Historia del Cristianismo en Asia

Este texto se ocupa de la historia de la Iglesia en Asia. El Imperio mogol de Gengis Khan qued√≥ dividido a su muerte entre sus hijos en cuatro reinos o imperios distintos: Persia, Kiptziak, Turquest√°n y China. El reino de Kiptziak (Horda de Oro) queda m√°s bien dentro de Europa, en Rusia y pa√≠ses lim√≠trofes. El de Persia se localiza en el territorio de su mismo nombre, y la misi√≥n que en √©l se organiz√≥ trabajaba m√°s con los separados que se intentaba volver a la fe cat√≥lica, que con los invasores mogoles, o con los mahometanos. Parece que la misi√≥n vivi√≥ floreciente durante un siglo, pues sus khanes tuvieron frecuentemente madres y esposas cristianas, inclin√°ndose durante alg√ļn tiempo m√°s o menos al cristianismo. Finalmente cayeron en un abierto islamismo, con esp√≠ritu fan√°tico adem√°s. La misi√≥n cat√≥lica estuvo encomendada a los dominicos, que casi desde la fundaci√≥n de su Orden hab√≠an misionado con armenios, georgianos y caldeos.Entre las L√≠neas En 1318 se establec√≠a la jerarqu√≠a residencial en Persia con un arzobispado en Sultanieh y seis obispados sufrag√°neos, cuyas sedes se designar√≠an m√°s adelante. Les ayudaban algunos franciscanos, y en 1329 hab√≠a en la regi√≥n persa 15 casas de dominicos y otras tantas de franciscanos.Si, Pero: Pero en 1349 no quedaban en la misi√≥n m√°s que tres dominicos. La Peste Negra, que arreci√≥ sobre todo de 1348 a 1350, y luego la tempestad b√©lica del gran Tamerl√°n, arrasaron las misiones cat√≥licas de Persia. Aqu√≠ trabaj√≥ la llamada Sociedad de Hermanos o Frailes Peregrinantes. Los centros principales de misi√≥n fueron en estos tiempos Tabriz, Maragah, Dehiterkan, Sultanieh y Sivas. Tambi√©n aparecer√≠an Tiflis en Georgia, y Quil√≥n en el sur de la India. Tras la decadencia temporal de la actividad misional en las postrimer√≠as del s. XVIII y primeros a√Īos del xix, debida en gran parte a la doble controversia de los ritos chinos y malabares y otras causas de malestar particular en Europa, a mediados del s. XIX recomenzaba en Asia una nueva actividad misional, sobre todo en la India y en China, y m√°s tarde en el Jap√≥n, sin olvidar Indonesia, que se ha ido desarrollando hasta nuestros d√≠as, cuando se ha vuelto a sentir un handicap particular, a medida que muchos de sus pa√≠ses fueron accediendo a la independencia. Aunque hubo misiones cat√≥licas espor√°dicas en Corea desde finales del siglo XVI, se avanz√≥ poco, en parte debido a la resistencia de las autoridades. Horace Allen, el primer misionero protestante estadounidense, no lleg√≥ hasta 1884. De nuevo, el progreso fue lento, hasta que los cristianos coreanos se convirtieron en firmes opositores a la ocupaci√≥n japonesa y se identificaron as√≠ con las aspiraciones nacionales coreanas.

Filosofía China

Dinast√≠a Zhou La edad de oro de la filosofia china (Historia) La respuesta intelectual a la extrema inestabilidad e inseguridad dio lugar a la f√≥rmula pol√≠tica y a las filosof√≠as que determinaron el desarrollo del Estado y de la civilizaci√≥n china durante los dos pr√≥ximos milenios. El primero […]

Manifiesto Comunista

Este texto se ocupa de uno de los m√°s significativos escritos de Engels y Karl Marx: El manifiesto comunista. Marx se vio obligado a abandonar Par√≠s en 1845 debido a su implicaci√≥n en actividades revolucionarias. Se instal√≥ en Bruselas y comenz√≥ a organizar y dirigir una red de grupos llamados Comit√©s de Correspondencia Comunista, establecidos en varias ciudades, y ese es parte del contexto de este influyente documento. Dise√Īado principalmente como pieza de propaganda, el Manifiesto esbozaba el socialismo moderno. Marx cre√≠a que las leyes reg√≠an tanto los acontecimientos cient√≠ficos como los hist√≥ricos. Para entender la historia y posiblemente predecir el futuro, Marx se bas√≥ en una interpretaci√≥n econ√≥mica y predijo que la distribuci√≥n desigual de la riqueza entre las diferentes clases sociales conducir√≠a finalmente a un conflicto de clases abierto -la revoluci√≥n- en el que finalmente las clases trabajadoras tomar√≠an el poder y crear√≠an una sociedad sin clases.

Legismo

Legismo, escuela de filosof√≠a china relacionada con el arte de gobernar de un modo pr√°ctico y seg√ļn un principio de amoralidad eficiente. Su mayor representante fue Han Fei, disc√≠pulo de Xun-zi, a menudo comparado con Nicol√°s Maquiavelo. Fajia o Escuela de las leyes es sin√≥nimo de legalismo o legismo. El legalismo, al igual que el confucianismo y el tao√≠smo, surgi√≥ durante el periodo de los Estados Guerreros (475-221 a.C.). Las tres filosof√≠as, inicialmente sociales, intentaron buscar soluciones para acabar con el caos pol√≠tico y la inestabilidad social. Mientras que el confucianismo enfatizaba el principio fundamental de las relaciones humanas para un gobierno centralizado y un orden social, el tao√≠smo ofrec√≠a un pasaje lejos del compromiso pol√≠tico al abrazar la armon√≠a natural. El legalismo, por otro lado, enfatizaba la importancia de un fuerte control gubernamental y el uso de la fuerza para mantener el orden social. Han Feizi (ca. 233 a.C.), originalmente un erudito confuciano en formaci√≥n, fue una figura clave en el desarrollo de la escuela legalista de filosof√≠a pol√≠tica. Al igual que otros legalistas, abogaba por el poder absoluto de los gobernantes chinos para promover la fuerza y la riqueza del Estado. Seg√ļn el pensamiento legalista, un gobernante no ten√≠a ninguna obligaci√≥n hacia el bienestar de sus s√ļbditos; su principal responsabilidad era utilizar duros castigos para hacer cumplir estrictamente sus leyes.

Comunismo

Concepci√≥n Marxista Sovi√©tica Seg√ļn esta interpretaci√≥n, Comunismo es ‚Äúforma superior de organizaci√≥n de la sociedad humana; se basa en fuerzas productivas altamente desarrolladas. La primera fase de la sociedad comunista es el socialismo (ver). El comunismo, se dice en el programa del […]

Revolución Cultural

Los inicios de la Gran Revoluci√≥n Cultural Proletaria se asocian tradicionalmente con la cr√≠tica de Yao Wenyuan, en oto√Īo de 1965, a la obra de teatro La destituci√≥n de Huang Rui, de Wu Han, vicealcalde de Pek√≠n, que se consider√≥, con raz√≥n o sin ella, una met√°fora de la destituci√≥n del mariscal Peng Dehuai en 1959. A trav√©s de Wu Han, fue Peng Zhen, el alcalde de Pek√≠n, el objetivo de Mao, que intentaba eliminar a los miembros “revisionistas” del gobierno. El 16 de mayo de 1966, el Politbur√≥ emiti√≥ una circular en la que condenaba a Peng Zhen y los excesos burgueses de los funcionarios del gobierno, y cre√≥ un “Grupo de la Revoluci√≥n Cultural”. Mao atac√≥ a los que “agitaban la bandera roja para atacar la bandera roja”, identificando al enemigo dentro del Partido. Los primeros guardias rojos aparecieron en la Universidad de Tsinghua el 29 de mayo de 1966, y luego en la Universidad de Pek√≠n, donde los estudiantes se opon√≠an a la administraci√≥n, considerada reaccionaria. El 5 de agosto de 1966, el propio Mao public√≥ su primer dazibao, “Fuego en el cuartel general”, en el Diario del Pueblo, que legitimaba la aspiraci√≥n de los j√≥venes guardias rojos de perseguir a los elementos de la derecha, hasta el nivel m√°s alto. Fue tambi√©n el 5 de agosto cuando la primera v√≠ctima de la Revoluci√≥n Cultural muri√≥ bajo los golpes de los guardias rojos. En 1966, el l√≠der comunista chino Mao Zedong (Mao Tse-tung, presidente de China en el per√≠odo 1949-1976) lanz√≥ lo que se conoci√≥ como la Revoluci√≥n Cultural para reafirmar su autoridad sobre el gobierno chino. Creyendo que los actuales l√≠deres comunistas estaban llevando al partido, y a la propia China, en la direcci√≥n equivocada, Mao llam√≥ a la juventud de la naci√≥n a purgar los elementos “impuros” de la sociedad china y a revivir el esp√≠ritu revolucionario que hab√≠a llevado a la victoria en la guerra civil 20 a√Īos antes y a la formaci√≥n de la Rep√ļblica Popular China. La Revoluci√≥n Cultural continu√≥ en varias fases hasta la muerte de Mao en 1976, y su atormentado y violento legado resonar√≠a en la pol√≠tica y la sociedad chinas durante las pr√≥ximas d√©cadas.

Tercer Mundo

Esta expresi√≥n se debe al soci√≥logo franc√©s Alfred Sauvy, quien la formul√≥ en 1952 con la idea de asimilar a los pa√≠ses pobres de la actualidad con el ‚Äútercer estado‚ÄĚ de la estratificaci√≥n socio-pol√≠tica francesa anterior a la revoluci√≥n de 1789, que era la capa social m√°s pobre y marginada. Tercer Mundo, en realidad, se trata de un t√©rmino anticuado para los pa√≠ses en desarrollo. Entre 1950 y 1990, dos bloques hostiles se enfrentaron en el mundo: El “Occidente” (EE.UU. y aliados = primer mundo) y el “Oriente” (Uni√≥n Sovi√©tica [Rusia] y aliados = segundo mundo). Los pa√≠ses en desarrollo que no pertenec√≠an a ninguno de los dos bloques formaban el tercer mundo seg√ļn este recuento.

Historia de la Religión en China

Las religiones chinas incluyen el confucianismo, el tao√≠smo, el budismo y las religiones de la antig√ľedad. Es discutible si el confucianismo tiene una dimensi√≥n religiosa, pero el tao√≠smo puede considerarse sin duda una religi√≥n. Dado que el budismo procede de la India, su car√°cter religioso es muy diferente al del confucianismo y el tao√≠smo. Durante la dinast√≠a Shang (1766-1122 a.C.), los antiguos chinos cre√≠an que sus antepasados, al morir, seguir√≠an existiendo en el cielo, el hogar del gobernante o se√Īor divino en las alturas (Shang-ti ), y desde el cielo pod√≠an influir en los asuntos humanos. El dao√≠smo, seg√ļn algunos estudiosos, es la religi√≥n popular del pueblo chino. A diferencia del confucianismo, el tao√≠smo busca guiar a sus creyentes m√°s all√° de esta vida transitoria hacia una eternidad feliz. Desde los tiempos m√°s remotos, la religi√≥n china consist√≠a en la veneraci√≥n de un pante√≥n de dioses encabezados por Shang Di. Durante los √ļltimos tres mil a√Īos, la religi√≥n y la ley en China han sido formas contempor√°neas de control social. Muchas de las m√ļltiples formas de din√°mica entre las dos tienen ra√≠ces centenarias. La discusi√≥n de la entrada y la evidencia de muestra sirven como un trampol√≠n para una mayor investigaci√≥n sobre la compleja relaci√≥n entre la ley y la religi√≥n desde finales del segundo milenio antes de Cristo. A veces simbi√≥tico, a veces antag√≥nico, la ley y la religi√≥n han sido dos elementos indispensables del control social en China. Si bien las din√°micas espec√≠ficas de su relaci√≥n han variado seg√ļn las circunstancias hist√≥ricas y sociales, muchas han perdurado durante siglos, si no milenios.

Desarrollo Económico

Introducci√≥n: Desarrollo Econ√≥mico Concepto de Desarrollo Econ√≥mico en el √°mbito del comercio exterior y otros afines: Transici√≥n de un nivel econ√≥mico concreto a otro m√°s avanzado, el cual se logra a trav√©s de un proceso de transformaci√≥n estructural del sistema econ√≥mico a largo plazo, con […]

Historia de las Relación de Occidente con China

Marco Polo, el aventurero veneciano que vivi√≥ en China durante 17 a√Īos en el siglo XIII, no fue el primer occidental que lleg√≥ al Reino Celeste. Con Alejandro Magno, los griegos hab√≠an penetrado en Asia central; los comerciantes del imperio romano tuvieron alg√ļn contacto comercial con los chinos. Durante el reinado del emperador mongol Kublai Khan, antes de que Marco Polo llegara con sus t√≠os comerciantes, los misioneros cat√≥licos romanos hab√≠an viajado desde Europa a China y establecido peque√Īas comunidades de conversos cristianos. La influencia en Occidente de los escritos de Marco Polo fue, sin embargo, m√°s amplia que la de cualquier occidental que le precediera. Desde entonces, una China orgullosa tuvo que humillarse en el siglo XX ante Occidente. Se dan numerosos detalles. Por ejemplo, parece que lo que salv√≥ a Taiw√°n de la conquista comunista no fue ni Taipei, capital de Taiw√°n, ni Washington, sino un error de c√°lculo por parte de Mosc√ļ. La invasi√≥n de Corea del Sur por parte de los comunistas en junio de 1950 hizo que Estados Unidos diera marcha atr√°s en su pol√≠tica hacia China y apoyara al r√©gimen de Chiang.

Historia de la Educación en Asia

Nunca antes en la historia de la educaci√≥n en China se hab√≠a hecho un esfuerzo tan grande para imitar la educaci√≥n de un pa√≠s extranjero a tan gran escala en un periodo de tiempo tan corto. Sin embargo, hubo muchas razones por las que la campa√Īa no produjo muchos cambios duraderos en la educaci√≥n china. La educaci√≥n y la cultura rusas no eran bien conocidas en China, y la naci√≥n no estaba preparada psicol√≥gicamente para un adoctrinamiento tan repentino e intensivo para “aprender de la Uni√≥n Sovi√©tica”. Adem√°s, los estudiantes, los profesores y los intelectuales en general, que habr√≠an reaccionado favorablemente a una reforma para hacer la educaci√≥n m√°s china, eran esc√©pticos sobre la conveniencia de pasar de la influencia occidental a la sovi√©tica. Las mujeres, en China, fueron “liberadas” de la familia y enviadas a trabajar. Todo este cambio fue posible gracias a los llamados “cuadros”, grupos de hombres y mujeres con ideas ortodoxas que impon√≠an la obediencia incluso en las peque√Īas aldeas. Los refugiados contaron historias sombr√≠as sobre la miseria, la crueldad y la incompetencia del nuevo r√©gimen, y muchas de ellas parecen haber sido ciertas. Pero tambi√©n es cierto que algunos de los peores rasgos del r√©gimen probablemente se modificaron en los a√Īos siguientes, y que fue en este periodo cuando el progreso t√©cnico chino avanz√≥ lo suficiente como para que fabricaran y explotaran dos bombas nucleares. En cualquier caso, en los a√Īos sesenta se produjo una nueva revuelta. En 1965 Mao, que ya era viejo, parece haber empezado a temer que la obra de su vida, como la de Lenin, estaba siendo destruida por los compromisos y la filosof√≠a burguesa; anunci√≥ que ahora deb√≠a haber una “revoluci√≥n cultural”. Pero luego se retir√≥ a la quietud durante algunos meses, y la revoluci√≥n parece haber comenzado con la destituci√≥n de Peng, el alcalde de Pek√≠n, por la venenosa tercera esposa de Mao a principios de 1966. Sea como fuere, a las pocas semanas China se vio desgarrada por la violenta acci√≥n reformista de los j√≥venes “guardias rojos”, cuyo n√ļmero se vio incrementado por la quiebra del sistema educativo que dej√≥ a miles de estudiantes sin trabajo. Desarticularon los cuadros, destituyeron a las organizaciones de la Juventud Comunista por corruptas y fofas, se hicieron con la gesti√≥n de la producci√≥n. Fue s√≥lo un paso corto entonces para hacerse cargo de la administraci√≥n de las zonas insatisfechas. Los altos funcionarios fueron expulsados f√≠sicamente de sus oficinas, los generales golpeados y la administraci√≥n desbaratada. Era dif√≠cil averiguar qu√© principios estaban en juego, porque ambos bandos -tanto los j√≥venes, que en un momento dado se dec√≠a que eran veinte millones, como los temblorosos funcionarios- declaraban que cumpl√≠an devotamente los pensamientos de Mao y nada m√°s.

Eurocomunismo

Eurocomunismo fue una ideolog√≠a pol√≠tica adoptada por determinados partidos comunistas europeos en los primeros a√Īos de la d√©cada de 1970. Esta v√≠a europea al comunismo estuvo vinculada principalmente al Partido Comunista Italiano (PCI), al Partido Comunista Franc√©s (PCF) y al Partido Comunista de Espa√Īa o PCE. Tras la Segunda Guerra Mundial, los rusos hab√≠an retenido, y plantado con asentamientos rusos, los estados b√°lticos de Lituania, Estonia y Letonia, de los que se hab√≠an apoderado en los d√≠as de su alianza con los nazis en 1940. Pero los estados de Ruman√≠a, Bulgaria, Hungr√≠a, Yugoslavia, Albania, Checoslovaquia y Polonia hab√≠an sido liberados de los alemanes por la guerra y su derecho a la independencia y a las instituciones libres estaba espec√≠ficamente garantizado por los acuerdos con Occidente. En el a√Īo 1948, a pesar de las protestas occidentales, se extingui√≥ la libertad e independencia de todos estos pa√≠ses menos uno y fueron convertidos en sat√©lites rusos, con una estructura social comunista. (Se intent√≥ incluir a Grecia entre las v√≠ctimas, mediante la invasi√≥n de Bulgaria y Yugoslavia, pero los invasores fueron derrotados en enero en un intento de tomar Konitza, en el Epiro). La √ļnica excepci√≥n a la lista de estados esclavizados fue aquella en la que los rusos hab√≠an cometido el error de no estacionar una guarnici√≥n: Yugoslavia. Su intento de hacerse con el control de las fuerzas de seguridad y el desarrollo econ√≥mico de Yugoslavia se vio frustrado por una resistencia inesperada y casi un√°nime de Tito y los comunistas yugoslavos, una resistencia motivada en parte por la adhesi√≥n yugoslava al comunismo primitivo e incorrupto de la √©poca de Lenin, del que el r√©gimen de Stalin les parec√≠a una parodia degenerada.

Naciones Unidas

Este texto se ocupa de las Naciones Unidas. La Organizaci√≥n de Naciones Unidas (ONU) se ha convertido en el marco global para la mayor parte de las actividades internacionales del planeta, sean diplom√°ticas, econ√≥micas o humanitarias, por lo que se ha dotado de una estructura. La Carta de la nueva organizaci√≥n, aprobada en San Francisco, establec√≠a, adem√°s de la Secretar√≠a, cinco departamentos principales. Estos eran: la Asamblea General de las Naciones, que se esperaba que con el tiempo se convirtiera en algo parecido a un Parlamento Mundial; el Consejo de Seguridad, que deb√≠a ser un Ejecutivo o Gabinete para los asuntos pol√≠ticos; el Consejo Econ√≥mico y Social; el Consejo de Administraci√≥n Fiduciaria; y la Corte Internacional de Justicia, cuyos nombres explican sus prop√≥sitos. Tambi√©n hab√≠a organismos especializados, como la Oficina Internacional del Trabajo, la Alimentaci√≥n y la Agricultura, la Ciencia y la Educaci√≥n (“UNESCO”), el Socorro y la Rehabilitaci√≥n (“UNRRA”), a los que siguieron m√°s tarde la Organizaci√≥n Mundial de la Salud, el Consejo Alimentario de Emergencia y otros organismos. La atenci√≥n se concentr√≥ pronto en los fracasos del Consejo de Seguridad, que se escribir√≠an a lo grande en la historia; pero el funcionamiento de estos otros organismos tuvo una enorme importancia, no s√≥lo para mantener vivo el concepto de unidad internacional, sino para el mero hecho de salvar vidas humanas. Millones de personas han tenido ocasi√≥n de darles las gracias, lo sepan o no. El √≥rgano central, el Consejo de Seguridad, ten√≠a un gran defecto, el veto “incorporado”. Como en el parlamento polaco del siglo XVIII, cualquiera de los “miembros permanentes” pod√≠a prohibir una decisi√≥n tomada por la mayor√≠a, sin necesidad de dar razones. Seis esca√Īos impermanentes en el Consejo estaban ocupados por potencias menores, elegidas por dos a√Īos. Hab√≠a cinco miembros permanentes, las “Grandes Potencias” de Estados Unidos, Rusia, Gran Breta√Īa, Francia y China. La lista era incluso en 1945 poco realista. De los dos gigantes, Rusia pronto empez√≥ a vetar sistem√°ticamente cualquier propuesta que no fuera en beneficio de la pol√≠tica comunista internacional. Cuando estos vetos superaron el n√ļmero de ochenta, qued√≥ claro que el organismo central de las Naciones Unidas estaba paralizado; no ten√≠a m√°s que una utilidad propagand√≠stica.

Potencias Mundiales

Las “Potencias”, se introdujeron insensiblemente en el pensamiento pol√≠tico europeo, hasta que a finales del siglo XVIII y en el XIX lo dominaron por completo. Hasta el d√≠a de hoy lo dominan. Europa, bajo la idea de la cristiandad, hab√≠a avanzado mucho hacia la unificaci√≥n. Y si bien personas tribales como “Israel” o “Tiro” representaban una cierta comunidad de sangre, una cierta uniformidad de tipo y una homogeneidad de intereses, las potencias europeas que surgieron en los siglos XVII y XVIII eran unidades totalmente ficticias. Rusia era en realidad una asamblea de los elementos m√°s incongruentes, cosacos, t√°rtaros, ucranianos, moscovitas y, despu√©s de la √©poca de Pedro, estonios y lituanos; la Francia de Luis XV comprend√≠a la Alsacia alemana y las regiones reci√©n asimiladas de la Borgo√Īa; era una prisi√≥n de hugonotes reprimidos. En los siglos XIII y XIV la poblaci√≥n general de Europa era religiosa y s√≥lo vagamente patri√≥tica; en el XIX se hab√≠a vuelto totalmente patri√≥tica. En un vag√≥n de tren ingl√©s, franc√©s o alem√°n atestado de gente a finales del siglo XIX, habr√≠a despertado mucha menos hostilidad burlarse de Dios que de uno de esos extra√Īos seres, Inglaterra, Francia o Alemania. Las mentes de los hombres se aferraban a estas cosas, y se aferraban a ellas porque en todo el mundo no parec√≠a haber nada m√°s satisfactorio a lo que aferrarse. Eran los dioses reales y vivos de Europa. Hasta que las dos guerras mundiales dieron lugar a nuevos imperios y, en el siglo XXI, a dos fuerzas dominantes.

Creencias del Budismo

En Benar√©s, Gautama busc√≥ a sus cinco disc√≠pulos, que todav√≠a llevaban una vida asc√©tica. Se cuenta que dudaron en recibirlo cuando lo vieron acercarse. Era un reincidente. Pero hab√≠a en √©l alg√ļn poder de la personalidad que prevaleci√≥ sobre su frialdad, y les hizo escuchar sus nuevas convicciones. La discusi√≥n se prolong√≥ durante cinco d√≠as. Cuando por fin les convenci√≥ de que estaba iluminado, le aclamaron como Buda. Ya en aquellos d√≠as exist√≠a en la India la creencia de que, a largos intervalos, la Sabidur√≠a volv√≠a a la tierra y se revelaba a la humanidad a trav√©s de una persona elegida conocida como Buda. Seg√ļn la creencia india, ha habido muchos Budas de este tipo; el Buda Gautama es s√≥lo el √ļltimo de una serie. Pero es dudoso que √©l mismo aceptara ese t√≠tulo o reconociera esa teor√≠a. En sus discursos nunca se llam√≥ a s√≠ mismo Buda. Aqu√≠ se hace referencia a los ocho elementos del Camino ario. En primer lugar, los puntos de vista correctos: Gautama coloc√≥ el severo examen de los puntos de vista e ideas, la insistencia en la verdad, como la primera investigaci√≥n de sus seguidores. No hab√≠a que aferrarse a supersticiones vulgares. Conden√≥, por ejemplo, la creencia predominante en la transmigraci√≥n de las almas.

Historia del Budismo

Se ha prestado especial atenci√≥n al √°rbol bajo el cual Gautama tuvo esta sensaci√≥n de claridad mental. Era un √°rbol del g√©nero de la higuera, y desde el principio fue tratado con peculiar veneraci√≥n. Se le llamaba el √Ārbol de Bo. Hace mucho tiempo que pereci√≥, pero muy cerca vive otro gran √°rbol que puede ser su descendiente, y en Ceil√°n crece hasta hoy un √°rbol, el m√°s antiguo del mundo, que sabemos con certeza que fue plantado como un esqueje del √Ārbol Bo en el a√Īo 245 a.c. Desde entonces hasta hoy ha sido cuidadosamente cuidado y regado; sus grandes ramas est√°n sostenidas por pilares, y la tierra ha sido aterrizada a su alrededor de modo que ha podido echar nuevas ra√≠ces continuamente. Nos ayuda a darnos cuenta de la brevedad de toda la historia de la humanidad al ver tantas generaciones abarcadas por la resistencia de un solo √°rbol. Muy pronto en su carrera el budismo entr√≥ en conflicto con las crecientes pretensiones de los brahmanes. Esta casta sacerdotal s√≥lo luchaba por dominar la vida india en los d√≠as de Gautama. Ya ten√≠an grandes ventajas. Ten√≠an el monopolio de la tradici√≥n y de los sacrificios religiosos. Pero su poder estaba siendo desafiado por el desarrollo de la realeza, ya que los hombres que se convert√≠an en l√≠deres de clanes y reyes no sol√≠an ser de la casta brahm√°nica.

Fundador del Confucianismo

Este texto se ocupa del fundador del confucianismo. Seg√ļn la tradici√≥n, Kong Qiu (su nombre original, aunque luego pasar√≠a a ser conocido por el de Confucio, en chino Kongfuzi, maestro Kong) naci√≥ en el pa√≠s de Lu (en la actual provincia de Shandong) en el seno del noble clan de los Kong. La base pol√≠tica de sus ense√Īanzas parece ser caracter√≠stica de las ideas morales chinas; hay una referencia mucho m√°s directa al Estado que en la mayor√≠a de la doctrina moral y religiosa india y europea. Durante un tiempo, fue nombrado magistrado en Chung-tu, una ciudad del ducado de Lu, y aqu√≠ trat√≥ de regular la vida hasta un punto extraordinario, para someter cada relaci√≥n y acci√≥n, de hecho, a la regla de una etiqueta elaborada. El ceremonial en todos sus detalles, como el que solemos ver s√≥lo en las cortes de los gobernantes y en las casas de los altos dignatarios, se hizo obligatorio para el pueblo en general, y todos los asuntos de la vida cotidiana se sometieron a una regla r√≠gida. Incluso los alimentos que pod√≠an comer las diferentes clases de personas estaban regulados; los hombres y las mujeres se manten√≠an separados en las calles; incluso el grosor de los ata√ļdes y la forma y situaci√≥n de las tumbas estaban sujetos a regulaciones.

Política Exterior de China en el Siglo XXI

La arquitectura de la propaganda en China est√° firmemente arraigada en el sistema pol√≠tico, y su importancia viene sugerida por el hecho de que el cuadro responsable de supervisar la compleja y amplia organizaci√≥n de la propaganda es invariablemente un miembro del Politbur√≥ del Partido Comunista Chino (PCC). La propaganda se consider√≥ tan importante despu√©s de los acontecimientos de la Plaza de Tiananmen en 1989 que este cuadro se convirti√≥ en miembro del Comit√© Permanente del Politbur√≥, el “c√≠rculo interno” de la √©lite que toma las decisiones. La propaganda y el trabajo de pensamiento impregnan ahora todos los estratos de la sociedad china, y los medios de comunicaci√≥n reciben instrucciones muy claras del Departamento de Propaganda sobre las historias que deben enfatizar, las que deben restar importancia y las que no deben seguirse en absoluto. Los cuadros de Propaganda son los “o√≠dos, ojos y lengua” (ermu houshe) del Partido; no s√≥lo difunden informaci√≥n, sino que tambi√©n se ocupan de escuchar, comprender y comunicar la opini√≥n p√ļblica para que el Partido pueda orientarla y gestionarla mejor. De hecho, es posible argumentar que la propaganda en China es hoy mucho m√°s crucial que en cualquier otro momento del pasado.

Cronología del Budismo

Cronolog√≠a del Budismo Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Cronolog√≠a de la Historia de la India El primer intento serio de establecer una cronolog√≠a para la civilizaci√≥n del Indo se bas√≥ en la dataci√≥n cruzada con Mesopotamia. As√≠, Cyril John Gadd … Leer m√°s

Historia del Comunismo Soviético

En el siglo XIX, Karl Marx y Friedrich Engels escribieron que un espectro recorre Europa: “el espectro del comunismo”. El comunismo, en la segunda mitad del siglo XX, ya no es un espectro. Se hab√≠a convertido en un sistema pol√≠tico y econ√≥mico bajo el que viv√≠a un tercio de la poblaci√≥n mundial (o global) en los a√Īos 60, 70 y 80. Hoy en d√≠a, comunistas y no comunistas estar√≠an de acuerdo en que la “Gran Revoluci√≥n Socialista de Octubre”, que tuvo lugar en Rusia en 1917, tuvo una enorme importancia internacional y que aceler√≥ la marcha de los acontecimientos hist√≥ricos en el mundo. El relevo lo ha tomado el partido comunista chino.
¬ŅQu√© ha conseguido el comunismo desde entonces? ¬ŅD√≥nde se ha quedado corto en sus objetivos? Y, sobre todo, ¬Ņhacia d√≥nde se dirige? Estas preguntas se plantearon tambi√©n mientras exist√≠a el comunismo sovi√©tico, y las respuestas no han sido ni mucho menos uniformes, ni lo son ahora en el caso del comunismo chino. Una Uni√≥n Sovi√©tica democratizada era incompatible con la negaci√≥n de la independencia de los Estados b√°lticos, ya que, en la medida en que esas rep√ļblicas sovi√©ticas se democratizaran, su oposici√≥n a permanecer en una entidad pol√≠tica cuyo centro era Mosc√ļ se har√≠a cada vez m√°s evidente. Sin embargo, no estaba predestinado que toda la Uni√≥n Sovi√©tica se desintegrara, aunque eso fue lo que ocurri√≥. Y, respecto a Europa del Este, con Gorbachov, eso es lo que ocurri√≥ tambi√©n(v√©ase m√°s).

Cronología del Comunismo

Desde sus inicios en el siglo XIX, el comunismo, una ideología política y económica que aboga por una sociedad sin clases y controlada por el gobierno en la que todo se comparte por igual, ha experimentado una serie de auge y declive. Lo que comenzó en la Rusia de 1917, se convirtió en una revolución mundial, arraigando en países tan lejanos como China y Corea, hasta Kenia y Sudán, pasando por Cuba y Nicaragua. El comunismo se lanzó a partir de la Revolución de Octubre de Lenin y se extendió a China con el ascenso al poder de Mao Zedong y a Cuba, con la toma del poder de Fidel Castro. Fue la ideología de uno de los bandos de la Guerra Fría y vio un declive simbólico con la caída del Muro de Berlín. Hoy en día sólo quedan unos pocos países bajo el régimen comunista.

Siglo Chino

Desde el a√Īo 2019, China se ha movido agresivamente para asegurarse un papel de liderazgo en la escena mundial. Su asertividad se puso de manifiesto recientemente en Hong Kong, donde una nueva ley reforz√≥ el control de Pek√≠n sobre la ciudad semiaut√≥noma. La influencia de China ha crecido en las Naciones Unidas, como parte de un esfuerzo por anular las normas del orden mundial (o global) liderado por Estados Unidos. China tambi√©n ha reforzado su control sobre el Mar de la China Meridional, ha intensificado sus esfuerzos para intimidar a Taiw√°n, ha ensangrentado a las tropas indias a lo largo de la disputada frontera del Himalaya y ha llevado a cabo una ofensiva de relaciones p√ļblicas durante la pandemia de coronavirus que se presenta como un modelo a imitar. Un alarmado Estados Unidos y otras democracias avanzadas est√°n desafiando las reclamaciones territoriales de Pek√≠n y tratando de impedir que China domine las nuevas tecnolog√≠as que determinar√°n el poder econ√≥mico y militar en los pr√≥ximos a√Īos. A trav√©s de los aranceles, el entonces presidente Trump estuvo tratando de desacoplar las econom√≠as de Estados Unidos y China, un esfuerzo que, seg√ļn muchos economistas, causar√≠a una dislocaci√≥n masiva en ambas naciones si hubiera tenido √©xito.

Historia del Poder Chino

Historia del Poder Chino (de China) Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: Adem√°s, puede consultarse la Historia de China Imperial, las Relaciones Internacionales de China, las Relaciones Internacionales de Estados Unidos con China y la Cronolog√≠a del Poder … Leer m√°s

Elementos del Desarrollo Económico

Este texto se ocupa de los elementos del desarrollo econ√≥mico. El desarrollo econ√≥mico incluye tres dimensiones que van m√°s all√° del aumento de la renta per c√°pita. La primera tiene que ver con el desarrollo del sistema econ√≥mico de un pa√≠s. El desarrollo econ√≥mico suele verse facilitado por una serie de cambios estructurales, como la urbanizaci√≥n, el aumento del tama√Īo de las empresas, el declive relativo del sector agr√≠cola en t√©rminos de empleo y producci√≥n con la expansi√≥n de las manufacturas y los servicios, la expansi√≥n geogr√°fica de los mercados y el aumento de la diversidad de los bienes producidos y comercializados. Estos cambios en la organizaci√≥n de la actividad econ√≥mica son el sello distintivo de los cambios permanentes en la actividad econ√≥mica. Los aumentos de renta que no van acompa√Īados de estos cambios, como los auges de los recursos naturales, se revierten f√°cilmente. Adem√°s, la expansi√≥n de los mercados y el aumento de la diversidad de los bienes producidos aumentan el bienestar al ampliar la gama de bienes disponibles para los consumidores y proporcionan una forma de seguro al disminuir el impacto de los cambios dr√°sticos en la econom√≠a local o en determinadas industrias.

Medición del Desarrollo Económico

Este texto se ocupa de la medición del desarrollo económico. En general, el desarrollo económico es un proceso de cambio a lo largo de un periodo de tiempo prolongado. Aunque existen varios criterios o principios para medir el desarrollo económico, ninguno proporciona un índice de desarrollo económico satisfactorio y universalmente aceptable. Por lo tanto, es un problema complejo responder a la medición del desarrollo económico. Parte de la literatura sostiene que hay muchas medidas posibles del grado de desarrollo de un país, la renta per cápita, el porcentaje de recursos no explotados, el capital per cápita, el ahorro per cápita y la cantidad de capital social. Pero los criterios de desarrollo económico más utilizados son el aumento de la renta nacional, la renta real per cápita, el concepto comparativo, el nivel de vida y el bienestar económico de la comunidad, etc. Aquí se hace un estudio detallado de estas mediciones. Incluye el PIB real per cápita, el Producto Interior Bruto (PIB), el PIB frente al PNB, el ajuste de las diferencias de precios, el ajuste del poder adquisitivo y otros.

Historia del Derecho Chino

Este texto se ocupa de la Historia del Derecho Chino. Se sabe muy poco sobre el ordenamiento jur√≠dico en la China preimperial, pero fragmentos de leyes de la dinast√≠a occidental Zhou han sobrevivido en inscripciones de bronce y cr√≥nicas hist√≥ricas. No est√° claro si existi√≥ alg√ļn c√≥digo durante la dinast√≠a Zhou, pero hay amplia evidencia de que se registraron leyes sobre los bronces durante la antig√ľedad china. En una etapa muy temprana, los pensadores chinos parecen haber considerado la acci√≥n legal, el litigio y el castigo como signos de fracaso por parte de la capacidad del soberano de ejercer una influencia moral sobre sus sujetos para abstenerse de actos criminales y otros actos asociales. Por lo tanto, no es de extra√Īar que la introducci√≥n del derecho penal se atribuya a los no chinos y, seg√ļn el Libro de Documentos, los cinco castigos fueron impuestos por pueblos no chinos, como el pueblo Miao en lo que hoy es el suroeste de China. La dinast√≠a oriental de los Zhou (770-256 a.C.) fue testigo del debilitamiento de la autoridad real central y del relativo fortalecimiento de los vasallos de Zhou, que emergieron en ambiciosos proyectos de construcci√≥n del Estado y se valieron de los consejos de una nueva clase de literatos. Durante los per√≠odos de primavera y oto√Īo (770-476 a.C.) y los estados en guerra (475-403 a.C.), surgieron varias escuelas de arte de gobernar, muchas de las cuales afirmaron tener respuestas sobre la mejor manera de utilizar la ley y el castigo para crear estados fuertes y pr√≥speros. Las dos escuelas m√°s exitosas fueron la confuciana y la legalista. Muy en l√≠nea con las tendencias anteriores del pensamiento chino, la escuela confuciana argument√≥ que la familia era un microcosmos del estado y que un gobernante justo deb√≠a gobernar dando buen ejemplo a sus s√ļbditos manteniendo el sistema y los rituales de la familia confuciana, que supuestamente fueron perfeccionados por los reyes sabios de las dinast√≠as Xia, Shang y Zhou.

Taiw√°n

Cuando los japoneses fueron finalmente expulsados en 1945, Jiang se enfrentó inmediatamente al reto comunista por la supremacía y de nuevo se produjo la guerra civil. Los intentos de mediación de Estados Unidos entre ambas partes fracasaron.

Participación de China en la Gestión de las Instituciones Internacionales de Promoción de la Salud

La ambigua relaci√≥n entre la Rep√ļblica Popular China y la sociedad internacional se reproduce en el √°mbito de la gobernanza de la salud mundial. Por una parte, el Gobierno de China reconoce el valor de participar en las instituciones de la gobernanza sanitaria mundial (o global) y ha adoptado medidas para demostrar su voluntad de adoptar algunas de las normas, valores y expectativas que existen en la arquitectura de la gobernanza sanitaria mundial (o global) dentro de la sociedad internacional. Por otra parte, su priorizaci√≥n de la soberan√≠a y el nacionalismo de los Estados ha desalentado una colaboraci√≥n m√°s activa con esas mismas instituciones. Tal vez la esfera de mayor controversia surja en relaci√≥n con el papel de los agentes no estatales, como las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones de la sociedad civil, en la prestaci√≥n y el mantenimiento de la estructura de gobernanza de la salud mundial. Este es un √°rea que potencialmente golpea en el coraz√≥n de la concepci√≥n del gobierno chino de su propio poder y legitimidad. Dicho esto, y es importante reconocerlo, el papel de los agentes no estatales tambi√©n pone en tela de juicio algunos de los supuestos b√°sicos de la teorizaci√≥n de la sociedad internacional de la Escuela Inglesa. De manera muy similar a la que el Gobierno chino probablemente necesitar√° identificar las formas en que puede asociarse de manera productiva con los agentes no estatales en apoyo de la gobernanza mundial (o global) de la salud, la Escuela Inglesa que teoriza sobre la sociedad internacional necesita abrirse a reconocer el importante papel que los agentes no estatales desempe√Īan en el √°mbito contempor√°neo cuando se trata de la promulgaci√≥n y el apoyo de normas, valores y est√°ndares dentro de la sociedad internacional. De esta manera, la postura de China es menos una posici√≥n at√≠pica y m√°s un reflejo del punto ciego te√≥rico que existe actualmente en la sociedad internacional.

Participación de China en la Gestión de la Salud Mundial

Sin la participaci√≥n de la Rep√ļblica Popular China, el sistema de gesti√≥n de la salud mundial (o global) dentro de la sociedad internacional tendr√° una grave laguna. Dada su historia epidemiol√≥gica, el gran tama√Īo de su poblaci√≥n y su riqueza econ√≥mica, China es obviamente un elemento importante en la creaci√≥n y mantenimiento de estrategias sostenibles para prevenir y detener la propagaci√≥n de futuras epidemias. Al mismo tiempo, es de suma importancia que la sociedad internacional est√© dispuesta a adaptarse y a evolucionar de tal manera que sea m√°s inclusiva de los estados no occidentales. En muchos sentidos, el enfoque de China respecto de la gobernanza de la salud mundial (o global) refleja la concepci√≥n pluralista de la sociedad internacional: centrada en el Estado, m√≠nima en sus obligaciones y normas compartidas, respetuosa de la soberan√≠a y un instrumento para lograr determinados objetivos espec√≠ficos. Dado que gran parte de la gobernanza sanitaria mundial (o global) se sit√ļa en la l√≠nea entre el pluralismo y el solidarismo, esto no sit√ļa necesariamente la posici√≥n de China muy lejos de los l√≠mites de la sociedad internacional y sugiere que la sociedad internacional puede poseer la adaptabilidad que facilitar√° las evoluciones normativas que facilitar√°n la plena entrada de China en la sociedad internacional.