Historia del Cristianismo en Asia

Este texto se ocupa de la historia de la Iglesia en Asia. El Imperio mogol de Gengis Khan qued√≥ dividido a su muerte entre sus hijos en cuatro reinos o imperios distintos: Persia, Kiptziak, Turquest√°n y China. El reino de Kiptziak (Horda de Oro) queda m√°s bien dentro de Europa, en Rusia y pa√≠ses lim√≠trofes. El de Persia se localiza en el territorio de su mismo nombre, y la misi√≥n que en √©l se organiz√≥ trabajaba m√°s con los separados que se intentaba volver a la fe cat√≥lica, que con los invasores mogoles, o con los mahometanos. Parece que la misi√≥n vivi√≥ floreciente durante un siglo, pues sus khanes tuvieron frecuentemente madres y esposas cristianas, inclin√°ndose durante alg√ļn tiempo m√°s o menos al cristianismo. Finalmente cayeron en un abierto islamismo, con esp√≠ritu fan√°tico adem√°s. La misi√≥n cat√≥lica estuvo encomendada a los dominicos, que casi desde la fundaci√≥n de su Orden hab√≠an misionado con armenios, georgianos y caldeos.Entre las L√≠neas En 1318 se establec√≠a la jerarqu√≠a residencial en Persia con un arzobispado en Sultanieh y seis obispados sufrag√°neos, cuyas sedes se designar√≠an m√°s adelante. Les ayudaban algunos franciscanos, y en 1329 hab√≠a en la regi√≥n persa 15 casas de dominicos y otras tantas de franciscanos.Si, Pero: Pero en 1349 no quedaban en la misi√≥n m√°s que tres dominicos. La Peste Negra, que arreci√≥ sobre todo de 1348 a 1350, y luego la tempestad b√©lica del gran Tamerl√°n, arrasaron las misiones cat√≥licas de Persia. Aqu√≠ trabaj√≥ la llamada Sociedad de Hermanos o Frailes Peregrinantes. Los centros principales de misi√≥n fueron en estos tiempos Tabriz, Maragah, Dehiterkan, Sultanieh y Sivas. Tambi√©n aparecer√≠an Tiflis en Georgia, y Quil√≥n en el sur de la India. Tras la decadencia temporal de la actividad misional en las postrimer√≠as del s. XVIII y primeros a√Īos del xix, debida en gran parte a la doble controversia de los ritos chinos y malabares y otras causas de malestar particular en Europa, a mediados del s. XIX recomenzaba en Asia una nueva actividad misional, sobre todo en la India y en China, y m√°s tarde en el Jap√≥n, sin olvidar Indonesia, que se ha ido desarrollando hasta nuestros d√≠as, cuando se ha vuelto a sentir un handicap particular, a medida que muchos de sus pa√≠ses fueron accediendo a la independencia. Aunque hubo misiones cat√≥licas espor√°dicas en Corea desde finales del siglo XVI, se avanz√≥ poco, en parte debido a la resistencia de las autoridades. Horace Allen, el primer misionero protestante estadounidense, no lleg√≥ hasta 1884. De nuevo, el progreso fue lento, hasta que los cristianos coreanos se convirtieron en firmes opositores a la ocupaci√≥n japonesa y se identificaron as√≠ con las aspiraciones nacionales coreanas.

Ideología de Género

Este texto se ocupa de la “Ideolog√≠a de G√©nero”. Se ha sugerido que el evangelicalismo proporciona una herencia ambigua para quienes desean desafiar los roles de g√©nero. La llamada al activismo y el imperativo de buscar conversiones abrieron oportunidades para las mujeres, pero los evang√©licos se vieron influidos con frecuencia por una interpretaci√≥n de las Escrituras que percib√≠a a las mujeres como dependientes de los hombres. Es cierto que muchos evang√©licos han cre√≠do, sobre bases b√≠blicas, en un papel restringido para la mujer en comparaci√≥n con el del hombre. En ocasiones, los evang√©licos conservadores han animado a las mujeres a cursar estudios superiores y a desempe√Īar trabajos sustanciales, al tiempo que restring√≠an su papel dentro de la iglesia y segu√≠an manteniendo una visi√≥n jer√°rquica del matrimonio. Otros evang√©licos, sin embargo, especialmente desde 1970, han cre√≠do que los roles de g√©nero se han visto constre√Īidos por la cultura, y que una hermen√©utica m√°s verdadera y apropiada permitir√≠a a las mujeres participar en las iglesias en pie de igualdad con los hombres. Por lo tanto, de este estudio se desprende que ha habido y sigue habiendo un amplio espectro de creencias y pr√°cticas dentro del evangelicalismo en relaci√≥n con los roles de g√©nero.

Cristología

Este texto se ocupa de la Cristolog√≠a. La cristolog√≠a es el estudio de Cristo a lo largo de un periodo hist√≥rico. Cabe se√Īalar que los primeros debates sobre cristolog√≠a comenzaron en √Āfrica. Una serie de tempranas controversias cristol√≥gicas los ocasionaron. Una de las famosas controversias teol√≥gicas m√°s tempranas es la controversia arriana. √Čsta es considerada por la mayor√≠a de los historiadores de la Iglesia como una de las mayores controversias doctrinales de la historia del cristianismo que comenz√≥ en suelo africano, en Alejandr√≠a, Egipto (318 d.C.), liderada por un te√≥logo africano, un tal Arrio (256-336), un presb√≠tero asceta de Libia. La controversia arriana se centr√≥ en la m√°s fundamental de todas las cuestiones: “¬ŅQui√©n es Jesucristo? ¬ŅEs Dios en la carne? ¬ŅO es s√≥lo un ser creado como nosotros?”. Por implicaci√≥n, la cristolog√≠a de Arrio significaba que hubo un tiempo en el que el Hijo nunca existi√≥. √Čl, sin embargo, no negaba que todas las cosas fueron creadas en Cristo por el Padre, pero tambi√©n a√Īad√≠a que “Cristo fue el primog√©nito de todo lo creado, implicando por tanto que s√≥lo el Padre es Dios”. La interpretaci√≥n cristol√≥gica africana contempor√°nea de Arrio sugerir√≠a que Cristo se encuentra entre las divinidades posteriores a Dios, el Ser Supremo.

Movimientos Misioneros del Cristianismo

Este texto se ocupa de los “Movimientos misioneros del Cristianismo” en relaci√≥n con la Teolog√≠a El cristianismo, religi√≥n misionera por naturaleza, fue en primer lugar propagado por los ap√≥stoles, especialmente san Pablo, y por creyentes laicos. Desde finales del periodo medieval, un objetivo misionero clave hab√≠a sido someter a las iglesias orientales a la jurisdicci√≥n romana, permiti√©ndoles por lo general conservar su liturgia oriental. En varios casos, estas iglesias se dividieron, una parte permaneciendo fuera de la autoridad romana y otra -las llamadas iglesias “uniatas”- entrando en comuni√≥n con Roma. √Čstas no deben confundirse con los cat√≥licos de rito occidental, y a menudo se consideran a s√≠ mismas ortodoxas, a pesar de su lealtad a Roma, pero el espacio impide hablar de ellas aqu√≠. En ocasiones, esta historia ha hecho que los l√≠deres de las iglesias orientales desconf√≠en de que los misioneros protestantes intenten igualmente someterlas a una jurisdicci√≥n extranjera; ha permitido que protestantes y ortodoxos se consideren mutuamente o bien aliados potenciales contra Roma (como en los primeros contactos) o bien colaboradores potenciales con ella (cuando protestantes y cat√≥licos romanos han compartido el estatus de minor√≠a en zonas ortodoxas, el juego puede ser algo diferente). Adem√°s, durante las d√©cadas de 1830 y 1840, la misi√≥n evang√©lica estimul√≥ una mayor actividad cat√≥lica en algunas zonas de Oriente Pr√≥ximo.

Historia de los Papas

Seg√ļn la fe cat√≥lica el papado fue instituido por Jesucristo, y los papas son sucesores del ap√≥stol Pedro en el episcopado romano y en el primado que va anejo al mismo. Debe tenerse por hist√≥ricamente cierto que Pedro trabaj√≥ durante alg√ļn tiempo con autoridad apost√≥lica en Roma. Esta evoluci√≥n del papado desde la modesta forma primitiva del oficio de Pedro hasta el despliegue de la forma actual se realiz√≥ entre notables vacilaciones y resistencias de dentro y de fuera, en medio de la tensi√≥n, fundada en la esencia misma de la Iglesia, entre las tendencias episcopales y federalistas y las papales y centralistas. El estilo personal del Papa Francisco, humilde y sin ostentaci√≥n, que rechaza muchos de los adornos tradicionales del oficio, le ha ganado una gran popularidad entre los cat√≥licos de todo el mundo.

Revolución Darwiniana

La “revoluci√≥n darwiniana” es una de las frases m√°s comunes asociadas a la obra de Charles Darwin, a los or√≠genes de su teor√≠a y al impacto que √©sta -y √©l- tuvo en el entorno intelectual y cultural. Suele asociarse con un enfoque en su teor√≠a y en su obra cient√≠fica. La literatura examina los or√≠genes y el trasfondo de la teor√≠a de Darwin y analiza su surgimiento y estructura como una consiliencia de inducciones, o una teor√≠a que se bas√≥ en m√ļltiples l√≠neas de evidencia que se vincularon para formar una poderosa teor√≠a explicativa. Ttambi√©n se examina la compleja metodolog√≠a y filosof√≠a de la ciencia de Darwin, as√≠ como la naturaleza de su “genio”. Asimismo, ofrece una √ļtil visi√≥n general del impacto del pensamiento darwiniano en la historia de la ciencia. La revoluci√≥n darwiniana tambi√©n constituye la columna vertebral de algunos estudios, con una larga s√≠ntesis de la historia del pensamiento biol√≥gico moderno que hace hincapi√© en la centralidad de la teor√≠a de Darwin. Varios estudiosos han examinado el legado darwiniano tal y como se expres√≥, ampli√≥ o modific√≥ en el siglo XX. Muchos de estos trabajos, aunque no todos, examinan la integraci√≥n de la gen√©tica con la teor√≠a de la selecci√≥n darwiniana y exploran lo que se ha denominado la “s√≠ntesis moderna” de la evoluci√≥n en el acontecimiento hist√≥rico llamado “s√≠ntesis evolutiva” del periodo 1920-1950.

Características de Cristianismo

¬ŅC√≥mo es posible que los hechos, del primer cristianismo en Israel, ocurridos en una zona remota del Imperio Romano, tengan un significado universal? El propio Pablo admiti√≥ que la noci√≥n era escandalosa; era ofensiva para Israel porque los jud√≠os nunca podr√≠an concebir que su mes√≠as fuera condenado a muerte; y era probable que pareciera una simple tonter√≠a para los gentiles que no ten√≠an conocimiento de las creencias de Israel. Sin embargo, todos los primeros cristianos lo afirmaban como cierto. Cre√≠an que Jes√ļs, con su muerte, hab√≠a pagado una pena universal por toda la incredulidad y desobediencia humana hacia Dios. Adem√°s, afirmaban que la resurrecci√≥n era el primer acto por el que Dios restauraba toda la creaci√≥n. La creaci√≥n estaba, en palabras de algunos cristianos modernos, “naciendo de nuevo”, siendo reconstituida y rehecha seg√ļn la intenci√≥n original de Dios. Este fue el mensaje que los primeros cristianos llevaron, primero a Israel y luego al resto del mundo. Dentro de la percepci√≥n y experiencia cristiana de Dios, destacan unos rasgos caracter√≠sticos: (1) la personalidad de Dios, (2) Dios como Creador, (3) Dios como Se√Īor de la historia, y (4) Dios como Juez.

Impacto del Darwinismo

Este texto se ocupa del impacto del darwinismo en la religi√≥n y la pol√≠tica de la sociedad del siglo XIX. Hubo una verdadera p√©rdida de fe despu√©s de 1859. El verdadero oro de la religi√≥n fue arrojado en muchos casos con la gastada cartera que lo hab√≠a contenido durante tanto tiempo, y no se recuper√≥. Hacia el final del siglo XIX, una burda interpretaci√≥n err√≥nea del darwinismo se hab√≠a convertido en la materia mental fundamental de grandes masas de “educados” en todas partes. El movimiento darwiniano tom√≥ al cristianismo formal desprevenido, de repente. El cristianismo formal se enfrent√≥ a un error claramente demostrable en sus declaraciones teol√≥gicas. Los te√≥logos cristianos no eran ni lo suficientemente sabios ni lo suficientemente √°giles mentalmente para aceptar la nueva verdad, modificar su f√≥rmula e insistir en la vitalidad viva e intacta de la realidad religiosa que esas f√≥rmulas hab√≠an expresado hasta entonces. Pues el descubrimiento de la descendencia del hombre desde antes de las formas del homo sapiens no toca ni remotamente la ense√Īanza del Reino de los Cielos. Sin embargo, sacerdotes y obispos se ensa√Īaron con Darwin; se hicieron intentos insensatos de suprimir la literatura darwiniana y de insultar y desacreditar a los exponentes de los nuevos puntos de vista. Se habl√≥ mucho del “antagonismo” entre la religi√≥n y la ciencia.

Animal

El comportamiento de los animales no está dirigido por las percepciones sensibles que registran procesos del mundo externo, sino que dirige, a su vez, las percepciones sensibles y las posibilidades que tiene el mundo externo de dirigir el comportamiento del animal a través de los órganos de los sentidos. En otras palabras, entre percepción sensible y comportamiento motor del animal existe una relación recíproca, en la cual, percepciones sensibles y comportamientos motores, se regulan mutuamente. La percepción del animal, en efecto, no unifica las sensaciones de un desencadenador que ponga en marcha un comportamiento más que cuando el animal se encuentra en la predisposición correspondiente. Desencadenador y comportamiento desencadenado, por tanto, no son elementos aislados, sino fenómenos parciales y mutuamente referidos de un todo unitario, pues aparecen juntos y en el marco de una armonización que los abarca a ambos. De este modo, se hace comprensible que la percepción de los animal determine su comportamiento, mientras que, al mismo tiempo, el comportamiento influye como regulador en la percepción.

Jud√°

Cariathiarim en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] (Qiryat Y√©’arim) Nombre dado por la Vulgata a la ciudad del reino de Jud√° (v√©ase, si se desea, m√°s sobre este √ļltimo termino en la plataforma general) residencia del […]

Difuntosn la Liturgia Cristiana

Difuntosn la Liturgia Cristiana en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] La Iglesia cat√≥lica ha rodeado siempre a los muertos de una atm√≥sfera de respeto sagrado. Esto, y las honras f√ļnebres (v√©ase en esta plataforma: […]

Historia del Cristianismo en Brasil

Historia de la Iglesia en Brasil en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] (Nota: esto es una continuaci√≥n del texto sobre historia de la iglesia en brasil que se haya en otra parte de esta plataforma online). La crisis […]

Historia de la Iglesia en Ucrania

Historia de la Iglesia en Ucrania en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] 1. Los ortodoxos. Precisamente por Ucrania comenz√≥ la cristianizaci√≥n de Rusia, antes de la separaci√≥n de Oriente y Occidente en 1054 (v√©ase en […]

Didajé

Didaj√© (Didaqu√©) en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] Escrito muy antiguo que recoge una serie de instrucciones y usos de la Iglesia primitiva en lo que respecta a oblig√°ciones morales m√°s importantes, ense√Īanzas […]

Antofagasta

Antofagasta en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] La archidi√≥cesis de Antofagasta (Antofagastensis), provincia eclesi√°stica de la Rep√ļblica de Chile, situada en su parte septentrional, fue erigida di√≥cesis-era […]

Historia de la Iglesia en Paran√°

Historia de la Iglesia en Paran√° en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] Archidi√≥cesis del Brasil, Curitibensis, situada en la regi√≥n sur oriental del Estado de Paran√°, con una superficie de 19.710 Km2 y una poblaci√≥n […]

Comunidad Profética

Comunidad Prof√©tica de la Iglesia en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] (Nota: esto es una continuaci√≥n del texto sobre comunidad prof√©tica de la iglesia que se haya en otra parte de esta plataforma online). Este […]

Historia de la Iglesia en Bulgaria

Historia de la Iglesia en Bulgaria (Bi’ilgarija) en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] 1. Historia general. La Iglesia b√ļlgara ortodoxa es Patriarcado autoc√©falo desde 1953. La historia eclesi√°stica de B., como la […]

Historia de la Iglesia en Burkina Faso

Historia de la Iglesia en Alto Volta (Hautevolta; Burkina Faso) en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] Despu√©s de dos tentativas de los Padres Blancos (v√©ase en esta plataforma: MAL√ć III) para entrar en el Sud√°n desde […]

Historia de la Iglesia en Yugoslavia

Historia de la Iglesia en Yugoslavia en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] En su aspecto religioso, los habitantes de Yugoslavia pueden repartirse as√≠: ortodoxos, 7.500.000; cat√≥licos, 6.475.000; musulmanes, […]

Comunidad Profética de la Iglesia

Comunidad Prof√©tica de la Iglesia en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] 1) La instituci√≥n prof√©tica. 2) El sentido de la fe, ejercicio del don prof√©tico. 3) La funci√≥n prof√©tica en el Magisterio oficial de la Iglesia. […]

Historia de la Iglesia en Kenia

Historia de la Iglesia en Kenia en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] El fondo de la poblaci√≥n ind√≠gena era y es pagano todav√≠a. Hay musulmanes, sobre todo por la costa; son bant√ļes swahilis islamizados; tambi√©n en el […]

Circuncisión en la Sagrada Escritura

Circuncisi√≥n en la Sagrada Escritura en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] La circuncisi√≥n en Israel. La circunscisi√≥n es uno de los ritos fundamentales de la legislaci√≥n religiosa israelita. Los relatos b√≠blicos […]

Comunidad Cristiana

Tradici√≥n Sin√≥ptica en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] (Nota: esto es una continuaci√≥n del texto sobre tradici√≥n sin√≥ptica que se haya en otra parte de esta plataforma online). 2) La comunidad cristiana primera. […]

Centurias de Magdeburgo

Centurias de Magdeburgo en Relaci√≥n a Historia de la Iglesia En este contexto, a efectos hist√≥ricos puede ser de inter√©s lo siguiente: [1] Bajo este nombre se conoce la primera historia eclesi√°stica hecha por los protestantes, dividida por siglos, y comenzada en Magdeburgo despu√©s de la mitad […]