Arte Isl√°mico

El Arte Isl√°mico Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre el arte isl√°mico. El Arte Isl√°mico Al igual que en Bizancio, el mundo isl√°mico tuvo su propia reacci√≥n ante las im√°genes en el 700. Al igual que la Biblia, el Cor√°n prohib√≠a … Leer m√°s

Califato Omeya

Esta entrada se ocupa de la expansi√≥n del islam bajo el califato Omeya, sus problemas sociales, y su ocaso. A pesar de que los Omeyas confiaban en unificar los territorios bajo su poder, tuvieron que hacer frente a la oposici√≥n de diversos grupos, principalmente los mawali (musulmanes no √°rabes, pero relacionados con √©stos), y los chiitas. S√≥lo 120 a√Īos despu√©s de la conquista de La Meca por parte de Mahoma, los Abas√≠es heredaron un Imperio isl√°mico que se extend√≠a desde el norte de √ßfrica y abarcaba el Creciente F√©rtil, la meseta iran√≠, el r√≠o Oxus y Asia central hasta las fronteras de China y la India. En los siglos posteriores, los Abas√≠es fueron perdiendo paulatinamente parte de sus territorios ante las provincias rebeldes. Finalmente, todas las regiones isl√°micas de Asia fueron invadidas por el Imperio mongol en el siglo XIII. A pesar de la ca√≠da del poder Abas√≠, la religi√≥n isl√°mica arraig√≥ en Oriente Pr√≥ximo, Asia central y el norte de √Āfrica. Finalmente, los misioneros y comerciantes extendieron este credo en el √Āfrica subsahariana, la India subcontinental, el Sureste asi√°tico y Europa oriental. En la actualidad, m√°s de mil millones de personas en todo el mundo forman parte del umma, o comunidad del islam. Mientras los ej√©rcitos del Islam avanzaban triunfantes hacia la conquista del mundo, esta enfermedad de la guerra civil les golpeaba en la cabeza. ¬ŅQu√© era el gobierno de Al√° en el mundo para Ayesha, cuando pod√≠a ganar a la detestada F√°tima, y qu√© atenci√≥n iban a prestar los omeyas y los partidarios de Al√≠ a la unidad de la humanidad cuando ten√≠an una buena disputa caliente de este tipo para entretenerlos, con el califato como premio? El mundo del Islam se parti√≥ en dos. Esa disputa sigue viva. Hasta el d√≠a de hoy, una divisi√≥n principal de los musulmanes, los chi√≠tas, mantienen el derecho hereditario de Al√≠ a ser califa como un art√≠culo de fe. Ellos prevalecen en Persia y en la India. Pero un sector igualmente importante, los sunnitas, niegan este peculiar a√Īadido al sencillo credo de Mahoma.

Magreb en el Siglo XI

Este texto se ocupa de la historia del Magreb en el Siglo XI. Abu l-Tahir Tamim, que probablemente era por entonces el hijo mayor de Zaynab, recibi√≥ los privilegios de un hijo de rey y fue nombrado gobernador de varias ciudades tanto en el Magreb como en al-Andalus. Incluso fue gobernador general de la Hispania musulmana, gobernando sus reinos desde Granada hasta su muerte en 1126. La muerte de Abu Bakr tuvo lugar probablemente en el a√Īo 478 -cuando dej√≥ de acu√Īar moneda-, estos hechos ocurrieron en el a√Īo 479, cuando Yusuf, tras conquistar todo el Magreb, se encontraba en al-Andalus, la Hispania musulmana. Cuando Tashfin sucedi√≥ a su padre fue capaz de controlar el descontento respecto a su nombramiento, pero es evidente que carec√≠a de la asabiyya, el esp√≠ritu de clan, los lazos de solidaridad que garantizaban la unidad de los grupos bereberes, y tras su propia muerte en combate un par de a√Īos despu√©s el camino hacia Marrakech fue m√°s f√°cil para los almohades, que pudieron conquistar todas las principales ciudades magreb√≠es. En un asedio que dur√≥ varios meses los miembros de la tribu Lamtuna tuvieron que defender solos las murallas que Abu Bakr hab√≠a empezado a construir, Yusuf termin√≥ con el apoyo de Zaynab y Al√≠ se consolid√≥. El 23 de marzo de 1147, los almohades entraron finalmente en la ciudad como nuevos se√Īores del Magreb. Zaynab no estaba entre los vivos cuando se produjo la crisis de sucesi√≥n y la ca√≠da del imperio, pero el comportamiento de Qamar puede darnos algunas pistas sobre la influencia que hab√≠a tenido en su propio marido, Yusuf ibn Tashfin, el conquistador del Magreb y de al-Andalus. En este medio siglo, el movimiento pol√≠tico con sede en Marrakech evolucion√≥ hasta convertirse en una potente fuerza en el mundo mediterr√°neo, una situaci√≥n muy diferente a la de los d√≠as en que hab√≠a ayudado a su marido Yusuf a establecerse como soberano magreb√≠.

Producción de Libros en la Edad Media

¬ŅQu√© aspecto ten√≠an los libros en la Edad Media? ¬ŅQui√©n los escrib√≠a y con qu√© materiales? Antes de la invenci√≥n de la imprenta, la fabricaci√≥n de libros era un oficio totalmente manual. ¬ŅQu√© significa “publicar” en el contexto de una cultura manuscrita? ¬ŅQu√© significaba ‘publicar’ un libro en la Europa Occidental de la Edad Media? Este texto, en especial, pretende comprender con amplitud y profundidad c√≥mo publicaron obras originales los autores latinos durante el periodo comprendido entre c. 1000 y 1500.

Edad Media

Derecho Mercantil y Comercio en la Edad Media Es en la Edad Media (s. V. al XV), cuando surge la legislaci√≥n comercial propiamente dicha. La ca√≠da del imperio romano de Occidente vino a agravar las condiciones de inseguridad social creadas por los b√°rbaros que las precedieron, inseguridad […]

Arte Bizantino

A partir del traslado de la sede del Imperio a Bizancio aparece en el mundo un nuevo tipo de arquitectura y un nuevo esp√≠ritu art√≠stico, el bizantino. Alcanz√≥ un gran desarrollo bajo el emperador Justiniano (527-565), del que hablaremos en el siguiente cap√≠tulo; decay√≥ y alcanz√≥ una nueva culminaci√≥n en el siglo XI. Sigue siendo una tradici√≥n art√≠stica viva en Europa del Este. Expresa las limitaciones e impulsos del nuevo cristianismo oficial. Las cualidades orientales, y en particular las tendencias egipcias y persas, se imponen a la tradici√≥n cl√°sica. El esplendor sustituye a la franqueza y la gracia. Quiz√° el rasgo cultural m√°s significativo del Imperio bizantino sea el tipo de cristianismo que se desarroll√≥ en √©l. M√°s m√≠stico y m√°s lit√ļrgico que el cristianismo romano, tambi√©n estaba menos unificado debido a las antiguas hostilidades √©tnicas en la regi√≥n, la supervivencia de varias herej√≠as entre el clero de Siria, Egipto y otras provincias, y el uso temprano de las lenguas dem√≥ticas (vern√°culas) en los servicios religiosos.

Caballeros Templarios

Fueron conocidos popularmente como los Caballeros del Templo de Salom√≥n. Como los Caballeros Templarios enviaban regularmente dinero y suministros desde Europa a Palestina, desarrollaron un eficiente sistema bancario en el que los gobernantes y la nobleza de Europa acabaron por confiar. Se convirtieron gradualmente en los banqueros de gran parte de Europa y lograron amasar una considerable fortuna. Despu√©s de que las √ļltimas Cruzadas fracasaran y menguara el inter√©s en una pol√≠tica agresiva contra los musulmanes, no fue preciso que los Caballeros Templarios defendieran Palestina. Su inmensa riqueza y su inmenso poder hab√≠an levantado la envidia tanto del poder secular como del eclesi√°stico y en el a√Īo 1307 el arruinado Felipe IV el Hermoso de Francia, con la colaboraci√≥n del papa Clemente V, orden√≥ el arresto del gran maestre franc√©s, Jacques de Molay, acusado (persona contra la que se dirige un procedimiento penal; v√©ase m√°s sobre su significado en el diccionario y comp√°rese con el acusador, p√ļblico o privado) de sacrilegio y de pr√°cticas sat√°nicas. Molay y los principales responsables de la Orden confesaron bajo tortura y todos ellos fueron posteriormente quemados en la hoguera. La Orden fue suprimida en 1312 por el papa, y sus propiedades asignadas a sus rivales, los Caballeros Hospitalarios, aunque la mayor parte de aqu√©llas se las apropiaron Felipe IV y el rey Eduardo II de Inglaterra, el cual desmantel√≥ la Orden en este pa√≠s. En la √©poca de la primera cruzada se fundaron para defender a los peregrinos de Tierra Santa contra los infieles; disfrutaron de exenciones, concedidas por bulas papales especiales, de las jurisdicciones eclesi√°sticas ordinarias; adquirieron una riqueza inmensa, se hicieron impopulares tanto en Inglaterra como en Francia y, en este √ļltimo pa√≠s, fueron suprimidas por un golpe de autoridad sin escr√ļpulos del rey Felipe el Hermoso, que conden√≥ a muerte al gran maestre Molay y a otros dignatarios, y confisc√≥, en 1307, gran parte de la riqueza de la orden. La Orden se estableci√≥ en el primer tercio del siglo XII en Arag√≥n, Catalu√Īa y Navarra, y posteriormente se extendi√≥ a Castilla y Le√≥n. Su actividad en la pen√≠nsula Ib√©rica se centr√≥ en la defensa fronteriza frente a los musulmanes, participando en destacadas acciones b√©licas, como las empresas de Valencia y Mallorca junto a Jaime I de Arag√≥n, la conquista de Cuenca, la batalla de las Navas de Tolosa (1212) o la toma de Sevilla. Al igual que en Francia, acabaron por caer en desgracia y ser perseguidos. En el reino de Valencia, sus bienes sirvieron para fundar la Orden de Montesa (1317); en Arag√≥n y Catalu√Īa pasaron a los Hospitalarios, y en Castilla a la corona.

Características del Protestantismo

Las caracter√≠sticas principales del Protestantismo est√°n relacionadas con otros puntos de vista distintivos sobre asuntos como el pecado, los sacramentos del bautismo y la Cena del Se√Īor, y la escatolog√≠a (vida futura). Por ejemplo, bas√°ndose en las Escrituras, los protestantes rechazan la clasificaci√≥n cat√≥lica de los pecados como “mortales” o “veniales” y la doctrina del purgatorio. Como gu√≠as para vivir una vida cristiana, el protestantismo mira la centralidad del amor y la justicia como se expresa en la persona de Jesucristo. Jes√ļs mismo encarn√≥ el amor de Dios y orden√≥ a sus seguidores que expresaran este amor. Vio el amor como el cumplimiento de la ley y los profetas del Antiguo Testamento (Mateo 22:40). Los protestantes ven la vida de Jes√ļs como un modelo para vivir fielmente ante Dios y en relaciones correctas con otras personas. Los protestantes tambi√©n hacen hincapi√© en que los cristianos que se relacionan con Dios por la fe y que siguen a Jesucristo pueden vivir sus vidas en libertad como hijos de Dios. El poder del pecado como fuerza controladora de la vida se rompe con el perd√≥n que viene a trav√©s de la muerte de Cristo en la cruz (Efesios 1:7; Colosenses 1:14). El poder de la ley moral para condenar a los pecadores tambi√©n se rompe por la gracia de Dios en Cristo (Romanos 6:14). La vida cristiana es la vida en el Esp√≠ritu que habita en los creyentes (Romanos 6:9-11). Esto da a los cristianos la libertad de seguir a Cristo como su gu√≠a de conducta moral y de estar abiertos a la direcci√≥n del Esp√≠ritu de Dios para determinar c√≥mo vivir y c√≥mo actuar. La libertad cristiana implica la responsabilidad de buscar la voluntad de Dios en todas las cosas. Para los protestantes el objetivo de la vida cristiana es “hacer todo para la gloria de Dios”.

Feudalismo

El hombre libre o el d√©bil lordling de un territorio insignificante se vinculaba a alg√ļn se√Īor m√°s poderoso. La protecci√≥n de ese se√Īor (o el peligro de su hostilidad) se hac√≠a m√°s considerable con cada adhesi√≥n de este tipo. As√≠ que muy r√°pidamente se produjo un proceso de cristalizaci√≥n pol√≠tica en el mar confuso y sin ley en el que se hab√≠a licuado el Imperio de Occidente. Estas asociaciones y alianzas naturales de protectores y subordinados crecieron muy r√°pidamente hasta convertirse en una especie de sistema, el sistema feudal, cuyas huellas a√ļn se encuentran en la estructura social de todas las comunidades europeas al oeste de Rusia. Sus manifestaciones variaban enormemente. Del lado del imperio en decadencia lleg√≥ al feudalismo la idea de la agrupaci√≥n para la protecci√≥n mutua de hombres y haciendas; del lado teut√≥n llegaron las nociones de asociaci√≥n caballeresca, devoci√≥n y servicio personal. El primero era el lado econ√≥mico de la instituci√≥n, el segundo el caballeresco. El fundamento de la relaci√≥n feudal propiamente dicha era el feudo, que sol√≠a ser tierra, pero pod√≠a ser cualquier cosa deseable, como un cargo, una renta en dinero o en especie, el derecho a cobrar un peaje o a explotar un molino. En muchos detalles, los servicios del vasallo eran muy diferentes en las distintas partes del mundo feudal. Podemos decir, sin embargo, que se dividen en dos clases, generales y espec√≠ficas. Y aqu√≠ se describen. Con el feudalismo, el derecho p√ļblico hab√≠a fracasado y desaparecido y el derecho privado hab√≠a venido a llenar el vac√≠o. El deber p√ļblico se hab√≠a convertido en obligaci√≥n privada.

Kalam

El mutakallimun desarroll√≥ un m√©todo dial√©ctico para enmarcar y defender las reivindicaciones religiosas sobre los maestros y escuelas rivales. Algunos estudiosos creen que la filosof√≠a griega y helen√≠stica influy√≥ en el surgimiento del kalam como forma de teolog√≠a, mientras que otros se√Īalan que el Islam, como religi√≥n revelada y centrada en la palabra, fue el factor principal en el surgimiento del m√©todo kalam y las escuelas de pensamiento. Este √ļltimo m√©todo, tal como aparece en la forma literaria, indica claramente el contexto de disputa del pensamiento isl√°mico temprano y medieval. [rtbs name=”historia-medieval”] Se hizo una afirmaci√≥n teol√≥gica, que luego se defendi√≥ contra los cr√≠ticos en una serie de declaraciones condicionales.  ŅIlm al-kalam se convirti√≥ en la lengua franca de la mayor√≠a de los discursos religiosos entre las sectas y grupos de la sociedad isl√°mica medieval a partir del siglo VIII de nuestra era. Las escuelas sun√≠es (v√©ase m√°s sobre los sun√≠es o sunitas (v√©ase m√°s sobre los sun√≠es o sunitas isl√°micos, las Escuelas de Derecho Sunnńę (y las extintas), y las diferencias entre sun√≠es y chi√≠es (o chiitas); pues el sunismo y el chiismo son dos ramas del Islam)
isl√°micos, las Escuelas de Derecho Sunnńę (y las extintas), y las diferencias entre sun√≠es y chi√≠es (o chiitas); pues el sunismo y el chiismo son dos ramas del Islam) y Shi Ņite adoptaron el m√©todo kalam. Tambi√©n lo hicieron las comunidades cristianas y jud√≠as medievales que viv√≠an en el Iraq y el Ir√°n (v√©ase su perfil, la Econom√≠a de Ir√°n, la Historia Iran√≠, el Presidencialismo Iran√≠, las Sanciones contra Ir√°n, la Bio√©tica en Ir√°n, los Problemas de Ir√°n con Estados Unidos, el Derecho Ambiental en Ir√°n, el Derecho Civil Iran√≠, el Nacionalismo Iran√≠, los Activos Iran√≠es, la Diplomacia Iran√≠, el Imperio Sas√°nida, los medos, los persas y el Imperio Sely√ļcida) y en otros lugares de las tierras isl√°micas centrales.

Esquema de Estudios Medievales

Esquema de Estudios Medievales Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Esquema de Estudios Medievales Vida en el hogar Familia y parentesco Este tema incluye lo siguiente respecto a esta √©poca importante de la historia global : Familia y parentesco … Leer m√°s

Magia en el Siglo XV

Este texto se ocupa de la magia en el siglo XV y, en especial, de la magia en el per√≠odo de las guerras de las Dos Rosas en Inglaterra. Las inseguridades de los gobiernos del siglo XV y los intereses esot√©ricos de los miembros de la corte crearon conjuntamente las condiciones perfectas para las acusaciones de traici√≥n m√°gica. Sin embargo, las acusaciones de delitos pol√≠ticos relacionados con la magia en el siglo XV difieren en dos aspectos importantes de los casos posteriores. Los magos de los siglos XVI y XVII acusados de conspirar para la muerte del monarca fueron condenados bajo la ley de traici√≥n y nunca bajo las leyes de herej√≠a. Adem√°s, mientras que las preocupaciones del siglo XV se centraban en la estabilidad del rey en el trono y la supervivencia del r√©gimen, el siglo XVI fue testigo del desarrollo de preocupaciones existenciales de mucho mayor alcance. Seg√ļn la hist√≥ricamente dudosa biograf√≠a de Tom√°s Moro sobre Ricardo III, en junio de 1483 Ricardo estaba convencido de que Isabel y la amante de Eduardo IV, Jane Shore, hab√≠an colaborado para matarlo por arte de magia, afirmando que “esa hechicera y esa otra bruja de su consejo… han malgastado mi cuerpo con su brujer√≠a y sus hechizos”. Seg√ļn una interpretaci√≥n, Ricardo fingi√≥ estar bajo un ataque m√°gico despu√©s de comer unas fresas, a las que sab√≠a que era al√©rgico, regalo del obispo de Ely, John Morton. Despu√©s de comer las fresas, se supone que Ricardo desnud√≥ su brazo marchito y acus√≥ a Guillermo, bar√≥n de Hastings, de intentar matarlo por brujer√≠a. [A esta acusaci√≥n sigui√≥ que Ricardo se declarara rey por derecho propio (en lugar de regente del joven hijo de Eduardo IV, Eduardo V), en parte bas√°ndose en que el matrimonio de los padres de Eduardo V (Eduardo IV e Isabel Woodville) hab√≠a sido provocado por la magia del amor. El derecho can√≥nico no daba una orientaci√≥n clara sobre la validez de los matrimonios contra√≠dos bajo la influencia de la magia, y Ricardo tambi√©n argument√≥ que el matrimonio de Eduardo con Isabel era nulo porque ya estaba casado con Eleanor Butler cuando conoci√≥ a Isabel. Las fuentes contempor√°neas que registran el arresto de Hastings y Morton no mencionan ninguna conexi√≥n con acusaciones de magia o brujer√≠a.

Traición en la Edad Media

Traici√≥n en la Edad Media Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Magia y Traici√≥n en la Inglaterra de la Edad Media Nota: sobre este tema, en su aspecto social, puede tambi√©n consultarse la Purga de la Brujer√≠a, Delito de … Leer m√°s

Complot contra Eduardo II

Complot contra Eduardo II Juan de Nottingham y el Complot contra Eduardo II El primer caso inequ√≠voco de un individuo que utiliz√≥ la magia para intentar matar al monarca ocurri√≥ en el reinado de Eduardo II. De hecho, Eduardo era s√≥lo un objetivo subsidiario de un complot que ten√≠a como objetivo principal al favorito del … Leer m√°s

Delito de Magia en la Edad Media

Este texto se ocupa del delito de magia en la Edad Media, incluyendo acusaciones de brujer√≠a por fines pol√≠ticos. Se ofrece aqu√≠ un an√°lisis hist√≥rico concertado de las acusaciones sobre el uso de la magia para da√Īar o matar al monarca, o bien para manipular el curso de los acontecimientos pol√≠ticos. Este es un tema que normalmente se pasa por alto o se elude con la brujer√≠a: un fen√≥meno hist√≥rico bastante diferente. Si bien las acusaciones de magia traicionera se utilizaron ciertamente para destruir reputaciones o para asegurar las condenas de indeseables, la magia tambi√©n fue percibida como una verdadera amenaza por los gobiernos europeos.

Yurta de Gengis Kan

Las yurtas han sido el principal estilo de vivienda en Asia Central, especialmente en Mongolia, durante miles de a√Īos. El l√≠der mongol Gengis Kan comandaba todo su imperio desde un gran ger o yurta. Ese imperio se extend√≠a por toda Asia Central, desde la pen√≠nsula de Corea en el este; a trav√©s de China, T√≠bet e Ir√°n en el suroeste; y a trav√©s de Georgia y Rusia en el norte. Seg√ļn la leyenda, el ger de Gengis Kan nunca fue desmantelado del todo. En su lugar, se mont√≥ en un enorme carro con ruedas tirado por 22 bueyes. El ger ten√≠a 9 metros de di√°metro y estaba vigilado en todo momento por soldados y caballer√≠a mongoles. A medida que el imperio mongol se fue expandiendo, lleg√≥ a Europa oriental. Los sucesores de Gengis Kan conquistaron la estepa de lo que hoy es Turqu√≠a, Hungr√≠a y Ruman√≠a. A medida que los mongoles expandieron su imperio, llevaron consigo la cultura de las yurtas. Las yurtas siguieron siendo muy comunes en Turqu√≠a hasta las d√©cadas de 1960 y 1970, y todav√≠a se encuentran en las zonas rurales de Hungr√≠a. Cuando G√ľy√ľk Khan muri√≥ en las cercan√≠as de Samarcanda, se produjo una crisis en la T√∂r√§ de Gengis Khan, y cada uno de los pr√≠ncipes parti√≥ hacia su propio territorio con una idea diferente. Como en aquel momento el hijo de Jochi Khan, Batu, que se llamaba Sayin Khan, ten√≠a el mayor poder en la naci√≥n gengis√≠, envi√≥ enviados a todas las partes del imperio con la orden de que todos los hijos, emires y noyans de Gengis Khan acudieran a la estepa de Qipchaq para entronizar al pr√≠ncipe que fuera m√°s digno. Algunos de ellos se negaron a asistir, diciendo: “La yurta de Gengis Khan es Qaraqorum y Kerulen, y no hay necesidad de que vayamos a la Estepa Qipchaq”. Sin embargo, la mayor√≠a fue all√≠, y otros enviaron representantes.

Descendencia de Gengis Kan

Este texto se ocupa de los descendientes de Gengis Kan que gobernaron en la yurta de Ulugh tras su muerte. Los khaqans que se sentaban en el trono del kanato en la yurta ulugh de Gengis Khan, que consist√≠a en K√§l√ľr√§n y Qaraqorum y era conocida como Ordubaligh, eran quince seg√ļn el informe de Mawlana Sharafuddin Ali Yazdi en la introducci√≥n del Zafarnama. Seg√ļn el informe que Mirza Ulughbeg K√ľr√§g√§n registr√≥ en el Ulus-i arba’a, eran diecinueve. El primero, por acuerdo general, fue √Ėg√∂d√§i Qa’an; y el √ļltimo fue, seg√ļn el primer informe, Tayzi Oghlan o, seg√ļn el segundo, Adai hijo de √úr√ľk-Tem√ľr. Dado que este escritor da m√°s peso al informe de Ulughbeg para el n√ļmero y los nombres de los kanes gengis√≠es, se dan aqu√≠ de acuerdo con lo que se registra en el Ulus-i arba’a.

Medievalismo en la Cultura de Harry Potter

Medievalismo en la Cultura de Harry Potter Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Medievalismo en la Cultura de Harry Potter En el siglo XXI, la serie Harry Potter de J. K. Rowling forma parte de una cultura multimedia y … Leer m√°s

Turcos Otomanos

Los bizantinos encontraron m√°s f√°cil negociar con el pach√° otomano que con el Papa. Durante a√Īos, los turcos y los bizantinos se hab√≠an entremezclado y cazado en pareja en extra√Īos vericuetos de la diplomacia. El otomano hab√≠a enfrentado al b√ļlgaro y al serbio de Europa con el emperador, del mismo modo que el emperador hab√≠a enfrentado al emir asi√°tico con el sult√°n; los pr√≠ncipes reales griegos y turcos hab√≠an acordado mutuamente mantener a los rivales del otro como prisioneros y rehenes; de hecho, la pol√≠tica turca y bizantina se hab√≠a entrelazado de tal modo que es dif√≠cil decir si los turcos consideraban a los griegos como sus aliados, enemigos o s√ļbditos, o si los griegos consideraban a los turcos como sus tiranos, destructores o protectores. Fue en 1453, bajo el sult√°n otomano Muhammad II, cuando Constantinopla cay√≥ finalmente en manos de los musulmanes. Este acontecimiento provoc√≥ una ola de excitaci√≥n en toda Europa y se intent√≥ organizar una cruzada, pero los d√≠as de las cruzadas ya hab√≠an pasado. Para los turcos la toma de Constantinopla fue una misericordia suprema y a la vez un golpe fatal. Constantinopla hab√≠a sido el tutor y pulidor de los turcos. Mientras los otomanos pudieran extraer la ciencia, el aprendizaje, la filosof√≠a, el arte y la tolerancia de una fuente viva de civilizaci√≥n en el coraz√≥n de sus dominios, los otomanos tendr√≠an no s√≥lo la fuerza bruta sino el poder intelectual.

Arte Rom√°nico

El nombre “rom√°nico” se ha extendido sobre una gran variedad de edificios que muestran una cualidad com√ļn porque derivan de la tradici√≥n romana, atenuada y restringida por el empobrecimiento general del mundo, pero que en todas partes atestiguan tambi√©n nuevas influencias raciales y nuevas necesidades sociales. Ya no hab√≠a anfiteatros, ni grandes acueductos, ni arcos de triunfo, ni templos a los dioses. Hab√≠a fortalezas y castillos, redondos o cuadrados y macizos, iglesias y torres. La torre adquiere por primera vez importancia en Europa. La arquitectura asciende. Hasta ahora s√≥lo hab√≠amos tenido que fijarnos en las torres de Mesopotamia. Los edificios del mundo egipcio, hel√©nico y romano no intentaban escalar los cielos. En las fortificaciones romanas y hel√©nicas y en la Gran Muralla China hay torres, partes de las defensas, pero eso es casi todo lo que hay que contar hasta la era cristiana. Entonces, en un mundo asaltado por hunos, √°rabes y piratas mar√≠timos de todo tipo -ya hablaremos de los norte√Īos, sarracenos y h√ļngaros en otra secci√≥n-, la torre se convierte en una necesidad. La iglesia para la nueva religi√≥n congregacional es otra necesidad, y las dos se unen naturalmente. Las nuevas religiones del libro y de la idea, el cristianismo y el islam, ten√≠an esto en com√ļn: pretend√≠an llegar a la mente de todos. Hab√≠a que reunir al pueblo en el lugar de culto y sacrificio; hab√≠a que recordarle la oraci√≥n y la creencia.