Ascenso de la Democracia Antiliberal en Sudamérica

Este texto se ocupa del ascenso de la democracia antiliberal en Sudam√©rica. El ascenso de Bolsonaro a la presidencia de Brasil puede clasificarse f√°cilmente como un caso de antiliberalismo. Como es t√≠pico de los reg√≠menes antiliberales, el bolsonarismo clasifica a los ciudadanos como amigos o enemigos, recurriendo a la imagen del “ciudadano modelo” para distinguir entre ambos. Deja poco espacio para el acuerdo parcial y el compromiso pol√≠tico. En los primeros 18 meses de su mandato, el poder legislativo ha intentado respaldar la agenda econ√≥mica de Bolsonaro mientras se resist√≠a a sus pol√≠ticas antiliberales en materia de educaci√≥n, salud p√ļblica, moral personal, derecho penal, libertad religiosa y protecci√≥n de los derechos de las minor√≠as. M√°s recientemente, Bolsonaro ha llegado a un acuerdo con partidos medianos que dan una relativa estabilidad a su gobierno. Sin embargo, no se sabe si esta relaci√≥n durar√° si su popularidad disminuye despu√©s de que termine el beneficio de emergencia COVID-19. Adem√°s, aunque Bolsonaro y el Supremo Tribunal Federal disfrutan de un momento de relativa paz a partir de finales de 2020, esta relaci√≥n se encuentra en el hielo fino, ya que el gobierno perdi√≥ el apoyo de muchos entusiastas de la Operaci√≥n Lavado de Autos. Bolsonaro tambi√©n ha demostrado que no dudar√° en desatar sus quejas populistas contra los jueces. En un escenario m√°s optimista, Bolsonaro ser√° contenido por los poderes legislativo y judicial, quiz√°s con la amenaza de un juicio pol√≠tico o un acuerdo que retire de facto el poder de decisi√≥n al ejecutivo. En un escenario m√°s pesimista, volver√° al modo conflictivo que caracteriz√≥ sus primeros meses de gobierno y puede intentar manipular el sistema electoral para asegurarse la reelecci√≥n. En cualquiera de los dos casos, la separaci√≥n de poderes se enfrenta a una cuesti√≥n cr√≠tica, y la supervivencia del populismo y de las ideolog√≠as antiliberales no est√° necesariamente ligada a la supervivencia de Bolsonaro, quien, en 2022, perdi√≥ las elecciones en segunda vuelta frente a Lula.

Democracia en √Āfrica

La mayor√≠a de las primeras constituciones fueron impuestas por las potencias coloniales que se retiraron. Eran percibidos como ajenos por los ciudadanos comunes y corrientes, as√≠ como por los nuevos dirigentes, que ten√≠an pocos conocimientos o experiencia en materia de gobernanza constitucional. Pero, ¬Ņha cambiado la nueva generaci√≥n de constituciones “hechas en √Āfrica” el estado de la alfabetizaci√≥n constitucional en el continente? Al abordar esta cuesti√≥n, el texto examina el concepto de alfabetizaci√≥n constitucional y, utilizando el ejemplo de Sud√°frica, considera las formas en que podr√≠a promoverse. En el documento tambi√©n se examinan los problemas que plantea la promoci√≥n de la alfabetizaci√≥n constitucional. Concluye subrayando el hecho de que el fortalecimiento de las bases constitucionales democr√°ticas establecidas en la d√©cada de los noventa, bases cada vez m√°s amenazadas en la actualidad, requiere un programa integral de educaci√≥n constitucional, centrado en los pobres y otros grupos marginados de la sociedad. Sin conocimiento y conciencia de los derechos constitucionales, los ciudadanos no podr√°n reivindicar sus derechos ni impugnar cualquier violaci√≥n de los mismos. Debe haber alfabetizaci√≥n constitucional si los ciudadanos van a tomar decisiones informadas sobre las personas que representan y act√ļan en su nombre, y luego supervisar sus acciones para asegurarse de que se ajustan a la letra y el esp√≠ritu constitucional. El hecho es que un derecho constitucional no ayuda al portador si la persona desconoce el derecho. Ya es hora de que la alfabetizaci√≥n constitucional se considere un aspecto integral de la vida de una constituci√≥n.

Paradigma Político

¬ŅQu√© es un “cambio de paradigma” en pol√≠tica?
Un paradigma pol√≠tico significa la forma en que “normalmente” se lleva a cabo la pol√≠tica. La palabra se utiliza a menudo en “cambio de paradigma” cuando las viejas suposiciones caen cuando circunstancias radicalmente nuevas desaf√≠an el statu quo intelectual. Trump realiz√≥ un cambio de paradigma. Se supon√≠a que el candidato exitoso necesitaba experiencia, competencia, sabidur√≠a e ideas. ¬ŅQu√© se entiende por paradigma pol√≠tico?

¬ŅCu√°l es el significado de paradigma?
Paradigma viene del griego ŌÄőĪŌĀő¨őīőĶőĻő≥őľőĪ ( paradeigma ), “patr√≥n, ejemplo, muestra” del verbo ŌÄőĪŌĀőĪőīőĶőĮőļőĹŌÖőľőĻ ( paradeiknumi ), “exhibir, representar, exponer” y que de ŌÄőĪŌĀő¨ ( para ), “al lado, m√°s all√°” y őīőĶőĮőļőĹŌÖőľőĻ ( deiknumi ), “mostrar, se√Īalar”.

Promoción de la Democracia

Este texto se ocupa de la promoci√≥n de la democracia. Se examina el auge de la promoci√≥n de la democracia y las diversas formas que puede adoptar. Tambi√©n se analiza la falta de √©xito y los factores que han contribuido a ello, incluidas las limitaciones inherentes, el fracaso general de los donantes a la hora de darle prioridad y los medios de los gobiernos africanos para resistir la presi√≥n. Es demasiado pronto para descartar los esfuerzos de promoci√≥n de la democracia por considerarlos ineficaces. Los frutos de la ayuda a la democracia m√°s tecnocr√°tica o “pol√≠tica” hasta la fecha han sido efectivamente escasos. Sin embargo, en algunos casos, a largo plazo, esos esfuerzos pueden alentar y facilitar los esfuerzos de los actores locales para democratizar sus pa√≠ses. En ello pueden contribuir los cambios estructurales m√°s lentos, incluidos los promovidos a trav√©s de la ayuda al desarrollo, que no s√≥lo pueden facilitar la transici√≥n a la democracia en √Āfrica, sino tambi√©n mejorar sus probabilidades de supervivencia.

Gobierno Representativo en el Sur Global

La promoci√≥n de la democracia en algunas partes del Sur Global alcanz√≥ su apogeo durante el breve periodo de tiempo de principios de los a√Īos 90 en el que la amenaza sovi√©tica hab√≠a desaparecido y el liberalismo occidental parec√≠a haber triunfado. Los pa√≠ses occidentales aprovecharon la oportunidad para intentar acelerar el cambio en otros lugares. Sin embargo, incluso en su momento √°lgido, los promotores de la democracia pod√≠an se√Īalar muy pocos casos en los que hubieran hecho una contribuci√≥n importante, especialmente en partes del Sur Global. El avance del Estado de derecho y de la democracia result√≥ ser una tarea m√°s complicada y los l√≠deres autoritarios de muchos pa√≠ses en desarrollo m√°s resistentes de lo que la mayor√≠a de los gobiernos occidentales hab√≠an pensado. Ante los resultados decepcionantes (por razones tanto end√≥genas como ex√≥genas a sus esfuerzos, descritas anteriormente), y el resurgimiento de otras prioridades (especialmente la seguridad), los pa√≠ses donantes pronto devolvieron la democratizaci√≥n a su anterior papel ret√≥rico, planteado en discursos y grandes declaraciones, pero normalmente sustituido por otras prioridades sobre el terreno, especialmente para los actores m√°s importantes de la escena internacional, como Estados Unidos.

Democracia en el Sur Global

Este texto ha revisado parte de la erudici√≥n sobre la continuidad y el cambio institucional en el contexto del Sur Global, as√≠ como la forma en que el pasado moldea el presente cuando se trata de procesos de democratizaci√≥n. A lo largo de este texto se ha argumentado que un cuidadoso an√°lisis hist√≥rico institucionalista tiene mucho que decirnos sobre la variada trayectoria pol√≠tica de los distintos Estados. Sin embargo, al hacerlo, el texto tambi√©n ha repetido uno de los principales puntos d√©biles de la erudici√≥n en este √°mbito hasta ahora, que es que tiende a pasar por alto la importancia de la relaci√≥n entre las instituciones formales y sus hom√≥logas informales. Por ejemplo, las estructuras y procesos clave estudiados aqu√≠ son todos formales, es decir, son instituciones codificadas oficialmente, como las constituciones y las elecciones. En este texto se ha prestado bastante menos atenci√≥n a las instituciones informales: las normas y costumbres informales que tambi√©n gu√≠an el comportamiento pol√≠tico. Esto es desafortunado porque ninguna instituci√≥n formal puede considerarse verdaderamente consolidada hasta que no est√© apuntalada por un conjunto de normas informales de apoyo. En otras palabras, la institucionalizaci√≥n de los organismos democr√°ticos clave y, hasta cierto punto, de participaci√≥n ciudadana, requiere tanto la ampliaci√≥n de su capacidad como una creciente adhesi√≥n a sus normas y a su misi√≥n. En consecuencia, s√≥lo podemos comprender plenamente las v√≠as democr√°ticas del Sur Global si tenemos en cuenta la compleja interacci√≥n entre los procesos informales y los formales. Tener en cuenta el papel de las instituciones informales no s√≥lo es importante porque nos ayuda a desarrollar una mejor comprensi√≥n de los procesos de democratizaci√≥n en algunas partes del Sur Global, sino tambi√©n porque el cambio institucional no siempre adopta la forma del tipo de transformaci√≥n “big bang” que tiende a priorizarse dentro de los relatos institucionalistas hist√≥ricos. Adem√°s de los momentos de reconfiguraci√≥n pol√≠tica de alto perfil, necesitamos comprender mejor los procesos m√°s graduales de fortalecimiento y decadencia institucional, de retroceso autoritario progresivo y de consolidaci√≥n democr√°tica incremental. Estos procesos de cambio m√°s graduales est√°n fuertemente condicionados por la relaci√≥n entre las instituciones informales y las formales. Por lo tanto, s√≥lo cuando integremos el an√°lisis existente de la dependencia del camino con el tipo de marco propuesto por Helmke y Levitsky podremos dar cuenta plenamente de los √©xitos y fracasos democr√°ticos del continente.

Liberalismo Constitucional

El liberalismo constitucional describe una forma de gobierno que defiende los principios del liberalismo cl√°sico y el estado de derecho. Se diferencia de la democracia liberal en que no se trata del m√©todo de selecci√≥n del gobierno. A lo largo de la historia, la democracia se est√° haciendo cada vez m√°s com√ļn en todo el mundo, sin embargo, ha estado en declive desde la primera d√©cada del siglo XXI. En 2018 exist√≠an 116 democracias electorales. Muchos de estos pa√≠ses no son constitucionalmente liberales y pueden describirse como democracias antiliberales.

Derecho a Hacer la Guerra

La insistencia en que una guerra justa s√≥lo puede ser librada por una “autoridad leg√≠tima” es generalmente aceptada como central en la argumentaci√≥n sobre la guerra justa y la interpretaci√≥n tradicional de este principio ha sido conspicuamente estatalista. Las realidades de la guerra en el mundo moderno han hecho que la interpretaci√≥n y aplicaci√≥n de esta estipulaci√≥n sea cada vez m√°s compleja y controvertida. Al esbozar algunas de estas dificultades, este texto aborda algunas formas de perfeccionar nuestra comprensi√≥n de la misma proponiendo un v√≠nculo entre la teor√≠a de la guerra justa y el concepto de “sociedad civil global” que no s√≥lo otorga idealmente un √°ngulo cosmopolita a la idea de autoridad, sino que tambi√©n sostiene que existe un sesgo democr√°tico dentro de esa idea cuando se entiende correctamente. Se analiza el papel de las Naciones Unidas en la intervenci√≥n en Kosovo en 1999 y en la guerra de Irak en 2003 para indicar c√≥mo, en este sentido, la teor√≠a de la guerra justa en el mundo moderno requiere idealmente una reforma en el orden global para su correcta aplicaci√≥n.

Acción Comunicativa

En su “Teor√≠a de la Acci√≥n Comunicativa”, J√ľrgen Habermas propone una teor√≠a de la “acci√≥n comunicativa” y la enmarca en un concepto de sociedad que denomina “mundo vital”. Tanto en su Teor√≠a de la acci√≥n comunicativa como posteriormente en Entre hechos y normas, Habermas describe el “mundo de la vida” como la concepci√≥n b√°sica de la sociedad, que s√≥lo puede ser modificada o complementada por causa. Adem√°s, Habermas sostiene que en el curso de la evoluci√≥n social surgen sistemas de acci√≥n econ√≥mica y pol√≠tica en los que la acci√≥n se coordina por las consecuencias de la acci√≥n interesada, en lugar del entendimiento consensuado. Este texto explora la idea de Habermas sobre tales “sistemas”. Tambi√©n examina c√≥mo Habermas integra los conceptos de mundo vital y de sistema en su modelo de intercambio entre sistema y mundo vital. Sostiene que el modelo cr√≠tico desarrollado por Habermas en Teor√≠a de la Acci√≥n Comunicativa es m√°s funcionalista que directamente normativo. En su “Teor√≠a de la Acci√≥n Comunicativa”, J√ľrgen Habermas habla de una “teor√≠a social reconstructiva que emplea una doble perspectiva”: la del “sistema” y la del “mundo de la vida”. La teor√≠a propuesta por Habermas “debe explicar c√≥mo la autocomprensi√≥n normativa reconstruida de los √≥rdenes jur√≠dicos modernos conecta con la realidad social de las sociedades altamente complejas”.

Legitimidad Democr√°tica

Se ha considerado que la legitimidad es la capacidad de lograr la aceptaci√≥n y el apoyo de la comunidad para hacer innecesaria la fuerza. Por otro, se dice que un gobierno es ‘leg√≠timo’ si las personas a las que se dirigen sus √≥rdenes creen que la estructura, los procedimientos, los actos, las decisiones, las pol√≠ticas, los funcionarios o los l√≠deres del gobierno poseen la cualidad de ‘ligereza’, propiedad o bondad moral -el derecho, en definitiva, de dictar normas vinculantes. Desde otro punto de vista, la legitimidad significa que hay buenos argumentos para que un orden pol√≠tico sea reconocido como correcto y justo; un orden leg√≠timo merece reconocimiento. La legitimidad significa que un orden pol√≠tico es digno de ser reconocido. Y asimismo, se ha interpretado que la legitimidad significa la capacidad del sistema para engendrar y mantener la creencia de que las instituciones pol√≠ticas existentes son las m√°s adecuadas para la sociedad. En este texto tambi√©n se analiza la crisis de Legitimidad en Finlandia Sobre la crisis de legitimidad en la democracia, por ejemplo, menos de la mitad del electorado finland√©s bajo 40 elige votar. La ley de iniciativa ciudadana de Finlandia, 2012, tuvo como objetivo abordar este problema al permitir el crowdsourcing de ideas.

Historia de los Partidos Políticos

El estudio de los partidos pol√≠ticos se desarroll√≥ mucho m√°s lentamente que la aparici√≥n de los propios partidos. Las revisiones de la literatura americana y europea sobre partidos del siglo XIX muestran claramente lo poco que se escribe sobre los partidos pol√≠ticos hasta despu√©s del primer tercio del siglo. Esto refleja, sin duda, las limitadas experiencias con los partidos pol√≠ticos hasta ese momento, pero tambi√©n refleja el muy lento reconocimiento de los partidos como parte leg√≠tima del proceso de gobierno. Incluso en la Europa continental, donde los partidos y las legislaturas estaban mucho menos desarrollados que sus hom√≥logos angloamericanos, tambi√©n hay pruebas de una mayor conciencia de la pol√≠tica de partidos en el segundo tercio del siglo XIX. Las ra√≠ces de las fuertes organizaciones de los partidos estadounidenses se remontan a la √©poca jacksoniana, cuando el Partido Dem√≥crata domin√≥ la pol√≠tica nacional durante gran parte de la d√©cada de 1830. Este partido escandaliz√≥ a muchos observadores contempor√°neos por su descarado uso de los recursos p√ļblicos para fines partidistas, pero la pol√≠tica de patrocinio se convirti√≥ r√°pidamente en la nueva norma. Desde la √©poca jacksoniana hasta finales del siglo XIX y m√°s all√°, los partidos estadounidenses a menudo trataban la victoria electoral como una licencia para distribuir puestos de trabajo en el gobierno y otros bienes p√ļblicos entre sus partidarios. Las reacciones contra esa mezcla de intereses p√ļblicos y privados se convirtieron en una tensi√≥n cada vez m√°s prominente en los debates pol√≠ticos estadounidenses del siglo XIX. Estos ataques pasaron a primer plano en la √ļltima d√©cada del siglo, como se explica en este texto.

Orígenes del Sistema de Partidos Políticos

Las ra√≠ces de los partidos modernos, y del estudio moderno sobre los partidos, se encuentran en el siglo XIX. La aparici√≥n de la pol√≠tica organizada por partidos fue un efecto secundario imprevisto, e incluso no deseado, de la liberalizaci√≥n y democratizaci√≥n de la pol√≠tica en ese siglo. Aunque los pa√≠ses tomaron caminos diversos para llegar a la era de los partidos modernos, a principios del siglo XX, los partidos modernos reconocibles hab√≠an empezado a desempe√Īar un papel importante en muchos lugares, estructurando las opciones electorales, coordinando la acci√≥n legislativa y ejecutiva, movilizando al electorado y reclutando candidatos. El estudio de los partidos pol√≠ticos se desarroll√≥ en gran medida a ra√≠z de estos cambios. La actitud hacia los partidos tambi√©n cambi√≥. Durante gran parte del siglo XIX, muchos de los que escrib√≠an sobre los partidos pol√≠ticos citaban con aprobaci√≥n la definici√≥n de Burke de finales del siglo XVIII, seg√ļn la cual los partidos eran grupos unidos en pos del inter√©s nacional. Sin embargo, a finales del siglo XIX, algunos analistas empezaron a cuestionar el √©nfasis de Burke en la b√ļsqueda del inter√©s nacional por parte de los partidos, argumentando que los partidos en competencia serv√≠an al bienestar nacional precisamente porque persegu√≠an intereses particulares (en contraposici√≥n a los nacionales): como dijo el estadounidense Anson Morse en 1896, “el verdadero fin del partido… es, en tiempos ordinarios, promover no el inter√©s general, sino el inter√©s de una clase, una secci√≥n o alguno de los muchos grupos de ciudadanos que se encuentran en cada estado”. Este tipo de aceptaci√≥n emergente de la inevitabilidad y la necesidad de la competici√≥n entre partidos sent√≥ las bases de una visi√≥n de los partidos que se convertir√≠a en la dominante en gran parte del siglo XX, una visi√≥n pluralista que ve√≠a a los partidos como mediadores beneficiosos de las demandas individuales y de grupo. S√≥lo apreciando los puntos de vista sobre los partidos que precedieron a esta concepci√≥n pluralista podemos entender el gran cambio que represent√≥ esta nueva visi√≥n de la pol√≠tica.

Asambleas de los Partidos Políticos

Asambleas de los partidos políticos en Derecho Electoral

Funciones de los Partidos Políticos

Esta entrada examina el papel de los partidos políticos. Mientras que los politólogos han estudiado y valorado durante mucho tiempo a los partidos políticos, fuera de esta disciplina los partidos son frecuentemente vilipendiados y a menudo pasados por alto. Se argumentará que el papel mediador de los partidos políticos es esencial para el funcionamiento de la democracia. Podría ser que los partidos políticos, en su forma moderna, surgieran porque son necesarios para el funcionamiento de una democracia representativa con un electorado de masas. Crean estructuras que permiten que la legislatura controle al ejecutivo y, al mismo tiempo, que se relacione con un electorado de masas. Con estas ideas en mente, los partidos políticos juegan por lo menos cuatro funciones o papeles importantes dentro del estado. Aquí se explicará en detalle.

Petición

Solicitud expresa del quejoso donde manifiesta las pretensiones que reclama al prestador o instituci√≥n con motivo de su insatisfacci√≥n con el servicio. “Petici√≥n” es el adjetivo que se utiliza para describir la acci√≥n por la que una persona hace que se reconozca ante los tribunales su derecho de propiedad sobre un bien inmueble, invocando la escritura de adquisici√≥n o la situaci√≥n jur√≠dica que confiere el derecho inmobiliario que se impugna: derecho de (propiedad, pero tambi√©n usufructo, o nuda propiedad). La acci√≥n para obtener el reconocimiento de un derecho de propiedad sobre un objeto mueble es una acci√≥n reivindicatoria. Debido a la regla “En el caso de los bienes muebles, la posesi√≥n equivale al t√≠tulo”, de algunos pa√≠ses europeos, como Francia, nunca ha habido una acci√≥n posesoria con respecto a los bienes muebles.

Determinación de los Votos

Determinaci√≥n de votos (en elecciones e instrumentos de democracia directa) [rtbs name=”derecho-constitucional”] [rtbs name=”instrumentos-de-democracia-directa”] [rtbs name=”democracia-directa”] [rtbs name=”democracia”] Recursos Traducci√≥n de Determinaci√≥n de los Votos en Ingl√©s Determinaci√≥n […]

Democracias Representativas

La democracia representativa es una forma de democracia en la que los ciudadanos no toman directamente las decisiones pol√≠ticas, sino que las dejan -durante un tiempo- en manos de representantes elegidos (representantes) que act√ļan en su nombre. Contrasta con la democracia directa, que es una forma de democracia interna en la que los ciudadanos toman directamente las decisiones pol√≠ticas y no las dejan en manos de los representantes elegidos. Ejemplos de democracia directa en el presente son el refer√©ndum. En la mayor√≠a de las situaciones de toma de decisiones constitucionales, las creencias de los miembros del electorado determinan sus preferencias o elecciones secundarias. Decisiones clave en la historia pol√≠tica de Estados Unidos, como la ratificaci√≥n de la Constituci√≥n en 1787 y la elecci√≥n de Lincoln en 1860, estuvieron condicionadas por el cambio de creencias en cuanto a la verdad de las proposiciones sobre el universo pol√≠tico. Los modelos electorales basados en las preferencias tienden a concluir que los candidatos, o los partidos, convergen hacia una posici√≥n pol√≠tica maximizadora de votos en el “centro electoral”. Los trabajos emp√≠ricos sugieren que tal conclusi√≥n no es v√°lida. Este cap√≠tulo sostiene, por el contrario, que los partidos o candidatos adoptan posiciones que optimizan, en un sentido de equilibrio de Nash, con respecto tanto a sus creencias sobre la respuesta electoral, como a sus creencias sobre las opciones pol√≠ticas adecuadas.

Procedimientos de Votación

Procedimientos de votaci√≥n (en elecciones e instrumentos de democracia directa) [rtbs name=”derecho-constitucional”] [rtbs name=”instrumentos-de-democracia-directa”] [rtbs name=”democracia-directa”] [rtbs name=”democracia”] Recursos Traducci√≥n de Procedimientos de Votaci√≥n en Ingl√©s […]

Instrumentos de Democracia Directa

Instrumentos de la Democracia Directa Instrumentos de la Democracia Directa Plebiscitos El derecho internacional p√ļblico guarda m√°s o menos silencio sobre la cuesti√≥n de la democracia directa: las excepciones son el apartado 2 del art√≠culo 3 y el art√≠culo 5 de la Carta Europea de Autonom√≠a […]

Grupos de Interés

Un grupo de inter√©s es cualquier grupo que, bas√°ndose en una o varias actitudes compartidas, lleva adelante ciertas reivindicaciones ante los dem√°s grupos de la sociedad. Grupo de inter√©s hace referencia a una asociaci√≥n de personas que quieren hacer valer sus intereses comunes en p√ļblico. Para ello, intentan, entre otras cosas, influir en la legislaci√≥n. Se diferencian de los partidos pol√≠ticos en que no participan en las elecciones generales. Los grupos de inter√©s son, por ejemplo, los sindicatos de trabajadores y, en el lado opuesto, las asociaciones de empresarios. El surgimiento de grupos de ciudadanos liberales que comenz√≥ en la d√©cada de 1960 ha tenido un fuerte impacto en la evoluci√≥n de la defensa de los grupos de inter√©s. El √©xito de estas organizaciones liberales fue fundamental para catalizar la explosi√≥n m√°s amplia en el n√ļmero de grupos de inter√©s y para provocar el colapso de muchos subgobiernos. Los grupos de inter√©s de los ciudadanos han sido particularmente importantes para presionar a los formuladores de pol√≠ticas a crear nuevos medios para estructurar las negociaciones entre un gran n√ļmero de actores de grupos de inter√©s. La mayor participaci√≥n de los grupos de ciudadanos, el mayor n√ļmero de grupos de todo tipo de intereses y el cambio en la forma en que se hacen las pol√≠ticas pueden hacer que el proceso de formulaci√≥n de pol√≠ticas sea m√°s democr√°tico.

Sistema Electoral

Sistema Electoral en el Art√≠culo 126 de la Constituci√≥n de Portugal Este art√≠culo trata sobre Sistema electoral, y est√° ubicado en la Parte III, sobre la Organizaci√≥n del Poder Pol√≠tico, T√≠tulo II, acerca del Presidente de la Rep√ļblica, Cap√≠tulo I [Estatuto y elecci√≥n], de la Constituci√≥n […]

Votación

Votaci√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). V√©ase Voto; elecciones; Reforma electoral; Parlamento; Registro civil; Sufragio; Derecho al voto de la mujer. Ley de Ayuda a Estados Unidos para el Voto [help America Vote Act (hava)] en el Derecho Electoral Norteamericano En el derecho de los Estados Unidos, Ley de Ayuda a Estados […]

Democracia Social

La socialdemocracia es una postura ideol√≥gica que apoya un amplio equilibrio entre el capitalismo de mercado, por un lado, y la intervenci√≥n del Estado, por otro. Al estar basada en un compromiso entre el mercado y el Estado, la socialdemocracia carece de una teor√≠a subyacente sistem√°tica y es, posiblemente, inherentemente vaga. No obstante, se asocia con los siguientes puntos de vista (1) el capitalismo es el √ļnico medio fiable de generar riqueza, pero es un medio moralmente defectuoso de distribuir la riqueza debido a su tendencia a la pobreza y la desigualdad; (2) los defectos del sistema capitalista pueden rectificarse mediante la intervenci√≥n econ√≥mica y social, siendo el Estado el guardi√°n del inter√©s p√ļblico; (3) el cambio social puede y debe producirse de forma pac√≠fica y constitucional.

Material de Campa√Īa Electoral

Campa√Īa electoral y material de campa√Īa (en Elecciones e Instrumentos de Democracia Directa) [rtbs name=”derecho-constitucional”] [rtbs name=”instrumentos-de-democracia-directa”] [rtbs name=”democracia-directa”] [rtbs name=”democracia”] Recursos Traducci√≥n de Material de Campa√Īa Electoral en […]

Procedimientos Postelectorales

Procedimientos postelectorales (en elecciones e instrumentos de democracia directa) [rtbs name=”derecho-constitucional”] [rtbs name=”instrumentos-de-democracia-directa”] [rtbs name=”democracia-directa”] [rtbs name=”democracia”] Recursos Traducci√≥n de Procedimientos Postelectorales en Ingl√©s […]

Estructuralismo

Estructuralismo en la Teor√≠a del Derecho Recursos V√©ase Tambi√©n Teor√≠a del Derecho Natural Teor√≠a del Derecho Divino Bibliograf√≠a Paloma Dur√°n y Lalaguna: Notas de Teor√≠a del Derecho. Castell√≥ de la Plana. Publicaciones de la Universidad Jaume I. 1997 Ignacio Ara Pinilla: Introducci√≥n a la […]

Control Judicial

Dentro del amplio campo de las garant√≠as judiciales, y del control judicial en espec√≠fico, la codificaci√≥n de los votos de no confianza en los textos constitucionales facilita la revisi√≥n o control judicial de los votos de no confianza. La revisi√≥n judicial puede actuar como un importante control de los poderes del gobierno ejecutivo y del parlamento, pero la participaci√≥n de los tribunales en los procesos pol√≠ticos conlleva cierto riesgo. En cada uno de los ejemplos analizados en esta referencia, los tribunales se preocuparon por proteger el voto de no confianza como un componente esencial del sistema parlamentario de gobierno, pero difirieron en la medida en que estaban dispuestos y eran capaces de intervenir en la conducci√≥n del parlamento y de los procesos pol√≠ticos. Cuando un tribunal interviene, la revisi√≥n judicial adopta diferentes formas de procedimiento y se ajusta al contexto constitucional y pol√≠tico, dando diferente peso y expresi√≥n a los valores de estabilidad y rendici√≥n de cuentas a la luz del texto de la constituci√≥n y la pr√°ctica constitucional. Por √ļltimo, en esta entrada se toma la Constituci√≥n del Estado Independiente de Papua Nueva Guinea, de 16 de septiembre de 1975, y la Constituci√≥n de la Rep√ļblica de Vanuatu, de 30 de julio de 1980, como ejemplos en los que se ha transplantado el sistema de Westminster y luego se ha adaptado a los diferentes contextos constitucionales.

Características de la Democracia Deliberativa

Este texto se ocupa de la democracia deliberativa y sus características, además de su relación con los partidos políticos, y su ausencia en la literatura sobre este tema. Además, reflexiona sobre el desarrollo del campo de la democracia deliberativa mediante el análisis de las características clave que recogen una serie de cuestiones resueltas en la teoría normativa, la clarificación conceptual y los resultados empíricos asociados.

Soledad

En relación con la privacidad, no debemos permitir que las dificultades obvias de forjar una concepción más transnacional de la privacidad nos impidan, desde el principio, adoptar un enfoque más amplio, audaz y unificado de la cuestión de cómo definir y proteger mejor los intereses de la privacidad. El mejor trabajo de derecho comparado puede ayudar a aportar definición y claridad no solo entre los sistemas jurídicos, sino también dentro de ellos. Un análisis jurídico comparativo, como mínimo, podría ayudarnos a entender las formas en que nuestra comprensión actual del concepto en los Estados Unidos logra -y también fracasa- salvaguardar el derecho a no ser molestado.
En resumen, un examen comparativo de la privacidad arrojará una luz importante sobre el significado y el alcance de la privacidad; tanto los puntos tangentes como los puntos de divergencia surgirán de la empresa. Para ser claros, no estoy sugiriendo que los Estados Unidos simplemente se queden atrás de otras naciones con respecto a la ley de privacidad, ya sea que la cuestión en cuestión se relacione con la ley de registro e incautación, la protección de datos o los derechos reproductivos. Sin embargo, quisiera afirmar que una cuidadosa consideración de cómo otras sociedades democráticas han abordado problemas comunes relacionados con la privacidad podría arrojar luz importante, y no obvia, sobre la mejor manera de abordar estas cuestiones, tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo.

Elecciones Generales

Incluye: El régimen jurídico de las elecciones. La administración electoral. El procedimiento electoral. Los recursos en materia electoral.