Países más Violentos del Mundo

Este texto se ocupa de los pa√≠ses m√°s violentos del mundo. ¬ŅSe est√° volviendo el mundo m√°s violento? Tras la oleada de actos terroristas y guerras recientes, ¬Ņse puede afirmar realmente que el mundo se est√° volviendo m√°s pac√≠fico?

Participación Política de las Mujeres en el Mundo

Este texto se ocupa de la participaci√≥n pol√≠tica de las mujeres en el mundo, y en general de los principios de Participaci√≥n Pol√≠tica por G√©nero en Derecho Electoral. Las mujeres siempre han formado parte de la pol√≠tica mundial; s√≥lo que su papel y su contribuci√≥n hab√≠an sido ignorados. A un nivel m√°s profundo, y anal√≠ticamente m√°s significativo, poner una “lente de g√©nero” en la pol√≠tica mundial (o global) significa reconocer hasta qu√© punto los conceptos, las teor√≠as y los supuestos a trav√©s de los cuales se ha entendido convencionalmente el mundo son de g√©nero. El an√°lisis de g√©nero es, por tanto, el an√°lisis de las identidades, s√≠mbolos y estructuras masculinas y femeninas, y de c√≥mo configuran la pol√≠tica global. Esto no s√≥lo implica exponer lo que se considera un sesgo “masculinista” que atraviesa el marco conceptual de la teor√≠a dominante, sino que este marco conceptual tambi√©n se ha refundido, en cierto modo, para tener en cuenta las percepciones feministas. ¬ŅLas mujeres y los hombres entienden y act√ļan en el mundo de manera diferente, y qu√© significado tiene esto para la teor√≠a y la pr√°ctica de la pol√≠tica global?

Declive de la Violencia

Este texto se ocupa del presunto declive de la violencia en el mundo, y en especial de examinar si las conclusiones del libro “Los √°ngeles que llevamos dentro. El declive de la violencia y sus implicaciones” estaban fundadas o no. En este libro, Pinker intenta demostrar que la violencia ha disminuido en varias escalas: tanto en la duraci√≥n de los conflictos como en su escala. Esto incluye las guerras tribales, los homicidios, los castigos crueles, el maltrato infantil, la crueldad con los animales, la violencia dom√©stica, los linchamientos, los disturbios contra una minor√≠a y las guerras civiles e internacionales. Pinker considera poco probable que la naturaleza humana (la naturaleza biol√≥gica del hombre) haya cambiado. Cree que es m√°s probable que la naturaleza humana incluya las inclinaciones a la violencia, pero tambi√©n los “√°ngeles buenos de nuestra naturaleza”, las inclinaciones contra la violencia. Describe seis “grandes factores hist√≥ricos del declive de la violencia”, todos ellos con sus propias causas sociol√≥gicas/culturales/econ√≥micas.

Lesión Corporal

Lesiones corporales incluyen las lesiones f√≠sicas que sufre una persona, incluyendo la muerte. La lesi√≥n es el acto delictivo de tocar intencionadamente o aplicar la fuerza al cuerpo de otra persona de forma ofensiva, lo que abarca una amplia gama de actos, incluidos los de naturaleza sexual. La lesi√≥n simple se considera un delito menor en la mayor√≠a de las jurisdicciones, pero las circunstancias agravantes pueden hacer que la lesi√≥n entre en la categor√≠a de delito grave. Puede ser una sorpresa que, en Estados Unidos y algunos otros pa√≠ses, una agresi√≥n o lesi√≥n (“battery”) generalmente no requiere ninguna intenci√≥n de da√Īar a la v√≠ctima (aunque tal intenci√≥n existe a menudo en los casos de lesi√≥n). En su lugar, una persona s√≥lo necesita tener la intenci√≥n de contactar o provocar el contacto con otra persona. Adem√°s, si alguien act√ļa de una manera criminalmente imprudente o negligente que resulta en tal contacto, puede constituir una agresi√≥n. En consecuencia, chocar accidentalmente con alguien, por muy ofensivo que lo considere la “v√≠ctima”, no constituir√≠a una lesi√≥n. El acto delictivo requerido para una lesi√≥n se reduce a un contacto ofensivo o perjudicial.

Mantenimiento del Orden P√ļblico en Europa

Lejos de ser exclusiva de Alemania, una relativamente nueva pol√≠tica policial ha alimentado, si no contribuido, al menos un nuevo modelo de polic√≠a en Europa, que ahora se puede encontrar en el sistema de agentes de di√°logo en Suecia, la polic√≠a de eventos en Dinamarca, las unidades de paz en Holanda, los agentes de enlace en Inglaterra, las t√°cticas policiales especiales (SPT) en Suecia y el llamado modelo de las tres D (di√°logo, desescalada, defensa) en la Suiza franc√≥fona. Una serie de √°mbitos internacionales ofrecen a la polic√≠a europea y no europea la oportunidad de integrar las doctrinas policiales en el imperativo de pacificar las procesiones, como el Instituto Interregional de las Naciones Unidas para la Investigaci√≥n de la Delincuencia y la Justicia, que coordina los Programas Nacionales de Investigaci√≥n sobre Seguridad durante Grandes Acontecimientos iniciados en 2004 como reacci√≥n a los sucesos de G√©nova y Gotemburgo, y sobre todo el programa europeo Godiac, Good Practice for Dialogue and Communication as Strategic Principles for Policing Political Manifestations in Europe (Buenas Pr√°cticas de Di√°logo y Comunicaci√≥n como Principios Estrat√©gicos para la Vigilancia de las Manifestaciones Pol√≠ticas en Europa), que re√ļne a polic√≠as de 12 pa√≠ses y a investigadores en ciencias sociales en torno, sobre todo, a la nueva psicolog√≠a de las multitudes.
Mientras que en Francia, los polic√≠as considerados culpables de la implacabilidad convocan una concentraci√≥n contra el “odio antipolicial”, en Alemania, Suecia, Suiza, la interacci√≥n entre la polic√≠a y los manifestantes se caracteriza por el control y el di√°logo. La polic√≠a francesa se resist√≠an todav√≠a en 2016 a los nuevos modelos de actuaci√≥n policial, basados en la noci√≥n de desescalada. Aqu√≠ se explican las razones de este retroceso doctrinal.

Historia del Nacionalismo √Ārabe

Historia del Nacionalismo Isl√°mico o √Ārabe Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: Consulte la informaci√≥n sobre el Medio Oriente en las relaciones internacionales (m√°s detalles sobre relaciones internacionales y las tensiones geopol√≠tica en nuestra plataforma). Y puede interesar … Leer m√°s

Pol√≠ticas P√ļblicas sobre los Videojuegos Violentos

Muchos de los debates que se han producido en sede parlamentaria y pol√≠tica, la prensa popular y las conferencias se han centrado a menudo en si existen suficientes pruebas cient√≠ficas de los efectos nocivos para apoyar las acciones de pol√≠tica p√ļblica. En algunos debates se han mezclado otras cuestiones de pol√≠tica p√ļblica con la cuesti√≥n cient√≠fica b√°sica de si existen efectos nocivos significativos. Algunos defensores de la Primera Enmienda de los Estados Unidos que critican con vehemencia la investigaci√≥n sobre la violencia en los medios de comunicaci√≥n no parecen entender que la cuesti√≥n cient√≠fica (¬ŅExisten efectos nocivos?) es diferente de la cuesti√≥n jur√≠dica (¬ŅSon legales las pol√≠ticas propuestas seg√ļn la Constituci√≥n del pa√≠s?). Ha habido muy poco debate p√ļblico serio sobre la mejor manera de reducir la exposici√≥n de los ni√Īos y los j√≥venes a la violencia en los medios de comunicaci√≥n. Creemos que ha llegado el momento de pasar a las cuestiones de pol√≠tica p√ļblica, m√°s dif√≠ciles, relativas a si las sociedades modernas deber√≠an tomar medidas para reducir los altos √≠ndices de exposici√≥n de los ni√Īos y los j√≥venes a la violencia medi√°tica y, en caso afirmativo, qu√© pol√≠ticas p√ļblicas ser√≠an probablemente las m√°s eficaces. El texto tambi√©n analizar√° las implicaciones pol√≠ticas y de pol√≠tica p√ļblica de este tema.

Nacionalismo √Ārabe

El nacionalismo árabe proporcionó una poderosa alternativa tanto para el pensamiento soviético como para el occidental durante la Guerra Fría, y requirió que ambos super poderes se comprometieran con él en sus propios términos. Se ha argumentado que, a pesar de su eventual decadencia, el nacionalismo árabe impactó el curso de la Guerra Fría en varios frentes.

En primer lugar, en su intento por mantener la independencia del imperialismo europeo y occidental percibido, el nacionalismo árabe restringió la influencia política que Estados Unidos y Europa podrían ganar en la región. (Tal vez sea de interés más investigación sobre el concepto). En segundo lugar, el nacionalismo árabe impidió el control occidental incontestable del petróleo del Medio Oriente y, al dominar tanto el recurso como las líneas de suministro, se estableció como un actor importante en la lucha bipolar por el poder. Finalmente, a medida que las potencias occidentales empezaron a percibir el nacionalismo árabe como una amenaza en lugar de una idea política con la cual participar positivamente, una sucesión de políticas agresivas y mal consideradas llevó a los estados árabes a acudir a la Unión Soviética en busca de apoyo.

Para los Estados Unidos, el nacionalismo √°rabe represent√≥ un serio desaf√≠o en el entorno de la Guerra Fr√≠a. La visi√≥n global de Estados Unidos de los asuntos mundiales a menudo se sent√≠a inc√≥moda con el deseo √°rabe de independencia y la experiencia reciente del colonialismo. A medida que los l√≠deres nacionalistas se elevaban de perfil y poder, Occidente no reconoc√≠a la necesidad de negociar con el nacionalismo √°rabe en sus propios t√©rminos. Esto condujo a una lucha bipolar por la influencia en el Medio Oriente y, en √ļltima instancia, a una regi√≥n geoestrat√©gicamente crucial del mundo que se inclina hacia la URSS en el apogeo de la Guerra Fr√≠a.

Videojuegos Violentos

Videojuegos Violentos Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: En relaci√≥n a las pol√≠ticas p√ļblicas y aspectos legales de los videojuegos violentos, v√©ase aqu√≠. Videojuegos Violentos para Ni√Īos y J√≥venes A√Īos de investigaci√≥n documentan c√≥mo presenciar la violencia y … Leer m√°s

Prevención de la Violencia Política

Este texto se ocupa de la prevenci√≥n de la violencia pol√≠tica. Algunos actores (inter)nacionales y transnacionales han introducido en la agenda ideas y normas relacionadas con la prevenci√≥n de conflictos violentos y el mantenimiento de la paz. Los actores pueden comprometerse con la prevenci√≥n y, al mismo tiempo, adoptar distintos enfoques. Ampliando el concepto a muchas actividades diferentes, cualquier interacci√≥n social que intente mantener o recrear relaciones pac√≠ficas puede calificarse, por tanto, como un esfuerzo para prevenir la (re)aparici√≥n de conflictos violentos. Esto puede sobrecargar a cualquier actor. Dadas las diferentes ideas que rodean a la prevenci√≥n de conflictos violentos, es importante que los actores definan claramente cu√°l es su objetivo principal. Muchos estaban preocupados por defender sus territorios o engrandecerlos y, por tanto, no se ocuparon de la diplomacia preventiva ni de la prevenci√≥n de conflictos violentos. S√≥lo con los cambios normativos internacionales que comenzaron a m√°s tardar despu√©s de la Segunda Guerra Mundial, con el desarrollo de tratados internacionales m√°s s√≥lidos (por ejemplo, definiendo los cr√≠menes internacionales o argumentando cu√°ndo es apropiado el uso de la fuerza), los actores nacionales e internacionales han incluido aspectos de la prevenci√≥n de conflictos violentos en sus resoluciones y cartas. Desde el punto de vista normativo, se sigue haciendo hincapi√© en las relaciones interestatales y en la gesti√≥n de la violencia pol√≠tica, m√°s que en su prevenci√≥n. La prevenci√≥n de conflictos suele ser una idea tard√≠a en los textos jur√≠dicos. A la hora de concebir una pol√≠tica de prevenci√≥n de la violencia pol√≠tica, hay que tomar muchas decisiones conceptuales, normativas y operativas. Cuando observamos las organizaciones internacionales, as√≠ como sus mandatos y actividades, vemos que la “prevenci√≥n de conflictos” o la “diplomacia preventiva” no son simples ideas, sino conceptos integrales que contienen, generan y sostienen muchos procesos, enfoques y etapas necesarios para evitar que la violencia pol√≠tica vuelva a surgir. Aunque muchas organizaciones internacionales han sido creadas para prevenir la reaparici√≥n de la violencia.

Racismo en el Nacionalismo

Este texto se ocupa del racismo en el nacionalismo, incluidas las cuestiones sobre discriminación. El texto trata de definir la relación entre nacionalismo y racismo en la época moderna. El racismo fue una de las principales ideologías del siglo XIX, centrada en el propio cuerpo humano como su símbolo más potente. Y se ha descrito al nacionalismo como una fe de construcción mucho más laxa que estableció alianzas con la mayoría de las ideologías del siglo XIX, como el liberalismo, el conservadurismo y el socialismo. Cuando el nacionalismo se alió con el racismo, hizo que el racismo fuera operativo -por ejemplo, dentro de los movimientos nacionalistas integrales a partir de finales del siglo XIX-. El racismo no era una mera forma de discriminación, sino una forma determinada de ver a los hombres y mujeres que presentaba una imagen total del mundo. Si el nacionalismo hizo del racismo una realidad, el racismo pasó a dominar el nacionalismo una vez consumada la alianza entre ambos movimientos.

Genocidio de Ruanda

Las raíces del genocidio de 1994 en Ruanda se remontan a las luchas políticas entre hutus y tutsis que surgieron al final del período colonial belga en el decenio de 1950. Antes de la colonización europea, los hutus y los tutsis parecen haberse considerado más afines a las castas o clases que a los grupos étnicos. La invasión simultánea del Frente Patriótico Ruandés y la agitación interna desencadenaron una crisis política y militar en Ruanda que finalmente condujo al genocidio de 1994. La escasez de documentos internos de los grupos extremistas que organizaron el genocidio significa que no puede haber una respuesta definitiva a por qué los extremistas se decidieron por esta sangrienta solución. Sin embargo, a pesar de estas limitaciones, se puede construir una explicación ampliamente deductiva pero convincente que sea coherente con lo que se conoce sobre la progresión de los acontecimientos de 1990 a 1994 y con las limitadas pruebas disponibles de los propios extremistas. Esta explicación sugiere que los extremistas hutus llegaron a la decisión de iniciar un genocidio sistemático sólo después de haber llegado a la conclusión de que las opciones menos violentas para hacer frente a la amenaza tutsi habían fracasado y que otras posibles soluciones serían poco prácticas o insuficientes. Aquí se describen los factores pueden haber contribuido a esta percepción entre los grupos extremistas.

Cronología de las Masacres de Armenios

Cronolog√≠a de las Masacres de Armenios Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Visualizaci√≥n Jer√°rquica de Cuesti√≥n Armenia Relaciones Internacionales > Seguridad internacional > Cuesti√≥n internacional Geograf√≠a > Geograf√≠a pol√≠tica > Pa√≠ses del Consejo de Europa > Armenia Geograf√≠a > … Leer m√°s

Cronología de las Deportaciones de Armenios

1915; 5-18 de julio, SńĪvas: Cinco mil ochocientas cincuenta familias armenias de SńĪvas son deportadas en catorce convoyes, uno de los cuales parte diariamente, entre el lunes 5 y el domingo 18 de julio, con una media de 400 familias por caravana. Las deportaciones siguen la ruta de SńĪvas a trav√©s de Tecirhan, Magara, Kangal, Alacahan, K√∂t√ľhan, Hasan√ßelebi, Hekimhan, Hasanbadrińü, Aruzi YazńĪ, el puente de KńĪrk G√∂z, FńĪrńĪncńĪlar, Zeydańü, y Gergerdańü (las monta√Īas de KanlńĪ Dere, donde los jefes kurdos, Zeynal Bey y Haci Badri Ańüa, de la tribu ReŇüvan), antes de dirigirse a AdńĪyaman, Samsat, para luego cruzar el r√≠o √Čufrates en G√∂zen, y seguir la ruta por Suru√ß, Urfa, ViranŇüehir, Ras ul-Ayn, y pasar por Mosul o Bab y Mumbuc para llegar a Alepo.
1915; noviembre, KńĪrkańüa√ß (provincia de AydńĪn): Mil armenios de esta regi√≥n son deportados a Konya.

1915; de noviembre a abril de 1916, campo de concentración de Dipsi: Treinta mil deportados mueren en seis meses.
1916; Principios de diciembre, Estambul: Cuatro mil armenios de la capital son deportados a Siria.

1915; De diciembre a marzo de 1916, campos de concentración en Lale y Tefrice (provincia de Alepo): Varios miles de deportados mueren durante los cuatro meses de actividad del campo.
Todo esto son solo ejemplos de la larga lista de deportaciones que tuvieron lugar en 1915 y 1916.

Cronología del Genocidio Armenio

S√≥lo en 1919 se constituye definitivamente un tribunal militar extraordinario por decreto del Sult√°n, destinado a juzgar las siguientes categor√≠as criminales 1) Los instigadores centrales de los cr√≠menes contra los armenios; 2) Los que trabajaron bajo los auspicios de los principales responsables, como los miembros influyentes del Comit√© Central del CUP; 3) Los miembros de las organizaciones clandestinas, como la Organizaci√≥n Especial, junto con los militares de alto rango y los criminales liberados de la c√°rcel; 4) los diputados que no protestaron y que consintieron los cr√≠menes cometidos; 5) los publicistas que aplaudieron y alentaron estos cr√≠menes, e incitaron a la opini√≥n p√ļblica con sus art√≠culos llenos de falsedades y provocaciones; 6) los que se enriquecieron o sacaron provecho de estos cr√≠menes; y 7) los pashas y beys que participaron en los cr√≠menes.

Expulsi√≥n √Čtnica

Este texto se ocupa de la expulsi√≥n √©tnica, como la pol√≠tica destinada a remover de un √°rea a grupos culturalmente diferentes. En las √ļltimas d√©cadas esta operaci√≥n se ha denominado ‚Äúlimpieza √©tnica‚ÄĚ. Las deportaciones masivas llevadas a cabo en los Balcanes no eran nuevas en este siglo de ingenier√≠a √©tnica (siglo XX). Los griegos de Turqu√≠a; los turcos de Grecia; los serbios de la Croacia fascista de 1941-1945; los jud√≠os de la Europa de Hitler; los alemanes √©tnicos de la Checoslovaquia de posguerra; los palestinos de los territorios ocupados. Las oleadas de desalojos forzosos de grupos √©tnicos y religiosos han sido repetitivas, y a menudo han combinado la expulsi√≥n f√≠sica con una violencia devastadora o, como en el caso de los jud√≠os, con el genocidio. La limpieza √©tnica es un t√©rmino general, y no hay ning√ļn delito espec√≠fico con ese nombre, pero la pr√°ctica abarca una serie de delitos. La Comisi√≥n de Expertos de las Naciones Unidas, en un informe de enero de 1993 dirigido al Consejo de Seguridad, defini√≥ la “limpieza √©tnica” como “hacer que una zona sea √©tnicamente homog√©nea mediante el uso de la fuerza o la intimidaci√≥n para expulsar a personas de determinados grupos de la zona”. Dijo que la limpieza √©tnica se llev√≥ a cabo en la antigua Yugoslavia mediante asesinatos, torturas, arrestos y detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales, y muchos otros delitos contra la humanidad, o delitos de guerra. La decisi√≥n de participar en la limpieza √©tnica no siempre es una decisi√≥n de perpetrar un asesinato colectivo. La limpieza √©tnica y los asesinatos en masa suelen mezclarse en el lenguaje popular, pero no son sin√≥nimos. La depuraci√≥n √©tnica se refiere a la eliminaci√≥n de ciertos grupos de un territorio determinado, proceso que puede o no entra√Īar un asesinato colectivo.

Caracter√≠sticas de la Limpieza √Čtnica

A pesar de su car√°cter eufem√≠stico y de su origen en el lenguaje de los ejecutores o perpetradores del delito, “limpieza √©tnica” es ahora el t√©rmino acad√©mico ampliamente aceptado para describir la eliminaci√≥n sistem√°tica y violenta de grupos √©tnicos no deseados de un territorio determinado. Ni la intenci√≥n, como cuesti√≥n de pol√≠tica, de hacer que una zona sea “√©tnicamente homog√©nea”, ni las operaciones que puedan llevarse a cabo para aplicar esa pol√≠tica, pueden calificarse como genocidio: la intenci√≥n que caracteriza al genocidio es “destruir, total o parcialmente” a un grupo determinado, y la deportaci√≥n o el desplazamiento de los miembros de un grupo, aunque se efect√ļe por la fuerza, no equivale necesariamente a la destrucci√≥n de ese grupo, ni esa destrucci√≥n es una consecuencia autom√°tica del desplazamiento. Esto no quiere decir que los actos descritos como “limpieza √©tnica” no puedan constituir nunca un genocidio, si se caracterizan, por ejemplo, por “infligir deliberadamente al grupo condiciones de vida que hayan de acarrear su destrucci√≥n f√≠sica total o parcial”, en contra de lo dispuesto en el Convenio sobre el Genocidio, siempre que dicha acci√≥n se lleve a cabo con la necesaria intenci√≥n espec√≠fica (dolus specialis), es decir, con vistas a la destrucci√≥n del grupo, a diferencia de su expulsi√≥n de la regi√≥n.

Genocidio Armenio

Entre 1915 y 1918, entre 500.000 y 1.500.000 armenios de una poblaci√≥n total de menos de 2.000.000 que viv√≠an en Turqu√≠a murieron en la primera matanza masiva √©tnica del siglo XX. Desde mediados del siglo XVI, los cristianos armenios hab√≠an vivido como una de las muchas minor√≠as del imperio otomano, la mayor√≠a en las regiones orientales de la actual Turqu√≠a. El sistema otomano concedi√≥ a los armenios una autonom√≠a sustancial en sus asuntos internos y religiosos, pero siguieron estando oficialmente subordinados a los musulmanes y disfrutaron de menos derechos y privilegios en virtud del derecho otomano. A pesar de esta relaci√≥n perjudicial para una de las partes, los armenios y los turcos lograron vivir en relativa paz hasta los √ļltimos decenios del siglo XIX, cuando el imperio otomano estuvo al borde del colapso. El genocidio armenio fue el √ļltimo paso de una larga serie de respuestas de los turcos para detener la acelerada desintegraci√≥n de su imperio. En su momento, varias personas influyentes denunciaron estas atrocidades, pero s√≥lo a partir de la d√©cada de 1970 los estudiosos han dedicado algo parecido a una atenci√≥n sostenida a esta cat√°strofe humana. Hay pruebas m√°s que suficientes para sugerir que el asesinato en masa de los armenios fue un caso de genocidio, tal y como se defini√≥ posteriormente este crimen en la Convenci√≥n sobre el Genocidio de las Naciones Unidas de 1948. Los autores supervivientes del genocidio armenio podr√≠an haber rendido cuentas ante un tribunal penal internacional.

Asesinato Selectivo

Un examen de la legalidad de los asesinatos selectivos patrocinados por el Estado en virtud del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, este texto revisa los tratados, las costumbres y los principios generales del derecho para determinar los paradigmas (sistema de creencias, reglas o principios) normativos que rigen el uso intencional de la fuerza letal contra determinadas personas en la aplicaci√≥n de la norma (generalmente por los organismos y autoridades p√ļblicas, incluido las fuerzas y cuerpos de seguridad y orden p√ļblico) y la conducci√≥n de las hostilidades. Tambi√©n aborda la relevancia de la ley de la fuerza interestatal para los asesinatos selectivos, y la interrelaci√≥n de los diversos marcos normativos que pueden aplicarse simult√°neamente a las operaciones que implican el uso de la fuerza letal. La literatura ha hecho un esfuerzo destacando y comparando los principales motivos de preocupaci√≥n en relaci√≥n con los asesinatos selectivos patrocinados por el Estado en cada paradigma normativo y situando los resultados del an√°lisis en el contexto m√°s amplio del estado de derecho. Los acad√©micos, los responsables pol√≠ticos, los medios de comunicaci√≥n y otras personas debaten peri√≥dicamente la legalidad internacional del programa de asesinatos selectivos del gobierno de Estados Unidos. Ese debate se centra en la permisibilidad de los asesinatos selectivos del gobierno estadounidense en virtud de dos marcos jur√≠dicos internacionales: el jus ad bellum y el jus in bello, como se describe en este texto.

Investigación del Holocausto

Se ha escrito mucho sobre la singularidad del Holocausto y su incomparabilidad con otros incidentes de matanzas masivas. Durante la Segunda Guerra Mundial (1939 1945), se estima que 60 millones de personas, entre personal militar, paramilitar y civil, perecieron, ya sea en batalla, por ataques a√©reos o bombardeos a zonas urbanas, asedios a pueblos o en campos. Desde cierta perspectiva te√≥rica, quiz√°s el atributo singular m√°s interesante del Holocausto son los peculiares conceptos pseudocient√≠ficos y eugen√©sicos que informaron la comprensi√≥n nazi de la amenaza jud√≠a. No parece haber ning√ļn otro ejemplo de matanza masiva impulsada tan poderosamente por el deseo de eliminar de la sociedad una supuesta reserva gen√©tica peligrosa que, adem√°s, representara una proporci√≥n tan peque√Īa de la poblaci√≥n total. Otros pa√≠ses tambi√©n juzgaron a quienes cometieron cr√≠menes en sus respectivos territorios durante la ocupaci√≥n nazi y a quienes colaboraron con las autoridades nazis. Polonia, por ejemplo, conden√≥ a Rudolf Hess, el comandante del campo de exterminio de Auschwitz, a muerte en 1947. En los decenios de posguerra, la inteligencia israel√≠ sigui√≥ investigando y cazando a los criminales nazis que hab√≠an huido a otros pa√≠ses con identidades falsas, como Adolf Eichmann, que finalmente fue juzgado en Jerusal√©n en 1961. Hay ciertas preguntas que se plantean habitualmente sobre cualquier caso de asesinato que tambi√©n pueden plantearse en el caso que nos ocupa. Son las preguntas sobre el motivo, los medios y la oportunidad. ¬ŅQu√© llev√≥ a los l√≠deres del Tercer Reich a creer que sus v√≠ctimas jud√≠as deb√≠an morir? Una vez que llegaron a esa conclusi√≥n, ¬Ņc√≥mo pudieron esos l√≠deres actuar en consecuencia con el grado preciso de √©xito que finalmente lograron? ¬ŅC√≥mo movilizaron a otros para que participaran en la matanza? ¬ŅC√≥mo pudieron las personas que trabajaban en su nombre maniobrar para colocar a sus v√≠ctimas en una posici√≥n en la que fuera posible quitarles la vida? ¬ŅHubo algo que las v√≠ctimas previstas o alg√ļn otro agente pudieran haber hecho para detener la campa√Īa de asesinatos en masa o reducir significativamente el n√ļmero de personas que perdieron la vida a causa de ella?

Ensayo sobre la Violencia contra la Mujer

La violencia contra la mujer es un problema de salud p√ļblica importante y un abuso de los derechos humanos de las mujeres. [rtbs name=”historia-de-las-mujeres”] Es omnipresente en todo el mundo, aunque su prevalencia var√≠a entre los sitios, al igual que los patrones y formas que toma. La violencia contra la mujer es un factor de riesgo importante para la salud de la mujer, lo que resulta en una amplia gama de resultados negativos para la salud y el bienestar de las mujeres, incluida su salud sexual y reproductiva.

Consecuencias del Holocausto

Este texto examina las consecuencias del holocausto. El Holocausto, que extingui√≥ la vida de entre cinco y seis millones de hombres, mujeres y ni√Īos jud√≠os, sigue siendo el episodio m√°s infame y sangriento de la historia de la matanza √©tnica en masa. En muchos sentidos, los horrores del Holocausto son imposibles de comprender. Cuando la guerra termin√≥ millones de jud√≠os, eslavos, gitanos, homosexuales, testigos de Jehov√°, comunistas y otros grupos hab√≠an fallecido en el Holocausto. M√°s de 5.000.000 de jud√≠os fueron asesinados: unos 3.000.000 en centros o campos de concentraci√≥n. Se dio en Europa Occidental un rechazo expl√≠cito al nazismo y sus consecuencias, con el Holocausto como ejemplo m√°ximo de lo que no ten√≠a que volver a suceder. En la Rep√ļblica Federal de Alemania, en particular, y tambi√©n en Austria, tuvo lugar un movimiento de autoexamen y la adopci√≥n de medidas de desnazificaci√≥n: en ambos pa√≠ses se prohibi√≥ por ley el partido nazi, as√≠ como los s√≠mbolos y la propaganda de esta ideolog√≠a y la negaci√≥n del Holocausto.

Ni√Īos en los Campos de Concentraci√≥n

Este texto se ocupa e intenta responder a que hac√≠an con los ni√Īos en los campos de concentraci√≥n, los llamados ni√Īos del holocausto. Durante el Holocausto, los nazis y sus aliados asesinaron a m√°s de 1,5 millones de ni√Īos y adolescentes jud√≠os, as√≠ como a miles de ni√Īos roman√≠es y alemanes con discapacidades f√≠sicas y emocionales. Este texto intenta proporcionar una visi√≥n de las vulnerabilidades a las que se enfrentaban los ni√Īos durante el Holocausto, describiendo c√≥mo los rescatadores individuales y las organizaciones de rescate m√°s grandes (aunque clandestinas) trataron de minimizar los peores efectos de las medidas antijud√≠as nazis contra los ni√Īos, c√≥mo algunos ni√Īos jud√≠os se hicieron pasar por no jud√≠os para sobrevivir y c√≥mo algunas v√≠ctimas adultas del Holocausto que, a pesar de los riesgos que corr√≠an, trabajaron para salvar a los ni√Īos.

Nacionalismo Africano

El nacionalismo africano ha tenido diferentes significados para diferentes personas a lo largo de distintos periodos de tiempo: el pannegrismo en la segunda mitad del siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial; la resistencia primaria y las primeras rebeliones contra el dominio colonial en √Āfrica desde la d√©cada de 1880 hasta la Primera Guerra Mundial; el protonacionalismo entre las guerras mundiales; el nacionalismo anticolonial moderno en las d√©cadas de 1940 y 1950; el nacionalismo radical en las d√©cadas de 1970 y 1980; el nacionalismo territorial antes de la independencia y la construcci√≥n de la naci√≥n en el Estado poscolonial. Se podr√≠a haber a√Īadido el nacionalismo de los colonos blancos en Sud√°frica o Rodesia del Sur, pero este informe se ha centrado en el nacionalismo africano negro. Las nuevas capitales del interior, situadas en el centro, que sustituyeron a las capitales costeras coloniales, fueron otro mecanismo de construcci√≥n nacional adoptado por Nigeria (Abuja), Costa de Marfil (Yamassoukro), Tanzania (Dodoma) y Malawi (Lilongwe). Otra medida deliberada para aumentar el orgullo de la poblaci√≥n por el Estado hist√≥rico fue africanizar el nombre del Estado o de su capital. As√≠, la Costa de Oro pas√≥ a llamarse Ghana, el Sud√°n franc√©s a Mal√≠, Rodesia del Sur a Zimbabue, Rodesia del Norte a Zambia y el Alto Volta a Burkina Faso. Las capitales Leopoldville y Salisbury se convirtieron en Kinshasa y Harare. Otra estrategia de construcci√≥n nacional consist√≠a en reducir las diferencias socioecon√≥micas entre las regiones y los grupos √©tnicos mediante una fuerte inversi√≥n en las zonas pobres y desfavorecidas. La construcci√≥n de la naci√≥n africana se bas√≥ en tres estrategias b√°sicas. Una era la estrategia jacobina de homogeneizar el pa√≠s mediante la coacci√≥n y el uso de la fuerza. Las otras dos estrategias se describen en este informe.

Características de la Violencia Doméstica

Esta entrada sobre la violencia dom√©stica examina la visi√≥n del abuso dom√©stico en el derecho de familia. La ley en todas las jurisdicciones ha sido reacia a interferir en casos de violencia dom√©stica. En las √ļltimas d√©cadas, la ley ha comenzado a aceptar que este tema es un problema social importante que necesita una reacci√≥n legal. No existe una definici√≥n s√≥lida de violencia dom√©stica. Una definici√≥n debe incluir el abuso emocional y financiero. La violencia dom√©stica no se limita a una pareja que cohabita, sino que incluye a todas las personas que viven en una relaci√≥n √≠ntima. La noci√≥n de desigualdad en una relaci√≥n es una consideraci√≥n importante en la definici√≥n de violencia dom√©stica.

Exterminio

Los historiadores han discutido ferozmente el momento exacto del fat√≠dico cambio de la planificaci√≥n nazi para la deportaci√≥n de los jud√≠os a la pol√≠tica de exterminio total. Aparte de aquellos que creen que Hitler hab√≠a estado esperando la oportunidad de matar a los jud√≠os desde el momento en que lleg√≥ al poder, la mayor√≠a de los acad√©micos est√°n de acuerdo en que la decisi√≥n se tom√≥ en alg√ļn momento entre principios de la primavera y finales del oto√Īo de 1941. Muchos historiadores y cient√≠ficos sociales coinciden en que esta decisi√≥n se bas√≥, al menos en parte, en la conclusi√≥n de que los anteriores planes de deportaci√≥n del r√©gimen hab√≠an fracasado y que la deportaci√≥n ya no era una soluci√≥n pr√°ctica a la “cuesti√≥n jud√≠a”. Los planificadores nazis se enfrentar√≠an al problema m√°s dif√≠cil de conseguir comida y refugio para las grandes poblaciones de los ghettos jud√≠os durante los meses de invierno.
Estas consideraciones parecen haber llevado a Hitler y a otros l√≠deres nazis a concluir que la opci√≥n m√°s “pr√°ctica” que quedaba para librar a Europa de los jud√≠os era el exterminio sistem√°tico. Los contornos precisos de esta pol√≠tica, utilizando la combinaci√≥n de c√°maras de gas y crematorios, probablemente no se cristalizaron hasta finales del oto√Īo o invierno de 1941. Una vez que lo hicieron, la convicci√≥n de Hitler de que la cuesti√≥n jud√≠a deb√≠a ser resuelta antes del final de la guerra asegur√≥ que el exterminio proceder√≠a a un ritmo terrible. Aproximadamente 3,8 millones de jud√≠os murieron a finales de 1942, casi dos tercios de todos los jud√≠os que perecieron en el Holocausto. La mayor√≠a de las primeras observaciones de Hitler no piden claramente un exterminio sistem√°tico. Algunos autores han especulado con que Hitler lanz√≥ esas amenazas para intimidar a los jud√≠os que viv√≠an en el extranjero a fin de que no utilizaran su supuesta influencia sobre las potencias occidentales para desencadenar una guerra mundial (o global) contra Alemania. El mundo conoce los campos de concentraci√≥n (v√©se m√°s detalles) desde la Guerra de los Boers (1899-1902) y la revuelta de los Hereros (1904-1905). La Revoluci√≥n Rusa invent√≥ el Gulag y Estados democr√°ticos como Francia, el Reino Unido y Estados Unidos utilizaron centros de detenci√≥n coercitiva a gran escala en tiempos de guerra. A partir de marzo de 1933, el r√©gimen nacionalsocialista abri√≥ los Konzentrationslager (KZ) para encarcelar a los opositores al Tercer Reich. Los jud√≠os no fueron detenidos masivamente en campos de concentraci√≥n hasta 1941.

Depuraci√≥n √Čtnica en el Siglo XX

Aqu√≠ y en otros lugares de la plataforma, se examina el genocidio de los armenios en Turqu√≠a en 1915, el genocidio nazi de los jud√≠os en Alemania y en los territorios ocupados por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, y el genocidio de los tutsis en Ruanda en 1994. Estos eventos representan tres de los episodios m√°s violentos del siglo XX, rico en matanzas √©tnicas en masa. Los motivos racistas o nacionalistas tambi√©n parecen haber desempe√Īado un papel destacado en otras importantes matanzas en los √ļltimos cien a√Īos, entre ellas, aunque no exclusivamente, las matanzas masivas durante la deportaci√≥n sovi√©tica a Siberia de chechenos-ingusos, t√°rtaros de Crimea y varias otras nacionalidades entre 1937 y 1953; la expulsi√≥n de alemanes √©tnicos de Europa oriental en 1945-47; la partici√≥n de la India en 1947-48; la partici√≥n del Pakist√°n oriental/Bangladesh en 1971; y la guerra civil en Bosnia y Herzegovina entre 1992 y 1995. Este texto se divide en varias secciones principales, con referencias cruzadas a m√°s informaci√≥n. En una secci√≥n se describe las motivaciones selectivas y espec√≠ficas generales para la matanza masiva √©tnica. En otras secciones se utiliza esta perspectiva para ayudar a explicar los asesinatos en masa en la Armenia turca, la Alemania nazi y Ruanda. En otra secci√≥n se discute la historia de varios reg√≠menes racistas y nacionalistas “menos violentos”.

Violencia Estructural en √Āfrica

La pobreza y la violencia son temas de importancia mundial. En este texto, se explora la relaci√≥n entre la conquista colonial y la formaci√≥n de los pobres rurales de √Āfrica. La literatura del siglo XXI cambia nuestra comprensi√≥n de los or√≠genes de la desgarradora pobreza que caracteriza a las zonas rurales en la actualidad. Adem√°s de la atenci√≥n de los modelos generales de cambio econ√≥mico, el texto se centra en las implicaciones duraderas de la violencia en la configuraci√≥n del pasado y el presente de √Āfrica. Se detalla la devastaci√≥n causada por las fuerzas europeas y sus auxiliares africanos. Su violencia provoc√≥ un derramamiento de sangre gratuito, la destrucci√≥n de propiedades a gran escala y la hambruna. Se explora c√≥mo los supervivientes lucharon por rehacer sus vidas, incluyendo la adopci√≥n de nuevos cultivos, y el mundo de desigualdad y vulnerabilidad que la violencia colonial leg√≥. Como tel√≥n de fondo, los desaf√≠os contempor√°neos y las amenazas a la democracia en varios pa√≠ses africanos.

Deportación en Europa

Decenas de miles de judíos murieron durante la deportación y al llegar a los guetos entre 1939 y 1941. Muchos más seguramente habrían perecido si alguno de los planes de deportación hubiera llegado a buen puerto. Los líderes nazis hicieron declaraciones contradictorias sobre si a los judíos deportados se les permitiría tener su propio estado o si permanecerían en cuarentena en un sistema de reservas vigilado por Alemania. Aunque estas políticas eran brutales y crueles, no buscaban la aniquilación física de los judíos. De hecho, aunque los nazis estaban claramente dispuestos a aceptar una cantidad significativa de muertes de judíos durante la deportación y la creación de guetos e hicieron poco por mejorar las duras condiciones, y aunque estos planes de deportación pueden parecer descabellados, la evidencia es abrumadora de que fueron tomados en serio por los oficiales nazis, incluyendo a Hitler. Se dedicaron importantes recursos humanos y materiales a estos planes. Se iniciaron esfuerzos diplomáticos para trabajar en los detalles de las deportaciones con otros países.