Economía del Creador

Econom√≠a del Creaador Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. En ingl√©s: Creator economy. V√©ase tambi√©n “Econom√≠a Creativa“. Econom√≠a del Creador: Predicciones La econom√≠a de los creadores estuvo llena de momentos virales en 2022: ChatGPT hizo su entrada, por ejemplo. Al mismo … Leer m√°s

Arte Isl√°mico

El Arte Isl√°mico Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre el arte isl√°mico. El Arte Isl√°mico Al igual que en Bizancio, el mundo isl√°mico tuvo su propia reacci√≥n ante las im√°genes en el 700. Al igual que la Biblia, el Cor√°n prohib√≠a … Leer m√°s

Nichos para Redactores Freelance

Los Nichos para RedactoresFreelance Los Nichos de Redacci√≥n Freelance: Ventajas y los m√°s rentables en 2022 Los nichos de escritura freelance pueden ayudarte a conseguir m√°s trabajo cuando los editores y los clientes acuden a ti por tu experiencia y habilidades especializadas. Los beneficios de los nichos de redacci√≥n freelance Ser√° m√°s f√°cil escribir en … Leer m√°s

Economía Cultural

Se argumenta que el abandono en las versiones actuales de los estudios culturales del tipo de economía política y teoría social crítica que se encuentra en el trabajo de la escuela de Frankfurt ha viciado los estudios culturales contemporáneos que pueden enriquecerse con la incorporación de la versión de economía política Рestrechamente relacionada con la teoría social crítica Рque se encuentra en la escuela de Frankfurt. Se desarrolla este argumento con el compromiso de algunos textos clave dentro de los estudios culturales, y se examina algunas versiones actuales que se muestran problemáticas precisamente a través de su abandono de las perspectivas anteriores, más orientadas al marxismo, que definieron las versiones anteriores de los estudios culturales y el trabajo de la escuela de Frankfurt. Aunque ha sido el discurso académico dominante sobre las finanzas, la corriente principal de la economía se ha resistido a descartar los modelos basados en actores económicos racionales para entender la dinámica de los mercados financieros. Sin embargo, como los mercados financieros son redes de personas reales en lugares reales, están tan sujetos a las vicisitudes del comportamiento humano como cualquier otro ámbito.

Cine

Las nuevas tecnolog√≠as introducidas a finales del siglo XX y principios del XXI ampliaron a√ļn m√°s la posibilidad de ver pel√≠culas en casa. Los sistemas de transmisi√≥n de se√Īales de televisi√≥n por sat√©lite o cable digital ofrec√≠an cientos de canales, muchos de ellos con reproducci√≥n continua de pel√≠culas. En la d√©cada de 1990 se introdujo el DVD (disco de v√≠deo digital o disco vers√°til digital), que convierte las se√Īales de audio y v√≠deo anal√≥gicas en datos binarios que pueden ser le√≠dos por un l√°ser de baja potencia. El formato Blu-ray, adoptado como est√°ndar de la industria en 2008, promet√≠a discos √≥pticos con una capacidad de datos a√ļn mayor. La primera d√©cada del siglo XXI tambi√©n trajo consigo la adopci√≥n generalizada del v√≠deo a la carta (VOD), en el que los espectadores dom√©sticos pod√≠an solicitar la entrega instant√°nea de las pel√≠culas de su elecci√≥n directamente en sus pantallas de televisi√≥n u ordenador. El v√≠deo a la carta basado en Internet desempe√Ī√≥ un papel cada vez m√°s importante en la distribuci√≥n y circulaci√≥n de pel√≠culas, especialmente con el auge de servicios de streaming como Netflix. Tambi√©n fue importante el intercambio de archivos P2P (peer-to-peer), que fue visto como una amenaza por los estudios cinematogr√°ficos. Aunque la exhibici√≥n en salas de cine sigui√≥ desempe√Īando un papel importante y los cines conservaron su valor como lugares de reuni√≥n social que pod√≠an presentar im√°genes a gran escala, la tendencia dominante en la experiencia de las pel√≠culas dio a los espectadores dom√©sticos un control cada vez mayor sobre qu√© pel√≠culas ver, cu√°ndo verlas y c√≥mo verlas.

Protección de la Cultura en el Comercio Internacional

La literatura sobre el tratamiento de los bienes y servicios culturales en el derecho mercantil internacional ha demostrado que sigue habiendo una gran ambivalencia en cuanto a la manera en que deben ser tratados. En particular, en los Estados Unidos, los productos culturales no se diferencian de otros productos y, por lo tanto, deben recibir exactamente el mismo tratamiento. Sin embargo, otros Estados consideran que son fundamentalmente diferentes en ciertos aspectos y, por lo tanto, no deben ser tratados como otros productos.

Derechos de Propiedad Intelectual en el Derecho Comercial Internacional

Derechos de Propiedad Intelectual en el Derecho Mercantil Internacional Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Derechos de Propiedad Intelectual (Materia Cultural) en el Derecho Mercantil Internacional: Acuerdos Los derechos de propiedad intelectual y los productos culturales est√°n estrechamente asociados, … Leer m√°s

Inversiones en Materia Cultural en el Derecho Mercantil Internacional

Inversiones en Materia Cultural en el Derecho Mercantil Internacional Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Inversiones en Materia Cultural en el Derecho Mercantil Internacional: Acuerdos Las negociaciones de la Ronda de Uruguay no dieron lugar a un verdadero acuerdo … Leer m√°s

Comercio de Servicios Culturales

Comercio de Servicios Culturales Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Comercio de Servicios Culturales: Acuerdos Aparte de la Uni√≥n Europea con sus normas relativas a la libre circulaci√≥n de servicios que se remontan al Tratado de Roma de 1958, … Leer m√°s

Comercio de Bienes Culturales

Al examinar el tratamiento de los bienes culturales en el marco de los acuerdos de la OMC y del TLCAN, procederemos bajo el supuesto de que dichos bienes son cubiertos, salvo disposición en contrario. Por lo tanto, para cada uno de estos acuerdos, examinaremos primero si hay indicios de que los bienes culturales merecen un tratamiento específico, y luego veremos las obligaciones básicas de las partes en virtud de cada uno de ellos.

Esquema de Creatividad

Esquema de Creatividad Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: puede interesar tambi√©n examinar el Esquema de Innovaci√≥n Empresarial. La creatividad influye en cada una de nuestras vidas y es esencial para el avance de la sociedad. Ha habido … Leer m√°s

Espect√°culo

Espect√°culo Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. [rtbs name=”home-historia”] Historia de la Industria del Espect√°culo V√©ase la Historia de la Industria del Entretenimiento o Espect√°culo. [rtbs name=”home-historia”] Historia de la Industria del Cine V√©ase la Historia de la Industria del Cine. … Leer m√°s

Piratería en los Mega Films

Mega Films: Cuidado con la piratería, puede tener su precio. Aunque parece que sólo tiene ventajas, la piratería colabora negativamente con el mercado y las producciones cinematográficas.

Aspectos Culturales en el Comercio Internacional

Aunque la relaci√≥n entre el comercio y la cultura ha sido descrita como una de esas nuevas cuestiones que plantean serios desaf√≠os pr√°cticos y te√≥ricos para la comprensi√≥n actual del r√©gimen comercial, los conflictos comerciales relativos a los bienes y servicios culturales no son en realidad un fen√≥meno nuevo. Tales conflictos se remontan a los a√Īos veinte, cuando los pa√≠ses europeos, despu√©s de la Primera Guerra Mundial, comenzaron a recurrir a los cupos de exhibici√≥n para proteger su industria cinematogr√°fica de una repentina afluencia de pel√≠culas estadounidenses que se percib√≠a como una amenaza para su expresi√≥n cultural. Despu√©s de la Segunda Guerra Mundial, mediante acuerdos gubernamentales como el acuerdo Blum-Byrnes de 1946, que concedi√≥ generosos cupos de importaci√≥n a las pel√≠culas estadounidenses como parte de la liquidaci√≥n de la deuda de guerra francesa, o mediante acuerdos negociados directamente entre la Asociaci√≥n de Exportaci√≥n de Pel√≠culas Cinematogr√°ficas de Estados Unidos y varios gobiernos, logr√≥ invertir la marea. En 1947, parec√≠a haberse llegado a una soluci√≥n de compromiso con la inclusi√≥n del Art√≠culo IV en el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) que reconoc√≠a la especificidad de los productos culturales, al menos en el caso de las pel√≠culas, sin eliminarlos de las disciplinas del acuerdo. Sin embargo, a principios de la d√©cada de 1960, la disputa se reanud√≥ cuando los Estados Unidos pidieron al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio que investigara las restricciones impuestas a sus programas de televisi√≥n por varios pa√≠ses. Se constituy√≥ un grupo especial para examinar el asunto, pero no pudo llegar a un acuerdo.

Economía Creativa

Sistemas econ√≥micos en los que el valor se basa en cualidades imaginativas m√°s que en los recursos tradicionales de la tierra, el trabajo y el capital es la econom√≠a creativa, tambi√©n llamada econom√≠a cultural. En comparaci√≥n con las industrias creativas, que se limitan a sectores espec√≠ficos, el t√©rmino se utiliza para describir la creatividad en toda una econom√≠a. La econom√≠a creativa es un factor creciente en el desarrollo de los entornos empresariales y el √©xito econ√≥mico general de la comunidad. ¬ŅAd√≥nde iremos desde aqu√≠? Cuando las comunidades acogen con benepl√°cito la creatividad y el ingenio de las nuevas empresas, esto se convierte en un im√°n para el esp√≠ritu empresarial y las inversiones en esas zonas urbanas. Ofertas como subvenciones, incentivos fiscales y acceso a recursos financieros pueden ser un factor enorme para la importaci√≥n de talento creativo y negocios en industrias como el dise√Īo gr√°fico, el desarrollo de software y la creaci√≥n de bienes y servicios √ļnicos. A medida que el crecimiento y el compromiso con la comunidad evolucionan, la econom√≠a creativa da un salto adelante. Los nuevos residentes contribuyen al √©xito del entorno empresarial, al tiempo que invierten en educaci√≥n y otros recursos. La clase creativa en s√≠ misma se utiliza a menudo para referirse a aquellos que trabajan en la tecnolog√≠a y las ciencias, las artes, el entretenimiento y los esfuerzos culturales. Las mentes creativas y el talento tienen un valor significativo para la econom√≠a. Muchos de los mayores contribuyentes al √©xito a largo plazo (v√©ase m√°s detalles en esta plataforma general) provienen de peque√Īas empresas de nueva creaci√≥n que no tienen m√°s que una idea y determinaci√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). Piense en Microsoft, Apple, Facebook e Instagram. Con tales recompensas generadas por el √©xito intelectual y empresarial, es imperativo que dichas empresas “paguen” a sus comunidades -y de hecho al mundo- apoyando eventos culturales y art√≠sticos, fundaciones, actividades comunitarias y organizaciones de derechos humanos. Afortunadamente para cada uno de nosotros, la mayor√≠a de estas compa√Ī√≠as han hecho precisamente eso. Este puede ser un ejemplo excesivo de la econom√≠a creativa, pero ciertamente sirve para ilustrar el concepto.