Bloqueo a Cuba

Embargo o Bloqueo a Cuba Antecedentes del Embargo o Bloqueo a Cuba La Revolución Cubana de 1959 no sólo tuvo un tremendo impacto en la vida del pueblo cubano, sino que también resultó ser uno de los momentos más cruciales de las relaciones internacionales modernas. Fulgencio Batista dominó la […]

Organización de Países No-Alineados

Este texto se ocupa de la Organización de Países No-Alineados, agrupación de estados que, durante la Guerra fría, no tenían alianza formal con ninguno de los dos bloques hegemónicos liderados por Estados Unidos y la Unión Soviética. Movimiento fundado en 1961 por una reunión de 25 jefes de estado y de gobierno para vincular a los países que desean distanciarse de la división contemporánea Este-Oeste.

Alianzas

Se examina básicamente las alianzas en la historia, incluyendo las alianzas internacionales de la primera guerra mundial (o global) y de la segunda guerra mundial, pero también en las crisis anteriores a la guerra (1905 -1914). Pues se parte al encontrarse Europa dividida en dos sistemas de alianzas hostiles, cualquier alteración de la situación política o militar en Europa, África o en cualquier otro lugar, afectaba al resto.

Gestapo

Gestapo (Geheime Staatspolizei o Policía Secreta), apelativo común empleado para referirse a la policía política del régimen nazi, que tomó el poder en Alemania desde 1933 hasta 1945; no obstante, este término se emplea en sentido estricto para designar únicamente a su rama ejecutiva. Hay monumentos conmemorativos en una treintena de lugares de la antigua Gestapo y de la policía del orden, así como en centros penitenciarios y de detención. Sirvieron para encarcelar a opositores políticos, a personas marginadas por motivos socio-racistas y, además, a miles de resistentes de los países ocupados durante la Segunda Guerra Mundial, un gran número de los cuales fueron ejecutados.

Disolución de Yugoslavia

Esta parte ofrecerá los antecedentes y el análisis de la disolución de la antigua Yugoslavia, citando los momentos sociales y políticos clave y los cambios de poder que sentaron las bases para las eventuales manipulaciones de las masas necesarias para llevar a cabo el genocidio. Se examinan las complicadas relaciones entre las naciones yugoslavas, así como el modo en que las consecuencias de los retos económicos provocados por la transición a una economía de mercado se vincularon a un aumento del nacionalismo. Se analiza específicamente una cepa particular del nacionalismo serbio, que cobró vida gracias a antiguos símbolos y mitos culturales – especialmente la historia del martirio de un príncipe serbio del siglo XIV en Kosovo – que se desarrolló en una forma de «nacionalismo cultural» que alimenta a los defensores de una «Gran Serbia» hasta el día de hoy. También se examina, en consecuencia, cómo se utilizó el mito de Kosovo como propaganda.

Escuela de los Annales

Escuela de los Annales La Escuela de Annales, una escuela de historia (se puede examinar algunos de estos temas en la presente plataforma online de ciencias sociales y humanidades). Fundada por Lucien Febvre (1878-1956) y Marc Bloch (1886-1944), sus raíces se encuentran en la revista «Annales: économies, sociétés, civilisations», versión reconstituida por Febvre de una … Leer más

Víctimas del Comunismo

Este texto se ocupa de las víctimas del comunismo. El esfuerzo de diseñar la utopía ha sido la justificación de algunos de los crímenes más horrendos del mundo. No es coincidencia que el deseo de crear una sociedad radicalmente diferente y mejor haya motivado los asesinatos en masa más mortíferos de la historia de la humanidad. La historia del comunismo en la Unión Soviética, China y Camboya es una poderosa demostración del grado en que los accidentes históricos, la casualidad y el poder de las personalidades individuales pueden determinar el surgimiento de grupos extremadamente radicales y violentos. Sin embargo, el enfoque selectivo y específico puede ayudarnos a reconocer las características generales de las ideologías que, si están profundamente arraigadas en quienes tienen el poder de actuar sobre ellas, pueden representar un peligro significativo de matanzas masivas. Lideologías más salvajes (en pérdidas de vidas humanas) de la historia han sido las que han exigido una transformación extremadamente rápida y radical de la sociedad.

Guerras Imperiales del Siglo XX

Algunos historiadores se proponen replantear la visión que tenemos de la Segunda Guerra Mundial, sus orígenes y sus consecuencias. Algunos sostienen que ésta fue la última guerra imperial, con casi un siglo de preparación de la expansión imperial global, que alcanzó su punto álgido en las ambiciones territoriales de Italia, Alemania y Japón en la década de 1930 y principios de la de 1940, antes de descender en la guerra más grande y costosa de la historia de la humanidad y el fin, después de 1945, de todos los imperios territoriales.
También se aboga por una perspectiva más global de la guerra, más amplia que el típico enfoque del conflicto militar entre los Estados aliados y del Eje. Sobre todo, hay que destacar el amargo coste que supuso para quienes participaron en la lucha, y el excepcional nivel de crimen y atrocidad que marcó la guerra y sus prolongadas secuelas, que se extendieron mucho más allá de 1945. En 1940, casi uno de cada tres individuos del planeta estaba colonizado. En 1965, apenas uno de cada 50 lo era. Sólo dejando de lado a Asia se puede afirmar que la Segunda Guerra Mundial se extendió desde 1939 hasta 1945.

Gran Depresión

Conocida como la Gran Depresión, la rentabilización de la economía mundial (o global) a principios de la década de 1930 implicó grandes privaciones y una catástrofe emocional en todo el mundo. Fue, en resumen, una crisis económica mundial (o global) iniciada en octubre de 1929, a causa del conocido como crac de 1929, y que se prolongó durante los primeros años de 1930, en buena parte por una mala gestión gubernamental, extendiéndose geográficamente desde Estados Unidos al resto del mundo capitalista, afectando gravemente, en especial, a Alemania.

Keynesianismo

El keynesianismo se refiere, en sentido estricto, a las teorías económicas de J. M. Keynes (1883–1946) y, en sentido más amplio, a una serie de políticas económicas que han sido influenciadas por estas teorías. El keynesianismo ofrece una alternativa a la economía neoclásica y, en particular, plantea una crítica a la «anarquía económica» del capitalismo del «laissez-faire». Keynes sostenía que los niveles de crecimiento y de empleo están determinados en gran medida por el nivel de ‘demanda agregada’ en la economía, y que el gobierno puede regular la demanda, principalmente a través de ajustes en la política fiscal, para conseguir el pleno empleo. El keynesianismo llegó a asociarse con una estrecha obsesión por las políticas de ‘impuestos y gastos’, pero esto ignora la complejidad y sofisticación de los escritos económicos de Keynes’. Influido por la globalización económica, ha surgido una forma de neokeynesianismo que rechaza la gestión económica «de arriba abajo», pero que sigue reconociendo que los mercados se ven obstaculizados por la incertidumbre, la desigualdad y los distintos niveles de conocimiento. John Maynard Keynes fue un Director del Economic Journal y gobernador del Banco de Inglaterra que en 1919 predijo el fracaso del Tratado de Versailles. En 1942 recibió el título de barón Keynes de Tilton y, dos años más tarde, dirigió la delegación británica que asistió a la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas (más conocida por el nombre de Conferencia de Bretton Woods). Presento en este foro el que fue denominado Plan Keynes, que promovía la institución de un organismo financiero internacional al que debían estar sujetos los distintos bancos centrales nacionales y que podría conceder créditos internacionales. En esta entrada se analizará a fondo el paso del keynesianismo al neoliberalismo, y su enfrentamiento y diferencias, todos ellos paradigmas (sistema de creencias, reglas o principios) cambiantes en la economía. La comprensión pública de la economía también es importante. Una de las consecuencias más significativas del colapso de la economía neoliberal, con su culto al «mercado autorregulado», ha sido el renacimiento del gran economista inglés John Maynard Keynes. El keynesianismo proporciona algunas respuestas a la situación actual, pero no la clave para superarla. El capitalismo global ha sido abatido por sus contradicciones inherentes, pero un segundo ataque de keynesianismo no es lo que necesita. La profundización de la crisis internacional exige un control estricto de la libertad de movimiento del capital, una regulación estricta de los mercados financieros y de materias primas, y un gasto público masivo. Sin embargo, las necesidades de los tiempos van más allá de estas medidas keynesianas para abarcar la distribución masiva del ingreso, un ataque sostenido a la pobreza, una transformación radical de las relaciones de clase, la desglobalización y quizás la trascendencia del propio capitalismo bajo la amenaza del cataclismo ambiental.

Solución Final

En el lenguaje de los nazis, el término «solución final de la cuestión judía» (Endlösung der Judenfrage) se refería a su plan de eliminación de la población judía en Europa. Esta eliminación adoptó varias formas, siguiendo una cronología precisa: emigración, expulsión/deportación, asesinato. Las deportaciones que se llevaron a cabo en toda la Europa ocupada por los alemanes generaron multitud de conflictos políticos y administrativos. Dentro de la propia Alemania se produjo un fuerte debate sobre el destino de los judíos. El asesinato de millones de personas fue impensable durante mucho tiempo (aunque sólo fuera a nivel logístico) incluso para los nazis más extremistas. Los contextos y los planes tuvieron que evolucionar lentamente para que la «solución final» adquiriera el significado -el definitivo- que se conoció a posteriori. Cualquiera que fuera el medio (balas, gas, Zyklon B) y el lugar (cámara de gas móvil, cámara de gas construida, una zanja) el objetivo era idéntico, la muerte de toda una población, con formas de organización y logística similares (reunión en un lugar central, asesinato rápido y a gran escala).

Manchuria

El 1 de marzo de 1932, el estado de Manchukuo (Manshûkoku; véase más detalles) fue proclamado independiente por el estado mayor del ejército de Kwantung y reconocido como tal por el gobierno japonés y el emperador Hirohito («shôwa tennô») el 15 de septiembre del mismo año. Fue un estado independiente de iure, pero en realidad fue creado y controlado por el Imperio de Japón en el noreste de China y existió desde 1932 hasta 1945.

Tipología del Asesinato Colectivo

Aunque no es posible identificar todos los factores y condiciones que afectan a la probabilidad de que se produzcan asesinatos en masa, la literatura ha intentado identificar algunas de las variables de intervención más significativas. Es importante señalar que no se trata de meros factores derivados de casos históricos específicos. Más bien, estas condiciones influyen precisamente porque cada una de ellas influye directa o indirectamente en los mecanismos causales específicos. La tipología que distingue entre matanza masiva, territorial, imperial, y de contraguerrilla no agota todo el universo de motivos para el asesinato colectivo en el siglo XX, pero parece explicar la gran mayoría de estos episodios. Al menos dos casos notables -el asesinato en masa de entre 250.000 y 1.000.000 de personas en Indonesia en 1965 y el asesinato en masa de entre 100.000 y 500.000 personas en Uganda bajo Idi Amin de 1971 a 1979- no parecen totalmente coherentes con ninguno de los motivos descritos en este recurso.

Violencia Masiva en Europa del Este desde el Siglo XIX

Este texto describe la dinámica de los conflictos y la violencia masiva en Europa del Este: las modernas repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania, las provincias occidentales de Bielorrusia y Ucrania, y la república de Moldavia, zonas que han cambiado de manos a lo largo del siglo XX en varias ocasiones. Se examina estos conflictos en su conjunto, sintetizando las historias nacionales más limitadas en un estudio más amplio que pone de relieve los factores comunes que alimentan los conflictos en toda la región. También adopta una perspectiva a largo plazo, desde la modernización de los imperios ruso y austrohúngaro a finales del siglo XIX hasta la desintegración de la Unión Soviética, centrándose especialmente en la «era del conflicto» entre el estallido de la Primera Guerra Mundial y la pacificación soviética de la zona a mediados de la década de 1950. Los esfuerzos por imponer algún tipo de identidad supranacional al mosaico de asentamientos étnicamente mezclados se convirtieron así en la práctica habitual durante la primera mitad del siglo XX, acelerando el conflicto entre el Estado y la población y haciendo que el potencial de violencia extrema fuera mucho mayor. Simultáneamente, a medida que avanzaba la guerra, la violencia se vio sostenida y exacerbada por la participación popular y adquirió su propia lógica destructiva, mutando en un círculo vicioso de conflictos étnicos y guerras civiles.

Acción Humanitaria de Reconstrucción

Tras la Segunda Guerra Mundial, además de tener que determinar cuáles eran las necesidades que más importaban, los organismos de ayuda tenían que decidir cuáles eran esas necesidades. Las necesidades básicas que ayudaban a los individuos a sobrevivir físicamente eran fáciles de definir. ¿Pero qué pasó después de la supervivencia? Mientras que las agencias de emergencia tendían a cerrar y dirigirse al siguiente desastre, los nuevos sectores humanitarios de desarrollo comenzaron a considerar lo que la gente y las sociedades necesitaban para aislarlos de las causas del sufrimiento. Está de moda entre muchas narrativas de posguerra de mentalidad crítica sobre el desarrollo internacional tratar a estos nuevos organismos de desarrollo como descendientes directos de los misioneros y los humanitarios liberales del período colonial. Por mucho que hayan desempeñado una función similar, el lenguaje de la planificación, el desarrollo y la reconstrucción estaba muy arraigado en la experiencia de muchos organismos de ayuda en tiempos de guerra. Antes de la Primera Guerra Mundial, los colonialistas y los misioneros habían evocado el lenguaje de los derechos en su discurso civilizador, y en el decenio de 1990 una de las controversias centrales de la comunidad humanitaria fue la de cómo asociarse estrechamente a un impresionante ascenso de los derechos humanos. Aunque diversos factores contribuyeron al silencio temporal durante este período de 1945-1990, lo central fue que los países recién independizados habían perdido la paciencia con los occidentales de mentalidad elevada y con una Guerra Fría que tenía poca simpatía por los derechos humanos. Por el momento, los derechos humanos tendrían que ser promovidos por las pocas organizaciones de derechos humanos existentes, como Amnistía Internacional.

Tierra Quemada

Información sobre tierra quemada o arrasada, la tierra quemada en la historia, la operación barbarroja, blitzkrieg, táctica de tierra quemada y su definición. La política de tierra quemada es una estrategia militar consistente en quemar o destruir las cosechas u otros recursos que puedan ser de utilidad para una fuerza enemiga invasora (usada, por ejemplo, por Rusia ante Napoleón, y ante los alemanes en 1915); también se ha usado como estrategia contreguerrillera, como se describe en el presente texto. Tal vez en ningún lugar se aplicaron las tácticas de contrainsurgencia de tierra quemada con mayor crueldad que en la ocupación japonesa del norte de China a principios de la década de 1940. En áreas de intensa actividad guerrillera, las tácticas japonesas rozaron el exterminio total. El ejército adoptó lo que llamó la política de las «tres todas»: «matar a todos, quemar a todos, saquear a todos». La brutalidad japonesa en China se ha atribuido a menudo al racismo antichino. El racismo estaba muy extendido en el ejército japonés, pero incluso en este caso, algunos motivos específicos y selectivos militares también parecen estar en juego.

África desde 1914

La transformación de África en el siglo XX no ha podido ser más total. En menos de cien años, el colonialismo consumió el continente y fue derrotado por una ola de resistencia que supuso la liberación de cientos de millones de personas y la creación de decenas de nuevos países. En un siglo, el mapa social, político y cultural de África se redibujó por completo. Si el colonialismo fue el relato dominante de las experiencias africanas de finales del siglo XIX, la independencia y el poscolonialismo fueron la historia del siglo XX. Puede haber pocos paralelos en la historia en los que el equilibrio fundamental entre la gente y el lugar se haya alterado de forma tan intensa o violenta como en el continente africano. En Marruecos, España sostuvo una guerra interminable y derrochadora contra una insurrección que se acumulaba, equipada con armas europeas y americanas. Se produjeron catástrofes, retiradas y repliegues, y un tal Abd-el-Krim se alzó con el liderazgo de los rifeños. Mientras tanto, los franceses mantenían Fez y extendían y mantenían sus dominios al sur de las tribus rifeñas, absteniéndose de toda cooperación con los españoles hasta que en 1925 Abd-el-Krim volvió sus cañones y rifles contra ellos y abrió la perspectiva de una larga y peligrosa guerra.

Telón de Acero en la Guerra Fría

Este texto se ocupa del telón de acero en la Guerra Fría. Al final de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética se encontró inesperadamente con el control de una enorme franja de territorio en Europa del Este. Stalin y su policía secreta se propusieron convertir una docena de países radicalmente diferentes a un sistema político y moral completamente nuevo: el comunismo. Las pruebas de los Balcanes demuestran que la Guerra Fría «comenzó» durante un largo periodo de tiempo, a medida que los gobiernos locales y mundiales se adaptaban a la evolución de las condiciones. No hubo un plan trazado en 1917, ni siquiera en 1945, y los enfrentamientos de la Guerra Fría se produjeron en distintos momentos en diferentes Estados. Los acontecimientos de los Balcanes apoyan los análisis de la Guerra Fría que parten de acontecimientos específicos, únicos y locales que tuvieron lugar en toda la región de los Balcanes (o, para el caso, en todo el mundo en otros escenarios de la Guerra Fría). La visión tradicional y simplificada, que empieza por arriba examinando los acontecimientos de Moscú y Washington, y luego hace un muestreo selectivo de los acontecimientos históricos y destaca los que coinciden con las generalizaciones, pasa por alto demasiadas cosas. Este enfoque suele ignorar discrepancias incómodas, como la actividad británica en Grecia o el éxito de la desviación de Tito, porque esos acontecimientos socavan las conclusiones. ¿Estaban los Estados balcánicos condenados a caer bajo el control ruso? Una vez que sabemos algo sobre los acontecimientos reales, la propia pregunta tiene que revisarse sustancialmente, porque sólo tres de los seis estados balcánicos se convirtieron en «satélites» rusos en el sentido tradicional. Un examen más detallado de la política de la época de la Guerra Fría en la mayoría de los Estados balcánicos hace aún más difícil aceptar tales generalizaciones. Nada en la historia está predestinado. Por otra parte, las mismas fuerzas que sometieron a los Estados balcánicos a la influencia de las grandes potencias en el siglo XIX estaban actuando a mediados del XX, por lo que el control ruso no resulta sorprendente. ¿Podemos asignar la «culpa» de la Guerra Fría? Cualquiera que estudie las tácticas comunistas en el periodo 1944-48 encontrará muchos comportamientos censurables. Por otra parte, también hay margen para criticar las acciones de Gran Bretaña (y más tarde de Estados Unidos): como suele ocurrir con las grandes potencias, los rivales de la Guerra Fría persiguieron ante todo sus propios intereses, mientras que los estados locales pagaron el precio. En cualquier caso, asignar culpas es más un juego de salón que un ejercicio histórico: el historiador está mejor tratando de explicar los factores responsables de las decisiones de ambos bandos.

Inicio de la Guerra Fría

El inicio de la Guerra Fria (Historia) Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en la epoca de Stalin: El gobierno soviético afrontó los problemas de la posguerra bajo el prisma de una política expansionista destinada a aumentar los territorios controlados por gobiernos comunistas leales a […]

Movimiento del Califato

El movimiento Califato o Khilafat fue una agitación de los musulmanes indios, aliados con los nacionalistas indios, para presionar al gobierno británico a fin de que preservara la autoridad del sultán otomano como califa del Islam después de la Primera Guerra Mundial. El Movimiento Khilafat, también conocido como Movimiento Musulmán Indio (1919-24), que surgió en la India a principios del siglo XX como resultado de los temores de los musulmanes sobre la integridad del Islam. Estos temores fueron despertados por los ataques italianos (1911) y balcánicos (1912-13) contra Turquía -cuyo sultán, como califa, era la cabeza religiosa de la comunidad musulmana mundial- y las derrotas de Turquía en la Primera Guerra Mundial. Desde el dominio de los grandes mogoles en la India, al que pusieron fin los británicos en 1761, los musulmanes indios veneraban a los califas turcos, ya que ellos mismos no vivían bajo el dominio islámico. Para apoyar al califa, fundaron el movimiento del califato. Mahatma Gandhi quedó impresionado por la voluntad de sacrificio de los musulmanes y vio una excelente oportunidad para reconciliar y fraternizar a musulmanes e hindúes, aunque los hindúes eran indiferentes a los sentimientos panislámicos de sus conciudadanos por el moralmente indigno califa otomano en su mayoría. Reconoció en ello una auténtica necesidad religiosa de los musulmanes. Tras la masacre de Amritsar en 1919, el Congreso Nacional Indio celebró una reunión del partido en Amritsar a la que asistieron un gran número de importantes políticos indios, como Gandhi, Motilal Nehru, Ali Jinnah, Hazrat Mohani, Bal Gangadhar Tilak, Chittaranjan Das y Madan Mohan Malaviya. Sacudidos por la noticia de la masacre, los participantes deliberaron sobre cómo responder a lo que consideraban las tibias intenciones de reforma de los británicos (reformas Montagu-Chelmsford). A raíz de la masacre, se debatió un boicot a los productos británicos. En los prolegómenos de la reunión, Gandhi se enteró de que había voces musulmanas que pedían apoyo para la campaña del califato, a cambio de lo cual estaban dispuestos a ofrecer la demanda de los hindúes de abstenerse de sacrificar ganado. Le inquietaba la perspectiva de un «regateo» político, que consideraba deshonroso. Fue en esta conferencia donde Gandhi redactó por primera vez la campaña de no cooperación.

Ascenso del Nazismo

El 30 de enero de 1933, el presidente Hindenburg ofreció la cancillería alemana a Adolf Hitler. Pero el ascenso de éste al poder y a la posición de canciller no tuvo como causa directa su popularidad, sino un error de cálculo por parte de las élites políticas alemanas. El nacionalsocialismo tenía muchos puntos en común con el fascismo. No obstante, sus raíces eran típicamente alemanas: por ejemplo, el autoritarismo y la expansión militar propios de la herencia prusiana; o la tradición romántica alemana. Se examina también en esta entrada cómo los nazis llegaron al poder como una coalición extremista de descontentos. Recordatorios de enfriamiento: tan tarde como en 1928, los nazis estaban siendo votados por menos del 3%. Se estudia asimismo las causas de la llegada del nazismo al poder.

Masacres Imperialistas

La violencia también representó una estrategia calculada, diseñada para aterrorizar a la vasta población de China hasta la sumisión sin lucha. De hecho, es probable que Nanking fuera elegida como objeto de un trato especialmente duro debido a la feroz resistencia que las fuerzas japonesas habían encontrado al avanzar sobre la ciudad, y por el valor simbólico de Nanking como capital de la China nacionalista. Por supuesto, no todos los imperios se dedican a el genocidio, e incluso los imperios que han perfeccionado esta brutal estrategia rara vez la desatan contra todos los habitantes de sus conquistas. Los incentivos para el asesinato colectivo imperialista parecen ser mayores cuando los imperios son relativamente débiles (con excepciones, como ocurrió con la decadencia del imperio turco durante los años 20 del siglo XX) o están sobrecargados, o cuando hacen demandas extremas a sus súbditos.

Causas de la Primera Guerra Mundial

De acuerdo con una teoría ampliamente aceptada, el asesinato del heredero al trono austrohúngaro, el 28 de junio de 1914, habría desencadenado un “efecto dominó” de alianzas que habría provocado la Primera Guerra Mundial. Esta lectura esconde las causas reales del conflicto, en particular la mortífera espiral de rivalidades imperiales. Con el auge del socialismo y el conflicto de clases, los líderes estadounidenses se preocuparon por la unidad nacional. Un senador comentó que los jóvenes debían conocer su responsabilidad con el país. La Primera Guerra Mundial, librada «por la salud del Estado», como la describió un escritor radical, costó millones de muertos sin que la humanidad saliera ganando. Los países europeos lucharon por «fronteras, colonias, esferas de influencia» en todo el mundo. La guerra comenzó rápidamente en Europa. Woodrow Wilson (1856-1924) prometió al principio que Estados Unidos se mantendría neutral. Pero cuando los alemanes atacaron barcos mercantes estadounidenses en 1917, Wilson utilizó este hecho como pretexto para entrar en la guerra. Sus motivos eran principalmente financieros. La economía estadounidense estaba en recesión desde 1914. El beneficio requería mercados extranjeros, especialmente una alianza con Inglaterra. Industriales como J.P. Morgan prestaban dinero a las fuerzas aliadas de Inglaterra. Una victoria británica contra Alemania podría conducir a beneficios para los Estados Unidos.

Conferencia de Bandung

La Conferencia de Bandung (1955) puede considerarse como la primera manifestación política del Sur con respecto al Norte. En aquella reunión, 29 países (de los cuales 16 eran antiguas colonias) se negaron a quedar bajo la influencia de cualquiera de las grandes potencias. Durante esta conferencia, apodada «Yalta afroasiática», se debatieron varios temas, como las políticas colonialistas de Francia en el norte de África y de la Unión Soviética en Turquía e Irak, los problemas de Taiwán, Oriente Próximo y Nueva Guinea Occidental. Los occidentales siguieron de cerca la conferencia y desempeñaron un importante papel entre bastidores para inspirar a sus amigos y clientes. (Por ejemplo, Estados Unidos proporcionó ayuda económica y militar a 20 países representados en Bandung). El comunicado final establece los principios de una política común. Basándose en las declaraciones de la ONU, la conferencia afirmó el derecho de los pueblos a la autodeterminación, condenó las prácticas colonialistas y deploró toda política de segregación racial. También proclamó la igualdad de razas y naciones, y la necesidad de cooperación económica y cultural. Expresando su preocupación por el estado de tensión mundial, propuso la prohibición de la fabricación y las pruebas de armas nucleares, la necesidad de un control internacional y la resolución de los conflictos por medios pacíficos. Esta conferencia, colocada bajo el signo de la unidad, sigue siendo el símbolo de una toma de conciencia por parte de los pueblos asiáticos y africanos, que afirmaron su voluntad común de independencia y de lucha contra el colonialismo o el neocolonialismo.

Independencia Irlandesa

Este texto se ocupa de la independencia de Irlanda. En agosto de 1914 la tormenta de la Primera Guerra Mundial estalló en el mundo. En septiembre, Sir Edward Carson denunciaba la inclusión del proyecto de ley de autonomía en los libros de leyes. Su aplicación se suspendió hasta después de la guerra. El mismo día, el Sr. John Redmond, líder de la mayoría irlandesa, el verdadero representante de Irlanda, pedía al pueblo irlandés que tomara su parte en la carga y el esfuerzo de la guerra. Durante un tiempo, Irlanda desempeñó su parte en la guerra al lado de Inglaterra fielmente y bien, hasta que en 1915 el Gobierno Liberal fue sustituido por una coalición, en la que, debido a la debilidad moral del Sr. Asquith, el Primer Ministro, este Sir Edward Carson figuró como Fiscal General (a pesar de haberse dedicado al contrabando de armas en el Ulster contra el resto de Irlanda), para ser sustituido luego por su socio en la sedición del Ulster, Sir F. E, Smith. Nunca se ofreció un insulto más grave a un pueblo amigo. La obra de reconciliación, iniciada por Gladstone en 1886, y llevada tan cerca de su culminación en 1914, naufragó completa y finalmente. En la primavera de 1916 Dublín se rebeló sin éxito contra este nuevo gobierno. Los cabecillas de esta insurrección, muchos de ellos simples muchachos, fueron fusilados, con una deliberada y torpe severidad que, en vista del trato dado a los líderes rebeldes del Ulster, impresionó a toda Irlanda como atrozmente injusto. Un traidor, Sir Roger Casement, que había sido nombrado caballero por sus anteriores servicios al imperio, fue juzgado y ejecutado, sin duda merecidamente, pero su fiscal fue Sir F. E. Smith, de la insurrección del Ulster, una conjunción chocante. La revuelta de Dublín había tenido poco apoyo en Irlanda en general, pero a partir de entonces el movimiento por una república independiente creció rápidamente hasta alcanzar grandes proporciones.

Bolchevismo

Este texto se ocupa, especialmente, de la situación cuando los bolcheviques llegaron al poder; no fue provocado por su usurpación. Durante un tiempo, en sus intentos por restablecer el orden, se fusilaba a cualquiera que portara armas. Miles de hombres fueron apresados y fusilados, y es dudoso que Moscú hubiera podido recuperar siquiera una apariencia de orden sin una violencia semejante. La debacle de la Rusia zarista fue tan completa que el marco y el hábito del orden público habían desaparecido. En la primavera de 1918, los bolcheviques se habían asegurado el control de las grandes ciudades, los ferrocarriles y la navegación de la mayor parte de Rusia. Una Asamblea Constituyente había sido disuelta y dispersada en enero; los bolcheviques no podían trabajar con ella; estaba demasiado dividida en sus objetivos y consejos, según ellos, para una acción vigorosa; y en marzo se firmó la paz, una paz muy sumisa, con Alemania en Brest-Litovsk. A la cabeza de la dictadura bolchevique, que ahora se proponía gobernar Rusia, estaba Lenin, un hombre muy enérgico y de gran lucidez que había pasado la mayor parte de su vida en el exilio en Londres y Ginebra, dedicado a las especulaciones políticas y a la oscura política de las organizaciones marxistas rusas. Al principio, las ideas de los líderes bolcheviques iban mucho más allá de Rusia. El proceso de restauración de una oligarquía, si no de una autocracia, fue lento; y las consignas bolcheviques no cambiaron. El primer paso se representó incluso como una defensa de la democracia; Trotsky, el colega más eminente de Lenin, fue acusado de ambiciones dictatoriales y privado de sus cargos.

Niños en los Campos de Concentración

Este texto se ocupa e intenta responder a que hacían con los niños en los campos de concentración, los llamados niños del holocausto. Durante el Holocausto, los nazis y sus aliados asesinaron a más de 1,5 millones de niños y adolescentes judíos, así como a miles de niños romaníes y alemanes con discapacidades físicas y emocionales. Este texto intenta proporcionar una visión de las vulnerabilidades a las que se enfrentaban los niños durante el Holocausto, describiendo cómo los rescatadores individuales y las organizaciones de rescate más grandes (aunque clandestinas) trataron de minimizar los peores efectos de las medidas antijudías nazis contra los niños, cómo algunos niños judíos se hicieron pasar por no judíos para sobrevivir y cómo algunas víctimas adultas del Holocausto que, a pesar de los riesgos que corrían, trabajaron para salvar a los niños.

Rusos Blancos

Padeciendo penurias y la desintegración del Estado, la población de Petrogrado se sublevó en febrero de 1917. El movimiento se extendió rápidamente al resto del país, forzando la abdicación del zar. Comenzó así un período de caos político y social, durante el cual se sucedieron tres gobiernos provisionales. En octubre, los bolcheviques se hicieron con el poder y crearon la República Socialista Federativa Soviética de Rusia. Poco después estalló una guerra civil que enfrentó al Ejército Rojo con los “Rusos Blancos”, apoyados por las naciones occidentales.

Guerra de Corea

Este texto se ocupa de la Guerra de Corea, conflicto bélico librado en la península de Corea desde junio de 1950 hasta julio de 1953. Se inició como una guerra entre Corea del Sur (República de Corea) y Corea del Norte (República Democrática Popular de Corea). En 1950, Truman envió tropas a Corea del Sur, oficialmente para ayudar a los surcoreanos a defenderse de una fuerte insurrección comunista. Pero Estados Unidos ejerció su propia fuerza en Corea mediante repetidos bombardeos. La segunda crisis nuclear de Corea es un asunto de múltiples niveles, compuesto por la crisis de identidad de Corea del Norte junto con una crisis de régimen, una crisis mundial (o global) con respecto a la proliferación nuclear y una crisis de confianza entre las naciones del noreste de Asia, que se ha convertido en un resfriado.

Historia de la Unión Soviética

Aunque los sucesores de Stalin también persiguieron a escritores y disidentes, utilizaron el terror policial con más moderación para coaccionar a la población, y trataron de ganarse cierto apoyo popular relajando los controles políticos e introduciendo incentivos económicos. No obstante, la estricta centralización continuó y acabó provocando, según algunos observadores, el declive económico, la ineficacia y la apatía que caracterizaron las décadas de 1970 y 1980, y contribuyeron al desastre nuclear de «Chernóbil». El programa de perestroika de Mijaíl Gorbachov fue una reacción a esta situación, pero su éxito se vio limitado, en buena medida, por su reticencia a abolir los bastiones del poder soviético -el partido, la policía y el sistema económico centralizado- hasta que se vio obligado a hacerlo tras el intento de golpe de Estado de agosto de 1991. Sin embargo, para entonces ya era demasiado tarde para mantener unidos a los dirigentes comunistas y a la Unión Soviética. Tras setenta y cuatro años de existencia, el sistema soviético se desmoronó.

Era Progresista

Tras la llamada «Edad Dorada», durante el período conocido como la Era Progresista (del decenio de 1890 a alrededor de 1920), el gobierno de los Estados Unidos se volvió cada vez más activista tanto en la política interna como en la externa. Progresistas, es decir, con mentalidad reformista, los líderes políticos trataron de extender su visión de un orden justo y racional a todos los ámbitos de la sociedad y algunos, de hecho, a todos los rincones del planeta.

Revolución Cuantitativa

La ciencia geográfica fue muy descuidada en la posguerra, considerada débil y poco científica. A principios de la década de los 50, surgió la necesidad de estudiar cómo se organizan espacialmente los procesos físicos, económicos, sociales y políticos. A partir de un enfoque abstracto y teórico de la investigación geográfica, se desarrolló el método analítico de investigación. El método analítico de investigación condujo a la elaboración de generalizaciones lógicamente válidas en todos los aspectos espaciales. La revolución cuantitativa en la geografía angloamericana representó una profunda transformación en las creencias, las prácticas y la sociología disciplinaria interna durante las décadas de 1950 y 1960, tras la adopción generalizada tanto de técnicas estadísticas inferenciales como de modelos y teorías científicas abstractas. En el proceso, una antigua geografía idiográfica caracterizada por un enfoque en la diferenciación de áreas y el regionalismo fue desplazada por una nueva disciplina nomotética, la ciencia espacial. Las raíces de esta transformación fueron la Segunda Guerra Mundial, y más tarde el período inicial de la Guerra Fría, y estuvieron ligadas a las contribuciones instrumentales de la ciencia para la estrategia y el compromiso militar. Cuando ese impulso científico más amplio llegó finalmente a la geografía como revolución cuantitativa a mediados de la década de 1950, cristalizó como una serie de encuentros locales, a menudo en torno a uno o dos individuos clave.

Declive de la Aristocracia

A finales de la década de 1870, los patricios y aristócratas británicos seguían siendo los más ricos, los más poderosos y los más glamurosos del país, corporativamente -y comprensiblemente- conscientes de ser los elegidos de Dios. Pero durante los cien años siguientes, su riqueza se marchitó, su poder se desvaneció, su glamour se empañó y su sentido colectivo de identidad y propósito se debilitó gradual pero inexorablemente. Este texto pretende recuperar y recrear, evocar y explicar, el declive y la caída de esta élite antaño preeminente. Esta entrada sobre la aristocracia eclipsada detalla el declive de la primacía aristocrática. La aristocracia europea perdió parte de su preeminencia social cuando se eliminaron sus derechos feudales. La aristocracia ha sido desafiada por la rebelión popular a lo largo de su existencia. También ha sido criticada por los pensadores por no estar a la altura de sus nobles ideales. La Revolución Americana demostró la posibilidad de una sociedad sin nobles. La Revolución Francesa abolió temporalmente la aristocracia, aunque finalmente fue derrotada por los ejércitos nobles, y la aristocracia fue restaurada. El poder aristocrático fue erosionado lentamente por los cambios constitucionales y electorales, aunque mantuvo un predominio político. La sociedad europea del siglo XIX sufrió cambios profundos, paralelos a los que se produjeron en los ámbitos políticos y económicos. El mundo industrial socavó este dominio, y los impuestos más altos y las revoluciones posteriores despojaron a los aristócratas de mucha autoridad. La aristocracia como entidad coherente de entendimiento social y político fue destruida por la Segunda Guerra Mundial.

Historia de la Música en los Años 60

Sólo en el campo de la música popular hay numerosas subdivisiones, cada una con su grupo de devotos: el jazz en sus diversas formas o etapas de desarrollo, el rock ‘n’ roll, las versiones modificadas de la música folclórica, las melodías de espectáculos, etc., así como combinaciones en constante evolución como el rock-jazz, el country-pop, el blues electrónico y similares. Los favoritos del pasado compiten con los nuevos y extraños. En la sala de conciertos, la literatura estándar sigue dominando mientras el público se somete cada vez más a la producción auditivamente abrasiva de los modernistas. En el campo del pop, Irving Berlin y Cole Porter conviven en las ondas y en las colecciones de discos con el Sargento Pimienta de los Beatles. Prácticamente toda la población juvenil escuchaba música pop, principalmente discos emitidos por la radio o discos de sus propias colecciones personales o de sus amigos.

Características de la República Federal Alemana

La República Federal de Alemania surgió tras la derrota del Reich alemán en la Segunda Guerra Mundial bajo el posterior gobierno de las potencias ocupantes en la Alemania de la posguerra. A instancias de los aliados occidentales, el territorio de las zonas de ocupación occidentales (Trizona) se reorganizó como Estado con la entrada en vigor de la Ley Básica elaborada por el Consejo Parlamentario el 24 de mayo de 1949. La Ley Fundamental, como constitución, se basa en las tradiciones federales y establece el orden básico liberal-democrático como base de una república democrática, social y constitucional. El milagro económico que comenzó cuando se superaron las consecuencias de la guerra trajo consigo el pleno empleo generalizado y el aumento de los ingresos de amplios sectores de la población, mientras que el pasado nazi fue inicialmente suprimido en gran medida. A partir de los años sesenta se produjeron procesos de liberalización y occidentalización que se manifestaron en el movimiento del 68. A partir de los años setenta, la situación económica empeoró con un desempleo de base permanente. Surgieron nuevos movimientos sociales que dieron relevancia a las cuestiones medioambientales, antinucleares y de la mujer en la década de 1980. La relación inicialmente tensa entre la República Federal, integrada en Occidente, y la RDA durante la Guerra Fría se suavizó con la nueva Ostpolitik y terminó tras la revolución pacífica de 1989 con el establecimiento de la unidad alemana el 3 de octubre de 1990.

Libertades en las Guerras Mundiales

La entrada de Estados Unidos en la Guerra Mundial fue seguida por la promulgación de leyes de espionaje y sedición y por la aplicación de medidas cada vez más estrictas para el control de los extranjeros. En virtud de esta legislación y en un ambiente de violenta hostilidad pública hacia toda propaganda o actividad pacifista o radical, muchas personas fueron procesadas y condenadas a largas penas de prisión por expresiones de opinión que en tiempos normales habrían pasado desapercibidas. Además, hubo una oleada de violencia colectiva contra personas que habían expresado opiniones impopulares o que eran sospechosas de no simpatizar con la guerra.

Historia del Comunismo Soviético

En el siglo XIX, Karl Marx y Friedrich Engels escribieron que un espectro recorre Europa: «el espectro del comunismo». El comunismo, en la segunda mitad del siglo XX, ya no es un espectro. Se había convertido en un sistema político y económico bajo el que vivía un tercio de la población mundial (o global) en los años 60, 70 y 80. Hoy en día, comunistas y no comunistas estarían de acuerdo en que la «Gran Revolución Socialista de Octubre», que tuvo lugar en Rusia en 1917, tuvo una enorme importancia internacional y que aceleró la marcha de los acontecimientos históricos en el mundo. El relevo lo ha tomado el partido comunista chino.
¿Qué ha conseguido el comunismo desde entonces? ¿Dónde se ha quedado corto en sus objetivos? Y, sobre todo, ¿hacia dónde se dirige? Estas preguntas se plantearon también mientras existía el comunismo soviético, y las respuestas no han sido ni mucho menos uniformes, ni lo son ahora en el caso del comunismo chino. Una Unión Soviética democratizada era incompatible con la negación de la independencia de los Estados bálticos, ya que, en la medida en que esas repúblicas soviéticas se democratizaran, su oposición a permanecer en una entidad política cuyo centro era Moscú se haría cada vez más evidente. Sin embargo, no estaba predestinado que toda la Unión Soviética se desintegrara, aunque eso fue lo que ocurrió. Y, respecto a Europa del Este, con Gorbachov, eso es lo que ocurrió también(véase más).

Cronología del Comunismo

Desde sus inicios en el siglo XIX, el comunismo, una ideología política y económica que aboga por una sociedad sin clases y controlada por el gobierno en la que todo se comparte por igual, ha experimentado una serie de auge y declive. Lo que comenzó en la Rusia de 1917, se convirtió en una revolución mundial, arraigando en países tan lejanos como China y Corea, hasta Kenia y Sudán, pasando por Cuba y Nicaragua. El comunismo se lanzó a partir de la Revolución de Octubre de Lenin y se extendió a China con el ascenso al poder de Mao Zedong y a Cuba, con la toma del poder de Fidel Castro. Fue la ideología de uno de los bandos de la Guerra Fría y vio un declive simbólico con la caída del Muro de Berlín. Hoy en día sólo quedan unos pocos países bajo el régimen comunista.

Cronología del Poder Chino

Cronología del Poder Chino (de China) Nota: para una explicación más detallada, puede consultarse la Historia del Poder de China en el mundo. Cronología del Poder de China desde el Siglo XIX 1839-1912: Las guerras del opio y las rebeliones aceleran la caída de la dinastía Qing 1839-42 Gran Bretaña entra en guerra contra la … Leer más

Historia del Poder Chino

Historia del Poder Chino (de China) Nota: Además, puede consultarse la Historia de China Imperial, las Relaciones Internacionales de China, las Relaciones Internacionales de Estados Unidos con China y la Cronología del Poder Chino (de China). Historia del Poder de China en el Siglo XX y XXI La agitación en China En 1911, los revolucionarios … Leer más

Organizaciones de Derechos Civiles

Organizaciones de Derechos Civiles Nota: puede ser de interés la lectura acerca de las Organizaciónes de Empresarios Afroamericanos, el sufragio (el derecho al voto) y la segregación (separación forzada de razas), así como la entrada sobre el Ku Klux Klan (uno de los varios grupos de supremacía blanca que usaron la violencia para controlar a … Leer más

Organización Militar en el Siglo XX

Los historiadores están de acuerdo en que los servicios militares (los tres ejércitos: tierra, aire y mar) no presentaron a los civiles británicos una «doctrina estratégica acordada». Cada servicio o cuerpo militar planeó su guerra favorita, en una parte diferente del mundo, con poca atención a los planes de sus compañeros. La Marina Real quería ir al Pacífico y luchar contra los japoneses. La RAF quería bombardear Alemania. El ejército estaba interesado en varios deberes de «policía imperial», y en 1933 se preocupó por un ataque soviético en la frontera noroeste de la India. Neville Chamberlain se quejaba con frecuencia de que los jefes de estado mayor «tendían a presentar planes globales en lugar de planes conjuntos». Los servicios de cada ejército se negaron a establecer prioridades entre las misiones o las amenazas. En general, puede decirse que cada ejército defendió la estrategia militar que más contribuyó a su autonomía, tamaño y riqueza.

Estrategias de Disuasión

Este texto se ocupa de las estrategias de disuasión. Los organismos políticos que más a menudo se encuentran en esta situación parecen ser los grandes imperios de la historia. Los británicos encontraron ventajoso en los años 20 y 30 vigilar a los miembros de las tribus árabes no mediante batallas campales, sino mediante bombardeos desde el aire. Podían obedecer las reglas o ser castigados. Un examen detallado de la política de defensa británica en la década de 1930 muestra una pronunciada inclinación hacia la disuasión. Los políticos de la época utilizaban frecuentemente el término. Debido a las limitaciones económicas, industriales y tecnológicas, las operaciones reales previstas eran más de la variedad de negación que de castigo. Sin embargo, la disuasión era el objetivo, y uno encuentra una preocupación constante con la manipulación de la capacidad militar y la potencial capacidad militar para desalentar la agresión.

Línea Maginot

Línea Maginot (Historia) Línea Maginot, sistema de fortificaciones defensivas construidas en el noreste de Francia durante la década de 1930; recibió tal denominación en honor del ministro de Guerra francés André Maginot. éste había insistido desde 1920 en la necesidad de construir una barrera […]

Caída de Francia

En Francia, Plan E somete a una presión relativamente escasa a los oficiales y hombres entrenados para la guerra lenta y defensiva. Su sucesor, el Plan D (Dyle), exigía el avance de la Fuerza Expedicionaria Británica y el grueso de las formaciones mecanizadas y motorizadas francesas restantes hacia una línea mucho más avanzada, que discurría a lo largo del río Dyle (Bélgica septentrional y central), a través de la brecha de Gembloux (entre el Dyle y el Mosa belga) y luego a lo largo del Mosa belga hasta el noreste de Francia. Este avance se acercó casi 100 km a la distancia que algunas de las formaciones aliadas tendrían que recorrer, aumentando la probabilidad de que se produjeran batallas y reduciendo el tiempo disponible para preparar las posiciones defensivas. Por razones que nunca se han explicado adecuadamente, el general Maurice Gamelin, comandante en jefe de las fuerzas armadas francesas, casi en solitario presionó y se decidió por la variante de Breda, aún más atrevida, del Plan Dyle.

Guerra Relámpago

Este texto se ocupa de la guerra relámpago, sus causas y consecuencias. En especial, se examina, en la segunda guerra mundial, la blitzkrieg alemana y su impacto en Francia, Países Bajos y Polonia. La motorización de la logística resolvería el problema de suministro que había impedido mejorar las tácticas de Hutier durante la Primera Guerra Mundial. Dada esta similitud, y dado el énfasis de la Blitzkrieg en las operaciones ofensivas decisivas, uno se siente tentado a retratar la estrategia como un desarrollo lógico y evolutivo de la estrategia militar alemana tradicional. Si algún ejército «debería» haber llegado a esta estrategia innovadora, el ejército alemán debería haberlo hecho. Hasta cierto punto esto es cierto. Incluso los británicos, que habían sido pioneros en tácticas de blindaje durante e inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial, no tenían la «sensación» desarrollada finalmente por los alemanes. Sería un error, sin embargo, asumir que la Blitzkrieg evolucionó naturalmente en las fuerzas armadas alemanas de entreguerras.

Luftwaffe

Las disposiciones del Tratado de Versalles, el nombramiento de Goering como jefe de la Luftwaffe, la gran infusión de oficiales del ejército en su nacimiento, la experiencia tecnológica en la guerra civil en España, y las propias preferencias de Hitler condujeron a la Luftwaffe hacia una estrecha cooperación con el ejército. La dinámica organizativa, de resistencia, que normalmente esperaríamos ver se cortocircuitó. La Luftwaffe tenía todo el apoyo político que necesitaba. Podía concentrarse en encontrar una tarea militar sensata y factible para sí misma. La organización se concentró en misiones que tenían sentido desde la perspectiva del ejército, pero que no podían ser realizadas con armamento terrestre. La Luftwaffe, por lo tanto, lógicamente, apuntó directamente a la retaguardia del ejército enemigo y proporcionó a las divisiones Panzer exactamente la ayuda que necesitaban.

Disuasión Militar

Disuasión Militar Estrategia de Disuasión Militar Británica Tras la Gran Guerra Nota: véase detalles sobre la Historia de la Estrategia Militar Británica en el Siglo XX, sobre la Doctrina Militar Británica Tras la Gran Guerra y acerca de la Política y Estrategia Militar Alemana antes de Hitler. Para parte de la literatura, la teoría del … Leer más

Doctrina Militar Británica en el Siglo XX

¿Cómo se explica la evolución de la estrategia militar británica de entreguerras? Este texto y otros similares en esta plataforma digital mostrará que la estrategia militar británica fue impulsada en gran medida por consideraciones de equilibrio de poder, reforzadas por las experiencias de la Primera Guerra Mundial con la tecnología militar y por la ventaja defensiva geográfica natural de Gran Bretaña. La teoría de la organización ayuda a explicar la temprana desintegración de la estrategia militar británica de los aspectos políticos de su gran estrategia. Durante el período inmediato a la posguerra, Gran Bretaña era relativamente segura, y se permitía a las organizaciones militares británicas seguir las doctrinas parroquiales que quisieran. Los civiles británicos podían renunciar a decisiones de defensa difíciles, incluidas las decisiones sobre la viabilidad militar del Imperio Británico. A medida que el sistema político internacional se calentaba en el decenio de 1930, las circunstancias llevaron a los responsables británicos a supervisar más de cerca sus organizaciones militares y, con retraso, a reducir el alcance de los objetivos militares británicos.