Trabajo de las Mujeres

Este texto introducir√° y discutir√° las din√°micas cambiantes de trabajo de las mujeres, con el objetivo de examinar su desarrollo actual. Este texto examina la aparici√≥n del trabajo como una prioridad clave para el feminismo, tal y como se desarroll√≥ desde sus primeras ra√≠ces a finales del siglo XVIII, pasando por el movimiento feminista del siglo XIX, hasta la campa√Īa por el voto de principios del siglo XX. Sostiene que la b√ļsqueda del trabajo remunerado y la autonom√≠a financiera tard√≥ inicialmente en establecerse como una prioridad feminista, y llama la atenci√≥n sobre las cuestiones interseccionales de clase que informan el crecimiento del feminismo a partir de un peque√Īo grupo de clase media. Analiza las cuestiones clave relacionadas con la agitaci√≥n feminista por el acceso al empleo y a las profesiones, incluidas las tensiones con las campa√Īas sindicales por el “salario familiar”, y el cisma entre las feministas igualitarias y las maternalistas sobre la medida en que las mujeres deber√≠an estar “protegidas” de los peligros profesionales percibidos. Buena parte de la literatura reciente considera la emancipaci√≥n de algunas mujeres en 1918 y de todas las mujeres en 1928 como una victoria parcial e incompleta. Algunos trabajos ampl√≠an el alcance de la investigaci√≥n y la interpretaci√≥n actuales de la historia laboral de las mujeres, tanto desde el punto de vista conceptual como de la periodizaci√≥n: se hace hincapi√© en el per√≠odo posterior a la Primera Guerra Mundial, donde la bibliograf√≠a es escasa.

Modelos del Estado del Bienestar

Es bien sabido que la salud de la población en el mundo desarrollado varía dentro de los países y entre ellos. Más recientemente, se ha sugerido que estas diferencias internacionales pueden ser, en parte, el resultado de diferentes tipos de disposiciones del Estado de bienestar (regímenes de Estado de bienestar).

Reproducción Social

En la literatura sobre este tema, se ha prestado mucha atención a la crisis del empleo y a las amenazas y las oportunidades planteadas por la creciente automatización; en cambio, se ha dedicado mucha menos atención a la asistencia a las personas. Este artículo examina la organización cambiante de la reproducción social en las sociedades más ricas y describe la crisis emergente de la asistencia social, provocada por la retirada del estado, el estancamiento de los sueldos y el envejecimiento de la población. Inicialmente, se revisa la literatura sobre los enfoques socioculturales de la antropología de la reproducción. Finalmente, el artículo plantea una visión post laboral de la asistencia social que responde a esta crisis.

Estadísticas sobre la Pobreza

Este texto presenta varias ead√≠sticas sobre la pobreza. El 20% m√°s rico acapara las tres cuartas partes (75%) de la renta mundial seg√ļn algunas fuentes, y el 80% seg√ļn otras.

Burakumin

El proceso de alteraci√≥n que han sufrido los burakumin se ha ido construyendo a lo largo de la historia de Jap√≥n sobre la base de prohibiciones religiosas y, posteriormente, sobre la base de visiones esencialistas que a√ļn persisten en la actualidad. La mala percepci√≥n que se tiene de la Liga, junto con la ignorancia y las falsas creencias, como la idea de que los matrimonios mixtos son habituales entre los burakumin, no hacen m√°s que reforzar este mecanismo de exclusi√≥n, y aunque la estigmatizaci√≥n y la discriminaci√≥n pueden ser insidiosas, tienen un impacto directo en la vida de la comunidad burakumin en t√©rminos de trabajo y educaci√≥n, ya que estas zonas se caracterizan por la inestabilidad laboral y el bajo nivel educativo de sus habitantes. No obstante, no se ha realizado ninguna encuesta sobre los burakumin que viven fuera de las zonas de asimilaci√≥n debido a la dificultad de localizarlos. Su invisibilidad hace que los miembros j√≥venes de la comunidad burakumin puedan escuchar repetidamente en el lugar de trabajo comentarios que los estigmatizan y menosprecian como miembros del grupo minoritario, pero ante las escasas medidas legales establecidas para condenar dichos comentarios, la mayor√≠a opta por callar, lo que significa que los prejuicios siguen estando presentes en todos los aspectos de la vida cotidiana y, de hecho, en el entorno familiar. La falta de interacci√≥n con personas que tienen opiniones diferentes y que est√°n atadas por el tab√ļ que rodea este tema es tambi√©n una barrera para curar estos prejuicios. Adem√°s, existe un gran resentimiento entre la poblaci√≥n no burakumin encuestada con respecto a las medidas de discriminaci√≥n positiva de las que se han beneficiado los burakumin, lo que plantea la cuesti√≥n del efecto que est√° teniendo la pol√≠tica de acci√≥n afirmativa, ya que se han observado reacciones similares en la India contra el pueblo dalit, al que se ha acusado de aprovecharse injustamente del sistema de reservas. Adem√°s, el debate se centra actualmente en el futuro de este segmento de la poblaci√≥n, ya que existen dos tendencias opuestas dentro de este grupo minoritario, a saber, los que quieren callar su origen hasta que deje de ser un problema y los que quieren perpetuarlo consider√°ndolo una parte importante de su identidad.

Formas de Inclusión

Formas de Inclusi√≥n Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. En ingl√©s: Inclusion Forms. Formas de Inclusi√≥n Formas de Inclusi√≥n Inclusi√≥n para todos En contraste con las voces que defienden la creaci√≥n de entornos de aprendizaje diferentes para ni√Īos diferentes, … Leer m√°s

Desigualdad de Género en el Trabajo

Este texto se ocupa de la Desigualdad de género en el trabajo, también llamada desigualdad laboral de género, discriminación laboral de género, o desigualdad laboral entre hombres y mujeres.

Igualitarismo

En este texto y en otros de esta plataforma se examina como tanto a la psicolog√≠a como a la sociolog√≠a les resulta dif√≠cil sustraerse al contexto de desigualdad, por lo que no ofrecen m√°s que una conceptualizaci√≥n determinista de las diferencias intelectuales entre individuos y grupos. En oposici√≥n al estudio de la inteligencia en las disciplinas sociol√≥gicas y psicol√≥gicas, el fil√≥sofo franc√©s Jacques Ranci√®re presenta la idea de la “igualdad de la inteligencia”, como se describe m√°s ampliamente en otro texto, sacando el concepto de inteligencia de su contexto de desigualdad. En efecto, es posible proponer una inteligencia que no se base en la desigualdad: sin embargo, separar la inteligencia del orden social, donde se define y mide, es imposible, ya que la relaci√≥n con el orden social es la propia singularidad del concepto. Por otra parte, ha habido muchas defensas de la desigualdad, varias de las cuales est√°n arraigadas en puntos de vista morales o religiosos (como en el hinduismo) o en puntos de vista peculiares de la naturaleza humana (como en las ense√Īanzas de Arist√≥teles).

Características de la Exclusión Social

Como invitaci√≥n al debate, el texto ofrece varias perspectivas de varios campos disciplinarios, como la historia, la econom√≠a, la filosof√≠a social y el urbanismo. Algunos de ellos tienen un objetivo global mientras que otros se centran en aspectos m√°s espec√≠ficos, incluso t√©cnicos, de la exclusi√≥n social. La comparaci√≥n con los pa√≠ses del sur de Europa tambi√©n revela la importancia de los v√≠nculos sociales no econ√≥micos, en particular los familiares y locales. La relativa integraci√≥n social de la pobreza parece amortiguar el impacto individual de la exclusi√≥n en estos pa√≠ses, aunque, por otra parte, parece alimentar una reproducci√≥n de la pobreza. El caso de Alemania, finalmente, no es menos interesante: la pobreza se percibe muy poco all√≠. No es problematizada por los poderes p√ļblicos y apenas es problematizada por los investigadores. Esto puede explicarse tanto por razones objetivas, como la calidad del sistema de protecci√≥n social o la no visibilidad de la pobreza, como por razones menos tangibles, como la dificultad que tienen los alemanes para reconocer un fen√≥meno social que es bastante real pero que les devuelve a un per√≠odo doloroso de su historia, en parte oculto por el “milagro alem√°n”. Una vez censurado el racismo descarado, en el que se consideraba que el origen √©tnico conllevaba rasgos mentales fundamentales, la legitimidad del control de las √©lites sobre las masas, y la discriminaci√≥n resultante, tuvo que cambiar su base ideol√≥gica y atribuirse la autoridad de un discurso cient√≠fico, y concretamente de un discurso psicol√≥gico. Y sin embargo, debemos preguntarnos de nuevo: ¬Ņqu√© mide exactamente el test de inteligencia?

Desigualdad de Ingresos

La desigualdad de ingresos es la forma en que los ingresos se distribuyen de forma desigual en una poblaci√≥n. Cuanto menos equitativa sea la distribuci√≥n, mayor ser√° la desigualdad de ingresos. La desigualdad de ingresos suele ir acompa√Īada de la desigualdad de riqueza, que es la distribuci√≥n desigual de la misma. Las poblaciones pueden dividirse de diferentes maneras para mostrar diferentes niveles y formas de desigualdad de ingresos. En otras palabras, la desigualdad de ingresos (o disparidad de ingresos) es el grado en que los ingresos totales se distribuyen de forma desigual entre una poblaci√≥n. En muchos casos de desigualdad econ√≥mica, la riqueza fluye de forma desproporcionada hacia un peque√Īo n√ļmero de individuos ya acomodados econ√≥micamente. A nivel mundial, hay varias propuestas para generar ingresos (como la tasa Tobin sobre las transacciones financieras o un impuesto mundial (o global) sobre el uso de los recursos) que podr√≠an utilizarse para las transferencias directas de ingresos, as√≠ como para otras formas de ayuda al desarrollo para reducir la pobreza y la desigualdad. Debido a la continua inestabilidad mundial (o global) y a la degradaci√≥n del medio ambiente vinculada a las desigualdades de ingresos y otros recursos, estos esfuerzos pol√≠ticos seguir√°n siendo fundamentales no s√≥lo por razones √©ticas, sino tambi√©n por el bien de la seguridad nacional y la supervivencia mundial.

Medición de la Desigualdad

Nota: puede interesar, en este contexto, la informaci√≥n sobre la desigualdad econ√≥mica y la informaci√≥n sobre la desigualdad social. Los individuos difieren en innumerables aspectos. Y los grupos se caracterizan por diferentes niveles de desigualdad en todas las formas en que los individuos […]

Desigualdad Salarial

En ingl√©s: Salary inequality. Nota: sobre Desigualdad de Ingresos o Econ√≥mica, v√©ase aqu√≠. Efectos en el Acceso a la Justicia Los incentivos que llevan a los vendedores a introducir mejoras de calidad e innovaciones para ahorrar costos (o costes, como se emplea mayoritariamente en Espa√Īa) […]

Desigualdad de Recursos Económicos en la Población

Este texto se ocupa de la desigualdad de recursos econ√≥micos en la poblaci√≥n mundial. El equilibrio de poder no se entiende aqu√≠ en un sentido realista, como equilibrio de poder interestatal, sino como rapports deforce, una constelaci√≥n suelta de intereses pol√≠ticos y econ√≥micos entrelazados que no est√° unificada ni es homog√©nea pero que, hasta ahora, tiene suficiente impulso para desviar las alternativas. No es necesario suponer que se trata de una estrategia o dise√Īo consciente, al menos en sus resultados globales, sino que es m√°s bien el resultado de muchos y diversos actos de inter√©s propio y de evitaci√≥n de riesgos por parte de los actores privilegiados. Supongamos que muchos de los privilegiados aborrecen la pobreza, pero culpan a los pobres y conf√≠an en el crecimiento econ√≥mico como remedio y, sin embargo, si estas creencias fracasan pueden seguir deseando el privilegio, o temer perderlo, m√°s de lo que aborrecen la pobreza. Entonces, los encantos del poder, los adornos del privilegio, el culto a la celebridad, la l√≥gica de la econom√≠a neocl√°sica, todo ello contribuye a mantener el equilibrio general de poder. Y as√≠, los hiperricos del mundo y la mayor√≠a de los pobres se entrelazan en una cita conjunta, espejos el uno del otro, pero a bastante distancia. Hay muchas causas de la desigualdad econ√≥mica: la clase, el g√©nero, las decisiones del mercado laboral, la educaci√≥n, la capacidad y el talento, y la suerte son algunas de ellas.

Pobreza

√Āmbitos Sociales Modernos Campesinado Colonialismo Demograf√≠a Imperialismo Organizaci√≥nes de la Uni√≥n Europea Pobreza Tecnolog√≠a Telecomunicaci√≥n

Políticas Neoliberales

Este texto se ocupa de las pol√≠ticas neoliberales. El neoliberalismo puede entenderse aqu√≠ como un conjunto de mitos incrustados en el entorno institucional que tiende a anclar las orientaciones de los actores pol√≠ticos. Es precisamente este recentramiento el que marca el auge de la pol√≠tica neoliberal. La cara pol√≠tica del neoliberalismo es una nueva “pol√≠tica” centrada en el mercado, es decir, luchas por la autoridad pol√≠tica que comparten un centro ideol√≥gico concreto o, en otras palabras, est√°n respaldadas por un “sentido com√ļn” incuestionable. En el nivel de las √©lites3, la pol√≠tica neoliberal est√° limitada por ciertas nociones sobre las responsabilidades del Estado (liberar las fuerzas del mercado siempre que sea posible) y el lugar de la autoridad estatal (limitar el alcance de la toma de decisiones pol√≠ticas). Tambi√©n tienden a orientarse hacia ciertos grupos de inter√©s (empresas, finanzas y profesionales de cuello blanco) en detrimento de otros (sindicatos, especialmente).

Desigualdad en el Mundo

Desigualdad en el Mundo Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Desigualdad en el Mundo Los datos sobre la desigualdad humana contempor√°nea son dram√°ticos y ampliamente conocidos: “Consideremos los porcentajes de ingresos relativos del 20% m√°s rico y del 20% … Leer m√°s

Políticas contra la Desigualdad en el Mundo

La desigualdad global es un tema diferente, ya que mide no s√≥lo la condici√≥n de la mayor√≠a del mundo, sino la brecha, y la creciente brecha, entre ellos y la minor√≠a pr√≥spera. En la medida en que la desigualdad global traza un mapa de las privaciones relativas, pone en tela de juicio la legitimidad del orden mundial (o global) de un modo que no lo hacen las meras estad√≠sticas de pobreza, acompa√Īadas de declaraciones pol√≠ticas ben√©volas. Se atribuye el aumento de la desigualdad de ingresos a un incremento de la desigualdad de ingresos y destaca como principales explicaciones el progreso t√©cnico basado en la cualificaci√≥n (que reduce la demanda de mano de obra no cualificada), el impacto de la liberalizaci√≥n del comercio, las pol√≠ticas del FMI que generan recesiones (que afectan negativamente a la distribuci√≥n de los ingresos), la desregulaci√≥n financiera y la ampliaci√≥n del sector financiero (que da lugar a un desplazamiento hacia los ingresos no laborales) y la erosi√≥n de las instituciones laborales (mayor flexibilidad salarial, menor regulaci√≥n, erosi√≥n del salario m√≠nimo, diluci√≥n del poder sindical y mayor movilidad laboral). Dejando de lado los cambios t√©cnicos, la mayor√≠a de estas tendencias son expresiones o resultados de las pol√≠ticas neoliberales. El potencial y los efectos del cambio t√©cnico pueden canalizarse mediante intervenciones de pol√≠tica industrial, como en la mayor√≠a de los pa√≠ses de reciente industrializaci√≥n, pero las presiones pol√≠ticas neocl√°sicas delimitan esta opci√≥n. La liberalizaci√≥n y la desregulaci√≥n, en general, apuestan por los fuertes, privilegian a los privilegiados, ayudan a los ganadores, exponen a los perdedores y provocan una “carrera hacia el fondo”. Aunque se trata de una representaci√≥n a grandes rasgos, es plausible considerar las pol√≠ticas neoliberales como la din√°mica central del aumento de la desigualdad nacional y mundial (o global) desde la d√©cada de 1980.

Igualitarismo Político

Este texto se ocupa del igualitarismo pol√≠tico. Hay dos respuestas destacadas en las teor√≠as igualitarias modernas: igualdad de bienestar e igualdad de recursos. El igualitarismo del bienestar es popular entre aquellos que se sienten atra√≠dos por la visi√≥n del utilitarismo de que el bienestar humano es, en √ļltima instancia, la caracter√≠stica moralmente m√°s importante de una comunidad a la que el Estado debe prestar atenci√≥n, pero que quieren trazar un camino para que el Estado persiga el bienestar no de una manera “agregada”, sino de una manera m√°s sensible a las particularidades de los individuos. Sin embargo, esta forma de formular una visi√≥n igualitaria plantea algunos problemas graves. Muchos igualitaristas hayan seguido a Ronald Dworkin en la defensa del “igualitarismo de los recursos”, que har√≠a que el Estado igualara los recursos (tal vez definidos seg√ļn algo parecido a los bienes primarios de Rawls), no el bienestar. Pero Dworkin argumenta que es interesantemente dif√≠cil distribuir los recursos “equitativamente” de una manera que sea genuinamente justa. No es tan sencillo como dar la misma cantidad de recursos a cada persona y utilizar el Estado para supervisar las transferencias para garantizar que sigan siendo las mismas. En cambio, lo que Dworkin quiere defender es una forma de distribuir los recursos que, aunque no d√© lugar a que todo el mundo tenga exactamente la misma cantidad, deje a cada persona satisfecha con su suerte y sea capaz de asumir la responsabilidad de c√≥mo satisfacer sus gustos y asegurar su bienestar. Para aclarar su concepci√≥n de la igualdad, Dworkin propone un experimento mental similar al enfoque contractualista para definir la justicia.

Igualdad Liberal

Aqu√≠ se ha tratado de subrayar la singularidad del concepto, es decir, en el hecho de que sirve tanto como principio pol√≠tico como en contextos extrapol√≠ticos, y que busca basar la pol√≠tica en una forma de racionalidad que se apoya en una intuici√≥n de consistencia (relaci√≥n de igualdad con los iguales). Tambi√©n se examina un tipo diferente de visi√≥n hist√≥rica de la igualdad (que aplicamos principalmente al per√≠odo de formaci√≥n de la modernidad): una visi√≥n que examina la historia de la igualdad a trav√©s de la pregunta de c√≥mo surgieron nuevas formas de indignaci√≥n por la falta de igualdad; es decir, c√≥mo empezaron a percibirse las condiciones sociales como escasas de igualdad. Asimismo, tratamos de se√Īalar el n√ļcleo del debate contempor√°neo sobre la naturaleza de la idea de una comunidad pol√≠tica de iguales, y destacar el cambio necesario para repensar la desigualdad como algo estructural: un cambio que a su vez requiere repensar diversos patrones de desigualdad estructural, como la explotaci√≥n, y restablecer el principio de igualdad a partir del concepto de vulnerabilidad.

Igualdad Política

Este texto se ocupa de la Igualdad Pol√≠tica, en parte como las normas de distribuci√≥n de los valores sociales. Aqu√≠ se analiza la potencia pol√≠tica del concepto de igualdad, se√Īalando la exigencia de coherencia y racionalidad que lleva impl√≠cita. Dicha exigencia, argumentamos, se refiere a un orden de cosas que nunca es un dato ontol√≥gico, sino m√°s bien el producto de alg√ļn inter√©s humano, o como nos gusta decirlo, el producto de alguna visi√≥n igualitaria: una visi√≥n que implica una distinci√≥n entre ciertas diferencias entre las personas que se consideran leg√≠timas e ingenuas y las que se consideran ileg√≠timas e incorrectas. Este texto tambi√©n, significativamente, trata de rastrear el surgimiento de la visi√≥n igualitaria moderna, seg√ļn la cual todos los seres humanos nacen iguales. Para ello, traza una trayectoria geneal√≥gica particular: los v√≠nculos entre la igualdad, la idea de que el hombre ha sido creado a imagen de Dios y las transformaciones hist√≥ricas con respecto a la relaci√≥n con la muerte. Asimismo, se examina tres paradigmas de la igualdad que dominan el paisaje del pensamiento liberal anglosaj√≥n en la segunda mitad del siglo XX: El igualitarismo de la suerte, la escuela rawlsiana y la “igualdad de relaciones” o “igualdad democr√°tica”. Partiendo de la cr√≠tica del tercer paradigma a los dos anteriores, desarrollamos tres puntos que creemos que descubren mejor los puntos ciegos de los debates contempor√°neos sobre el concepto. En primer lugar, tratamos de afinar la idea de las relaciones sociales desiguales mediante una definici√≥n m√°s precisa de la desigualdad estructural. En segundo lugar, pasamos a analizar el concepto de explotaci√≥n, que sirve de ejemplo para calificar una categor√≠a concreta de desigualdad estructural. Por √ļltimo, se argumenta que ir m√°s all√° de los l√≠mites de la imagen liberal predominante de la igualdad requiere ir m√°s all√° de la idea de inspiraci√≥n kantiana del mismo valor moral de todos los seres humanos.

Declive de la Aristocracia

A finales de la d√©cada de 1870, los patricios y arist√≥cratas brit√°nicos segu√≠an siendo los m√°s ricos, los m√°s poderosos y los m√°s glamurosos del pa√≠s, corporativamente -y comprensiblemente- conscientes de ser los elegidos de Dios. Pero durante los cien a√Īos siguientes, su riqueza se marchit√≥, su poder se desvaneci√≥, su glamour se empa√Ī√≥ y su sentido colectivo de identidad y prop√≥sito se debilit√≥ gradual pero inexorablemente. Este texto pretende recuperar y recrear, evocar y explicar, el declive y la ca√≠da de esta √©lite anta√Īo preeminente. Esta entrada sobre la aristocracia eclipsada detalla el declive de la primac√≠a aristocr√°tica. La aristocracia europea perdi√≥ parte de su preeminencia social cuando se eliminaron sus derechos feudales. La aristocracia ha sido desafiada por la rebeli√≥n popular a lo largo de su existencia. Tambi√©n ha sido criticada por los pensadores por no estar a la altura de sus nobles ideales. La Revoluci√≥n Americana demostr√≥ la posibilidad de una sociedad sin nobles. La Revoluci√≥n Francesa aboli√≥ temporalmente la aristocracia, aunque finalmente fue derrotada por los ej√©rcitos nobles, y la aristocracia fue restaurada. El poder aristocr√°tico fue erosionado lentamente por los cambios constitucionales y electorales, aunque mantuvo un predominio pol√≠tico. La sociedad europea del siglo XIX sufri√≥ cambios profundos, paralelos a los que se produjeron en los √°mbitos pol√≠ticos y econ√≥micos. El mundo industrial socav√≥ este dominio, y los impuestos m√°s altos y las revoluciones posteriores despojaron a los arist√≥cratas de mucha autoridad. La aristocracia como entidad coherente de entendimiento social y pol√≠tico fue destruida por la Segunda Guerra Mundial.

Suburbanización

La suburbanizaci√≥n (La “banlieusardisation” en Francia) es un desplazamiento de la poblaci√≥n de las zonas urbanas centrales a los suburbios, lo que da lugar a la formaci√≥n de la expansi√≥n (sub)urbana. (La suburbanizaci√≥n est√° inversamente relacionada con la urbanizaci√≥n, lo que denota un desplazamiento de la poblaci√≥n de las zonas rurales a los centros urbanos). Muchos residentes de las regiones metropolitanas trabajan en el √°rea urbana central y eligen vivir en comunidades sat√©lites llamadas suburbios y viajan al trabajo en autom√≥vil o transporte p√ļblico. Otros han aprovechado los avances tecnol√≥gicos para trabajar desde sus casas. Estos procesos a menudo ocurren en los pa√≠ses m√°s desarrollados econ√≥micamente, especialmente en los Estados Unidos, que se cree que es el primer pa√≠s en el que la mayor√≠a de la poblaci√≥n vive en los suburbios, m√°s que en las ciudades o en las zonas rurales. La migraci√≥n masiva a las zonas suburbanas fue una caracter√≠stica definitoria de la vida estadounidense despu√©s de 1945. Antes de la Segunda Guerra Mundial, solo el 13% de los estadounidenses viv√≠an en los suburbios. Para el 2010, sin embargo, los suburbios eran el hogar de m√°s de la mitad de la poblaci√≥n de los Estados Unidos. La econom√≠a, la pol√≠tica y la sociedad de la naci√≥n se suburbanizaron de manera importante. Los suburbios moldearon los h√°bitos de dependencia del autom√≥vil y los desplazamientos al trabajo, los patrones de gasto y ahorro, y las experiencias con temas tan diversos como la raza y los impuestos, la energ√≠a y la naturaleza, la privacidad y la comunidad. El propietario ocup√≥ una casa unifamiliar, rodeada de un patio y situada en un barrio fuera del n√ļcleo urbano, que lleg√≥ a definir la experiencia cotidiana de la mayor√≠a de los hogares estadounidenses, y en el mundo de la cultura popular y la imaginaci√≥n, los suburbios fueron el escenario del sue√Īo americano. Los suburbios de la naci√≥n eran un paisaje econ√≥mico igualmente cr√≠tico, hogar de industrias vitales de alta tecnolog√≠a, comercio minorista, “log√≠stica” y empleo en oficinas. Adem√°s, la pol√≠tica estadounidense se basaba en una mayor√≠a suburbana, y durante varias d√©cadas, los suburbios incubaron movimientos pol√≠ticos en todo el espectro partidista, desde el conservadurismo de base hasta el individualismo meritocr√°tico centrista, el ambientalismo, el feminismo (compromiso con una mejora del papel social de la mujer, que suele reflejarse en el sentido de promover la igualdad sexual) y la justicia social. En resumen, los suburbios fueron un escenario clave para la vida estadounidense de la posguerra.

A pesar de que los suburbios crecieron en magnitud e influencia, tambi√©n crecieron en diversidad, llegando a reflejar una secci√≥n transversal mucho m√°s amplia de la propia Am√©rica. Este cambio abarcador marc√≥ dos etapas cronol√≥gicas clave en la historia suburbana desde 1945: la suburbanizaci√≥n expansiva, racializada y masiva de los a√Īos de la posguerra (1945-1970) y una era de intensa diversificaci√≥n social y complejidad metropolitana (desde 1970). En el primer per√≠odo, los suburbios fueron testigos de la expansi√≥n de los privilegios de los blancos segregados, reforzados por las pol√≠ticas gubernamentales, las pr√°cticas excluyentes y los movimientos pol√≠ticos de base. Para el segundo per√≠odo, los suburbios llegaron a albergar a un sector m√°s amplio de estadounidenses, que trajeron consigo una amplia gama de puntos de vista, formas de vida, valores y pol√≠tica. Los suburbios se convirtieron en el hogar de un gran n√ļmero de inmigrantes, grupos √©tnicos, afroamericanos, pobres, ancianos y diversos tipos de familias. Frente a la obstinada exclusi√≥n de los suburbios ricos, la desigualdad persiste en todas las √°reas metropolitanas y se manifiesta de nuevo en la proliferaci√≥n de suburbios m√°s pobres y afligidos. Los esfuerzos de reforma ten√≠an por objeto mitigar la desigualdad en todo el territorio metropolitano y promover el desarrollo sostenible, utilizando enfoques regionales coordinados. En los √ļltimos a√Īos, los discursos gemelos de la crisis suburbana y el rejuvenecimiento suburbano capturaron la continua complejidad de los suburbios de Estados Unidos. Los suburbios adoptan una gran variedad de formas y funciones en todo el mundo, lo que significa que las definiciones fijas no captan la realidad o conducen a una proliferaci√≥n de tipos. Un enfoque m√°s flexible consiste en entender los suburbios como lugares de relaci√≥n, en los que existe una interacci√≥n entre la ciudad y el suburbio y tambi√©n entre la sociedad y el suburbio.

Políticas Universitarias en Europa

La idea de una universidad en la que la ense√Īanza y la investigaci√≥n se combinan en la b√ļsqueda de la verdad imparcial alcanz√≥ su forma cl√°sica en la Alemania del siglo XIX, y acab√≥ convirti√©ndose en el modelo dominante. Otras caracter√≠sticas del modelo eran la libertad intelectual en la investigaci√≥n y la ense√Īanza, la autonom√≠a universitaria, el crecimiento de disciplinas independientes con sus propias normas y prioridades, y el internacionalismo.
Esta concepci√≥n de la universidad floreci√≥ cuando la educaci√≥n era patrimonio de una √©lite social. El informe Robbins (1963) trat√≥ de democratizar el modelo sin cambiarlo radicalmente, y hasta los a√Īos ochenta la expansi√≥n universitaria estuvo contenida dentro de este patr√≥n, con las polit√©cnicas como ideal alternativo. El fin del sistema binario en 1988 reuni√≥ las formas de educaci√≥n liberal y profesional. En Gran Breta√Īa, a diferencia de muchos otros pa√≠ses avanzados, la pol√≠tica se opone al reconocimiento de jerarqu√≠as dentro del sistema de ense√Īanza superior, aunque en realidad existen amplias variaciones de prestigio social e intelectual. La investigaci√≥n se ha desvinculado cada vez m√°s de la ense√Īanza, y la concentraci√≥n de la financiaci√≥n de la investigaci√≥n ampl√≠a las divisiones dentro del sistema. La exigencia de que la investigaci√≥n sea pertinente desde el punto de vista econ√≥mico y social pone en tela de juicio las opiniones aceptadas sobre la libertad acad√©mica.

Cronología de las Universidades

Las universidades europeas se remontan a la fundaci√≥n de la Universidad de Bolonia en 1088 o la Universidad de Par√≠s (c. 1150-70). En los siglos XIX y XX, las universidades europeas se concentraron en la ciencia y la investigaci√≥n, y sus estructuras y filosof√≠as han dado forma a la universidad contempor√°nea. Las universidades medievales originales surgieron de las escuelas de la Iglesia Cat√≥lica Romana. Sus objetivos eran la formaci√≥n de profesionales, la investigaci√≥n cient√≠fica, la mejora de la sociedad y la ense√Īanza del pensamiento cr√≠tico y la investigaci√≥n. Las influencias externas, como el humanismo renacentista (hacia mediados del siglo XIV), el descubrimiento del Nuevo Mundo (1492), la Reforma Protestante (1517), el Siglo de las Luces (siglo XVIII) y la recurrencia de la revoluci√≥n pol√≠tica, potenciaron la importancia de los derechos humanos y el derecho internacional en los planes de estudio universitarios. La Escuela Polit√©cnica francesa fue creada en 1794 por el matem√°tico Gaspard Monge durante la Revoluci√≥n, y se convirti√≥ en una academia militar bajo Napole√≥n I en 1804. La universidad alemana -el modelo humboldtiano- se estableci√≥ m√°s tarde en ese siglo y fue un modelo para Gran Breta√Īa. Un dilema social particular en Gran Breta√Īa, exacerbado por la mercantilizaci√≥n y la introducci√≥n de las tasas, es c√≥mo evitar volver a una situaci√≥n en la que las mejores universidades, que siguen manteniendo la “idea de la universidad” tradicional, son el coto de los privilegios sociales. ¬ŅQu√© pol√≠ticas deber√≠an aplicarse para preservar el acceso democr√°tico a la mejor educaci√≥n superior y para adecuar el talento individual a las oportunidades intelectuales?

Historia de las Tasas Universitaria en Europa

Desde 2010, la subvenci√≥n estatal para la ense√Īanza de las universidades se ha convertido en pr√©stamos condicionados a los ingresos, dise√Īados para impulsar el sistema universitario mediante la elecci√≥n y la competencia. Este texto muestra c√≥mo se ha llegado a esta situaci√≥n y la sit√ļa en una perspectiva a largo plazo. El apoyo del Estado a las universidades tiene una historia m√°s larga de lo que se suele suponer, y permiti√≥ que las tasas de los estudiantes se mantuvieran bajas. Incluso antes de 1914, fuera de Oxford y Cambridge, las tasas sol√≠an representar bastante menos de la mitad de los ingresos universitarios. Hacer que los estudiantes paguen el coste total de su educaci√≥n es una innovaci√≥n radical. La gratuidad de la ense√Īanza superior data de 1962, y form√≥ parte de la expansi√≥n asociada al informe Robbins. Desde los a√Īos sesenta hasta los ochenta coexisti√≥ con el r√©gimen de financiaci√≥n del University Grants Committee, que apoyaba la autonom√≠a universitaria y los valores acad√©micos tradicionales. El contexto hist√≥rico explica por qu√© este equilibrio se volvi√≥ insostenible y subraya el contraste con las pol√≠ticas actuales. Las pol√≠ticas basadas en la mercantilizaci√≥n se inspiran en los modelos estadounidenses, pero las universidades brit√°nicas se desarrollaron en l√≠neas m√°s europeas como un sistema nacional integrado en asociaci√≥n con el Estado. Su historia lo ha jerarquizado, con importantes distinciones de prestigio social e intelectual. Mientras que la educaci√≥n superior gratuita mitig√≥ estas divisiones, un sistema de tasas probablemente las exacerbar√°. La adopci√≥n de un r√©gimen de tasas completas abre el camino a los proveedores privados de ense√Īanza superior, lo que tambi√©n supone una ruptura radical con las pr√°cticas del pasado. El restablecimiento de la gratuidad de la ense√Īanza superior en buena parte de Europa puede ser pol√≠ticamente impracticable, pero una combinaci√≥n de tasas m√°s bajas junto con una mayor financiaci√≥n estatal b√°sica proporcionar√≠a un mejor equilibrio de intereses que la pol√≠tica actual, impulsada por la ideolog√≠a, y que tiene sus ra√≠ces en un precedente hist√≥rico.

Historia de la Pobreza en el Reino Unido

Sorprendentemente, la extensi√≥n y las causas de la pobreza en el Reino Unido son ahora notablemente similares a las reveladas por la investigaci√≥n social pionera en la √©poca en que se fund√≥ el Joseph Rowntree Trust a principios del siglo XX. Entonces, los hallazgos profundamente perturbadores de los investigadores Charles Booth y Seebohm Rowntree (hijo de Joseph) condujeron a los inicios de un estado de bienestar, que disminuy√≥ constantemente la desigualdad socioecon√≥mica hasta la d√©cada de 1970. Bajo los gobiernos conservadores desde la d√©cada de 1980, la pobreza ha vuelto a aumentar, principalmente debido a los recortes en la asistencia social, incluida la vivienda subvencionada, y a la desregulaci√≥n de la econom√≠a; y esto se ha intensificado de forma escandalosa con los recortes de austeridad desde 2010. La situaci√≥n actual, de alrededor del 30% de todos los ni√Īos en la pobreza, es gravemente perjudicial para la sociedad y la econom√≠a del Reino Unido. La acci√≥n del gobierno podr√≠a revertir esta situaci√≥n, pero a diferencia de la respuesta en la d√©cada de 1900 y a pesar del discurso de la Primera Ministra sobre la “injusticia ardiente” al asumir el cargo en 2016, su gobierno no muestra ninguna se√Īal de revertir las pol√≠ticas de austeridad sobre los beneficios, la vivienda y la fuerza de trabajo que se sabe que est√°n empeorando.

Cronología del Coste de la Educación Universitaria

Cronolog√≠a del Coste de la Educaci√≥n Superior o Universitaria Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: para una explicaci√≥n m√°s detallada, puede acudirse a Historia del Coste de la Educaci√≥n Superior o Universitaria. Cronolog√≠a del Coste de la Educaci√≥n … Leer m√°s

Historia del Coste de la Educación Superior

Un r√©cord del 35% de los estadounidenses hab√≠a asistido al menos a cuatro a√Īos de universidad en 2018, frente al 4,6% en 1940. Pero con el aumento de las matr√≠culas hasta cuatro veces m√°s r√°pido que la inflaci√≥n, muchos graduados se enfrentan a elevadas deudas universitarias -casi 30.000 d√≥lares de media- y m√°s del 40% est√°n subempleados en sus primeros trabajos. Estas tendencias plantean la cuesti√≥n de si un t√≠tulo universitario vale hoy el tiempo y el dinero. Los estudios siguen mostrando que un t√≠tulo de cuatro a√Īos aumenta los ingresos de por vida con respecto a los de los graduados de secundaria, pero las nuevas investigaciones muestran que no todos los graduados ver√°n un fuerte retorno de la inversi√≥n, dependiendo del g√©nero, la raza, los ingresos familiares y el tipo de t√≠tulo. Los empresarios, por su parte, se quejan de que no encuentran trabajadores cualificados para ocupar puestos de trabajo bien remunerados que no requieran un t√≠tulo universitario. Algunos expertos recomiendan ampliar los programas de formaci√≥n alternativos de bajo coste, como la formaci√≥n profesional y los “campamentos de entrenamiento” basados en habilidades. Los defensores del consumidor plantean la preocupaci√≥n de que algunos programas de capacitaci√≥n con fines de lucro requieren supervisi√≥n para evitar el aprendizaje inadecuado o el fraude, sin embargo, la administraci√≥n Trump ha estado desregulando la industria. Este debate tiene varios siglos de historia.

Cronología de la Desigualdad

Cronolog√≠a de la Desigualdad Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: puede ser de inter√©s la informaci√≥n sobre la Desigualdad Econ√≥mica. Cronolog√≠a de la Desigualdad 1860s-1890s: La desigualdad crece durante la Gilded Age o Edad Dorada 1865 Comienza la … Leer m√°s

Historia de la Desigualdad

Los cont√≠nuos avances tecnol√≥gicos han dejado una marca indeleble en el siglo XXI, pero no todos los pa√≠ses, ni todas las personas, se han beneficiado de forma sustancial. La desigualdad en Estados Unidos est√° en su nivel m√°s alto en medio siglo, seg√ļn la Oficina del Censo de Estados Unidos. El 0,1 por ciento de los hogares m√°s ricos posee entre el 15 y el 20 por ciento de toda la riqueza de Estados Unidos, mientras que la mitad inferior s√≥lo posee el 1 por ciento. Pero esta brecha de riqueza es s√≥lo una parte del problema, dicen los economistas. La desigualdad se extiende tambi√©n a la educaci√≥n, donde los pobres van a la zaga de los m√°s ricos en cuanto a rendimiento acad√©mico, y a las regiones, donde los centros de alta tecnolog√≠a est√°n dejando atr√°s a las zonas dependientes de la agricultura o la manufactura. La pandemia de coronavirus, por su parte, hace que el desempleo se dispare y aumenta el abismo entre los que tienen y los que no tienen. Los conservadores y los liberales est√°n de acuerdo en que la desigualdad existe, pero difieren mucho sobre lo que hay que hacer. Los dem√≥cratas proponen aumentar los impuestos a los ricos, ampliar el seguro de salud para los pobres y gastar m√°s en la educaci√≥n p√ļblica a todos los niveles. Pero los conservadores dicen que la desigualdad es un subproducto natural de una econom√≠a pr√≥spera de libre mercado y advierten que los impuestos sobre la riqueza perjudicar√≠an el crecimiento y, en √ļltima instancia, a los trabajadores.