Instituciones Sociales

Un desarrollo emocionante de la teor√≠a criminol√≥gica en las √ļltimas d√©cadas ha sido la renovada atenci√≥n al papel de las instituciones sociales, un desarrollo que se ha calificado acertadamente como la “nueva institucionalidad”. Esta nueva institucionalidad se ha manifestado de manera m√°s prominente en las recientes investigaciones sobre el castigo penal. En una serie de estudios esclarecedores, los acad√©micos han descrito las formas en que la respuesta de la sociedad a la delincuencia refleja el complejo m√°s amplio de instituciones sociales y tambi√©n las formas en que los propios reg√≠menes de castigo afectan a otros componentes del orden institucional.

El hecho de que las instituciones sean fundamentales para comprender la respuesta de la sociedad a la delincuencia no es nuevo ni sorprendente, dado que el “sistema de justicia penal” es en s√≠ mismo una instituci√≥n (o un subsistema institucional). Sin embargo, el an√°lisis institucional ha sido seriamente subdesarrollado en los an√°lisis etiol√≥gicos del crimen. Las teor√≠as etiol√≥gicas m√°s influyentes de la criminolog√≠a contempor√°nea (como la elecci√≥n racional, el control, el autocontrol, la tensi√≥n y las teor√≠as de aprendizaje) se centran en las propiedades de los actores individuales, la interacci√≥n de los actores individuales y sus entornos inmediatos, o las caracter√≠sticas del contexto del vecindario localizado (como el modelo sist√©mico del delito o la teor√≠a de la eficacia colectiva). Encontramos mucho m√©rito en estos esfuerzos, pero en nuestra opini√≥n las explicaciones asociadas de las causas del delito son fundamentalmente incompletas. No tienen en cuenta las profundas maneras en que la acci√≥n individual y los entornos pr√≥ximos a ella se ven limitados por el orden institucional imperante en una sociedad determinada en un momento determinado y reflejan dicho orden.

El objetivo de texto es poner de relieve los conocimientos sobre los niveles y los cambios en la delincuencia que pueden obtenerse mediante la aplicación de una perspectiva institucional.

Desigualdad Social en la Participación Electoral

¬ŅC√≥mo podemos explicar la creciente diferencia en la participaci√≥n electoral entre las clases altas y bajas? √Čstas son las preguntas que gu√≠an esta secci√≥n. En parte de este texto nos centramos en un aspecto crucial de la posici√≥n social: el nivel educativo. Demostraremos que se ha producido un impacto creciente del nivel educativo en la participaci√≥n electoral. La desigualdad socioecon√≥mica en la participaci√≥n electoral ha aumentado en las √ļltimas d√©cadas en los pa√≠ses de Europa Occidental. Esto no s√≥lo se debe al aumento de la desigualdad socioecon√≥mica, sino tambi√©n al hecho de que las diferencias en la posici√≥n social tienen un mayor impacto en la participaci√≥n pol√≠tica hoy en d√≠a en comparaci√≥n con la d√©cada de 1970.

Dilema Social

Este texto se ocupa de la “Instituci√≥n Social”, como patr√≥n de interacci√≥n social, con una estructura relativamente estable, que persiste en el tiempo. Las instituciones tienen propiedades estructurales – est√°n organizadas – y est√°n conformadas por valores culturales. Tras se√Īalar que los estudiosos aplican el concepto de instituci√≥n a fen√≥menos muy dispares, se repasa la historia del concepto en la sociolog√≠a del siglo XX. La caracter√≠stica definitoria m√°s com√ļnmente atribuida a la instituci√≥n social es la perdurabilidad (o persistencia en el tiempo), mientras que los usos contempor√°neos destacan las pr√°cticas, el conflicto, la identidad, el poder y el cambio.

Sanción Social

Una sanci√≥n social es una reacci√≥n social de aprobaci√≥n o desaprobaci√≥n en respuesta a las acciones de alguien. Las sanciones sociales imponen una norma de comportamiento que se considera socialmente aceptable y esto es esencial para que la sociedad se autorregule y mantenga el orden. El concepto de sanci√≥n social parec√≠a ya a fines de los a√Īos 60 darse por supuesto, o incluso haber sido abandonado, por la teor√≠a sociol√≥gica y antropol√≥gica.

Género como Institución Social

Arena y naranja

Este texto se ocupa del género como una institución social. Se identifica varios criterios para decidir si cualquier fenómeno es una institución social. Tratar el género como una institución mejorará la erudición sobre el género y la teoría social en general, aumentará la conciencia de la profunda socialidad del género, ofrecerá un medio para vincular diversos trabajos teóricos y empíricos, y hará que la dinámica invisible del género y sus complejas intersecciones con otras instituciones sean más evidentes y estén sujetas a un análisis crítico y al cambio.

Institución Social

Este texto se ocupa de la “Instituci√≥n Social”, como patr√≥n de interacci√≥n social, con una estructura relativamente estable, que persiste en el tiempo. Las instituciones tienen propiedades estructurales – est√°n organizadas – y est√°n conformadas por valores culturales. Tras se√Īalar que los estudiosos aplican el concepto de instituci√≥n a fen√≥menos muy dispares, se repasa la historia del concepto en la sociolog√≠a del siglo XX. La caracter√≠stica definitoria m√°s com√ļnmente atribuida a la instituci√≥n social es la perdurabilidad (o persistencia en el tiempo), mientras que los usos contempor√°neos destacan las pr√°cticas, el conflicto, la identidad, el poder y el cambio.

Análisis Institucional de la Criminología

La teorizaci√≥n institucional es un desarrollo reciente de la criminolog√≠a, y todav√≠a tiene que demostrar su valor no solo para ayudar a explicar las causas de la delincuencia, sino tambi√©n para la prevenci√≥n de la delincuencia. En esta etapa, abre perspectivas innovadoras que reconectan con las tradiciones m√°s antiguas de varias maneras fruct√≠feras: dirige la atenci√≥n hacia las instituciones m√°s all√° del dominio m√°s estrecho de la justicia penal y hacia nuevas herramientas conceptuales para reformar y mejorar las instituciones de educaci√≥n, bienestar y familias. Esperamos que las perspectivas institucionales asuman un papel a√ļn m√°s prominente en criminolog√≠a en los a√Īos venideros.