Poscomunismo

Poscomunismo Véase: Comunismo en los balcanes y neomarxismo. Poscomunismo: Transformaciones del Estado Nota: Consulte también la información relativa a las dimensiones políticas de la globalización, el Estado-nación y la extinción del Estado. Se examina en la presente plataforma digital la premisa de la tesis del Estado competidor, que destaca una transición gradual, no dramática y … Leer más

Imperio Napoleónico

El Imperio quiso ser el resultado de la Revolución, que ya estaba cerrada, y se encargó de preservar sus logros esenciales (igualdad civil, respeto a la propiedad, abolición del feudalismo). Era una garantía contra el retorno de la Contrarrevolución y la anarquía jacobina. Hasta 1808 y la Guerra de España, los notables fueron los pilares del régimen; la aventura bélica y la crisis económica y religiosa de 1810-1811 rompieron su alianza con el Imperio. La conquista del Imperio fue principalmente obra del ejército. El ejército de Napoleón era un ejército de reclutas. Heredero de los principios de 1789, que a menudo tradujo en hechos pero que a veces puso en tela de juicio (restablecimiento de la esclavitud), Napoleón I fue también, como los grandes conquistadores, el opresor de las libertades nacionales y el responsable de la muerte de muchas personas y de la devastación de regiones.

Comunismo en los Balcanes

Todos los Estados de los Balcanes han realizado importantes progresos económicos después de la Segunda Guerra Mundial. Los perjudiciales problemas de entreguerras asociados al subdesarrollo se redujeron mucho, excepto en algunas regiones como Albania y Macedonia. ¿Podemos decir que a los habitantes de los Estados socialistas les fue mejor o peor en comparación con Grecia, o con el Estado socialista no convencional, Yugoslavia? Medir la satisfacción popular sobre la base de las estadísticas económicas es cuestionable, especialmente teniendo en cuenta los acontecimientos de 1989. El descontento de los consumidores (medido con respecto al estándar de Occidente) desempeñó un papel visible en las revoluciones de 1989 en las zonas del norte de Europa del Este e incluso en Hungría; en los Balcanes sólo Grecia, con sus vínculos occidentales, escapó a la revolución en ese año. Pero otras cuestiones (de contenido político y no meramente económico) fueron igual de importantes en la mayoría de las revoluciones balcánicas. El cambio económico por sí solo no evitó los disturbios en la década de 1980, como tampoco lo hizo durante los períodos de actividad reformista en el siglo XIX. Las diferencias en los sistemas políticos de los Balcanes rara vez parecen traducirse en diferencias socioeconómicas que contrasten con las condiciones de los estados vecinos, al menos a corto plazo. Lo mismo podríamos decir de la situación de las mujeres. Grecia muestra pocos contrastes fuertes con sus vecinos socialistas, a pesar de los puntos de vista opuestos sobre el papel de la mujer que se encuentran en el pensamiento marxista frente al occidental. La modernización y la prosperidad general parecen ser las claves para acabar con los límites tradicionales de la mujer, ya sea bajo el socialismo o el capitalismo. Sólo en los Balcanes los antiguos comunistas mantuvieron el control del poder político en el periodo inmediatamente posterior a la revolución. Elementos arraigados en Solidaridad y en la Iglesia católica derrotaron a los comunistas polacos. La Carta 77 creó una alternativa en Checoslovaquia. Alemania del Este miró a Bonn y los antiguos líderes del Partido fueron juzgados por traición. Pero en los Estados balcánicos, los ex comunistas siguen siendo actores importantes en la política nacional, aunque muchos hayan optado por redefinirse como nacionalistas. La violencia generalizada durante las revoluciones de 1989 se limitó a dos Estados balcánicos: Rumanía y Yugoslavia. En las revoluciones del norte participaron manifestantes pacíficos, que establecieron regímenes pluralistas. En los Balcanes, la tolerancia y el pluralismo fueron escasos. Esto condujo a respuestas violentas a la disidencia y al conflicto étnico. Ambos parecen más bien ecos del pasado balcánico, que signos de progreso hacia un futuro mejor.

Telón de Acero en la Guerra Fría

Este texto se ocupa del telón de acero en la Guerra Fría. Al final de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética se encontró inesperadamente con el control de una enorme franja de territorio en Europa del Este. Stalin y su policía secreta se propusieron convertir una docena de países radicalmente diferentes a un sistema político y moral completamente nuevo: el comunismo. Las pruebas de los Balcanes demuestran que la Guerra Fría «comenzó» durante un largo periodo de tiempo, a medida que los gobiernos locales y mundiales se adaptaban a la evolución de las condiciones. No hubo un plan trazado en 1917, ni siquiera en 1945, y los enfrentamientos de la Guerra Fría se produjeron en distintos momentos en diferentes Estados. Los acontecimientos de los Balcanes apoyan los análisis de la Guerra Fría que parten de acontecimientos específicos, únicos y locales que tuvieron lugar en toda la región de los Balcanes (o, para el caso, en todo el mundo en otros escenarios de la Guerra Fría). La visión tradicional y simplificada, que empieza por arriba examinando los acontecimientos de Moscú y Washington, y luego hace un muestreo selectivo de los acontecimientos históricos y destaca los que coinciden con las generalizaciones, pasa por alto demasiadas cosas. Este enfoque suele ignorar discrepancias incómodas, como la actividad británica en Grecia o el éxito de la desviación de Tito, porque esos acontecimientos socavan las conclusiones. ¿Estaban los Estados balcánicos condenados a caer bajo el control ruso? Una vez que sabemos algo sobre los acontecimientos reales, la propia pregunta tiene que revisarse sustancialmente, porque sólo tres de los seis estados balcánicos se convirtieron en «satélites» rusos en el sentido tradicional. Un examen más detallado de la política de la época de la Guerra Fría en la mayoría de los Estados balcánicos hace aún más difícil aceptar tales generalizaciones. Nada en la historia está predestinado. Por otra parte, las mismas fuerzas que sometieron a los Estados balcánicos a la influencia de las grandes potencias en el siglo XIX estaban actuando a mediados del XX, por lo que el control ruso no resulta sorprendente. ¿Podemos asignar la «culpa» de la Guerra Fría? Cualquiera que estudie las tácticas comunistas en el periodo 1944-48 encontrará muchos comportamientos censurables. Por otra parte, también hay margen para criticar las acciones de Gran Bretaña (y más tarde de Estados Unidos): como suele ocurrir con las grandes potencias, los rivales de la Guerra Fría persiguieron ante todo sus propios intereses, mientras que los estados locales pagaron el precio. En cualquier caso, asignar culpas es más un juego de salón que un ejercicio histórico: el historiador está mejor tratando de explicar los factores responsables de las decisiones de ambos bandos.

Ascenso del Nazismo

El 30 de enero de 1933, el presidente Hindenburg ofreció la cancillería alemana a Adolf Hitler. Pero el ascenso de éste al poder y a la posición de canciller no tuvo como causa directa su popularidad, sino un error de cálculo por parte de las élites políticas alemanas. El nacionalsocialismo tenía muchos puntos en común con el fascismo. No obstante, sus raíces eran típicamente alemanas: por ejemplo, el autoritarismo y la expansión militar propios de la herencia prusiana; o la tradición romántica alemana. Se examina también en esta entrada cómo los nazis llegaron al poder como una coalición extremista de descontentos. Recordatorios de enfriamiento: tan tarde como en 1928, los nazis estaban siendo votados por menos del 3%. Se estudia asimismo las causas de la llegada del nazismo al poder.

Características del Totalitarismo

El totalitarismo es una forma de gobierno en la que todos los recursos de la sociedad son monopolizados por el Estado en un esfuerzo por penetrar y controlar todos los aspectos de la vida pública y privada. Este control es facilitado por la propaganda y por los avances en la tecnología. Tanto en la teoría como en la práctica, el totalitarismo es de origen relativamente reciente. El término se utilizó por primera vez para describir los principios organizativos del partido nacionalsocialista (nazi) en Alemania; se popularizó en el análisis político después de la Segunda Guerra Mundial. Conceptos más antiguos, como la dictadura y el despotismo, fueron considerados inadecuados por los científicos sociales occidentales para describir este fenómeno moderno.

Sistemas Totalitarios

Como vehículo para la condena, así como para el análisis, es probable que el totalitarismo siga siendo una idea vibrante durante mucho tiempo en el siglo XXI. Su extensión al Islam radical es ya evidente. Y como potente recordatorio de las terribles acciones de las que es capaz el ser humano, el concepto tiene pocos rivales conceptuales. Los desacuerdos de principio, así como las polémicas sobre su valor, siguen marcando su carrera. Los peligros actuales, y los ansiosos debates sobre la mejor manera de caracterizarlos, sugieren que la era del totalitarismo aún no ha terminado.

Relaciones Internacionales de China en el Siglo XXI

Hoy en día, la legitimidad del PCC se basa en el consentimiento popular tácito: siempre que las reformas económicas que el gobierno ha diseñado sigan proporcionando tasas de crecimiento asombrosas y sirviendo a la clase media emergente, la legitimidad del PCC es en gran medida incuestionable. Con la condición de que el PCC siga funcionando bien, la expresión de las quejas populares se centra más en situaciones específicas en zonas concretas de China y todavía no presenta un desafío coherente al principio subyacente del gobierno del PCC. Sin embargo, el mantenimiento de este sistema tiene claras implicaciones propagandísticas, ya que los chinos se enfrentan hoy a una compleja red de contradicciones, como el de una economía abierta pero un sistema político cerrado. historia revela que el PCCh ha mirado más allá de China en busca de un modelo de cómo moldear la opinión pública. Además del Nuevo Laborismo, el Partido también ha estudiado las obras extranjeras y, más recientemente, Noam Chomsky. Se trata de nuevos enfoques conceptuales de la propaganda en China que se basan en formas no chinas e incluso no comunistas de entender las comunicaciones modernas, pero que reconocen que «Occidente» se dedica a la propaganda (igualando así el terreno de juego) y, en el caso de Chomsky, que los medios de comunicación estadounidenses participan voluntariamente en los esfuerzos del gobierno por controlar la información. Esta atención a las teorías no chinas representa la adopción consciente de los métodos occidentales de control social y persuasión. El entorno posterior al SARS ha sido testigo de una clara falta de separación entre la propaganda, las relaciones públicas y la diplomacia pública.

Política Exterior de China en el Siglo XXI

La arquitectura de la propaganda en China está firmemente arraigada en el sistema político, y su importancia viene sugerida por el hecho de que el cuadro responsable de supervisar la compleja y amplia organización de la propaganda es invariablemente un miembro del Politburó del Partido Comunista Chino (PCC). La propaganda se consideró tan importante después de los acontecimientos de la Plaza de Tiananmen en 1989 que este cuadro se convirtió en miembro del Comité Permanente del Politburó, el «círculo interno» de la élite que toma las decisiones. La propaganda y el trabajo de pensamiento impregnan ahora todos los estratos de la sociedad china, y los medios de comunicación reciben instrucciones muy claras del Departamento de Propaganda sobre las historias que deben enfatizar, las que deben restar importancia y las que no deben seguirse en absoluto. Los cuadros de Propaganda son los «oídos, ojos y lengua» (ermu houshe) del Partido; no sólo difunden información, sino que también se ocupan de escuchar, comprender y comunicar la opinión pública para que el Partido pueda orientarla y gestionarla mejor. De hecho, es posible argumentar que la propaganda en China es hoy mucho más crucial que en cualquier otro momento del pasado.

Propaganda en la Educación

Mientras las generaciones de educadores siguen adoptando y ampliando los aspectos de la justicia social y la pedagogía crítica y previendo las muchas variaciones de la hegemonía y los usos de la propaganda en las aulas, no hay que esperar la resolución definitiva del adoctrinamiento y la propaganda en las escuelas. Sin embargo, al «rechazar cualquier falsa postura de certeza», bien puede haber una reconciliación entre las fuerzas culturales, ideológicas, económicas y sociales más amplias de la sociedad para que los estudiantes, los profesores y los administradores puedan empezar a crear comunidades escolares más reflexivas que honren la deliberación democrática y aborden las tensiones hegemónicas que están profundamente arraigadas en la estructura de la educación.

Aspectos Culturales de Estados Unidos durante la Guerra Fría

Este texto se ocupa de algunos aspectos culturales de Estados Unidos durante la Guerra Fría, incluyendo el uso de los libros con fines de propaganda. ¿Era Franklin Books Programs Inc. una organización de propaganda? Los hombres de Franklin Books insistieron en que no lo era. Su negativa a aceptar lo que Smith llamaba «la idea americana del comunismo (real o imaginario)» la puso en desacuerdo con sus supuestos socios en el gobierno desde el principio, y comprometió su capacidad de funcionamiento hasta el poco glorioso final. Los escépticos podrían argumentar, por supuesto, que la asistencia técnica -incluso cuando se dirige a una cultura editorial autóctona- era en sí misma una estratagema informativa. La economía política de una determinada cultura impresa contribuye a determinar la naturaleza del discurso que fluye a través de ella, y la propia noción de un circuito de comunicaciones «moderno» es en sí misma ideológica. Franklin ciertamente trabajó para crear un marco de estilo occidental -incluyendo un mercado viable- dentro del cual se llevaría a cabo la producción, distribución y consumo de libros a nivel local y regional. El programa formó a tipógrafos, impresores, editores, diseñadores y libreros (a veces en centros regionales, a veces en Estados Unidos), y en algunos países (especialmente Irán y Afganistán) invirtió sumas considerables en instalaciones de impresión, papel y encuadernación. Recurrió a la experiencia de académicos, editores, libreros y bibliotecarios estadounidenses (y expatriados de Oriente Medio) para crear los amplios catálogos de libros disponibles de los que los directores de ultramar seleccionaban los títulos para traducir (Smith a Claude Hawley, 11 de abril de 1955, caja 16, carpeta 10). Y aunque Franklin se enorgullecía de contar con expertos locales, la organización elegía cuidadosamente a sus «locales». En Irán, por ejemplo, la oficina de Franklin abrió inmediatamente después del asesinato de Mohammad Mossadegh, patrocinado por la CIA, y disfrutó de décadas de acogedor patrocinio por parte del Sha y su familia, varios de los cuales tradujeron y/o escribieron introducciones para los volúmenes de Franklin. Franklin Books no apoyaba los movimientos revolucionarios de autodeterminación nacional; sus miembros buscaban combatir el comunismo y ayudar a abrir mercados para los libros estadounidenses. En el contexto de la Guerra Fría, semejante amalgama de sentimientos y prácticas sólo podía dar lugar a una cosa, y la llamamos «propaganda». Al igual que la mayor parte de los libros distribuidos a través de los programas aquí analizados, la correspondencia, los memorandos y los informes a través de los cuales los burócratas de las relaciones culturales de la Guerra Fría negociaron entre sí, con socios privados y con sus superiores dentro de las estructuras de poder del Estado son bastante aburridos. Pero abrazar el funcionamiento cotidiano de las instituciones sobre el terreno puede ser la forma más segura que tenemos de entender realmente las complejidades de la «propaganda». Y tal movimiento es necesario. El ejemplo de los Programas del Libro de Franklin ilustra que las comunicaciones nunca son unívocas o unilaterales, incluso cuando el Estado pretende que lo sean. Al prestar atención a la disonancia -el desacuerdo- dentro de los regímenes de comunicación oficiales, en lugar de centrarnos en sus productos finales aparentemente sin fisuras, obtenemos una imagen más precisa del desordenado funcionamiento del poder. Con más precisión, tal vez, podamos comprender mejor cómo intervenir en el ejercicio del poder.

Expresiones Culturales Durante la Guerra Fría

Este texto se ocupa de las Expresiones culturales durante la Guerra Fría , y el papel que jugó la lectura y los libros en la propaganda de aquellos años. Es en parte la fluidez de argumentos como los de Ninkovich lo que subvierte tal lectura. Si bien observar los intercambios interculturales a través de tales prismas puede ofrecer tanto comprensión como placer, he intentado aquí argumentar en contra de tal sobredeterminación interpretativa. Una de las cosas que hizo que los medios de comunicación lentos parecieran menos potentes a los ojos de los guerreros fríos serios fue su relativa modestia. Como describe Nicholas Cull, las «bibliotecas y centros culturales de la USIA atraían poca atención a menos que se abrieran, se cerraran o se quemaran en un motín» (2008, xvii). Esta escala humana ofrece al historiador una oportunidad única: trabajando a través de los programas de libros del período, podemos repoblar la fría e impersonal máquina de propaganda que, según Ninkovich, se hizo cargo de la tarea de las relaciones culturales en 1950, y ver que los hombres de buena voluntad siguieron siendo una presencia dentro de ella. Como los propios libros, fueron marginados, pero no desaparecieron. Los burdos despliegues de la cultura que Ninkovich relata se produjeron, y en conjunto probablemente dominaron el mundo del intercambio cultural. Pero algunas movilizaciones informativas del libro, como los programas de donación de libros entre el sector público y el privado, siguieron estando arraigadas en creencias culturalistas serias. Igualmente importante, el ejemplo de Franklin Books demuestra no sólo que la «cultura» aún podía ponerse al servicio del internacionalismo liberal, sino también que para algunos practicantes, la cultura se convirtió en una forma (irónicamente) de pensar por primera vez en las realidades materiales de la producción cultural fuera de las fronteras de Occidente. En el caso de Franklin, un compromiso inicialmente bastante convencional evolucionó hasta convertirse en una colaboración transcultural que desafía el encasillamiento fácil como propaganda culturalista o informativa. Esta colaboración no estuvo exenta de problemas, incluso se puede decir que fue un fracaso. Sin embargo, para hacer tales juicios, primero debemos ver a Franklin, y para ello debemos resistir la seductora atracción de la narrativa de Ninkovich sobre el declive del arte hacia la publicidad, de la cultura hacia la información. Cuando leemos las historias institucionales de la «propaganda» a contrapelo, estos contraejemplos pueden aparecer de repente.

Propaganda

Propaganda, difusión de ideas e información con el fin de inducir o intensificar actitudes y acciones específicas. Dado que la propaganda con frecuencia va acompañada de distorsiones de los hechos y de llamamientos a la pasión y a los prejuicios, a menudo es considerada como falsa o engañosa. El historiador cinematográfico alemán Martin Loiperdinger argumentó en una ocasión que tendría sentido llamar «propaganda» a las películas de no ficción de las dos primeras décadas del siglo XX antes de decidir sus subcategorías y géneros.

Radio en la Guerra

Este texto se ocupa del uso de la radio en la guerra con fines de propaganda. Además, narra la historia poco conocida de la cooptación británica-estadounidense de la emisora de onda corta WRUL Boston en 1940-1941 y su transformación encubierta, primero, en portavoz de la propaganda antiaislacionista británica y, después, en la emisora fundadora de la Voz de América (VOA), el primer aparato de propaganda internacional organizado de Estados Unidos. En julio de 1941, la CIAA firmó un acuerdo con la WRUL por más de 700 horas de emisión con un coste de 200.000 dólares, y abrió sus propias oficinas de producción radiofónica en Nueva York bajo la dirección de Pat Weaver (que más tarde se convertiría en presidente de la NBC), en gran parte para programas dirigidos a Latinoamérica, pero también para programas sobre Latinoamérica dirigidos al público nacional.

Propaganda de Guerra de la BBC

Este texto se ocupa del surgimiento del Servicio Imperio de la British Broadcasting Corporation (BBC), como uno de los esfuerzos transnacionales de radiodifusión más poderosos y bien desarrollados de la preguerra, y luego, más específicamente, en su Servicio Norteamericano (NAS), lanzado en 1940, que proporcionó un modelo para los esfuerzos tardíos de Estados Unidos por aprovechar la radio para los objetivos nacionales.

Propaganda Soviética

Propaganda Soviética Nota: La importancia de la formación de la percepción y la manipulación de la opinión se estudia en numerosos textos de esta plataforma, incluido la historia de la propaganda y la de la propaganda cinematográfica (véase, por ejemplo, la historia del uso de la propaganda en el cine y el cine propagandístico). Historia … Leer más

Cine Propagandístico

Este texto se ocupa del cine propagandístico y su historia. Existía un problema clave de las películas promocionales o de propaganda: el carácter probatorio de las imágenes. De ahí la búsqueda de un uso más manejable del comentario, en forma de la narración en off, distanciada y externa, en tantos documentales de la época, que hoy nos parece una editorialización pesada -conocida popularmente como la «voz de Dios»- que generalmente pone las imágenes a merced de las palabras. Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la grabación de sonido portátil permitió el sonido directo, algunos cineastas como Peter Greenaway (que en su día fue empleado de la Oficina de Información británica, la unidad de propaganda del gobierno) parecían burlarse de la voz en off al socavarla o distanciarla irónicamente. Obras americanas como como Spain in Flames o Heart of Spain, su película también debía servir a fines propagandísticos específicos de reunir a la opinión pública estadounidense en torno a la causa republicana, romper la política de no intervención de Estados Unidos y levantar el embargo de armas impuesto por el Congreso. El hecho de que Hemingway sonara como Henry Fonda fue una ventaja añadida: dos celebridades por el precio de una. Por otro lado, una película pro-franquista como Die Geissel der Welt (El azote del mundo, 1936), de Carl Junghans, tuvo dificultades en Alemania, porque Goebbels la consideraba «demasiado comunista». Prescindiendo del director, el material fue reeditado, con un nuevo comentario, y retitulado Helden in Spanien (Héroes en España). No llegó a los cines hasta que terminó la Guerra Civil española, en 1939. Sin embargo, como película de montaje y recopilación con claros objetivos de propaganda partidista, la película de Junghans observaba en gran medida las mismas normas estilísticas que Tierra española de Ivens y era igual de vulnerable a la manipulación en el montaje, lo que sugiere que ambas películas deben ser consideradas como «propaganda» o que las películas de montaje de cualquier sesgo y mensaje deben diferenciarse por criterios distintos a los de llamar «poéticas» a las recopilaciones de izquierdas y «demagógicas» a las de derechas.

Historia del Uso de la Propaganda en el Cine

Este texto se ocupa de la historia del uso de la propaganda en el cine, y su utilización como instrumento de propaganda (política) y manipulación ideológica.

Orígenes de la Psicología Publicitaria

Entre las décadas de 1930 y 1950, un conjunto único de fuerzas se unió para forjar un paisaje comunicativo y cultural de carácter e influencia fuertemente propagandista y más tarde publicitario. Aunque sus objetivos eran radicalmente diferentes, la propaganda fascista nazi de los años 30 y principios de los 40 y la publicidad y la cultura de consumo estadounidenses de los años 50 tenían mucho más en común de lo que uno podría (y le gustaría) pensar. Cada una de ellas era un esfuerzo dedicado y concertado para poner orden en el caos, y cada una de ellas compartía profundas raíces en la teoría psicoanalítica freudiana. Dar sentido a la confusión, convertir la irracionalidad en razón y transformar la diversidad en unidad fueron los puentes ideológicos que sustentaron gran parte de la dinámica social, política y económica de la sociedad occidental en el transcurso de estas tres décadas.

Edad de Oro de la Publicidad

Este texto se ocupa de la edad de oro de la publicidad (buena parte de este éxito tuvo lugar en los años 50) y las características de la publicidad en Estados Unidos durante esa época. Si había algún hilo común que unía las muchas hebras de la propaganda de masas, y parece que lo había, era el objetivo compartido de crear algún tipo de orden a partir de algún tipo de caos. El «desorden» en todas sus formas era el principal enemigo de los propagandistas, algo que tenía que ser reducido e idealmente eliminado para maximizar las probabilidades de éxito, sea cual sea la empresa concreta. La estabilidad, la estandarización y la uniformidad eran los aliados cercanos de la propaganda de masas, que a su vez conducían a los objetivos finales de consenso, conformidad y control. Con Facebook y Twitter, el caos puede haber ganado el día de las comunicaciones, pero fue el orden que se logró a través de la propaganda de masas lo que significó el verdadero poder a medida que la modernidad se acercaba.

Placer en la Manipulación Ideológica

La propaganda fascista fue sólo un descendiente histórico de las nuevas técnicas de propaganda desarrolladas por los británicos en la Primera Guerra Mundial, y aunque la evolución de la propaganda en el siglo XX reflejó efectivamente un cambio cultural más amplio hacia la imagen visual, los espectáculos de la propaganda nazi no proporcionan una base adecuada para generalizar sobre la propaganda. Con el auge de la sociedad de la información en el siglo XX y la creciente dependencia de todos los gobiernos, especialmente de las democracias, del apoyo de las masas, la propaganda se convirtió en un fenómeno intermedial y transnacional. Por lo tanto, cualquier relato sobre el papel del placer en la propaganda debe pensar más allá de los fundamentos proporcionados por la Escuela de Frankfurt. Aquí y en otras partes relacionadas de esta plaataforma se examina el lugar del placer en los estudios de propaganda y la manipulación ideológica.

Resistencia a la Tiranía

Este texto se ocupa de la resistencia a la tiranía a lo largo de la historia. Había una fuerte aristocracia hereditaria en Inglaterra, pero era la menos insolente y exclusiva de todas las aristocracias hereditarias, sostuvieron algunos historiadores ingleses del siglo XIX. No tenía el carácter envidioso de una casta. Recibía constantemente miembros del pueblo y enviaba constantemente miembros a mezclarse con el pueblo. Cualquier caballero podía convertirse en par, afirmaban. El hijo menor de un par no era más que un caballero. Los nietos de los pares tenían prioridad sobre los caballeros recién nombrados.

Se escribió también que la dignidad de caballero no estaba fuera del alcance de cualquier hombre que, mediante la diligencia y el ahorro, pudiera hacerse con un buen patrimonio, o que pudiera llamar la atención por su valor en una batalla o en un asedio; que el ascensor social funcionaba (aunque hay serias dudas de ello). Se ofrece, en este texto, también, recordatorios de la rapidez con la que el comportamiento inaceptable se normalizó en la campaña de Trump.

Horror

El Horror El Horror en las Ciencias Políticas y Sociales Física y parafísica del horror A pesar de otras diferencias, los teóricos tienden a coincidir en que el horror no es un estado del ser cognitivo, sino fisiológico o afectivo extradiscursivo. Al igual que el estado de fiebre o de náuseas, el horror es un … Leer más

Hegemonía Política Interna

Hegemonía Política Interna Peligros de la Hegemonía Política Interna En Jamaica, el pacto social -entre, por un lado, los políticos de clase media y su base social y, por otro, los trabajadores insurgentes y los pobres- que encriptó esta estructura particular en la dominación operó dentro de un marco muy específico en el tiempo, entre … Leer más

Papel Pedagógico de la Propaganda

Papel Pedagógico de la Propaganda Papel Pedagógico de la Propaganda y Proselitismo Religioso Normalmente se olvida que la palabra «propaganda» deriva de la Congregatio de propaganda fide, o la Congregación para la Propagación de la Fe, un comité de cardenales convocado por primera vez por el Papa Gregorio XV en 1622 para encargarse de las … Leer más

Régimen Autoritario

Visualización Jerárquica de Régimen autoritario Vida Política > Marco político > Régimen político
Régimen autoritario Concepto de Régimen autoritario Véase la definición de Régimen autoritario en el diccionario. Características de Régimen autoritario [rtbs name="vida-politica"]
[…]

Estalinismo

Estalinismo, término que en ciencia política designa a la ideología y praxis política del líder soviético Iósiv Stalin y, por extensión, a la de los seguidores de esta doctrina. El empleo del término con un sentido negativo y crítico tiene su origen en la «oposición de izquierda» de la Internacional Comunista en los años 30, dirigida por León Trotsky. En esta corriente política el significado de la palabra cambia progresivamente. En una primera etapa, hasta 133; la oposición comunista habla del centrismo stalinista», considerando la corriente dirigida por Stalin como ocupando el «centro» entre la izquierda (Trotsky) y la derecha (Bujarin) en el PCUS. Pero en el curso de los años 30, Trotsky va a hablar de un «Termidor stalinista», atribuyendo al stalinismo un papel «contrarrevolucionario». A partir de esa época los trotskystas (y otras tendencias influidas por sus análisis) consideran al stalinismo un fenómeno de degeneración burocrática del Estado obrero soviético y de la III Internacional. Su reputación declinó en la URSS después de que Nikita Jruschov revelara muchos de los crímenes de Stalin en 1956. Con la desintegración de la URSS y la apertura de los archivos soviéticos y los archivos de la KGB en los años 90, se dispone de una gran cantidad de nuevo material sobre Stalin que permitirá a los historiadores elaborar un cuadro más completo del líder soviético.

Nacionalsocialismo

Nacionalsocialismo, también conocido como nazismo, movimiento político alemán que se constituyó en 1920 con la creación del Partido Nacionalsocialista Alemán del Trabajo (Nationalsozialistiche Deutsche Arbeiter-Partei, NSDAP), llamado habitualmente partido nazi. Su apogeo culminó con la […]

Adolf Hitler

Antes de 1933, el führer temía la amenaza del regionalismo, especialmente la posible separación de Baviera del estado alemán, tanto como se preocupaba por el comunismo. Con el tiempo, sus temores y prioridades cambiaron. La motivación de Adolf Hitler al declarar la guerra a los Estados Unidos el 11 de diciembre de 1942, podría parecer incomprensible, ya que su actitud hacia Estados Unidos no siempre se discute en los estudios de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, una parte de la literatura argumenta que la obsesión de Hitler con América como una gran amenaza para Alemania fue una de las partes más consistentes de su ideología. De hecho, se afirma que la actitud negativa de Hitler hacia Occidente y el capitalismo, más que su temor a la «amenaza» judeo-bolchevique, son fundamentales para comprender los objetivos políticos del Tercer Reich. Hitler rutinariamente condenó la migración de «sangre germánica» a los Estados Unidos y lo que sintió fue el debilitamiento de la base demográfica del Reich. Esta obsesión estaba vinculada a su comprensión del control del capitalismo internacional (centrado en Nueva York), por lo que su decisión de declarar la guerra a América fue parte de un patrón discernible.

Otra parte de la literatura sugiere que mientras que los rasgos de personalidad específicos de Adolf Hitler, tales como un desarrollo emocional atrofiado que le impedía sentir empatía, estaban presentes antes de la Primera Guerra Mundial, su virulento antisemitismo y su grandioso sentido del destino eran el resultado de las circunstancias de la Alemania posterior a 1918. Los estudios previos del estado nazi se han centrado en el caos administrativo y en una base cada vez más radicalizada que deseaba satisfacer al líder. Aunque la mayoría de la literatura está de acuerdo en que Hitler era un administrador inepto, otros argumentan de manera convincente que la agitación administrativa era una función, no un fallo, del sistema, lo que permitía a Hitler actuar como árbitro de los conflictos políticos e insertarse con fuerza en las decisiones políticas. Así, en el análisis final, la Alemania nazi y todas sus políticas eran sólo de Hitler.

Esta entrada examina una figura cuyas acciones siguen teniendo un profundo y duradero impacto en la historia del mundo.

Diarios de Hitler

Diarios de Hitler en la Ciencia Forense En abril de 1983, Gruner and Jahr, la empresa matriz de la editorial de Alemania occidental de la popular revista Stern, anunció que por 2,3 millones de dólares de los EE.UU. había comprado un asombroso conjunto de documentos. Sesenta y dos cuadernos que […]

Institucionalización del Autoritarismo en América Latina

La Institucionalización del Autoritarismo en América Latina La Institucionalización del Autoritarismo en México, 1958-1962 «Con López Mateos, las políticas nacionales de Estado adquirieron una nueva tónica, caracterizada por el esfuerzo por recanalizar, actualizar y lanzar los aspectos más avanzados de la Revolución». El científico social Vicente Fuentes Díaz escribió este pasaje en un ensayo de … Leer más

Nazismo

Nazismo en la Enciclopedia Jurídica Omeba Véase: Entradas de la Enciclopedia Jurídica Omeba Enciclopedia Jurídica Omeba (incluido Nazismo) Recursos Véase también

Limites de la Desestalinización

Desestalinización Limites de la Desestalinización (Historia) En octubre de 1956, el proceso de desestalinización tropezó con la llamada Revolución húngara, que pasó de antiestalinista a antisoviética y juzgó insuficientes las medidas tomadas por Imre Nagy en su política de liberalización. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). El […]

Desestalinización

Desestalinización Consecuencias en el resto del mundo En las democracias populares (Historia) La desestalinización se manifestó en la apertura política y la rehabilitación de antiguos condenados políticos, como el polaco Wladyslaw Gomulka y el húngaro János Kádár. En Hungría y Polonia la […]

Regímenes Autoritarios

Regímenes Políticos: Regímenes autoritarios Los regímenes autoritarios tienen en común el hecho de confiscar el poder en beneficio del gobierno vigente. Éste se atribuye un monopolio absoluto y no tolera ninguna moción capaz de poner en cuestión su autoridad. Los mecanismos de alternancia, […]