Características del Imperio Británico

Este texto se ocupa de las caracter√≠sticas (incluyen la situaci√≥n de sus Colonias) del Imperio brit√°nico. Nadie hab√≠a comprendido el Imperio Brit√°nico en su totalidad. Era una mezcla de crecimientos y acumulaciones totalmente diferente a todo lo que se hab√≠a llamado imperio antes (franc√©s, espa√Īol, romano, etc). Garantizaba una amplia paz y seguridad; por eso fue soportado y sostenido por muchos hombres de las razas “s√ļbditas”, a pesar de las tiran√≠as e insuficiencias oficiales, y de mucha negligencia por parte del p√ļblico “dom√©stico”. Como el “imperio ateniense”, era un imperio de ultramar; sus caminos eran mar√≠timos, y su v√≠nculo com√ļn era la Marina brit√°nica. Como todos los imperios, su cohesi√≥n depend√≠a f√≠sicamente de un m√©todo de comunicaci√≥n; el desarrollo de la mariner√≠a, la construcci√≥n naval y los barcos de vapor entre los siglos XVI y XIX lo hab√≠an convertido en una Pax posible y conveniente -la “Pax Britannica”- y los nuevos desarrollos del transporte a√©reo o terrestre r√°pido o de la guerra submarina pod√≠an convertirlo en cualquier momento en un inconveniente o en una inseguridad impotente. Las caracter√≠sticas principales del imperio brit√°nico (a veces con cierta semejanza, en otros casos con claras diferencias, de los otros imperios) ofrece un mosaico de algunos de los principales rasgos definitorios del Imperio m√°s all√° de su presencia f√≠sica. ¬ŅQu√© era el Imperio Brit√°nico? M√°s all√° de su presencia f√≠sica como entidad geopol√≠tica, la respuesta a esta pregunta es menos clara. Era un reino en constante disputa y hab√≠a una multiplicidad de experiencias individuales. Funcionaba como un bloque econ√≥mico, un universo cultural, donde la influencia de las culturas flu√≠a en ambas direcciones entre Gran Breta√Īa y su Imperio. Tambi√©n era una construcci√≥n racial, donde los blancos ten√≠an un estatus m√°s alto que los no blancos. El Imperio ten√≠a tambi√©n una dimensi√≥n militar y estrat√©gica.

Imperio Colonial Francés

Después de que Estados Unidos adquiriera Luisiana en 1803, a Francia sólo le quedaron los restos de un gran imperio de ultramar conquistado anteriormente por los exploradores y comerciantes franceses. Los disturbios de los nativos tuvieron poca importancia en la pérdida del antiguo imperio; su destino se determinó en gran medida en los campos de batalla de Europa o por la cuestión de los enfrentamientos en las colonias entre las tropas francesas y las fuerzas de las potencias europeas rivales. Tras la segunda Guerra Mundial, por el contrario, la amenaza al imperio construido durante el siglo XIX no provenía de otras potencias coloniales, sino de las propias colonias. Una característica del imperio francés que lo diferenciaba notablemente de la Commonwealth y el imperio británicos es que ha estado compuesto en su totalidad por territorios dependientes. Hay varias razones por las que el imperio francés no ha producido grandes dominios como Australia y Canadá. En términos de poder y beneficios, el colonialismo francés, como la expansión exterior inglesa antes de 1650, se vio algo obstaculizado por las condiciones políticas internas.

Colonialismo

El Colonialismo es la puesta en pr√°ctica del Imperialismo de la metr√≥poli. Es el resultado del derecho de ocupaci√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). Precisiones Terminol√≥gicas Por lo general, el concepto de imperio se usa para referirse a una construcci√≥n pol√≠tica y cultural, a un ethos legitimador, a una vocaci√≥n […]

Fin del Imperialismo Colonial

Este texto se ocupa del fin del imperialismo o fin de los imperios coloniales. No solo se trata de los imperios que desaparecieron luego de la 1 Guerra Mundial (cuatro imperios se derrumbaron: el ruso en 1917, el alem√°n y el austroh√ļngaro en 1918, y el otomano en 1922), sino tambi√©n tras la segunda guerra mundial. Durante la Primera Guerra Mundial, los imperios coloniales de Francia y Gran Breta√Īa se movilizaron para ayudar a los esfuerzos b√©licos europeos e imperiales. Esta movilizaci√≥n y las dificultades de la desmovilizaci√≥n supusieron una considerable presi√≥n sobre los sistemas imperiales, que s√≥lo se abord√≥ parcialmente mediante las reformas de posguerra. La Gran Guerra tambi√©n desencaden√≥ un desaf√≠o ideol√≥gico sin precedentes al r√©gimen colonial, encarnado en las ideas de Woodrow Wilson, que tom√≥ forma a trav√©s del sistema obligatorio. Aunque se impusieron algunas restricciones a las actividades de las potencias coloniales, tanto Gran Breta√Īa como Francia mantuvieron su dominio imperial, a menudo reprimiendo violentamente los desaf√≠os nacionalistas anticoloniales. Durante la Segunda Guerra Mundial, los gigantescos gastos para mantener a los alemanes y a los italianos fuera de Egipto, y a los japoneses fuera de la India, hab√≠an sido cargados como una cuesti√≥n de contabilidad s√≥lo contra los brit√°nicos; lo √ļnico que se pod√≠a hacer, en la opini√≥n posiblemente quijotesca del Gobierno, era financiar estas vastas demandas y pagarlas a los egipcios y a los indios pieza por pieza como fuera posible.

Historia del Colonialismo Europeo

Aunque los movimientos nacionalistas anticoloniales, con las excepciones de Irlanda y Turqu√≠a, hab√≠an sido contenidos a principios de la d√©cada de 1920, hab√≠an iniciado un lento proceso de desmantelamiento de los cimientos de las administraciones imperiales. La descolonizaci√≥n no debe considerarse como un inicio del momento wilsoniano tras la Primera Guerra Mundial. Sus ra√≠ces en muchos territorios estaban hundidas en la propia naturaleza de las conquistas y sistemas coloniales que se desarrollaron en el siglo XIX; eran sistemas de gobierno que se fueron deshaciendo lentamente a lo largo de generaciones. Sin embargo, los imperios coloniales llegaron a un punto de inflexi√≥n a principios de la d√©cada de 1920. Los movimientos nacionalistas de masas, espoleados por el fracaso de los sue√Īos internacionalistas (tanto de Lenin como de Wilson) tras los tratados de paz de Par√≠s, se convirtieron en los principales opositores al dominio colonial en numerosos territorios. La movilizaci√≥n de los imperios coloniales para librar una “guerra total” en 1914-1918, especialmente el reclutamiento de combatientes y trabajadores, fue la din√°mica crucial que impuls√≥ el desarrollo de este levantamiento anticolonial.

Imperialismo Alem√°n

La nueva Alemania que se encarnaba en el imperio que se hab√≠a creado en Versalles era una compleja y asombrosa mezcla de las nuevas fuerzas intelectuales y materiales del mundo, con las m√°s estrechas tradiciones pol√≠ticas del sistema europeo. Era vigorosamente educativa; era, con mucho, el Estado m√°s educativo del mundo de entonces. El esp√≠ritu cient√≠fico organizador era s√≥lo uno de los dos factores que conformaban el nuevo Imperio alem√°n. La cabeza del kaiser prusiano Guillermo II estaba llena de la espuma del nuevo imperialismo. Se√Īal√≥ su llegada con un discurso a su ej√©rcito y marina; su discurso al pueblo le sigui√≥ tres d√≠as despu√©s. La nota m√°s alta de desprecio por la democracia son√≥: “El soldado y el ej√©rcito, no las mayor√≠as parlamentarias, han unido el Imperio alem√°n. Mi confianza est√° puesta en el ej√©rcito”. As√≠ que el paciente trabajo de los maestros alemanes fue repudiado, y el Hohenzollern se declar√≥ triunfante. La siguiente haza√Īa del joven monarca fue pelearse con el viejo canciller Bismarck, que hab√≠a creado el nuevo Imperio alem√°n, y destituirlo (1890). Aprovech√≥ la hostilidad general contra Gran Breta√Īa suscitada en toda Europa por la guerra contra las Rep√ļblicas B√≥er para impulsar sus planes de una gran armada, y esto, junto con la r√°pida y desafiante extensi√≥n del imperio colonial alem√°n en √Āfrica y el Oc√©ano Pac√≠fico, alarm√≥ e irrit√≥ enormemente a los brit√°nicos.

Colonización de Asia

Este texto se ocupa de los motivos, caracter√≠sticas y consecuencias de la colonizaci√≥n de Asia, cuyos pueblos eran muy distintos de los de √Āfrica, y por ello su colonizaci√≥n tambi√©n. En el siglo XIX, las diversas oficinas exteriores europeas se dedicaron no s√≥lo a disputarse con los brit√°nicos las regiones salvajes y subdesarrolladas de la superficie del mundo, sino tambi√©n a trocear los populosos y civilizados pa√≠ses de Asia como si estos pueblos, tambi√©n, no fueran m√°s que materia prima para la explotaci√≥n europea. El imperialismo interiormente precario, pero exteriormente espl√©ndido de la clase dominante brit√°nica en la India, y las extensas y rentables posesiones de los holandeses en las Indias Orientales, llenaron a las clases dominantes y mercantiles de las Grandes Potencias rivales con sue√Īos de glorias similares en Persia, en el Imperio Otomano en desintegraci√≥n, y en M√°s India, China y Jap√≥n. Los b√≥xers se volvieron m√°s y m√°s amenazantes para los europeos en China. Se intent√≥ enviar m√°s guardias europeos a las legaciones de Pek√≠n, pero esto s√≥lo precipit√≥ las cosas. El ministro alem√°n fue abatido en las calles de Pek√≠n por un soldado de la Guardia Imperial. El resto de los representantes extranjeros se reunieron e hicieron una fortificaci√≥n de las legaciones mejor situadas y soportaron un asedio de dos meses. Una fuerza aliada combinada de 20.000 personas al mando de un general alem√°n march√≥ entonces hasta Pek√≠n y relev√≥ las legaciones, y la emperatriz huy√≥ a Sian-fu, la antigua capital de Taitsung en Shensi. Algunas de las tropas europeas cometieron graves atrocidades contra la poblaci√≥n civil china. Esto nos lleva al nivel de 1850, digamos. Sigui√≥ la anexi√≥n pr√°ctica de Manchuria por parte de Rusia, una disputa entre las potencias, y en 1904 una invasi√≥n brit√°nica del T√≠bet, hasta entonces un pa√≠s prohibido. Pero lo que no aparec√≠a en la superficie de estos acontecimientos, y lo que hac√≠a que todos estos eventos fueran fundamentalmente diferentes, era que China conten√≠a ahora un n√ļmero considerable de personas capaces que ten√≠an educaci√≥n y conocimientos europeos. La insurrecci√≥n de los b√≥xers amain√≥, y entonces la influencia de este nuevo factor comenz√≥ a aparecer en las conversaciones sobre una constituci√≥n (1906), en la supresi√≥n del consumo de opio y en las reformas educativas.

Colonialismo en √Āfrica

Los historiadores imperialistas hablaban sobre todo de forma positiva de las pol√≠ticas de los gobiernos coloniales y de las actividades de los auxiliares coloniales, desde los comerciantes europeos hasta los misioneros. Cuando sus relatos mencionaban a los africanos, era para condenar sus sociedades y culturas o para relatar su occidentalizaci√≥n o modernizaci√≥n. Los que se resistieron a la conquista o al dominio colonial fueron descritos como at√°vicos, mientras que los que colaboraron o aceptaron el r√©gimen colonial fueron alabados por su previsi√≥n y sabidur√≠a. De hecho, el estudio en profundidad de las sociedades africanas se dej√≥ en gran medida en manos de la antropolog√≠a, que, con su presente etnogr√°fico, exoneraba el colonialismo. Los historiadores nacionalistas ofrecieron una revuelta ideol√≥gica y metodol√≥gica contra la historiograf√≠a imperialista. Utilizando nuevas fuentes, como la tradici√≥n oral, la ling√ľ√≠stica hist√≥rica y la antropolog√≠a hist√≥rica, junto con fuentes escritas y arqueol√≥gicas, hicieron una cr√≥nica de las historias de los estados y sociedades africanos antes de la conquista colonial europea y celebraron el crecimiento y el eventual triunfo del nacionalismo durante la era colonial. Trataron de desentra√Īar minuciosamente la actividad, las adaptaciones, la elecci√≥n y la iniciativa africanas.

Colonias del Imperio Brit√°nico

En el a√Īo 1603 muri√≥ la gran Reina, Isabel I de Inglaterra, y fue entonces cuando tanto Escocia como Irlanda pasaron a formar parte del mismo imperio con Inglaterra. Tanto Escocia como Irlanda, en efecto, hab√≠an sido subyugadas por los Plantagenet; pero ninguno de los dos pa√≠ses hab√≠a sido paciente bajo el yugo. Escocia hab√≠a reivindicado con energ√≠a heroica su independencia, hab√≠a sido, desde la √©poca de Robert Bruce, un reino separado, y ahora estaba unido a la parte sur de la isla de una manera que m√°s bien gratificaba que her√≠a su orgullo nacional. Desde los tiempos de Enrique II, Irlanda nunca hab√≠a sido capaz de expulsar a los invasores extranjeros, pero hab√≠a luchado contra ellos larga y ferozmente. Durante los siglos XIV y XV, el poder√≠o ingl√©s en esa isla declin√≥ constantemente, y en los d√≠as de Enrique VII se hundi√≥ hasta el punto m√°s bajo. La expansi√≥n colonial brit√°nica trajo la administraci√≥n del derecho com√ļn (expresi√≥n que hace referencia en los pa√≠ses anglosajones normalmente al sistema de “common law”) y estatutario ingl√©s a los nuevos territorios adquiridos en Am√©rica, Asia, √Āfrica y el Pac√≠fico. El derecho consuetudinario constituy√≥ la base de la jurisdicci√≥n brit√°nica en los puestos comerciales a lo largo de la costa del Oc√©ano √ćndico. Los colonos brit√°nicos lo trajeron a las colonias de Am√©rica del Norte, Sud√°frica y Australia. Y se convirti√≥ en el fundamento legal de todas las colonias brit√°nicas de dominaci√≥n en Asia y en √Āfrica. Sin embargo, los administradores brit√°nicos en los tres tipos de colonias pronto reconocieron la necesidad de adaptar su ley importada a las circunstancias locales.

Monarquía Británica

Este texto se ocupa de la monarqu√≠a brit√°nica y su historia. En especial, de la historia de Isabel II (de Gran Breta√Īa). El 6 de febrero de 1952, falleci√≥ su padre, el rey Jorge VI. Ese mismo d√≠a, fue proclamada reina de Gran Breta√Īa e Irlanda del Norte, en tanto que su coronaci√≥n se produjo el 2 de junio de 1953 en el mismo lugar de su boda. La reina Isabel II puede rastrear su ascendencia hasta el rey Egberto, que gobern√≥ el reino de Wessex en el siglo IX. Desde entonces, la monarqu√≠a ha reinado en Inglaterra -y ahora en Escocia, Gales e Irlanda del Norte- a trav√©s de guerras nacionales y extranjeras, conquistas imperiales y descolonizaci√≥n, y crecimiento y declive econ√≥mico. Ha sobrevivido, con s√≥lo una interrupci√≥n de 11 a√Īos en el siglo XVII, adapt√°ndose a las condiciones cambiantes y aceptando los l√≠mites de su poder con el surgimiento de nuevas fuerzas pol√≠ticas. El prolongado colapso del matrimonio del Pr√≠ncipe Carlos y Lady Diana provoc√≥ la verg√ľenza y el rid√≠culo de la monarqu√≠a brit√°nica en el pa√≠s y en el extranjero. El fallecimiento de Diana en Par√≠s, un duelo nacional. Los cr√≠ticos afirman que los s√≥rdidos detalles del fracaso matrimonial han destruido la imagen de la familia real como ejemplo de estabilidad y correcci√≥n. Tambi√©n sostienen que la monarqu√≠a socava la responsabilidad gubernamental y los procesos democr√°ticos. Pero los partidarios dicen que la monarqu√≠a promueve la unidad nacional, preserva las tradiciones hist√≥ricas y act√ļa como un control contra los abusos pol√≠ticos. Los cr√≠ticos quieren que se celebre un refer√©ndum nacional para abolir la monarqu√≠a y establecer una rep√ļblica tras la muerte de la reina Isabel. Pero ning√ļn pol√≠tico importante ha abordado la cuesti√≥n. Y las encuestas indican que la mayor√≠a de los brit√°nicos est√°n a favor de mantener la monarqu√≠a, aunque tambi√©n dudan de su supervivencia a largo plazo.

Cronología del Imperialismo Europeo

Cronolog√≠a del Imperialismo Europeo Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Cronolog√≠a del Imperialismo Europeo V√©ase la cronolog√≠a del per√≠odo colonial. Acontecimientos mundiales importantes en el imperialismo y la resistencia: 1845 Los Estados Unidos se anexionan la Rep√ļblica de Texas, provocando la … Leer m√°s

Neocolonialismo

Esta entrada se ocupa del Neocolonialismo. Cabe decir que hay cuatro formas básicas de dependencia de un pueblo respecto de una potencia extranjera: colonial, neocolonial, satelital y provincial, y tienden a darse sucesivamente en ese orden. La esencia del neocolonialismo es que el Estado que está sometido es teóricamente independiente, poseyendo todas las insignias de la soberanía en el plano internacional, pero en realidad su economía, y por consecuencia su política, son manipulados desde el exterior. Esa manipulación puede revestir aspectos diversos. Por ejemplo, en un caso extremo, las tropas de la potencia imperial pueden estar emplazadas sobre el territorio del Estado neocolonial y controlar su gobierno. Más frecuentemente, sin embargo, el control es ejercido por medios económicos y monetarios.

El neocolonialismo ha pasado por la crisis general del sistema capitalista mundial, el propio colapso del neocolonialismo y el de su antiimperialismo alternativo y radical (en intenciones, por lo menos), pero es incapaz de superar sus propios l√≠mites internos. El sometimiento de √Āfrica a las potencias externas en todo el continente ha reducido a la nada las diferencias entre las v√≠as de desarrollo afirmadas durante los decenios anteriores; el √Āfrica de las clases dominantes ya no tiene un plan de desarrollo, ya sea neocolonial o parasocialista. Esta regresi√≥n, que a menudo se ha calificado de “cuarta mundializaci√≥n” en contraposici√≥n a la semi-industrializaci√≥n del “tercer mundo”, crea nuevas aperturas en el mercado mundial (o global) y convoca una especie de “recolonizaci√≥n” del continente, llevada a cabo c√≠nicamente por las potencias dominantes. La forma neocompradora que adopta el Estado local tanto como las clases dominantes en estas circunstancias -reemplazando las ilusiones del nacionalismo burgu√©s radical y del neocolonialismo- es incapaz de convencer a la sociedad de su legitimidad. As√≠ pues, esta forma supone un caos pol√≠tico que s√≥lo se superar√° cuando los nuevos sistemas de poder social popular logren cristalizar en torno a un proyecto que ofrezca una alternativa a la utop√≠a (idealista, irreal: derivado del griego “u-topos”, significa “ning√ļn lugar as√≠”) de la internacionalizaci√≥n capitalista.

Imperio

La categor√≠a anal√≠tica cl√°sica de “imperio”, en oposici√≥n a “estado”, “ciudad”, “federaci√≥n” y otras formas pol√≠ticas, puede explicar un gran n√ļmero de experiencias hist√≥ricas y actuales, incluyendo los √ļltimos Estados Unidos de Am√©rica, el Uni√≥n Europea, Rusia y China. Se ha concebido un “imperio”, en contraste con un “estado”, como una pol√≠tica de tama√Īo muy grande con un gobierno formado en fronteras m√≥viles, con m√ļltiples niveles institucionales, jurisdicciones superpuestas y relaciones asim√©tricas entre el centro y las diversas unidades territoriales.

Subimperialismo

El soci√≥logo y economista brasile√Īo Ruy Mauro Marini define el subimperialismo como “la forma que toma el capitalismo dependiente cuando llega a la etapa de los monopolios y del capital financiero”. El concepto de subimperialismo ha sido empleado sobre todo en relaci√≥n con dos pa√≠ses: Brasil e Ir√°n (v√©ase su perfil, la Econom√≠a de Ir√°n, la Historia Iran√≠, el Presidencialismo Iran√≠, las Sanciones contra Ir√°n, la Bio√©tica en Ir√°n, los Problemas de Ir√°n con Estados Unidos, el Derecho Ambiental en Ir√°n, el Derecho Civil Iran√≠, el Nacionalismo Iran√≠, los Activos Iran√≠es, la Diplomacia Iran√≠, el Imperio Sas√°nida, los medos, los persas y el Imperio Sely√ļcida) (a veces tambi√©n para √Āfrica del Sur, India, etc., pero con menos rigor).

Imperios Europeos

Imperio Austro-H√ļngaro El auge del sistema: 1867-1895 (Historia) Austria-Hungr√≠a disfrut√≥ de una cierta tranquilidad tanto en el interior como en el exterior durante los veinte a√Īos siguientes a 1867. La calma acab√≥ por prevalecer en Hungr√≠a gracias al gobierno firme de K√°lm√°n Tisza, a pesar […]

Imperio Brit√°nico

El imperio que cubr√≠a, en su apogeo en los a√Īos 20, alrededor de un sexto de la masa terrestre de la tierra, todas sus tierras que reconocen el Reino Unido (Reino Unido) como su l√≠der. Consisti√≥ en el imperio de la India, cuatro pa√≠ses autogobernados conocidos como dominios, y docenas de colonias y de territorios. El Imperio era una fuente de gran orgullo para los brit√°nicos, que cre√≠an que era una instituci√≥n para civilizar el mundo, y durante muchos a√Īos el d√≠a del Imperio (24 de mayo) vio la celebraci√≥n en todo el Reino Unido. Despu√©s de la segunda guerra mundial (o global) comenz√≥ a disolverse como Colonia despu√©s de que la Colonia lleg√≥ a ser independiente, y en 2001 el Reino Unido ten√≠a solamente 13 territorios dependientes peque√Īos. Con 53 otros pa√≠ses independientes, forma la Commonwealth brit√°nica. Aunque el monarca brit√°nico es aceptado como jefe del Commonwealth, la mayor√≠a de sus Estados miembros son rep√ļblicas.

La actual Commonwealth es una asociación voluntaria de Estados independientes. Solamente uno de sus miembros, Mozambique, que ensambló en 1995, nunca era una colonia británica (era Portugués). Los vínculos del Commonwealth son principalmente culturales y económicos, dependiendo del hecho de que el idioma inglés es la lingua franca de todas las personas instruidas en los territorios que formaron el imperio británico, sobre los lazos continuos del comercio, y sobre las finanzas y ayuda técnica proporcionada por los miembros económicamente desarrollados a los miembros en desarrollo.

Imperio Portugués

Esta entrada examina el Imperio portugu√©s, conjunto de territorios de Sudam√©rica, √Āfrica, India y del Sureste asi√°tico que estuvieron sometidos a lo largo de la historia a la soberan√≠a de Portugal. El proceso del imperialismo portugu√©s, que comenz√≥ en 1415 cuando arrebataron la ciudad norteafricana de Ceuta a los musulmanes, puede dividirse en tres fases: la expansi√≥n en √Āfrica y Oriente; la expansi√≥n en Brasil y nuevamente la expansi√≥n en √Āfrica, aunque estas etapas se solapan en ocasiones. El Imperio portugu√©s en √Āfrica oriental era esencialmente mar√≠timo y comercial, y se extend√≠a √ļnicamente por las regiones costeras. Durante el siglo XVII, Brasil, territorio del que en 1500 Pedro √Ālvares Cabral tom√≥ posesi√≥n en nombre del rey portugu√©s Manuel I, rebas√≥ en importancia al imperio oriental. La resistencia al dominio portugu√©s fue una constante en los territorios coloniales a lo largo del siglo XX; no obstante, la presi√≥n de las zonas dominadas en favor de la descolonizaci√≥n aument√≥ considerablemente en la d√©cada de 1960.

Constitucionalismo Colonial

Constitucionalismo Colonial Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. [rtbs name=”home-historia”] Historia colonial y el alcance de las constituciones Las incongruencias entre el derecho constitucional, el territorio y la autoridad son espec√≠ficamente evidentes en la historia de la colonizaci√≥n. (Tal vez sea … Leer m√°s

Auge del Imperialismo

Esta entrada narra, en la historia del Imperio Franc√©s, el auge del imperialismo, A pesar de varios hechos, la definitiva expansi√≥n colonial francesa no se materializ√≥ hasta la III Rep√ļblica. Por otro lado, exotismo alude a influencias e ideolog√≠as extra√Īas, extranjerizantes y, en √ļltima instancia, disolventes, en cuanto contrar√≠an las esencias primordiales de la identidad y cultura nacionales. La acu√Īaci√≥n y uso del t√©rmino se derivan de la filosof√≠a hist√≥rica de car√°cter fundamentalista que ha presidido la. formaci√≥n de valores e instituciones en M√©xico. En este sentido ha gravitado considerablemente la actitud hostil en relaci√≥n con el papel jugado por la conquista espa√Īola.

Protectorado Colonial

Protectorado colonial en la Enciclopedia Jurídica Omeba Véase: Entradas de la Enciclopedia Jurídica Omeba Enciclopedia Jurídica Omeba (incluido Protectorado colonial) Recursos Véase también