Fundaciones Benéficas

Fundación César Manrique (Organización) Fundación Ford (Organización) Fundación Rockefeller (Organización) Trust Jean Paul Getty (Organización)

Ayuda a los Refugiados

Este texto se ocupa de la ayuda a los refugiados, en el contexto de la pol√≠tica de cooperaci√≥n, la ayuda humanitariay los refugiados. Los pa√≠ses desarrollados son el mayor proveedor de asistencia humanitaria en todo el mundo. El total de la asistencia humanitaria de algunos pa√≠ses en todo el mundo es de varias docenas de miles de millones (en Estados Unidos fue de casi 13.000 millones de d√≥lares en el a√Īo fiscal 2021. El objetivo principal de la asistencia humanitaria de algunos pa√≠ses es salvar vidas y aliviar el sufrimiento garantizando que las personas vulnerables y afectadas por las crisis reciban asistencia y protecci√≥n. La financiaci√≥n de algunos pa√≠ses proporciona asistencia que salva vidas a decenas de millones de personas desplazadas y afectadas por las crisis, incluidos los refugiados, en todo el mundo.

Esa asistencia proporciona ayuda urgente que salva vidas, incluyendo alimentos, refugio, agua potable, mejora del saneamiento y la higiene, servicios sanitarios de emergencia, programas de protección infantil y educación, entre otras actividades. Esta asistencia se presta, en general, lo más cerca posible de los hogares de los refugiados para garantizar la asistencia a tiempo en DeepL y mitigar la necesidad de realizar peligrosos viajes posteriores.

Gobernanza Humanitaria

Este texto se ocupa de la gobernanza humanitaria. El mundo está más cerca que nunca de lograr algo así como un gobierno humanitario. Una administración de las colectividades humanas en nombre de un principio moral superior que ve la preservación de la vida y el alivio del sufrimiento como el valor más alto de la acción. La sociedad global ha colocado el sufrimiento humano, junto a otros elementos (la economía, las pandemias, etc) en el centro de sus preocupaciones. Sin embargo, cualquier acto de intervención, por muy bien intencionado que sea, es también un acto de control. La gobernanza humanitaria puede tener su corazón en el lugar adecuado, pero sigue siendo una forma de gobernanza, y la gobernanza siempre incluye el poder. La presencia simultánea de atención y control se ha intensificado por la creciente participación de los Estados y las organizaciones internacionales en los asuntos humanitarios a lo largo de los decenios (y a este respecto invierte la observación habitual de que la gobernanza mundial aumenta el poder de las ONG en relación con los Estados).

Organizaciones Humanitarias Cristianas

Habiendo establecido una c√≥moda relaci√≥n de trabajo durante la d√©cada posterior a la Segunda Guerra Mundial, CARE y ‚ÄúCatholic Relief Services‚ÄĚ, las principales agencias de ayuda financiadas por el gobierno americano, siguieron a los Estados Unidos hasta el pantano de Vietnam. CRS se involucr√≥ temprana y fuertemente, impulsado por una fuerte ideolog√≠a anticomunista, un deseo de apoyar a un gobierno de Saig√≥n cuyos principales funcionarios eran cat√≥licos, y la dependencia financiera de los Estados Unidos. En 1967 se acus√≥ a ‚ÄúCatholic Relief Services‚ÄĚ de varias pr√°cticas muy dudosas, incluyendo el desv√≠o de suministros de alimentos destinados a los refugiados civiles a la milicia de las Fuerzas Populares, una fuerza de defensa civil a nivel de aldea creada por el gobierno de Vietnam del Sur, e ignorando a los necesitados de Vietnam del Norte y centr√°ndose exclusivamente en Vietnam del Sur. Hay cierta relaci√≥n constante entre el humanitarismo y la religi√≥n, a menudo muy relevante, como se examina aqu√≠.

Importancia de las Organizaciónes Humanitarias

Las cifras no pueden contar la historia de la r√°pida evoluci√≥n del sector humanitario, pero dan una idea. Una creciente aglomeraci√≥n de organizaciones humanitarias comenz√≥ a migrar de una emergencia a otra. La asistencia oficial aument√≥ de dos mil millones de d√≥lares en 1990 a seis mil millones de d√≥lares en 2000, y a√Īos m√°s tarde hab√≠a casi dieciocho mil millones disponibles para la asistencia humanitaria, la mayor√≠a de ellos procedentes del sector p√ļblico. Adem√°s de estos aumentos cuantitativos, hubo igualmente impresionantes avances cualitativos. Las organizaciones humanitarias estaban haciendo m√°s cosas que nunca. La misi√≥n del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados se ampli√≥ de la protecci√≥n de los refugiados a la lucha contra las causas fundamentales de la huida de estos. Muchas otras organizaciones no gubernamentales comenzaron a abordar las causas fundamentales de la violencia, que inclu√≠an una lista de posibles culpables, entre ellas la cultura de la violencia, la falta de respeto de los derechos humanos y la ausencia de instituciones democr√°ticas. A medida que estas organizaciones humanitarias tradicionales comenzaron a moverse en nuevas √°reas, se reunieron con otras organizaciones internacionales y no gubernamentales que tradicionalmente no se contaban como parte del club humanitario, incluyendo el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Mundial. Con el tiempo, las organizaciones humanitarias se aventuraban ahora en el territorio antes tab√ļ de la pol√≠tica, cooperando y coordinando con los Estados intervinientes, tratando los momentos de destrucci√≥n como oportunidades para el cambio pol√≠tico y asumiendo funciones que antes eran exclusivas de los gobiernos. De repente, las organizaciones humanitarias se estaban involucrando en la pol√≠tica y ejerciendo el poder al involucrarse en asuntos de gobierno.

Ayuda al Desarrollo

Ayuda al desarrollo hace referencia a los servicios gubernamentales y privados para países en desarrollo. La ayuda al desarrollo (más bien: la cooperación al desarrollo) puede prestarse mediante el pago de dinero, la concesión de préstamos o el suministro de bienes. También puede utilizarse para construir modernas instalaciones de producción, enviar cooperantes y formar a la población local. Países en desarrollo es un término colectivo para los países que se encuentran en una situación económica y social mucho peor que la de los países industrializados. También se les conoce como Tercer Mundo. Ayuda Oficial al Desarrollo es la ayuda o asistencia oficial para el desarrollo (AOD) (en inglés, Official development assistance o ODA) se define como la ayuda gubernamental destinada a promover el desarrollo económico y el bienestar de los países en desarrollo. Se excluyen los préstamos, entre otros.

Respuesta al Desastre del Hurac√°n Maria

Durante la temporada de huracanes de 2017, Estados Unidos experimentó tres grandes huracanes en rápida sucesión. Estos eventos pusieron a prueba las respuestas a los huracanes de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) y han dejado a algunos preguntándose por qué el DoD fue lento en responder. Las respuestas a los desastres provocados por los huracanes Harvey, Irma y María fueron diferentes en la medida en que no se ajustan a la gravedad de la tormenta o a las necesidades de prevención y recuperación y pueden afectar sustancialmente a las muertes y a las tasas de recuperación. El aumento de la mortalidad y los resultados sanitarios adversos debidos a la diferenciación de las actividades de respuesta a los desastres y de recuperación pueden promover la desigualdad entre las poblaciones que reciben menos ayuda.

Si la eficacia de las respuestas a los desastres var√≠a en funci√≥n de las comunidades, la equidad en materia de salud se ve afectada. La entrada tiene por objeto evaluar y describir la variaci√≥n de las respuestas federales en caso de desastre a los huracanes Harvey, Irma y Mar√≠a de 2017, en comparaci√≥n con la necesidad y la gravedad de los da√Īos causados por las tormentas, mediante un an√°lisis retrospectivo. La investigaci√≥n muestra que el gobierno federal respondi√≥ a mayor escala y mucho m√°s r√°pidamente a trav√©s de medidas de dinero y personal federal a los huracanes Harvey e Irma en Texas y Florida, en comparaci√≥n con el hurac√°n Mar√≠a en Puerto Rico. La variaci√≥n en las respuestas no fue proporcional a la gravedad de la tormenta y a la necesidad despu√©s de la llegada a tierra en el caso de Puerto Rico en comparaci√≥n con Texas y Florida. Suponiendo que las respuestas a los desastres deben ser por lo menos proporcionales al grado de gravedad de la tormenta y a las necesidades de la poblaci√≥n, la respuesta insuficiente recibida por Puerto Rico suscita preocupaci√≥n por el aumento de las disparidades en materia de salud y el incremento de los resultados adversos para la salud. [rtbs name=”derecho-a-la-salud”]

Ayuda Humanitaria en Camboya

Vecino tanto de Vietnam del Norte como del Sur, Camboya se convirti√≥ en una de las v√≠ctimas de la guerra de Vietnam. Los norvietnamitas utilizaban su territorio oriental, fuertemente selv√°tico, para canalizar soldados y suministros hacia la l√≠nea del frente, y los estadounidenses respondieron con una feroz campa√Īa de bombardeos. La guerra desestabiliz√≥ e inflam√≥ las tensiones pol√≠ticas de Camboya, lo que finalmente condujo a una guerra civil, ganada por los jemeres rojos en 1975. Armado con una ideolog√≠a marxista ut√≥pica, el nuevo r√©gimen r√°pidamente puso sus botas en el cuello del pueblo camboyano. Los informes, que con frecuencia llevaban consigo los pocos afortunados que hab√≠an logrado escapar a Tailandia, hablaban de purgas pol√≠ticas, reubicaci√≥n forzosa, hambruna masiva, tortura sistem√°tica y un esfuerzo concertado para limpiar Camboya de las clases educadas y profesionales, y de todas las pruebas de la tecnolog√≠a occidental. Las noticias fueron ignoradas en gran medida en Occidente. Con la intenci√≥n de unir a la izquierda y la derecha pol√≠tica para combatir todas las formas de totalitarismo, M√©dicos Sin Fronteras se gan√≥ r√°pidamente la reputaci√≥n de ser antisovi√©tica, pro-americana y pro-israel√≠. Este desarrollo result√≥ ser inmensamente controvertido, especialmente porque muchos miembros de M√©dicos Sin Fronteras se identificaron con el “Tercer Mundo” y el car√°cter abiertamente pol√≠tico de ‚ÄúLibert√© sans Fronti√®res‚ÄĚ viol√≥ la carta de M√©dicos Sin Fronteras. Cerr√≥ sus puertas en la primavera de 1989, justo cuando la Guerra Fr√≠a estaba llegando a su fin, el comunismo estaba a punto de implosionar y los derechos humanos se convertir√≠an en una fuerza importante en la pol√≠tica mundial. Y ten√≠an que adaptarse, como todos los organismos semejantes, al futuro; en buena parte, un futuro de colaboraci√≥n.

√Čtica en la Ayuda Humanitaria

Este texto se ocupa de las tensiones √©ticas en la ayuda humanitaria. Una cuesti√≥n fundamental en la √©tica humanitaria es el reto de definir el campo. ¬ŅQu√© temas √©ticos conciernen justamente a la √©tica humanitaria? La tensi√≥n m√°s emblem√°tica de la √©tica humanitaria es la que existe entre la ayuda y la complicidad. El gran temor que rodea como un buitre a la ayuda humanitaria es que sus actos de bondad puedan permitir u ocultar actos simult√°neos de atrocidad. Hist√≥ricamente, es la sombra del Holocausto la que hace que los trabajadores humanitarios y sus cr√≠ticos sean especialmente sensibles a esta ansiedad perenne de que existe el riesgo de complicidad siempre que la ayuda humanitaria se involucra en situaciones de guerra y violencia pol√≠tica. La mayor√≠a de las veces parece probable que incluso en los escenarios m√°s extremos la ayuda humanitaria no sea un factor materialmente significativo ni profundamente responsable desde el punto de vista √©tico en estas sombr√≠as situaciones.

Ayuda Humanitaria en Etiopía

La mayoría de los organismos de asistencia no se dieron cuenta, o hicieron lo posible por ignorar la medida en que estaban siendo manipulados por el gobierno etíope. Oxfam era un ejemplo de miopía de agencia de ayuda relacionada directamente en su compromiso con la política radical. Los organismos de ayuda, en Etiopía, no se apartaron de sus creencias desarrollistas, incluso cuando los pobres sufrían los efectos de la hambruna. Aunque tardó un tiempo en darse cuenta del juego que se estaba jugando, una vez que lo hizo, Médicos Sin Fronteras comenzó a objetar las políticas del gobierno etíope. Recordándole el Holocausto y la política de silencio del Comité Internacional de la Cruz Roja frente a los asesinatos masivos durante la Segunda Guerra Mundial y Biafra, las deportaciones forzadas y los campos de trabajo se habían vuelto insoportables para Brauman, uno de sus principales líderes. Médicos Sin Fronteras trató de conseguir el apoyo de las otras cincuenta organizaciones sobre el terreno, pero todas se negaron, prefiriendo quedarse calladas y, por lo tanto, se les permitió permanecer en Etiopía. Para Brauman, Etiopía ofreció varias lecciones sobre las posibles consecuencias negativas de la ayuda.

Intervención Humanitaria en Somalia

A partir de finales del decenio de 1980 se produjo una lucha por el poder en Somalia. Al principio, la contienda fue entre el Movimiento Nacional Somal√≠ (SNM), financiado por Etiop√≠a, y el gobierno somal√≠ de Siad Barre, pero dio un giro violento en 1988 cuando el Movimiento Nacional Somal√≠ inici√≥ una guerra de guerrillas contra Siad. Un Siad cada vez m√°s impopular comenz√≥ a tomar represalias severas e indiscriminadas, y poco despu√©s parec√≠a como si cada clan tuviera su propia milicia y compitiera por el poder pol√≠tico. Por una mezcla de razones, incluyendo el deseo de demostrar que la ONU tambi√©n se preocupaba por las emergencias en √Āfrica, el Consejo de Seguridad de la ONU decidi√≥ proporcionar protecci√≥n armada a los convoyes de socorro, lo que result√≥ ser el primer paso en una pendiente resbaladiza hacia una guerra total entre las fuerzas de la ONU y Mohammed Farah Aideed. Los defensores de la suspensi√≥n de la ayuda alimentaria argumentaron que Shabaab obten√≠a importantes beneficios directos e indirectos de la entrega de ayuda alimentaria en sus zonas de control y que era absurdo que una mano del gobierno estadounidense intentara exprimir financieramente al grupo terrorista mientras otra mano del gobierno lo alimentaba. Los que se oponen a la suspensi√≥n de la ayuda alimentaria argumentaron que no era √©tico considerar la posibilidad de cortar la ayuda de emergencia a un pa√≠s en el que 3,5 millones de personas necesitaban asistencia urgente y que ser√≠a pol√≠ticamente perjudicial para los esfuerzos estadounidenses por ganarse a los somal√≠es si Estados Unidos cortaba la ayuda alimentaria y se produc√≠a la hambruna en el pa√≠s. Las cuatro l√≥gicas -contra el terrorismo, la ley, el humanitarismo y los intereses pol√≠ticos- chocaron en el proceso. Si la administraci√≥n hubiera logrado nombrar a un director para USAID en el transcurso de 2009, muchos dentro de la administraci√≥n sostienen que el asunto podr√≠a haberse manejado de manera diferente.

Voluntariado Social

La tensión entre voluntariado y profesionalidad no sólo depende de los conocimientos técnicos, sino también de la cultura institucional. Al igual que otras instituciones humanas que evolucionan a lo largo del ciclo de vida de la organización, desde la sala de reuniones hasta la sala de juntas, las agencias humanitarias en expansión se caracterizan cada vez más por el gerencialismo, la burocracia y la institucionalización. Estas presiones organizativas pueden sofocar y disminuir el poderoso espíritu voluntario de la energía humanitaria en bruto. En el trabajo humanitario, que requiere rapidez, valor, criterio y liderazgo, las grandes instituciones pueden volverse lentas, reacias al riesgo, procedimentales e indecisas, y ser gobernadas por gestores, no por líderes. La lucha weberiana entre el carisma y la burocracia sigue viva en la cultura organizativa humanitaria actual, y muchos consideran que el predominio de la burocracia tiene un efecto negativo en el tipo, el ritmo, la audacia y el éxito de las operaciones.

Futuro de la Ayuda Humanitaria

Cambiar o morir”: las organizaciones ben√©ficas deben dejar de competir por los fondos o enfrentarse a la extinci√≥n, seg√ļn algunos informes. A medida que el poder y los recursos mundiales se alejan de los bastiones tradicionales, los investigadores advierten que las principales organizaciones de ayuda se quedar√°n al margen en 2030 a menos que cambien de rumbo. Este texto pretende explorar los motores del cambio en el entorno global en el que trabaja el ecosistema humanitario, las causas de la necesidad humanitaria y la posible evoluci√≥n de la din√°mica del ecosistema humanitario hasta 2030 y m√°s all√°.

Funcionamiento de las Organizaciónes Humanitarias

La modernizaci√≥n, normalizaci√≥n y profesionalizaci√≥n del sector humanitario fue una reacci√≥n necesaria y comprensible a los acontecimientos del decenio de 1990. Tras decenios de pedir a la comunidad internacional que reconociera el derecho a la asistencia, los Estados y las organizaciones internacionales estaban ahora plenamente comprometidos. En muchos aspectos, obtuvieron lo que ped√≠an. Los Estados no les dieron todo lo que pidieron ni todo lo que las poblaciones necesitaban, y lo que se les dio lleg√≥ con condiciones, pero el resultado final se aventur√≥ en una dimensi√≥n tal vez nunca imaginada por los fundadores de las m√°s antiguas y prestigiosas organizaciones de socorro humanitario. Con m√°s recursos y oportunidades que nunca en su historia, en un escenario m√°s grande que nunca, sus defectos eran ahora m√°s graves y visibles. La respuesta fue racionalizar, un desarrollo necesario en muchos aspectos en consonancia con la respuesta tradicional del siglo XX al fracaso. Si la m√°quina no funciona, entonces la m√°quina debe hacerse m√°s grande, m√°s fuerte y h√°bil t√©cnicamente. Esta maquinaria, adem√°s, podr√≠a potencialmente hacer m√°s que salvar a la gente de una muerte inminente. Tambi√©n podr√≠a ser capaz de eliminar las causas del sufrimiento, una respuesta admirable y tambi√©n totalmente acorde con los instintos modernistas del siglo XX. Aunque los organismos de ayuda no infligieron casi el mismo tipo de da√Īo, ni introdujeron el mismo tipo de tendencias autoritarias, como lo hizo el Estado en varias ocasiones, sus grandes planes para mejorar la vida tambi√©n trajeron nuevas formas de poder, de las que se pod√≠a abusar como cualquier otra.

CARE Internacional

A finales de la d√©cada de 1990, la Cooperativa de Asistencia y Socorro en Todas Partes (CARE Intenacional) hab√≠a gravitado hacia un enfoque basado en los derechos. Seg√ļn CARE Internacional, el enfoque basado en los derechos se centra en “las personas que logran las condiciones m√≠nimas para vivir con dignidad”. No s√≥lo son derechos civiles y pol√≠ticos, sino tambi√©n sociales, culturales y econ√≥micos. A nivel b√°sico, se centraban en los derechos relacionados con la seguridad de los medios de vida, como la nutrici√≥n, la educaci√≥n y las oportunidades econ√≥micas. Pero tambi√©n consideraban otras condiciones que influyen en la seguridad de los medios de vida y, m√°s ampliamente, en la vida con dignidad, como la seguridad personal y la participaci√≥n en los asuntos p√ļblicos. En otras palabras, un enfoque basado en los derechos incluye posiblemente casi todos los tipos de actividades culturales, religiosas, sociales, econ√≥micas y pol√≠ticas. Una organizaci√≥n que una vez rechaz√≥ la “pol√≠tica” ahora la abraza y la √ļnica pregunta que queda es cu√°n pol√≠tica debe ser.

Seguridad en el Trabajo Humanitario

Garantía de protección del personal y de los bienes de las agencias humanitarias internacionales y organizaciones no gubernamentales, frente a posibles amenazas a la integridad física y emocional de los trabajadores. La tensión estructural en el trabajo humanitario actual gira no sólo en torno a cuestiones teóricas y jurídicas, sino también a cuestiones significativas sobre la práctica. El trabajo de derechos humanos ha desarrollado una práctica muy específica que despliega la investigación, la exposición y la confrontación para identificar y rectificar las violaciones de los derechos humanos de las personas. Aunque se han producido avances en el desarrollo de estrategias eficaces de seguridad, los crecientes riesgos del entorno de trabajo humanitario no han tenido una respuesta suficientemente flexible y eficaz por parte de las agencias humanitarias.

Acción Humanitaria de Reconstrucción

Tras la Segunda Guerra Mundial, adem√°s de tener que determinar cu√°les eran las necesidades que m√°s importaban, los organismos de ayuda ten√≠an que decidir cu√°les eran esas necesidades. Las necesidades b√°sicas que ayudaban a los individuos a sobrevivir f√≠sicamente eran f√°ciles de definir. ¬ŅPero qu√© pas√≥ despu√©s de la supervivencia? Mientras que las agencias de emergencia tend√≠an a cerrar y dirigirse al siguiente desastre, los nuevos sectores humanitarios de desarrollo comenzaron a considerar lo que la gente y las sociedades necesitaban para aislarlos de las causas del sufrimiento. Est√° de moda entre muchas narrativas de posguerra de mentalidad cr√≠tica sobre el desarrollo internacional tratar a estos nuevos organismos de desarrollo como descendientes directos de los misioneros y los humanitarios liberales del per√≠odo colonial. Por mucho que hayan desempe√Īado una funci√≥n similar, el lenguaje de la planificaci√≥n, el desarrollo y la reconstrucci√≥n estaba muy arraigado en la experiencia de muchos organismos de ayuda en tiempos de guerra. Antes de la Primera Guerra Mundial, los colonialistas y los misioneros hab√≠an evocado el lenguaje de los derechos en su discurso civilizador, y en el decenio de 1990 una de las controversias centrales de la comunidad humanitaria fue la de c√≥mo asociarse estrechamente a un impresionante ascenso de los derechos humanos. Aunque diversos factores contribuyeron al silencio temporal durante este per√≠odo de 1945-1990, lo central fue que los pa√≠ses reci√©n independizados hab√≠an perdido la paciencia con los occidentales de mentalidad elevada y con una Guerra Fr√≠a que ten√≠a poca simpat√≠a por los derechos humanos. Por el momento, los derechos humanos tendr√≠an que ser promovidos por las pocas organizaciones de derechos humanos existentes, como Amnist√≠a Internacional.

Apoliticismo

Esta entrada se ocupa del apoliticismo. El apoliticismo es el el hecho de no tener ning√ļn inter√©s o relaci√≥n con la pol√≠tica, no tener participaci√≥n en los asuntos pol√≠ticos. Pero tambi√©n el apoliticismo es tener aversi√≥n a la pol√≠tica o a los asuntos pol√≠ticos; o sirve para afirmar que algo no tiene importancia pol√≠tica. Es R. Dahl quien habla de la existencia de un estrato apol√≠tico en la sociedad, caracterizado por una actitud de indiferencia y desinter√©s por la pol√≠tica. La designaci√≥n no parece, sin embargo, a otros, muy acertada. Como ejemplo, a lo largo de las d√©cadas, las agencias de desarrollo y los organismos de emergencia difirieron en muchos aspectos, pero hubo poco desacuerdo sobre la importancia de ser apol√≠ticos. Sab√≠an que sus acciones ten√≠an efectos pol√≠ticos, un punto aceptado directamente por las agencias de desarrollo y concedido t√≠midamente por las agencias de emergencia. Y ten√≠an distintas interpretaciones de lo que significaba ser apol√≠ticos: para los que estaban en el lado de la emergencia, significaba limitarse a salvar vidas en riesgo inmediato, y para los que estaban en el lado alqu√≠mico, pod√≠a incluir otros objetivos como el desarrollo siempre que presentaran esos objetivos como parte de los valores universales y no alteraran intencionadamente el statu quo pol√≠tico.

Etnografía del Desarrollo Sostenible

Etnograf√≠a del Desarrollo Sostenible Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Un modo de desarrollo que garantice la satisfacci√≥n de las necesidades b√°sicas de las generaciones actuales, especialmente de las m√°s pobres, salvaguardando al mismo tiempo la capacidad de las … Leer m√°s

Intervención Humanitaria en Bosnia

La guerra en la ex Yugoslavia dur√≥ cuatro a√Īos sangrientos, de 1991 a noviembre de 1995, y provoc√≥ la muerte de m√°s de cien mil civiles; el desplazamiento de millones de personas; la destrucci√≥n de ciudades, pueblos y comunidades; y cr√≠menes de guerra, incluidas violaciones, limpieza √©tnica y genocidio. [rtbs name=”genocidios-y-asesinatos-en-masa”] Aunque la respuesta de Occidente a la crisis humanitaria m√°s grave en Europa desde la Segunda Guerra Mundial fue poco entusiasta hasta el final, sin embargo, se mostr√≥ impresionante sobre el papel: el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR, en ingl√©s UNHCR, United Nations High Commissioner for Refugees) dirigi√≥ la mayor operaci√≥n de socorro del mundo, las Naciones Unidas contaban con treinta mil efectivos de mantenimiento de la paz y la Organizaci√≥n del Tratado del Atl√°ntico Norte particip√≥ en operaciones militares activas por primera vez en sus casi cincuenta a√Īos de historia. Pero, en el fondo, fue una coartada. Si el humanitarismo era una coartada, y por lo tanto un sufrimiento prolongado, ¬Ņde qu√© serv√≠a el humanitarismo? Tal vez el humanitarismo necesitaba darle una oportunidad a la guerra.

Acción Humanitaria durante la Segunda Guerra Mundial

Al entrar en la guerra en 1941, el gobierno de los Estados Unidos comenz√≥ a tratar el sector humanitario de una manera casi id√©ntica a su gesti√≥n de la sociedad y la econom√≠a, imponiendo el control del Estado para promover sus objetivos de guerra. Con el fin de dar al pueblo estadounidense la confianza de que estaba donando su dinero a organizaciones ben√©ficas de buena fe y de que no estaba siendo enga√Īado por estafadores (y es posible que existieran tambi√©n razones pol√≠ticas, internas y externas), el 13 de marzo de 1941, el presidente Franklin Roosevelt cre√≥ el Comit√© de Agencias de Socorro de Guerra asociado al Departamento de Estado, un peque√Īo comit√© autodesignado para coordinar, supervisar y consolidar el socorro respaldando ciertas organizaciones y neg√°ndose a respaldar otras. El gobierno americano reforz√≥ su control del sector de la acci√≥n humanitaria el 25 de julio de 1942, cuando el presidente Roosevelt, por orden ejecutiva, cre√≥ la Junta de Control de Ayuda de Guerra (WRCB, por sus iniciales en ingl√©s), una agencia independiente vinculada al Departamento de Estado. Todas las sociedades de socorro, independientemente de su tama√Īo, ten√≠an que registrarse, y una vez que lo hac√≠an estaban bajo la jurisdicci√≥n de una junta que pod√≠a aprobar los presupuestos, supervisar los m√©todos utilizados en las campa√Īas de donaciones o atenci√≥n medi√°tica, ordenar a las organizaciones que dieran publicidad a su financiaci√≥n estadounidense para aumentar el prestigio de los Estados Unidos, y decidir qui√©n obtendr√≠a una licencia de exportaci√≥n. En la posguerra, el humanitarismo estaba entrando en una nueva fase de la gobernanza mundial, que con el tiempo se ampliar√≠a a campos como el migratorio.

Médicos Sin Fronteras

M√©dicos Sin Fronteras hab√≠a cruzado una l√≠nea, criticando p√ļblicamente a un gobierno cuya cooperaci√≥n necesitaba para operar. Brauman no s√≥lo se neg√≥ a retractarse de sus declaraciones, sino que repiti√≥ la acusaci√≥n, desafiando al gobierno a desalojar a M√©dicos Sin Fronteras. El 2 de diciembre de 1985, el gobierno concedi√≥ a M√©dicos Sin Fronteras su deseo, ordenando a la agencia que saliera del pa√≠s. M√©dicos Sin Fronteras trat√≥ de conseguir el apoyo de las otras cincuenta organizaciones sobre el terreno, pero todas se negaron, prefiriendo quedarse calladas y, por lo tanto, se les permiti√≥ permanecer en Etiop√≠a.

Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja

Este texto se ocupa del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. El movimiento de la Cruz Roja comenzó con la fundación del Comité Internacional de Socorro a los Heridos (ahora Comité Internacional de la Cruz Roja) en 1863. Se estableció para atender a las víctimas de las batallas en tiempos de guerra, pero posteriormente se crearon sociedades nacionales de la Cruz Roja para ayudar a prevenir y aliviar el sufrimiento humano en general. En agosto de 1921, el Comité Internacional de la Cruz Roja pidió a Fridtjof Nansen, un humanista noruego famoso también por sus expediciones, que dirigiera una iniciativa para socorrer a la Rusia asolada por la hambruna. Aceptó, y el 15 de agosto una conferencia en Ginebra, en la que estaban representados 13 gobiernos y 48 organizaciones de la Cruz Roja, le nombró alto comisionado de esta nueva empresa. La Cruz Roja es el nombre utilizado en los países bajo patrocinio nominalmente cristiano, mientras que la Media Luna Roja (adoptada por insistencia del Imperio Otomano en 1906) es el nombre utilizado en los países musulmanes.

Migrante

Concepto de Migrante en relaci√≥n a la Migraci√≥n Internacional A nivel internacional no hay una definici√≥n universalmente aceptada del t√©rmino ‚Äúmigrante.‚ÄĚ Este t√©rmino abarca usualmente todos los casos en los que la decisi√≥n de migrar es tomada libremente por la persona concernida por ‚Äúrazones […]

Reconstrucción Después del Conflicto

Las ocupaciones brit√°nica y estadounidense de Irak y Afganist√°n han demostrado que el “cambio de r√©gimen” y la victoria en la guerra no conducen necesariamente al establecimiento de democracias estables y pr√≥speras, como ocurri√≥ en las ocupaciones aliadas de Alemania Occidental y Jap√≥n tras la Segunda Guerra Mundial. Las experiencias brit√°nicas en la Alemania de posguerra, entre 1945 y 1949, ponen de relieve algunos principios generales que son relevantes hoy en d√≠a: lo que ocurre despu√©s de ganar la guerra puede ser m√°s importante que la propia guerra. Como dijo el Mariscal de Campo Montgomery en un mensaje a sus tropas el D√≠a de la Victoria en Europa (VE), el 8 de mayo de 1945, “Hemos ganado la guerra alemana. Ganemos ahora la paz”. Las medidas restrictivas para evitar futuras agresiones deben complementarse con medidas reconstructivas positivas para que los ocupados puedan ver recompensados sus propios esfuerzos. Dar a los alemanes “esperanza en el futuro” era una de las frases favoritas de Montgomery. Hay un l√≠mite a la preparaci√≥n que se puede hacer por adelantado porque es imposible predecir las circunstancias reales sobre el terreno. Por ello, los mandos militares y las autoridades civiles deben responder con flexibilidad en funci√≥n de lo que encuentren. La democracia no puede imponerse por la fuerza ni por medios totalitarios. Intentar que la poblaci√≥n local haga todo a la manera del vencedor puede ser contraproducente. Para que las estructuras pol√≠ticas duren m√°s all√° de la ocupaci√≥n, tienen que ser creadas por los l√≠deres pol√≠ticos locales y aceptadas por el conjunto de la poblaci√≥n. Las relaciones personales entre ocupantes y ocupados son importantes. La reconciliaci√≥n no se produce autom√°ticamente, sino que requiere un esfuerzo consciente por ambas partes.

Leyes sobre el Voto Electr√≥nico en las Juntas Directivas sin √Ānimo de Lucro

Leyes sobre el Voto Electr√≥nico en las Juntas Directivas sin √Ānimo de Lucro Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: podr√≠a interesar tambi√©n el examen de las fundaciones ben√©ficas en general. Leyes sobre el Voto Electr√≥nico en las Juntas … Leer m√°s

Guerras

El poder militar ha sido la moneda tradicional de la pol√≠tica internacional. Los Estados y otros actores han ejercido su influencia sobre los dem√°s en gran medida a trav√©s de la amenaza o el uso de la fuerza, lo que hace que la guerra sea una caracter√≠stica omnipresente de la historia de la humanidad, que se encuentra en todas las √©pocas, todas las culturas y todas las sociedades. Sin embargo, aunque la guerra parece ser tan antigua como la humanidad, existen dudas sobre su naturaleza. ¬ŅQu√© distingue a la guerra de otras formas de violencia? ¬ŅCu√°les son las principales causas de la guerra y la paz? ¬ŅY la disminuci√≥n de la incidencia de la guerra en algunas partes del mundo significa que la guerra se ha vuelto obsoleta y que el poder militar es una caracter√≠stica redundante de la pol√≠tica mundial? Sin embargo, la naturaleza de la guerra ha cambiado enormemente a lo largo del tiempo.

Ayudar

Ayudar Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Ayudar y el Desarrollo Era s√≥lo cuesti√≥n de tiempo que el movimiento de avance de la modernizaci√≥n saliera de los l√≠mites de los pa√≠ses industriales occidentales, altamente movilizados y productivos, para descubrir … Leer m√°s

Causas del Desarrollo Sostenible

Causas del Desarrollo Sostenible Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Causas y Efectos del Desarrollo Sostenible Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) lanzados por las Naciones Unidas (ONU) establecen una nueva direcci√≥n para el desarrollo que abarca los pilares … Leer m√°s

Paternalismo

Paternalismo significa literalmente actuar de forma paternal. Como principio pol√≠tico, se refiere al poder o la autoridad que se ejerce sobre otros con la intenci√≥n de conferir un beneficio o evitar un da√Īo. El bienestar social y las leyes como el uso obligatorio del cintur√≥n de seguridad en los coches son ejemplos de paternalismo. El paternalismo “suave” se caracteriza por el amplio consentimiento de las personas sometidas al paternalismo. El paternalismo “duro” opera independientemente del consentimiento y, por tanto, se solapa con el autoritarismo. Aunque el paternalismo ha estado presente desde el comienzo del humanitarismo, su car√°cter se ha alterado con los tiempos cambiantes de la misma manera que el humanitarismo ha cambiado en relaci√≥n con un orden mundial (o global) en evoluci√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). Hay diferentes tipos de paternalismo internacional, y la historia del humanitarismo proporciona una idea de por qu√© y c√≥mo el paternalismo del siglo XIX no es el mismo que el paternalismo de hoy en d√≠a. Un buen lugar para empezar es la afirmaci√≥n obvia de que mientras que en el siglo XIX ser llamado paternalista no era necesariamente un insulto, hoy lo es. Durante el siglo XIX y principios del XX, los humanitarios ten√≠an confianza en su superioridad, cre√≠an en su deber de ayudar a los dem√°s y estaban convencidos de que las poblaciones locales necesitaban ser educadas y liberadas de las tradiciones atrasadas antes de poder participar en su propio gobierno.