Violencia Masiva en Europa del Este desde el Siglo XIX

Este texto describe la din√°mica de los conflictos y la violencia masiva en Europa del Este: las modernas rep√ļblicas b√°lticas de Estonia, Letonia y Lituania, las provincias occidentales de Bielorrusia y Ucrania, y la rep√ļblica de Moldavia, zonas que han cambiado de manos a lo largo del siglo XX en varias ocasiones. Se examina estos conflictos en su conjunto, sintetizando las historias nacionales m√°s limitadas en un estudio m√°s amplio que pone de relieve los factores comunes que alimentan los conflictos en toda la regi√≥n. Tambi√©n adopta una perspectiva a largo plazo, desde la modernizaci√≥n de los imperios ruso y austroh√ļngaro a finales del siglo XIX hasta la desintegraci√≥n de la Uni√≥n Sovi√©tica, centr√°ndose especialmente en la “era del conflicto” entre el estallido de la Primera Guerra Mundial y la pacificaci√≥n sovi√©tica de la zona a mediados de la d√©cada de 1950. Los esfuerzos por imponer alg√ļn tipo de identidad supranacional al mosaico de asentamientos √©tnicamente mezclados se convirtieron as√≠ en la pr√°ctica habitual durante la primera mitad del siglo XX, acelerando el conflicto entre el Estado y la poblaci√≥n y haciendo que el potencial de violencia extrema fuera mucho mayor. Simult√°neamente, a medida que avanzaba la guerra, la violencia se vio sostenida y exacerbada por la participaci√≥n popular y adquiri√≥ su propia l√≥gica destructiva, mutando en un c√≠rculo vicioso de conflictos √©tnicos y guerras civiles.

Telón de Acero en la Guerra Fría

Este texto se ocupa del tel√≥n de acero en la Guerra Fr√≠a. Al final de la Segunda Guerra Mundial, la Uni√≥n Sovi√©tica se encontr√≥ inesperadamente con el control de una enorme franja de territorio en Europa del Este. Stalin y su polic√≠a secreta se propusieron convertir una docena de pa√≠ses radicalmente diferentes a un sistema pol√≠tico y moral completamente nuevo: el comunismo. Las pruebas de los Balcanes demuestran que la Guerra Fr√≠a “comenz√≥” durante un largo periodo de tiempo, a medida que los gobiernos locales y mundiales se adaptaban a la evoluci√≥n de las condiciones. No hubo un plan trazado en 1917, ni siquiera en 1945, y los enfrentamientos de la Guerra Fr√≠a se produjeron en distintos momentos en diferentes Estados. Los acontecimientos de los Balcanes apoyan los an√°lisis de la Guerra Fr√≠a que parten de acontecimientos espec√≠ficos, √ļnicos y locales que tuvieron lugar en toda la regi√≥n de los Balcanes (o, para el caso, en todo el mundo en otros escenarios de la Guerra Fr√≠a). La visi√≥n tradicional y simplificada, que empieza por arriba examinando los acontecimientos de Mosc√ļ y Washington, y luego hace un muestreo selectivo de los acontecimientos hist√≥ricos y destaca los que coinciden con las generalizaciones, pasa por alto demasiadas cosas. Este enfoque suele ignorar discrepancias inc√≥modas, como la actividad brit√°nica en Grecia o el √©xito de la desviaci√≥n de Tito, porque esos acontecimientos socavan las conclusiones. ¬ŅEstaban los Estados balc√°nicos condenados a caer bajo el control ruso? Una vez que sabemos algo sobre los acontecimientos reales, la propia pregunta tiene que revisarse sustancialmente, porque s√≥lo tres de los seis estados balc√°nicos se convirtieron en “sat√©lites” rusos en el sentido tradicional. Un examen m√°s detallado de la pol√≠tica de la √©poca de la Guerra Fr√≠a en la mayor√≠a de los Estados balc√°nicos hace a√ļn m√°s dif√≠cil aceptar tales generalizaciones. Nada en la historia est√° predestinado. Por otra parte, las mismas fuerzas que sometieron a los Estados balc√°nicos a la influencia de las grandes potencias en el siglo XIX estaban actuando a mediados del XX, por lo que el control ruso no resulta sorprendente. ¬ŅPodemos asignar la “culpa” de la Guerra Fr√≠a? Cualquiera que estudie las t√°cticas comunistas en el periodo 1944-48 encontrar√° muchos comportamientos censurables. Por otra parte, tambi√©n hay margen para criticar las acciones de Gran Breta√Īa (y m√°s tarde de Estados Unidos): como suele ocurrir con las grandes potencias, los rivales de la Guerra Fr√≠a persiguieron ante todo sus propios intereses, mientras que los estados locales pagaron el precio. En cualquier caso, asignar culpas es m√°s un juego de sal√≥n que un ejercicio hist√≥rico: el historiador est√° mejor tratando de explicar los factores responsables de las decisiones de ambos bandos.

Historia de la Educación en los Países Comunistas

Este texto se ocupa de la historia de la educaci√≥n y el conocimiento en los pa√≠ses comunistas, incluida la Uni√≥n Sovi√©tica, cuando existi√≥. La historia de la educaci√≥n en los pa√≠ses comunistas comienza en la d√©cada de 1920, cuando se produjo la Revoluci√≥n Rusa. Cuando los comunistas llegaron al poder en las naciones comunistas, asumieron tres tareas educativas de gran importancia: ense√Īar a leer y escribir a muchas personas analfabetas; formar al personal necesario para llevar a cabo el trabajo de organizaci√≥n pol√≠tica, producci√≥n agr√≠cola e industrial y reforma econ√≥mica; remodelar el comportamiento, las emociones, las actitudes y la perspectiva del pueblo. Despu√©s de la Segunda Guerra Mundial, la mayor√≠a de los pa√≠ses de Europa del Este adoptaron sistemas educativos que reflejan rasgos sustanciales de la pr√°ctica sovi√©tica. Otros pa√≠ses comunistas que estaban menos dominados por la presencia sovi√©tica, como Cuba, Vietnam y China, tambi√©n tomaron prestados muchos modelos de educaci√≥n sovi√©ticos. En comparaci√≥n con los pa√≠ses no comunistas, la evoluci√≥n de la educaci√≥n en los pa√≠ses comunistas entre 1960 y 1981 fue relativamente pobre. Las razones de ello podr√≠an interpretarse por las diversas limitaciones y problemas de la educaci√≥n comunista, que eran la delincuencia juvenil, la falta de compromiso con los altos prop√≥sitos sociales y morales, la inflexibilidad del sistema escolar frente a los r√°pidos cambios de las demandas sociales y econ√≥micas, y los problemas de asignaci√≥n de mano de obra. Adem√°s, el aumento de los costes de la educaci√≥n permiti√≥ organizar la pr√°ctica laboral productiva s√≥lo en partes limitadas de los pa√≠ses. Los comunistas chinos no estaban aislados, sin embargo, de todo el conocimiento occidental. Utilizaron la psicolog√≠a e incluso la t√©cnica publicitaria para su invento m√°s conocido, el “lavado de cerebro”. Era un m√©todo mucho m√°s eficaz para tratar a los disidentes que las amenazas, los castigos y las torturas de anta√Īo. (“Golpear, golpear, golpear” hab√≠a sido una de las instrucciones de Stalin.) Era un sistema de adoctrinamiento por repetici√≥n y estr√©s f√≠sico, en particular la negaci√≥n del sue√Īo, que, en √ļltima instancia, mediante la sugesti√≥n, el aislamiento y el agotamiento, hac√≠a que la v√≠ctima accediera a lo que se quer√≠a. La confesi√≥n de un delito concreto era ahora s√≥lo un objeto secundario; la necesidad primordial era convencer al sujeto de que s√≥lo un tonto o un canalla pod√≠a pensar o actuar de otra manera que no fuera comunista. Un fallo en este proceso aparentemente triunfante fue sugerido por la rapidez con la que los extranjeros a los que se les hab√≠a lavado el cerebro, al volver a un entorno occidental, volv√≠an a sus antiguos errores.

Eslavos de Europa del Este

Eslavos en Rusia y el Este de Europa Traducci√≥n al ingl√©s: Russia and the East Slavs. Eslavos en Rusia y el Este en la Historia Social Europea Nota: para una lista de entradas sobre la historia social de Europa, incluido Eslavos en Rusia y el Este, v√©ase aqu√≠. Recursos V√©ase Tambi√©n […]

Siervos en Europa del Este

Traducci√≥n al ingl√©s: Serfdom in Eastern Europe. Siervos en Europa del Este en la Historia Social Europea Nota: para una lista de entradas sobre la historia social de Europa, incluido siervos en europa del este, v√©ase aqu√≠. Recursos V√©ase Tambi√©n Absolutismo Protoindustrializaci√≥n La […]

Europa del Este

Traducci√≥n al ingl√©s: East Central Europe. Europa Centro-este en la Historia Social Europea Nota: para una lista de entradas sobre la historia social de Europa, incluido europa centro-este, v√©ase aqu√≠. Recursos V√©ase Tambi√©n Historia Europea Condiciones Sociales Vida Social Costumbres […]