Democracia Racial en Brasil

Este texto explora la impugnada expulsión de los habitantes de la primera capital de Brasil y el lugar más conocido para la historia afrobrasileña, argumentando que la reconstrucción más reciente del barrio, iniciada en 1992 y supuestamente destinada a celebrar a los ciudadanos de clase trabajadora del Pelourinho y su cultura, gira en torno a formas racializadas y de género de hacer moderno a Brasil. Sitúa este enfoque en los orígenes nacionales y la mercantilización de las prácticas más íntimas de los residentes dentro de una historia más larga de intentos gubernamentales y de las élites por “mejorar” el acervo racial de la ciudadanía, incluso cuando estos esfuerzos adoptan nuevas formas en la actualidad. En este novedoso análisis de las superposiciones de raza, espacio e historia, se recurre así a las negociaciones de la vida cotidiana entre el Estado y los ciudadanos para detallar cómo las respuestas de los residentes al intento de comercializar la cultura afrobrasileña y reimaginar los cimientos de la nación iluminan y contribuyen a los recientes cambios en la política racial de Brasil.

Variaciones Biológicas Humanas en Antropología

Este texto examina el discurso sobre la etnicidad, la raza y el racismo, así como las relaciones entre las ideas sociales (por ejemplo, la existencia de razas; la asociación de cualidades/características con determinados grupos raciales/étnicos/religiosos), la estratificación social basada en estas ideas y el discurso. Se ofrece unas secciones introductorias y contextualizadoras, en las que introducimos las bases históricas y conceptuales del tema, en el marco del discurso político.

Discurso Racial

Este texto examina el discurso sobre la etnicidad, la raza y el racismo, así como las relaciones entre las ideas sociales (por ejemplo, la existencia de razas; la asociación de cualidades/características con determinados grupos raciales/étnicos/religiosos), la estratificación social basada en estas ideas y el discurso. Se ofrece unas secciones introductorias y contextualizadoras, en las que introducimos las bases históricas y conceptuales del tema, en el marco del discurso político.

Disparidades Raciales

Uno de los desarrollos dramáticos de la sociedad estadounidense desde 1970 ha sido la gran y rápida expansión del sistema de justicia penal. A pesar del descenso de las tasas de encarcelamiento de jóvenes desde 2000, las disparidades raciales en el encarcelamiento siguen siendo firmes. De hecho, en términos relativos, el descenso de la tasa de encarcelamiento de jóvenes negros fue menor que el descenso de la tasa de encarcelamiento de jóvenes blancos. En consecuencia, la proporción de la tasa de encarcelamiento de jóvenes negros y blancos aumentó de 4,12 en 2001 a 5,03 en 2015. Las tasas de encarcelamiento juvenil de otros grupos minoritarios raciales y étnicos también superan a las de los blancos. Para los menores indios americanos, la tasa de reclusión en centros de seguridad es tres veces superior a la de los blancos; para los hispanos es 1,65 veces superior a la de los blancos.

Jurisprudencia sobre Justicia Racial en la Educación

Se presenta una sinopsis de algunas de las tensiones sociales catalizadas por estos acontecimientos. A continuación, se señalan las ironías significativas que emergen de cada uno de ellos. Por último, se concluye con unas breves reflexiones sobre el significado de estas tensiones e ironías dentro del marco conceptual de la educación para la justicia social, subrayando específicamente el papel del individuo en la iniciación del cambio personal e institucional a través de la práctica de la asunción de perspectivas sociales. Desenterrar historias de triunfo y derrota, de ignorancia y conciencia, de odio y amor nos ayuda a comprender nuestro hilo humano compartido. Tales historias encierran el potencial para desegregar las mentes que operan para mantener nuestro mundo segregado y a los marginados excluidos de la posesión del poder. La toma de perspectiva social como una pieza pequeña, pero crítica, de la justicia social, nos obliga a mirar en lo más profundo de nosotros mismos y reconocer que podemos ser tanto el opresor como el oprimido, pero que el cambio es posible.

Justicia Racial Deliberativa

Profundizamos la democracia cuando fomentamos el florecimiento de asociaciones que la gente forma según los intereses, opiniones y perspectivas que consideran importantes. Las actividades sólidas, autónomas y plurales de las asociaciones cívicas ofrecen a los individuos y a los grupos sociales la máxima oportunidad en su propia diversidad de estar representados en la vida pública. ¿Cuáles son las perspectivas presentes y futuras de un sistema tan sólido de control democrático racial? Centrándonos en el contexto estadounidense, pero confiando en que esto sea cierto en otros lugares, reconocemos que esta sociedad está lejos de lograr un sistema profundamente democrático de control social penal, y de gobernanza en general. La mezcla de una exclusión continuada, un progreso a menudo ilusorio y unos obstáculos culturales e institucionales desalentadores hace que sea poco probable que esto cambie drásticamente en un futuro previsible. Sin embargo, la continua contestación sobre la representación sustantiva y el ideal relativo, más que absoluto, de un control profundamente democrático proporcionan un espacio considerable para el optimismo y el progreso.

Justicia Racial

Históricamente, los esfuerzos para avanzar en el reconocimiento han sido contrarrestados por medidas para negar el control social representativo. Esta oposición pretendía mantener el dominio de la sociedad blanca preservando el control monopolístico sobre la autoridad legal y la influencia o restringiendo severamente la autoridad de los representantes simbólicos no blancos. A la Reconstrucción, un periodo de reformas durante el cual los estadounidenses de raza negra experimentaron avances espectaculares pero efímeros en la representación entre las autoridades legales, le siguió en la década de 1890 un esfuerzo concertado para revertir estos logros. Los esfuerzos por negar, ampliar y contener la participación en los sistemas de control social desmienten tanto la importancia como el reto de acceder a la autoridad legal, históricamente y en la actualidad. Tanto en el caso de la policía histórica como en el de los tribunales federales contemporáneos, estos ejemplos ilustran aún más cómo una cultura política más amplia que devalúa y niega el reconocimiento de los grupos raciales y étnicos puede no sólo limitar la inclusión estadística, sino también constreñir y alterar el significado sustantivo de la presencia numérica para el gobierno representativo.

Control Democrático de la Delincuencia

Históricamente, los esfuerzos para avanzar en el reconocimiento han sido contrarrestados por medidas para negar el control social representativo. Esta oposición pretendía mantener el dominio de la sociedad blanca preservando el control monopolístico sobre la autoridad legal y la influencia o restringiendo severamente la autoridad de los representantes simbólicos no blancos. A la Reconstrucción, un periodo de reformas durante el cual los estadounidenses de raza negra experimentaron avances espectaculares pero efímeros en la representación entre las autoridades legales, le siguió en la década de 1890 un esfuerzo concertado para revertir estos logros. Los esfuerzos por negar, ampliar y contener la participación en los sistemas de control social desmienten tanto la importancia como el reto de acceder a la autoridad legal, históricamente y en la actualidad. Tanto en el caso de la policía histórica como en el de los tribunales federales contemporáneos, estos ejemplos ilustran aún más cómo una cultura política más amplia que devalúa y niega el reconocimiento de los grupos raciales y étnicos puede no sólo limitar la inclusión estadística, sino también constreñir y alterar el significado sustantivo de la presencia numérica para el gobierno representativo.

Solidaridad

Esta entrada se ocupa de la Solidaridad, un principio que representa el componente esencial para la conformación de la seguridad social, que permite que cada miembro de la sociedad contribuir según sus capacidades y a la vez recibir prestaciones sufrientes para superar un estado de necesidad. Además, esta entrada ofrece una visión general del concepto “solidaridad” en un marco más amplio. Tras una breve descripción de los principales relatos sociológicos, el texto pasa a examinar la solidaridad tal como se utiliza en los movimientos para el cambio social. Se incluye una discusión de la solidaridad como un compromiso hecho por los poderosos para ayudar a los desamparados en las luchas por la justicia. También se presenta la solidaridad como obligaciones del Estado de bienestar y como un derecho humano. El texto termina con la mención de las justificaciones normativas de la solidaridad y dos posibles desafíos a las relaciones de solidaridad.

Teoría de la Pena

Este texto introducirá y discutirá las dinámicas cambiantes de teoría de la pena, con el objetivo de examinar su desarrollo actual y su evolución histórica. La teorización de los fenómenos de la justicia penal no debe verse como un esfuerzo destinado exclusivamente al cambio práctico. Numerosos especialistas en la materia consideran que el estudio de la reacción de la sociedad ante la delincuencia es intelectualmente estimulante en sí mismo, del mismo modo que un biólogo estudia el reino animal o un astrónomo el sistema solar . El estudio de los seres humanos y las organizaciones que intentan controlar el mal (y a veces cometen el mal mientras intentan controlarlo) arroja interesantes conocimientos sobre la naturaleza de la sociedad, el panorama político y las tendencias culturales de vanguardia. En resumen, la forma en que reaccionamos ante la delincuencia nos dice mucho sobre nosotros mismos y sobre el rumbo de nuestra sociedad. Las teorías son depósitos para el pensamiento sustantivo; filtros imposibles de evitar para pensar en la historia y en las principales cuestiones y tendencias contemporáneas; el material fundacional a través del cual se desarrollan soluciones innovadoras a los problemas; y el telón de fondo de toda la investigación en el campo, ya sea basada en políticas, descriptiva o teórica. Numerosos académicos contemporáneos están empezando a estudiar la justicia penal utilizando concepciones más modernas de la teoría de sistemas, el construccionismo social, la teoría foucaultiana, la teoría feminista y el modernismo tardío. Parece que ha llegado el momento de que los estudiosos de este campo empiecen a dar más valor al desarrollo de una infraestructura teórica sobre la justicia penal. La teoría de la justicia penal debería convertirse en una presencia normalizada en los programas de grado de justicia penal y criminología, en sus libros de texto y en su formación doctoral. Está en juego nada menos que nuestra integridad disciplinaria.

Arbitrariedad

Acto a proceder contrario a la justicia, la razón o las leyes, dictado solo por la voluntad o el capricho. Una resolución judicial podrá ser con toda evidencia irrazonable o arbitraria, pero no por ello desproporcionada. Una norma podrá ser tachada de arbitraria por carecer de toda consistencia y base objetiva o racional y, en consecuencia, de contraria al principio de interdicción de la arbitrariedad, sin que tal reproche lleve aparejado el de su desproporción. Se supone que la pena de muerte está reservada sólo para los peores delitos. Pero factores jurídicamente irrelevantes, como la raza, la geografía y la calidad del abogado, determinan de forma desproporcionada quién es condenado a muerte. “Las personas que están bien representadas en el juicio no obtienen la pena de muerte… Todavía no he visto un caso de muerte entre las docenas que llegan al Tribunal Supremo sobre solicitudes de suspensión de la ejecución en el que el acusado haya estado bien representado en el juicio.” -Juez Ruth Bader Ginsburg (2001)

Justicia Misericordiosa

La larga asociación de la misericordia con los caprichos de los emperadores y monarcas se alteró con el surgimiento de las repúblicas y las democracias en la era moderna. A lo largo del siglo XIX, la misericordia se burocratizó, y nuevas formas administrativas de justicia discrecional (libertad condicional y permisos) surgieron en los sistemas penales angloamericanos. Sin embargo, la antigua prerrogativa de la clemencia persistió a través de los poderes de los funcionarios ejecutivos elegidos y de la Corona y sus representantes. La libertad condicional, junto con la sentencia indeterminada, se convirtió en un sello distintivo de la justicia moderna, incorporando nociones de reforma individual y la reintegración controlada de los delincuentes; sin embargo, se enfrentó a una crítica generalizada a finales del siglo XX, cuando la fe en las ciencias sociales y del comportamiento se erosionó y creció la preocupación por las incertidumbres de la libertad discrecional. El posterior giro hacia la punición y la condena obligatoria ha provocado, desde principios de la década de 2000, llamamientos para reactivar el indulto como medio para reducir la dureza, que sienten con mayor intensidad las comunidades pobres y racialmente estigmatizadas. Se explora la decisión del gobierno irlandés de conceder clemencia en los casos de pena de muerte entre el final de la guerra civil en 1923 y la abolición (nota: el abolicionismo es una doctrina contra la norma o costumbre que atenta a principios morales o humanos; véase también movimiento abolicionista y la abolición de la esclavitud en el derecho internacional) en 1990. También examina hasta qué punto las acciones del Estado en la concesión de clemencia ejemplifican la justicia o la misericordia, y destaca las posturas constitucionales, normativas y políticas que compiten entre sí. También se examina el libro Sólo Misericordia, que es a la vez un relato inolvidable de la mayoría de edad de un joven abogado idealista y dotado, una ventana que se abre a las vidas de aquellos a quienes ha defendido, y un argumento inspirador para la compasión en la búsqueda de la verdadera justicia.