Campa√Īa Comercial

Campa√Īa Comercial Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre los “Campa√Īa Comercial”. Es importante acordar qu√© porcentaje de cobertura de la audiencia deseada ser√° aceptable. La limitaci√≥n debe equilibrarse con la necesidad de que cada campa√Īa por separado tenga un impacto suficiente. … Leer m√°s

Objetivos Específicos de la Publicidad Comercial

Algunos de los objetivos de la publicidad son Crear conciencia, Crear actitudes favorables, Mantener la fidelidad de los clientes, Aumentar el n√ļmero de clientes, Aumentar la tasa de consumo entre los consumidores actuales, Creaci√≥n de demanda, Apoyar a los vendedores, Dar informaci√≥n sobre un nuevo producto, Ayudar a enfrentarse a la competencia, Aumentar el fondo de comercio, Reducir los costes de comercializaci√≥n, Aumentar el nivel de vida, Ahorrar riesgos, Informar del cambio a los consumidores e impedir la entrada de nuevos competidores y algunos otros. Todos se analizan en este texto.

Objetivos de la Comunicación Comercial

Objetivos de la Comunicaci√≥n Comercial Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre los “Objetivos de la Comunicaci√≥n Comercial”. Principales Objetivos de la Comunicaci√≥n Comercial Es importante revisar los objetivos de comunicaci√≥n establecidos durante el Programa de Comunicaci√≥n de Marketing Integrado (IMC) para … Leer m√°s

Amazon Prime

El servicio de suscripción es la mayor -y más aterradora- invención de Amazon. El envío al día siguiente conlleva unos costes tremendos: por la mano de obra y la logística y el transporte y el almacenamiento; por las personas que empaquetan tus cosas en esas cajas sonrientes y por las personas que las entregan; por los aviones y los camiones y las furgonetas que las transportan; por los almacenes que las guardan; por el software que garantiza que todo llegue realmente a tu puerta a tiempo, por el aire acondicionado y el gas y el cartón y el acero. Amazon -Prime en particular- ha hecho un trabajo superlativo al hacer que todos esos costes, todas esas partes móviles, todas esas externalidades sean invisibles para el consumidor.

Objetivos de la Publicidad Comercial

Algunos de los objetivos de la publicidad son Crear conciencia, Crear actitudes favorables, Mantener la fidelidad de los clientes, Aumentar el n√ļmero de clientes, Aumentar la tasa de consumo entre los consumidores actuales, Creaci√≥n de demanda, Apoyar a los vendedores, Dar informaci√≥n sobre un nuevo producto, Ayudar a enfrentarse a la competencia, Aumentar el fondo de comercio, Reducir los costes de comercializaci√≥n, Aumentar el nivel de vida, Ahorrar riesgos, Informar del cambio a los consumidores e impedir la entrada de nuevos competidores y algunos otros. Todos se analizan en este texto.

Marketing Editorial

Como editor, uno de los principales objetivos es ampliar sus lectores y ampliar su influencia, pero ¬Ņpor d√≥nde empezar? ¬ŅC√≥mo entender y atender a los diversos usuarios y responsables de la toma de decisiones en los pa√≠ses desarrollados y en los emergentes? ¬ŅC√≥mo saber siquiera a qui√©n llegar? Una de las sorpresas inesperadas de ser un autor novel es lo mucho que cuesta promocionar sus libros.

Marketing de Retención

Este texto se ocupa del marketing de retenci√≥n. El marketing de retenci√≥n es una serie de estrategias aplicadas para mantener a los clientes comprometidos, satisfechos y dispuestos a comprar. La retenci√≥n de clientes se refiere al porcentaje de relaciones con los clientes que, una vez establecidas, una empresa es capaz de mantener a largo plazo. La retenci√≥n de clientes es un concepto sencillo: los clientes satisfechos que se sienten importantes y con los que se comunica regularmente de forma adecuada seguir√°n volviendo. Es un factor importante que contribuye a la tasa de crecimiento neto de las empresas. Los programas de retenci√≥n de clientes son especialmente importantes en los sectores vol√°tiles, que se caracterizan por la fluctuaci√≥n de los precios y el valor de los productos. En esta situaci√≥n, un servicio superior puede disuadir pero no evitar la deserci√≥n de los clientes. Algunas estrategias que pueden ser √ļtiles para las empresas de sectores vol√°tiles se mencionan aqu√≠.

Agencias de Publicidad

Nota: En el contexto judicial-legal, v√©ase, si es de inter√©s, la Historia de la Publicidad de las Actuaciones Judiciales. Historia de las Agencias de la Publicidad Comercial Las primeras agencias de publicidad La agencia de publicidad en Estados Unidos se desarroll√≥ en el siglo XIX. […]

Historia de la Publicidad Comercial

La publicidad apareci√≥ en Am√©rica en forma de panfletos y carteles. Los panfletos, que eran muy populares, explicaban en profundidad lo que estaba disponible. Los carteles, por su parte, se asemejaban en su dise√Īo a los utilizados en Inglaterra. La mayor√≠a de las veces, estos letreros conten√≠an s√≠mbolos y direcciones, que consist√≠an en una breve copia, no en n√ļmeros. Aunque estos letreros eran populares entre los negocios de todas las colonias, los m√°s vistosos aparec√≠an en ciudades como Filadelfia y Baltimore. Los letreros de las tabernas eran los m√°s visibles. A principios del siglo XVIII, John Campbell era director de correos en Boston y conoc√≠a a varios pol√≠ticos importantes. Aprovechando su posici√≥n y sus amigos, Campbell acab√≥ pidiendo a las autoridades que le concedieran permiso para publicar un peri√≥dico. La primera Boston News-Letter estaba fechada en 1704.

Campa√Īas de Publicidad

Este texto se ocupa de las campa√Īas de publicidad. La descentralizaci√≥n de la publicidad desde Madison Avenue hasta las tiendas de todo el pa√≠s y del mundo, junto con la expansi√≥n de los nuevos medios de comunicaci√≥n, ha dado lugar a una serie de libros, gu√≠as de “c√≥mo hacer”, revistas y blogs destinados a explicar la teor√≠a y la pr√°ctica de la creatividad a un p√ļblico mucho m√°s amplio. Este texto se basa en la historia, la tradici√≥n y la teor√≠a del desarrollo creativo para examinar una campa√Īa creativa de √©xito y se espera aportar alguna idea sobre el papel de la comunicaci√≥n creativa y la redacci√≥n publicitaria en el siglo XXI.

Orígenes de la Sociedad de Consumo en Asia Oriental

Este texto se ocupa de los or√≠genes de la sociedad de consumo en Asia Oriental. Mientras que la sociedad de consumo japonesa tom√≥ forma a principios del siglo XX, Corea del Sur y Taiw√°n experimentaron transformaciones hist√≥ricas distintas. Cuando la cultura de consumo japonesa estaba en sus inicios, ambas eran colonias japonesas. Bajo el colonialismo, las culturas de consumo se limitaban a un pu√Īado de grupos urbanos de clase alta. Tras la liberaci√≥n en 1945, tanto Corea del Sur como Taiw√°n se incorporaron al orden de la guerra fr√≠a tanto pol√≠tica como militarmente. Sin embargo, a principios de la d√©cada de 1960, ambas sociedades entraron en la rampa de modernizaci√≥n, basada en un crecimiento econ√≥mico de alto nivel centrado en las exportaciones. De 1961 a 1990, en contraste con los pa√≠ses capitalistas avanzados que alcanzaron, de media, un crecimiento anual del 2% al 3% durante el mismo periodo, Corea del Sur y Taiw√°n alcanzaron casi el 10%. De hecho, en la d√©cada de 1970, Taiw√°n registr√≥ un crecimiento excepcionalmente r√°pido, con una media anual de m√°s del 20%. Paralelamente, el nivel de consumo de la poblaci√≥n tambi√©n se dispar√≥. Ambas sociedades se convirtieron en sociedades de consumo en los a√Īos 80, y desde finales de esta d√©cada, incluso se convirtieron en sociedades de consumo de alto nivel. Cabe destacar que, en lugar de los productos adquiridos, el propio acto de comprar se convirti√≥ en un aspecto importante de la cultura de consumo. Se instal√≥ una cultura de consumo posmoderna, que se apropi√≥ de los s√≠mbolos incrustados en los productos, a trav√©s de los cuales la gente se expresaba y formaba su identidad. En ambas localidades, la cultura de consumo de los j√≥venes se hizo prominente. En Se√ļl y Taipei, al igual que en Jap√≥n una d√©cada antes, se construyeron complejos espacios de cultura de consumo para que los j√≥venes pasaran el rato.

Teorías del Consumo

En este texto nos fijamos en el desarrollo hist√≥rico de las teor√≠as sobre el consumo. Debido al sesgo productivista de los te√≥ricos sociales, el consumo ha sido muy poco teorizado, especialmente por los te√≥ricos cl√°sicos. Para socavar a√ļn m√°s la utilidad de las teor√≠as cl√°sicas est√° el hecho de que cuando se abord√≥ el consumo, los te√≥ricos operaron generalmente con una predilecci√≥n negativa. A pesar de ello, de las teor√≠as cl√°sicas todav√≠a se pueden extraer ideas √ļtiles sobre el consumo, y su reinterpretaci√≥n ha proporcionado el inicio de algunos de los enfoques m√°s importantes del consumo. En algunos casos, la visi√≥n negativa del consumo ha sido sustituida por una celebraci√≥n igualmente unilateral. Incluso con el actual repunte del inter√©s, el consumo sigue siendo un tema menor en la teor√≠a social. Sin embargo, eso debe cambiar y lo har√°. Los te√≥ricos no pueden permitirse el lujo de seguir estando tan alejados de las nuevas realidades del mundo socioecon√≥mico. Podr√≠a decirse que el consumo ha llegado a definir la sociedad estadounidense contempor√°nea. Esto hace que resulte un tanto desconcertante que los te√≥ricos europeos hayan sido mucho m√°s activos en el desarrollo de teor√≠as sobre el consumo que los estadounidenses. La sociolog√≠a estadounidense sigue dominada por un sesgo productivista, como demuestran especialidades como la sociolog√≠a industrial, la sociolog√≠a del trabajo o la sociolog√≠a de las organizaciones, as√≠ como la ausencia de una especializaci√≥n en sociolog√≠a del consumo. Ir√≥nicamente, parte de la raz√≥n de la preocupaci√≥n de los te√≥ricos europeos es el consumismo estadounidense y su exportaci√≥n a Europa y al resto del mundo. Puede que los te√≥ricos estadounidenses no est√©n muy interesados en el consumismo americano, pero otros est√°n muy preocupados por sus implicaciones en una cultura global emergente. As√≠ pues, nos encontramos con la paradoja de la ausencia virtual de una sociolog√≠a del consumo en una naci√≥n que es sin duda el l√≠der mundial (o global) del consumo y que est√° exportando agresivamente sus bienes de consumo y sus medios de consumo a gran parte del resto del mundo. Esto nos lleva a la pregunta: ¬ŅPor qu√© los te√≥ricos sociales (especialmente los estadounidenses) han prestado tan poca atenci√≥n al consumo? Se sugieren tres factores. El primero es el productivismo que ha dominado hist√≥ricamente la teor√≠a social. Esto era f√°cilmente comprensible durante el siglo XIX y hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. A lo largo de estos a√Īos, se pod√≠a defender la idea de que la producci√≥n era predominante. Pero, ¬Ņqu√© ocurre desde 1945? ¬ŅC√≥mo podr√≠a la teor√≠a social ignorar o condenar de forma simplista los cambios en el consumo que han transformado el mundo en el √ļltimo medio siglo? Aunque se ha producido un repunte en la teorizaci√≥n del consumo, a√ļn queda mucho camino por recorrer para aproximarse a la cantidad de teorizaci√≥n sobre la producci√≥n. El productivismo a√ļn perdura en la teor√≠a social porque la formaci√≥n de los te√≥ricos sociales implica, en gran parte, la lectura de los gigantes del siglo XIX. Y lo que encuentran cuando los leen es productivismo. Para romper ese h√°bito, los te√≥ricos sociales tendr√°n que aprender a dedicar al menos tanto tiempo a mirar el mundo que les rodea como a las obras de sus predecesores. Y lo que es m√°s dif√≠cil, tendr√°n que desarrollar nuevas herramientas y vocabularios que rompan con el paradigma de la producci√≥n y sean m√°s apropiados para un an√°lisis del consumo.

Teoría del Consumidor

En este texto sugerimos que es necesaria una teorizaci√≥n m√°s equilibrada del consumo que aborde tanto sus aspectos positivos como los negativos. Adem√°s, las teor√≠as m√°s equilibradas sobre el consumo deben abordar una gama m√°s amplia de cuestiones, como los consumidores, los objetos consumidos, los lugares de consumo y los procesos de consumo. Los te√≥ricos sociales tienen la creencia de que la teor√≠a seria se ocupa de la producci√≥n mientras que la teor√≠a trivial se ocupa del consumo. Esto est√° relacionado, sin duda, con la divisi√≥n del trabajo en funci√≥n del g√©nero, en la que los hombres trabajan y las mujeres compran. Un soci√≥logo es un pensador serio cuando estudia la f√°brica, pero un diletante cuando estudia el centro comercial. Esto contin√ļa hasta hoy, aunque est√° claro, al menos en Estados Unidos y Europa Occidental, que el centro comercial se ha convertido en un lugar infinitamente m√°s importante que la f√°brica y, en general, el consumo tiene m√°s importancia para m√°s personas que la producci√≥n. Por √ļltimo, los te√≥ricos tienden a pensar en sus carreras profesionales en t√©rminos de producci√≥n m√°s que de consumo. El estatus y los salarios est√°n relacionados con lo que escriben, no con lo que leen. Adem√°s, reconocer el consumo es reconocer que sus propias contribuciones ser√°n consumidas de formas que no pretenden ni pueden controlar. El significado de cualquier producto de consumo, incluida la teor√≠a social, deriva tanto del consumidor como del productor. Mientras los te√≥ricos se vean a s√≠ mismos como productores de teor√≠a social, ¬Ņpodr√°n conceder al consumo un lugar central?

Desde los a√Īos 60 han surgido nuevos trabajos te√≥ricos (y emp√≠ricos) sobre el consumo, pero √©ste sigue estando muy subordinado al pensamiento sobre la producci√≥n. No hay duda de que, dadas las tendencias sociales y econ√≥micas actuales, la teorizaci√≥n del consumo acabar√° superando a la de la producci√≥n, pero no ahora ni pronto. La teor√≠a social sigue caracteriz√°ndose por el “retraso cultural”, es decir, nuestro pensamiento sigue estando por detr√°s del cambiante mundo social.

Edad de Oro de la Publicidad

Este texto se ocupa de la edad de oro de la publicidad (buena parte de este √©xito tuvo lugar en los a√Īos 50) y las caracter√≠sticas de la publicidad en Estados Unidos durante esa √©poca. Si hab√≠a alg√ļn hilo com√ļn que un√≠a las muchas hebras de la propaganda de masas, y parece que lo hab√≠a, era el objetivo compartido de crear alg√ļn tipo de orden a partir de alg√ļn tipo de caos. El “desorden” en todas sus formas era el principal enemigo de los propagandistas, algo que ten√≠a que ser reducido e idealmente eliminado para maximizar las probabilidades de √©xito, sea cual sea la empresa concreta. La estabilidad, la estandarizaci√≥n y la uniformidad eran los aliados cercanos de la propaganda de masas, que a su vez conduc√≠an a los objetivos finales de consenso, conformidad y control. Con Facebook y Twitter, el caos puede haber ganado el d√≠a de las comunicaciones, pero fue el orden que se logr√≥ a trav√©s de la propaganda de masas lo que signific√≥ el verdadero poder a medida que la modernidad se acercaba.

Economía Moral

La caracter√≠stica central de la actividad econ√≥mica en una sociedad tribal. En lugar de que los intercambios econ√≥micos est√©n motivados por el inter√©s propio, la codicia o el beneficio, los intercambios est√°n impulsados por obligaciones morales, se sostiene. Se recuper√≥ este antiguo concepto para dar sentido a las luchas sociales en la Gran Breta√Īa del siglo XVIII. Enfrent√≥ el concepto de econom√≠a moral a la suposici√≥n reduccionista de que las rebeliones rurales estaban directamente causadas por el hambre. M√°s bien, argument√≥ Thompson, los levantamientos estaban mediados por ofensas morales. La principal acci√≥n de los campesinos rebeldes no era “el saqueo de los graneros y el robo de grano o harina, sino la acci√≥n de ‘fijar el precio'”, escribi√≥. Tradicionalmente, seg√ļn este autor, los agricultores aceptaban la desigualdad como algo leg√≠timo siempre que la alta burgues√≠a cumpliera con sus obligaciones paternalistas respecto a las normas vigentes de precios justos y el derecho del trabajador a la subsistencia en tiempos de escasez. Ahora bien, a pesar de todas sus ideas, hay dos dificultades con el modelo de econom√≠a moral tal y como se expone aqu√≠.

Críticas a la Publicidad Comercial

Aunque varias cr√≠ticas son ciertas, se pueden adoptar medidas para controlar sus no deseables impactos sociales. La publicidad puede crear monopolios de marca temporales que son abolidos mediante la publicidad competitiva -por parte de otros fabricantes-. Incluso estos monopolios de corta duraci√≥n son m√°s √ļtiles para aumentar las ventas que para aumentar los precios y los m√°rgenes de beneficio. La publicidad estimula la competencia. A menudo permite al peque√Īo empresario competir con las grandes empresas, as√≠ como iniciar nuevos negocios. Aunque no se puede apartar del todo la vista de las objeciones que se plantean contra la publicidad, est√° claro que gran parte de las cr√≠ticas son infundadas o exageradas. Fundamentalmente, la mayor√≠a de los inconvenientes atribuidos a la publicidad son inherentes al sistema competitivo de la econom√≠a. El despilfarro social que supone la lucha por m√°s mercados entre las marcas de un producto es, por ejemplo, una caracter√≠stica b√°sica de la econom√≠a de mercado competitiva. Como herramienta competitiva, la publicidad es quiz√°s menos costosa que muchas otras herramientas que se utilizar√≠an en mayor medida si se prohibiera la publicidad. Obviamente, se refiere a la venta personal y a la concesi√≥n de mayores m√°rgenes a los minoristas, que podr√≠an utilizarse en lugar de la publicidad. Las cr√≠ticas a la publicidad comercial en buena parte se ven como un equilibrio, como una respuesta a si valen la pena, su impacto en el ser humano y el medio ambiente. Se citan y se examinan aqu√≠, como ventajas de la publicidad, las siguientes, entre otras: Promoci√≥n de las ventas, Expansi√≥n de la producci√≥n, Mejora el fondo de comercio, Gran volumen de negocio y enormes beneficios, Informaci√≥n sobre diferentes opciones y precios comparativos, Crea empleo, Mayor nivel de vida (econ√≥mico). Entre las desventajas de la publicidad que se analizan aqu√≠ se encuentran las siguientes: Aumenta el coste de la producci√≥n y del producto, Conduce a la guerra de precios, Publicidad enga√Īosa, Lleva a una competencia desigual, Crea un mercado monop√≥lico, Promueve el consumo innecesario, y Disminuci√≥n de los valores morales.

Definición de Publicidad Empresarial

La publicidad consiste en todas las actividades relacionadas con la presentación a un grupo de un mensaje no personal, oral o visual, patrocinado abiertamente, relativo a un producto, servicio o idea; este mensaje, denominado anuncio, se difunde a través de uno o varios medios de comunicación y es pagado por el patrocinador identificado. La publicidad no implica sólo presentación y promoción, sino también un elemento de persuasión. Cualquier anuncio que carezca de persuasión no forma parte de la publicidad y sólo se considerará un vínculo de comunicación que difunde alguna información a las masas.

Anticonsumismo

Una de las principales preocupaciones del anticonsumismo, o movimiento anti-consumista, es la compra de bienes de consumo sobre la base de la novedad o debido a necesidades percibidas fabricadas artificialmente. El movimiento sostiene que ese consumismo produce o contribuye al agotamiento de los recursos y a la degradación del medio ambiente, a la deuda de los consumidores, al consumo competitivo o conspicuo, a la distribución desigual de la riqueza y a la pobreza mundial. El anticonsumismo ha sido alentado por grupos tanto religiosos como seculares para frenar la demanda de un suministro continuo de productos novedosos.

Publicidad Comparativa

Publicidad Comparativa en el √Āmbito Econ√≥mico-Empresarial En el Contexto de: Publicidad V√©ase una definici√≥n de publicidad comparativa en el diccionario y tambi√©n m√°s informaci√≥n relativa a publicidad comparativa. [rtbs name=”publicidad”]

Publicidad Comercial

Publicidad Comercial Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Las funciones de la publicidad Consideremos primero c√≥mo influye la publicidad en la conciencia del consumidor sobre un producto y por qu√© esto es crucial. Una de las ilustraciones m√°s conocidas de la … Leer m√°s