Caribe, pero la era de los bucaneros del Nuevo Mundo hab√≠a terminado.

Bucanero

Esta entrada se ocupa de la historia y las caracter√≠sticas del filibusterismo y del bucanero, t√≠tulo que hace referencia a los corsarios y filibusteros ingleses, holandeses y franceses del siglo XVII y XVIII que saquearon los dominios hispanos en Am√©rica. El caso m√°s famoso de filibusterismo en el siglo XIX fue en Am√©rica Latina el protagonizado por el aventurero norteamericano William Walker, que luego de fracasar en un intento de secesionar M√©xico (en beneficio de los EE. UU.) la Baja California, se apoder√≥ de Nicaragua, en que se hizo proclamar presidente, hasta perecer derrotado en 1861 por la coalici√≥n de los ej√©rcitos centroamericanos. La palabra bucanero ha llegado a utilizarse indistintamente con la palabra pirata, pero originalmente se refer√≠a a un grupo particular de asaltantes marinos del siglo XVII en el Mar Caribe. Los bucaneros eran cazadores en La Espa√Īola (actual Hait√≠ y la Rep√ļblica Dominicana) que se dedicaban a la incursi√≥n en el mar. Ten√≠an su base en dos puertos: la isla de Tortuga, frente a la costa de La Espa√Īola, y Port Royal, Jamaica. Los bucaneros eran a menudo crueles y despiadados con sus v√≠ctimas, pero por lo general eran leales entre s√≠ y lograron un m√©todo notablemente organizado para llevar a cabo el negocio de los asaltos mar√≠timos a gran escala. Un n√ļmero significativo de bucaneros pas√≥ de la pobreza extrema a la riqueza y a los altos cargos. A pesar de su desprecio por los gobiernos europeos, los bucaneros estaban dispuestos a trabajar para los franceses, ingleses y holandeses y les ayudaron a abrir colonias en el Caribe.

Virreinato de la Nueva Espa√Īa

Concepto y Caracteres de Virreinato de la Nueva Espa√Īa Definici√≥n y descripci√≥n de Virreinato de la Nueva Espa√Īa ofrecido por el Diccionario Jur√≠dico Mexicano (1994), de la Suprema Corte de Justicia de M√©xico: (escrito por Ma del Refugio Gonz√°lez) Seg√ļn el Diccionario de autoridades el […]

Gobierno de la Nueva Espa√Īa

Concepto y Caracteres de Gobierno de la Nueva Espa√Īa Definici√≥n y descripci√≥n de Gobierno de la Nueva Espa√Īa ofrecido por el Diccionario Jur√≠dico Mexicano (1994), de la Suprema Corte de Justicia de M√©xico: (escrito por Mar√≠a del Refugio Gonz√°lez) La conquista de las Indias ten√≠a entre sus […]