Quiebra

Definición y Carácteres de Quiebra en México Concepto de Quiebra que proporciona el Diccionario Jurídico Mexicano (1994), de la Suprema Corte de Justicia de México (escrito por Miguel Acosta Romero):(De quebrar), según el diccionario de la lengua, es un juicio universal para liquidar y […]

Anatema

Reprobación pronunciada por autoridad eclesiástica, seguida de excomunión. Esta palabra envuelve generalmente una idea negativa y peyorativa. Lingüísticamente y en su origen más remoto tenemos el término hebreo herem, del verbo haram, que significa cortar, excluir, separar. La palabra árabe harcim (harém) tiene parecido sentido. Su significación real pertenece a la esfera de lo santo y de lo impuro. Ha sufrido, como tantas otras palabras, una evolución semántica.

Enriquecimiento Injusto

Definición de ENRIQUECIMIENTO INJUSTO en Derecho español Enriquecimiento de una persona a expensas de otra, sin causa que lo justifique.

Resolución Judicial

Este texto trata de explicar qué es una resolución judicial, su definición en derecho, como toda decisión o providencia que adopta un juez o tribunal en el curso de una causa contenciosa o de un expediente de jurisdicción voluntaria, sea a instancia de parte o de oficio. Hay diferentes tipos de resolución judicial, como providencia, auto, sentencia o medida decisoria. También se analiza los efectos de las resoluciones extranjeras.

Acción Posesoria

Este texto se ocupa de la acción posesoria, que se denomina también acción interdictal por utilizarse a través del procedimiento de los interdictos, y es la tendente a adquirir o conservar la posesión de una cosa, o a recobrar la posesión perdida. La disciplina de las acciones posesorias está contenida, en la mayoría de las jurisdicciones, en el Código Civil y algunos textos procesales. Se trata de acciones típicas destinadas a proteger no un derecho subjetivo, sino un estado de hecho, legalmente reconocido y protegido, que consiste en un poder sobre el activo que se posee, en un poder sobre la cosa que se manifiesta en una actividad correspondiente al ejercicio de la propiedad u otro derecho real.

Posesion

Este texto se ocupa de la posesión en Derecho civil. La disciplina de las acciones en defensa de la posesión difiere no poco de la dictada por el código derogado. Sin embargo, sin perjuicio del reconocimiento de la reposición a favor del retenedor, se excluye a quien retiene por razones de hospitalidad o de trabajo, con la consecuencia de que la sustracción de la retención al huésped y al trabajador no integra los extremos de la expoliación y que la sentencia de reposición produce sus efectos también contra el huésped y el trabajador que depende de la parte perdedora. Quien ignora que en su título o modo de adquirir exista vicio que lo invalide

Excedencia

Este texto está dedicado a las excedencias, una institución que el ordenamiento jurídico no define de forma general, sino que está regulada en sus manifestaciones particulares por la ley y por la negociación colectiva. Estas manifestaciones particulares están unidas, en su mayoría, por dos elementos: la suspensión del trabajo con derecho a la conservación del empleo durante un largo periodo de tiempo (normalmente más de un año) y el impago del salario o de una indemnización equivalente. En esta contribución se examinan los casos de excedencia previstos por la ley (por ejemplo, la excedencia para el desempeño de cargos públicos electivos o sindicales en virtud de la normativa laboral, la excedencia por motivos familiares graves, la excedencia para seguir programas de rehabilitación de drogodependencias) y los casos más significativos previstos en los convenios colectivos (como la excedencia por enfermedad o accidente).

Procedimiento de Apremio

Examinamos la estructura y función del procedimiento de apremio, regulado en varios países a través de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y configurado por el legislador como un procedimiento especial, alternativo al procedimiento cognitivo ordinario (que sigue existiendo para los mismos litigios), sólo para los litigios relativos a sumas de dinero, otros bienes fungibles o la entrega de bienes muebles concretos. El procedimiento se caracteriza por una doble fase: la primera, iniciada a iniciativa del acreedor y destinada a obtener, sin la intervención del deudor, un decreto judicial de requerimiento de cumplimiento; la segunda, eventualmente a iniciativa del demandado, de oposición al decreto, estructurada como un juicio ordinario de cognición, que conduce a una sentencia destinada a sustituir el requerimiento. Actuaciones propias del proceso de ejecución dirigidas a la realización de los bienes embargados, para hacer efectivos los derechos del acreedor.

Enfiteusis

También es denominado derecho real de censo. Es enfitéutico el censo cuando una persona cede a otra el dominio útil de una finca, reservándose el directo y el derecho a percibir del enfiteuta una pensión anual en reconocimiento de este mismo dominio. La enfiteusis es un derecho real (véase derecho subjetivo) sobre un terreno ajeno que otorga a su titular (enfiteuta) los mismos derechos que tendría el propietario (concedente) sobre los frutos, el tesoro y los usos del subsuelo; el derecho del enfiteuta se extiende a las accesiones. El enfiteuta está sujeto básicamente a dos obligaciones: la de pagar una renta periódica (que puede consistir en una suma de dinero o en una cantidad fija de productos naturales) al concedente y la de mejorar la tierra. La enfiteusis también soporta los impuestos y otras cargas del terreno, salvo que las leyes especiales o la escritura de constitución dispongan otra cosa. La enfiteusis puede constituirse por contrato, testamento o usucapión y puede ser perpetua o temporal, pero en este último caso su duración no puede ser inferior a veinte años. Se extingue por la perdición total del fondo, por la expiración del plazo (en el caso de la enfiteusis temporal), por la prescripción tras veinte años de no utilización y por la usucapión por parte del enfiteuta del derecho de propiedad (no obstante, el concedente puede solicitar el reconocimiento de su derecho por parte de la persona que esté en posesión del fondo de enfiteusis, como se explica con más detalles en este texto).

Decreto-Ley

Definición de DECRETO-LEY en Derecho español Delegación expresa y especial del Poder legislativo, ante circunstancias excepcionales, a favor del Poder ejecutivo. | Disposición de carácter legislativo que, sin ser sometida al órgano adecuado, se promulga por el poder ejecutivo, en virtud de […]

Contrato de Comodato

Préstamo de uso.
Contrato (también conocido como préstamo de uso, con la obligación de devolver la cosa prestada en un determinado plazo ), regulado normalmente en el Código Civil, por el que una parte entrega a la otra una cosa mueble o inmueble para que la utilice durante un tiempo determinado o para un fin específico con la obligación de devolver la misma cosa recibida. Es un contrato real, en tanto que para su existencia presupone la entrega de la cosa, es de naturaleza esencialmente gratuita y este elemento lo diferencia del arrendamiento. Se distingue entonces de la hipoteca porque sólo puede tener por objeto cosas inconsumibles. Da lugar a un derecho personal de disfrute, por tanto, meramente relativo, y sólo en relación con el uso determinado por el contrato, con la exclusión de conceder, sin el consentimiento del comodante, el disfrute a terceros. El incumplimiento de estas obligaciones puede dar lugar a la devolución anticipada del artículo y a la indemnización por daños y perjuicios.

Contrato de Depósito

El depósito es el contrato por el que una parte (depositario) recibe de la otra (depositante o depositario) una cosa mueble con la obligación de guardarla y conservarla en especie. El depósito es un verdadero contrato, porque se perfecciona con la entrega de la cosa al depositario. El depósito se presume gratuito, salvo que la condición profesional del depositario u otras circunstancias indiquen una intención diferente por parte de las partes: las obligaciones derivadas del depósito son, en general, responsabilidad del depositario, que debe cuidar la cosa depositada con la diligencia de un buen padre de familia), no puede utilizarla ni entregarla a otros sin el consentimiento del depositante, debe devolverla tan pronto como esté en posesión del depositante, y no debe ser utilizada por el depositario ni entregada a otros sin el consentimiento del depositante. Acuerdo destinado a procurar la guarda y custodia de una cosa mueble ajena, que impone a quien recibe dicha cosa la obligación de devolverla en cuanto lo requiera la persona que hizo la entrega.

Uso

El término «uso» se emplea en varias disciplinas, incluidas la economía, el derecho laboral, el internacional, el social y el civil. En el derecho internacional, el uso de la fuerza, entendido como el recurso de un Estado a las operaciones militares contra otro Estado, era legítimo -aunque bajo ciertas condiciones y respetando las obligaciones contraídas en el ámbito de los pactos- hasta el nacimiento de las Naciones Unidas tras la Segunda Guerra Mundial. Más concretamente, el régimen de guerra difiere de los previstos para los procedimientos de legítima defensa (intervención, represalia, legítima defensa, necesidad) para los que es necesario probar la existencia de un título jurídico específico. En cuanto a la guerra, al menos hasta el Pacto de la Sociedad de Naciones, los Estados gozaban de un ius ad bellum ilimitado. La guerra era, en efecto, un instrumento admitido en el derecho internacional para resolver los conflictos internacionales, especialmente los políticos, haciendo prevalecer el interés propio sobre el ajeno, incluso en ausencia de un título jurídico adecuado que lo justificara. Además, fue precisamente en esta época cuando comenzó a desarrollarse el llamado derecho de la guerra, es decir, el derecho aplicable al desarrollo de las hostilidades, que regula la violencia bélica y la protección de las víctimas de los conflictos armados y de la población civil. En el Derecho Social, los bienes que conforman el patrimonio sindical son de uso común de los afiliados de la actividad, debiéndose relacionar el concepto con los fines naturales y legales de la asociación, a los que deben servir socialmente.

Título Ejecutivo

El que trae aparejada ejecución contra lo obligado, de una forma directa, y sin necesidad de mediar declaración judicial previa. El acta notarial, aunque constituye un título ejecutivo, no tiene los atributos de una sentencia y que ninguna disposición legal impide que un acreedor tenga dos títulos ejecutivos por el mismo crédito. Tal es el caso de las escrituras públicas, letras de cambio, etc. En el procedimiento civil, acto jurídico que constituye la condición necesaria y suficiente para el inicio de un procedimiento de ejecución forzosa; se recoge en un documento en papel, en el que se describe el derecho por el que se actúa, el titular del derecho y el deudor de la prestación objeto del mismo.

Preclusión

En Derecho, se trata de un principio que inspira la Legislación procesal, en virtud del cual, para que los actos procesales sean eficaces, han de realizarse en el momento procesal oportuno, careciendo de validez en otro caso. En psicoanálisis: El funcionamiento del lenguaje y las categorías topológicas de lo real, lo simbólico y lo imaginario permiten especificar este defecto de la siguiente manera: el significante que ha sido rechazado del orden simbólico reaparece en lo real, por ejemplo alucinatoriamente. Las perturbaciones que se siguen de ello en los tres registros de lo real, lo simbólico y lo imaginario (R.S.I.) dan a las psicosis sus diferentes configuraciones. El efecto radical de la forclusión sobre la estructura se da no sólo en el cambio de lugar del significante, sino también en el estatuto primordial de lo que es excluido.

Hecho Jurídico

Por hecho jurídico se entiende todo acontecimiento que la ley toma en consideración y al que atribuye efectos particulares. En su acepción jurídica, el hecho no es el acontecimiento natural, identificable y aislable en un contexto naturalista, sino aquel acontecimiento que es aislado e identificado por el derecho según sus propios criterios. Sólo la calificación jurídica, la determinación normativa del hecho, le confiere un carácter unitario, según los fines perseguidos por el derecho positivo, carácter que puede ser enteramente distinto del que se le reconoce en el plano naturalista: y así el hecho jurídico se llama hecho, y es la relación entre el acontecimiento físico y los efectos particulares conectados al acontecimiento en virtud de la voluntad de la ley. Este fenómeno se suele expresar diciendo que el hecho es la condición de los efectos jurídicos y la norma es la causa. Este proceso de desnaturalización del hecho físico constituye una tipificación normativa con la consiguiente organización de los hechos naturales, homogéneos o considerados como tales por el legislador, en esquemas abstractos típicos, que se utilizan como elementos de las proposiciones normativas y términos de referencia de la disciplina correspondiente.

Usufructuario

Usufructuario es el que tiene derecho a usufructuar una cosa, el que tiene el usufructo de una propiedad o el que tiene el uso o disfrute de algo. Usufructuario es la persona o agente que tiene el usufructo de una propiedad en particular (por el transcurso del tiempo requerido) En términos más estrictos, es un término del Derecho Civil que se refiere al derecho de un individuo a usar y disfrutar de la propiedad de otro, siempre que su sustancia no se vea perjudicada ni alterada. Esta parte de la plataforma introducirá y discutirá las dinámicas cambiantes de usufructuario, con el objetivo de examinar su desarrollo actual.

Razón Social

Nombre legal de una sociedad que ésta utiliza para distinguirse de otras en el tráfico jurídico y económico y bajo el cual contrae sus obligaciones. En cada país, y en función del tipo de sociead, se aplican razones sociales diferentes, con un régimen diferente. Por ejemplo, la sociedad comanditaria por acciones de España podrá utilizar una razón social, con el nombre de todos los socios colectivos, de alguno de ellos o de uno solo. La denominación social es el nombre de una sociedad civil, que debe figurar en los estatutos de la sociedad. Este término no debe confundirse con la «razón social», término utilizado para una empresa comercial en varias jurisdicciones, o con el objeto social. En Derecho Mercantil, la razón social constituye la denominación oficial de entidades o sociedades.