Educación Persa

El advenimiento de Ciro fue un importante acontecimiento hist√≥rico mundial. En primer lugar, fund√≥ el imperio m√°s extenso que el mundo hab√≠a visto hasta entonces. En su apogeo, se extendi√≥ desde Egipto y Nubia hasta las costas de Jaxartes en Asia Central y desde el Egeo hasta las partes occidentales de la India. En segundo lugar, sent√≥ las bases de un gobierno bien ordenado y administrado de un imperio multirracial, multiling√ľe y multirreligioso que llev√≥ la unidad pol√≠tica a las diferentes partes del imperio y facilit√≥ la comunicaci√≥n y el comercio. En tercer lugar, evit√≥ la destrucci√≥n y la venganza innecesarias, aunque no fue m√°s all√° de cumplir con el castigo a los que consideraba culpables. No todos los sucesores de Ciro siguieron su ejemplo de capacidad militar y estadista. Los aquem√©nidas se enorgullec√≠an de llamarse a s√≠ mismos arios y persas, pero ni su religi√≥n personal ni su nacionalismo colorearon su dominio imperial, al menos bajo los primeros reyes aquem√©nidas. El gobierno aquem√©nide represent√≥ el mayor grado de poder pol√≠tico que los iran√≠es alcanzaron jam√°s. En ning√ļn otro momento los iran√≠es alcanzaron la misma prominencia o ejercieron el mismo grado de dominaci√≥n sobre los pueblos de Asia occidental y partes del norte de √Āfrica.

Razas en √Āfrica

Como introducci√≥n al estudio de los pueblos y la cultura africanos, creemos que este texto ser√° de ayuda para los estudiantes. Aparte de su valor como resumen exhaustivo, aunque breve, del estado actual de nuestros conocimientos, sirve para hacer ver al p√ļblico cu√°n grandes son las lagunas de nuestra informaci√≥n que hay que colmar antes de poder llegar a algo que se aproxime a la certeza en nuestras conclusiones. Durante el apartheid, por ejemplo, Sud√°frica clasific√≥ a la poblaci√≥n en cuatro grupos raciales: negros, blancos, asi√°ticos y de color. Cada grupo no blanco estaba sujeto a limitaciones legales, y los negros y los asi√°ticos eran los m√°s limitados. Como era ventajoso para los negros intentar pasar por mestizos, los funcionarios idearon varias pruebas caseras para clasificar a la gente.

Dominio Persa

El advenimiento de Ciro fue un importante acontecimiento hist√≥rico mundial. En primer lugar, fund√≥ el imperio m√°s extenso que el mundo hab√≠a visto hasta entonces. En su apogeo, se extendi√≥ desde Egipto y Nubia hasta las costas de Jaxartes en Asia Central y desde el Egeo hasta las partes occidentales de la India. En segundo lugar, sent√≥ las bases de un gobierno bien ordenado y administrado de un imperio multirracial, multiling√ľe y multirreligioso que llev√≥ la unidad pol√≠tica a las diferentes partes del imperio y facilit√≥ la comunicaci√≥n y el comercio. En tercer lugar, evit√≥ la destrucci√≥n y la venganza innecesarias, aunque no fue m√°s all√° de cumplir con el castigo a los que consideraba culpables. No todos los sucesores de Ciro siguieron su ejemplo de capacidad militar y estadista. Los aquem√©nidas se enorgullec√≠an de llamarse a s√≠ mismos arios y persas, pero ni su religi√≥n personal ni su nacionalismo colorearon su dominio imperial, al menos bajo los primeros reyes aquem√©nidas. El gobierno aquem√©nide represent√≥ el mayor grado de poder pol√≠tico que los iran√≠es alcanzaron jam√°s. En ning√ļn otro momento los iran√≠es alcanzaron la misma prominencia o ejercieron el mismo grado de dominaci√≥n sobre los pueblos de Asia occidental y partes del norte de √Āfrica.

Historia de las Antiguas Razas Negras

Esta historia de las antiguas razas negras, incluidos los hebreos negros expone e investiga la evoluci√≥n, desde los primeros tiempos registrados, de las razas negras de Oriente Medio y √Āfrica. Este tema es un importante componente de la cuesti√≥n del origen de las razas humanas en antropolog√≠a. El alem√°n Johann F. Blumenback (1752- 1840) fue el primero en dividir a la humanidad en funci√≥n del color de la piel. Hasta entonces no se hab√≠a hecho ning√ļn intento de este tipo. Su clasificaci√≥n estableci√≥ una l√≠nea de color, en detrimento de las generaciones posteriores. El Sr. Blumenbacb clasific√≥ cinco razas principales de la humanidad: la cauc√°sica, la mongola, la ktbiopia, la americana (indios americanos) y la malaya. Adem√°s, consideraba que la cauc√°sica era la raza original. El antrop√≥logo Blumenbacb bautiz√≥ a los blancos con el nombre de las monta√Īas del C√°ucaso (estas monta√Īas est√°n situadas entre los mares Negro y Caspio), porque pensaba que los blancos m√°s puros eran originarios de all√≠. Blumenbacb era un racista y tambi√©n lo era J. A. Gobineau. Un tercer hombre llamado H. S. Chamberlain quer√≠a promover la supremac√≠a de la raza blanca n√≥rdica y su cultura. Estos hombres atribu√≠an valor e importancia psicol√≥gica a la raza.

Nazaret en el Conflicto Israelí-Palestino

Este texto se ocupa de Nazaret en el conflicto israel√≠-palestino. Nazaret es la mayor ciudad √°rabe palestina dentro de Israel y una de las ciudades cristianas m√°s sagradas del mundo. En el Nuevo Testamento se describe la ciudad como el hogar de la infancia de Jes√ļs y, como tal, es un centro de santuarios y peregrinaciones cristianas, con muchos santuarios que conmemoran acontecimientos b√≠blicos. Aunque seg√ļn el plan de partici√≥n de la ONU de 1947 la ciudad formaba parte del estado √°rabe palestino, fue conquistada en 1948 por el ej√©rcito israel√≠ y anexionada al estado israel√≠.

Partición de Palestina

Incluye información acerca de las motivaciones británicas para la partición de palestina. El Mandato Británico para Palestina (1918-1948) fue el resultado de varios factores: la ocupación británica de territorios anteriormente gobernados por el Imperio Otomano, los tratados de paz que pusieron fin a la Primera Guerra Mundial y el principio de autodeterminación que surgió después de la guerra. El Mandato Británico para Palestina fue un resultado de la Primera Guerra Mundial, que reflejó el colapso de los imperios anteriores a la guerra y la aparición de naciones que exigían la autodeterminación. El Oriente Medio que conocemos hoy sigue reflejando las particiones arbitrarias promulgadas por los vencedores de la guerra y está influenciado por ellas.

Constantino como Emperador Cristiano

Es innegable el importante papel que jug√≥ el emperador Constantino I el Grande en la fijaci√≥n del cristianismo. No s√≥lo el concilio de Niczea fue convocado por Constantino el Grande, sino que todos los grandes concilios, los dos de Constantinopla (381 y 553), el de √Čfeso (431) y el de Calcedonia (451), fueron convocados por el poder imperial. Y es muy evidente que en gran parte de la historia del cristianismo en esta √©poca el esp√≠ritu de Constantino el Grande es tan evidente o m√°s que el esp√≠ritu de Jes√ļs. Fue, hemos dicho, un aut√≥crata puro. Los √ļltimos vestigios del republicanismo romano hab√≠an desaparecido en los d√≠as de Aureliano y Diocleciano. A su mejor entender, estaba tratando de rehacer el loco imperio mientras a√ļn hab√≠a tiempo, y trabajaba sin consejeros, sin opini√≥n p√ļblica, ni sentido de la necesidad de tales ayudas y controles. La idea de acabar con toda controversia y divisi√≥n, de acabar con todo el pensamiento, imponiendo un credo dogm√°tico a todos los creyentes, es una idea totalmente autocr√°tica, es la idea del hombre con una sola mano que siente que para trabajar en absoluto debe estar libre de oposici√≥n y cr√≠tica. La historia de la Iglesia bajo su influencia se convierte ahora, por tanto, en la historia de las violentas luchas que deb√≠an seguir a su repentina y √°spera llamada a la unanimidad. De √©l, la Iglesia adquiri√≥ la disposici√≥n de ser autoritaria e incuestionable, de desarrollar una organizaci√≥n centralizada y de correr paralela al imperio.

Peste

La peste es una enfermedad causada por un bacilo, Yersinia pestis, transmitido por la picadura de una pulga infectada. Esta entrada, entre otros, identifica tres per√≠odos principales de la pandemia. Apareci√≥ por primera vez en el siglo VI con varias epidemias en Europa y el Cercano Oriente que duraron hasta finales del siglo VIII. La segunda pandemia, la peste negra (1347-50; tambi√©n llamada entonces peste bub√≥nica (1347-50; tambi√©n llamada entonces peste o muerte negra)), comenz√≥ en 1347 y mat√≥ a la mitad de la poblaci√≥n del continente. El √ļltimo brote europeo se produjo en Rusia en 1770. La tercera pandemia comenz√≥ en China en 1890 y se extendi√≥ r√°pidamente por todo el mundo del Pac√≠fico. El saneamiento mejorado, el aislamiento y los nuevos antibi√≥ticos ayudan, pero la peste sigue existiendo hoy en d√≠a. De las angustias de la peste negra surgieron las guerras campesinas del siglo XIV. Hab√≠a una gran escasez de mano de obra y una gran escasez de bienes, y los ricos abades y cultivadores mon√°sticos que pose√≠an gran parte de la tierra, as√≠ como los nobles y los ricos comerciantes, eran demasiado ignorantes de las faenas econ√≥micas para comprender que no deb√≠an presionar a los trabajadores en esta √©poca de angustia general. Vieron que sus propiedades se deterioraban, que sus tierras quedaban sin cultivar, y dictaron violentos estatutos para obligar a los hombres a trabajar sin ning√ļn aumento de salario, y para impedir que se alejaran en busca de un empleo mejor. Naturalmente, esto provoc√≥ una nueva revuelta contra todo el sistema de desigualdad social que hasta entonces hab√≠a pasado sin ser cuestionado como el “orden divino del mundo”.

Consecuencias de la Peste Negra

Este texto se ocupa del impacto econ√≥mico de la Peste Negra y otras consecuencias de lo que, en otras latitudes, se llam√≥ “muerte negra”. La econom√≠a europea al final de la Edad Media (hacia 1500) difer√≠a fundamentalmente de la econom√≠a anterior a la peste. En el campo, el campesino m√°s libre obten√≠a mayores beneficios materiales de su trabajo. Las rentas fijas, si no la propiedad absoluta de la tierra, hab√≠an desplazado en gran medida los derechos y servicios consuetudinarios y, a pesar de los bajos precios del grano, el campesino se alimentaba m√°s f√°cilmente a s√≠ mismo y a su familia con su propia tierra y produc√≠a un excedente para el mercado. Los rendimientos mejoraron a medida que la reducci√≥n de la poblaci√≥n permiti√≥ una mayor concentraci√≥n en las tierras f√©rtiles y un barbecho m√°s frecuente, un fen√≥meno beneficioso para el campesino. Se desarrollaron gradaciones socioecon√≥micas m√°s pronunciadas entre los campesinos, ya que algunos, especialmente los m√°s pr√≥speros, explotaron el cambio de circunstancias, sobre todo la disponibilidad de tierras. La ganancia del campesino fue la p√©rdida del se√Īor. A medida que la Edad Media fue decayendo, el se√Īor era com√ļnmente un rentista puro cuyos ingresos estaban sujetos a las depredaciones de la inflaci√≥n.

En el comercio y la manufactura, la relativa facilidad de √©xito durante la Alta Edad Media dio paso a una mayor competencia, que recompens√≥ las mejores pr√°cticas empresariales y las empresas m√°s eficientes y eficaces. La mayor sensibilidad al mercado y el recorte de costes acabaron por recompensar al consumidor europeo con una gama m√°s amplia de productos a mejores precios. La peste negra fue el mayor desastre demogr√°fico de la historia de Europa. Desde su llegada a Italia a finales de 1347, pasando por su desplazamiento en el sentido de las agujas del reloj a trav√©s del continente, hasta su extinci√≥n en el interior de Rusia en 1353, la magna pestilencia mat√≥ entre diecisiete y veintiocho millones de personas. Sus espantosos s√≠ntomas y su mortandad han fijado la Peste Negra en el imaginario popular; adem√°s, descubrir el impacto cultural, social y econ√≥mico de la enfermedad ha ocupado a generaciones de estudiosos. A pesar de la creciente comprensi√≥n de los efectos de la Peste Negra, la evaluaci√≥n definitiva de su papel como hito hist√≥rico sigue siendo un trabajo en curso. A largo plazo, la reestructuraci√≥n demogr√°fica provocada por la peste negra quiz√° favoreci√≥ la posibilidad de un nuevo crecimiento econ√≥mico. La peste devolvi√≥ a la poblaci√≥n de Europa a su nivel aproximado hacia el a√Īo 1100. Como se√Īala un estudioso, la Peste Negra, a diferencia de otras cat√°strofes, destruy√≥ a las personas pero no a los bienes, y a la poblaci√≥n atenuada le qued√≥ la totalidad de los recursos de Europa para explotar, recursos mucho m√°s sustanciales en 1347 de lo que hab√≠an sido dos siglos y medio antes.

Imperio Sely√ļcida

Las llanuras de Asia Central, el noroeste de China y el oeste de Siberia eran caldo de cultivo para los pueblos n√≥madas, que se multiplicaban y buscaban nuevos pastos. Tanto las tierras iran√≠es como las chinas eran el objetivo de sus incursiones peri√≥dicas. Cuando las olas de invasiones de Saka y Heftal√≠ se calmaron, una nueva ola de n√≥madas turcos comenz√≥ a amenazar las fronteras iran√≠es. La primera aparici√≥n de los turcos en las fronteras noreste de Persia (v√©ase el perfil de Ir√°n, la Econom√≠a de Ir√°n, la Historia Iran√≠, el Presidencialismo Iran√≠, las Sanciones contra Ir√°n, la Bio√©tica en Ir√°n, los Problemas de Ir√°n con Estados Unidos, el Derecho Ambiental en Ir√°n, el Derecho Civil Iran√≠, el Nacionalismo Iran√≠, los Activos Iran√≠es, la Diplomacia Iran√≠, el Imperio Sas√°nida, los medos, los persas y el Imperio Sely√ļcida) ocurri√≥ en el siglo VI. El primer enfrentamiento entre los iran√≠es y los turcos tuvo lugar bajo el sas√°nida Hormozd IV (579-90), cuando los turcos fueron derrotados y rechazados por BahrńĀm ńĆubin, el general iran√≠. Sin embargo, la penetraci√≥n de los turcos en Asia Central continu√≥. El imperio no fue rival para el ej√©rcito otomano y fue derrotado en 1473. Sus sucesores continuaron sus luchas contra los otomanos durante un tiempo, pero pronto tuvieron que enfrentarse a un enemigo m√°s poderoso, los safavides. La propaganda suf√≠ Safavid hab√≠a encontrado seguidores incondicionales entre las tribus turcomanas que resid√≠an en Anatolia oriental y Azerbaiy√°n.

Historia del Ir√°n Preisl√°mico

Historia del Ir√°n Preisl√°mico Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Nota: M√°s sobre Ir√°n (v√©ase su perfil, la Econom√≠a de Ir√°n, la Historia Iran√≠, el Presidencialismo Iran√≠, las Sanciones contra Ir√°n, la Bio√©tica en Ir√°n, los Problemas de Ir√°n … Leer m√°s

Historia de Ir√°n

Historia de Ir√°n Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Ir√°n en tiempos preisl√°micos Un factor primordial que afecta inicialmente al curso de la historia de un pueblo es el entorno geogr√°fico, el terreno y el clima: La vida en … Leer m√°s

Lengua √Ārabe

Tras la muerte del profeta Mahoma, las conquistas isl√°micas llevaron la religi√≥n y el idioma de las tribus √°rabes a una gran zona que se extend√≠a desde la Espa√Īa isl√°mica hasta el Asia central. Las lenguas originalmente habladas en esta zona (copto, persa, sirio y bereber) dieron paso a la arremetida ling√ľ√≠stica del √°rabe, y aunque algunos de los hablantes siguieron siendo biling√ľes, toda la zona se arabiz√≥ en un siglo. El √°rabe que hablaban los habitantes de este vasto imperio difer√≠a considerablemente del idioma de la Qur ĺan, especialmente en los centros sedentarios que se establecieron en los primeros a√Īos de la conquista, como Basora, Kufa, Fustat y Kairouan. Hubo una reducci√≥n del inventario fon√©tico (p√©rdida de interdentales, fusi√≥n de los fonemas pap√° y za ĺ), p√©rdida de terminaciones de caso y terminaciones modales, reducci√≥n de categor√≠as gramaticales y aparici√≥n de un exponente genitivo y part√≠culas aspectuales. Sint√°cticamente hablando, el idioma hab√≠a pasado de un tipo sint√©tico a uno anal√≠tico, usualmente llamado Nuevo √Ārabe.

Cronología de la Sociología en Oriente Medio

Cronolog√≠a de la Sociolog√≠a en Oriente Medio Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Cronolog√≠a de la Sociolog√≠a Pol√≠tica y Cultural en Oriente Medio Nota: v√©ase la informaci√≥n sobre la Historia de la Sociolog√≠a Cultural. ca. 40.000 a.C. La fabricaci√≥n de herramientas … Leer m√°s

Peste Negra

La enfermedad que se extendi√≥ como un reguero de p√≥lvora por Europa entre 1347 y 1351 sigue siendo la epidemia m√°s violenta de la historia. Mat√≥ al menos a un tercio de la poblaci√≥n, m√°s de 25 millones de personas. Las v√≠ctimas primero sufrieron dolor, fiebre y fur√ļnculos, luego inflamaci√≥n de los ganglios linf√°ticos y manchas en la piel. Despu√©s de eso vomitaron sangre y murieron a los tres d√≠as. Los sobrevivientes lo llamaron la Gran Peste. Los cient√≠ficos victorianos lo apodaron la Muerte Negra. La desastrosa enfermedad mortal conocida como la Peste Negra se extendi√≥ por toda Europa en los a√Īos 1346-53. El espantoso nombre, sin embargo, solo apareci√≥ varios siglos despu√©s de su visita (y probablemente fue una mala traducci√≥n de la palabra latina ‘atra’, que significa a la vez `terrible’ y `negro’)’. Las cr√≥nicas y cartas de la √©poca describen el terror causado por la enfermedad. El fervor religioso renovado y el fanatismo florecieron tras la peste negra (1347-50; tambi√©n llamada entonces peste bub√≥nica). Algunos europeos se dirigieron a diversos grupos como jud√≠os, frailes, extranjeros, mendigos, peregrinos, leprosos, y roman√≠es, pensando que ellos eran los culpables de la crisis. Los leprosos, y otros individuos con enfermedades de la piel como el acn√© o la psoriasis, fueron seleccionados y exterminados en toda Europa.