Conocimiento Organizacional

Hist√≥ricamente, la psicolog√≠a se ha decantado por el empirismo. Hay excepciones, por supuesto: algunos aspectos de nuestro conocimiento ling√ľ√≠stico parecen ser innatos (Chomsky llam√≥ a su enfoque del lenguaje “ling√ľ√≠stica cartesiana”). Pero, en general, los psic√≥logos sostienen la opini√≥n de que aprendemos lo que sabemos, adquiriendo conocimientos a trav√©s de la experiencia. La percepci√≥n es el acto por excelencia de la mente inteligente. La percepci√≥n va m√°s all√° de la mera captaci√≥n de informaci√≥n sensorial e implica la creaci√≥n de una representaci√≥n mental del objeto o acontecimiento que da lugar a la experiencia sensorial. Para formar estas representaciones mentales, el perceptor va m√°s all√° de la informaci√≥n dada por el est√≠mulo, combinando la informaci√≥n extra√≠da del est√≠mulo actual con los conocimientos preexistentes almacenados en la memoria, empleando procesos de juicio e inferencia.

Psicología Cognitiva

Este texto se ocupa de la psicolog√≠a cognitiva. Est√° claro que los estados emocionales y motivacionales pueden tener un impacto en la cognici√≥n. En un sentido importante, la “revoluci√≥n afectiva” de la psicolog√≠a se inici√≥ con los estudios sobre los efectos del estado de √°nimo en la memoria; √©stos llevaron a los psic√≥logos a interesarse m√°s por la naturaleza de los propios estados de √°nimo. Cinco de estos efectos han sido bien documentados el efecto de la intensidad afectiva (mejor recuerdo de los acontecimientos positivos o negativos, en comparaci√≥n con los neutros); el efecto de la valencia afectiva (mejor recuerdo de los acontecimientos positivos que de los negativos); la memoria congruente con el estado de √°nimo (mejor recuerdo del material cuya valencia afectiva coincide con el estado de √°nimo en el que se codifica o recupera); los efectos de la asignaci√≥n de recursos (la depresi√≥n perjudica el rendimiento en los aspectos de la funci√≥n de la memoria relacionados con el esfuerzo, pero no con los autom√°ticos); y la memoria dependiente del estado de √°nimo (el recuerdo es mejor cuando hay congruencia entre el estado emocional presente en el momento de la codificaci√≥n y el estado presente en el momento de la recuperaci√≥n). Aunque la tradici√≥n cl√≠nica sostiene que los traumas emocionales pueden dejar a las personas amn√©sicas, la conclusi√≥n abrumadora de la literatura cl√≠nica y experimental es que las experiencias traum√°ticas se recuerdan muy bien. La ciencia cognitiva est√° destinada a pasar por tres fases en su historia. En la fase 1 hacemos todo lo posible para producir descripciones similares a las met√°foras de los mecanismos de nivel funcional. El lenguaje que utilizamos para articular las teor√≠as a este nivel contendr√° descripciones de cosas que a veces parecen que podr√≠an ser mecanismos a nivel de implementaci√≥n, pero esto es a menudo una ilusi√≥n. En el futuro (y quiz√°s empezando ya) esperar√≠amos avanzar hacia una teor√≠a de esquema completo del sistema cognitivo humano. En esta fase, esperar√≠amos que los procesos y las estructuras b√°sicas estuvieran lo suficientemente claros como para que no llegaran cambios dr√°sticos que perturbaran la teor√≠a del esquema en el futuro. Esta ser√≠a entonces la fase 2, que, junto con la 3, se explican en este texto.

Dimensiones de la Inteligencia Social

El an√°lisis factorial, y aqu√≠ se explica sus antecedentes, arroj√≥ cinco dimensiones de la inteligencia social: el inter√©s y la preocupaci√≥n por otras personas, las habilidades de desempe√Īo social, la capacidad emp√°tica, la expresividad emocional y la sensibilidad a las expresiones emocionales de los dem√°s, y la ansiedad social y la falta de autoeficacia social y autoestima. Las puntuaciones de los factores en estas dimensiones de la inteligencia social no guardaban relaci√≥n con las medidas de inteligencia verbal y abstracta. El an√°lisis factorial mostr√≥ que la percepci√≥n social y la perspicacia estaban estrechamente relacionadas, ninguna de estas dimensiones estaba estrechamente relacionada con el conocimiento social y ninguna de las habilidades sociales estaba relacionada con la capacidad acad√©mica tradicional. A diferencia de los enfoques psicom√©tricos mencionados en otro lugar (v√©ase), la visi√≥n de la inteligencia social de la personalidad no conceptualiza la inteligencia social como un rasgo, o grupo de rasgos, con los que se puede comparar a los individuos y clasificarlos en una dimensi√≥n de bajo a alto. Cronbach argument√≥ que la teor√≠a impl√≠cita de la personalidad consist√≠a en su conocimiento del “Otro generalizado” (1955): una lista mental de las dimensiones importantes de la personalidad, y estimaciones de la media y la varianza de cada dimensi√≥n dentro de la poblaci√≥n, as√≠ como la estimaci√≥n de las covarianzas entre las diversas dimensiones.

Inteligencia Social

Como indica la lista de capacidades que la componen, la emoci√≥n se evoca con frecuencia en un contexto social, por lo que la inteligencia emocional y la inteligencia social comparten una especie de parecido familiar. V√©ase m√°s informaci√≥n acerca de la inteligencia emocional. Goleman caracteriza provocativamente los trabajos anteriores sobre la inteligencia social como un “remanso cient√≠fico” y plantea la hip√≥tesis de que la inteligencia social est√° mediada por una extensa red de m√≥dulos neuronales, cada uno dedicado a un aspecto concreto de la interacci√≥n social. Pero incluso si la neurociencia cognitiva y social no resulta ser la salvadora de la inteligencia social (o de la psicolog√≠a cognitiva y social en general), la lista de Goleman de habilidades de inteligencia social es un lugar tan bueno como cualquier otro para empezar a desarrollar una nueva generaci√≥n de instrumentos para evaluar la inteligencia social.

Se√Īales de la Inteligencia Social

Este texto se ocupa de las se√Īales y el desarrollo de la inteligencia social. Seg√ļn la teor√≠a del dominio social-cognitivo, la moralidad es s√≥lo uno de los diversos aspectos del mundo social sobre los que los ni√Īos y los adultos adquieren conocimientos y sobre los que se dedican a razonar, juzgar y tomar decisiones. El √°mbito “convencional” del conocimiento social tiene que ver con las normas de comportamiento social que var√≠an de un contexto a otro. El √°mbito “personal” tiene que ver con nuestra comprensi√≥n de las personas individuales como entidades psicol√≥gicas, incluidas las atribuciones que hacemos de nuestros propios comportamientos y de los de los dem√°s, y nuestra capacidad para inferir el significado de las situaciones sociales. El √°mbito “moral” se refiere a los conceptos universalmente aplicables y obligatorios de da√Īo, bienestar, justicia y derechos. La mayor parte de la atenci√≥n de la teor√≠a del dominio social-cognitivo se ha centrado en el dominio moral y en la capacidad de desarrollo de los ni√Īos para comprender los conceptos morales y emitir juicios sobre el bien y el mal. Como teor√≠a del desarrollo, la teor√≠a de los dominios socio-cognitivos asume que las habilidades socio-cognitivas son heterog√©neas – que las habilidades de los ni√Īos (y de los adultos) para razonar sobre el mundo social, y la trayectoria de su desarrollo, pueden diferir de un dominio a otro. Pero para los fines actuales, la teor√≠a de los dominios socio-cognitivos ofrece una descripci√≥n alternativa de los dominios en los que los ni√Īos y los adultos aplican una inteligencia social distintiva.

Componentes de la Inteligencia Social

La inteligencia social consta de dos componentes que a su vez comprenden varias subcategor√≠as: La conciencia social -empat√≠a primaria, sinton√≠a, precisi√≥n emp√°tica, cognici√≥n social- y la facilidad social -sincron√≠a, autopresentaci√≥n, influencia, preocupaci√≥n-. Unos a√Īos despu√©s de que Mayer y Salovey expusieran su investigaci√≥n, tambi√©n defini√≥ cuatro componentes principales que intervienen en el funcionamiento de la inteligencia emocional y social, como se lista en este texto. La inteligencia social desempe√Īaba un papel escaso en la primera visi√≥n componencial de Sternberg sobre la inteligencia humana, que pretend√≠a centrarse en las habilidades de razonamiento y de resoluci√≥n de problemas representadas por los tests de inteligencia tradicionales. Sin embargo, la inteligencia social est√° expl√≠citamente representada en la visi√≥n tri√°rquica m√°s reciente de Sternberg sobre la inteligencia. Seg√ļn la teor√≠a tri√°rquica, la inteligencia se compone de habilidades anal√≠ticas, creativas y pr√°cticas. La inteligencia pr√°ctica se define en t√©rminos de resoluci√≥n de problemas en contextos cotidianos, e incluye expl√≠citamente la inteligencia social. Seg√ļn Sternberg, cada tipo de inteligencia refleja el funcionamiento de tres tipos diferentes de procesos de componentes: componentes de rendimiento, que resuelven problemas en diversos √°mbitos; metacomponentes ejecutivos, que planifican y eval√ļan la resoluci√≥n de problemas; y componentes de adquisici√≥n de conocimientos, mediante los cuales se aprenden los dos primeros componentes. Para complicar a√ļn m√°s las cosas, Sternberg sostiene que la medici√≥n de todas las formas de inteligencia es sensible al contexto en el que se eval√ļa. Este puede ser el caso especialmente de la inteligencia pr√°ctica y social: por ejemplo, la respuesta correcta a una pregunta de juicio social puede ser muy diferente si se plantea en un contexto empresarial o similar. Para Sternberg, estas capacidades, y por tanto sus componentes subyacentes, pueden ser en cierto modo independientes entre s√≠.

Enfoque Psicométrico de la Inteligencia

Este texto se ocupa de la vista o enfoque (y valoración) psicométrico de la inteligencia, con una descripción de las teorías psicométricas de la inteligencia. Ffieles a los objetivos de la tradición psicométrica, las definiciones abstractas de la inteligencia social se tradujeron rápidamente en instrumentos estandarizados de laboratorio para medir las diferencias individuales en inteligencia social. Se necesitan más estudios que empleen medidas basadas en el rendimiento antes de poder sacar conclusiones definitivas sobre las relaciones entre los distintos aspectos de la inteligencia social (validez convergente) y las relaciones entre la inteligencia social y otras capacidades intelectuales (validez discriminante).

Categorización Social

Casi todo acto de percepción es un acto de categorización. Pues la percepción implica un acto de categorización. El uso de pistas para inferir la identidad categorial de un objeto percibido es una característica de la percepción tanto como el material sensorial del que se hacen las percepciones. En la visión de la inteligencia social de la personalidad, la categorización social clasifica a las personas, las situaciones y los comportamientos en clases de equivalencia que son la base de la coherencia conductual. Las personas se comportan de forma similar en situaciones que perciben como similares; y la categorización es la base de la similitud perceptiva, porque los casos de una categoría son ampliamente similares entre sí. La categorización social se ha estudiado principalmente en los ámbitos de las personas y los grupos sociales.

Memoria Social

Tanto para Marr como para Biederman, el reconocimiento de objetos se basa en el desarrollo, en la percepci√≥n, de una descripci√≥n centrada en el objeto o independiente del punto de vista del est√≠mulo distal, que luego se compara con descripciones centradas en el objeto o independientes del punto de vista de objetos familiares almacenados en la memoria. Pero hay buenas razones para pensar que las representaciones perceptivas en cuesti√≥n dependen del punto de vista, y que se comparan con m√ļltiples ejemplos de objetos familiares, cada uno desde un punto de vista diferente, almacenados en la memoria. Una propuesta de este tipo ha sido hecha y defendida, h√°bilmente, por Michael Tarr. El trabajo m√°s destacado sobre la percepci√≥n de las caras, al menos durante mucho tiempo, se basa en la visi√≥n de Marr-Biederman sobre el reconocimiento de objetos, como la etapa final, dependiente de la memoria, del procesamiento perceptivo.

Conocimiento Social

Hist√≥ricamente, la psicolog√≠a se ha decantado por el empirismo. Hay excepciones, por supuesto: algunos aspectos de nuestro conocimiento ling√ľ√≠stico parecen ser innatos (Chomsky llam√≥ a su enfoque del lenguaje “ling√ľ√≠stica cartesiana”). Pero, en general, los psic√≥logos sostienen la opini√≥n de que aprendemos lo que sabemos, adquiriendo conocimientos a trav√©s de la experiencia. La percepci√≥n es el acto por excelencia de la mente inteligente. La percepci√≥n va m√°s all√° de la mera captaci√≥n de informaci√≥n sensorial e implica la creaci√≥n de una representaci√≥n mental del objeto o acontecimiento que da lugar a la experiencia sensorial. Para formar estas representaciones mentales, el perceptor va m√°s all√° de la informaci√≥n dada por el est√≠mulo, combinando la informaci√≥n extra√≠da del est√≠mulo actual con los conocimientos preexistentes almacenados en la memoria, empleando procesos de juicio e inferencia.

Historia de la Psicología Social

Historia de la Psicolog√≠a Social Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Historia de la Psicolog√≠a Social La psicolog√≠a social forma parte de la psicolog√≠a, y la historia de la psicolog√≠a comienza con declaraciones sobre su imposibilidad como ciencia. En … Leer m√°s

Inteligencia Emocional

La capacidad de los individuos, definido o descrito de una forma general, de utilizar sus emociones para desarrollar cualidades como la empat√≠a, el autocontrol, el entusiasmo y la persistencia. Parece posible que la inteligencia emocional podr√≠a ser el miembro de reemplazo del triunvirato donde fall√≥ la inteligencia social (v√©ase m√°s detalles). Esta explosi√≥n de inter√©s por la inteligencia emocional probablemente tenga mucho que ver con lo que podr√≠a llamarse la “contrarrevoluci√≥n afectiva” de la psicolog√≠a: la sensaci√≥n de que, desde la revoluci√≥n cognitiva de los a√Īos 50 y 60, la psicolog√≠a se hab√≠a excedido en el √©nfasis de la epistemolog√≠a y necesitaba prestar m√°s atenci√≥n a los sentimientos y los deseos. Ciertamente, hay pocas razones para pensar que la inteligencia emocional sea un concepto m√°s claro que la inteligencia social, o m√°s f√°cil de medir. Sea cual sea la raz√≥n, el auge del inter√©s por la inteligencia emocional parece haber arrastrado consigo a la inteligencia social.

Coeficiente Emocional

Coeficiente intelectual y productividad nacional en econom√≠a En ingl√©s: IQ and National Productivity in economics. V√©ase tambi√©n acerca de un concepto similar a Coeficiente emocional en econom√≠a. Introducci√≥n a: Coeficiente intelectual y productividad nacionalen este contexto Una reciente […]

Manejo del Estrés Laboral

Este texto se ocupa del manejo del estr√©s laboral. El objetivo principal de la gesti√≥n del estr√©s es lograr la salud individual y el bienestar organizativo mediante aplicaciones de la medicina, la psicolog√≠a, el desarrollo organizativo y la administraci√≥n p√ļblica. El estr√©s puede describirse como la respuesta del cuerpo al cambio. Es una reacci√≥n f√≠sica y qu√≠mica a demandas demasiado altas o demasiado bajas. Demasiado poco estr√©s da lugar a una baja productividad. Demasiado estr√©s tambi√©n da lugar a una baja productividad, con la consiguiente vulnerabilidad a la enfermedad. El estr√©s puede ser deseable y saludable cuando se mantiene en equilibrio con ritmos de cambio medidos, de ah√≠ el t√©rmino gesti√≥n del estr√©s. Las herramientas de la gesti√≥n del estr√©s son varias, y aqu√≠ se describen. Los debates sobre liderazgo tienden a centrarse siempre en los resultados positivos, como la innovaci√≥n, el compromiso de los empleados y el desempe√Īo de la organizaci√≥n. Sin embargo, para la mayor√≠a de los trabajadores, los l√≠deres de sus empresas son m√°s una fuente de estr√©s que de inspiraci√≥n. De hecho, por cada l√≠der de transformaci√≥n y cada m√°nager emocionalmente inteligente que existe, se encuentran decenas de jefes t√≥xicos presentes de formas muy diferentes.

Medición de la Inteligencia Emocional

Una visi√≥n integral de la inteligencia emocional (IE) incluye m√ļltiples niveles. Las teor√≠as e investigaciones que utilizan la IE se ver√≠an reforzadas si se incluyera el nivel conductual como un enfoque distinto para evaluar la IE. El uso de todos los niveles ofrecer√≠a una varianza √ļnica m√°s fuerte para predecir los resultados del trabajo y de la vida, el rendimiento, el compromiso, la ciudadan√≠a y la innovaci√≥n.

Comunicación Interpersonal

Esta entrada sobre el cambio organizacional en las organizaciones en relación a la comunicación y relación interpersonal, entre otros aspectos, comienza mirando las fuentes básicas de las relaciones interpersonales efectivas (o inefectivas) en el trabajo. Luego describe las teorías de competencia interpersonal e inteligencia emocional, y explica cómo influyen en las relaciones de oficina y las teorías de competencia interpersonal e inteligencia emocional, explicando cómo influyen en las relaciones de oficina. En la entrada sobre el cambio organizativo en las organizaciones se exploran también diferentes formas de comprender las preferencias de estilo individuales y se examinan cuestiones clave de recursos humanos en el funcionamiento de los grupos y equipos: funciones informales, normas, conflicto y liderazgo. La labor de los teóricos de los recursos humanos en materia de teorías para la acción y la inteligencia emocional hace hincapié en las competencias universales. Las habilidades interpersonales y la inteligencia emocional son vitales, porque las relaciones personales son un elemento central de la vida cotidiana. Muchos esfuerzos de mejora fracasan no porque las intenciones de los directivos sean incorrectas o poco sinceras, sino porque son incapaces de manejar (gestionar) los retos sociales del cambio.