Características del Populismo

Características del Populismo Este elemento es una expansión del contenido de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema. Visualización Jerárquica de Populismo Vida Política > Marco político > Ideología política Vida Política > Vida política y seguridad pública > Política > Grupo de interés Vida Política > Vida … Leer más

Populismo

Populismo, conjunto de doctrinas políticas que se dicen defensoras del pueblo. Debido a la ambigua definición de este concepto de la ciencia política, bajo él se han cobijado muy diversos movimientos sociales y partidos políticos a lo largo de la historia.

El término populismo se utiliza globalmente para referirse a cualquier movimiento político que resalte el papel fundamental del pueblo. El término populismo tiene su origen en la investigación histórica de los movimientos agrarios. Desde la década de 1950, el populismo ha sido estudiado como un fenómeno multifacético. El surgimiento de una nueva ola de populismo en los años ochenta y noventa ha provocado un renovado interés por el populismo político. Las explicaciones para el éxito del populismo han señalado invariablemente que el populismo es una reacción a la modernización y a la globalización.

Elementos del Sistema Constitucional Autoritario

Aunque los sistemas constitucionales autoritarios varían enormemente tanto en términos de sus antecedentes políticos como de sus características jurídicas, pueden detectarse algunos elementos comunes, pertinentes desde el punto de vista constitucional comparativo, y que se analizan aquí. El Estado burocrático autoritario, la burocracia-autoritarismo o el autoritarismo burocrático es un término inventado por el argentino Guillerm O’Donnell para explicar el surgimiento de los regímenes militares en América Latina en la década de 1960, por ejemplo, Brasil 1964, Argentina 1966 y 1976, Uruguay 1973, Chile 1973. Prevé tres etapas de desarrollo político: en la etapa oligárquica el sector popular no se moviliza ni se incorpora; en la etapa populista el sector popular se moviliza y se incorpora; en la etapa burocrática-autoritaria el sector popular se desmoviliza y se excluye.

Historia del Nacionalismo Árabe

Historia del Nacionalismo Islámico o Árabe Este elemento es una expansión del contenido de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema. Nota: Consulte la información sobre el Medio Oriente en las relaciones internacionales (más detalles sobre relaciones internacionales y las tensiones geopolítica en nuestra plataforma). Y puede interesar … Leer más

Nacionalismo Árabe

El nacionalismo árabe proporcionó una poderosa alternativa tanto para el pensamiento soviético como para el occidental durante la Guerra Fría, y requirió que ambos super poderes se comprometieran con él en sus propios términos. Se ha argumentado que, a pesar de su eventual decadencia, el nacionalismo árabe impactó el curso de la Guerra Fría en varios frentes.

En primer lugar, en su intento por mantener la independencia del imperialismo europeo y occidental percibido, el nacionalismo árabe restringió la influencia política que Estados Unidos y Europa podrían ganar en la región. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). En segundo lugar, el nacionalismo árabe impidió el control occidental incontestable del petróleo del Medio Oriente y, al dominar tanto el recurso como las líneas de suministro, se estableció como un actor importante en la lucha bipolar por el poder. Finalmente, a medida que las potencias occidentales empezaron a percibir el nacionalismo árabe como una amenaza en lugar de una idea política con la cual participar positivamente, una sucesión de políticas agresivas y mal consideradas llevó a los estados árabes a acudir a la Unión Soviética en busca de apoyo.

Para los Estados Unidos, el nacionalismo árabe representó un serio desafío en el entorno de la Guerra Fría. La visión global de Estados Unidos de los asuntos mundiales a menudo se sentía incómoda con el deseo árabe de independencia y la experiencia reciente del colonialismo. A medida que los líderes nacionalistas se elevaban de perfil y poder, Occidente no reconocía la necesidad de negociar con el nacionalismo árabe en sus propios términos. Esto condujo a una lucha bipolar por la influencia en el Medio Oriente y, en última instancia, a una región geoestratégicamente crucial del mundo que se inclina hacia la URSS en el apogeo de la Guerra Fría.

Cosmopolitismo Universal

Este texto se ocupa del cosmopolitismo universal. La categoría de nación ya no existe en estado puro y, además, un examen crítico de la nación en la historia revelará que no estaba fundamentalmente en tensión con el cosmopolitismo. Además, el cosmopolitismo no existe como un supranacionalismo, más allá y por encima de la nación. El cosmopolitismo puede dar lugar por sí mismo a nuevas expresiones de identidad nacional, como sostienen Aihwa Ong y Yasamin Soysal. El nacionalismo y el cosmopolitismo se implican mutuamente. El cosmopolitismo ya no es una disposición individualista, sino que se ha incorporado al horizonte cultural de la modernidad y a los imaginarios de muchas naciones. Por lo tanto, es posible ver la nación como un vehículo para el cosmopolitismo que no es incorpóreo y sin raíces. Como movimiento de orientación política, es también una forma de resistencia tanto contra la globalización como contra los nuevos nacionalistas, que, como las nuevas élites globales, también se movilizan transnacionalmente. Como sostiene Mary Kaldor, un cosmopolitismo genuinamente democrático debe dar voz a las quejas de la gran cantidad de personas excluidas de los beneficios de la globalización (Kaldor 1996). Este «cosmopolitismo desde abajo» puede relacionarse con formas de solidaridad que van más allá del nacionalismo tradicional y que también son diferentes de las redes transnacionales y supranacionales. En conclusión, se puede sugerir que el cosmopolitismo se refiere a una noción de pueblo que no se define ni por la nación ni por el Estado, sino por el encuentro con la diferencia, tanto con la diferencia dentro del yo como más allá del yo.

Persecución de los Yazidíes

¿Por qué el Estado Islámico se ensañó con los yazidíes? Se aborda esta cuestión adoptando una perspectiva histórica y comparando la campaña del Estado Islámico con episodios anteriores de violencia contra los yazidíes. La experiencia de los yezidíes bajo el Imperio Otomano (desde principios del siglo XVI hasta principios del XX) puede resumirse en términos de sus relaciones con los kurdos locales y las autoridades otomanas. La violencia contra los yezidíes de Sheikhan, donde se encuentra Lalish, y de Sinjar se intensificó a lo largo del siglo XIX. De hecho, una de las persecuciones más antiguas que mencionan los yezidíes de a pie cuando se les pregunta por hechos anteriores en la historia es la masacre perpetrada por el mir kurdo de Rawanduz, Mir Muhammad Kor, que mató al mir Eli Beg yezidí que se negó a convertirse al islam y masacró a los yezidíes de Sheikhan en la orilla oriental del Tigris que da a Mosul. La existencia de los yezidíes en el Irak contemporáneo (especialmente en Sinjar) aparece como socialmente (religiosamente) y económicamente marginada. Se les negó la tenencia de la tierra en los pueblos colectivos en los que fueron reasentados a la fuerza por el régimen. Al no ser considerados «Pueblo del Libro» por el Islam ortodoxo, carecían de reconocimiento y protección religiosa en Irak. Durante mucho tiempo se vieron obligados a registrarse como árabes o kurdos en sus documentos de identidad.

Racismo en el Nacionalismo

Este texto se ocupa del racismo en el nacionalismo, incluidas las cuestiones sobre discriminación. El texto trata de definir la relación entre nacionalismo y racismo en la época moderna. El racismo fue una de las principales ideologías del siglo XIX, centrada en el propio cuerpo humano como su símbolo más potente. Y se ha descrito al nacionalismo como una fe de construcción mucho más laxa que estableció alianzas con la mayoría de las ideologías del siglo XIX, como el liberalismo, el conservadurismo y el socialismo. Cuando el nacionalismo se alió con el racismo, hizo que el racismo fuera operativo -por ejemplo, dentro de los movimientos nacionalistas integrales a partir de finales del siglo XIX-. El racismo no era una mera forma de discriminación, sino una forma determinada de ver a los hombres y mujeres que presentaba una imagen total del mundo. Si el nacionalismo hizo del racismo una realidad, el racismo pasó a dominar el nacionalismo una vez consumada la alianza entre ambos movimientos.

Genocidio de Ruanda

Las raíces del genocidio de 1994 en Ruanda se remontan a las luchas políticas entre hutus y tutsis que surgieron al final del período colonial belga en el decenio de 1950. Antes de la colonización europea, los hutus y los tutsis parecen haberse considerado más afines a las castas o clases que a los grupos étnicos. La invasión simultánea del Frente Patriótico Ruandés y la agitación interna desencadenaron una crisis política y militar en Ruanda que finalmente condujo al genocidio de 1994. La escasez de documentos internos de los grupos extremistas que organizaron el genocidio significa que no puede haber una respuesta definitiva a por qué los extremistas se decidieron por esta sangrienta solución. Sin embargo, a pesar de estas limitaciones, se puede construir una explicación ampliamente deductiva pero convincente que sea coherente con lo que se conoce sobre la progresión de los acontecimientos de 1990 a 1994 y con las limitadas pruebas disponibles de los propios extremistas. Esta explicación sugiere que los extremistas hutus llegaron a la decisión de iniciar un genocidio sistemático sólo después de haber llegado a la conclusión de que las opciones menos violentas para hacer frente a la amenaza tutsi habían fracasado y que otras posibles soluciones serían poco prácticas o insuficientes. Aquí se describen los factores pueden haber contribuido a esta percepción entre los grupos extremistas.

Cronología de las Masacres de Armenios

Cronología de las Masacres de Armenios Este elemento es una expansión del contenido de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema. Visualización Jerárquica de Cuestión Armenia Relaciones Internacionales > Seguridad internacional > Cuestión internacional Geografía > Geografía política > Países del Consejo de Europa > Armenia Geografía > … Leer más

Cronología de las Deportaciones de Armenios

1915; 5-18 de julio, Sıvas: Cinco mil ochocientas cincuenta familias armenias de Sıvas son deportadas en catorce convoyes, uno de los cuales parte diariamente, entre el lunes 5 y el domingo 18 de julio, con una media de 400 familias por caravana. Las deportaciones siguen la ruta de Sıvas a través de Tecirhan, Magara, Kangal, Alacahan, Kötühan, Hasançelebi, Hekimhan, Hasanbadriğ, Aruzi Yazı, el puente de Kırk Göz, Fırıncılar, Zeydağ, y Gergerdağ (las montañas de Kanlı Dere, donde los jefes kurdos, Zeynal Bey y Haci Badri Ağa, de la tribu Reşvan), antes de dirigirse a Adıyaman, Samsat, para luego cruzar el río Éufrates en Gözen, y seguir la ruta por Suruç, Urfa, Viranşehir, Ras ul-Ayn, y pasar por Mosul o Bab y Mumbuc para llegar a Alepo.
1915; noviembre, Kırkağaç (provincia de Aydın): Mil armenios de esta región son deportados a Konya.

1915; de noviembre a abril de 1916, campo de concentración de Dipsi: Treinta mil deportados mueren en seis meses.
1916; Principios de diciembre, Estambul: Cuatro mil armenios de la capital son deportados a Siria.

1915; De diciembre a marzo de 1916, campos de concentración en Lale y Tefrice (provincia de Alepo): Varios miles de deportados mueren durante los cuatro meses de actividad del campo.
Todo esto son solo ejemplos de la larga lista de deportaciones que tuvieron lugar en 1915 y 1916.

Cronología del Genocidio Armenio

Sólo en 1919 se constituye definitivamente un tribunal militar extraordinario por decreto del Sultán, destinado a juzgar las siguientes categorías criminales 1) Los instigadores centrales de los crímenes contra los armenios; 2) Los que trabajaron bajo los auspicios de los principales responsables, como los miembros influyentes del Comité Central del CUP; 3) Los miembros de las organizaciones clandestinas, como la Organización Especial, junto con los militares de alto rango y los criminales liberados de la cárcel; 4) los diputados que no protestaron y que consintieron los crímenes cometidos; 5) los publicistas que aplaudieron y alentaron estos crímenes, e incitaron a la opinión pública con sus artículos llenos de falsedades y provocaciones; 6) los que se enriquecieron o sacaron provecho de estos crímenes; y 7) los pashas y beys que participaron en los crímenes.

Expulsión Étnica

Este texto se ocupa de la expulsión étnica, como la política destinada a remover de un área a grupos culturalmente diferentes. En las últimas décadas esta operación se ha denominado “limpieza étnica”. Las deportaciones masivas llevadas a cabo en los Balcanes no eran nuevas en este siglo de ingeniería étnica (siglo XX). Los griegos de Turquía; los turcos de Grecia; los serbios de la Croacia fascista de 1941-1945; los judíos de la Europa de Hitler; los alemanes étnicos de la Checoslovaquia de posguerra; los palestinos de los territorios ocupados. Las oleadas de desalojos forzosos de grupos étnicos y religiosos han sido repetitivas, y a menudo han combinado la expulsión física con una violencia devastadora o, como en el caso de los judíos, con el genocidio. La limpieza étnica es un término general, y no hay ningún delito específico con ese nombre, pero la práctica abarca una serie de delitos. La Comisión de Expertos de las Naciones Unidas, en un informe de enero de 1993 dirigido al Consejo de Seguridad, definió la «limpieza étnica» como «hacer que una zona sea étnicamente homogénea mediante el uso de la fuerza o la intimidación para expulsar a personas de determinados grupos de la zona». Dijo que la limpieza étnica se llevó a cabo en la antigua Yugoslavia mediante asesinatos, torturas, arrestos y detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales, y muchos otros delitos contra la humanidad, o delitos de guerra. La decisión de participar en la limpieza étnica no siempre es una decisión de perpetrar un asesinato colectivo. La limpieza étnica y los asesinatos en masa suelen mezclarse en el lenguaje popular, pero no son sinónimos. La depuración étnica se refiere a la eliminación de ciertos grupos de un territorio determinado, proceso que puede o no entrañar un asesinato colectivo.

Fascismo

Fascismo en 1948 Decía Guillermo Díaz en su Diccionario Político que Fascismo es: Nombre que se dio en Italia al movimiento nacionalista reaccionario encabezado por Mussolini en 1919. Por extensión se ha llamado fascismo a la subversión antidemocrática que ha echado brotes en algunos Estados […]

Características de la Limpieza Étnica

A pesar de su carácter eufemístico y de su origen en el lenguaje de los ejecutores o perpetradores del delito, «limpieza étnica» es ahora el término académico ampliamente aceptado para describir la eliminación sistemática y violenta de grupos étnicos no deseados de un territorio determinado. Ni la intención, como cuestión de política, de hacer que una zona sea «étnicamente homogénea», ni las operaciones que puedan llevarse a cabo para aplicar esa política, pueden calificarse como genocidio: la intención que caracteriza al genocidio es «destruir, total o parcialmente» a un grupo determinado, y la deportación o el desplazamiento de los miembros de un grupo, aunque se efectúe por la fuerza, no equivale necesariamente a la destrucción de ese grupo, ni esa destrucción es una consecuencia automática del desplazamiento. Esto no quiere decir que los actos descritos como «limpieza étnica» no puedan constituir nunca un genocidio, si se caracterizan, por ejemplo, por «infligir deliberadamente al grupo condiciones de vida que hayan de acarrear su destrucción física total o parcial», en contra de lo dispuesto en el Convenio sobre el Genocidio, siempre que dicha acción se lleve a cabo con la necesaria intención específica (dolus specialis), es decir, con vistas a la destrucción del grupo, a diferencia de su expulsión de la región.

Genocidio Armenio

Entre 1915 y 1918, entre 500.000 y 1.500.000 armenios de una población total de menos de 2.000.000 que vivían en Turquía murieron en la primera matanza masiva étnica del siglo XX. Desde mediados del siglo XVI, los cristianos armenios habían vivido como una de las muchas minorías del imperio otomano, la mayoría en las regiones orientales de la actual Turquía. El sistema otomano concedió a los armenios una autonomía sustancial en sus asuntos internos y religiosos, pero siguieron estando oficialmente subordinados a los musulmanes y disfrutaron de menos derechos y privilegios en virtud del derecho otomano. A pesar de esta relación perjudicial para una de las partes, los armenios y los turcos lograron vivir en relativa paz hasta los últimos decenios del siglo XIX, cuando el imperio otomano estuvo al borde del colapso. El genocidio armenio fue el último paso de una larga serie de respuestas de los turcos para detener la acelerada desintegración de su imperio. En su momento, varias personas influyentes denunciaron estas atrocidades, pero sólo a partir de la década de 1970 los estudiosos han dedicado algo parecido a una atención sostenida a esta catástrofe humana. Hay pruebas más que suficientes para sugerir que el asesinato en masa de los armenios fue un caso de genocidio, tal y como se definió posteriormente este crimen en la Convención sobre el Genocidio de las Naciones Unidas de 1948. Los autores supervivientes del genocidio armenio podrían haber rendido cuentas ante un tribunal penal internacional.

Investigación del Holocausto

Se ha escrito mucho sobre la singularidad del Holocausto y su incomparabilidad con otros incidentes de matanzas masivas. Durante la Segunda Guerra Mundial (1939 1945), se estima que 60 millones de personas, entre personal militar, paramilitar y civil, perecieron, ya sea en batalla, por ataques aéreos o bombardeos a zonas urbanas, asedios a pueblos o en campos. Desde cierta perspectiva teórica, quizás el atributo singular más interesante del Holocausto son los peculiares conceptos pseudocientíficos y eugenésicos que informaron la comprensión nazi de la amenaza judía. No parece haber ningún otro ejemplo de matanza masiva impulsada tan poderosamente por el deseo de eliminar de la sociedad una supuesta reserva genética peligrosa que, además, representara una proporción tan pequeña de la población total. Otros países también juzgaron a quienes cometieron crímenes en sus respectivos territorios durante la ocupación nazi y a quienes colaboraron con las autoridades nazis. Polonia, por ejemplo, condenó a Rudolf Hess, el comandante del campo de exterminio de Auschwitz, a muerte en 1947. En los decenios de posguerra, la inteligencia israelí siguió investigando y cazando a los criminales nazis que habían huido a otros países con identidades falsas, como Adolf Eichmann, que finalmente fue juzgado en Jerusalén en 1961. Hay ciertas preguntas que se plantean habitualmente sobre cualquier caso de asesinato que también pueden plantearse en el caso que nos ocupa. Son las preguntas sobre el motivo, los medios y la oportunidad. ¿Qué llevó a los líderes del Tercer Reich a creer que sus víctimas judías debían morir? Una vez que llegaron a esa conclusión, ¿cómo pudieron esos líderes actuar en consecuencia con el grado preciso de éxito que finalmente lograron? ¿Cómo movilizaron a otros para que participaran en la matanza? ¿Cómo pudieron las personas que trabajaban en su nombre maniobrar para colocar a sus víctimas en una posición en la que fuera posible quitarles la vida? ¿Hubo algo que las víctimas previstas o algún otro agente pudieran haber hecho para detener la campaña de asesinatos en masa o reducir significativamente el número de personas que perdieron la vida a causa de ella?

Consecuencias del Holocausto

Este texto examina las consecuencias del holocausto. El Holocausto, que extinguió la vida de entre cinco y seis millones de hombres, mujeres y niños judíos, sigue siendo el episodio más infame y sangriento de la historia de la matanza étnica en masa. En muchos sentidos, los horrores del Holocausto son imposibles de comprender. Cuando la guerra terminó millones de judíos, eslavos, gitanos, homosexuales, testigos de Jehová, comunistas y otros grupos habían fallecido en el Holocausto. Más de 5.000.000 de judíos fueron asesinados: unos 3.000.000 en centros o campos de concentración. Se dio en Europa Occidental un rechazo explícito al nazismo y sus consecuencias, con el Holocausto como ejemplo máximo de lo que no tenía que volver a suceder. En la República Federal de Alemania, en particular, y también en Austria, tuvo lugar un movimiento de autoexamen y la adopción de medidas de desnazificación: en ambos países se prohibió por ley el partido nazi, así como los símbolos y la propaganda de esta ideología y la negación del Holocausto.

Niños en los Campos de Concentración

Este texto se ocupa e intenta responder a que hacían con los niños en los campos de concentración, los llamados niños del holocausto. Durante el Holocausto, los nazis y sus aliados asesinaron a más de 1,5 millones de niños y adolescentes judíos, así como a miles de niños romaníes y alemanes con discapacidades físicas y emocionales. Este texto intenta proporcionar una visión de las vulnerabilidades a las que se enfrentaban los niños durante el Holocausto, describiendo cómo los rescatadores individuales y las organizaciones de rescate más grandes (aunque clandestinas) trataron de minimizar los peores efectos de las medidas antijudías nazis contra los niños, cómo algunos niños judíos se hicieron pasar por no judíos para sobrevivir y cómo algunas víctimas adultas del Holocausto que, a pesar de los riesgos que corrían, trabajaron para salvar a los niños.

Europa Remodelada

Este texto se ocupa de la europa remodelada: 1848-1878. De región en región, el nacionalismo adoptó diferentes formas, y a su vez éstas se vieron afectadas por el socialismo y el imperialismo. Además, los tres movimientos se vieron influidos por el proceso de industrialización que se hacía sentir cada vez más en toda Europa, y por la naturaleza cambiante de la relación de Europa con el resto del mundo. En Londres, la Gran Exposición de 1851 se celebró en un gran edificio de cristal y hierro, que posteriormente se reedificó como Palacio de Cristal. Financieramente fue un gran éxito. Hizo que muchos ingleses se dieran cuenta por primera vez de que el suyo no era el único país industrial del mundo, y que la prosperidad comercial no era un monopolio británico designado por Dios. Fue la prueba más clara de una Europa que se recuperaba con firmeza de la devastación de las guerras napoleónicas y que superaba rápidamente el liderazgo británico en comercio y manufactura. Le siguió directamente la organización de un Departamento de Ciencia y Arte (1853), para recuperar, si era posible, la ventaja educativa que Gran Bretaña había perdido. Fue en gran medida la iniciativa del joven alemán príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, escandalizado, que se había casado con la reina británica la que produjo la Comisión Universitaria de 1850.

Nacionalismo Africano

El nacionalismo africano ha tenido diferentes significados para diferentes personas a lo largo de distintos periodos de tiempo: el pannegrismo en la segunda mitad del siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial; la resistencia primaria y las primeras rebeliones contra el dominio colonial en África desde la década de 1880 hasta la Primera Guerra Mundial; el protonacionalismo entre las guerras mundiales; el nacionalismo anticolonial moderno en las décadas de 1940 y 1950; el nacionalismo radical en las décadas de 1970 y 1980; el nacionalismo territorial antes de la independencia y la construcción de la nación en el Estado poscolonial. Se podría haber añadido el nacionalismo de los colonos blancos en Sudáfrica o Rodesia del Sur, pero este informe se ha centrado en el nacionalismo africano negro. Las nuevas capitales del interior, situadas en el centro, que sustituyeron a las capitales costeras coloniales, fueron otro mecanismo de construcción nacional adoptado por Nigeria (Abuja), Costa de Marfil (Yamassoukro), Tanzania (Dodoma) y Malawi (Lilongwe). Otra medida deliberada para aumentar el orgullo de la población por el Estado histórico fue africanizar el nombre del Estado o de su capital. Así, la Costa de Oro pasó a llamarse Ghana, el Sudán francés a Malí, Rodesia del Sur a Zimbabue, Rodesia del Norte a Zambia y el Alto Volta a Burkina Faso. Las capitales Leopoldville y Salisbury se convirtieron en Kinshasa y Harare. Otra estrategia de construcción nacional consistía en reducir las diferencias socioeconómicas entre las regiones y los grupos étnicos mediante una fuerte inversión en las zonas pobres y desfavorecidas. La construcción de la nación africana se basó en tres estrategias básicas. Una era la estrategia jacobina de homogeneizar el país mediante la coacción y el uso de la fuerza. Las otras dos estrategias se describen en este informe.

País

Un país es un territorio (que debe estar habitado en el caso de un país soberano), que constituye una entidad geográfica y humana1 . Se caracteriza por una o varias lenguas habladas y escritas utilizadas por los habitantes del país. Actualmente, ninguna otra iniciativa supranacional parece amenazar la supremacía del Estado-nación, ni siquiera la Unión Europea, que funciona principalmente como una alianza estratégica y no ha desarrollado una identidad colectiva que pueda desplazar las identidades nacionales de los Estados miembros. En consecuencia, muchos expertos creen que, a pesar de los notables desafíos, el Estado-nación seguirá siendo, en un futuro previsible, el principal modelo de organización político-territorial y el lugar de poder y autoridad política en el mundo.

Propaganda en la Educación

Mientras las generaciones de educadores siguen adoptando y ampliando los aspectos de la justicia social y la pedagogía crítica y previendo las muchas variaciones de la hegemonía y los usos de la propaganda en las aulas, no hay que esperar la resolución definitiva del adoctrinamiento y la propaganda en las escuelas. Sin embargo, al «rechazar cualquier falsa postura de certeza», bien puede haber una reconciliación entre las fuerzas culturales, ideológicas, económicas y sociales más amplias de la sociedad para que los estudiantes, los profesores y los administradores puedan empezar a crear comunidades escolares más reflexivas que honren la deliberación democrática y aborden las tensiones hegemónicas que están profundamente arraigadas en la estructura de la educación.

Aspectos Culturales de Estados Unidos durante la Guerra Fría

Este texto se ocupa de algunos aspectos culturales de Estados Unidos durante la Guerra Fría, incluyendo el uso de los libros con fines de propaganda. ¿Era Franklin Books Programs Inc. una organización de propaganda? Los hombres de Franklin Books insistieron en que no lo era. Su negativa a aceptar lo que Smith llamaba «la idea americana del comunismo (real o imaginario)» la puso en desacuerdo con sus supuestos socios en el gobierno desde el principio, y comprometió su capacidad de funcionamiento hasta el poco glorioso final. Los escépticos podrían argumentar, por supuesto, que la asistencia técnica -incluso cuando se dirige a una cultura editorial autóctona- era en sí misma una estratagema informativa. La economía política de una determinada cultura impresa contribuye a determinar la naturaleza del discurso que fluye a través de ella, y la propia noción de un circuito de comunicaciones «moderno» es en sí misma ideológica. Franklin ciertamente trabajó para crear un marco de estilo occidental -incluyendo un mercado viable- dentro del cual se llevaría a cabo la producción, distribución y consumo de libros a nivel local y regional. El programa formó a tipógrafos, impresores, editores, diseñadores y libreros (a veces en centros regionales, a veces en Estados Unidos), y en algunos países (especialmente Irán y Afganistán) invirtió sumas considerables en instalaciones de impresión, papel y encuadernación. Recurrió a la experiencia de académicos, editores, libreros y bibliotecarios estadounidenses (y expatriados de Oriente Medio) para crear los amplios catálogos de libros disponibles de los que los directores de ultramar seleccionaban los títulos para traducir (Smith a Claude Hawley, 11 de abril de 1955, caja 16, carpeta 10). Y aunque Franklin se enorgullecía de contar con expertos locales, la organización elegía cuidadosamente a sus «locales». En Irán, por ejemplo, la oficina de Franklin abrió inmediatamente después del asesinato de Mohammad Mossadegh, patrocinado por la CIA, y disfrutó de décadas de acogedor patrocinio por parte del Sha y su familia, varios de los cuales tradujeron y/o escribieron introducciones para los volúmenes de Franklin. Franklin Books no apoyaba los movimientos revolucionarios de autodeterminación nacional; sus miembros buscaban combatir el comunismo y ayudar a abrir mercados para los libros estadounidenses. En el contexto de la Guerra Fría, semejante amalgama de sentimientos y prácticas sólo podía dar lugar a una cosa, y la llamamos «propaganda». Al igual que la mayor parte de los libros distribuidos a través de los programas aquí analizados, la correspondencia, los memorandos y los informes a través de los cuales los burócratas de las relaciones culturales de la Guerra Fría negociaron entre sí, con socios privados y con sus superiores dentro de las estructuras de poder del Estado son bastante aburridos. Pero abrazar el funcionamiento cotidiano de las instituciones sobre el terreno puede ser la forma más segura que tenemos de entender realmente las complejidades de la «propaganda». Y tal movimiento es necesario. El ejemplo de los Programas del Libro de Franklin ilustra que las comunicaciones nunca son unívocas o unilaterales, incluso cuando el Estado pretende que lo sean. Al prestar atención a la disonancia -el desacuerdo- dentro de los regímenes de comunicación oficiales, en lugar de centrarnos en sus productos finales aparentemente sin fisuras, obtenemos una imagen más precisa del desordenado funcionamiento del poder. Con más precisión, tal vez, podamos comprender mejor cómo intervenir en el ejercicio del poder.

Expresiones Culturales Durante la Guerra Fría

Este texto se ocupa de las Expresiones culturales durante la Guerra Fría , y el papel que jugó la lectura y los libros en la propaganda de aquellos años. Es en parte la fluidez de argumentos como los de Ninkovich lo que subvierte tal lectura. Si bien observar los intercambios interculturales a través de tales prismas puede ofrecer tanto comprensión como placer, he intentado aquí argumentar en contra de tal sobredeterminación interpretativa. Una de las cosas que hizo que los medios de comunicación lentos parecieran menos potentes a los ojos de los guerreros fríos serios fue su relativa modestia. Como describe Nicholas Cull, las «bibliotecas y centros culturales de la USIA atraían poca atención a menos que se abrieran, se cerraran o se quemaran en un motín» (2008, xvii). Esta escala humana ofrece al historiador una oportunidad única: trabajando a través de los programas de libros del período, podemos repoblar la fría e impersonal máquina de propaganda que, según Ninkovich, se hizo cargo de la tarea de las relaciones culturales en 1950, y ver que los hombres de buena voluntad siguieron siendo una presencia dentro de ella. Como los propios libros, fueron marginados, pero no desaparecieron. Los burdos despliegues de la cultura que Ninkovich relata se produjeron, y en conjunto probablemente dominaron el mundo del intercambio cultural. Pero algunas movilizaciones informativas del libro, como los programas de donación de libros entre el sector público y el privado, siguieron estando arraigadas en creencias culturalistas serias. Igualmente importante, el ejemplo de Franklin Books demuestra no sólo que la «cultura» aún podía ponerse al servicio del internacionalismo liberal, sino también que para algunos practicantes, la cultura se convirtió en una forma (irónicamente) de pensar por primera vez en las realidades materiales de la producción cultural fuera de las fronteras de Occidente. En el caso de Franklin, un compromiso inicialmente bastante convencional evolucionó hasta convertirse en una colaboración transcultural que desafía el encasillamiento fácil como propaganda culturalista o informativa. Esta colaboración no estuvo exenta de problemas, incluso se puede decir que fue un fracaso. Sin embargo, para hacer tales juicios, primero debemos ver a Franklin, y para ello debemos resistir la seductora atracción de la narrativa de Ninkovich sobre el declive del arte hacia la publicidad, de la cultura hacia la información. Cuando leemos las historias institucionales de la «propaganda» a contrapelo, estos contraejemplos pueden aparecer de repente.

Propaganda

Propaganda, difusión de ideas e información con el fin de inducir o intensificar actitudes y acciones específicas. Dado que la propaganda con frecuencia va acompañada de distorsiones de los hechos y de llamamientos a la pasión y a los prejuicios, a menudo es considerada como falsa o engañosa. El historiador cinematográfico alemán Martin Loiperdinger argumentó en una ocasión que tendría sentido llamar «propaganda» a las películas de no ficción de las dos primeras décadas del siglo XX antes de decidir sus subcategorías y géneros.

Radio en la Guerra

Este texto se ocupa del uso de la radio en la guerra con fines de propaganda. Además, narra la historia poco conocida de la cooptación británica-estadounidense de la emisora de onda corta WRUL Boston en 1940-1941 y su transformación encubierta, primero, en portavoz de la propaganda antiaislacionista británica y, después, en la emisora fundadora de la Voz de América (VOA), el primer aparato de propaganda internacional organizado de Estados Unidos. En julio de 1941, la CIAA firmó un acuerdo con la WRUL por más de 700 horas de emisión con un coste de 200.000 dólares, y abrió sus propias oficinas de producción radiofónica en Nueva York bajo la dirección de Pat Weaver (que más tarde se convertiría en presidente de la NBC), en gran parte para programas dirigidos a Latinoamérica, pero también para programas sobre Latinoamérica dirigidos al público nacional.

Propaganda de Guerra de la BBC

Este texto se ocupa del surgimiento del Servicio Imperio de la British Broadcasting Corporation (BBC), como uno de los esfuerzos transnacionales de radiodifusión más poderosos y bien desarrollados de la preguerra, y luego, más específicamente, en su Servicio Norteamericano (NAS), lanzado en 1940, que proporcionó un modelo para los esfuerzos tardíos de Estados Unidos por aprovechar la radio para los objetivos nacionales.

Propaganda Soviética

Propaganda Soviética Este elemento es una expansión del contenido de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema. Nota: La importancia de la formación de la percepción y la manipulación de la opinión se estudia en numerosos textos de esta plataforma, incluido la historia de la propaganda y la … Leer más

Cine Propagandístico

Este texto se ocupa del cine propagandístico y su historia. Existía un problema clave de las películas promocionales o de propaganda: el carácter probatorio de las imágenes. De ahí la búsqueda de un uso más manejable del comentario, en forma de la narración en off, distanciada y externa, en tantos documentales de la época, que hoy nos parece una editorialización pesada -conocida popularmente como la «voz de Dios»- que generalmente pone las imágenes a merced de las palabras. Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la grabación de sonido portátil permitió el sonido directo, algunos cineastas como Peter Greenaway (que en su día fue empleado de la Oficina de Información británica, la unidad de propaganda del gobierno) parecían burlarse de la voz en off al socavarla o distanciarla irónicamente. Obras americanas como como Spain in Flames o Heart of Spain, su película también debía servir a fines propagandísticos específicos de reunir a la opinión pública estadounidense en torno a la causa republicana, romper la política de no intervención de Estados Unidos y levantar el embargo de armas impuesto por el Congreso. El hecho de que Hemingway sonara como Henry Fonda fue una ventaja añadida: dos celebridades por el precio de una. Por otro lado, una película pro-franquista como Die Geissel der Welt (El azote del mundo, 1936), de Carl Junghans, tuvo dificultades en Alemania, porque Goebbels la consideraba «demasiado comunista». Prescindiendo del director, el material fue reeditado, con un nuevo comentario, y retitulado Helden in Spanien (Héroes en España). No llegó a los cines hasta que terminó la Guerra Civil española, en 1939. Sin embargo, como película de montaje y recopilación con claros objetivos de propaganda partidista, la película de Junghans observaba en gran medida las mismas normas estilísticas que Tierra española de Ivens y era igual de vulnerable a la manipulación en el montaje, lo que sugiere que ambas películas deben ser consideradas como «propaganda» o que las películas de montaje de cualquier sesgo y mensaje deben diferenciarse por criterios distintos a los de llamar «poéticas» a las recopilaciones de izquierdas y «demagógicas» a las de derechas.

Historia del Uso de la Propaganda en el Cine

Este texto se ocupa de la historia del uso de la propaganda en el cine, y su utilización como instrumento de propaganda (política) y manipulación ideológica.

Orígenes de la Psicología Publicitaria

Entre las décadas de 1930 y 1950, un conjunto único de fuerzas se unió para forjar un paisaje comunicativo y cultural de carácter e influencia fuertemente propagandista y más tarde publicitario. Aunque sus objetivos eran radicalmente diferentes, la propaganda fascista nazi de los años 30 y principios de los 40 y la publicidad y la cultura de consumo estadounidenses de los años 50 tenían mucho más en común de lo que uno podría (y le gustaría) pensar. Cada una de ellas era un esfuerzo dedicado y concertado para poner orden en el caos, y cada una de ellas compartía profundas raíces en la teoría psicoanalítica freudiana. Dar sentido a la confusión, convertir la irracionalidad en razón y transformar la diversidad en unidad fueron los puentes ideológicos que sustentaron gran parte de la dinámica social, política y económica de la sociedad occidental en el transcurso de estas tres décadas.

Edad de Oro de la Publicidad

Este texto se ocupa de la edad de oro de la publicidad (buena parte de este éxito tuvo lugar en los años 50) y las características de la publicidad en Estados Unidos durante esa época. Si había algún hilo común que unía las muchas hebras de la propaganda de masas, y parece que lo había, era el objetivo compartido de crear algún tipo de orden a partir de algún tipo de caos. El «desorden» en todas sus formas era el principal enemigo de los propagandistas, algo que tenía que ser reducido e idealmente eliminado para maximizar las probabilidades de éxito, sea cual sea la empresa concreta. La estabilidad, la estandarización y la uniformidad eran los aliados cercanos de la propaganda de masas, que a su vez conducían a los objetivos finales de consenso, conformidad y control. Con Facebook y Twitter, el caos puede haber ganado el día de las comunicaciones, pero fue el orden que se logró a través de la propaganda de masas lo que significó el verdadero poder a medida que la modernidad se acercaba.

Placer en la Manipulación Ideológica

La propaganda fascista fue sólo un descendiente histórico de las nuevas técnicas de propaganda desarrolladas por los británicos en la Primera Guerra Mundial, y aunque la evolución de la propaganda en el siglo XX reflejó efectivamente un cambio cultural más amplio hacia la imagen visual, los espectáculos de la propaganda nazi no proporcionan una base adecuada para generalizar sobre la propaganda. Con el auge de la sociedad de la información en el siglo XX y la creciente dependencia de todos los gobiernos, especialmente de las democracias, del apoyo de las masas, la propaganda se convirtió en un fenómeno intermedial y transnacional. Por lo tanto, cualquier relato sobre el papel del placer en la propaganda debe pensar más allá de los fundamentos proporcionados por la Escuela de Frankfurt. Aquí y en otras partes relacionadas de esta plaataforma se examina el lugar del placer en los estudios de propaganda y la manipulación ideológica.

Exterminio

Los historiadores han discutido ferozmente el momento exacto del fatídico cambio de la planificación nazi para la deportación de los judíos a la política de exterminio total. Aparte de aquellos que creen que Hitler había estado esperando la oportunidad de matar a los judíos desde el momento en que llegó al poder, la mayoría de los académicos están de acuerdo en que la decisión se tomó en algún momento entre principios de la primavera y finales del otoño de 1941. Muchos historiadores y científicos sociales coinciden en que esta decisión se basó, al menos en parte, en la conclusión de que los anteriores planes de deportación del régimen habían fracasado y que la deportación ya no era una solución práctica a la «cuestión judía». Los planificadores nazis se enfrentarían al problema más difícil de conseguir comida y refugio para las grandes poblaciones de los ghettos judíos durante los meses de invierno.
Estas consideraciones parecen haber llevado a Hitler y a otros líderes nazis a concluir que la opción más «práctica» que quedaba para librar a Europa de los judíos era el exterminio sistemático. Los contornos precisos de esta política, utilizando la combinación de cámaras de gas y crematorios, probablemente no se cristalizaron hasta finales del otoño o invierno de 1941. Una vez que lo hicieron, la convicción de Hitler de que la cuestión judía debía ser resuelta antes del final de la guerra aseguró que el exterminio procedería a un ritmo terrible. Aproximadamente 3,8 millones de judíos murieron a finales de 1942, casi dos tercios de todos los judíos que perecieron en el Holocausto. La mayoría de las primeras observaciones de Hitler no piden claramente un exterminio sistemático. Algunos autores han especulado con que Hitler lanzó esas amenazas para intimidar a los judíos que vivían en el extranjero a fin de que no utilizaran su supuesta influencia sobre las potencias occidentales para desencadenar una guerra mundial (o global) contra Alemania. El mundo conoce los campos de concentración (vése más detalles) desde la Guerra de los Boers (1899-1902) y la revuelta de los Hereros (1904-1905). La Revolución Rusa inventó el Gulag y Estados democráticos como Francia, el Reino Unido y Estados Unidos utilizaron centros de detención coercitiva a gran escala en tiempos de guerra. A partir de marzo de 1933, el régimen nacionalsocialista abrió los Konzentrationslager (KZ) para encarcelar a los opositores al Tercer Reich. Los judíos no fueron detenidos masivamente en campos de concentración hasta 1941.

Depuración Étnica en el Siglo XX

Aquí y en otros lugares de la plataforma, se examina el genocidio de los armenios en Turquía en 1915, el genocidio nazi de los judíos en Alemania y en los territorios ocupados por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, y el genocidio de los tutsis en Ruanda en 1994. Estos eventos representan tres de los episodios más violentos del siglo XX, rico en matanzas étnicas en masa. Los motivos racistas o nacionalistas también parecen haber desempeñado un papel destacado en otras importantes matanzas en los últimos cien años, entre ellas, aunque no exclusivamente, las matanzas masivas durante la deportación soviética a Siberia de chechenos-ingusos, tártaros de Crimea y varias otras nacionalidades entre 1937 y 1953; la expulsión de alemanes étnicos de Europa oriental en 1945-47; la partición de la India en 1947-48; la partición del Pakistán oriental/Bangladesh en 1971; y la guerra civil en Bosnia y Herzegovina entre 1992 y 1995. Este texto se divide en varias secciones principales, con referencias cruzadas a más información. En una sección se describe las motivaciones selectivas y específicas generales para la matanza masiva étnica. En otras secciones se utiliza esta perspectiva para ayudar a explicar los asesinatos en masa en la Armenia turca, la Alemania nazi y Ruanda. En otra sección se discute la historia de varios regímenes racistas y nacionalistas «menos violentos».

Deportación en Europa

Decenas de miles de judíos murieron durante la deportación y al llegar a los guetos entre 1939 y 1941. Muchos más seguramente habrían perecido si alguno de los planes de deportación hubiera llegado a buen puerto. Los líderes nazis hicieron declaraciones contradictorias sobre si a los judíos deportados se les permitiría tener su propio estado o si permanecerían en cuarentena en un sistema de reservas vigilado por Alemania. Aunque estas políticas eran brutales y crueles, no buscaban la aniquilación física de los judíos. De hecho, aunque los nazis estaban claramente dispuestos a aceptar una cantidad significativa de muertes de judíos durante la deportación y la creación de guetos e hicieron poco por mejorar las duras condiciones, y aunque estos planes de deportación pueden parecer descabellados, la evidencia es abrumadora de que fueron tomados en serio por los oficiales nazis, incluyendo a Hitler. Se dedicaron importantes recursos humanos y materiales a estos planes. Se iniciaron esfuerzos diplomáticos para trabajar en los detalles de las deportaciones con otros países.

Papel Pedagógico de la Propaganda

Papel Pedagógico de la Propaganda Este elemento es una expansión del contenido de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema. Papel Pedagógico de la Propaganda y Proselitismo Religioso Este elemento es una expansión del contenido de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre … Leer más

Populistas

Populistas Este elemento es una expansión del contenido de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema. Movimientos Populistas ¿Son buenos los movimientos populistas para la democracia liberal? LOS PARTIDARIOS ARGUMENTAN El populismo se deriva del fracaso de los partidos políticos convencionales a la hora de abordar las preocupaciones … Leer más

Nacionalismo Económico Latinoamericano

El nacionalismo económico o populismo económico es una ideología que asume la superioridad del intervencionismo económico sobre otros mecanismos de mercado, asegurando la independencia del Estado. Los nacionalistas económicos apoyan, entre otras cosas, la creación de puestos de trabajo, capital y proteccionismo por parte del Estado y la aversión al capital extranjero. Los nacionalistas económicos se oponen a la globalización o, al menos, cuestionan los beneficios del libre comercio sin restricciones. En el caso latinoamericano es parcialmente distinto: suele tratarse de una resistencia a la influencia económica de los Estados Unidos. Pero el asunto es más complejo.

Poder Negro

Aunque los escritores y políticos afroamericanos utilizaron el término «Poder Negro» durante años, la expresión entró por primera vez en el léxico del movimiento de derechos civiles durante la Marcha contra el Miedo de Meredith en el verano de 1966. El Poder Negro es un grito de dolor. Es, de hecho, una reacción al fracaso del Poder Blanco de cumplir las promesas y de hacerlo a toda prisa. A finales de la década de 1960 y principios de la de 1970, el Poder Negro se convirtió en el reclamo de los nacionalistas negros y de los movimientos armados revolucionarios, como el Partido de las Panteras Negras.

Nacionalismo Negro

Nacionalismo Negro Este elemento es una ampliación de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema. Nacionalismo Negro Ideología del Nacionalismo Negro El nacionalismo negro es la ideología de la creación de un Estado-nación (Estado en el que la población tiene una identidad nacional compartida, basada normalmente en la … Leer más

Historia del Movimiento Separatista de Quebec

El Quebec actual sólo puede entenderse recorriendo la historia intelectual y cultural del Canadá francés desde sus inicios. A los canadienses franceses les gusta señalar que son los canadienses originales; los franceses exploraron el interior del continente mucho antes de que llegaran los colonos británicos. Tras la caída de Nueva Francia, después de la Guerra de Francia e India (1754-1763), el gobierno británico se enfrentó al difícil problema de tratar «con un pueblo de extracción europea que poseía una cultura tan antigua y madura como la suya». Los quebequenses eran un pueblo tenaz en su cultura, esencialmente francesa, católica, identificada con el Quebec de las zonas rurales y arraigada en el entorno norteamericano. Los británicos debían elaborar un esquema de gobierno para este pueblo católico francés de tradición autoritaria, que ahora debía ajustarse al sistema imperial anglosajón.

Historia del Ecofascismo

La experiencia del «ala verde» del fascismo alemán es un recordatorio aleccionador de la volatilidad política de la ecología. Desde luego, no indica ninguna conexión inherente o inevitable entre las cuestiones ecológicas y la política de derechas; junto a la tradición reaccionaria aquí analizada, siempre ha habido una herencia igualmente vital de ecología libertaria de izquierdas, en Alemania como en otros lugares: Aunque la preocupación por los problemas que plantea el creciente dominio de la humanidad sobre la naturaleza ha sido compartida cada vez más por grupos de personas que abrazan una plétora de ideologías, la respuesta más consistente a favor del orden natural encontró su encarnación política en la derecha radical. Este es el hilo conductor que une las manifestaciones meramente conservadoras o incluso supuestamente apolíticas del ecologismo con la variedad directamente fascista. Este texto presenta una visión breve y necesariamente esquemática de los componentes ecológicos del nazismo, destacando tanto su papel central en la ideología nazi como su aplicación práctica durante el Tercer Reich. Un estudio preliminar de los precursores de los siglos XIX y XX del ecofascismo clásico debería servir para iluminar los fundamentos conceptuales comunes a todas las formas de ecología reaccionaria.

Naturaleza del Fascismo

Naturaleza del Fascismo Este elemento es una expansión del contenido de los cursos y guías de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y análisis sobre este tema. Todos hemos oído hablar de los nazis, pero nuestra imagen suele ser la caricatura de un brutal soldado con paso de ganso que lleva un uniforme con una esvástica. La … Leer más

Geografías del Nacionalismo

Hay una característica más del nacionalismo oficial que, en todo el planeta, tiende a distinguirlo de otras formas de nacionalismo. Probablemente sea justo decir que todas las sociedades organizadas de antaño dependían (en parte) para su cohesión de visiones del pasado que no fueran demasiado antagónicas entre sí. Estas visiones se transmitían mediante la tradición oral, la poesía popular, las enseñanzas religiosas, las crónicas de la corte, etc. Lo que es muy difícil de encontrar en esas visiones es una intensa preocupación por el futuro. Sin embargo, cuando el nacionalismo entró en el mundo a finales del siglo XVIII, todo esto cambió fundamentalmente. La aceleración del cambio social, cultural, económico y político, impulsado por la revolución industrial y los modernos sistemas de comunicación, hizo de la nación la primera forma político-moral que se basó firmemente en la idea de progreso.

Significado de Autoritarismo

El autoritarismo es la creencia o la práctica del gobierno ‘desde arriba’, en el que la autoridad se ejerce sobre una población con o sin su consentimiento. El autoritarismo difiere, pues, de la autoridad. Esta última se basa en la legitimidad y, en ese sentido, surge «desde abajo». Los pensadores autoritarios suelen basar sus opiniones en la creencia en la sabiduría de los líderes establecidos o en la idea de que el orden social sólo puede mantenerse mediante la obediencia incondicional. Sin embargo, el autoritarismo suele distinguirse del totalitarismo. La práctica del gobierno ‘desde arriba’, que se asocia con el absolutismo monárquico, las dictaduras tradicionales y la mayoría de las formas de gobierno militar, tiene que ver con la represión de la oposición y la libertad política, más que con el objetivo más radical de eliminar la distinción entre el Estado y la sociedad civil.

Autocracia

Una forma de gobierno en la que un monarca o un grupo de individuos encabezados por un gobernante supremo posee el poder absoluto. Históricamente, la democracia ha sido una forma de gobierno bastante inusual. Por el momento, alrededor de la mitad de la raza humana vive bajo un gobierno democrático con los ciudadanos de la India afectados por la pobreza, lo que constituye casi la mitad de […]

Comparación de Regímenes Autoritarios

Teóricamente, como una forma de autocracia, una constitución autoritaria puede posicionarse entre el totalitarismo y el constitucionalismo democrático. Sin embargo, se puede decir que las principales características del autoritarismo son incompatibles con los valores y principios del constitucionalismo democrático y del gobierno constitucional limitado. Comparativamente, la nueva característica más importante del autoritarismo es que bajo una constitución de fachada se afirma que es democrática. Sin embargo, los sistemas constitucionales autoritarios prefieren o bien la ideología oficial (por ejemplo, una determinada religión) o bien una toma de decisiones pragmática (por ejemplo, el militarismo burocrático) sin posibilidad de elecciones genuinas. En esos sistemas, las normas jurídicas aparentemente democráticas son un mero camuflaje protector, que crea ventajas sistemáticas para los titulares. El funcionamiento de los partidos políticos rivales es hipotético o restringido.