Vida de la Mujer en la Antigua Grecia

La Vida de la Mujer en la Antigua Grecia Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre la “Vida de la Mujer en la Antigua Grecia”. En una visi√≥n m√°s amplia, puede interesar una descripci√≥n de la “Mujer en el Mundo Antiguo“, la … Leer m√°s

Esquema del Nacimiento del Mundo Occidental

Esquema del Nacimiento del Mundo Occidental Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece un esquema del nacimiento del mundo occidental. Puede interesar repasar la “Demograf√≠a del Mundo Antiguo“, el “Esquema de la Transformaci√≥n de Occidente“, el Esquema del Mundo Cl√°sico, y un an√°lisis sobre el mundo antiguo. Esquema del … Leer m√°s

Esquema del Mundo Cl√°sico

Edad antigua Los limites del mundo antiguo (Historia) Aceptado convencionalmente el concepto de Edad Antigua, las discusiones sobre sus l√≠mites siguen siendo objeto de controversia, aunque desde esa perspectiva euroc√©ntrica, la determinaci√≥n de los mismos no se atiene √ļnicamente a la […]

Lista de Autoras de la Antig√ľedad

Existe la percepci√≥n generalizada de que casi toda la redacci√≥n en la Antig√ľedad fue realizada por hombres. Sin embargo, ha sobrevivido parte de la literatura importante escrita por mujeres durante este periodo, y muchas otras escritoras publicaron obras que no se han conservado. Este texto sobre las ecritoras de la antigua Grecia y Roma es una antolog√≠a breve de los textos literarios conservados de escritoras del mundo grecorromano, que ofrece nuevas traducciones de la obra un buen n√ļmero de mujeres autoras. Desde Safo, que vivi√≥ en el siglo VII a.C., hasta Eudocia y Egeria en el siglo V d.C., los textos proceden de fuentes muy diversas: pocas obras han sobrevivido intactas, y muchas s√≥lo las conocemos a trav√©s de citas literarias, retazos de papiro o incluso graffiti. La literatura femenina en el mundo antiguo abarcaba los campos de la poes√≠a y la prosa. Hay poes√≠a l√≠rica, √©pica y cristiana, junto con obras en prosa de historia, medicina, alquimia, oratoria y filosof√≠a. Adem√°s de obras aut√©nticas de mujeres, la Antig√ľedad fue testigo de la creaci√≥n de textos seud√≥nimos que se atribu√≠an a personajes famosos (incluidas algunas mujeres); en este texto se incluyen ejemplos de ellos. Cada autora se introduce con una revisi√≥n cr√≠tica de lo que sabemos sobre la escritora, su obra y la importancia de su trabajo. Se hace una referencia al problema de la autenticidad de algunos textos atribuidos a mujeres y sit√ļan otras referencias cruzadas la literatura escrita por mujeres en los contextos literarios y sociales m√°s amplios del mundo grecorromano antiguo.

Mujeres en la Vida Religiosa del Antiguo Egipto

Numerosas pruebas de todo el periodo fara√≥nico demuestran que las mujeres participaban activamente en la vida religiosa del antiguo Egipto. Sobreviven t√≠tulos tanto en monumentos de mujeres como en cartas privadas que indican actividad cultual, aunque desgraciadamente no nos dan casi ning√ļn detalle sobre las responsabilidades cultuales reales. Est√°n documentadas las actividades religiosas de mujeres solteras, amas de casa de clase media y miembros de la familia real, pero las oportunidades de las mujeres para desempe√Īar papeles de liderazgo activo en el culto variaron a lo largo de la larga historia del antiguo Egipto y tambi√©n de un culto a otro. Se examina lo siguiente: La mujer en los cultos del Reino Antiguo, Pruebas del Reino Medio, La mujer y la religi√≥n en el Reino Nuevo, Las religiosas de finales del Reino Nuevo y del Tercer Periodo Intermedio, El poder econ√≥mico del sacerdocio, El papel de la realeza, Los cultos privados y la religi√≥n personal, y Los nuevos papeles c√ļlticos de la mujer en el primer milenio.

Mundo Antiguo

Edad antigua Los limites del mundo antiguo (Historia) Aceptado convencionalmente el concepto de Edad Antigua, las discusiones sobre sus l√≠mites siguen siendo objeto de controversia, aunque desde esa perspectiva euroc√©ntrica, la determinaci√≥n de los mismos no se atiene √ļnicamente a la […]

Mujeres Reclusas

Estar encarcelado es una experiencia extraordinaria en un entorno extremadamente inh√≥spito y opresivo e implica una compleja red de problemas para los prisioneros. Tanto las experiencias interpersonales preinstitucionales como las identidades que las mujeres aportan a la prisi√≥n y los dilemas inherentes a las prisiones, como la cultura de los reclusos o la naturaleza coercitiva de las relaciones entre el personal y los reclusos, conforman la forma en que las mujeres experimentan la prisi√≥n y cumplen su condena. Junto con los sentimientos de restricci√≥n y privaci√≥n que toda reclusa encuentra, muchas mujeres se enfrentan a una serie de “dolores de encarcelamiento” adicionales como resultado de sus antecedentes, circunstancias y necesidades espec√≠ficas de sexo y g√©nero, especialmente aquellas reclusas que est√°n embarazadas, amamantando o menstruando. Sin embargo, las reclusas son un grupo heterog√©neo de personas con una considerable diversidad de caracter√≠sticas y preocupaciones. As√≠ pues, el encarcelamiento se experimenta de muchas maneras diferentes porque ciertos elementos del entorno penitenciario pueden estar muy cargados emocionalmente para algunos reclusos, mientras que para otros puede no ser significativo. Muchas mujeres conforman activamente su experiencia en la c√°rcel, ejerciendo su autonom√≠a al elegir formas particulares de adaptarse a su vida carcelaria, aunque el encarcelamiento por lo general silencia la agencia individual y m√°s bien alienta la pasividad. En particular, la deficiencia de conocimientos sobre los relatos subjetivos de las reclusas sobre sus experiencias en la c√°rcel requiere un debate acad√©mico continuo. El aumento explosivo de la participaci√≥n de las mujeres en el sistema de justicia penal -en particular de las tasas de encarcelamiento- ha estimulado la investigaci√≥n de las experiencias, necesidades y perfiles crimin√≥genos de las delincuentes femeninas. Aunque hay m√°s inter√©s en las causas y consecuencias del aumento de las tasas, la atenci√≥n prestada a las experiencias “universales” de las mujeres ha conducido inadvertidamente, al menos en Estados Unidos, a la marginaci√≥n de las mujeres de color encarceladas.

Mujer en el Mundo Antiguo

Las mujeres de la antig√ľedad no eran un grupo indiferenciado. Las mujeres consideradas en este texto eran individuos privilegiados, que se distingu√≠an de los dem√°s por su clase, su situaci√≥n econ√≥mica o ambas. Las fuentes antiguas tienden a ser m√°s abundantes para los estratos superiores de la sociedad que para los dem√°s y, en el caso de los sacerdotes griegos, el pedigr√≠, la riqueza o ambos eran requisitos b√°sicos para acceder al cargo. Nuestras sacerdotisas pueden haber tenido m√°s en com√ļn con los hombres de su misma posici√≥n social y econ√≥mica que con las mujeres de los rangos inferiores. Debemos tener esto en cuenta al considerar las fuerzas que definieron sus identidades e impulsaron su actuaci√≥n. Estas fuerzas pueden encontrarse en su capital social, cultural y simb√≥lico. Las mujeres sacerdotales dispon√≠an de importantes recursos basados en la pertenencia a grupos, relaciones y redes de influencia y apoyo. El parentesco, incluido el genos, y la unidad familiar, as√≠ como las agrupaciones colectivas, incluidos los coros y las bandas rituales de edad, dotaron a las mujeres griegas de un capital social que les result√≥ muy √ļtil. El conocimiento de las pr√°cticas rituales, los mitos locales y las tradiciones ancestrales dotaban a las mujeres sacerdotales de un capital cultural que las hac√≠a valiosas para sus comunidades. Por √ļltimo, el prestigio acumulado por las sacerdotisas al encabezar procesiones p√ļblicas, supervisar los festivales de las polis, sentarse en asientos reservados en el teatro y hacer que sus im√°genes se erigieran en santuarios, les garantizaba un capital simb√≥lico que no debe subestimarse en un mundo en el que el estatus conllevaba un poder duradero.

Mujer en la Antigua Grecia

El hecho de que el panteón griego incluyera tanto dioses como diosas y que, con algunas excepciones notables, los cultos de las divinidades masculinas fueran supervisados por funcionarios masculinos y los de las divinidades femeninas por funcionarias femeninas, es fundamental para este fenómeno. La exigencia de una estrecha identificación entre la divinidad y el asistente al culto hizo que hubiera una clase de servidoras sagradas directamente comparable a la de los hombres que supervisaban los cultos de los dioses. De hecho, fue esta exigencia la que acabó provocando una discusión central sobre el sacerdocio cristiano, concedido exclusivamente a sacerdotes varones a imagen de un dios masculino.

Mujeres Delincuentes en el Siglo XIX

El sistema penitenciario femenino experiment√≥ numerosos cambios entre los a√Īos 1860 y 1914. El elevado n√ļmero de reincidentes llev√≥ a las autoridades a reorganizar el panorama penal y a desviar a algunas mujeres hacia instituciones especializadas como los reformatorios. Sin embargo, parece que las diferencias de trato fueron m√≠nimas. Hasta la Segunda Guerra Mundial, las reclusas eran sometidas a esfuerzos de reforma que pretend√≠an restaurar sus cualidades femeninas. Si observamos todas las instituciones penales, encontramos muchas similitudes a pesar de los diferentes objetivos te√≥ricos de cada establecimiento, especialmente en las prisiones urbanas. La desviaci√≥n se territorializaba en los cuerpos y las mentes de las mujeres, y la terapia a menudo no era mucho m√°s que una reformulaci√≥n de la disciplina. Incluso cuando el Comit√© Gladstone se propuso volver a enfatizar los principios de la reforma en 1895, los cambios emp√≠ricos no aparecieron inmediatamente, especialmente en las prisiones locales. La sufragista Katie Gliddon afirm√≥ en 1912 que “el sistema penitenciario est√° mal. No s√≥lo no es constructivo para el car√°cter, sino que es destructivo”. Los ideales de reconstrucci√≥n no se traduc√≠an necesariamente en la realidad, y las mujeres intentaban subvertir las normas. Una gran parte de estos esfuerzos de reforma estaban destinados a fomentar la productividad, incluso en los reformatorios, y no s√≥lo la feminidad. A medida que el papel de la religi√≥n disminu√≠a, los m√©dicos tambi√©n desempe√Īaban un papel m√°s importante. Sin embargo, la reconstrucci√≥n segu√≠a siendo sin√≥nimo de trabajo como medio para forjar y formar el car√°cter moral, tambi√©n para los ebrios y d√©biles mentales. Cabe destacar que las mujeres delincuentes eran objeto de intentos de rehabilitaci√≥n s√≥lo una vez que hab√≠an sido condenadas a prisi√≥n; sin embargo, las pruebas sugieren que las mujeres que comet√≠an actos de violencia menores eran tratadas con m√°s indulgencia (o desprecio) por los magistrados de los tribunales. Esto significa que los delincuentes masculinos de clase baja eran objeto de intentos de rehabilitaci√≥n que suger√≠an esfuerzos “civilizadores” por parte de las autoridades, quiz√°s m√°s que sus hom√≥logos femeninos. Podr√≠a decirse que las tensiones entre la reforma y el castigo que persegu√≠an a las prisiones victorianas y de principios del siglo XX siguen persiguiendo a nuestro sistema de justicia actual.

Multiplicador del Presupuesto Equilibrado

El multiplicador del presupuesto equilibrado indica el impacto global sobre la producci√≥n agregada de un cambio en las compras del gobierno que es igualado (es decir, pagado) por un cambio equivalente en los impuestos. El multiplicador del presupuesto equilibrado, como tal, es en realidad la suma del multiplicador del gasto (para las compras del gobierno) y el multiplicador de los impuestos. El multiplicador del presupuesto equilibrado es igual a uno. El impacto “positivo” en la producci√≥n agregada causado por un cambio en las compras del gobierno se compensa en gran medida, pero no completamente, por el impacto “negativo” del cambio en los impuestos. La √ļnica parte del impacto del cambio en las compras del gobierno que NO es compensada por el cambio en los impuestos es la compra de la producci√≥n agregada hecha por la inyecci√≥n inicial. Por lo tanto, el cambio en la producci√≥n agregada es igual al cambio inicial en las compras del gobierno. El multiplicador de la expansi√≥n de los dep√≥sitos mide la variaci√≥n de los dep√≥sitos bancarios causada por una variaci√≥n de las reservas bancarias. El multiplicador del dinero mide la variaci√≥n del dinero causada por una variaci√≥n de las reservas bancarias. Ambos son √ļtiles en el an√°lisis de la pol√≠tica monetaria.

Mujeres Delincuentes

Mujeres Delincuentes Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre las mujeres delincuentes. V√©ase tambi√©n la informaci√≥n sobre la poblaci√≥n reclusa y, entre ella, la de las reclusas (poblaci√≥n reclusa femenina). Mujeres Delincuentes Shirley Chisholm, la primera mujer afroamericana elegida al Congreso, observ√≥ sabiamente que … Leer m√°s

Musulmanes

Con un idioma com√ļn derivado del uso del Cor√°n, los musulmanes contaban con un visado igual de √ļtil para los viajeros a tierras ignotas como cualquier documento de viaje actual. Este idioma ten√≠a otras aplicaciones, como llevar libros de contabilidad, escribir cartas de presentaci√≥n o presentar pagar√©s y facturas en lugares remotos.

Municiones

La Convenci√≥n sobre Municiones en Racimo Detalles Fecha de Suscripci√≥n: 30/05/2008 Lugar: Dubl√≠n, Irlanda; Firmantes: Pa√≠ses Miembros de la ONU Categor√≠a: Convenci√≥n; Tipo de Instrumento: Multilateral; Tema: Seguridad y Defensa; Organismos Internacionales: Organizaci√≥n de las […]

Mujeres en el Mantenimiento de la Paz

Este texto se ocupa de las mujeres en el mantenimiento de la paz. En general, hay consenso en que las misiones de mantenimiento de la paz contribuyen a la paz a largo plazo, que el mantenimiento de la paz podría reducir los niveles de violencia unilateral y las muertes en el campo de batalla, el mantenimiento de la paz podría mitigar la posibilidad de que el conflicto se extienda de un Estado a otro , y reducir el alcance geográfico de la violencia. Aunque las misiones de mantenimiento de la paz son vitales para garantizar una paz duradera y de calidad, la adopción de una perspectiva de género en las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU es una innovación relativamente nueva que dio sus frutos en la década de 2000. La fusión del Informe Brahimi con la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha permitido que las misiones de mantenimiento de la paz no sólo se centren en la recurrencia de los conflictos, la violencia, la propagación de los conflictos y los derechos humanos, sino también en la igualdad de género en y a través de las misiones de mantenimiento de la paz.

Gracias al equilibrio y la integraci√≥n de la perspectiva de g√©nero en las misiones de mantenimiento de la paz, incluido el mantenimiento de la paz regional, las operaciones de mantenimiento de la paz de todo el mundo incluyen pol√≠ticas que tienen en cuenta la perspectiva de g√©nero y un mayor n√ļmero de personal femenino de mantenimiento de la paz. Como resultado, las misiones de mantenimiento de la paz han mejorado respecto a los modelos anteriores de operaciones. Sin embargo, a√ļn queda mucho trabajo por hacer.

Mujeres Ecologistas

Mujeres Ecologistas Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. “En todos estos problemas de introducci√≥n de la contaminaci√≥n en nuestro mundo subyace la cuesti√≥n de la responsabilidad moral, la responsabilidad no s√≥lo con nuestra propia generaci√≥n sino con las del … Leer m√°s

Musicoterapia en la Enfermedad de Alzheimer

Este texto se ocupa de los beneficios de la musicoterapia en Alzheimer. Debemos considerar el papel de las intervenciones, como la musicoterapia, que ofrecen oportunidades de compromiso social significativo, estimulación cognitiva, autoeficacia y apoyo para el bienestar general de las personas que viven con demencia y sus familias.

Muerte S√ļbita de Deportistas

Este texto se ocupa de la muerte s√ļbita de deportistas. La incidencia de la muerte s√ļbita card√≠aca en el deporte es de entre 0,5 y 2 por cada 100.000 atletas; los hombres se ven afectados con mucha m√°s frecuencia que las mujeres. En Francia, por ejemplo, entre uno y dos mil atletas sucumben a esta causa de muerte cada a√Īo. En Alemania, unos 900 atletas mueren de muerte card√≠aca cada a√Īo;¬†en 2012 se inici√≥ un registro en toda Alemania para registrar con mayor precisi√≥n la muerte card√≠aca s√ļbita en el deporte. Los deportes con mayor frecuencia de muertes card√≠acas son el triatl√≥n (1,5/100.000), el baloncesto, el f√ļtbol americano (EE.UU.), el f√ļtbol y el atletismo (0,8/100.000). El riesgo de sufrir una muerte s√ļbita card√≠aca es 2,5 veces mayor en los j√≥venes deportistas que en los no deportistas.

Muerte de un Hijo

Fallecimiento o Muerte de un Hijo Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Muerte de un Hijo en Psicolog√≠a Experimentar una intensa angustia emocional tras la muerte de un ser querido es una reacci√≥n humana normal. Sin embargo, cuando muere … Leer m√°s

Multiplicador Presupuestario Equilibrado

Multiplicador presupuestario equilibrado en econom√≠a En ingl√©s: Balanced Budget Multiplier in economics. V√©ase tambi√©n acerca de un concepto similar a Multiplicador presupuestario equilibrado en econom√≠a. Introducci√≥n a: Multiplicador presupuestario equilibradoen este contexto El teorema del […]