Cronología del Derecho de Autor desde el Siglo XXI

libros

La historia de la legislaci√≥n estadounidense sobre derechos de autor tiene su origen en la introducci√≥n de la imprenta en Inglaterra a finales del siglo XV. A medida que crec√≠a el n√ļmero de imprentas, las autoridades trataron de controlar la publicaci√≥n de libros concediendo a los impresores casi el monopolio de la edici√≥n en Inglaterra. La Ley de Licencias de 1662 confirm√≥ ese monopolio y estableci√≥ un registro de libros con licencia que ser√≠a administrado por la Stationers’ Company, un grupo de impresores con autoridad para censurar las publicaciones. La ley de 1662 caduc√≥ en 1695, lo que condujo a una relajaci√≥n de la censura gubernamental, y en 1710 el Parlamento promulg√≥ el Estatuto de Ana para responder a las preocupaciones de los libreros e impresores ingleses. La ley de 1710 estableci√≥ los principios de propiedad de los autores sobre los derechos de autor y un plazo fijo de protecci√≥n de las obras protegidas por derechos de autor (14 a√Īos, y renovable por 14 m√°s si el autor estaba vivo a su vencimiento). El estatuto imped√≠a el monopolio por parte de los libreros y creaba un “dominio p√ļblico” para la literatura limitando los plazos de los derechos de autor y garantizando que, una vez adquirida una obra, el propietario de los derechos dejaba de tener control sobre su uso. Aunque el estatuto contemplaba los derechos de autor, el beneficio era m√≠nimo porque para cobrar por una obra el autor ten√≠a que cederla a un librero o editor.

Cronología del Derecho de Autor

libros

La historia de la legislaci√≥n estadounidense sobre derechos de autor tiene su origen en la introducci√≥n de la imprenta en Inglaterra a finales del siglo XV. A medida que crec√≠a el n√ļmero de imprentas, las autoridades trataron de controlar la publicaci√≥n de libros concediendo a los impresores casi el monopolio de la edici√≥n en Inglaterra. La Ley de Licencias de 1662 confirm√≥ ese monopolio y estableci√≥ un registro de libros con licencia que ser√≠a administrado por la Stationers’ Company, un grupo de impresores con autoridad para censurar las publicaciones. La ley de 1662 caduc√≥ en 1695, lo que condujo a una relajaci√≥n de la censura gubernamental, y en 1710 el Parlamento promulg√≥ el Estatuto de Ana para responder a las preocupaciones de los libreros e impresores ingleses. La ley de 1710 estableci√≥ los principios de propiedad de los autores sobre los derechos de autor y un plazo fijo de protecci√≥n de las obras protegidas por derechos de autor (14 a√Īos, y renovable por 14 m√°s si el autor estaba vivo a su vencimiento). El estatuto imped√≠a el monopolio por parte de los libreros y creaba un “dominio p√ļblico” para la literatura limitando los plazos de los derechos de autor y garantizando que, una vez adquirida una obra, el propietario de los derechos dejaba de tener control sobre su uso. Aunque el estatuto contemplaba los derechos de autor, el beneficio era m√≠nimo porque para cobrar por una obra el autor ten√≠a que cederla a un librero o editor.

Revolución Económica

La revolución financiera se refiere a los amplios cambios que se produjeron en el sistema financiero británico entre la Revolución Gloriosa de 1688 y la década de 1720 por la creación de un sistema por el que se podía acumular una deuda nacional para proporcionar al gobierno un poder de gasto más allá del alcance de los impuestos. Esto se hizo necesario como resultado de los amplios compromisos militares contraídos entre 1688 y 1815.

Glosario del Comunismo

Glosario del Comunismo Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. V√©ase tambi√©n el “Glosario de las Ideas Pol√≠ticas” y el de la geograf√≠a humana. Glosario del Comunismo Dial√©ctica hegeliana: Concepto filos√≥fico seg√ļn el cual, en el mundo de las ideas, … Leer m√°s

Revolución Financiera

La revolución financiera se refiere a los amplios cambios que se produjeron en el sistema financiero británico entre la Revolución Gloriosa de 1688 y la década de 1720 por la creación de un sistema por el que se podía acumular una deuda nacional para proporcionar al gobierno un poder de gasto más allá del alcance de los impuestos. Esto se hizo necesario como resultado de los amplios compromisos militares contraídos entre 1688 y 1815.

Victorianismo

La caracterizaci√≥n com√ļn o popular del siglo XIX actual suele implicar la idea de que los victorianos eran primitivos, mojigatos o incluso reprimidos, ejerciendo una represi√≥n emocional sobre s√≠ mismos en aras de una noci√≥n abstracta de lo apropiado, y hay abundantes pruebas que respaldan esta opini√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). Pero de nuevo, esto no describe a toda la poblaci√≥n, y la mayor√≠a de los victorianos se consideraban – y se consideraban muy a menudo – socialmente avanzados, modernos y totalmente embarcados en un curso de grandes cambios, incluso si eran congestionados. De hecho, la √©poca est√° marcada por enormes cambios en el orden tecnol√≥gico, industrial, pol√≠tico, social, legal y cultural de las cosas. Pero la respuesta a estos cambios fue a menudo ambigua. El Victorianismo, entonces, podr√≠a entenderse examinando la forma en que la cultura victoriana simult√°neamente acogi√≥ y resisti√≥ el cambio y la forma en que los victorianos celebraron y temieron ese cambio.

Uni√≥n Aduanera Austro-H√ļngara

Uni√≥n aduanera austro-h√ļngara en la Enciclopedia Jur√≠dica Omeba V√©ase: Entradas de la Enciclopedia Jur√≠dica Omeba Enciclopedia Jur√≠dica Omeba (incluido Uni√≥n aduanera austro-h√ļngara) Recursos V√©ase tambi√©n

Guerra Bóer

Los afrk√°neres, que cre√≠an fervientemente en los derechos sobre su territorio por gracia de Dios, y los brit√°nicos, alentados por lo que consideraban su destino imperial para preservar el honor brit√°nico y el imperio, libraron una cruda batalla que dur√≥ tres a√Īos. La causa inmediata de la Guerra B√≥er fue el descubrimiento de abundantes dep√≥sitos de oro y diamantes. Este conflicto b√©lico entre Gran Breta√Īa y los aliados afrik√°ners del Transvaal y el Estado Libre de Orange, que tuvo lugar, desde 1899 hasta 1902, en el sur de √Āfrica, concretamente en los territorios que actualmente forman Sud√°frica, tuvo un gran efecto en la √©poca. La entrada trata de ayudar a comprender la brutal realidad de los asesinatos en las granjas de Sud√°frica. Comprender la verdadera magnitud del problema y la complicidad del gobierno sudafricano en la crisis. Y destaca por qu√© estos ataques son diferentes – en su desproporcionada frecuencia, la extrema brutalidad, el papel crucial que los agricultores tienen que desempe√Īar para levantar a Sud√°frica, y las circunstancias √ļnicas en las que se encuentran.

Industrialización en Norteamérica

La industrialización es un proceso de cambio económico y social que transforma los centros de actividad económica en términos de trabajo, salarios e ingresos. Estos cambios adoptaron dos formas en Norteamérica a partir del siglo XIX. Mientras la Norteamérica británica experimentaba su propia industrialización, los acontecimientos internacionales determinaron cómo la experimentarían por primera vez sus habitantes.

Independencia de Haití

Al declarar su independencia, Hait√≠ reclam√≥ un lugar singular en la historia mundial. La revoluci√≥n haitiana, que dur√≥ de 1791 a 1804, culmin√≥ en la primera naci√≥n independiente del Caribe, la segunda democracia del hemisferio occidental y la primera rep√ļblica negra del mundo. La Revoluci√≥n Haitiana ha sido descrita a menudo como la mayor y m√°s exitosa rebeli√≥n de esclavos del hemisferio occidental. Los esclavos iniciaron la rebeli√≥n en 1791 y en 1803 hab√≠an conseguido acabar no s√≥lo con la esclavitud sino con el control franc√©s sobre la colonia. La revoluci√≥n haitiana, sin embargo, fue mucho m√°s compleja y consisti√≥ en varias revoluciones que se desarrollaron simult√°neamente. Estas revoluciones estaban influenciadas por la Revoluci√≥n Francesa de 1789, que llegar√≠a a representar un nuevo concepto de derechos humanos, ciudadan√≠a universal y participaci√≥n en el gobierno. Esta historia del siglo XVIII se desarrolla en Saint Dominigue, como se llamaba entonces Hait√≠, que se convirti√≥ en la colonia de ultramar m√°s rica de Francia en esa √©poca, pero que fue un ejemplo para toda Am√©rica. Liderados por el antiguo esclavo Toussaint l’Overture (v√©ase m√°s detalles), los esclavizados actuar√≠an primero, rebel√°ndose contra los plantadores el 21 de agosto de 1791.

Manifiesto Comunista

Este texto se ocupa de uno de los m√°s significativos escritos de Engels y Karl Marx: El manifiesto comunista. Marx se vio obligado a abandonar Par√≠s en 1845 debido a su implicaci√≥n en actividades revolucionarias. Se instal√≥ en Bruselas y comenz√≥ a organizar y dirigir una red de grupos llamados Comit√©s de Correspondencia Comunista, establecidos en varias ciudades, y ese es parte del contexto de este influyente documento. Dise√Īado principalmente como pieza de propaganda, el Manifiesto esbozaba el socialismo moderno. Marx cre√≠a que las leyes reg√≠an tanto los acontecimientos cient√≠ficos como los hist√≥ricos. Para entender la historia y posiblemente predecir el futuro, Marx se bas√≥ en una interpretaci√≥n econ√≥mica y predijo que la distribuci√≥n desigual de la riqueza entre las diferentes clases sociales conducir√≠a finalmente a un conflicto de clases abierto -la revoluci√≥n- en el que finalmente las clases trabajadoras tomar√≠an el poder y crear√≠an una sociedad sin clases.

Consecuencias de la Revolución Industrial

La Revolución Industrial (véase también sus consecuencias y la industrialización) trajo cambios fundamentales en el estilo de vida británico. Las innovaciones científicas y las mejoras tecnológicas contribuyeron al avance de la agricultura, la industria, la navegación y el comercio y a la expansión de la economía. Con el aumento del capital y la necesidad de crédito, la banca se desarrolló no solo en Londres sino también en el campo. Los industriales, constructores navales, comerciantes y otros fabricantes privados establecieron bancos provinciales y emitieron papel moneda en forma de letras de cambio y billetes, principalmente para pagar la mano de obra y la compra de materias primas.

Se produjeron cambios drásticos en la estructura social y económica a medida que las invenciones e innovaciones tecnológicas crearon el sistema de fábricas de producción de maquinaria a gran escala y una mayor especialización económica, y a medida que la población trabajadora, anteriormente empleada predominantemente en la agricultura (en la que la producción también había aumentado como resultado de las mejoras tecnológicas), se fue reuniendo cada vez más en los grandes centros de fábricas urbanas.

Delegados en el Congreso de Viena

Congreso de Viena Los principales delegados (Historia) Los representantes de todas las potencias europeas, excepto del Imperio otomano, acudieron al Congreso, que se interrumpi√≥ brevemente a partir de que en febrero de 1815 Napole√≥n huyera de su exilio en la isla mediterr√°nea de Elba. El m√°s […]

Revolución Darwiniana

La “revoluci√≥n darwiniana” es una de las frases m√°s comunes asociadas a la obra de Charles Darwin, a los or√≠genes de su teor√≠a y al impacto que √©sta -y √©l- tuvo en el entorno intelectual y cultural. Suele asociarse con un enfoque en su teor√≠a y en su obra cient√≠fica. La literatura examina los or√≠genes y el trasfondo de la teor√≠a de Darwin y analiza su surgimiento y estructura como una consiliencia de inducciones, o una teor√≠a que se bas√≥ en m√ļltiples l√≠neas de evidencia que se vincularon para formar una poderosa teor√≠a explicativa. Ttambi√©n se examina la compleja metodolog√≠a y filosof√≠a de la ciencia de Darwin, as√≠ como la naturaleza de su “genio”. Asimismo, ofrece una √ļtil visi√≥n general del impacto del pensamiento darwiniano en la historia de la ciencia. La revoluci√≥n darwiniana tambi√©n constituye la columna vertebral de algunos estudios, con una larga s√≠ntesis de la historia del pensamiento biol√≥gico moderno que hace hincapi√© en la centralidad de la teor√≠a de Darwin. Varios estudiosos han examinado el legado darwiniano tal y como se expres√≥, ampli√≥ o modific√≥ en el siglo XX. Muchos de estos trabajos, aunque no todos, examinan la integraci√≥n de la gen√©tica con la teor√≠a de la selecci√≥n darwiniana y exploran lo que se ha denominado la “s√≠ntesis moderna” de la evoluci√≥n en el acontecimiento hist√≥rico llamado “s√≠ntesis evolutiva” del periodo 1920-1950.

Segunda Revolución Industrial

La segunda Revoluci√≥n Industrial se suele fechar entre 1870 y 1914, aunque algunos de sus acontecimientos caracter√≠sticos pueden datarse en la d√©cada de 1850. Sin embargo, est√° claro que el r√°pido ritmo de las invenciones pioneras (macroinvenciones) se redujo despu√©s de 1825, y volvi√≥ a cobrar fuerza en el √ļltimo tercio del siglo. La revoluci√≥n industrial fue y es cada vez m√°s profundamente cambiada y desviada por la constante variaci√≥n de las condiciones humanas causada por la revoluci√≥n mec√°nica. Y la diferencia esencial entre la acumulaci√≥n de riquezas, la extinci√≥n de los peque√Īos] agricultores y peque√Īos empresarios, y la fase de las grandes finanzas en los √ļltimos siglos de la Rep√ļblica Romana, por un lado, y la concentraci√≥n de capital muy similar en los siglos XVIII y XIX, por otro, radica en la profunda diferencia en el car√°cter del trabajo que la revoluci√≥n mec√°nica estaba provocando. La fuerza del Viejo Mundo era la fuerza humana; todo depend√≠a, en √ļltima instancia, de la fuerza motriz del m√ļsculo humano, del m√ļsculo de los hombres ignorantes y subyugados. Un poco de m√ļsculo animal, suministrado por los bueyes de tiro, la tracci√≥n de los caballos y otros elementos similares, contribu√≠a. Donde hab√≠a que levantar un peso, los hombres lo levantaban; donde hab√≠a que extraer una roca, los hombres la desmenuzaban; donde hab√≠a que arar un campo, los hombres y los bueyes lo araban; el equivalente romano del barco de vapor era la galera con sus bancos de remeros sudorosos. En las primeras civilizaciones, una gran parte de la humanidad estaba empleada en tareas puramente mec√°nicas. Al principio, la maquinaria impulsada por la fuerza no parec√≠a prometer ninguna liberaci√≥n de ese trabajo poco inteligente. Se empleaban grandes cuadrillas de hombres en la excavaci√≥n de canales, en la construcci√≥n de trincheras y terraplenes para el ferrocarril, y cosas por el estilo. El n√ļmero de mineros aument√≥ enormemente. Pero la extensi√≥n de las instalaciones y la producci√≥n de productos b√°sicos aumentaron mucho m√°s. Y a medida que avanzaba el siglo XIX, la l√≥gica de la nueva situaci√≥n se impon√≠a con mayor claridad. Los seres humanos ya no se quer√≠an como fuente de mera fuerza indiscriminada. Lo que pod√≠a hacer mec√°nicamente un ser humano pod√≠a hacerlo m√°s r√°pido y mejor una m√°quina. El ser humano se necesita ahora s√≥lo cuando hay que ejercer la elecci√≥n y la inteligencia. El ser humano s√≥lo se necesita como ser humano.

Revoluciones de 1848

Las revoluciones son, en ocasiones, contagiosas. En 1848, en Par√≠s, las barricadas de un pueblo que exig√≠a un cambio de r√©gimen se levantaron contra los fusiles de la guardia real. La protesta se extendi√≥, gan√≥ un pa√≠s vecino, pronto todo un continente. Los levantamientos revolucionarios que recorrieron el continente europeo en 1848 provocaron ondas de choque en las monarqu√≠as. Los cambios econ√≥micos y sociales tuvieron un dram√°tico impacto pol√≠tico a mediados del siglo XIX. Despu√©s de 1848, hubo que tomar en serio el desaf√≠o socialista. En esta carta, el pr√≠ncipe Metternich, que hab√≠a sido ministro de Asuntos Exteriores de Austria durante casi cuarenta a√Īos, describe los acontecimientos de Viena al rey de Austria.

Cambio Clim√°tico en el Siglo XIX

Cambio Clim√°tico en el Siglo XIX Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Cambio Clim√°tico y Opini√≥n P√ļblica en el Siglo XIX Fuerzas humanas y planetarias (1800-1930) El cambio m√°s llamativo, obvio en una sola vida, fue la conversi√≥n del … Leer m√°s

Humanitarismo Misionero

La imagen popular en el siglo XIX de la labor misionera y el humanitarismo como una empresa paternalista que quer√≠a destruir otras culturas y transformar las poblaciones nativas en versiones en miniatura, profundamente rom√°nticas, de s√≠ mismas y de Occidente, ten√≠a una fuerte base de hecho. Sin embargo, algunos misioneros se preguntaban qu√© rasgos de las culturas locales deb√≠an condenarse y cu√°les pod√≠an coexistir con el cristianismo; reevaluaron sus propias identidades, objetivos y relaciones con otras culturas, e incluso empezaron a dudar del valor del proselitismo. Como ordenaba un conjunto de instrucciones misioneras de 1873, postulando que no era necesario occidentalizar a los convertidos: “Recuerden que la gente es extranjera. D√©jenlos continuar como tales. Dejen que su individualidad extranjera se mantenga. Construyan sobre ella, en la medida en que sea sana y buena; y cristianicen, pero no la cambien innecesariamente‚ÄĚ. No se trataba de intentar occidentalizar al pueblo nativo. ‚ÄúTraten de desarrollar y moldear un car√°cter cristiano puro y refinado, nativo de la tierra”. Cuando los misioneros reconocieron que la civilizaci√≥n occidental no s√≥lo trajo salvaci√≥n sino tambi√©n una inimaginable crueldad -un tema definitorio del movimiento antiesclavista que apareci√≥ peri√≥dicamente a lo largo del siglo, sobre todo en la campa√Īa para poner fin al reinado atroz y genocida del Rey Leopoldo II en el Congo– se vieron obligados a examinarse a s√≠ mismos. Muchos misioneros aceptaron la cr√≠tica de que eran paternalistas e imperialistas. Sobre la Conferencia Misionera Mundial de 1910 en Edimburgo, v√©ase aqu√≠.

Violencia Masiva en Europa del Este desde el Siglo XIX

Este texto describe la din√°mica de los conflictos y la violencia masiva en Europa del Este: las modernas rep√ļblicas b√°lticas de Estonia, Letonia y Lituania, las provincias occidentales de Bielorrusia y Ucrania, y la rep√ļblica de Moldavia, zonas que han cambiado de manos a lo largo del siglo XX en varias ocasiones. Se examina estos conflictos en su conjunto, sintetizando las historias nacionales m√°s limitadas en un estudio m√°s amplio que pone de relieve los factores comunes que alimentan los conflictos en toda la regi√≥n. Tambi√©n adopta una perspectiva a largo plazo, desde la modernizaci√≥n de los imperios ruso y austroh√ļngaro a finales del siglo XIX hasta la desintegraci√≥n de la Uni√≥n Sovi√©tica, centr√°ndose especialmente en la “era del conflicto” entre el estallido de la Primera Guerra Mundial y la pacificaci√≥n sovi√©tica de la zona a mediados de la d√©cada de 1950. Los esfuerzos por imponer alg√ļn tipo de identidad supranacional al mosaico de asentamientos √©tnicamente mezclados se convirtieron as√≠ en la pr√°ctica habitual durante la primera mitad del siglo XX, acelerando el conflicto entre el Estado y la poblaci√≥n y haciendo que el potencial de violencia extrema fuera mucho mayor. Simult√°neamente, a medida que avanzaba la guerra, la violencia se vio sostenida y exacerbada por la participaci√≥n popular y adquiri√≥ su propia l√≥gica destructiva, mutando en un c√≠rculo vicioso de conflictos √©tnicos y guerras civiles.

Revolución Serbia

Este texto se ocupa de la Revoluci√≥n serbia. A finales del siglo XVIII, las antiguas instituciones que se describen aqu√≠ se combinaron con nuevas fuerzas para crear las condiciones previas a la exitosa revoluci√≥n que comenz√≥ en 1804. ¬ŅCu√°les fueron estos cambios? ¬ŅFu√© una “revoluci√≥n nacional”? Muchos serbios s√≥lo quer√≠an volver al antiguo statu quo. No hubo una conspiraci√≥n organizada como la que inici√≥ la revoluci√≥n griega unos a√Īos despu√©s. Por otra parte, los campesinos estaban cada vez m√°s descontentos incluso antes de los asesinatos. La cuarta fase (a veces llamada Segunda Revoluci√≥n) tuvo lugar en 1815 tras un intermezzo de restauraci√≥n del dominio otomano. La restauraci√≥n comenz√≥ bastante bien. Los turcos ofrecieron una amnist√≠a en 1813 y volvieron a nombrar a los l√≠deres serbios que regresaban. Entre ellos estaba un tal Milos Obrenovic. Si se compara con las revoluciones de Europa Occidental y Am√©rica de 1688, 1776 o 1789, el logro de 1815 fue limitado. El pueblo serbio no tuvo acceso al poder “democr√°tico” o representativo. Milos era un tirano que dirig√≠a el pa√≠s seg√ļn sus propios intereses. Milos sab√≠a que nunca podr√≠a contar con el apoyo real de los c√≠rculos musulmanes y otomanos. Por ello, Milos consigui√≥ una reducci√≥n gradual pero efectiva del poder turco y las instituciones serbias llenaron inevitablemente el vac√≠o. Para protegerse, Milos evadi√≥ los l√≠mites del tratado y cre√≥ un ej√©rcito serbio.