Esquema de √Āfrica

Esquema de √Āfrica Este elemento es una ampliaci√≥n de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece un completo Esquema de √Āfrica. V√©ase el Esquema de Antirracismo, si interesa. Esquema de Cultura y Sociedad de √Āfrica Introducci√≥n Incluye lo siguiente: Cultura de √Āfrica Sociedad de √Āfrica Arte, cultura y ciencia Incluye lo siguiente: De 1400 a … Leer m√°s

Imperialismo Japonés

A mediados del siglo XIX, durante el apogeo de la cuarta oleada colonial mundial, Jap√≥n parec√≠a estar a punto de convertirse en otra entidad pol√≠tica destinada a someterse en el futuro a la dominaci√≥n colonial o semicolonial. El colonialismo y el imperialismo japoneses estuvieron activos entre la Restauraci√≥n Meji de 1868, que inici√≥ una pol√≠tica de modernizaci√≥n acelerada, y la derrota y rendici√≥n del pa√≠s en agosto de 1945. El colonialismo japon√©s fue diverso y reprodujo en diferentes lugares y en diferentes momentos muchos de los modos coloniales de dominaci√≥n que caracterizaron las diferentes “oleadas” de expansi√≥n colonial europea en su historia de varios siglos. En Jap√≥n, la b√ļsqueda de posesiones coloniales hab√≠a seguido al inicio del crecimiento industrial. Las relaciones econ√≥micas de Jap√≥n con la regi√≥n en general se hicieron progresivamente cada vez m√°s reconociblemente coloniales: las regiones perif√©ricas se convirtieron en exportadoras de materias primas a Jap√≥n y en mercados para sus productos manufacturados. Con el fin de la Segunda Guerra Mundial tuvo lugar el “Fin del Imperialismo Colonial” japon√©s.

Historia del Nacionalismo Japonés

La historia del Jap√≥n moderno se remonta al a√Īo 1867, que marc√≥ el fin del feudalismo y la restauraci√≥n del emperador en el poder pol√≠tico activo. Durante casi siete siglos antes de esa fecha, el emperador y los nobles de la corte hab√≠an vivido recluidos en Kioto. Aunque el emperador conservaba te√≥ricamente el poder absoluto, la administraci√≥n del pa√≠s corr√≠a a cargo de un shogun o se√Īor de la guerra supremo, que exig√≠a lealtad a los daimyo o se√Īores de la guerra subordinados, que a su vez ejerc√≠an una autoridad absoluta en sus respectivos feudos. Bajo el daimyo se encontraban los samur√°is o caballeros, que constitu√≠an una clase intelectual y militar, cuyos miembros estaban formados como administradores y guerreros. No exist√≠a una clase media. Por debajo de los samur√°is en la escala feudal s√≥lo se encontraba el heimin o pueblo llano, que no pose√≠a poder ni derechos pol√≠ticos. El sistema feudal alcanz√≥ un mayor grado de perfecci√≥n y perdur√≥ durante m√°s tiempo en Jap√≥n que en cualquier otro pa√≠s, en parte debido a una pol√≠tica de reclusi√≥n nacional aplicada por los shogunes durante m√°s de 200 a√Īos. Durante ese periodo se prohibi√≥ a los extranjeros el acceso a Jap√≥n y a los japoneses abandonar el pa√≠s bajo pena de muerte. Las actividades de los misioneros espa√Īoles y portugueses, considerados una amenaza para los ideales e instituciones japonesas, fueron en parte responsables de la adopci√≥n de esta pol√≠tica.

Antirracismo

Aquí se introducen trabajos sobre creencias, acciones, movimientos y políticas adoptadas o desarrolladas para oponerse al racismo.

Libertarismo Económico

El libertarismo es una filosof√≠a pol√≠tica-econ√≥mica (o un grupo de filosof√≠as pol√≠ticas-econ√≥micas). Para los libertarios, la libertad individual es un valor pol√≠tico primordial. En el √°mbito econ√≥mico, debe combinar la iniciativa privada, la libre competencia y su corolario, la econom√≠a de mercado. Un punto de referencia fundamental de la √©tica econ√≥mica y social contempor√°nea, el enfoque libertario se aleja profundamente del utilitarismo. Una corriente central en el renacimiento de las doctrinas del libre mercado en la segunda mitad del siglo XX ha sido el libertarismo econ√≥mico, que destaca por la prioridad que concede a la econom√≠a y al razonamiento econ√≥mico sobre la pol√≠tica y los asuntos p√ļblicos. Este texto traza la evoluci√≥n del libertarismo econ√≥mico, desde la cr√≠tica ordo-liberal del colectivismo y el totalitarismo, hasta la cr√≠tica neoliberal de la socialdemocracia y el Estado del bienestar. Explora la diversidad de las ideas y pol√≠ticas asociadas al libertarismo econ√≥mico, y su relaci√≥n con el conservadurismo.

Libertarismo

El libertarismo es un conjunto de puntos de vista en filosofía política. Los libertarios valoran mucho la libertad individual, viendo el respeto por la libertad individual como un requisito central de la justicia. Cabe definir el libertarismo en general como la teoría social que aboga por una disminución en el alcance del gobierno y un aumento en el alcance de la autonomía individual.

Liberalismo Latinoamericano

El liberalismo se origin√≥ en Espa√Īa como un t√©rmino para designar el conjunto de ideas asociadas a la Revoluci√≥n Francesa. En la Am√©rica Latina del siglo XIX, los liberales se opusieron a la dictadura, legislaron cuando fue posible a favor de un gobierno descentralizado o federal, establecieron sistemas de educaci√≥n laica, acabaron con las exenciones religiosas de la autoridad gubernamental y apoyaron la desestructuraci√≥n de la Iglesia. Liberal, y por tanto liberalismo, se consider√≥ en Am√©rica Latina como la defensa de las libertades p√ļblicas, y especialmente de la prensa, atacadas o vulneradas por las oligarqu√≠as, los caudillos militares y la intervenci√≥n extranjera en el per√≠odo 1810-1853. Liberal asimismo en el siglo XIX era qui√©n se opon√≠a a la Iglesia Cat√≥lica, y reclamaba la libertad de cultos, y la separaci√≥n de la Iglesia del Estado atacando al clericalismo.

Liberalismo Constitucional

El liberalismo constitucional describe una forma de gobierno que defiende los principios del liberalismo cl√°sico y el estado de derecho. Se diferencia de la democracia liberal en que no se trata del m√©todo de selecci√≥n del gobierno. A lo largo de la historia, la democracia se est√° haciendo cada vez m√°s com√ļn en todo el mundo, sin embargo, ha estado en declive desde la primera d√©cada del siglo XXI. En 2018 exist√≠an 116 democracias electorales. Muchos de estos pa√≠ses no son constitucionalmente liberales y pueden describirse como democracias antiliberales.

Liberalismo de John Stuart Mill

La mayoría de las sociedades liberales permiten, de hecho, cierta regulación de las molestias. Si uno va a considerar la modificación del enfoque categórico de Mill para permitir la prevención de las molestias profundas, entonces debe emplear alguna prueba de equilibrio y permitir la restricción sólo cuando la ofensa es difícil de evitar, los intereses expresivos de los infractores son modestos y los infractores tienen vías alternativas de expresión. Dado que la propia posición de Mill sobre la regulación de las ofensas no es del todo coherente, es difícil decir la magnitud de la modificación que esto supondría en sus principios liberales. Mill parece rechazar categóricamente el moralismo jurídico. Otros liberales millianos tratan el rechazo del moralismo legal como un compromiso constitutivo del liberalismo. Las afirmaciones liberales de que la inmoralidad inofensiva no debe ser regulada son inconsistentes con el moralismo fuerte, pero no con el moralismo débil. Está claro que Mill rechaza el moralismo fuerte. Lo que está menos claro es si también rechaza el moralismo débil.

Equidad

Esta entrada trata el contenido de equidad. El papel de la equidad en el derecho internacional Esta secci√≥n considera el papel de la equidad en el derecho internacional. Despu√©s de establecer una definici√≥n funcional de equidad y considerar si el recurso a la equidad es permisible, pregunta […]

Desregulación

Esta entrada se ocupa de la Desregulaci√≥n. (Tal vez sea de inter√©s m√°s investigaci√≥n sobre el concepto). La Desregulaci√≥n es una estrategia para eliminar la excesiva normatividad o dar flexibilidad a procesos que ata√Īen a todos los sectores de la econom√≠a como normas, requerimientos de calidad, y ciertas reglas operativas. La desregulaci√≥n y otros factores, a principios del siglo XXI, permitieron y alentaron a las instituciones financieras a integrarse m√°s, tanto dentro de sus propias industrias (financieras), como la banca y los seguros, como entre estas industrias. La desregulaci√≥n es un requisito indispensable, sostienen algunos observadores, para que los impactos de la liberalizaci√≥n comercial se puedan absorber con facilidad y se avance en la obtenci√≥n de la estabilidad de precios. La eliminaci√≥n de regulaciones obsoletas abre nuevos mercados y fomenta los flujos de inversi√≥n.

Privatización

Conversi√≥n de una empresa estatal en una privada. La empresa objeto de la privatizaci√≥n puede haber pertenecido siempre al Estado, o haber sido privada en sus or√≠genes, y, en alg√ļn momento posterior, nacionalizada. Privatizaci√≥n: Introducci√≥n al Concepto Jur√≠dico De acuerdo con Eduardo […]

Historia de Japón en el Siglo XIX

Este texto se ocupa de la historia de Jap√≥n en el siglo XIX, con una referencia a sus colonias. Rusia, Pa√≠ses Bajos y Gran Breta√Īa siguieron la estela de Estados Unidos. Los extranjeros entraron en el pa√≠s, y se produjeron conflictos entre ellos y los caballeros de esp√≠ritu japoneses. Un s√ļbdito brit√°nico fue asesinado en una reyerta callejera, y una ciudad japonesa fue bombardeada por los brit√°nicos (1863). Un gran noble, cuyas fincas dominaban el estrecho de Shimonoseki, consider√≥ oportuno disparar contra los buques extranjeros, y un segundo bombardeo de una flota de buques de guerra brit√°nicos, franceses, holandeses y estadounidenses destruy√≥ sus bater√≠as y dispers√≥ a sus espadachines. Finalmente, una escuadra aliada (1865), anclada frente a Osaka, impuso la ratificaci√≥n de los tratados que abrieron Jap√≥n al mundo. La humillaci√≥n de los japoneses por estos acontecimientos fue intensa, y parece que la salvaci√≥n de los pueblos reside en gran medida en tales humillaciones. Con asombrosa energ√≠a e inteligencia, se propusieron elevar su cultura y organizaci√≥n al nivel de las potencias europeas. Nunca en toda la historia de la humanidad una naci√≥n avanz√≥ tanto como lo hizo entonces Jap√≥n. En 1866 era un pueblo medieval, una caricatura fant√°stica del feudalismo rom√°ntico extremista: en 1899 el suyo era un pueblo completamente occidentalizado, al nivel de las potencias europeas m√°s avanzadas, y muy por delante de Rusia. Disip√≥ por completo la idea de que Asia estaba irremediablemente atrasada con respecto a Europa. Hizo que todo el progreso europeo pareciera lento y t√≠mido en comparaci√≥n. Su triunfo sobre Rusio fue el inicio del final de la arrogancia europea.

Políticas Neoliberales

Este texto se ocupa de las pol√≠ticas neoliberales. El neoliberalismo puede entenderse aqu√≠ como un conjunto de mitos incrustados en el entorno institucional que tiende a anclar las orientaciones de los actores pol√≠ticos. Es precisamente este recentramiento el que marca el auge de la pol√≠tica neoliberal. La cara pol√≠tica del neoliberalismo es una nueva “pol√≠tica” centrada en el mercado, es decir, luchas por la autoridad pol√≠tica que comparten un centro ideol√≥gico concreto o, en otras palabras, est√°n respaldadas por un “sentido com√ļn” incuestionable. En el nivel de las √©lites3, la pol√≠tica neoliberal est√° limitada por ciertas nociones sobre las responsabilidades del Estado (liberar las fuerzas del mercado siempre que sea posible) y el lugar de la autoridad estatal (limitar el alcance de la toma de decisiones pol√≠ticas). Tambi√©n tienden a orientarse hacia ciertos grupos de inter√©s (empresas, finanzas y profesionales de cuello blanco) en detrimento de otros (sindicatos, especialmente).

Neoliberalismo Económico

Este texto se ocupa del neoliberalismo econ√≥mico. El neoliberalismo, en uno de sus manifestaciones o significados, es una filosof√≠a econ√≥mica que describe conceptualmente un movimiento hacia los mercados libres, el capitalismo y un desv√≠o de la propiedad gubernamental. Las pol√≠ticas t√≠picas asociadas al neoliberalismo incluyen el libre comercio, la globalizaci√≥n, la privatizaci√≥n y los cambios en el gasto p√ļblico para estimular el sector privado. Tambi√©n ofrece una exploraci√≥n de la interrelaci√≥n entre el neoliberalismo econ√≥mico y el desarrollo econ√≥mico internacional. Los intelectuales neoliberales proporcionaron recursos simb√≥licos a las √©lites pol√≠ticas en forma de explicaciones sobre los fracasos de las pol√≠ticas keynesianas y de desarrollo y un nuevo conjunto de recomendaciones para la recuperaci√≥n econ√≥mica. Estos recursos se desplegaron con distintos efectos a trav√©s de gobiernos y organizaciones que estaban bien situados para ejercer presiones coercitivas y normativas a nivel internacional: el gobierno estadounidense (o los pa√≠ses ricos “centrales” en general), la OCDE, la Uni√≥n Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. La transformaci√≥n del neoliberalismo, que pas√≥ de ser un conjunto de convicciones intelectuales marginales a una fuerza hegem√≥nica en toda regla, comenz√≥ con la crisis econ√≥mica, que debilit√≥ a los gobiernos existentes e hizo que las √©lites pol√≠ticas se prestaran a un sistema de pensamiento diferente. Las tensiones econ√≥micas se afianzaron a partir de mediados de la d√©cada de 1960, pero el origen del fin decisivo de la prosperidad de la posguerra se produjo en 1973, cuando los pa√≠ses de la OPEP9 restringieron la producci√≥n y provocaron una quintuplicaci√≥n del precio del petr√≥leo. A medida que los costes de producci√≥n de los bienes nacionales aumentaban, tambi√©n lo hac√≠an la inflaci√≥n y el desempleo, un hecho, denominado “estanflaci√≥n”, que desafi√≥ la comprensi√≥n keynesiana del funcionamiento de los sistemas econ√≥micos y foment√≥ nuevas luchas por la autoridad pol√≠tica.

Ideología Liberal

Ideolog√≠a Liberal Este elemento es una expansi√≥n del contenido de los cursos y gu√≠as de Lawi. Ofrece hechos, comentarios y an√°lisis sobre este tema. Ideolog√≠a Liberal en la Teor√≠a Pol√≠tica ¬ŅFilosof√≠a Liberal o Ideolog√≠a Liberal? El paralelo a los recelos filos√≥ficos sobre las ideolog√≠as, y su estudio, es un intento continuo de los estudiosos de … Leer m√°s

Comunitarismo en Filosofía Política

Al igual que Plat√≥n, los comunitaristas creen que los seres humanos pueden alcanzar una vida buena s√≥lo si viven dentro de una sociedad que funcione bien y que el gobierno debe ayudar a crear (aunque, como hemos se√Īalado, los comunitaristas est√°n, a diferencia de Plat√≥n, generalmente comprometidos con las formas democr√°ticas de gobierno). Como su nombre indica, los comunitaristas se preocupan ante todo por la comunidad: Insisten en que cada uno de nosotros, como individuo, desarrolla una identidad, unos talentos y unos objetivos en la vida s√≥lo en el contexto de una comunidad. La vida pol√≠tica, por tanto, debe comenzar con una preocupaci√≥n por la comunidad (no por el individuo), ya que la comunidad es lo que determina y moldea la naturaleza de los individuos. El problema de la confianza de los liberales en la raz√≥n, dicen los comunitaristas, es que su concepci√≥n de la raz√≥n est√° desconectada de las tradiciones sociales, operando en el vac√≠o (pensemos en el razonamiento de la posici√≥n original de Rawls) y, por lo tanto, desconectada de las preocupaciones reales, las suposiciones, los objetivos, las aspiraciones y los sistemas de creencias que tienen las personas reales, socialmente integradas.

Historia del Neoliberalismo

El t√©rmino neoliberalismo apareci√≥ por primera vez en la literatura de las ciencias sociales en el contexto de los intentos de describir un conjunto distintivo de pol√≠ticas desplegadas a nivel del Estado-naci√≥n durante las d√©cadas de 1970 y 1980. Durante este periodo, tanto los gobiernos conservadores como los socialdem√≥cratas se vieron envueltos en debates sobre el papel relativo de los estados y los mercados. Mientras que durante la posguerra, la provisi√≥n estatal de bienes y servicios a una poblaci√≥n nacional se entend√≠a como el mejor medio para garantizar el bienestar social, en la d√©cada de 1980 los mercados se entend√≠an cada vez m√°s como una mejor forma de organizar la actividad econ√≥mica porque se asociaban con la competencia, la eficiencia econ√≥mica y la capacidad de elecci√≥n. Junto con este cambio general hacia el principio de “m√°s mercado”, la desregulaci√≥n y la privatizaci√≥n se convirtieron en temas centrales de los programas pol√≠ticos. Sin embargo, es raro encontrar el t√©rmino neoliberalismo en los debates pol√≠ticos de este periodo. S√≥lo en Am√©rica Latina se utiliz√≥ ampliamente el t√©rmino para describir los programas de reforma orientados al mercado, sobre todo en el Chile de Pinochet.

Emperador Japonés

La tradici√≥n de la divinidad del Emperador se encuentra en las Cr√≥nicas nacionales del siglo VI y se ense√Īa, o ense√Īaba hasta finales del siglo XX, como historia real en las escuelas japonesas. Un emperador japon√©s nunca es coronado, ya que, a diferencia de “todos los dem√°s gobernantes hechos por el hombre”, recibe su autoridad del Cielo. Durante la vigilia nocturna que sigue a la ascensi√≥n, el alma de la Diosa del Sol entra en el alma del Emperador y √©ste se convierte en la prolongaci√≥n en el tiempo del esp√≠ritu eterno de Amaterasu, Traer los ocho rincones de la tierra bajo el techo japon√©s ha seguido siendo el prop√≥sito √ļltimo de cada Emperador, proporcionando la tradici√≥n sagrada para la expansi√≥n del Imperio. Los emperadores bajo los gobiernos militares de los shogunes fueron despojados de todo, excepto de su poder simb√≥lico, y la corte qued√≥ reducida a la pobreza y la impotencia. Se hicieron juramentos de lealtad a los propios shogunes, pero ninguno de ellos se aventur√≥ a destronar al emperador. Por el contrario, se le mantuvo como fuente de poder pol√≠tico del que los shogunes derivaban su propia autoridad para gobernar.

Democracia Liberal

La democracia liberal es una forma de gobierno. Se trata de una democracia representativa en la que la capacidad de los representantes electos para ejercer el poder de decisi√≥n est√° sujeta al imperio de la ley y, por lo general, est√° moderada por una constituci√≥n que hace hincapi√© en la protecci√≥n de los derechos y libertades de las personas, y que impone limitaciones a los dirigentes y a la medida en que la voluntad de la mayor√≠a puede ejercerse contra los derechos de las minor√≠as. Los derechos y libertades protegidos por las constituciones de las democracias liberales son variados, pero generalmente incluyen la mayor√≠a de los siguientes: derechos al debido proceso, a la privacidad, a la propiedad y a la igualdad ante la ley, y a las libertades de expresi√≥n, reuni√≥n y religi√≥n. En las democracias liberales, estos derechos (tambi√©n conocidos como “derechos liberales”) pueden estar a veces garantizados constitucionalmente, o son creados de otro modo por la ley o la jurisprudencia, lo que a su vez puede facultar a diversas instituciones civiles para administrar o hacer cumplir estos derechos. Las democracias liberales tambi√©n tienden a caracterizarse por la tolerancia y el pluralismo; se permite que coexistan y compitan por el poder pol√≠tico sobre una base democr√°tica opiniones sociales y pol√≠ticas muy diferentes, incluso las que se consideran extremas o marginales. Las democracias liberales celebran peri√≥dicamente elecciones en las que grupos con diferentes opiniones pol√≠ticas tienen la oportunidad de alcanzar el poder pol√≠tico. En la pr√°ctica, estas elecciones son casi siempre ganadas por grupos que apoyan la democracia liberal, por lo que el sistema se perpet√ļa a s√≠ mismo.
El t√©rmino “liberal” en “democracia liberal” no implica que el gobierno de tal democracia deba seguir la ideolog√≠a pol√≠tica del liberalismo. Es simplemente una referencia al hecho de que el marco inicial de la democracia liberal moderna fue creado durante el Siglo de las Luces por fil√≥sofos que abogaban por la libertad. Hicieron hincapi√© en el derecho de la persona a gozar de inmunidad frente al ejercicio arbitrario de la autoridad. En la actualidad, existen numerosas ideolog√≠as pol√≠ticas diferentes que apoyan la democracia liberal. Algunos ejemplos son el conservadurismo, la democracia cristiana, la socialdemocracia y algunas formas de socialismo. [rtbs name=”socialismo”] [rtbs name=”revolucion-social”] Una democracia liberal puede adoptar la forma de una rep√ļblica constitucional o de una monarqu√≠a constitucional.