Aspectos Bioéticos

La bioética tiene aplicaciones que van desde el nacimiento hasta el final de la vida, y afecta directamente tanto a los pacientes como a los proveedores de asistencia. La bioética repercute en todos los niveles de la comunidad humana, desde la residencia de ancianos local hasta las enormes conferencias internacionales sobre temas como el Genoma Humano. Está llena de cuestiones éticas difíciles para todos: familias, hospitales, gobiernos y civilización. En este texto se exponen algunas de las cuestiones bioéticas más relevantes. Los textos de esta sección analizan un conjunto de cuestiones morales relacionadas con la política y las políticas, intervenciones y programas de medicina comunitaria, y destacan la importancia de la comunicación entre diversas disciplinas, como la bioética, la ciencia política y los estudios sobre el desarrollo.

Cuestiones de Ética de la Salud Pública

Este texto se ocupa de varias cuestiones de ética de la salud pública. El objetivo general de buena parte de este texto es destacar las cuestiones éticas que surgen del trabajo y el estudio de la política y el desarrollo de políticas en la salud pública, tanto a nivel nacional como mundial. Se identifica una serie de dilemas éticos que surgen en la política de elaboración de políticas de salud pública nacional y mundial, y también analiza posibles vías para abordarlos. En parte de este texto, y en otros de la presente plataforma digital se analizan cuestiones éticas relativas a los campos generales de la política, la ciencia política o los estudios sobre el desarrollo en sí mismos, y las cuestiones de equidad en la distribución de los recursos mundiales para la salud pública. Las cuestiones de acceso en la atención relacionada con el embarazo deben atender a cuestiones generales de justicia y acceso, así como a las formas, a menudo muy particulares, en que los servicios relacionados con el embarazo se valoran, se debaten y se ponen a disposición de las mujeres que podrían -o no- beneficiarse de ellos. La atención a la maternidad es, en muchos sentidos, una cuestión que se encuentra en el centro de la salud pública y la ética, ya que es literalmente el primer paso para mejorar los resultados sanitarios de las personas en la comunidad mundial. También es un ámbito que se cruza con valores profundamente personales, variados y a veces controvertidos. Las personas encargadas de desarrollar, evaluar y desplegar servicios relacionados con el embarazo en el ámbito de la salud pública deben tener en cuenta varias cuestiones fundamentales: los valores varían entre las mujeres y pueden cambiar a lo largo de la vida de una mujer determinada; es necesario estar alerta para limitar los daños derivados de los sesgos de la reproducción estratificada, en la que la reproducción de algunas mujeres se valora pero la de otras no; y la atención relacionada con el embarazo debe configurarse cuidadosamente en torno a las vidas de las mujeres que la necesitan para seguir siendo éticamente relevante.

Salud Digital para las Personas Mayores de Zonas Rurales

Este texto se ocupa de la telesalud para las personas mayores de zonas rurales y su aceptación por dichas personas. Las pruebas colectivas presentadas en numerosos estudios sugieren que la telesalud es útil para la promoción de la salud y la gestión de la atención/del caso en múltiples contextos con adultos mayores rurales. La evidencia sobre la facilidad de uso y la utilización de la telesalud fue mixta. Los pocos estudios que examinaron la intención de seguir utilizando la telesalud informaron de que la mayoría de los pacientes preferían, o tenían la intención de seguir utilizando, la telesalud. La telesalud supuso un ahorro de costes para la atención sanitaria en comparación con la presencial, y aunque en algunos contextos las citas no estaban cubiertas por el seguro, la telesalud cuesta menos a los pacientes por la reducción del tiempo de desplazamiento.

Riesgos de la Salud Digital

Este texto se ocupa de los riesgos de la salud digital, incluyendo sus desventajas y aspectos como las ciberamenazas y el rol del paciente como consumidor móvil de servicios sanitarios. La visión de una clínica inteligente en la que los datos del paciente en tiempo real llegan al lugar antes que el paciente, en la que ya no son necesarios los mostradores de facturación y en la que los consejos de tratamiento y prevención se basan en un espectro totalmente nuevo de medidas biofísicas y socioeconómicas es realmente convincente, pero también está plagada de peligros. Los datos pueden ser mal utilizados y mal interpretados. El sesgo inconsciente puede deslizarse en cualquier análisis de datos bien intencionado. Más allá de los dispositivos digitales, la inteligencia artificial se ve como una revolución en la atención sanitaria impulsada por la esperanza de que los algoritmos que se ejecutan en los sistemas de registros médicos electrónicos predigan cuándo un paciente se está volviendo séptico o que la inteligencia artificial libere a los médicos de las tareas tediosas. Mucho de esto se está cumpliendo, pero también hay una lista creciente de peligros potenciales, como la confianza en las «cajas negras», los prejuicios raciales y la mala ejecución técnica. Los peligros para la privacidad, la ciberseguridad y la seguridad física de las tecnologías que permiten la existencia y la efectividad de los los asistentes virtuales son cada vez más conocidos y comprendidos, y la aplicación de estos dispositivos a los casos de uso sanitario debe abordarse con cuidado. Para que los dispositivos sanitarios alcancen su potencial para los pacientes, es necesario comprender sus riesgos en el contexto de todo el ecosistema conectado. En este texto también se detallan las oportunidades y los peligros de los pacientes como consumidores de salud móvil, con un enfoque específico en los daños potenciales y las mitigaciones correspondientes.

Centros Comunitarios

Un centro comunitario es un lugar especialmente habilitado para las personas, grupos y organizaciones de una zona determinada, donde pueden acudir para reunirse y hacer actividades en común. Hace también referencia el concepto al edificio utilizado por los miembros de una comunidad para reuniones sociales, actividades educativas, etc. La comunidad se caracteriza por compartir geografía, intereses, valores sociales e incluso comportamientos. Basar los servicios en la comunidad ofrece un gran potencial para superar las barreras existentes a la atención sanitaria preventiva, como la distancia, la falta de familiaridad y el miedo o la desconfianza hacia los hospitales, al mismo tiempo que permite la prestación de un programa que está mejor situado (es decir, «adaptado») para satisfacer las necesidades de esa comunidad, incluido el uso de personal autóctono de esa comunidad (por ejemplo, los trabajadores sociales comunitarios). En la actualidad existe una sólida base de pruebas que engloba modelos de atención comunitaria que han tenido éxito en la prevención primaria, tanto en lo que respecta a la promoción de la salud como a las intervenciones centradas en las personas de alto riesgo, estas últimas relacionadas principalmente con la prevención de la diabetes y la lucha contra las disparidades raciales en materia de salud. Además, la prevención secundaria y la rehabilitación en la comunidad han demostrado ser seguras y tan eficaces como la atención hospitalaria tradicional para muchos pacientes, con pruebas de una mayor adherencia. La clave para el éxito de todos estos programas es el uso de un equipo de expertos con la formación adecuada que trabaje en colaboración con los servicios comunitarios existentes y los grupos de usuarios. La integración de la atención preventiva primaria y secundaria en un entorno comunitario también ha demostrado ser eficaz y factible, pero requiere una mayor exploración antes de adoptar este modelo en una base más amplia. Queda por definir la composición ideal no sólo del propio MDT, sino también de la intervención. Sin embargo, es probable que no exista un enfoque único para todos los casos, sino que las intervenciones deberían adaptarse a las necesidades de los participantes y de la comunidad local. Además, aún está por determinar la sostenibilidad y la rentabilidad de estos programas.

Acciones Humanitarias

La acción humanitaria incluye la protección de los civiles y de los que ya no participan en las hostilidades, y el suministro de alimentos, agua y saneamiento, refugio, servicios de salud y otros artículos de primera necesidad. En términos generales, el acto de proporcionar asistencia material a las personas necesitadas ha existido a lo largo de la historia de la humanidad, a menudo en forma de alimentos o ayuda material proporcionada durante la hambruna, la sequía o el desastre natural. Los patrones de enfermedad pasan a ser más o menos los mismos que los de cualquier población no refugiada, aunque los refugiados siguen teniendo un riesgo sanitario alto y superior al de las poblaciones estables, y otras enfermedades, como los problemas de salud reproductiva, el VIH/SIDA, la tuberculosis y los problemas mentales, pueden suponer una morbilidad/mortalidad importante. Siguen produciéndose epidemias de enfermedades infecciosas. Por lo general, persisten los niveles de malnutrición, ya que las poblaciones de refugiados siguen dependiendo de las distribuciones de alimentos, y a menudo continúan las insuficiencias en las raciones alimentarias.

Crisis de Emergencia Humanitaria

Este texto se ocupa de las crisis de emergencia humanitaria, y en especial de las emergencias sanitarias en crisis humanitarias. Cada año, más de 2,5 millones de personas se ven desarraigadas a causa de los conflictos armados, la represión y las catástrofes naturales o provocadas por el hombre. Los refugiados y los desplazamientos de población suelen producirse en países que carecen de recursos o capacidad para afrontarlos, lo que significa una enorme carga económica, social y ecológica. La ayuda eficaz a las poblaciones refugiadas y desplazadas requiere una respuesta rápida, a menudo con apoyo internacional. Respecto a los rcursos humanos y formación, se necesita un gran número de personal: médicos de salud pública, especialistas en saneamiento, nutricionistas, logistas, administradores. Necesitarán formación formal y en el puesto de trabajo. Los visitadores domiciliarios son especialmente importantes para garantizar el vínculo entre la comunidad de refugiados y los programas de asistencia, y deben ser reclutados al principio, entre la población refugiada o desplazada.

Cuidados Paliativos en las Crisis Humanitarias

Este texto se ocupa de los cuidados paliativos en las crisis humanitarias. La base de evidencia existente en relación con la integración de los cuidados paliativos en los entornos humanitarios de emergencia es actualmente limitada. Sin embargo, hay pruebas de una integración eficaz en situaciones humanitarias a largo plazo en Jordania, Bangladesh, Nepal y Uganda. También hay pruebas de que la integración de los cuidados paliativos ha tenido éxito en entornos con pocos recursos. Malawi, por ejemplo, tiene una política nacional de cuidados paliativos y un programa nacional de desarrollo para adultos y niños. También existe una enorme experiencia y conocimientos en materia de cuidados paliativos que se ha desarrollado a través de la bien documentada respuesta al VIH, el SIDA y la tuberculosis en el África subsahariana y que debería aprovecharse para responder a las crisis humanitarias a nivel local e internacional.